DECAMERON

DECAMERON

 

 

PROEMIO
COMIENZA EL LIBRO LLAMADO DECAMERÓN, APELLIDADO
PRÍNCIPE GALEOTO, EN EL QUE SE CONTIENEN CIEN NOVELAS
CONTADAS EN DIEZ DÍAS POR SIETE MUJERES Y POR TRES
HOMBRES JÓVENES.
HUMANA cosa es tener compasión de los afligidos, y aunque a todos
conviene sentirla, más propio es que la sientan aquellos que ya han tenido
menester de consuelo y lo han encontrado en otros: entre los cuales, si hubo
alguien de él necesitado o le fue querido o ya de él recibió el contento, me
cuento yo. Porque desde mi primera juventud hasta este tiempo habiendo
estado sobremanera inflamado por altísimo y noble amor (tal vez, por yo
narrarlo, bastante más de lo que parecería conveniente a mi baja condición
aunque por los discretos a cuya noticia llegó fuese alabado y reputado en
mucho), no menos me fue grandísima fatiga sufrirlo: ciertamente no por
crueldad de la mujer amada sino por el excesivo fuego concebido en la mente
por el poco dominado apetito, el cual porque con ningún razonable límite me
dejaba estar contento, me hacía muchas veces sentir más dolor del que había
necesidad. Y en aquella angustia tanto alivio me procuraron las afables razones
de algún amigo y sus loables consuelos, que tengo la opinión firmísima de que
por haberme sucedido así no estoy muerto. Pero cuando plugo a Aquél que,
siendo infinito, dio por ley inconmovible a todas las cosas mundanas el tener
fin, mi amor, más que cualquiera otro ardiente y al cual no había podido ni
romper ni doblar ninguna fuerza de voluntad ni de consejo ni de vergüenza
evidente ni ningún peligro que pudiera seguirse de ello, disminuyó con el
tiempo, de tal guisa que sólo me ha dejado de sí mismo en la memoria aquel
placer que acostumbra ofrecer a quien no se pone a navegar en sus más hondos
piélagos, por lo que, habiendo desaparecido todos sus afanes, siento que ha
permanecido deleitoso donde en mí solía doloroso estar. Pero, aunque haya
cesado la pena, no por eso ha huido el recuerdo de los beneficios recibidos
entonces de aquéllos a quienes, por benevolencia hacia mí, les eran graves mis
fatigas; ni nunca se irá, tal como creo, sino con la muerte. Y porque la gratitud,
según lo creo, es entre las demás virtudes sumamente de alabar y su contraria
de maldecir, por no parecer ingrato me he propuesto prestar algún alivio, en lo
que puedo y a cambio de los que he recibido (ahora que puedo llamarme libre),
si no a quienes me ayudaron, que por ventura no tienen necesidad de él por su
cordura y por su buena suerte, al menos a quienes lo hayan menester. Y aunque
mi apoyo, o consuelo si queremos llamarlo así, pueda ser y sea bastante poco
para los necesitados, no deja de parecerme que deba ofrecerse primero allí
donde la necesidad parezca mayor, tanto porque será más útil como porque
será recibido con mayor deseo. ¿Y quién podrá negar que, por pequeño que
sea, no convenga darlo mucho más a las amables mujeres que a los hombres?
Ellas, dentro de los delicados pechos, temiendo y avergonzándose, tienen
ocultas las amorosas llamas (que cuán mayor fuerza tienen que las manifiestas
saben quienes lo han probado y lo prueban); y además, obligadas por los
deseos, los gustos, los mandatos de los padres, de las madres, los hermanos y
los maridos, pasan la mayor parte del tiempo confinadas en el pequeño circuito
de sus alcobas, sentadas y ociosas, y queriendo y no queriendo en un punto,
revuelven en sus cabezas diversos pensamientos que no es posible que todos
sean alegres. Y si a causa de ellos, traída por algún fogoso deseo, les invade
alguna tristeza, les es fuerza detenerse en ella con grave dolor si nuevas
razones no la remueven, sin contar con ellas son mucho menos fuertes que los
hombres; lo que no sucede a los hombres enamorados, tal como podemos ver
abiertamente nosotros. Ellos, si les aflige alguna tristeza o pensamiento grave,
tienen muchos medios de aliviarse o de olvidarlo porque, si lo quieren, nada les
impide pasear, oír y ver muchas cosas, darse a la cetrería, cazar o pescar, jugar
y mercadear, por los cuales modos todos encuentran la fuerza de recobrar el
ánimo, o en parte o en todo, y removerlo del doloroso pensamiento al menos
por algún espacio de tiempo; después del cual, de un modo o de otro, o
sobreviene el consuelo o el dolor disminuye. Por consiguiente, para que al
menos por mi parte se enmiende el pecado de la fortuna que, donde menos
obligado era, tal como vemos en las delicadas mujeres, fue más avara de
ayuda, en socorro y refugio de las que aman (porque a las otras les es bastante
la aguja, el huso y la devanadera) entiendo contar cien novelas, o fábulas o
parábolas o historias, como las queramos llamar, narradas en diez días, como
manifiestamente aparecerá, por una honrada compañía de siete mujeres y tres
jóvenes, en los pestilentes tiempos de la pasada mortandad, y algunas
canciones cantadas a su gusto por las dichas señoras. En las cuales novelas se
verán casos de amor placenteros y ásperos, así como otros azarosos
acontecimientos sucedidos tanto en los modernos tiempos como en los
antiguos; de los cuales, las ya dichas mujeres que los lean, a la par podrán
tomar solaz en las cosas deleitosas mostradas y útil consejo, por lo que podrán
conocer qué ha de ser huido e igualmente qué ha de ser seguido: cosas que sin
que se les pase el dolor no creo que puedan suceder. Y si ello sucede, que
quiera Dios que así sea, den gracias a Amor que, librándome de sus ligaduras,
me ha concedido poder atender a sus placeres.
PRIMERA JORNADA
COMIENZA LA PRIMERA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN QUE,
LUEGO DE LA EXPLICACIÓN DADA POR EL AUTOR SOBRE LA
RAZÓN POR QUE ACAECIÓ QUE SE REUNIESEN LAS PERSONAS
QUE SE MUESTRAN RAZONANDO ENTRE SÍ, SE RAZONA BAJO EL
GOBIERNO DE PAMPÍNEA SOBRE LO QUE MÁS AGRADA A CADA
UNO.
Cuando más graciosísimas damas, pienso cuán piadosas sois por naturaleza,
tanto más conozco que la presente obra tendrá a vuestro juicio un principio
penoso y triste, tal como es el doloroso recuerdo de aquella pestífera
mortandad pasada, universalmente funesta y digna de llanto para todos
aquellos que la vivieron o de otro modo supieron de ella, con el que comienza.
Pero no quiero que por ello os asuste seguir leyendo como si entre suspiros y
lágrimas debieseis pasar la lectura. Este horroroso comienzo os sea no otra
cosa que a los caminantes una montaña áspera y empinada después de la cual
se halla escondida una llanura hermosísima y deleitosa que les es más
placentera cuanto mayor ha sido la dureza de la subida y la bajada. Y así como
el final de la alegría suele ser el dolor, las miserias se terminan con el gozo que
las sigue. A este breve disgusto (y digo breve porque se contiene en pocas
palabras) seguirá prontamente la dulzura y el placer que os he prometido y que
tal vez no sería esperado de tal comienzo si no lo hubiera hecho. Y en verdad si
yo hubiera podido decorosamente llevaros por otra parte a donde deseo en
lugar de por un sendero tan áspero como es éste, lo habría hecho de buena
gana; pero ya que la razón por la que sucedieron las cosas que después se
leerán no se podía manifestar sin este recuerdo, como empujado por la
necesidad me dispongo a escribirlo.
Digo, pues, que ya habían los años de la fructífera Encarnación del Hijo de
Dios llegado al número de mil trescientos cuarenta y ocho cuando a la egregia
ciudad de Florencia, nobilísima entre todas las otras ciudades de Italia, llegó la
mortífera peste que o por obra de los cuerpos superiores o por nuestras
acciones inicuas fue enviada sobre los mortales por la justa ira de Dios para
nuestra corrección que había comenzado algunos años antes en las partes
orientales privándolas de gran cantidad de vivientes, y, continuándose sin
descanso de un lugar en otro, se había extendido miserablemente a Occidente.
Y no valiendo contra ella ningún saber ni providencia humana (como la
limpieza de la ciudad de muchas inmundicias ordenada por los encargados de
ello y la prohibición de entrar en ella a todos los enfermos y los muchos
consejos dados para conservar la salubridad) ni valiendo tampoco las humildes
súplicas dirigidas a Dios por las personas devotas no una vez sino muchas
ordenadas en procesiones o de otras maneras, casi al principio de la primavera
del año antes dicho empezó horriblemente y en asombrosa manera a mostrar
sus dolorosos efectos. Y no era como en Oriente, donde a quien salía sangre de
la nariz le era manifiesto signo de muerte inevitable, sino que en su comienzo
nacían a los varones y a las hembras semejantemente en las ingles o bajo las
axilas, ciertas hinchazones que algunas crecían hasta el tamaño de una
manzana y otras de un huevo, y algunas más y algunas menos, que eran
llamadas bubas por el pueblo. Y de las dos dichas partes del cuerpo, en poco
espacio de tiempo empezó la pestífera buba a extenderse a cualquiera de sus
partes indiferentemente, e inmediatamente comenzó la calidad de la dicha
enfermedad a cambiarse en manchas negras o lívidas que aparecían a muchos
en los brazos y por los muslos y en cualquier parte del cuerpo, a unos grandes y
raras y a otros menudas y abundantes. Y así como la buba había sido y seguía
siendo indicio certísimo de muerte futura, lo mismo eran éstas a quienes les
sobrevenían. Y para curar tal enfermedad no parecía que valiese ni
aprovechase consejo de médico o virtud de medicina alguna; así, o porque la
naturaleza del mal no lo sufriese o porque la ignorancia de quienes lo
medicaban (de los cuales, más allá de los entendidos había proliferado
grandísimamente el número tanto de hombres como de mujeres que nunca
habían tenido ningún conocimiento de medicina) no supiese por qué era
movido y por consiguiente no tomase el debido remedio, no solamente eran
pocos los que curaban sino que casi todos antes del tercer día de la aparición de
las señales antes dichas, quién antes, quién después, y la mayoría sin alguna
fiebre u otro accidente, morían. Y esta pestilencia tuvo mayor fuerza porque de
los que estaban enfermos de ella se abalanzaban sobre los sanos con quienes se
comunicaban, no de otro modo que como hace el fuego sobre las cosas secas y
engrasadas cuando se le avecinan mucho. Y más allá llegó el mal: que no
solamente el hablar y el tratar con los enfermos daba a los sanos enfermedad o
motivo de muerte común, sino también el tocar los paños o cualquier otra cosa
que hubiera sido tocada o usada por aquellos enfermos, que parecía llevar
consigo aquella tal enfermedad hasta el que tocaba. Y asombroso es escuchar
lo que debo decir, que si por los ojos de muchos y por los míos propios no
hubiese sido visto, apenas me atrevería a creerlo, y mucho menos a escribirlo
por muy digna de fe que fuera la persona a quien lo hubiese oído. Digo que de
tanta virulencia era la calidad de la pestilencia narrada que no solamente
pasaba del hombre al hombre, sino lo que es mucho más (e hizo visiblemente
otras muchas veces): que las cosas que habían sido del hombre, no solamente
lo contaminaban con la enfermedad sino que en brevísimo espacio lo mataban.
De lo cual mis ojos, como he dicho hace poco, fueron entre otras cosas testigos
un día porque, estando los despojos de un pobre hombre muerto de tal
enfermedad arrojados en la vía pública, y tropezando con ellos dos puercos, y
como según su costumbre se agarrasen y le tirasen de las mejillas primero con
el hocico y luego con los dientes, un momento más tarde, tras algunas
contorsiones y como si hubieran tomado veneno, ambos a dos cayeron muertos
en tierra sobre los maltratados despojos. De tales cosas, y de bastantes más
semejantes a éstas y mayores, nacieron miedos diversos e imaginaciones en los
que quedaban vivos, y casi todos se inclinaban a un remedio muy cruel como
era esquivar y huir a los enfermos y a sus cosas; y, haciéndolo, cada uno creía
que conseguía la salud para sí mismo. Y había algunos que pensaban que vivir
moderadamente y guardarse de todo lo superfluo debía ofrecer gran resistencia
al dicho accidente y, reunida su compañía, vivían separados de todos los demás
recogiéndose y encerrándose en aquellas casas donde no hubiera ningún
enfermo y pudiera vivirse mejor, usando con gran templanza de comidas
delicadísimas y de óptimos vinos y huyendo de todo exceso, sin dejarse hablar
de ninguno ni querer oír noticia de fuera, ni de muertos ni de enfermos, con el
tañer de los instrumentos y con los placeres que podían tener se entretenían.
Otros, inclinados a la opinión contraria, afirmaban que la medicina certísima
para tanto mal era el beber mucho y el gozar y andar cantando de paseo y
divirtiéndose y satisfacer el apetito con todo aquello que se pudiese, y reírse y
burlarse de todo lo que sucediese; y tal como lo decían, lo ponían en obra como
podían yendo de día y de noche ora a esta taberna ora a la otra, bebiendo
inmoderadamente y sin medida y mucho más haciendo en los demás casos
solamente las cosas que entendían que les servían de gusto o placer. Todo lo
cual podían hacer fácilmente porque todo el mundo, como quien no va a seguir
viviendo, había abandonado sus cosas tanto como a sí mismo, por lo que las
más de las casas se habían hecho comunes y así las usaba el extraño, si se le
ocurría, como las habría usado el propio dueño. Y con todo este
comportamiento de fieras, huían de los enfermos cuanto podían. Y en tan gran
aflicción y miseria de nuestra ciudad, estaba la reverenda autoridad de las
leyes, de las divinas como de las humanas, toda caída y deshecha por sus
ministros y ejecutores que, como los otros hombres, estaban enfermos o
muertos o se habían quedado tan carentes de servidores que no podían hacer
oficio alguno; por lo cual le era lícito a todo el mundo hacer lo que le
pluguiese. Muchos otros observaban, entre las dos dichas más arriba, una vía
intermedia: ni restringiéndose en las viandas como los primeros ni alargándose
en el beber y en los otros libertinajes tanto como los segundos, sino
suficientemente, según su apetito, usando de las cosas y sin encerrarse,
saliendo a pasear llevando en las manos flores, hierbas odoríferas o diversas
clases de especias, que se llevaban a la nariz con frecuencia por estimar que era
óptima cosa confortar el cerebro con tales olores contra el aire impregnado
todo del hedor de los cuerpos muertos y cargado y hediondo por la enfermedad
y las medicinas. Algunos eran de sentimientos más crueles (como si por
ventura fuese más seguro) diciendo que ninguna medicina era mejor ni tan
buena contra la peste que huir de ella; y movidos por este argumento, no
cuidando de nada sino de sí mismos, muchos hombres y mujeres abandonaron
la propia ciudad, las propias casas, sus posesiones y sus parientes y sus cosas, y
buscaron las ajenas, o al menos el campo, como si la ira de Dios no fuese a
seguirles para castigar la iniquidad de los hombres con aquella peste y
solamente fuese a oprimir a aquellos que se encontrasen dentro de los muros de
su ciudad como avisando de que ninguna persona debía quedar en ella y ser
llegada su última hora. Y aunque estos que opinaban de diversas maneras no
murieron todos, no por ello todos se salvaban, sino que, enfermándose muchos
en cada una de ellas y en distintos lugares (habiendo dado ellos mismos
ejemplo cuando estaban sanos a los que sanos quedaban) abandonados por
todos, languidecían ahora. Y no digamos ya que un ciudadano esquivase al otro
y que casi ningún vecino tuviese cuidado del otro, y que los parientes raras
veces o nunca se visitasen, y de lejos: con tanto espanto había entrado esta
tribulación en el pecho de los hombres y de las mujeres, que un hermano
abandonaba al otro y el tío al sobrino y la hermana al hermano, y muchas veces
la mujer a su marido, y lo que mayor cosa es y casi increíble, los padres y las
madres a los hijos, como si no fuesen suyos, evitaban visitar y atender. Por lo
que a quienes enfermaban, que eran una multitud inestimable, tanto hombres
como mujeres, ningún otro auxilio les quedaba que o la caridad de los amigos,
de los que había pocos, o la avaricia de los criados que por gruesos salarios y
abusivos contratos servían, aunque con todo ello no se encontrasen muchos y
los que se encontraban fuesen hombres y mujeres de tosco ingenio, y además
no acostumbrados a tal servicio, que casi no servían para otra cosa que para
llevar a los enfermos algunas cosas que pidiesen o mirarlos cuando morían; y
sirviendo en tal servicio, se perdían ellos muchas veces con lo ganado. Y de
este ser abandonados los enfermos por los vecinos, los parientes y los amigos,
y de haber escasez de sirvientes se siguió una costumbre no oída antes: que a
ninguna mujer por bella o gallarda o noble que fuese, si enfermaba, le
importaba tener a su servicio a un hombre, como fuese, joven o no, ni
mostrarle sin ninguna vergüenza todas las partes de su cuerpo no de otra
manera que hubiese hecho a otra mujer, si se lo pedía la necesidad de su
enfermedad; lo que en aquellas que se curaron fue razón de honestidad menor
en el tiempo que sucedió. Y además, se siguió de ello la muerte de muchos
que, por ventura, si hubieran sido ayudados se habrían salvado; de los que,
entre el defecto de los necesarios servicios que los enfermos no podían tener y
por la fuerza de la peste, era tanta en la ciudad la multitud de los que de día y
de noche morían, que causaba estupor oírlo decir, cuanto más mirarlo. Por lo
cual, casi por necesidad, cosas contrarias a las primeras costumbres de los
ciudadanos nacieron entre quienes quedaban vivos. Era costumbre, así como
ahora vemos hacer, que las mujeres parientes y vecinas se reuniesen en la casa
del muerto, y allí, con aquellas que más le tocaban, lloraban; y por otra parte
delante de la casa del muerto con sus parientes se reunían sus vecinos y
muchos otros ciudadanos, y según la calidad del muerto allí venía el clero, y él
en hombros de sus iguales, con funeral pompa de cera y cantos, a la iglesia
elegida por él antes de la muerte era llevado. Las cuales cosas, luego que
empezó a subir la ferocidad de la peste, o en todo o en su mayor parte cesaron
casi y otras nuevas sobrevivieron en su lugar. Por lo que no solamente sin tener
muchas mujeres alrededor se morían las gentes sino que eran muchos los que
de esta vida pasaban a la otra sin testigos; y poquísimos eran aquellos a quienes
los piadosos llantos y las amargas lágrimas de sus parientes fuesen concedidas,
sino que en lugar de ellas eran por los más acostumbradas las risas y las
agudezas y el festejar en compañía; la cual costumbre las mujeres, en gran
parte pospuesta la femenina piedad a su salud, habían aprendido óptimamente.
Y eran raros aquellos cuerpos que fuesen por más de diez o doce de sus
vecinos acompañados a la iglesia; a los cuales no llevaban sobre los hombros
los honrados y amados ciudadanos, sino una especie de sepultureros salidos de
la gente baja que se hacían llamar faquines y hacían este servicio a sueldo
poniéndose debajo del ataúd y, llevándolo con presurosos pasos, no a aquella
iglesia que hubiese antes de la muerte dispuesto, sino a la más cercana la
mayoría de las veces lo llevaban, detrás de cuatro o seis clérigos con pocas
luces y a veces sin ninguna; los que, con la ayuda de los dichos faquines, sin
cansarse en un oficio demasiado largo o solemne, en cualquier sepultura
desocupada encontrada primero lo metían. De la gente baja, y tal vez de la
mediana, el espectáculo estaba lleno de mucha mayor miseria, porque éstos, o
por la esperanza o la pobreza retenidos la mayoría en sus casas, quedándose en
sus barrios, enfermaban a millares por día, y no siendo ni servidos ni ayudados
por nadie, sin redención alguna morían todos. Y bastantes acababan en la vía
pública, de día o de noche; y muchos, si morían en sus casas, antes con el
hedor corrompido de sus cuerpos que de otra manera, hacían sentir a los
vecinos que estaban muertos; y entre éstos y los otros que por toda parte
morían, una muchedumbre. Era sobre todo observada una costumbre por los
vecinos, movidos no menos por el temor de que la corrupción de los muertos
no los ofendiese que por el amor que tuvieran a los finados. Ellos, o por sí
mismos o con ayuda de algunos acarreadores cuando podían tenerla, sacaban
de sus casas los cuerpos de los ya finados y los ponían delante de sus puertas
(donde, especialmente por la mañana, hubiera podido ver un sinnúmero de
ellos quien se hubiese paseado por allí) y allí hacían venir los ataúdes, y hubo
tales a quienes por defecto de ellos pusieron sobre alguna tabla. Tampoco fue
un solo ataúd el que se llevó juntas a dos o tres personas; ni sucedió una vez
sola sino que se habrían podido contar bastantes de los que la mujer y el
marido, los dos o tres hermanos, o el padre y el hijo, o así sucesivamente,
contuvieron. Y muchas veces sucedió que, andando dos curas con una cruz a
por alguno, se pusieron tres o cuatro ataúdes, llevados por acarreadores, detrás
de ella; y donde los curas creían tener un muerto para sepultar, tenían seis u
ocho, o tal vez más. Tampoco eran éstos con lágrimas o luces o compañía
honrados, sino que la cosa había llegado a tanto que no de otra manera se
cuidaba de los hombres que morían que se cuidaría ahora de las cabras; por lo
que apareció asaz manifiestamente que aquello que el curso natural de las
cosas no había podido con sus pequeños y raros daños mostrar a los sabios que
se debía soportar con paciencia, lo hacía la grandeza de los males aún con los
simples, desaprensivos y despreocupados. A la gran multitud de muertos
mostrada que a todas las iglesias, todos los días y casi todas las horas, era
conducida, no bastando la tierra sagrada a las sepulturas (y máxime queriendo
dar a cada uno un lugar propio según la antigua costumbre), se hacían por los
cementerios de las iglesias, después que todas las partes estaban llenas, fosas
grandísimas en las que se ponían a centenares los que llegaban, y en aquellas
estibas, como se ponen las mercancías en las naves en capas apretadas, con
poca tierra se recubrían hasta que se llegaba a ras de suelo. Y por no ir
buscando por la ciudad todos los detalles de nuestras pasadas miserias en ella
sucedidas, digo que con un tiempo tan enemigo que corrió ésta, no por ello se
ahorró algo al campo circundante; en el cual, dejando los burgos, que eran
semejantes, en su pequeñez, a la ciudad, por las aldeas esparcidas por él y los
campos, los labradores míseros y pobres y sus familias, sin trabajo de médico
ni ayuda de servidores, por las calles y por los collados y por las casas, de día o
de noche indiferentemente, no como hombres sino como bestias morían. Por lo
cual, éstos, disolutas sus costumbres como las de los ciudadanos, no se
ocupaban de ninguna de sus cosas o haciendas; y todos, como si esperasen ver
venir la muerte en el mismo día, se esforzaban con todo su ingenio no en
ayudar a los futuros frutos de los animales y de la tierra y de sus pasados
trabajos, sino en consumir los que tenían a mano. Por lo que los bueyes, los
asnos, las ovejas, las cabras, los cerdos, los pollos y hasta los mismos perros
fidelísimos al hombre, sucedió que fueron expulsados de las propias casas y
por los campos, donde las cosechas estaban abandonadas, sin ser no ya
recogidas sino ni siquiera segadas, iban como más les placía; y muchos, como
racionales, después que habían pastado bien durante el día, por la noche se
volvían saciados a sus casas sin ninguna guía de pastor. ¿Qué más puede
decirse, dejando el campo y volviendo a la ciudad, sino que tanta y tal fue la
crueldad del cielo, y tal vez en parte la de los hombres, que entre la fuerza de la
pestífera enfermedad y por ser muchos enfermos mal servidos o abandonados
en su necesidad por el miedo que tenían los sanos, a más de cien mil criaturas
humanas, entre marzo y el julio siguiente, se tiene por cierto que dentro de los
muros de Florencia les fue arrebatada la vida, que tal vez antes del accidente
mortífero no se habría estimado haber dentro tantas? ¡Oh cuántos grandes
palacios, cuántas bellas casas, cuántas nobles moradas llenas por dentro de
gentes, de señores y de damas, quedaron vacías hasta del menor infante! ¡Oh
cuántos memorables linajes, cuántas amplísimas herencias, cuántas famosas
riquezas se vieron quedar sin sucesor legítimo! ¡Cuántos valerosos hombres,
cuántas hermosas mujeres, cuántos jóvenes gallardos a quienes no otros que
Galeno, Hipócrates o Esculapio hubiesen juzgado sanísimos, desayunaron con
sus parientes, compañeros y amigos, y llegada la tarde cenaron con sus
antepasados en el otro mundo!
A mí mismo me disgusta andar revolviéndome tanto entre tantas miserias;
por lo que, queriendo dejar aquella parte de las que convenientemente puedo
evitar, digo que, estando en estos términos nuestra ciudad de habitantes casi
vacía, sucedió, así como yo después oí a una persona digna de fe, que en la
venerable iglesia de Santa María la Nueva, un martes de mañana, no habiendo
casi ninguna otra persona, oídos los divinos oficios en hábitos de duelo, como
pedían semejantes tiempos, se encontraron siete mujeres jóvenes, todas entre sí
unidas o por amistad o por vecindad o por parentesco, de las cuales ninguna
había pasado el vigésimo año ni era menor de dieciocho, discretas todas y de
sangre noble y hermosas de figura y adornadas con ropas y honestidad
gallarda. Sus nombres diría yo debidamente si una justa razón no me impidiese
hacerlo, que es que no quiero que por las cosas contadas de ellas que se siguen,
y por lo escuchado, ninguna pueda avergonzarse en el tiempo por venir,
estando hoy un tanto restringidas las leyes del placer que entonces, por las
razones antes dichas, eran no ya para su edad sino para otra mucho más madura
amplísimas; ni tampoco dar materia a los envidiosos (prestos a mancillar toda
vida loable), de disminuir en ningún modo la honestidad de las valerosas
mujeres en conversaciones desconsideradas. Pero, sin embargo, para que
aquello que cada una dijese se pueda comprender pronto sin confusión, con
nombres convenientes a la calidad de cada una, o en todo o en parte, entiendo
llamarlas; de las cuales a la primera, y la que era de más edad, llamaremos
Pampínea y a la segunda Fiameta, Filomena a la tercera y a la cuarta Emilia, y
después Laureta diremos a la quinta, y a la sexta Neifile, y a la última, no sin
razón, llamaremos Elisa. Las cuales, no ya movidas por algún propósito sino
por el acaso, se reunieron en una de las partes de la iglesia como dispuestas a
sentarse en corro, y luego de muchos suspiros, dejando de rezar padrenuestros,
comenzaron a discurrir sobre la condición de los tiempos muchas y variadas
cosas; y luego de algún espacio, callando las demás, así empezó a hablar
Pampínea:
—Vosotras podéis, queridas señoras, tanto como yo haber oído muchas
veces que a nadie ofende quien honestamente hace uso de su derecho. Natural
derecho es de todos los que nacen ayudar a conservar y defender su propia vida
tanto cuanto pueden, y concededme esto, puesto que alguna vez ya ha sucedido
que, por conservarla, se hayan matado hombres sin ninguna culpa. Y si esto
conceden las leyes, a cuya solicitud está el buen vivir de todos los mortales,
¡cuán mayormente es honesto que, sin ofender a nadie, nosotras y cualquiera
otro, tomemos los remedios que podamos para la conservación de nuestra vida!
Siempre que me pongo a considerar nuestras acciones de esta mañana y de las
ya pasadas y pienso cuántos y cuáles son nuestros pensamientos, comprendo, y
vosotras de igual modo lo podéis comprender, que cada una de nosotras tema
por sí misma; y no me maravillo por ello, sino que me maravillo de que
sucediéndonos a todas tener sentimiento de mujer, no tomemos alguna
compensación de aquello que fundadamente tememos. Estamos viviendo aquí,
a mi parecer, no de otro modo que si quisiésemos y debiésemos ser testigos de
cuantos cuerpos muertos se llevan a la sepultura, o escuchar si los frailes de
aquí dentro (el número de los cuales casi ha llegado a cero) cantan sus oficios a
las horas debidas, o mostrar a cualquiera que aparezca, por nuestros hábitos, la
calidad y la cantidad de nuestras miserias. Y, si salimos de aquí, o vemos
cuerpos muertos o enfermos llevados por las calles, o vemos aquellos a quienes
por sus delitos la autoridad de las públicas leyes condenó al exilio,
escarneciéndolas porque oyeron que sus ejecutores estaban muertos o
enfermos, y con descompensado ímpetu recorriendo la ciudad, o a las heces de
nuestra ciudad, enardecidas con nuestra sangre, llamarse faquines y en ultraje
nuestro andar cabalgando y discurriendo por todas partes, acusándonos de
nuestros males con deshonestas canciones. Y no otra cosa oímos sino «los tales
son muertos», y «los otros tales están muriéndose»; y si hubiera quien pudiese
hacerlo, por todas partes oiríamos dolorosos llantos. Y si a nuestras casas
volvemos, no sé si a vosotras como a mí os sucede: yo, de mucha familia, no
encontrando otra persona en ella que a mi criada, empavorezco y siento que se
me erizan los cabellos, y me parece, dondequiera que voy o me quedo, ver la
sombra de los que han fallecido, y no con aquellos rostros que solían sino con
un aspecto horrible, no sé en dónde extrañamente adquirido, espantarme. Por
todo lo cual, aquí y fuera de aquí, y en casa, me siento mal, y tanto más ahora
cuando me parece que no hay persona que aún tenga pulso y lugar donde ir,
como tenemos nosotras, que se haya quedado aquí salvo nosotras. Y he oído y
visto muchas veces que si algunos quedan, aquéllos, sin hacer distinción alguna
entre las cosas honestas y las que no lo son, sólo con que el apetito se lo pida, y
solos y acompañados, de día o de noche, hacen lo que mejor se les ofrece; y no
sólo las personas libres sino también las encerradas en monasterios,
persuadiéndose de que les conviene aquello que en los otros no desdice, rotas
las leyes de la obediencia, se dan a deleites carnales, de tal guisa pensando
salvarse, y se han hecho lascivas y disolutas. Y si así es, como manifiestamente
se ve, ¿qué hacemos aquí nosotras?, ¿qué esperamos?, ¿qué soñamos? ¿Por qué
somos más perezosas y lentas en nuestra salvación que todos los demás
ciudadanos? ¿Nos reputamos de menor valor que todos los demás?, ¿o creemos
que nuestra vida está atada con cadenas más fuertes a nuestro cuerpo que la de
los otros, y así no debemos pensar que nada tenga fuerza para ofenderla?
Estamos equivocadas, nos engañamos, qué brutalidad es la nuestra si lo
creemos así, cuantas veces queramos recordar cuántos y cuáles han sido los
jóvenes y las mujeres vencidos por esta cruel pestilencia, tendremos una
demostración clarísima. Y por ello, a fin de que por repugnancia o presunción
no caigamos en aquello de lo que por ventura, queriéndolo, podremos escapar
de algún modo, no sé si os parecerá a vosotras lo que a mí me parece: yo
juzgaría óptimamente que, tal como estamos, y así como muchos han hecho
antes que nosotras y hacen, saliésemos de esta tierra, y huyendo como de la
muerte los deshonestos ejemplos ajenos, honestamente fuésemos a estar en
nuestras villas campestres (en que todas abundamos) y allí aquella fiesta,
aquella alegría y aquel placer que pudiésemos sin traspasar en ningún punto el
límite de lo razonable, lo tomásemos. Allí se oye cantar los pajarillos, se ve
verdear los collados y las llanuras, y a los campos llenos de mieses ondear no
de otro modo que el mar y muchas clases de árboles, y el cielo más
abiertamente; el cual, por muy enojado que esté, no por ello nos niega sus
bellezas eternas, que mucho más bellas son de admirar que los muros vacíos de
nuestra ciudad. Y es allí, a más de esto, el aire asaz más fresco, y de las cosas
que son necesarias a la vida en estos tiempos hay allí más abundancia, y es
menor el número de las enojosas: porque allí, aunque también mueran los
labradores como aquí los ciudadanos, el disgusto es tanto menor cuanto más
raras son las casas y los habitantes que en la ciudad. Y aquí, por otra parte, si
veo bien, no abandonamos a nadie, antes podemos con verdad decir que fuimos
abandonadas: porque los nuestros, o muriendo o huyendo de la muerte, como si
no fuésemos suyas nos han dejado en tanta aflicción. Ningún reproche puede
hacerse, por consiguiente, a seguir tal consejo, mientras que el dolor y el
disgusto, y tal vez la muerte, podrían acaecernos si no lo seguimos. Y por ello,
si os parece, tomando nuestras criadas y haciéndonos seguir de las cosas
oportunas, hoy en este sitio y mañana en aquél, la alegría y la fiesta que en
estos tiempos se pueda creo que estará bien que gocemos; y que
permanezcamos de esta guisa hasta que veamos (si primero la muerte no nos
alcanza) qué fin reserva el cielo a estas cosas. Y recordad que no desdice de
nosotras irnos honestamente cuando gran parte de los otros deshonestamente se
quedan.
Habiendo escuchado a Pampínea las otras mujeres, no solamente alabaron
su razonamiento sino que, deseosas de seguirlo, habían ya entre sí empezado a
considerar el modo de llevarlo a cabo, como si al levantarse de donde estaban
sentadas inmediatamente debieran ponerse en camino. Pero Filomena, que era
discretísima, dijo:
—Señoras, por muy óptimamente dicho que haya estado el razonamiento de
Pampínea, no por ello es cosa de correr a hacerlo así como parece que queréis.
Os recuerdo que somos todas mujeres y no hay ninguna tan moza que no pueda
conocer bien cómo se saben gobernar las mujeres juntas y sin la providencia de
algún hombre. Somos volubles, alborotadoras, suspicaces, pusilánimes y
miedosas, cosas por las que mucho dudo que, si no tomamos otra guía más que
la nuestra, no se disuelva esta compañía mucho antes y con menos honor para
nosotras de lo que sería menester: y por ello bueno es tomar providencias antes
de empezar.
Dijo entonces Elisa:
—En verdad los hombres son cabeza de la mujer y sin su dirección raras
veces llega alguna de nuestras obras a un fin loable: pero ¿cómo podemos
encontrar esos hombres? Todas sabemos que de los nuestros están la mayoría
muertos, y los otros que viven se han quedado uno aquí otro allá en distinta
compañía, sin que sepamos dónde, huyéndole a aquello de que nosotras
queremos huir, y el admitir a extraños no sería conveniente; por lo que, si
queremos correr tras la salud, nos conviene encontrar el modo de organizarnos
de tal manera que de aquello en lo que queremos encontrar deleite y reposo no
se siga disgusto y escándalo.
Mientras entre las mujeres andaban estos razonamientos, he aquí que entran
en la iglesia tres jóvenes, que no lo eran tanto que no fuese de menos de
veinticinco años la edad del más joven: ni la calidad y perversidad de los
tiempos, ni la pérdida de amigos y de parientes, ni el temor por sí mismos
había podido no sólo extinguir el amor en ellos sino ni aun enfriarlos. De los
cuales uno era llamado Pánfilo y Filostrato el segundo y el último Dioneo,
todos afables y corteses; y andaban buscando, como su mayor consuelo en
tanta perturbación de las cosas, ver a sus damas, las cuales estaban las tres por
ventura entre las ya dichas siete, y de las demás eran parientes de alguno de
ellos. Pero primero llegaron ellos a los ojos de éstas que éstas fueron vistas por
ellos; por lo que Pampínea, entonces, sonriéndose comenzó:
—He aquí que la fortuna es favorable a nuestros comienzos y nos ha puesto
delante a estos jóvenes discretos y valerosos que nos harán con gusto de guías
y servidores si no dejamos de tomarles para este oficio.
Neifile, entonces, que toda se había sonrojado de vergüenza porque era una
de las amadas por los jóvenes, dijo:
—Pampínea, por Dios, mira lo que dices. Reconozco abiertamente que nada
más que cosas todas buenas pueden decirse de cualquiera de ellos, y los creo
capaces de muchas mayores cosas de las que son necesarias para éstas, y
semejantemente creo que pueden ofrecer buena y honesta compañía no
solamente a nosotras sino a otras mucho más hermosas y estimadas de lo que
nosotras somos; pero como es cosa manifiesta que están enamorados de
algunas de las que aquí están, temo que se siga difamación y reproches, sin
nuestra culpa o la suya, si los llevamos con nosotras.
Dijo entonces Filomena:
—Eso poca monta; allá donde yo honestamente viva y no me remuerda de
nada la conciencia, hable quien quiera en contra: Dios y la verdad tomarán por
mí las armas. Pues, si estuviesen dispuestos a venir podríamos decir en verdad,
como Pampínea dijo, que la fortuna es favorable a nuestra partida.
Las demás, oyendo a éstas hablar así, no solamente se callaron sino que con
sentimiento concorde dijeron todas que fuesen llamados y se les dijese su
intención; y se les rogase que quisieran tenerlas compañía en el dicho viaje.
Por lo que, sin más palabras, poniéndose en pie Pampínea, que por
consanguinidad era pariente de uno de ellos, se dirigió hacia ellos, que estaban
parados mirándolas y, saludándolos con alegre gesto, les hizo manifiesta su
intención y les rogó en nombre de todas que con puro y fraternal ánimo se
quisiesen disponer a tenerlas compañía. Los jóvenes creyeron primero que se
burlaba, pero después que vieron que la dama hablaba en serio declararon
alegremente que estaban prontos, y sin poner dilación al asunto, a fin de que
partiesen, dieron órdenes de lo que había que hacer para disponer la partida. Y
ordenadamente haciendo aparejar todas las cosas oportunas y mandadas ya a
donde ellos querían ir, la mañana siguiente, esto es, el miércoles, al clarear el
día, las mujeres con algunas de sus criadas y los tres jóvenes con tres de sus
sirvientes, saliendo de la ciudad, se pusieron en camino, y no más de dos
pequeñas millas se habían alejado de ella cuando llegaron al lugar
primeramente decidido.
Estaba tal lugar sobre una pequeña montaña, por todas partes alejado algo de
nuestros caminos, con diversos arbustos y plantas todas pobladas de verdes
frondas agradable de mirar; en su cima había una villa con un grande y
hermoso patio en medio, y con galerías y con salas y con alcobas todas ellas
bellísimas y adornadas con alegres pinturas dignas de ser miradas, con
pradecillos en torno y con jardines maravillosos y con pozos de agua
fresquísima y con bodegas llenas de preciosos vinos: cosas más apropiadas
para los bebedores consumados que para las sobrias y honradas mujeres. La
cual, bien barrida y con las alcobas y las camas hechas, y llena de cuantas
flores se podían tener en la estación, y alfombrada con esparcidas ramas de
juncos, halló la compañía que llegaba, con no poco placer por su parte. Y al
reunirse por primera vez, dijo Dioneo, que más que ningún otro joven era
agradable y lleno de agudeza:
—Señoras, vuestra discreción más que nuestra previsión nos ha guiado aquí;
yo no sé qué es lo que intentáis hacer de vuestros pensamientos: los míos los
dejé yo dentro de las puertas de la ciudad cuando con vosotras hace poco me
salí de ella, y por ello o vosotras os disponéis a solazaros y a reír y a cantar
conmigo (tanto, digo, como conviene a vuestra dignidad) o me dais licencia
para que a por mis pensamientos retorne y me quede en aquella ciudad
atribulada.
A lo que Pampínea, no de otro modo que si semejantemente hubiese
arrojado de sí todos los suyos, contestó alegre:
—Dioneo, óptimamente hablas: hemos de vivir festivamente pues no otra
cosa que las tristezas nos han hecho huir. Pero como las cosas que no tienen
orden no pueden durar largamente, yo que fui la iniciadora de los rozamientos
por los que se ha formado esta buena compañía, pensando en la continuación
de nuestra alegría, estimo que es de necesidad elegir entre nosotros a alguno
como más principal a quien honremos y obedezcamos como a mayor, todos
cuyos pensamientos se dirijan por el cuidado de hacernos vivir alegremente. Y
para que todos prueben el peso de las preocupaciones junto con el placer de la
autoridad, y por consiguiente, llevado de una parte a la otra, no pueda quien no
lo prueba sentir envidia alguna, digo que a cada uno por un día se atribuya el
peso y con él el honor, y quien sea el primero de nosotros se deba a la elección
de todos; los que le sucedan, al acercarse la hora del crepúsculo, sean aquel o
aquella que plazca a quien aquel día haya tenido tal señorío, y este tal, según su
arbitrio, durante el tiempo de su señorío, del lugar y el modo en el que
hayamos de vivir, ordene y disponga.
Estas palabras agradaron grandemente y a una voz la eligieron por reina del
primer día, y Filomena, corriendo prestamente hacia un laurel, porque muchas
veces había oído hablar de cuán grande honor sus frondas eran dignas y cuán
digno honor hacían a quien era con ellas meritoriamente coronado, cogiendo
algunas ramas, hizo una guirnalda honrosa y bien arreglada que, poniéndosela
en la cabeza, fue, mientras duró aquella compañía, manifiesto signo a todos los
demás del real señorío y preeminencia.
Pampínea, hecha reina, mandó que todos callasen, habiendo hecho ya llamar
allí a los servidores de los tres jóvenes y a sus criadas; y callando todos, dijo:
—Para dar primero ejemplo a todos vosotros para que, procediendo de bien
en mejor, nuestra compañía con orden y con placer y sin ningún deshonor viva
y dure cuanto lo deseemos, nombro primeramente a Pármeno, criado de
Dioneo, mi senescal, y a él encomiendo el cuidado y la solicitud por toda
nuestra familia y lo que pertenece al servicio de la sala. Sirisco, criado de
Pánfilo, quiero que sea administrador y tesorero y que siga las órdenes de
Pármeno. Tíndaro, al servicio de Filostrato y de los otros dos, que se ocupe de
sus alcobas cuando los otros, ocupados en sus oficios, no puedan ocuparse.
Misia, mi criada, y Licisca, de Filomena, estarán continuamente en la cocina y
aparejarán diligentemente las viandas que por Pármeno le sean ordenadas.
Quimera, de Laureta, y Estratilia, de Fiameta, queremos que estén pendientes
del gobierno de las alcobas de las damas y de la limpieza de los lugares donde
estemos. Y a todos en general, por cuanto estimen nuestra gracia, queremos y
les ordenamos que se guarden, dondequiera que vayan, de dondequiera que
vuelvan, cualquier cosa que sea lo que oigan o vean, de traer de fuera ninguna
noticia que no sea alegre. —Y dadas sumariamente estas órdenes, que fueron
de todos encomiadas, enderezándose, alegres en pie, dijo—: Aquí hay jardines,
aquí hay prados, aquí hay otros lugares muy deleitosos, por los cuales vaya
cada uno a su gusto solazándose; y al oír el toque de tercia, todos estén aquí
para comer con la fresca.
Despedida, pues, por la reciente reina, la alegre compañía, los jóvenes junto
con las bellas mujeres, hablando de cosas agradables, con lento paso, se fueron
por un jardín haciéndose bellas guirnaldas de varias frondas y cantando
amorosamente. Y luego de haberse demorado así cuanto espacio les había sido
concedido por la reina, vueltos a casa, encontraron que Pármeno había dado
diligentemente principio a su oficio, por lo que, al entrar en una sala de la
planta baja, allí vieron las mesas puestas con manteles blanquísimos y con
vasos que parecían de plata, y todas las cosas cubiertas de flores y de ramas de
hiniesta; por lo que, dada el agua a las manos, como gustó a la reina, según el
juicio de Pármeno, todos fueron a sentarse. Las viandas delicadamente hechas
llegaron y fueron aprestados vinos finísimos, y sin más, en silencio los tres
servidores sirvieron las mesas. Alegrados todos por estas cosas, que eran bellas
y ordenadas, con placentero ingenio y con fiesta comieron; y levantadas las
mesas, como sucedía que todas las damas sabían bailar las danzas de carola, y
también los jóvenes, y parte de ellos tocar y cantar óptimamente, mandó la
reina que viniesen los instrumentos: y por su mandato, Dioneo tomó un laúd y
Fiameta una viola, comenzando a tocar suavemente una danza. Por lo que la
reina, con las otras damas, cogiéndose de la mano en corro con los jóvenes, con
lento paso, mandados a comer los sirvientes, empezaron una carola: y cuando
la terminaron, a cantar canciones amables y alegres. Y de este modo estuvieron
tanto tiempo que a la reina le pareció que debían ir a dormir; por lo que, dando
a todos licencia, los tres jóvenes a sus alcobas, separadas de las de las mujeres,
se fueron; las cuales con las camas bien hechas y tan llenas de flores como la
sala encontraron; y semejantemente las suyas las damas, por lo que,
desnudándose se fueron a reposar.
No hacía mucho que había sonado nona cuando la reina, levantándose, hizo
levantar a las demás y de igual modo a los jóvenes, afirmando que era nocivo
dormir demasiado de día; y así se fueron a un pradecillo en que la hierba era
verde y alta y el sol no podía entrar por ninguna parte; y allí, donde se sentía un
suave vientecillo, todos se sentaron en corro sobre la verde hierba así como la
reina quiso. Y ella les dijo:
—Como veis, el sol está alto y el calor es grande, y nada se oye sino las
cigarras arriba en los olivos, por lo que ir ahora a cualquier lugar sería sin duda
necedad. Aquí es bueno y fresco estar y hay, como veis, tableros y piezas de
ajedrez, y cada uno puede, según lo que a su ánimo le dé más placer, encontrar
deleite. Pero si en esto se siguiera mi parecer, no jugando, en lo que el ánimo
de una de las partes ha de turbarse sin demasiado placer de la otra o de quien
está mirando, sino novelando (con lo que, hablando uno, toda la compañía que
le escucha toma deleite) pasaríamos esta caliente parte del día. Cuando
terminaseis cada uno de contar una historia, el sol habría declinado y
disminuido el calor, y podríamos a donde más gusto nos diera ir a
entretenernos; y por ello, si esto que he dicho os place (ya que estoy dispuesta
a seguir vuestro gusto), hagámoslo; y si no os pluguiese, haga cada uno lo que
más le guste hasta la hora de vísperas.
Las mujeres por igual y todos los hombres alabaron el novelar.
—Entonces —dijo la reina—, si ello os place, por esta primera jornada
quiero que cada uno hable de lo que más le guste.
Y vuelta a Pánfilo, que se sentaba a su derecha, amablemente le dijo que con
una de sus historias diese principio a las demás; y Pánfilo, oído el mandato,
prestamente, y siendo escuchado por todos, empezó así:
NOVELA PRIMERA
El seor Cepparello engaña a un santo fraile con una falsa confesión y muere
después, y habiendo sido un hombre malvado en vida, es, muerto, reputado por
santo y llamado San Ciapelletto.
Conviene, carísimas señoras, que a todo lo que el hombre hace le dé
principio con el nombre de Aquél que fue de todos hacedor; por lo que,
debiendo yo el primero dar comienzo a nuestro novelar, entiendo comenzar
con uno de sus maravillosos hechos para que, oyéndolo, nuestra esperanza en
él como en cosa inmutable se afirme, y siempre sea por nosotros alabado su
nombre.
Manifiesta cosa es que, como las cosas temporales son todas transitorias y
mortales, están en sí y por fuera de sí llenas de dolor, de angustia y de fatiga, y
sujetas a infinitos peligros; a los cuales no podremos nosotros sin algún error,
los que vivimos mezclados con ellas y somos parte de ellas, resistir ni hacerles
frente, si la especial gracia de Dios no nos presta fuerza y prudencia. La cual, a
nosotros y en nosotros no es de creer que descienda por mérito alguno nuestro,
sino por su propia benignidad movida y por las plegarias impetradas de
aquellos que, como lo somos nosotros, fueron mortales y, habiendo seguido
bien sus gustos mientras tuvieron vida, ahora se han transformado con él en
eternos y bienaventurados; a los cuales nosotros mismos, como a procuradores
informados por experiencia de nuestra fragilidad, y tal vez no atreviéndonos a
mostrar nuestras plegarias ante la vista de tan grande juez, les rogamos por las
cosas que juzgamos oportunas. Y aún más en Él, lleno de piadosa liberalidad
hacia nosotros, señalemos que, no pudiendo la agudeza de los ojos mortales
traspasar en modo alguno el secreto de la divina mente, a veces sucede que,
engañados por la opinión, hacemos procuradores ante su majestad a gentes que
han sido arrojadas por Ella al eterno exilio; y no por ello Aquél a quien
ninguna cosa es oculta (mirando más a la pureza del orante que a su ignorancia
o al exilio de aquél a quien le ruega) como si fuese bienaventurado ante sus
ojos, deja de escuchar a quienes le ruegan. Lo que podrá aparecer
manifiestamente en la novela que entiendo contar: manifiestamente, digo, no el
juicio de Dios sino el seguido por los hombres.
Se dice, pues, que habiéndose Musciatto Franzesi convertido, de riquísimo y
gran mercader en Francia, en caballero, y debiendo venir a Toscana con micer
Carlos Sin Tierra, hermano del rey de Francia, que fue llamado y solicitado por
el papa Bonifacio, dándose cuenta de que sus negocios estaban, como muchas
veces lo están los de los mercaderes, muy intrincados acá y allá, y que no se
podían de ligero ni súbitamente desintrincar, pensó encomendarlos a varias
personas, y para todos encontró cómo; fuera de que le quedó la duda de a quién
dejar pudiese capaz de rescatar los créditos hechos a varios borgoñones.
Y la razón de la duda era saber que los borgoñones son litigiosos y de mala
condición y desleales, y a él no le venía a la cabeza quién pudiese haber tan
malvado en quien pudiera tener alguna confianza para que pudiese oponerse a
su perversidad. Y después de haber estado pensando largamente en este asunto,
le vino a la memoria un seor Cepparello de Prato que muchas veces se
hospedaba en su casa de París, que porque era pequeño de persona y muy
acicalado, no sabiendo los franceses qué quería decir Cepparello, y creyendo
que vendría a decir capelo, es decir, guirnalda, como en su romance, porque
era pequeño como decimos, no Chapelo, sino Ciappelletto le llamaban: y por
Ciappelletto era conocido en todas partes, donde pocos como Cepparello le
conocían. Era este Ciappelletto de esta vida: siendo notario, sentía grandísima
vergüenza si alguno de sus instrumentos (aunque fuesen pocos) no fuera falso;
de los cuales hubiera hecho tantos como le hubiesen pedido gratuitamente, y
con mejor gana que alguno de otra clase muy bien pagado. Declaraba en falso
con sumo gusto, tanto si se le pedía como si no; y dándose en aquellos tiempos
en Francia grandísima fe a los juramentos, no preocupándose por hacerlos
falsos, vencía malvadamente en tantas causas cuantas le pidiesen que jurara
decir verdad por su fe.
Tenía otra clase de placeres (y mucho se empeñaba en ello) en suscitar entre
amigos y parientes y cualesquiera otras personas, males y enemistades y
escándalos, de los cuales cuantos mayores males veía seguirse, tanta mayor
alegría sentía. Si se le invitaba a algún homicidio o a cualquier otro acto
criminal, sin negarse nunca, de buena gana iba y muchas veces se encontró
gustosamente hiriendo y matando hombres con las propias manos. Gran
blasfemador era contra Dios y los santos, y por cualquier cosa pequeña, como
que era iracundo más que ningún otro. A la iglesia no iba jamás, y a todos sus
sacramentos como a cosa vil escarnecía con abominables palabras; y por el
contrario las tabernas y los otros lugares deshonestos visitaba de buena gana y
los frecuentaba. A las mujeres era tan aficionado como lo son los perros al
bastón, con su contrario más que ningún otro hombre flaco se deleitaba. Habría
hurtado y robado con la misma conciencia con que oraría un santo varón.
Golosísimo y gran bebedor hasta a veces sentir repugnantes náuseas; era
solemne jugador con dados trucados.
Mas ¿por qué me alargo en tantas palabras? Era el peor hombre, tal vez, que
nunca hubiese nacido. Y su maldad largo tiempo la sostuvo el poder y la
autoridad de micer Musciatto, por quien muchas veces no sólo de las personas
privadas a quienes con frecuencia injuriaba sino también de la justicia, a la que
siempre lo hacía, fue protegido.
Venido, pues, este seor Cepparello a la memoria de micer Musciatto, que
conocía óptimamente su vida, pensó el dicho micer Musciatto que éste era el
que necesitaba la maldad de los borgoñones; por lo que, llamándole, le dijo así:
—Seor Ciappelletto, como sabes, estoy por retirarme del todo de aquí y,
teniendo entre otros que entenderme con los borgoñones, hombres llenos de
engaño, no sé quién pueda dejar más apropiado que tú para rescatar de ellos
mis bienes; y por ello, como tú al presente nada estás haciendo, si quieres
ocuparte de esto entiendo conseguirte el favor de la corte y darte aquella parte
de lo que rescates que sea conveniente.
Seor Cepparello, que se veía desocupado y mal provisto de bienes
mundanos y veía que se iba quien su sostén y auxilio había sido durante mucho
tiempo, sin ningún titubeo y como empujado por la necesidad se decidió sin
dilación alguna, como obligado por la necesidad y dijo que quería hacerlo de
buena gana. Por lo que, puestos de acuerdo, recibidos por seor Ciappelletto los
poderes y las cartas credenciales del rey, partido micer Musciatto, se fue a
Borgoña donde casi nadie le conocía: y allí de modo extraño a su naturaleza,
benigna y mansamente empezó a rescatar y hacer aquello a lo que había ido,
como si reservase la ira para el final. Y haciéndolo así, hospedándose en la
casa de dos hermanos florentinos que prestaban con usura y por amor de micer
Musciatto le honraban mucho, sucedió que enfermó, con lo que los dos
hermanos hicieron prestamente venir médicos y criados para que le sirviesen
en cualquier cosa necesaria para recuperar la salud.
Pero toda ayuda era vana porque el buen hombre, que era ya viejo y había
vivido desordenadamente, según decían los médicos iba de día en día de mal
en peor como quien tiene un mal de muerte; de lo que los dos hermanos mucho
se dolían y un día, muy cerca de la alcoba en que seor Ciappelletto yacía
enfermo, comenzaron a razonar entre ellos.
—¿Qué haremos de éste? —decía el uno al otro—. Estamos por su causa en
una situación pésima porque echarlo fuera de nuestra casa tan enfermo nos
traería gran tacha y sería signo manifiesto de poco juicio al ver la gente que
primero lo habíamos recibido y después hecho servir y medicar tan
solícitamente para ahora, sin que haya podido hacer nada que pudiera
ofendernos, echarlo fuera de nuestra casa tan súbitamente, y enfermo de
muerte. Por otra parte, ha sido un hombre tan malvado que no querrá
confesarse ni recibir ningún sacramento de la Iglesia y, muriendo sin
confesión, ninguna iglesia querrá recibir su cuerpo y será arrojado a los fosos
como un perro. Y si por el contrario se confiesa, sus pecados son tantos y tan
horribles que no los habrá semejantes y ningún fraile o cura querrá ni podrá
absolverle; por lo que, no absuelto, será también arrojado a los fosos como un
perro. Y si esto sucede, el pueblo de esta tierra, tanto por nuestro oficio (que
les parece inicuo y al que todo el tiempo pasan maldiciendo) como por el deseo
que tiene de robarnos, viéndolo, se amotinará y gritará: «Estos perros
lombardos a los que la iglesia no quiere recibir no pueden sufrirse más», y
correrán en busca de nuestras arcas y tal vez no solamente nos roben los
haberes sino que pueden quitarnos también la vida; por lo que de cualquiera
guisa estamos mal si éste se muere.
Seor Ciappelletto, que, decimos, yacía allí cerca de donde éstos estaban
hablando, teniendo el oído fino, como la mayoría de las veces pasa a los
enfermos, oyó lo que estaban diciendo y los hizo llamar y les dijo:
—No quiero que temáis por mí ni tengáis miedo de recibir por mi causa
algún daño; he oído lo que habéis estado hablando de mí y estoy certísimo de
que sucedería como decís si así como pensáis anduvieran las cosas; pero
andarán de otra manera. He hecho, viviendo, tantas injurias al Señor Dios que
por hacerle una más a la hora de la muerte poco se dará. Y por ello, procurad
hacer venir un fraile santo y valioso lo más que podáis, si hay alguno que lo
sea, y dejadme hacer, que yo concertaré firmemente vuestros asuntos y los
míos de tal manera que resulten bien y estéis contentos.
Los dos hermanos, aunque no sintieron por esto mucha esperanza, no
dejaron de ir a un convento de frailes y pidieron que algún hombre santo y
sabio escuchase la confesión de un lombardo que estaba enfermo en su casa; y
les fue dado un fraile anciano de santa y de buena vida, y gran maestro de la
Escritura y hombre muy venerable, a quien todos los ciudadanos tenían en
grandísima y especial devoción, y lo llevaron con ellos. El cual, llegado a la
cámara donde el seor Ciappelletto yacía, y sentándose a su lado empezó
primero a confortarle benignamente y le preguntó luego que cuánto tiempo
hacía que no se había confesado. A lo que el seor Ciappelletto, que nunca se
había confesado, respondió:
—Padre mío, mi costumbre es de confesarme todas las semanas al menos
una vez; sin lo que son bastantes las que me confieso más; y la verdad es que,
desde que he enfermado, que son casi ocho días, no me he confesado, tanto es
el malestar que con la enfermedad he tenido.
Dijo entonces el fraile:
—Hijo mío, bien has hecho, y así debes hacer de ahora en adelante; y veo
que si tan frecuentemente te confiesas, poco trabajo tendré en escucharte y
preguntarte.
Dijo seor Ciappelletto:
—Señor fraile, no digáis eso; yo no me he confesado nunca tantas veces ni
con tanta frecuencia que no quisiera hacer siempre confesión general de todos
los pecados que pudiera recordar desde el día en que nací hasta el que me haya
confesado; y por ello os ruego, mi buen padre, que me preguntéis tan
menudamente de todas las cosas como si nunca me hubiera confesado, y no
tengáis compasión porque esté enfermo, que más quiero disgustar a estas
carnes mías que, excusándolas, hacer cosa que pudiese resultar en perdición de
mi alma, que mi Salvador rescató con su preciosa sangre.
Estas palabras gustaron mucho al santo varón y le parecieron señal de una
mente bien dispuesta; y luego que al seor Ciappelletto hubo alabado mucho
esta práctica, empezó a preguntarle si había alguna vez pecado lujuriosamente
con alguna mujer. A lo que seor Ciappelletto respondió suspirando:
—Padre, en esto me avergüenzo de decir la verdad temiendo pecar de
vanagloria.
A lo que el santo fraile dijo:
—Dila con tranquilidad, que por decir la verdad ni en la confesión ni en otro
caso nunca se ha pecado.
Dijo entonces seor Ciappelletto:
—Ya que lo queréis así, os lo diré: soy tan virgen como salí del cuerpo de
mi madre.
—¡Oh, bendito seas de Dios! —dijo el fraile—, ¡qué bien has hecho! Y al
hacerlo has tenido tanto más mérito cuando, si hubieras querido, tenías más
libertad de hacer lo contrario que tenemos nosotros y todos los otros que están
constreñidos por alguna regla.
Y luego de esto, le preguntó si había desagradado a Dios con el pecado de la
gula. A lo que, suspirando mucho, seor Ciappelletto contestó que sí y muchas
veces; porque, como fuese que él, además de los ayunos de la cuaresma que las
personas devotas hacen durante el año, todas las semanas tuviera la costumbre
de ayunar a pan y agua al menos tres días, se había bebido el agua con tanto
deleite y tanto gusto y especialmente cuando había sufrido alguna fatiga por
rezar o ir en peregrinación, como los grandes bebedores hacen con el vino. Y
muchas veces había deseado comer aquellas ensaladas de hierbas que hacen las
mujeres cuando van al campo, y algunas veces le había parecido mejor comer
que le parecía que debiese parecerle a quien ayuna por devoción como él
ayunaba. A lo que el fraile dijo:
—Hijo mío, estos pecados son naturales y son asaz leves, y por ello no
quiero que te apesadumbres la conciencia más de lo necesario. A todos los
hombres sucede que les parezca bueno comer después de largo ayuno, y,
después del cansancio, beber.
—¡Oh! —dijo seor Ciappelletto—, padre mío, no me digáis esto por
confortarme; bien sabéis que yo sé que las cosas que se hacen en servicio de
Dios deben hacerse limpiamente y sin ninguna mancha en el ánimo: y quien lo
hace de otra manera, peca.
El fraile, contentísimo, dijo:
—Y yo estoy contento de que así lo entiendas en tu ánimo, y mucho me
place tu pura y buena conciencia. Pero dime, ¿has pecado de avaricia deseando
más de lo conveniente y teniendo lo que no debieras tener?
A lo que seor Ciappelletto dijo:
—Padre mío, no querría que sospechaseis de mí porque estoy en casa de
estos usureros: yo no tengo parte aquí sino que había venido con la intención
de amonestarles y reprenderles y arrancarles a este abominable oficio; y creo
que habría podido hacerlo si Dios no me hubiese visitado de esta manera. Pero
debéis de saber que mi padre me dejó rico, y de sus haberes, cuando murió, di
la mayor parte por Dios; y luego, por sustentar mi vida y poder ayudar a los
pobres de Cristo, he hecho mis pequeños mercadeos y he deseado tener
ganancias de ellos, y siempre con los pobres de Dios lo que he ganado lo he
partido por medio, dedicando mi mitad a mis necesidades, dándole a ellos la
otra mitad; y en ello me ha ayudado tan bien mi Creador que siempre de bien
en mejor han ido mis negocios.
—Has hecho bien —dijo el fraile—, pero ¿con cuánta frecuencia te has
dejado llevar por la ira?
—¡Oh! —dijo seor Ciappelletto—, eso os digo que muchas veces lo he
hecho. ¿Y quién podría contenerse viendo todo el día a los hombres haciendo
cosas sucias, no observar los mandamientos de Dios, no temer sus juicios? Han
sido muchas veces al día las que he querido estar mejor muerto que vivo al ver
a los jóvenes ir tras vanidades y oyéndolos jurar y perjurar, ir a las tabernas, no
visitar las iglesias y seguir más las vías del mundo que las de Dios.
Dijo entonces el fraile:
—Hijo mío, ésta es una ira buena y yo en cuanto a mí no sabría imponerte
por ella penitencia. Pero ¿por acaso no te habrá podido inducir la ira a cometer
algún homicidio o a decir villanías de alguien o a hacer alguna otra injuria?
A lo que el seor Ciappelletto respondió:
—¡Ay de mí, señor!, vos que me parecéis hombre de Dios, ¿cómo decís
estas palabras? Si yo hubiera podido tener aún un pequeño pensamiento de
hacer alguna de estas cosas, ¿creéis que crea que Dios me hubiese sostenido
tanto? Eso son cosas que hacen los asesinos y los criminales, de los que,
siempre que alguno he visto, he dicho siempre: «Ve con Dios que te
convierta».
Entonces dijo el fraile:
—Ahora dime, hijo mío, que bendito seas de Dios, ¿alguna vez has dicho
algún falso testimonio contra alguien, o dicho mal de alguien o quitado a
alguien cosas sin consentimiento de su dueño?
—Ya, señor, sí —repuso seor Ciappelletto— que he dicho mal de otro,
porque tuve un vecino que con la mayor sinrazón del mundo no hacía más que
golpear a su mujer tanto que una vez hablé mal de él a los parientes de la
mujer, tan gran piedad sentí por aquella pobrecilla que él, cada vez que había
bebido de más, zurraba como Dios os diga.
Dijo entonces el fraile:
—Ahora bien, tú me has dicho que has sido mercader: ¿has engañado alguna
vez a alguien como hacen los mercaderes?
—Por mi fe —dijo seor Ciappelletto—, señor, sí, pero no sé quiénes eran:
sino que habiéndome dado uno dineros que me debía por un paño que le había
vendido, y yo puéstolos en un cofre sin contarlos, vine a ver después de un mes
que eran cuatro reales más de lo que debía ser por lo que, no habiéndolo vuelto
a ver y habiéndolos conservado un año para devolvérselos, los di por amor de
Dios.
Dijo el fraile:
—Eso fue poca cosa e hiciste bien en hacer lo que hiciste.
Y después de esto preguntóle el santo fraile sobre muchas otras cosas, sobre
las cuales dio respuesta en la misma manera. Y queriendo él proceder ya a la
absolución, dijo seor Ciappelletto:
—Señor mío, tengo todavía algún pecado que aún no os he dicho. –El fraile
le preguntó cuál, y dijo—: Me acuerdo que hice a mi criado, un sábado después
de nona, barrer la casa y no tuve al santo día del domingo la reverencia que
debía.
—¡Oh! —dijo el fraile—, hijo mío, ésa es cosa leve.
—No —dijo seor Ciappelletto—, no he dicho nada leve, que el domingo
mucho hay que honrar porque en un día así resucitó de la muerte a la vida
Nuestro Señor.
Dijo entonces el fraile:
—¿Alguna cosa más has hecho?
—Señor mío, sí —respondió seor Ciappelletto—, que yo, no dándome
cuenta, escupí una vez en la iglesia de Dios.
El fraile se echó a reír, y dijo:
—Hijo mío, ésa no es cosa de preocupación: nosotros, que somos religiosos,
todo el día escupimos en ella.
Dijo entonces seor Ciappelletto:
—Y hacéis gran villanía, porque nada conviene tener tan limpio como el
santo templo, en el que se rinde sacrificio a Dios.
Y en breve, de tales hechos le dijo muchos, y por último empezó a suspirar y
a llorar mucho, como quien lo sabía hacer demasiado bien cuando quería. Dijo
el santo fraile:
—Hijo mío, ¿qué te pasa?
Repuso seor Ciappelletto:
—¡Ay de mí, señor! Que me ha quedado un pecado del que nunca me he
confesado, tan grande vergüenza me da decirlo, y cada vez que lo recuerdo
lloro como veis, y me parece muy cierto que Dios nunca tendrá misericordia de
mí por este pecado.
Entonces el santo fraile dijo:
—¡Bah, hijo! ¿Qué estás diciendo? Si todos los pecados que han hecho
todos los hombres del mundo, y que deban hacer todos los hombres mientras el
mundo dure, fuesen todos en un hombre solo, y éste estuviese arrepentido y
contrito como te veo, tanta es la benignidad y la misericordia de Dios que,
confesándose éste, se los perdonaría liberalmente; así, dilo con confianza.
Dijo entonces seor Ciappelletto, todavía llorando mucho:
—¡Ay de mí, padre mío! El mío es demasiado grande pecado, y apenas
puedo creer, si vuestras plegarias no me ayudan, que me pueda ser por Dios
perdonado.
A lo que le dijo el fraile:
—Dilo con confianza, que yo te prometo pedir a Dios por ti.
Pero seor Ciappelletto lloraba y no lo decía y el fraile le animaba a decirlo.
Pero luego de que seor Ciappelletto llorando un buen rato hubo tenido así
suspenso al fraile, lanzó un gran suspiro y dijo:
—Padre mío, pues que me prometéis rogar a Dios por mí, os lo diré: sabed
que, cuando era pequeñito, maldije una vez a mi madre.
Y dicho esto, empezó de nuevo a llorar fuertemente. Dijo el fraile:
—¡Ah, hijo mío! ¿Y eso te parece tan gran pecado? Oh, los hombres
blasfemamos contra Dios todo el día y si Él perdona de buen grado a quien se
arrepiente de haber blasfemado, ¿no crees que vaya a perdonarte esto? No
llores, consuélate, que por seguro si hubieses sido uno de aquellos que le
pusieron en la cruz, teniendo la contrición que te veo, te perdonaría Él.
Dijo entonces seor Ciappelletto:
—¡Ay de mí, padre mío! ¿Qué decís? La dulce madre mía que me llevó en
su cuerpo nueve meses día y noche, y me llevó en brazos más de cien veces.
¡Mucho mal hice al maldecirla, y pecado muy grande es; y si no rogáis a Dios
por mí, no me será perdonado!
Viendo el fraile que nada le quedaba por decir al seor Ciappelletto, le dio la
absolución y su bendición teniéndolo por hombre santísimo, como quien
totalmente creía ser cierto lo que seor Ciappelletto había dicho: ¿y quién no lo
hubiera creído viendo a un hombre en peligro de muerte confesándose decir
tales cosas? Y después, luego de todo esto, le dijo:
—Señor Ciappelletto, con la ayuda de Dios estaréis pronto sano; pero si
sucediese que Dios a vuestra bendita y bien dispuesta alma llamase a sí, ¿os
placería que vuestro cuerpo fuese sepultado en nuestro convento?
A lo que seor Ciappelletto repuso:
—Señor, sí, que no querría estar en otro sitio, puesto que vos me habéis
prometido rogar a Dios por mí, además de que yo he tenido siempre una
especial devoción por vuestra orden; y por ello os ruego que, en cuanto estéis
en vuestro convento, haced que venga a mí aquel veracísimo cuerpo de Cristo
que vos por la mañana consagráis en el altar, porque aunque no sea digno,
entiendo comulgarlo con vuestra licencia, y después la santa y última unción
para que, si he vivido como pecador, al menos muera como cristiano.
El santo hombre dijo que mucho le agradaba y él decía bien, y que haría que
de inmediato le fuese llevado; y así fue.
Los dos hermanos, que temían mucho que seor Ciappelletto les engañase, se
habían puesto junto a un tabique que dividía la alcoba donde seor Ciappelletto
yacía de otra y, escuchando, fácilmente oían y entendían lo que seor
Ciappelletto al fraile decía; y sentían algunas veces tales ganas de reír, al oír las
cosas que le confesaba haber hecho, que casi estallaban, y se decían uno al
otro: ¿qué hombre es éste, al que ni vejez ni enfermedad ni temor de la muerte
a que se ve tan vecino, ni aún de Dios, ante cuyo juicio espera tener que estar
de aquí a poco, han podido apartarle de su maldad, ni hacer que quiera dejar de
morir como ha vivido? Pero viendo que había dicho que sí, que recibiría la
sepultura en la iglesia, de nada de lo otro se preocuparon. Seor Ciappelletto
comulgó poco después y, empeorando sin remedio, recibió la última unción; y
poco después del crepúsculo, el mismo día que había hecho su buena
confesión, murió.
Por lo que los dos hermanos, disponiendo de lo que era de él para que fuese
honradamente sepultado y mandándolo decir al convento, y que viniesen por la
noche a velarle según era costumbre y por la mañana a por el cuerpo,
dispusieron todas las cosas oportunas para el caso. El santo fraile que lo había
confesado, al oír que había finado, fue a buscar al prior del convento, y
habiendo hecho tocar a capítulo, a los frailes reunidos mostró que seor
Ciappelletto había sido un hombre santo según él lo había podido entender de
su confesión; y esperando que por él el Señor Dios mostrase muchos milagros,
les persuadió a que con grandísima reverencia y devoción recibiesen aquel
cuerpo. Con las cuales cosas el prior y los frailes, crédulos, estuvieron de
acuerdo: y por la noche, yendo todos allí donde yacía el cuerpo de seor
Ciappelletto, le hicieron una grande y solemne vigilia, y por la mañana,
vestidos todos con albas y capas pluviales, con los libros en la mano y las
cruces delante, cantando, fueron a por este cuerpo y con grandísima fiesta y
solemnidad se lo llevaron a su iglesia, siguiéndoles el pueblo todo de la ciudad,
hombres y mujeres; y, habiéndolo puesto en la iglesia, subiendo al púlpito, el
santo fraile que lo había confesado empezó sobre él y su vida, sobre sus
ayunos, su virginidad, su simplicidad e inocencia y santidad, a predicar
maravillosas cosas, entre otras contando lo que seor Ciappelletto como su
mayor pecado, llorando, le había confesado, y cómo él apenas le había podido
meter en la cabeza que Dios quisiera perdonárselo, tras de lo que se volvió a
reprender al pueblo que le escuchaba, diciendo:
—Y vosotros, malditos de Dios, por cualquier brizna de paja en que
tropezáis, blasfemáis de Dios y de su Madre y de toda la corte celestial.
Y además de éstas, muchas otras cosas dijo sobre su lealtad y su pureza, y,
en breve, con sus palabras, a las que la gente de la comarca daba completa fe,
hasta tal punto lo metió en la cabeza y en la devoción de todos los que allí
estaban que, después de terminado el oficio, entre los mayores apretujones del
mundo todos fueron a besarle los pies y las manos, y le desgarraron todos los
paños que llevaba encima, teniéndose por bienaventurado quien al menos un
poco de ellos pudiera tener: y convino que todo el día fuese conservado así,
para que por todos pudiese ser visto y visitado.
Luego, la noche siguiente, en una urna de mármol fue honrosamente
sepultado en una capilla, y enseguida al día siguiente empezaron las gentes a ir
allí y a encender candelas y a venerarlo, y seguidamente a hacer promesas y a
colgar exvotos de cera según la promesa hecha. Y tanto creció la fama de su
santidad y la devoción en que se le tenía que no había nadie que estuviera en
alguna adversidad que hiciese promesas a otro santo que a él, y lo llamaron y
lo llaman San Ciappelletto, y afirman que Dios ha mostrado muchos milagros
por él y los muestra todavía a quien devotamente se lo implora.
Así pues, vivió y murió el seor Cepparello de Prato y llegó a ser santo, como
habéis oído; y no quiero negar que sea posible que sea un bienaventurado en la
presencia de Dios porque, aunque su vida fue criminal y malvada, pudo en su
último extremo haber hecho un acto de contrición de manera que Dios tuviera
misericordia de él y lo recibiese en su reino; pero como esto es cosa oculta,
razono sobre lo que es aparente y digo que más debe encontrarse condenado
entre las manos del diablo que en el paraíso. Y si así es, grandísima hemos de
reconocer que es la benignidad de Dios para con nosotros, que no mira nuestro
error sino la pureza de la fe, y al tomar nosotros de mediador a un enemigo
suyo, creyéndolo amigo, nos escucha, como si a alguien verdaderamente santo
recurriésemos como a mediador de su gracia. Y por ello, para que por su gracia
en la adversidad presente y en esta compañía tan alegre seamos conservados
sanos y salvos, alabando su nombre en el que la hemos comenzado, teniéndole
reverencia, a él acudiremos en nuestras necesidades, segurísimos de ser
escuchados.
Y aquí, calló.
NOVELA SEGUNDA
El judío Abraham, animado por Giannotto de Civigní, va a la corte de Roma y,
vista la maldad de los clérigos, vuelve a París y se hace cristiano.
La novela de Pánfilo fue en parte reída y en todo celebrada por las mujeres,
y habiendo sido atentamente escuchada y llegado a su fin, como estaba sentada
junto a él Neifile, le mandó la reina que, contando una, siguiese el orden del
comenzado entretenimiento. Y ella, como quien no menos de corteses maneras
que de belleza estaba adornada, alegremente repuso que de buena gana, y
comenzó de esta guisa:
Mostrado nos ha Pánfilo con su novelar la benignidad de Dios que no mira
nuestros errores cuando proceden de algo que no nos es posible ver; y yo, con
el mío, entiendo mostraros cuánto esta misma benignidad, soportando
pacientemente los defectos de quienes deben dar de ella verdadero testimonio
con obras y palabras y hacen lo contrario, es por ello mismo argumento de
infalible verdad para que los que creemos sigamos con más firmeza de ánimo.
Tal como yo, graciosas señoras, he oído decir, hubo en París un gran
mercader y hombre bueno que fue llamado Giannotto de Civigní, lealísimo y
recto y gran negociante en el rango de la pañería; y tenía íntima amistad con un
riquísimo hombre judío llamado Abraham, que era también mercader y hombre
harto recto y leal. Cuya rectitud y lealtad viendo Giannotto, empezó a tener
gran lástima de que el alma de un hombre tan valioso y sabio y bueno fuese a
su perdición por falta de fe, y por ello amistosamente le empezó a rogar que
dejase los errores de la fe judaica y se volviese a la verdad cristiana, a la que
como santa y buena podía ver siempre aumentar y prosperar, mientras la suya,
por el contrario, podía distinguir cómo disminuía y se reducía a la nada. El
judío contestaba que ninguna creía ni santa ni buena fuera de la judaica, y que
en ella había nacido y en ella entendía vivir y morir; ni habría nada que nunca
de aquello le hiciese moverse. Giannotto no cesó por esto de, pasados algunos
días, repetirle semejantes palabras, mostrándole, tan burdamente como la
mayoría de los mercaderes pueden hacerlo, por qué razones nuestra religión era
mejor que la judaica.
Y aunque el judío fuese en la ley judaica gran maestro, no obstante, ya que
la amistad grande que tenía con Giannotto le moviese, o tal vez que las
palabras que el Espíritu Santo ponía en la lengua del hombre simple lo
hiciesen, al judío empezaron a agradarle mucho los argumentos de Giannotto;
pero obstinado en sus creencias, no se dejaba cambiar. Y cuanto él seguía
pertinaz, tanto no dejaba Giannotto de solicitarlo, hasta que el judío, vencido
por tan continuas instancias, dijo:
—Ya, Giannotto, a ti te gusta que me haga cristiano; y yo estoy dispuesto a
hacerlo, tan ciertamente que quiero primero ir a Roma y ver allí al que tú dices
que es el vicario de Dios en la tierra, y considerar sus modos y sus costumbres,
y lo mismo los de sus hermanos los cardenales; y si me parecen tales que pueda
por tus palabras y por las de ellos comprender que vuestra fe sea mejor que la
mía, como te has ingeniado en demostrarme, haré aquello que te he dicho: y si
no fuese así, me quedaré siendo judío como soy.
Cuando Giannotto oyó esto, se puso en su interior desmedidamente triste,
diciendo para sí mismo: «Perdido he los esfuerzos que me parecía haber
empleado óptimamente, creyéndome haber convertido a éste; porque si va a la
corte de Roma y ve la vida criminal y sucia de los clérigos, no es que de judío
vaya a hacerse cristiano, sino que si se hubiese hecho cristiano, sin falta
volvería judío».
Y volviéndose a Abraham dijo:
—Ah, amigo mío, ¿por qué quieres pasar ese trabajo y tan grandes gastos
como serán ir de aquí a Roma? Sin contar con que, tanto por mar como por
tierra, para un hombre rico como eres tú todo está lleno de peligros. ¿No crees
que encontrarás aquí quien te bautice? Y si por ventura tienes algunas dudas
sobre la fe que te muestro, ¿hay mayores maestros y hombres más sabios allí
que aquí para poderte esclarecer todo lo que quieras o preguntes? Por todo lo
cual, en mi parecer esta idea tuya está de sobra. Piensa que tales son allí los
prelados como aquí los has podido ver y los ves; y tanto mejores cuanto que
aquéllos están más cerca del pastor principal. Y por ello esa fatiga, según mi
consejo, te servirá en otra ocasión para obtener algún perdón, en lo que yo por
ventura te haré compañía.
A lo que respondió el judío:
—Yo creo, Giannotto, que será como me cuentas, pero por resumirte en una
muchas palabras, estoy del todo dispuesto, si quieres que haga lo que me has
rogado tanto, a irme, y de otro modo no haré nada nunca.
Giannotto, viendo su voluntad, dijo:
—¡Vete con buena ventura! —y pensó para sí que nunca se haría cristiano
cuando hubiese visto la corte de Roma; pero como nada se perdía, se calló.
El judío montó a caballo y lo antes que pudo se fue a la corte de Roma,
donde al llegar fue por sus judíos honradamente recibido; y viviendo allí, sin
decir a ninguno por qué hubiese ido, cautamente empezó a fijarse en las
maneras del papa y de los cardenales y de los otros prelados y de todos los
cortesanos; y entre lo que él mismo observó, como hombre muy sagaz que era,
y lo que también algunos le informaron, encontró que todos, del mayor al
menor, generalmente pecaban deshonestísimamente de lujuria, y no sólo en la
natural sino también en la sodomítica, sin ningún freno de remordimiento o de
vergüenza, tanto que el poder de las meretrices y de los garzones al impetrar
cualquier cosa grande no era poder pequeño. Además de esto, universalmente
golosos, bebedores, borrachos y más servidores del vientre (a guisa de
animales brutos, además de la lujuria) que otros conoció abiertamente que
eran; y mirando más allá, los vio tan avaros y deseosos de dinero que por igual
la sangre humana (también la del cristiano) y las cosas divinas que
perteneciesen a sacrificios o a beneficios, con dinero vendían y compraban
haciendo con ellas más comercio y empleando a más corredores de mercancías
que había en París en la pañería o ningún otro negocio, y habiendo a la simonía
manifiesta puesto el nombre de «mediación» y a la gula el de «manutención»,
corno si Dios, no ya el significado de los vocablos, sino la intención de los
pésimos ánimos no conociese y a guisa de los hombres se dejase engañar por el
nombre de las cosas.
Las cuales, junto con otras muchas que deben callarse, desagradaron
sumamente al judío, como a hombre que era sobrio y modesto, y pareciéndole
haber visto bastante, se propuso retornar a París; y así lo hizo. Adonde, al saber
Giannotto que había venido, esperando cualquier cosa menos que se hiciese
cristiano, vino a verle y se hicieron mutuamente grandes fiestas; y después que
hubo reposado algunos días, Giannotto le preguntó lo que pensaba del santo
padre y de los cardenales y de los otros cortesanos. A lo que el judío respondió
prestamente:
—Me parecen mal, que Dios maldiga a todos; y te digo que, si yo sé bien
entender, ninguna santidad, ninguna devoción, ninguna buena obra o ejemplo
de vida o de alguna otra cosa me pareció ver en ningún clérigo, sino lujuria,
avaricia y gula, fraude, envidia y soberbia y cosas semejantes y peores, si
peores puede haberlas; me pareció ver en tanto favor de todos, que tengo
aquélla por fragua más de operaciones diabólicas que divinas. Y según yo
estimo, con toda solicitud y con todo ingenio y con todo arte me parece que
vuestro pastor, y después todos los otros, se esfuerzan en reducir a la nada y
expulsar del mundo a la religión cristiana, allí donde deberían ser su
fundamento y sostén. Y porque veo que no sucede aquello en lo que se
esfuerzan sino que vuestra religión aumenta y más luciente y clara se vuelve,
me parece discernir justamente que el Espíritu Santo es su fundamento y
sostén, como de más verdadera y más santa que ninguna otra; por lo que, tan
rígido y duro como era yo a tus consejos y no quería hacerme cristiano, ahora
te digo con toda franqueza que por nada dejaré de hacerme cristiano. Vamos,
pues, a la iglesia; y allí según las costumbres debidas en vuestra santa fe me
haré bautizar.
Giannotto, que esperaba una conclusión exactamente contraria a ésta, al
oírle decir esto fue el hombre más contento que ha habido jamás: y a Nuestra
Señora de París yendo con él, pidió a los clérigos de allí dentro que diesen a
Abraham el bautismo. Y ellos, oyendo que él lo demandaba, lo hicieron
prontamente; y Giannotto lo llevó a la pila sacra y lo llamó Giovanni, y por
hombres de valer lo hizo adoctrinar cumplidamente en nuestra fe, la que
aprendió prontamente; y fue luego hombre bueno y valioso y de santa vida.
NOVELA TERCERA
El judío Melquisidech con una historia sobre tres anillos se salva de una
peligrosa trampa que le había tendido Saladino.
Después de que, alabada por todos la historia de Neifile, calló ésta, como
gustó a la reina, Filomena empezó a hablar así:
La historia contada por Neifile me trae a la memoria un peligroso caso
sucedido a un judío; y porque ya se ha hablado tan bien de Dios y de la verdad
de nuestra fe, descender ahora a los sucesos y los actos de los hombres no se
deberá hallar mal, y vendré a narrárosla para que, oída, tal vez más cautas os
volváis en las respuestas a las preguntas que puedan haceros.
Debéis saber, amorosas compañeras, que así como la necedad muchas veces
aparta a alguien de un feliz estado y lo pone en grandísima miseria, así aparta
la prudencia al sabio de peligros gravísimos y lo pone en grande y seguro
reposo. Y cuán verdad sea que la necedad conduce del buen estado a la
miseria, se ve en muchos ejemplos que no está ahora en nuestro ánimo contar,
considerando que todo el día aparecen mil ejemplos manifiestos; pero que la
prudencia sea ocasión de consuelo, como he dicho, os mostraré brevemente
con un cuentecillo.
Saladino, cuyo valer fue tanto que no solamente le hizo llegar de hombre
humilde a sultán de Babilonia, sino también lograr muchas victorias sobre los
reyes sarracenos y cristianos, habiendo en diversas guerras y en grandísimas
magnificencias suyas gastado todo su tesoro, y necesitando, por algún
accidente que le sobrevino, una buena cantidad de dineros, no viendo cómo tan
prestamente como los necesitaba pudiese tenerlos, le vino a la memoria un rico
judío cuyo nombre era Melquisidech, que prestaba con usura en Alejandría; y
pensó que éste tenía con qué poderlo servir, si quería, pero era tan avaro que
por voluntad propia no lo hubiera hecho nunca, y no quería obligarlo por la
fuerza; por lo que, apretándole la necesidad se dedicó por completo a encontrar
el modo como el judío le sirviese, y se le ocurrió obligarle con algún
argumento verosímil. Y haciéndolo llamar y recibiéndole familiarmente, le
hizo sentar con él y después le dijo:
—Hombre honrado, he oído a muchas personas que eras sapientísimo y muy
avezado en las cosas de Dios; y por ello querría saber cuál de las tres leyes
reputas por verdadera: la judaica, la sarracena o la cristiana.
El judío, que verdaderamente era un hombre sabio, advirtió demasiado bien
que Saladino buscaba cogerlo en sus palabras para moverle alguna cuestión, y
pensó que no podía alabar a una de las tres más que a las otras sin que Saladino
saliese con su empeño; por lo que, como a quien le parecía tener necesidad de
una respuesta por la que no pudiesen llevarle preso, aguzado el ingenio, le vino
pronto a la mente lo que debía decir; y dijo:
—Señor mío, la cuestión que me proponéis es fina, y para poder deciros lo
que pienso de ella querría contaros el cuentecillo que vais a oír. Si no me
equivoco, me acuerdo de haber oído decir muchas veces que hubo una vez un
hombre grande y rico que, entre las otras joyas más caras que tenía en su
tesoro, tenía un anillo bellísimo y precioso al que, queriendo hace honor por su
valor y su belleza y dejarlo perpetuamente a sus descendientes ordenó que
aquel de sus hijos a quien, habiéndoselo dejado él, le fuese encontrado aquel
anillo, que se entendiese que él era su heredero y debiese ser por todos los
demás honrado y reverenciado como a mayorazgo, ya que a quien fue dejado
por éste guardó el mismo orden con sus descendiente e hizo tal como había
hecho su predecesor. Y, en resumen, este anillo anduvo de mano en mano de
muchos sucesores y últimamente llegó a las mano de uno que tenía tres hijos
hermosos y virtuosos y muy obedientes al padre por lo que amaba a los tres por
igual. Y los jóvenes, que conocían la costumbre del anillo, deseoso cada uno de
ser el más honrado entre los suyos, cada uno por sí, como mejor sabían,
rogaban al padre, que era ya viejo, que cuando sintiese llegar la muerte, a él le
dejase el anillo. El honrado hombre, que por igual amaba a todos, no sabía él
mismo elegir a cuál debiese dejárselo y pensó, habiéndoselo prometido a todos,
en satisfacer a los tres: y secretamente a un buen orfebre le encargó otros dos,
los cuales fueron tan semejantes al primero que el mismo que los había hecho
hacer apenas distinguía cuál fuese el verdadero; y sintiendo llegar la muerte,
secretamente dio el suyo a cada uno de sus hijos. Los cuales, después de la
muerte del padre, queriendo cada uno posesionarse de la herencia y el honor, y
negándoselo el uno al otro, como testimonio de hacerlo con todo derecho, cada
uno mostró su anillo; y encontrados los anillos tan iguales el uno al otro que
cuál fuese el verdadero no sabía distinguirse, se quedó pendiente la cuestión de
quién fuese el verdadero heredero del padre, y sigue pendiente todavía. Y lo
mismo os digo, señor mío, de las tres leyes dadas a los tres pueblos por Dios
padre sobre las que me propusisteis una cuestión: cada uno su herencia, su
verdadera ley y sus mandamientos cree rectamente tener y cumplir, pero de
quién la tenga, como de los anillos, todavía está pendiente la cuestión.
Conoció Saladino que éste había sabido salir óptimamente del lazo que le
había tendido y por ello se dispuso a manifestarle sus necesidades y ver si
quería servirle; y así lo hizo, manifestándole lo que había tenido en el ánimo
hacerle si él tan discretamente como lo había hecho no le hubiera respondido.
El judío le sirvió libremente con toda la cantidad que Saladino le pidió y luego
Saladino se la restituyó enteramente, y además de ello le dio grandísimos dones
y siempre por amigo suyo lo tuvo y en grande y honrado estado lo conservó
junto a él.
NOVELA CUARTA
Un monje, caído en pecado digno de castigo gravísimo, se libra de la pena
reprendiendo discretamente a su abad de aquella misma culpa.
Ya se calla Filomena, liberada de su historia, cuando Dioneo, que junto a
ella estaba sentado, sin esperar de la reina otro mandato, conociendo ya por el
orden comenzado que a él le tocaba tener que hablar, de tal guisa comenzó a
decir:
Amorosas señoras, si he entendido bien la intención de todas, estamos aquí
para complacernos a nosotros mismos novelando, y por ello, tan sólo porque
contra esto no se vaya, estimo que a cada uno debe serle lícito (y así dijo
nuestra reina, hace poco, que era) contar aquella historia que más crea que
pueda divertir; por lo que, habiendo escuchado cómo por los buenos consejos
de Giannotto de Civigní salvó su alma el judío Abraham y cómo por su
prudencia defendió Melquisidech sus riquezas de las asechanzas de Saladino,
sin esperar que me reprendáis, entiendo contar brevemente con qué destreza
libró su cuerpo un monje de gravísimo castigo.
Hubo en Lunigiana, pueblo no muy lejano de éste, un monasterio más
copioso en santidad y en monjes de lo que lo es hoy, en el que, entre otros,
había un monje joven cuyo vigor y vivacidad ni los ayunos ni las vigilias
podían macerar. El cual, por acaso, un día hacia el mediodía, cuando los otros
monjes dormían todos, habiendo salido solo por los alrededores de su iglesia,
que estaba en un lugar asaz solitario, alcanzó a ver a una jovencita harto
hermosa, hija tal vez de alguno de los labradores de la comarca, que andaba
por los campos cogiendo ciertas hierbas: no bien la había visto cuando fue
fieramente asaltado por la concupiscencia carnal.
Por lo que, avecinándose, con ella trabó conversación y tanto anduvo de una
palabra en otra que se puso de acuerdo con ella y se la llevó a su celda sin que
nadie se apercibiese. Y mientras él, transportado por el excesivo deseo, menos
cautamente jugueteaba con ella, sucedió que el abad, levantándose de dormir y
pasando silenciosamente por delante de su celda, oyó el alboroto que hacían los
dos juntos; y para conocer mejor las voces se acercó quedamente a la puerta de
la celda a escuchar y claramente conoció que dentro había una mujer, y estuvo
tentado a hacerse abrir; luego pensó que convendría tratar aquello de otra
manera y, vuelto a su alcoba, esperó a que el monje saliera fuera.
El monje, aunque con grandísimo placer y deleite estuviera ocupado con
aquella joven, no dejaba sin embargo de estar temeroso y, pareciéndole haber
oído algún arrastrar de pies por el dormitorio, acercó el ojo a un pequeño
agujero y vio clarísimamente al abad escuchándole y comprendió muy bien que
el abad había podido oír que la joven estaba en su celda. De lo que, sabiendo
que de ello debía seguirle un gran castigo, se sintió desmesuradamente
pesaroso; pero sin querer mostrar a la joven nada de su desazón, rápidamente
imaginó muchas cosas buscando hallar alguna que le fuera salutífera. Y se le
ocurrió una nueva malicia (que el fin imaginado por él consiguió certeramente)
y fingiendo que le parecía haber estado bastante con aquella joven le dijo:
—Voy a salir a buscar la manera en que salgas de aquí dentro sin ser vista, y
para ello quédate en silencio hasta que vuelva.
Y saliendo y cerrando la celda con llave, se fue directamente a la cámara del
abad, y dándosela, tal como todos los monjes hacían cuando salían, le dijo con
rostro tranquilo:
—Señor, yo no pude esta mañana traer toda la leña que había cortado, y por
ello, con vuestra licencia, quiero ir al bosque y traerla.
El abad, para poder informarse más plenamente de la falta cometida por él,
pensando que no se había dado cuenta de que había sido visto, se alegró con tal
ocasión y de buena gana tomó la llave y semejantemente le dio licencia. Y
después de verlo irse empezó a pensar qué era mejor hacer: o en presencia de
todos los monjes abrir la celda de aquél y hacerles ver su falta para que no
hubiese ocasión de que murmurasen contra él cuando castigase al monje, o
primero oír de él cómo había sido aquel asunto. Y pensando para sí que aquélla
podría ser tal mujer o hija de tal hombre a quien él no quisiera hacer pasar la
vergüenza de mostrarla a todos los monjes, pensó que primero vería quién era
y tomaría después partido; y quedamente yendo a la celda, la abrió, entró
dentro, y volvió a cerrar la puerta.
La joven, viendo venir al abad, palideció toda, y temblando empezó a llorar
de vergüenza. El señor abad, que le había echado la vista encima y la veía
hermosa y fresca, aunque él fuese viejo, sintió súbitamente no menos
abrasadores los estímulos de la carne que los había sentido su joven monje, y
para sí empezó a decir:
«Bah, ¿por qué no tomar yo del placer cuanto pueda, si el desagrado y el
dolor aunque no los quiera, me están esperando? Ésta es una hermosa joven, y
está aquí donde nadie en el mundo lo sabe; si la puedo traer a hacer mi gusto
no sé por qué no habría de hacerlo. ¿Quién va a saberlo? Nadie lo sabrá nunca,
y el pecado tapado está medio perdonado. Un caso así no me sucederá tal vez
nunca más. Pienso que es de sabios tomar el bien que Dios nos manda».
Y así diciendo, y habiendo del todo cambiado el propósito que allí le había
llevado, acercándose más a la joven, suavemente comenzó a consolarla y a
rogarle que no llorase; y de una palabra en otra yendo, llegó a manifestarle su
deseo. La joven, que no era de hierro ni de diamante, con bastante facilidad se
plegó a los gustos del abad: el cual, después de abrazarla y besarla muchas
veces, subiéndose a la cama del monje, y en consideración tal vez del grave
peso de su dignidad y la tierna edad de la joven, temiendo tal vez ofenderla con
demasiada gravedad, no se puso sobre el pecho de ella sino que la puso a ella
sobre su pecho y por largo espacio se solazó con ella.
El monje, que había fingido irse al bosque, habiéndose ocultado en el
dormitorio, como vio al abad solo entrar en su celda, casi por completo
tranquilizado, juzgó que su estratagema debía surtir efecto; y, viéndole
encerrarse dentro, lo tuvo por certísimo. Y saliendo de donde estaba,
calladamente fue hasta un agujero por donde lo que el abad hizo o dijo lo oyó y
lo vio.
Pareciéndole al abad que se había demorado bastante con la jovencita,
encerrándola en la celda, se volvió a su alcoba; y luego de algún tiempo,
oyendo al monje y creyendo que volvía del bosque, pensó en reprenderlo
duramente y hacerlo encarcelar para poseer él solo la ganada presa; y
haciéndolo llamar, duramente y con mala cara le reprendió, y mandó que lo
llevaran a la cárcel. El monje prestísimamente respondió:
—Señor, yo no he estado todavía tanto en la orden de San Benito que pueda
haber aprendido todas sus reglas; y vos aún no me habíais mostrado que los
monjes deben acordar tanta preeminencia a las mujeres como a los ayunos y las
vigilias; pero ahora que me lo habéis mostrado, os prometo, si me perdonáis
esta vez, no pecar más por esto y hacer siempre como os he visto a vos.
El abad, que era hombre avisado, entendió prestamente que aquél no sólo
sabía su hecho sino que lo había visto, por lo que, sintiendo remordimientos de
su misma culpa, se avergonzó de hacerle al monje lo que él también había
merecido; y perdonándole e imponiéndole silencio sobre lo que había visto,
con toda discreción sacaron a la jovencita de allí, y aún debe creerse que más
veces la hicieron volver.
NOVELA QUINTA
La marquesa de Monferrato con una invitación a comer gallinas y con unas
discretas palabras reprime el loco amor del rey de Francia.
La historia contada por Dioneo hirió primero de alguna vergüenza el
corazón de las damas que la escuchaban y dio de ello señal el honesto rubor
que apareció en sus rostros; mas luego, mirándose unas a otras, pudiendo
apenas contener la risa, la escucharon sonriendo. Y llegado el final, después de
haberle reprendido con algunas dulces palabras, queriendo mostrar que
historias semejantes no debían contarse delante de mujeres, la reina, vuelta
hacia Fiameta (que junto a él estaba sentada en la hierba), le mandó que
continuase el orden establecido, y ella galanamente y con alegre rostro,
mirándola, comenzó:
Tanto porque me complace que hayamos entrado a demostrar con las
historias cuánta es la fuerza de las respuestas agudas y prontas, como porque
tan gran cordura es en el hombre amar siempre a mujeres de linaje más alto que
el suyo como es en las mujeres grandísima precaución saber guardarse de caer
en el amor de un hombre de mayor posición que la suya, me ha venido al
ánimo, hermosas señoras, mostraros, en la historia que me toca contar, cómo
una noble dueña supo con palabras y obras guardarse de esto y evitar otras
cosas.
Había el marqués de Monferrato, hombre de alto valor, gonfalonero de la
Iglesia, pasado a ultramar en una expedición general hecha por los cristianos a
mano armada; y hablándose de su valor en la corte de Felipe el Tuerto, que se
preparaba a ir desde Francia en aquella misma expedición, fue dicho por un
caballero que no había bajo las estrellas otra pareja semejante a la del marqués
y su mujer: porque cuanto destacaba en todas las virtudes el marqués entre los
caballeros, tanto era la mujer entre las demás mujeres hermosísima y valerosa.
Las cuales palabras entraron de tal modo en el ánimo del rey de Francia que,
sin haberla visto nunca, comenzó a amarla ardientemente, y se propuso no
hacerse a la mar, en la expedición en que iba, sino en Génova para que, yendo
por tierra, pudiese tener un motivo razonable para ir a ver a la marquesa,
pensando que, no estando el marqués, podría suceder que viniese a tener efecto
su deseo. Y según lo había pensado mandó que fuese puesto en ejecución; por
lo que, enviando delante a todos los hombres, él con poca compañía y de
hombres nobles, se puso en camino, y acercándose a la tierra del marqués,
mandó decir a la señora con anticipación de un día que a la mañana siguiente le
esperase a almorzar. La señora, sabia y precavida, repuso alegremente que
aquél era un favor superior a cualquier otro y que fuese bien venido.
Y enseguida se puso a pensar qué querría decir que un tal rey, no estando su
marido, viniese a visitarla; y no la engañó en esto la sospecha de que la fama
de su hermosura lo atrajese. Pero no menos como mujer de pro se dispuso a
honrarlo, y haciendo llamar a todos los hombres buenos que allí habían
quedado, dio con su consejo las órdenes oportunas para todos los preparativos:
pero la comida y los manjares quiso prepararlos ella misma. Y sin demora hizo
reunir cuantas gallinas había en la comarca, y tan sólo con ellas indicó a sus
cocineros que preparasen varios platos para el convite real.
Vino, pues, el rey el día dicho y fue recibido por la señora con gran fiesta y
honor; y a él, más de lo que había imaginado por las palabras del caballero, al
mirarla le pareció hermosa y valerosa y cortés, y se maravilló grandemente y
mucho la estimó, encendiéndose tanto más en su deseo cuanto más
sobrepasaba la señora la estima que él había tenido de ella. Y luego de algún
reposo tomado en cámaras adornadísimas con todo lo que es necesario para
recibir a tal rey, venida la hora del almuerzo, el rey y la marquesa se sentaron a
una mesa, y los demás según su condición fueron en otras mesas honrados.
Aquí, siendo el rey servido sucesivamente con muchos platos y vinos
óptimos y preciosos, y además de ello mirando de vez en cuando con deleite a
la hermosísima marquesa, gran placer tenía. Pero llegando un plato tras el otro,
comenzó el rey a maravillarse un tanto advirtiendo que, por muy diversos que
fueran los guisos, no lo eran tanto que no fuesen todos hechos de gallina. Y
como supiese el rey que el lugar donde estaba era tal que debía haber
abundancia de variados animales salvajes, y que con haberle avisado de su
venida había dado a la señora espacio suficiente para poder mandar a cazarlos,
como mucho de esto se maravillase, no quiso tomar ocasión de hacerla hablar
de otra cosa sino de sus gallinas; y con alegre rostro se volvió hacia ella y le
dijo:
—Dama, ¿nacen en este país solamente gallinas sin ningún gallo?
La marquesa, que entendió óptimamente la pregunta, pareciéndole que
según su deseo Nuestro Señor la había mandado momento oportuno para poder
mostrar su intención, hacia el rey que le preguntaba resueltamente vuelta,
repuso:
—No, monseñor; pero las mujeres, aunque en vestidos y en honores algo
varíen de las otras, todas sin embargo son igual aquí que en cualquier parte.
El rey, oídas estas palabras, bien entendió la razón de la invitación a gallinas
y la virtud que escondían aquellas palabras y comprendió que en vano se
gastarían las palabras con tal mujer y que no era el caso de usar la fuerza; por
lo que, así como imprudentemente se había encendido en su amor, así era sabio
apagar por su honor el mal concebido fuego. Y sin bromear más, temeroso de
sus respuestas, almorzó fuera de toda esperanza, y terminado el almuerzo, le
pareció que con el pronto partir disimularía su deshonesta venida, y
agradeciéndole por haberle honrado, encomendándolo ella a Dios, se fue a
Génova.
NOVELA SEXTA
Confunde un buen hombre con un dicho ingenioso la malvada hipocresía de
los religiosos.
Emilia, que estaba sentada junto a Fiameta, habiendo sido ya alabado por
todas el valor y la cortés reprensión hecha por la marquesa al rey de Francia,
como agradó a su reina, comenzó a decir con animosa franqueza:
Yo tampoco callaré una lección que dio un buen hombre laico a un religioso
avaro con una agudeza no menos divertida que digna de loa.
Hubo, pues, queridos jóvenes, no hace mucho tiempo, en nuestra ciudad, un
fraile menor, inquisidor de la depravación herética que, por mucho que se
ingeniase en parecer santo y tierno amante de la fe cristiana (como todos
hacen), no era menos buen investigador de quien tenía la bolsa llena que de
quien sintiera tibieza en la fe. Y llevado por su solicitud encontró por acaso un
buen hombre, bastante más rico en dineros que en juicio, el cual no ya por falta
de fe sino hablando simplemente, tal vez con el vino o por la alegría de la
abundancia calentado, había llegado a decir un día a la compañía con quien
estaba que tenía un vino tan bueno que de él bebería Cristo. Lo que, siéndole
contado al inquisidor y entendiendo éste que sus haberes eran grandes y que
tenía bien abultada la bolsa, cum gladiis et fustibus corrió impetuosísimamente
a echarle encima una gravísima acusación, entendiendo no que de ella debiese
resultar un alivio a la incredulidad del procesado sino una afluencia de florines
a su mano, como sucedió. Y, haciéndolo llamar, le preguntó si era verdad lo
que le había dicho contra él. El buen hombre contestó que sí, y le dijo el modo.
A lo que el inquisidor santísimo y devoto de San Juán Barba de Oro dijo:
—¿De modo que has hecho a Cristo bebedor y aficionado a los buenos
vinos, como si fuese Cinciglione o algún otro de vosotros, bebedores borrachos
y tabernarios, y ahora, hablando humildemente, ¿quieres hacer ver que es una
cosa sin importancia? No es como te parece; has merecido el fuego por ello, si
es que queremos comportarnos contigo como debemos.
Y con éstas y con otras bastantes palabras, con rostro amenazador, como si
aquél hubiese sido un epicúreo negando la eternidad del alma, le hablaba; y, en
resumen, tanto lo asustó, que el buen hombre, por algunos intermediarios, le
hizo con una buena cantidad de la grasa de San Juan Barba de Oro ungir las
manos (lo que mucho mejora la enfermedad de la pestilente avaricia de los
clérigos, y especialmente de los frailes menores que no osan tocar el dinero)
para que se condujese con él misericordiosamente. La cual unción, aunque
Galeno no habla de ella como muy eficaz en ninguna parte de sus libros, tanto
le aprovechó, que el fuego que le amenazaba se permutó en una cruz: y como
si hubiera de ir a la expedición de ultramar, para hacer una bella bandera, se la
puso amarilla sobre lo negro. Y además de esto, recibidos ya los dineros, le
retuvo junto a sí unos días más, poniéndole por penitencia que todas las
mañanas oyese una misa en Santa Cruz y que a la hora de comer se presentase
delante de él, y que lo restante del día podía hacer lo que más le gustase.
Y, haciendo el dicho hombre estas cosas diligentemente, sucedió que una de
las mañanas oyó en misa un evangelio en el que se cantaban estas palabras:
«Recibiréis ciento por uno y recibiréis la vida eterna», que retuvo firmemente
en la memoria; y según la obligación impuesta, viniendo a la hora de comer
ante el inquisidor, lo encontró almorzando. El inquisidor le preguntó si había
oído misa aquella mañana y él, prontamente, le respondió:
—Sí, señor mío.
A lo que el inquisidor dijo:
—¿Has oído, en ella, alguna cosa de la que dudes o quieras preguntarme?
—En verdad —repuso el buen hombre— de nada de lo que he oído dudo, y
todo firmemente lo creo verdadero; y algo he oído que me ha hecho y me hace
tener de vos y de los otros frailes grandísima compasión, pensando en el mal
estado en que vais a estar allá en la otra vida.
Dijo entonces el inquisidor:
—¿Y qué es lo que te ha movido a tener esta compasión de nosotros?
El buen hombre respondió:
—Señor mío, fueron aquellas palabras del Evangelio que dicen: «Recibiréis
el ciento por uno».
A lo que el inquisidor dijo:
—Así es; pero ¿por qué te han conmovido estas palabras?
—Señor mío —dijo el buen hombre—, yo os lo diré. Desde que vengo aquí,
he visto todos los días dar aquí afuera a muchos pobres a veces uno y otras dos
calderos de sopa, que se os quita a vos y a los frailes de vuestro convento como
superflua; por lo que si por cada uno os van a dar ciento en el más allá tanta
tendréis que allí dentro todos vais a ahogaros.
Y como todos los que estaban sentados a la mesa del inquisidor se echaran a
reír, el inquisidor, sintiendo que se transparentaba la hipocresía de sus
sopicaldos, se enojó todo, y si no fuese porque ya se le reprochaba lo que le
había hecho, otra acusación le habría echado encima por lo que con aquel
chiste había reprobado a él y a sus holgazanes invitados; y, con ira, le ordenó
que hiciese lo que más le gustara sin ponérsele más delante.
NOVELA SÉPTIMA
Bergamino, con una historia sobre Primasso y el abad de Cligny, reprende
donosamente la rara avaricia en que cayó el señor Cane della Scala.
Movió la donosura de Emilia y su novela a la reina y a todos los demás a
reír y encomiar la insólita amonestación hecha al cruzado, pero después de que
las risas se apaciguaron y se tranquilizaron todos, Filostrato, a quien tocaba
novelar, empezó a hablar de esta guisa:
Buena cosa es, valerosas señoras, acertar en un blanco que nunca se mueve;
pero raya en lo maravilloso cuando un arquero da súbitamente en alguna cosa
no usada que aparece de pronto. La viciosa y sucia vida de los clérigos, en
muchas cosas firme blanco de maldad, sin demasiada dificultad da que hablar,
que amonestar y que reprender a quienquiera que desee hacerlo: y por ello,
aunque bien hizo el hombre valiente que la hipócrita caridad de los frailes que
dan a los pobres lo que convendría dar a los puercos o tirarlo, echó en cara al
inquisidor, bastante más estimo que ha de alabarse aquel del cual debo hablar
(llevándome a ello la precedente historia), quien al señor Cane della Scala,
magnífico señor, de una súbita y desusada avaricia aparecida en él, reprendió
con una ingeniosa historia, representando en otros lo que sobre él y sobre sí
mismo quería decir; la cual es ésta:
Así como lo extiende su fama por todo el mundo, el señor Cane della Scala,
a quien en hartas cosas fue favorable la fortuna, fue uno de los más notables y
magníficos señores del emperador Federico II de los que se tuviese noticia en
Italia. El cual, habiendo dispuesto hacer una notable y maravillosa fiesta en
Verona, a la que muchas gentes y de diversas partes habían venido, y sobre
todo hombres de corte de toda clase, de súbito, fuese cual fuese la razón, se
retrajo de ello y recompensó con algo a los que habían venido y les dio
licencia. Sólo uno llamado Bergamino, hablador agudo y florido más de lo que
puede creer quien no lo ha oído, como no se le había dado nada ni se le había
despedido, se quedó, esperando que no sin alguna utilidad futura para él se
había hecho aquello. Pero se le había puesto en el pensamiento al señor Cane
que cualquier cosa que diese a éste era peor que perderla o que arrojarla al
fuego: y no por ello le decía o hacía decir cosa alguna. Bergamino, después de
algunos días, viendo que no le llamaban ni le solicitaban para nada que fuese
propio de su oficio, y además de ello que se estaba arruinando en el albergue
con sus caballos y sus criados, empezó a desazonarse; pero sin embargo
esperaba, no pareciéndole bien irse.
Y habiendo llevado consigo tres trajes buenos y ricos que le habían sido
dados por otros señores, para comparecer honradamente en la fiesta, queriendo
pagar a su huésped, primeramente le dio uno y luego, demorándose todavía
mucho más, se vio en necesidad, si quería estar más con su huésped, de darle el
segundo; y empezó a comer del tercero, dispuesto a quedarse a ver qué pasaba
cuanto le durase aquél, e irse luego. Ahora, mientras comía del tercer traje
sucedió que, estando almorzando el señor Cane, llegó un día ante él con
aspecto muy entristecido; lo que al ver el señor Cane, más por escarnecerlo que
por tomar deleite de algún dicho suyo, dijo:
—Bergamino, ¿qué te pasa? ¡Estás tan triste! Cuéntanos alguna cosa.
Bergamino, entonces, sin pararse un punto a pensar, como si mucho tiempo
pensado lo hubiera, súbitamente acomodándola a su caso, contó esta historia:
—Señor mío, debéis saber que Primasso fue un gran entendido en
gramática, y fue, más que cualquier otro, grande e improvisado versificador;
las cuales cosas le hicieron tan notable y tan famoso que, aunque en persona no
fuese conocido en todas partes, por nombre y por fama no había casi nadie que
no supiese quién era Primasso. Ahora bien, sucedió que encontrándose él una
vez en París en pobre estado, como lo estaba la mayor parte del tiempo, porque
su mérito poco era estimado por los que son poderosos, oyó hablar de un abad
de Cligny, que se cree que sea el prelado más rico en riquezas propias que
tenga la Iglesia de Dios, del papa para abajo; y oyó decir de él maravillosas y
magníficas cosas de que siempre tenía reunida su corte y nunca había negado, a
cualquiera que anduviese allá donde él estaba ni de comer ni de beber, si
llegaba a pedirlo cuando el abad estaba comiendo. Lo que, oyendo Primasso,
como hombre que se complacía en ver a los hombres y señores valiosos,
deliberó ir a ver la magnificencia de este abad y preguntó cuán cerca de París
vivía. A lo que le fue contestado que a unas seis millas en una de sus
posesiones; adonde Primasso pensó poder llegar, poniéndose en camino de
mañana a buena hora, a la hora de comer.
Haciéndose, pues, enseñar el camino, no encontrando a nadie que fuese allí,
temió que por desgracia pudiera extraviarse e ir a parar en parte donde no
encontraría de comer tan pronto; por lo que, por si ello ocurriera, para no
padecer penuria de comida, pensó en llevar tres panes, considerando que agua,
que le gustaba poco, encontraría de beber en cualquier parte. Y metiéndoselos
en el seno, tomó el camino y tuvo tanta suerte que antes de la hora de comer
llegó a donde estaba el abad. Y, entrado dentro, estuvo mirando por todas
partes y vista la gran multitud de las mesas puestas y el gran aparato de la
cocina y las demás cosas preparadas para almorzar, se dijo a sí mismo:
«Verdaderamente éste es tan magnífico como se dice».
Y estando a todas estas cosas atento, el senescal del abad, porque era hora
de comer mandó que se diese agua a las manos; Y, dada el agua, sentó a todos
a la mesa. Y sucedió por ventura que Primasso fue puesto precisamente
enfrente de la puerta de la cámara por donde el abad debía salir para venir al
comedor. Era costumbre en aquella corte que sobre las mesas ni vino, ni pan, ni
nada de comer o de beber se ponía nunca si primero no había venido el abad a
sentarse a la mesa.
Habiendo, pues, el senescal puesto las mesas, hizo decir al abad que, cuando
le pluguiese, la comida estaba presta. El abad hizo abrir la cámara para venir a
la sala, y al venir miró hacia adelante, y por ventura el primer hombre en quien
puso los ojos fue Primasso, que bastante pobre estaba de arreos y a quien él no
conocía en persona; y al verlo, incontinenti le vino al ánimo un pensamiento
mezquino y que nunca había tenido, y se dijo: «¡Mira a quién doy a comer lo
mío!».
Y, volviéndose dentro, mandó que cerrasen la cámara y preguntó a los que
estaban con él si alguno de ellos conocía a aquel bellaco que frente a la puerta
de su cámara se sentaba a la mesa. Todos contestaron que no. Primasso, que
tenía ganas de comer como quien había caminado y no estaba acostumbrado a
ayunar, habiendo ya esperado un rato y viendo que el abad no venía, se sacó
del seno uno de los tres panes que había llevado y empezó a comérselo. El
abad, después que pasó algún tanto, mandó a uno de sus familiares que mirase
si se había ido este Primasso. El familiar respondió:
—No, mi señor, sino que come pan, lo que muestra que lo ha traído consigo.
Dijo entonces el abad:
—Pues que coma de lo suyo, si tiene, que del nuestro no comerá hoy.
Habría querido el abad que Primasso se hubiese ido por sí mismo, porque
despedirlo no le parecía bien. Primasso, como se había comido un pan y el
abad no venía, empezó a comer el segundo, lo que igualmente fue dicho al
abad, que había mandado mirar si se había ido. Por último, no viniendo el
abad, Primasso, comido el segundo, empezó a comer el tercero, lo que también
dijeron al abad. El cual empezó a pensar y a decirse:
«Ah, ¿qué novedad es esta que me ha venido hoy al ánimo?, ¿qué avaricia?,
¿qué encono?, ¿y por causa de quién? Yo he dado de comer de lo mío, desde
hace muchos años, a quien lo ha querido comer, sin mirar si gentilhombre o
villano, pobre o rico, mercader o tendero, haya sido; y con mis ojos lo he visto
despedazar a infinitos bellacos y nunca al ánimo me vino este pensamiento que
por éste me ha venido hoy; no me debe de haber atacado tan firmemente la
avaricia por un hombre de poco: algún gran personaje debe ser este que me
parece bellaco, pues que así se me ha embotado el ánimo para honrarlo».
Y, dicho así, quiso saber quién era: y vino a saber que era Primasso, que
había venido aquí a ver lo que había oído de su magnificencia. Y como el abad
le conocía por su fama hacía mucho tiempo como hombre sabio, se avergonzó
y, deseoso de enmienda, de muchas maneras se ingenió en honrarlo. Y después
de comer, como convenía al valor de Primasso, le hizo vestir noblemente, y
dándole dineros y un palafrén, dejó a su arbitrio irse o quedarse; de lo que,
contento Primasso, habiéndole dado las gracias mayores que pudo, a París, de
donde había salido a pie, volvió a caballo.
El señor Cane, que era buen entendedor, sin ninguna otra explicación
entendió óptimamente lo que quería decir Bergamino, y sonriendo le dijo:
—Bergamino, asaz finamente has mostrado tus agravios, tu virtud y mi
avaricia y lo que de mí deseas; y en verdad nunca sino ahora contigo he sido
asaltado por la avaricia, pero la arrojaré de mí con aquel bastón que tú mismo
has inventado.
Y haciendo pagar al huésped de Bergamino, le hizo restituir los tres trajes, y
a él, vestido nobilísimamente con un rico traje suyo, dándole dineros y un
palafrén, dejó por aquella vez en libertad de quedarse o de irse.
NOVELA OCTAVA
Guiglielmo Borsiere, con discretas palabras, reprende la avaricia del señor
Herminio de los Grimaldi.
Se sentaba junto a Filostrato Laureta, la cual, después de que hubo oído
alabar el ingenio de Bergamino y advirtiendo que le correspondía a ella contar
alguna cosa, sin esperar ningún mandato, placenteramente empezó a hablar así.
La novela precedente, queridas compañeras, me induce a contar cómo un
hombre bueno, también cortesano y no sin fruto, reprendió la codicia de un
mercader riquísimo; y ésta, aunque se asemeje al argumento de la pasada, no
deberá por eso seros menos gustosa, pensando que va a acabar bien.
Hubo, pues, en Génova, ya hace mucho tiempo, un gentilhombre llamado
señor Herminio de los Grimaldi que, según era estimado por todos, por sus
grandísimas posesiones y dineros superaba con mucho la riqueza de cualquier
otro ciudadano riquísimo de quien entonces se supiera en Italia; y tanto como
superaba en riqueza a cualquier itálico que fuese, tanto en avaricia y miseria
sobresalía sobre cualquier miserable y avaro que hubiese en el mundo: por lo
que no solamente para honrar a otros tenía la bolsa cerrada, sino en las cosas
necesarias a su propia persona, contra la costumbre general de los genoveses
que acostumbran a vestir noblemente, mantenía él, por no gastar, privaciones
grandísimas, y del mismo modo en el comer y el beber. Por lo que
merecidamente su apellido de Grimaldi le había sido quitado y nadie le
llamaba otra cosa que Herminio Avaricia.
Sucedió que en este tiempo en que él, no gastando, multiplicaba lo suyo,
llegó a Génova un valeroso hombre de corte, cortés y buen decidor, llamado
Guiglielmo Borsiere, en nada semejante a los de hoy que, no sin gran
vergüenza de las corruptas y vituperables costumbres de quienes quieren hoy
ser llamados y reputados por nobles y por señores, parecen más bien asnos
educados en la torpeza de toda la maldad de los hombres más viles que en las
cortes. Y mientras en otros tiempos solía ser su ocupación y consagrarse su
cuidado a concertar paces donde la guerra o las ofensas hubiesen nacido entre
hombres nobles, o a concertar matrimonios, parentescos y amistad, y con
palabras buenas y discretas recrear los ánimos de los fatigados y solazar las
cortes, y con agrias reprensiones, como si fuesen padres, corregir los defectos
de los malos, y todo esto por premios asaz ligeros; hoy en contar mal de unos a
otros, en sembrar cizaña, en decir maldades e ignominias y, lo que es peor, en
hacerlas en presencia de los hombres, en echarse en cara los males, las
vergüenzas y las tristezas, verdaderas y no verdaderas, unos a otros, y con
falsos halagos hacer volver los ánimos nobles a las cosas viles y malvadas, se
ingenian en consumir su tiempo.
Y más es tenido en amor y más honrado y exaltado con premios altísimos
por los señores miserables y descorteses aquel que más abominables palabras
dice o acciones comete: gran vergüenza y digna de reprobación del mundo
presente y prueba muy evidente de que las virtudes, volando de aquí abajo, nos
han abandonado en las heces del vicio a los míseros vivientes.
Pero, volviendo a lo que comenzado había, de lo que el justo enojo me ha
apartado más de lo que pensaba, digo que el ya dicho Guiglielmo fue honrado
y de buena gana recibido por todos los hombres nobles de Génova y que,
habiéndose quedado algunos días en la ciudad y habiendo oído muchas cosas
sobre la miseria y la avaricia del señor Herminio, lo quiso ver. El señor
Herminio había ya oído que este Guiglielmo Borsiere era hombre honrado y
habiendo aún en él, por avaro que fuese, alguna chispita de cortesía, con
palabras asaz amistosas y con alegre gesto le recibió y entró con él en muchos
y variados razonamientos, y conversando le llevó consigo, junto con otros
genoveses que con él estaban, a una casa nueva suya que había mandado hacer
muy hermosa; y después de habérsela mostrado toda, dijo:
—Ah, señor Guiglielmo, vos que habéis visto y oído tantas cosas, ¿me
sabríais mostrar alguna cosa que nunca haya sido vista, que yo pudiese mandar
pintar en la sala de esta casa mía?
A lo que Guiglielmo, oyendo su modo de hablar poco discreto, repuso:
—Señor, algo que nunca se haya visto no creeréis que yo pueda mostraros,
si no son estornudos y otras cosas semejantes; pero si os place, bien os
enseñaré una cosa que vos no creo que hayáis visto nunca.
El señor Herminio dijo:
—Ah, os lo ruego, decidme cuál es —no esperando que él iba a contestarle
lo que le contestó.
A lo que Guiglielmo entonces contestó prestamente:
—Mandad pintar la Cortesía.
Al oír el señor Herminio estas palabras se sintió invadido por una vergüenza
tan grande que tuvo fuerza para hacerle cambiar el ánimo a todo lo contrario de
lo que hasta aquel momento había sido, y dijo:
—Señor Guiglielmo, la haré pintar de manera que nunca ni vos ni otro con
razón podáis decirme que no la haya visto y conocido.
Y de entonces en adelante (con tal virtud fueron dichas las palabras de
Guiglielmo) fue el más liberal y más generoso gentilhombre y el que honró a
los forasteros y a los ciudadanos más que ningún otro que hubiera en Génova
en su tiempo.
NOVELA NOVENA
El rey de Chipre, reprendido por una dama de Gascuña, de cobarde se
transforma en valeroso.
Para Elisa quedaba el último mandato de la reina; y ella, sin esperarlo,
festivamente comenzó:
Jóvenes señoras, ha sucedido muchas veces que aquello que varias
reprensiones y muchos castigos impuestos a alguno no han podido enseñarle,
unas palabras (muchas veces dichas por acaso), no ex propósito, lo han
logrado. Lo que bien aparece en la novela contada por Laureta, y yo, además,
con otra muy breve entiendo demostraros porque, como sea que las cosas
buenas siempre pueden servir de algo, deben seguirse con ánimo atento, sea
quien sea quien las dice.
Digo, pues, que en tiempos del primer rey de Chipre, después de la
conquista de los Santos Lugares hecha por Godofredo de Bouillón, sucedió que
una noble señora de Gascuña fue en peregrinación al Sepulcro, y volviendo de
allí, llegada a Chipre, por algunos hombres criminales fue villanamente
ultrajada; de lo que ella, doliéndose sin hallar consuelo, pensó ir a reclamar al
rey; pero alguien le dijo que se cansaría en balde porque él era de una vida tan
abúlica y tan apocada que, no es que no vengase con su justicia los ultrajes de
otros, sino que soportaba infinitos a él hechos con vituperable vileza, mientras
que quien sufría algún agravio lo desahogaba haciéndole alguna afrenta o
vergüenza. Oyendo lo cual la dama, desesperando de la venganza, para tener
algún consuelo en su dolor, se propuso reprender la miseria del dicho rey; y
yéndose llorando ante él, dijo:
—Señor, no vengo a tu presencia porque espere venganza de la injuria que
me ha sido hecha; sino que en satisfacción de ella te ruego que me enseñes
cómo sufres las que entiendo te son hechas, para que, aprendiendo de ti, pueda
soportar la mía pacientemente, la cual, sábelo Dios de buena gana te daría
puesto que eres tan buen portador de ellas.
El rey, que hasta entonces había sido lento y perezoso, como si se despertase
de un sueño, empezando por la injuria hecha a aquella señora, que vengó
duramente, se hizo severísimo de allí en adelante persecutor de cualquiera que
cometiese alguna cosa contra el honor de su corona.
NOVELA DÉCIMA
El maestro Alberto de Bolonia hace discretamente avergonzar a una señora
que quería avergonzarle a él por estar enamorado de ella.
Quedaba, al callarse Elisa, el último trabajo del novelar a la reina, la cual,
con femenina gracia empezando a hablar, dijo:
Nobles jóvenes, como en las claras noches son las estrellas adorno del cielo
y en la primavera las flores de los verdes prados, así lo son las frases
ingeniosas de las loables costumbres y las conversaciones placenteras; las
cuales, porque son breves, convienen mucho más a las mujeres que a los
hombres, porque más de las mujeres que de los hombres desdice el hablar
mucho y largo (cuando pueda pasarse sin ello), a pesar de que hoy pocas o
ninguna mujer puede que se entienda en agudezas o que, si las oyese, supiera
contestarlas: y vergüenza general es para nosotras y para cuantas están vivas.
Porque aquella virtud que estuvo en el ánimo de nuestras antepasadas, las
modernas la han convertido en adornos del cuerpo, y la que se ve sobre las
espaldas los paños más abigarrados y variegados y con más adornos, se cree
que debe ser tenida en mucho más y mucho más que otras honrada, no
pensando que si en lugar de sobre las espaldas sobre los lomos los llevase, un
asno llevaría más que alguna de ellas: y no por ello habría que honrarle más
que a un asno.
Me avergüenza decirlo porque no puedo nada decir de las demás que contra
mí no diga: ésas tan aderezadas, tan pintadas, tan abigarradas, o como estatuas
de mármol mudas e insensibles están o, así responden, si se les dirige la
palabra, que mucho mejor fuera que se hubiesen callado; y nos hacen creer que
de pureza de ánimo proceda el no saber conversar entre señoras y con los
hombres corteses, y a su gazmoñería le han dado nombre de honestidad como
si ninguna señora honesta hubiera sino aquella que con la camarera o con la
lavandera o con su cocinera hable; porque si la naturaleza lo hubiera querido
como ellas quieren hacerlo creer, de otra manera les hubiera limitado la charla.
La verdad es que, como en las demás cosas, en ésta hay que mirar el tiempo y
el modo y con quién se habla, porque a veces sucede que, creyendo alguna
mujer o algún hombre con alguna frasécula aguda hacer sonrojar a otro, no
habiendo bien medido sus fuerzas con las de quien sea, aquel rubor que sobre
otro ha querido arrojar contra sí mismo lo ha sentido volverse.
Por lo cual, para que sepáis guardaros y para que no se os pueda aplicar a
vosotras aquel proverbio que comúnmente se dice por todas partes de que las
mujeres en todo cogen lo peor siempre, esta última novela de las de hoy, que
me toca decir, quiero que os adiestre, para que así como en nobleza de ánimo
estáis separadas de las demás, así también por la excelencia de las maneras
separadas de las demás os mostréis.
No han pasado todavía muchos años desde que en Bolonia hubo un
grandísimo médico y de clara fama en todo el mundo, y tal vez vive todavía,
cuyo nombre fue maestro Alberto; el cual, siendo ya viejo de cerca de setenta
años, tanta fue la nobleza de su espíritu que, habiéndosele ya del cuerpo partido
casi todo el calor natural, no se rehusó a recibir las amorosas llamas habiendo
visto en una fiesta a una bellísima señora viuda llamada, según dicen algunos,
doña Malgherida de los Ghisolieri; y agradándole sobremanera, no de otro
modo que un jovencillo las recibió en su maduro pecho, hasta tal punto que no
le parecía bien descansar de noche si el día anterior no hubiese visto el
hermoso y delicado rostro de la bella señora. Y por ello, empezó a frecuentar, a
pie o a caballo según lo que más a mano le venía, la calle donde estaba la casa
de esta señora.
Por lo cual, ella y muchas otras señoras se apercibieron de la razón de su
pasar y muchas veces hicieron bromas entre ellas al ver a un hombre tan viejo,
de años y de juicio, enamorado, como si creyeran que esta pasión tan
placentera del amor solamente en los necios ánimos de los jóvenes y no en otra
parte entrase y permaneciese. Por lo que, continuando el pasar del maestro
Alberto, sucedió que un día de fiesta, estando esta señora con otras muchas
señoras sentada delante de su puerta, y habiendo visto de lejos venir al maestro
Alberto hacia ellas, todas con ella se propusieron recibirlo y honrarle y luego
gastarle bromas por este su enamoramiento; y así lo hicieron.
Por lo que, levantándose todas e invitado él, le condujeron a un fresco patio
donde mandaron traer finísimos vinos y dulces; y al final, con palabras
ingeniosas y corteses le preguntaron cómo podía ser aquello de estar él
enamorado de esta hermosa señora sabiendo que era amada de muchos
hermosos, nobles y corteses jóvenes.
El maestro, sintiéndose gentilmente embromado, puso alegre gesto y
respondió:
—Señora, que yo ame no debe maravillar a ningún sabio, y especialmente a
vos, porque os lo merecéis. Y aunque a los hombres viejos les haya quitado la
naturaleza las fuerzas que se requieren para los ejercicios amorosos, no les ha
quitado la buena voluntad ni el conocer lo que deba ser amado, sino que
naturalmente lo conocen mejor porque tienen más conocimiento que los
jóvenes. La esperanza que me mueve a amaros, yo viejo a vos amada de
muchos jóvenes, es ésta: muchas veces he estado en sitios donde he visto a las
mujeres merendando y comiendo altramuces y puerros; y aunque en los
puerros nada es bueno, es menos malo y más agradable a la boca la cabeza,
pero vosotras, generalmente guiadas por equivocado gusto, os quedáis con la
cabeza en la mano y os coméis las hojas, que no sólo no valen nada sino que
son de mal sabor. ¿Y qué sé yo, señora, si al elegir los amantes no hacéis lo
mismo? Y si lo hicieseis, yo sería el que sería elegido por vos, y los otros
despedidos.
La noble señora, juntamente con las otras, avergonzándose un tanto, dijo:
—Maestro, asaz bien y cortésmente nos habéis reprendido de nuestra
presuntuosa empresa; con todo, vuestro amor me es caro, como de hombre
sabio y de pro debe serlo, y por ello, salvaguardando mi honestidad, como a
cosa vuestra mandadme todos vuestros gustos con confianza.
El maestro, levantándose con sus compañeros, agradeció a la señora y
despidiéndose de ella riendo y con fiesta, se fue. Así, la señora, no mirando de
quién se chanceaba, creyendo vencer fue vencida; de lo que vosotras, si sois
prudentes, óptimamente os guardaréis.
Ya estaba el sol inclinado hacia el ocaso y disminuido en gran parte el calor,
cuando las narraciones de las jóvenes y de los jóvenes llegaron a su fin; por lo
cual, su reina placenteramente dijo:
—Ahora ya, queridas compañeras, nada queda a mi gobierno durante la
presente jornada sino daros una nueva reina que, en la venidera, según su
juicio, su vida y la nuestra disponga para una honesta recreación, y mientras el
día dure de aquí hasta la noche (porque quien no se toma algún tiempo por
delante no parece que bien pueda prepararse para el porvenir) y para que
aquello que la nueva reina delibere que sea oportuno para mañana pueda
disponerse, a esta hora me parece que deben empezar las jornadas siguientes. Y
por ello, en reverencia a Aquel por quien todas las cosas viven y es nuestro
consuelo, en esta segunda jornada Filomena, joven discretísima, como reina
guiará nuestro reino.
Y dicho esto, poniéndose en pie y quitándose la guirnalda de laurel, con
reverencia a ella se la puso, y ella primero y después todas las demás y
semejantemente los jóvenes la saludaron como a reina, y a su señorío con
complacencia se sometieron. Filomena, un tanto sonrojada de vergüenza,
viéndose coronada en aquel reino y acordándose de las palabras poco antes
dichas por Pampínea, para no parecer gazmoña, recobrada la osadía,
primeramente confirmó los cargos dados por Pampínea y dispuso lo que para la
mañana siguiente y para la futura cena debía hacerse y quedándose aquí donde
estaban, empezó a hablar así.
—Carísimas compañeras, aunque Pampínea, por su cortesía más que por mi
virtud, me haya hecho reina de todos vosotros, no me siento yo dispuesta a
seguir solamente mi juicio sobre la forma de nuestro vivir, sino el vuestro junto
con el mío, y para que lo que a mí me parece hacer sepáis, y por consiguiente
añadir y disminuir podáis a vuestro gusto, con pocas palabras entiendo
mostrároslo. Si hoy he reparado bien, los modos seguidos por Pampínea me
parece que han sido todos igualmente loables y deleitosos; y por ello, hasta
que, o por demasiada repetición o por otra razón, no nos causen tedio, no
pienso cambiarlos. Habiendo ya, pues, comenzado las órdenes de lo que
hayamos de hacer, levantándonos de aquí, nos iremos a pasear un rato, y
cuando el sol esté poniéndose cenaremos con la fresca y, luego de algunas
cancioncillas y otros entretenimientos, bien será que nos vayamos a dormir.
Mañana, levantándonos con la fresca, semejantemente iremos a solazarnos a
alguna parte como a cada uno le sea más agradable hacer, y como hoy hemos
hecho, igual a la hora debida volveremos a comer; bailaremos, y cuando nos
levantemos de la siesta, aquí donde hoy hemos estado volveremos a novelar, en
lo que me parece haber grandísimo placer y utilidad a un tiempo. Y lo que
Pampínea no ha podido hacer, por haber sido ya tarde elegida para el gobierno,
quiero comenzar a hacerlo, es decir, a restringir dentro de algunos límites
aquello sobre lo cual debamos novelar y decíroslo anticipadamente para que
cada uno tenga tiempo de poder pensar en alguna buena historia sobre el asunto
propuesto para poderla contar; el cual, si os place, sea esta vez que, puesto que
desde el principio del mundo los hombres han sido empujados por la fortuna a
casos diversos, y lo serán hasta el fin, todos debemos contar algo sobre ello:
sobre alguien que, perseguido por diversas contrariedades, haya llegado contra
toda esperanza a buen fin.
Las mujeres y los hombres, todos por igual, alabaron esta orden y aprobaron
que se siguiese; solamente Dioneo, todos los otros habiendo callado ya, dijo:
—Señora mía, como todos éstos han dicho, también digo yo que es
sumamente placentera y encomiable la orden por vos dada; pero como gracia
especial os pido un don, que quiero que me sea confirmado mientras nuestra
compañía dure, y es éste: que yo no sea obligado por esta ley de tener que
contar una historia según un asunto propuesto si no quiero, sino sobre aquello
que más me guste contarlo. Y para que nadie piense que quiero esta gracia
como hombre que no tenga a mano historias, desde ahora me contentaré con
ser él último que la cuente.
La reina, que lo conocía como hombre divertido y festivo, comprendió
justamente que no lo pedía sino por poder a la compañía alegrar con alguna
historia divertida si estuviesen cansados de tanta narración, y con
consentimiento de los demás, alegremente le concedió la gracia; y
levantándose todos, hacia un arroyo de agua clarísima que de un montecillo
descendía a un valle sombreado con muchos árboles, entre piedras lisas y
verdes hierbecillas, con despacioso paso se fueron. Allí descalzos y metiendo
los brazos desnudos en el agua, empezaron a divertirse entre ellos de varias
maneras.
Y al acercarse la hora de la cena volvieron hacia la villa y cenaron con
gusto; después de la cena, hechos traer los instrumentos, mandó la reina que se
iniciase una danza, y conduciéndola Laureta, que Emilia cantase una canción,
acompañada por el laúd de Dioneo. Por cuya orden, Laureta, prestamente,
comenzó una danza y la dirigió, cantando Emilia amorosamente la siguiente
canción:
Tanto me satisface mi hermosura
que en otro amor jamás
ni pensaré ni buscaré ternura.
En ella veo siempre en el espejo
el bien que satisface el intelecto
y ni accidente nuevo o pensar viejo
el bien me quitará que me es dilecto
pues ¿qué otro amable objeto
podré mirar jamás
que dé a mi corazón nueva ternura?
No se escapa este bien cuando deseo,
por sentir un consuelo, contemplarlo,
pues mi placer secunda, y mi recreo
de tan suave manera, que expresarlo
no podría, ni podría experimentarlo
ningún mortal jamás
que no hubiese abrasado tal ternura.
Y yo, que a cada instante más me enciendo,
cuanto más en él fijo la mirada,
toda me doy a él, toda me ofrendo
gustando ya de su promesa amada;
y tanto gozo espero a mi llegada
junto a él, que jamás
ha sentido aquí nadie tal ternura.
Terminada esta balada, que todos habían coreado alegremente, aunque a
muchos les hiciese cavilar su letra, luego de algunas carolas, habiendo pasado
ya una partecilla de la breve noche, plugo a la reina dar fin a la primera
jornada, y mandando encender las antorchas, ordenó que todos se fuesen a
descansar hasta la mañana siguiente; por lo que, cada uno, volviéndose a su
cámara, así hizo.
TERMINA LA PRIMERA JORNADA
SEGUNDA JORNADA
COMIENZA LA SEGUNDA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN LA
QUE, BAJO EL GOBIERNO DE FILOMENA, SE RAZONA SOBRE
QUIENES, PERSEGUIDOS POR DIVERSAS CONTRARIEDADES, HAN
LLEGADO, CONTRA TODA ESPERANZA, A BUEN FIN.
Ya había el sol llevado a todas partes el nuevo día con su luz y los pájaros
daban de ello testimonio a los oídos cantando placenteros versos sobre las
verdes ramas, cuando todas las jóvenes y los tres jóvenes, habiéndose
levantado, se entraron por los jardines y, hollando con lento paso las hierbas
húmedas de rocío, haciéndose bellas guirnaldas acá y allá, recreándose durante
largo rato estuvieron. Y tal como habían hecho el día anterior hicieron el
presente: habiendo comido con la fresca, luego de haber bailado alguna danza
se fueron a descansar y, levantándose de la siesta después de la hora de nona,
como le plugo a su reina, venidos al fresco pradecillo, se sentaron en torno a
ella. Y ella, que era hermosa y de muy amable aspecto, coronada con su
guirnalda de laurel, después de estar callada un poco y de mirar a la cara a toda
su compañía, mandó a Neifile que a las futuras historias diese, con una,
principio; y ella, sin poner ninguna excusa, así, alegre, empezó a hablar:
NOVELA PRIMERA
Martellino, fingiéndose tullido, simula curarse sobre la tumba de San Arrigo y,
conocido su engaño, es apaleado; y después de ser apresado y estar en peligro
de ser colgado, logra por fin escaparse.
Muchas veces sucede, carísimas señoras, que aquel que se ingenia en
burlarse de otro, y máximamente de las cosas que deben reverenciarse, se ha
encontrado sólo con las burlas y a veces con daño de sí mismo; por lo que, para
obedecer el mandato de la reina y dar principio con una historia mía al asunto
propuesto, entiendo contaros lo que, primero desdichadamente y después (fuera
de toda su esperanza) muy felizmente, sucedió a un conciudadano nuestro.
Había, no hace todavía mucho tiempo, un tudesco en Treviso llamado
Arrigo que, siendo hombre pobre, servía como porteador a sueldo a quien se lo
solicitaba y, a pesar de ello, era tenido por todos como hombre de santísima y
buena vida. Por lo cual, fuese verdad o no, sucedió al morir él, según afirman
los trevisanos, que a la hora de su muerte, todas las campanas de la iglesia
mayor de Treviso empezaron a sonar sin que nadie las tocase. Lo que, tenido
por milagro, todos decían que este Arrigo era santo; y corriendo toda la gente
de la ciudad a la casa en que yacía su cuerpo, lo llevaron a guisa de cuerpo
santo a la iglesia mayor, llevando allí cojos, tullidos y ciegos y demás
impedidos de cualquiera enfermedad o defecto, como si todos debieran sanar al
tocar aquel cuerpo.
En tanto tumulto y movimiento de gente sucedió que a Treviso llegaron tres
de nuestros conciudadanos, de los cuales uno se llamaba Stecchi, otro
Martellino y el tercero Marchese, hombres que, yendo por las cortes de los
señores, divertían a la concurrencia distorsionándose y remedando a cualquiera
con muecas extrañas. Los cuales, no habiendo estado nunca allí, se
maravillaron de ver correr a todos y, oído el motivo de aquello, sintieron
deseos de ir a ver y, dejadas sus cosas en un albergue, dijo Marchese:
—Queremos ir a ver este santo, pero en cuanto a mí, no veo cómo podamos
llegar hasta él, porque he oído que la plaza está llena de tudescos y de otra
gente armada que el señor de esta tierra, para que no haya alboroto, hace estar
allí, y además de esto, la iglesia, por lo que se dice, está tan llena de gente que
nadie más puede entrar.
Martellino, entonces, que deseaba ver aquello, dijo:
—Que no se quede por eso, que de llegar hasta el cuerpo santo yo
encontraré bien el modo.
Dijo Marchese:
—¿Cómo?
Repuso Martellino:
—Te lo diré: yo me contorsionaré como un tullido y tú por un lado y Stecchi
por el otro, como si no pudiese andar, me vendréis sosteniendo, haciendo como
que me queréis llevar allí para que el santo me cure: no habrá nadie que, al
vernos, no nos haga sitio y nos deje pasar.
A Marchese y a Stecchi les gustó el truco y, sin tardanza, saliendo del
albergue, llegados los tres a un lugar solitario, Martellino se retorció las manos
de tal manera, los dedos y los brazos y las piernas, y además de ello la boca y
los ojos y todo el rostro, que era cosa horrible de ver; no habría habido nadie
que lo hubiese visto que no hubiese pensado que estaba paralítico y tullido. Y
sujetado de esta manera, entre Marchese y Stecchi, se enderezaron hacia la
iglesia, con aspecto lleno de piedad, pidiendo humildemente y por amor de
Dios a todos los que estaban delante de ellos que les hiciesen sitio, lo que
fácilmente obtenían; y en breve, respetados por todos y todo el mundo
gritando: «¡Haced sitio, haced sitio!», llegaron allí donde estaba el cuerpo de
San Arrigo y, por algunos gentileshombres que estaban a su alrededor, fue
Martellino prestamente alzado y puesto sobre el cuerpo para que mediante
aquello pudiera alcanzar la gracia de la salud.
Martellino, como toda la gente estaba mirando lo que pasaba con él,
comenzó, como quien lo sabía hacer muy bien, a fingir que uno de sus dedos se
estiraba, y luego la mano, y luego el brazo, y así todo entero llegar a estirarse.
Lo que, viéndolo la gente, tan gran ruido en alabanza de San Arrigo hacían que
un trueno no habría podido oírse. Había por acaso un florentino cerca que
conocía muy bien a Martellino, pero que por estar así contorsionado cuando
fue llevado allí no lo había reconocido. El cual, viéndolo enderezado, lo
reconoció y súbitamente empezó a reírse y a decir:
—¡Señor, haz que le duela! ¿Quién no hubiera creído al verlo venir que de
verdad fuese un lisiado?
Oyeron estas palabras unos trevisanos que, incontinenti, le preguntaron:
—¡Cómo! ¿No era éste tullido?
A lo que el florentino repuso:
—¡No lo quiera Dios! Siempre ha sido tan derecho como nosotros, pero
sabe mejor que nadie, como habéis podido ver, hacer estas burlas de
contorsionarse en las posturas que quiere.
Como hubieron oído esto, no necesitaron otra cosa: por la fuerza se abrieron
paso y empezaron a gritar:
—¡Coged preso a ese traidor que se burla de Dios y de los santos, que no
siendo tullido ha venido aquí para escarnecer a nuestro santo y a nosotros
haciéndose el tullido!
Y, diciendo esto, le echaron las manos encima y lo hicieron bajar de donde
estaba, y cogiéndole por los pelos y desgarrándole todos los vestidos
empezaron a darle puñetazos y puntapiés, y no se consideraba hombre quien no
corría a hacer lo mismo. Martellino gritaba:
—¡Piedad, por Dios!
Y se defendía cuanto podía, pero no le servía de nada: las patadas que le
daban se multiplicaban a cada momento. Viendo lo cual, Stecchi y Marchese
empezaron a decirse que la cosa se ponía mal; y temiendo por sí mismos, no se
atrevían a ayudarlo, gritando junto con los otros que le matasen, aunque
pensando sin embargo cómo podrían arrancarlo de manos del pueblo. Que le
hubiera matado con toda certeza si no hubiera habido un expediente que
Marchese tomó súbitamente: que, estando allí fuera toda la guardia de la
señoría, Marchese, lo antes que pudo se fue al que estaba en representación del
corregidor y le dijo:
—¡Piedad, por Dios! Hay aquí algún malvado que me ha quitado la bolsa
con sus buenos cien florines de oro; os ruego que lo prendáis para que pueda
recuperar lo mío.
Súbitamente, al oír esto, una docena de soldados corrieron a donde el mísero
Martellino era trasquilado sin tijeras y, abriéndose paso entre la muchedumbre
con las mayores fatigas del mundo, todo apaleado y todo roto se lo quitaron de
entre las manos y lo llevaron al palacio del corregidor, adonde, siguiéndole
muchos que se sentían escarnecidos por él, y habiendo oído que había sido
preso por descuidero, no pareciéndoles hallar más justo título para traerle
desgracia, empezaron a decir todos que les había dado el tirón también a sus
bolsas. Oyendo todo lo cual, el juez del corregidor, que era un hombre rudo,
llevándoselo prestamente aparte le empezó a interrogar.
Pero Martellino contestaba bromeando, como si nada fuese aquella prisión;
por lo que el juez, alterado, haciéndolo atar con la cuerda le hizo dar unos
buenos saltos, con ánimo de hacerle confesar lo que decían para después
ahorcarlo. Pero luego que se vio con los pies en el suelo, preguntándole el juez
si era verdad lo que contra él decían, no valiéndole decir no, dijo:
—Señor mío, estoy presto a confesaros la verdad, pero haced que cada uno
de los que me acusan diga dónde y cuándo les he quitado la bolsa, y os diré lo
que yo he hecho y lo que no.
Dijo el juez:
—Que me place.
Y haciendo llamar a unos cuantos, uno decía que se la había quitado hace
ocho días, el otro que seis, el otro que cuatro, y algunos decían que aquel
mismo día. Oyendo lo cual, Martellino dijo:
—Señor mío, todos estos mienten con toda su boca: y de que yo digo la
verdad os puedo dar esta prueba, que nunca había estado en esta ciudad y que
no estoy en ella sino desde hace poco; y al llegar, por mi desventura, fui a ver a
este cuerpo santo, donde me han trasquilado todo cuanto veis; y que esto que
digo es cierto os lo puede aclarar el oficial del señor que registró mi entrada, y
su libro y también mi posadero. Por lo que, si halláis cierto lo que os digo, no
queráis a ejemplo de esos hombres malvados destrozarme y matarme.
Mientras las cosas estaban en estos términos, Marchese y Stecchi, que
habían oído que el juez del corregidor procedía contra él sañudamente, y que
ya le había dado tortura, temieron mucho, diciéndose:
—Mal nos hemos industriado; le hemos sacado de la sartén para echarlo en
el fuego.
Por lo que, moviéndose con toda presteza, buscando a su posadero, le
contaron todo lo que les había sucedido; de lo que, riéndose éste, les llevó a ver
a un Sandro Agolanti que vivía en Treviso y tenía gran influencia con el señor,
y contándole todo por su orden, le rogó que con ellos interviniera en las
hazañas de Martellino, y así se hizo. Y los que fueron a buscarlo le encontraron
todavía en camisa delante del juez y todo desmayado y muy temeroso porque
el juez no quería oír nada en su descargo, sino que, como por acaso tuviese
algún odio contra los florentinos, estaba completamente dispuesto a hacerlo
ahorcar y en ninguna guisa quería devolverlo al señor, hasta que fue obligado a
hacerlo contra su voluntad.
Y cuando estuvo ante él, y le hubo dicho todas las cosas por su orden, pidió
que como suma gracia le dejase irse porque, hasta que en Florencia no
estuviese, siempre le parecería tener la soga al cuello. El señor rió grandemente
de semejante aventura y, dándoles un traje por hombre, sobrepasando la
esperanza que los tres tenían de salir con bien de tal peligro, sanos y salvos se
volvieron a su casa.
NOVELA SEGUNDA
Rinaldo de Asti, robado, va a parar a Castel Guiglielmo y es albergado por
una señora viuda, y, desagraviado de sus males, sano y salvo vuelve a su casa.
De las desventuras de Martellino contadas por Neifile rieron las damas
desmedidamente, y sobre todo entre los jóvenes Filostrato, a quien, como
estaba sentado junto a Neifile, mandó la reina que la siguiese en el novelar; y
sin esperar, comenzó:
Bellas señoras, me siento inclinado a contaros una historia sobre cosas
católicas entremezcladas con calamidades y con amores, la cual será por
ventura útil haberla oído, especialmente a quienes por los peligrosos caminos
del amor son caminantes, de los cuales quien no haya rezado el padrenuestro
de San Julián muchas veces, aunque tenga buena cama, se hospeda mal.
Había, pues, en tiempos del marqués Azzo de Ferrara un mercader llamado
Rinaldo de Asti que, por sus negocios, había ido a Bolonia; a los que habiendo
provisto y volviendo a casa, le sucedió que, habiendo salido de Ferrara y
caminando hacia Verona, se topó con unos que parecían mercaderes y eran
unos malhechores y hombres de mala vida y condición y, discurriendo con
ellos, siguió incautamente en su compañía.
Éstos, viéndole mercader y juzgando que debía llevar dineros, deliberaron
entre sí que a la primera ocasión le robarían, y por ello, para que no sintiera
ninguna sospecha, como hombres humildes y de buena condición, sólo de
cosas honradas y de lealtad iban hablando con él, haciéndose todo lo que
podían y sabían humildes y benignos a sus ojos, por lo que él reputaba por gran
ventura haberlos encontrado ya que iba solo con su criado y su caballo. Y así
caminando, de una cosa en otra, como suele pasar en las conversaciones,
llegaron a discurrir sobre las oraciones que los hombres dirigen a Dios. Y uno
de los malhechores, que eran tres, dijo a Rinaldo:
—Y vos, gentilhombre, ¿qué oración acostumbráis a rezar cuando vais de
camino?
A lo que Rinaldo repuso:
—En verdad yo soy hombre asaz ignorante y rústico, y pocas oraciones
tengo a mano como que vivo a la antigua y cuento dos sueldos por veinticuatro
dineros, pero no por ello he dejado de tener por costumbre al ir de camino rezar
por la mañana, cuando salgo del albergue, un padrenuestro y un avemaría por
el alma del padre y de la madre de San Julián, después de lo que pido a Dios y
a él que la noche siguiente me deparen buen albergue. Y ya muchas veces me
he visto, yendo de camino, en grandes peligros, y escapando a todos los cuales,
he estado la noche siguiente en un buen lugar y bien albergado; por lo que
tengo firme fe en que San Julián, en cuyo honor lo digo, me haya conseguido
de Dios esta gracia; no me parece que podría andar bien el día, ni llegar bien la
noche siguiente, si no lo hubiese rezado por la mañana.
A lo cual, el que le había preguntado dijo:
—Y hoy de mañana, ¿lo habéis dicho?
A lo que Rinaldo respondió:
—Ciertamente.
Entonces aquél, que ya sabía lo que iba a sucederle, dijo para si— «Falta te
hará, porque, si no fallamos, vas a albergarte mal según me parece». Y luego le
dijo:
—Yo también he viajado mucho y nunca lo he rezado, aunque lo haya oído
a muchos recomendar, y nunca me ha sucedido que por ello dejase de
albergarme bien; y esta noche por ventura podréis ver quién se albergará mejor,
o vos que lo habéis dicho o yo que no lo he dicho. Bien es verdad que yo en su
lugar digo el Dirupisti o la Intemerata o el De Profundis que son, según una
abuela mía solía decirme, de grandísima virtud.
Y hablando así de varias cosas y continuando su camino, y esperando lugar
y ocasión para su mal propósito, sucedió que, siendo ya tarde, del otro lado de
Castel Guiglielmo, al vadear un río aquellos tres, viendo la hora tardía y el
lugar solitario y oculto, lo asaltaron y lo robaron, y dejándolo a pie y en
camisa, yéndose, le dijeron:
—Anda y mira a ver si tu San Julián te da esta noche buen albergue, que el
nuestro bien nos lo dará.
Y, vadeando el río, se fueron. El criado de Rinaldo, viendo que lo asaltaban,
como vil, no hizo nada por ayudarle, sino que dando la vuelta al caballo sobre
el que estaba, no se detuvo hasta estar en Castel Guiglielmo, y entrando allí,
siendo ya tarde, sin ninguna dificultad encontró albergue.
Rinaldo, que se había quedado en camisa y descalzo, siendo grande el frío y
nevando todavía mucho, no sabiendo qué hacerse, viendo llegada ya la noche,
temblando y castañeteándole los dientes, empezó a mirar alrededor en busca de
algún refugio donde pudiese estar durante la noche sin morirse de frío; pero no
viendo ninguno porque no hacía mucho que había habido guerra en aquella
comarca y todo había ardido, empujado por el frío, se enderezó, trotando, hacia
Castel Guiglielmo, no sabiendo sin embargo que su criado hubiese huido allí o
a ningún otro sitio, y pensando que si pudiera entrar allí, algún socorro le
mandaría Dios.
Pero la noche cerrada le cogió cerca de una milla alejado del burgo, por lo
que llegó allí tan tarde que, estando las puertas cerradas y los puentes
levantados, no pudo entrar dentro. Por lo cual, llorando doliente y
desconsoladamente, miraba alrededor dónde podría ponerse que al menos no le
nevase encima; y por azar vio una casa sobre las murallas del burgo algo
saliente hacia afuera, bajo cuyo saledizo pensó quedarse hasta que fuese de día;
y yéndose allí y habiendo encontrado una puerta bajo aquel saledizo, como
estaba cerrada, reuniendo a su pie alguna paja que por allí cerca había, triste y
doliente se quedó, muchas veces quejándose a San Julián, diciéndole que no
era digno de la fe que había puesto en él.
Pero San Julián, que le quería bien, sin mucha tardanza le deparó un buen
albergue. Había en este burgo una señora viuda, bellísima de cuerpo como la
que más, a quien el marqués Azzo amaba tanto como a su vida y aquí a su
disposición la hacía estar. Y vivía la dicha señora en aquella casa bajo cuyo
saledizo Rinaldo se habla ido a refugiar. Y el día anterior por acaso había el
marqués venido aquí para yacer por la noche con ella, y en su casa misma
secretamente había mandado prepararle un baño y suntuosamente una cena.
Y estando todo presto, y nada sino la llegada del marqués esperando ella,
sucedió que un criado llegó a la puerta que traía nuevas al marqués por las
cuales tuvo que ponerse en camino súbitamente; por lo cual, mandando decir a
la señora que no lo esperase, se marchó prestamente. Con lo que la mujer, un
tanto desconsolada, no sabiendo qué hacer, deliberó meterse en el baño
preparado para el marqués y después cenar e irse a la cama; y así, se metió en
el baño. Estaba este baño cerca de la puerta donde el pobre Rinaldo estaba
acostado fuera de la ciudad; por lo que, estando la señora en el baño, sintió el
llanto y la tiritona de Rinaldo, que parecía haberse convertido en cigüeña. Y
llamando a su criada, le dijo:
—Vete abajo y mira fuera de los muros al pie de esa puerta quién hay allí, y
quién es y lo que hace.
La criada fue y, ayudándola la claridad del aire, vio al que en camisa y
descalzo estaba allí, como se ha dicho, y todo tiritando; por lo que le preguntó
quién era. Y Rinaldo, temblando tanto que apenas podía articular palabra,
quién fuese y cómo y por qué estaba allí, lo más breve que pudo le dijo y luego
lastímeramente comenzó a rogarle que, si fuese posible, no lo dejase allí
morirse de frío durante la noche. La criada, sintiéndose compadecida, volvió a
la señora y todo le dijo; y ella, también sintiendo piedad, se acordó que tenía la
llave de aquella puerta, que algunas veces servía a las ocultas entradas del
marqués, y dijo:
—Ve y ábrele sin hacer ruido; aquí está esta cena que no habría quien la
comiese, y para poderlo albergar hay de sobra.
La criada, habiendo alabado mucho la humanidad de la señora, fue y le
abrió; y habiéndolo hecho entrar, viéndolo casi yerto, le dijo la señora:
—Pronto, buen hombre, entra en aquel baño, que todavía está caliente.
Y él, sin esperar más invitaciones, lo hizo de buena gana, y todo
reconfortado con aquel calor, de la muerte a la vida le pareció haber vuelto. La
señora le hizo preparar ropas que habían sido de su marido, muerto poco
tiempo antes, y cuando las hubo vestido parecían hechas a su medida; y
esperando qué le mandaba la señora, empezó a dar gracias a Dios y a San
Julián que de una noche tan mala como la que le esperaba le habían librado y a
buen albergue, por lo que parecía, conducido. Después de esto, la señora, algo
descansada, habiendo ordenado hacer un grandísimo fuego en la chimenea de
uno de sus salones, se vino allí y preguntó qué era de aquel buen hombre. A lo
que la criada respondió:
—Señora mía, se ha vestido y es un buen mozo y parece persona de bien y
de buenas maneras.
—Ve, entonces —dijo la señora—, y llámalo, y dile que se venga aquí al
fuego, y así cenará, que sé que no ha cenado.
Rinaldo, entrando en el salón y viendo a la señora y pareciéndole principal,
la saludó reverentemente y las mayores gracias que supo le dio por el beneficio
que le había hecho. La señora lo vio y lo escuchó, y pareciéndole lo que la
criada le había dicho, lo recibió alegremente y con ella familiarmente le hizo
sentarse al fuego y le preguntó sobre la desventura que le había conducido allí,
y Rinaldo le narró todas las cosas por su orden. Había la señora, por la llegada
del criado de Rinaldo al castillo, oído algo de ello por lo que enteramente creyó
en lo que él le contaba, y también le dijo lo que de su criado sabía y cómo
fácilmente podría encontrarlo a la mañana siguiente.
Pero luego que la mesa fue puesta como la señora quiso, Rinaldo con ella,
lavadas las manos, se puso a cenar. Él era alto de estatura, y hermoso y
agradable de rostro y de maneras asaz loables y graciosas, y joven de mediana
edad; y la señora, habiéndole ya muchas veces puesto los ojos encima y
apreciándolo mucho, y ya, por el marqués que con ella debía venir a acostarse
teniendo el apetito concupiscente despierto en la mente, después de la cena,
levantándose de la mesa, con su criada se aconsejó si le parecía bien que ella,
puesto que el marqués la había burlado, usase de aquel bien que la fortuna le
había enviado. La criada, conociendo el deseo de su señora, cuanto supo y
pudo la animó a seguirlo; por lo que la señora, volviendo al fuego donde había
dejado solo a Rinaldo, empezando a mirarlo amorosamente, le dijo:
—¡Ah, Rinaldo!, ¿por qué estáis tan pensativo? ¿No creéis poder resarciros
de un caballo y de unos cuantos paños que habéis perdido? Confortaos, poneos
alegre, estáis en vuestra casa; y más quiero deciros: que, viéndoos con esas
ropas encima, que fueron de mi difunto marido, pareciéndome vos él mismo,
me han venido esta noche más de cien veces deseos de abrazaros y de besaros,
y si no hubiera temido desagradaros por cierto que lo habría hecho.
Rinaldo, oyendo estas palabras y viendo el relampaguear de los ojos de la
mujer, como quien no era un mentecato, se fue a su encuentro con los brazos
abiertos y dijo:
—Señora mía, pensando que por vos puedo siempre decir que estoy vivo, y
mirando aquello de donde me sacasteis, gran vileza sería la mía si yo todo lo
que pudiera seros agradable no me ingeniase en hacer; y así, contentad vuestro
deseo de abrazarme y besarme, que yo os abrazaré y os besaré más que a gusto.
Después de esto no necesitaron más palabras. La mujer, que ardía toda en
amoroso deseo, prestamente se le echó en los brazos; y después que mil veces,
estrechándolo deseosamente, le hubo besado y otras tantas fue besada por él,
levantándose de allí se fueron a la alcoba y sin esperar, acostándose,
plenamente y muchas veces, hasta que vino el día, sus deseos cumplieron.
Pero luego que empezó a salir la aurora, como plugo a la señora,
levantándose, para que aquello no pudiera ser sospechado por nadie, dándole
algunas ropas asaz mezquinas y llenándole la bolsa de dineros, rogándole que
todo aquello tuviese secreto, habiéndole enseñado primero qué camino debiese
seguir para llegar dentro a buscar a su criado, por aquella portezuela por donde
había entrado le hizo salir.
Él, al aclararse el día, dando muestras de venir de más lejos, abiertas las
puertas, entró en aquel burgo y encontró a su criado; por lo que, vistiéndose
con ropas suyas que en el equipaje tenía, y pensando en montarse en el caballo
del criado, casi por milagro divino sucedió que los tres malhechores que la
noche anterior le habían robado, por otra maldad hecha después, apresados,
fueron llevados a aquel castillo y, por su misma confesión, le fue restituido el
caballo, los paños y los dineros y no perdió más que un par de ligas de las
medías de las que no sabían los malhechores qué habían hecho.
Por lo cual Rinaldo, dándole gracias a Dios y a San Julián, montó a caballo,
y sano y salvo volvió a su casa; y a los tres malhechores, al día siguiente, los
llevaron a agitar los pies en el aire.
NOVELA TERCERA
Tres jóvenes, malgastando sus bienes, se empobrecen; y un sobrino suyo, que
al volver a casa desesperado tiene como compañero de camino a un abad,
encuentra que éste es la hija del rey de Inglaterra, la cual le toma por marido
y repara los descalabros de sus tíos restituyéndoles en su buen estado.
Fueron oídas con admiración las aventuras de Rinaldo de Asti por las
señoras y los jóvenes y alabada su devoción, y dadas gracias a Dios y a San
Julián que le habían prestado socorro en su mayor necesidad, y no fue por ello
(aunque esto se dijese medio a escondidas) reputada por necia la señora que
había sabido coger el bien que Dios le había mandado a casa. Y mientras que
sobre la buena noche que aquél había pasado se razonaba entre sonrisas
maliciosas, Pampínea, que se veía al lado de Filostrato, apercibiéndose, así
como sucedió, que a ella le tocaba la vez, recogiéndose en sí misma, empezó a
pensar en lo que debía contar; y luego del mandato de la reina, no menos
atrevida que alegre empezó a hablar así:
Valerosas señoras, cuanto más se habla de los hechos de la fortuna, tanto
mas, a quien quiere bien mirar sus casos, queda por contar; y de ello nadie debe
maravillarse si discretamente piensa que todas las cosas que nosotros
neciamente nuestras llamamos están en sus manos y por consiguiente, por ella,
según su oculto juicio, sin ninguna pausa, de uno en otro y de otro en uno
sucesivamente sin ningún orden conocido por nosotros son cambiadas. Lo que,
aunque con plena fidelidad, en todas las cosas y todo el día se muestre, y
además haya sido antes mostrado en algunas historias, no dejaré (ya que place
a nuestra reina que de ello se hable), tal vez no sin utilidad de los oyentes, de
añadir a las contadas una historia más, que pienso que deberá agradaros.
Hubo en nuestra ciudad un caballero cuyo nombre era micer Tebaldo, el
cual, según quieren algunos, fue de los Lamberti y otros afirman haber sido de
los Agolanti, fundándose tal vez, más que en otra cosa, en el oficio que sus
hijos después de él han hecho, conforme al que siempre los Agolanti han hecho
y hacen. Pero dejando a un lado a cuál de las dos casas perteneciese, digo que
fue éste en sus tiempos riquísimo caballero y tuvo tres hijos, el primero de los
cuales tuvo por nombre Lamberto, el segundo Tebaldo y el tercero Agolante,
ya hermosos y corteses jóvenes, aunque el mayor no llegase a dieciocho años,
cuando este riquísimo micer Tebaldo vino a morir, y a ellos, como a sus
herederos legítimos, todos sus bienes muebles e inmuebles dejó.
Los cuales, viéndose quedar riquísimos en campesinos y en posesiones, sin
ningún otro gobierno sino su propio placer, sin ningún freno ni contención
empezaron a gastar teniendo numerosísimos criados y muchos y buenos
caballos y perros y aves y continuamente huéspedes, dando y justando y
haciendo no solamente lo que a gentileshombres corresponde, sino también
aquello que en su apetito juvenil les venía en gana hacer. Y no habían llevado
mucho tiempo tal vida cuando el tesoro dejado por el padre disminuyó y no
bastándoles para los comenzados gastos sus rentas, comenzaron a empeñar y a
vender las posesiones; y hoy una, mañana otra vendiendo, apenas se dieron
cuenta cuando se vieron venidos a la nada y se abrieron a la pobreza sus ojos,
que la riqueza había tenido cerrados.
Por lo cual Lamberto, llamando un día a los otros dos, les dijo cuán grande
había sido la honorabilidad del padre y cuánta la suya, y cuánta su riqueza y
cuál la pobreza a la que por su desordenado gastar habían venido; y lo mejor
que supo, antes de que más aparente fuese su miseria, les animó a vender con
él mismo lo poco que les quedaba y a irse; y así lo hicieron.
Y sin despedirse ni hacer ninguna pompa, salidos de Florencia, no se
detuvieron hasta que estuvieron en Inglaterra, y allí, tomando una casita en
Londres, haciendo pequeñísimos gastos, duramente comenzaron a prestar a
usura; y tan favorable les fue la fortuna en este lugar que en pocos años una
grandísima cantidad de dineros ganaron. Por lo cual, con ellos, sucesivamente
uno u otro volviendo a Florencia, gran parte de sus posesiones volvieron a
comprar y muchas otras compraron además de aquéllas, y tomaron mujer; y,
para continuar prestando en Inglaterra, a atender sus negocios mandaron a un
joven sobrino suyo que tenía por nombre Alessandro, y ellos tres en Florencia,
habiendo olvidado a qué partido les había llevado el desmedido gasto otras
veces, a pesar de que con familia todos habían venido, más que nunca
excesivamente gastaban y tenían sumo crédito con todos los mercaderes y por
cualquier cantidad grande de dinero.
Los cuales gastos unos cuantos años ayudó a sostener la moneda que les
mandaba Alessandro, que se había puesto a prestar a barones sobre sus castillos
y otras rentas suyas, los cuales con grandes rendimientos bien le respondían. Y
mientras así los tres hermanos abundantemente gastaban y cuando les faltaba
dinero lo tomaban en préstamo, teniendo siempre su esperanza en Inglaterra,
sucedió que, contra la opinión de todos, comenzó en Inglaterra una guerra entre
el rey y un hijo suyo por la cual se dividió toda la isla, y quién apoyaba a uno y
quién al otro: por la cual cosa fueron todos los castillos de los barones quitados
a Alessandro y no había ninguna otra renta que de algo le respondiese. Y
esperándose que cualquier día entre el hijo y el padre debía hacerse la paz y por
consiguiente todas las cosas restituidas a Alessandro, rendimientos y capital,
Alessandro de la isla no se iba, y los tres hermanos, que en Florencia estaban,
en nada sus gastos grandísimos limitaban, tomando prestado más cada día.
Pero luego de que en muchos años ningún efecto se vio seguir a la esperanza
tenida, los tres hermanos no sólo el crédito perdieron sino que, queriendo
aquellos a quienes debían ser pagados, fueron súbitamente presos; y no
bastando sus posesiones para pagar, por lo que faltaba quedaron en prisión, y
de sus mujeres y los hijos pequeños quién se fue al campo y quién aquí y quién
allá con bastante pobres avíos, no sabiendo ya qué debiesen esperar sino mísera
vida siempre.
Alessandro, que en Inglaterra la paz muchos años esperado había, viendo
que no llegaba y pareciéndole que se quedaba allí no menos con peligro de su
vida que en vano, habiendo deliberado volver a Italia solo, se puso en camino.
Y por acaso, al salir de Brujas, vio que salía igualmente un abad blanco
acompañado de muchos monjes y con muchos criados y precedido de gran
equipaje; junto al cual venían dos caballeros viejos y parientes del rey, a los
cuales; como a conocidos, acercándose Alessandro, por ellos en su compañía
fue de buena gana recibido. Caminando, pues, Alessandro con ellos,
graciosamente les preguntó quiénes fuesen los monjes que con tanto séquito
cabalgaban delante y a dónde iban. A lo que uno de los caballeros repuso:
—Este que cabalga delante es un joven pariente nuestro, recientemente
elegido abad de una de las mayores abadías de Inglaterra; y porque es más
joven de lo que las leyes mandan para tal dignidad, vamos nosotros con él a
Roma a impetrar del santo padre que, a pesar de su tierna edad, lo dispense y
luego en la dignidad lo confirme: porque esto no se puede tratar con nadie más.
Caminando, pues, el novel abad ora delante de sus criados ora junto a ellos,
así como vemos que hacen todos los días por los caminos los señores, le
sucedió ver a Alessandro junto a él al caminar, el cual era asaz joven, en la
persona y en el rostro hermosísimo y, cuanto cualquiera podía serlo, cortés y
agradable y de buenas maneras; el cual maravillosamente le gustó a primera
vista más que nada le había gustado nunca, y llamándolo junto a sí, con él
empezó a conversar placenteramente y a preguntarle quién era, de dónde venía
y adónde iba. A lo cual Alessandro todo sobre su condición francamente dijo y
satisfizo sus preguntas, y él mismo a su servicio, aunque poco pudiese, se
ofreció. El abad, oyendo su conversar bello y ordenado y más detalladamente
considerando sus maneras, y pensando para sí que a pesar de que su oficio
había sido servil, era gentilhombre, más en su agrado se encendió; y ya lleno
de compasión por sus desgracias, asaz familiarmente le confortó y le dijo que
tuviera buena esperanza porque, si hombre de pro era, aún Dios le repondría en
donde la fortuna le había arrojado y aún más arriba; y le rogó que, puesto que
hacia Toscana iba, quisiera quedarse en su compañía, como fuese que él
también allí iba. Alessandro le dio gracias por el consuelo y le dijo que estaba
pronto a todos sus mandatos. Caminando, pues, el abad, en cuyo pecho se
revolvían extrañas cosas sobre el visto Alessandro, sucedió que después de
algunos días llegaron a una villa que no estaba demasiado ricamente provista
de albergues, y queriendo allí albergar al abad, Alessandro en casa de un
posadero que le era muy conocido le hizo desmontar y le hizo preparar una
alcoba en el lugar menos incómodo de la casa. Y, convertido ya casi en
mayordomo del abad, como quien estaba muy avezado a ello, como mejor
pudo alojando por la villa a todo el séquito, quién aquí y quién allí, habiendo
ya cenado el abad y ya siendo noche cerrada, y todos los hombres idos a
dormir, Alessandro preguntó al posadero dónde podría dormir él. A lo que el
posadero le respondió:
—En verdad que no lo sé; ves que todo está lleno, y puedes ver a mis
criados dormir en los bancos, pero en la alcoba del abad hay unos arcones a los
que te puedo llevar y poner encima algún colchón y allí, si te parece bien,
como mejor puedas acuéstate esta noche.
A lo que Alessandro dijo:
—¿Cómo voy a ir a la alcoba del abad, que sabes que es pequeña y por su
estrechez no ha podido acostarse allí ninguno de sus monjes? Si yo me hubiera
dado cuenta de ello cuando se corrieron las cortinas habría hecho dormir sobre
los arcones a sus monjes y yo me habría quedado donde los monjes duermen.
A lo que el posadero dijo:
—Pero así está el asunto, y puedes, si quieres, estar allí lo mejor del mundo;
el abad duerme y las cortinas están corridas, yo te traeré sin hacer ruido una
manta, ve a dormir.
Alessandro viendo que esto podía hacerse sin ninguna molestia para el abad,
dio su acuerdo, y lo más calladamente que pudo se acomodó allí. El abad, que
no dormía, sino que pensaba vehementemente en sus extraños deseos, oía lo
que el posadero y Alessandro hablaban, y también había oído dónde se había
acostado Alessandro; por lo que entre sí, muy contento, empezó a decir:
—Dios ha mandado ocasión a mis deseos; si no la aprovecho, por acaso no
volverá en mucho tiempo.
Y decidiéndose del todo a aprovecharla, pareciéndole todo reposado en el
albergue, con baja voz llamó a Alessandro y le dijo que se acostase junto a él;
el cual, luego de muchas negativas, desnudándose se acostó allí. El abad,
poniéndole la mano en el pecho le empezó a tocar no de otra manera que
suelen hacer las deseosas jóvenes a sus amantes; de lo que Alessandro se
maravilló mucho, y dudó si el abad, impulsado por deshonesto amor, se movía
a tocarlo de aquella manera. La cual duda, o por presumirla o por algún gesto
que Alessandro hiciese, súbitamente conoció el abad, y sonrió: y prontamente
quitándose una camisa que llevaba encima tomó la mano de Alessandro y se la
puso sobre el pecho diciéndole:
—Alessandro, arroja fuera tus pensamientos necios, y buscando aquí,
conoce lo que escondo.
Alessandro, puesta la mano sobre el pecho del abad, encontró dos teticas
redondas y firmes y delicadas, no de otro modo que si hubieran sido de marfil;
encontradas las cuales y conocido en seguida que éste era mujer, sin esperar
otra invitación, abrazándola prontamente la quería besar, cuando ella le dijo:
—Antes de que te acerques, escucha lo que quiero decirte. Como puedes
conocer, soy mujer y no hombre; y, doncella, me partí de mi casa y al papa iba
a que me diera marido: o por tu ventura o por mi desdicha, al verte el otro día,
así me hizo arder por ti Amor como mujer no hubo nunca que tanto amase a un
hombre; y por ello he deliberado quererte por marido antes que a ningún otro.
Si no me quieres por mujer, salte de aquí en seguida y vuelve a tu sitio.
Alessandro, aunque no la conocía, considerando la compañía que llevaba,
estimó que debía ser noble y rica, y hermosísima la veía; por lo que, sin
demasiado largo pensamiento, repuso que, si le placía aquello, a él mucho le
agradaba. Ella entonces, levantándose y sentándose sobre la cama, delante de
una tablilla donde estaba la efigie de Nuestro Señor, poniéndole en la mano un
anillo, se hizo desposar por él y después, abrazados juntos, con gran placer de
cada una de las partes, cuanto quedaba de aquella noche se solazaron.
Y conviniendo entre ellos el modo y la manera para los hechos futuros, al
venir el día, Alessandro por el mismo lugar de la alcoba saliendo que había
entrado, sin saber ninguno dónde hubiese dormido durante la noche, alegre
sobremanera, con el abad y con su compañía se puso en camino, y luego de
muchas jornadas llegaron a Roma. Y allí, después de que algunos días se
hubieron quedado, el abad con los dos caballeros y con Alessandro, sin nadie
más, entraron a ver al papa; y hecha la debida reverencia, así comenzó a hablar
el abad:
—Santo padre, así como vos mejor que nadie debéis saber, todos los que
iban y honestamente quieren vivir deben, en cuanto pueden, huir toda ocasión
que a obrar de otro modo pudiese conducirles; lo cual para que yo, que
honestamente vivir deseo, pudiese hacer cumplidamente, en el hábito en que
me veis escapada secretamente con grandísima parte de los tesoros del rey de
Inglaterra, mi padre, el cual al rey de Escocia, señor viejísimo, siendo yo joven
como me veis, me quería dar por mujer, para venir aquí, a fin de que vuestra
santidad me diese marido, me puse en camino. Y no me hizo tanto huir la vejez
del rey de Escocia cuanto el temor de hacer, por la fragilidad de mi juventud, si
con él fuese casada, algo que fuese contra las divinas leyes y contra el honor de
la sangre real de mi padre. Y así dispuesta viniendo, Dios, el cual sólo
óptimamente conoce lo que cada uno ha menester, creo que por su
misericordia, a aquel a quien a Él placía que fuese mi marido me puso delante
de los ojos: y aquél fue este joven —y mostró a Alessandro que vos veis junto
a mí, cuyas costumbres y mérito son dignos de cualquier gran señora, aunque
quizá la nobleza de su sangre no sea tan clara como es la real. A él, pues, he
tomado y a él quiero, y no tendré nunca a nadie más, parézcale lo que le
parezca de ello a mi padre o a los demás, por lo que la principal razón que me
movió ha desaparecido; pero me complació completar el camino, tanto por
visitar los santos lugares y dignos de reverencia, de los cuales está llena esta
ciudad, como a vuestra santidad, y también para que por vos el matrimonio
contraído entre Alessandro y yo solamente en la presencia de Dios, hiciera yo
público ante la vuestra y consiguientemente ante la presencia de los demás
hombres. Por lo que humildemente os ruego que aquello que a Dios y a mí ha
placido os sea grato y que me deis vuestra bendición, para que con ella, como
con mayor certidumbre del placer de Aquel del cual sois vicario, podamos
juntos, a honor de Dios y vuestro, vivir y finalmente morir.
Maravillóse Alessandro oyendo que su mujer era hija del rey de Inglaterra, y
se llenó de extraordinaria alegría oculta; pero más se maravillaron los dos
caballeros y tanto se enojaron que si en otra parte y no delante del papa
hubieran estado, habrían a Alessandro y tal vez a la mujer hecho alguna
villanía.
Por otra parte, el papa se maravilló mucho tanto del hábito de la mujer como
de su elección; pero sabiendo que no se podía dar vuelta atrás, quiso satisfacer
su ruego y primeramente consolando a los caballeros, a quienes sabía airados,
y poniéndolos en buena paz con la señora y con Alessandro, dio órdenes para
hacer lo que hubiera menester. Y el día fijado por él siendo llegado, ante todos
los cardenales y otros muchos grandes hombres de pro, los cuales invitados a
una grandísima fiesta preparada por él habían venido, hizo venir a la señora
regiamente vestida, la cual tan hermosa y atrayente parecía que merecidamente
era por todos alabada, y del mismo modo Alessandro espléndidamente vestido,
en apariencia y en modales nada parecía un joven que a usura hubiese prestado
sino más bien de sangre real, y por los dos caballeros muy honrado; y aquí de
nuevo hizo celebrar solemnemente los esponsales, y luego, hechas bien y
magníficamente las bodas, con su bendición los despidió.
Plugo a Alessandro, y también a la señora, al partir de Roma venir a
Florencia donde ya había llegado la fama de la noticia; y allí, recibidos por los
ciudadanos con sumo honor, hizo la señora liberar a los tres hermanos,
habiendo hecho primero pagar a todo el mundo y devolverles sus posesiones a
ellos y sus mujeres. Por lo cual, con buenos deseos de todos, Alessandro con su
mujer, llevándose consigo a Agolante, se fue de Florencia y llegados a París,
honorablemente fueron recibidos por el rey. De allí se fueron los dos caballeros
a Inglaterra, y tanto se afanaron con el rey que les devolvió su gracia y con
grandísima fiesta recibió a ella y a su yerno; al cual poco después hizo
caballero y le dio el condado de Cornualles.
Y él fue tan capaz, y tanto supo hacer que reconcilió al hijo con el padre, de
lo que se siguió gran bien a la isla y se ganó el amor y la gracia de todos los del
país y Agolante recobró todo lo que le debían enteramente, y rico sobremanera
se volvió a Florencia, habiéndolo primero armado caballero el conde
Alessandro. El conde, luego, con su mujer gloriosamente vivió, y según lo que
algunos dicen, con su juicio y valor y la ayuda del suegro conquistó luego
Escocia de la que fue coronado rey.
NOVELA CUARTA
Landolfo Rúfolo, empobrecido, se hace corsario y, preso por los genoveses,
naufraga y se salva sobre una arqueta llena de joyas preciosísimas, y recogido
en Corfú por una mujer, rico vuelve a su casa.
Laureta estaba sentada junto a Pampínea; y viéndola llegar al triunfal final
de su historia, sin esperar otra cosa empezó a hablar de esta guisa:
Graciosísimas damas, ninguna obra de la fortuna, según mi juicio, puede
verse mayor que ver a alguien desde la extrema miseria al estado real elevarse,
como la historia de Pampínea nos ha mostrado que sucedió a su Alessandro. Y
por ello, a cualquiera que sobre la propuesta materia de aquí en adelante
novelare, le será necesario contar algo más acá de estos límites y no me
avergonzaré yo de contar una historia que, aunque contenga mayores miserias,
no tenga tan espléndido desenlace. Bien sé que, teniendo aquélla presente, será
la mía escuchada con menor diligencia; pero como no puedo hacer de otro
modo, seré disculpada por ello.
Se cree que el litoral desde Reggio a Caeta es la parte más deleitosa de
Italia; en la cual, junto a Salerno hay un acantilado que avanza sobre el mar al
que los habitantes llaman la costa de Amalfi, llena de pequeñas ciudades, de
jardines y de fuentes, y de hombres ricos y emprendedores en empresas
mercantiles tanto como ningunos otros. Entre las cuales ciudadecillas hay una
llamada Ravello en la que, si hoy hay hombres ricos, había hace tiempo uno
que fue riquísimo, llamado Landolfo Rúfolo; al cual, no bastándole su riqueza,
deseando duplicarla, estuvo a punto de perderse con toda ella a sí mismo. Este,
pues, así como suele ser el uso de los mercaderes, hechos sus cálculos, compró
un grandísimo barco y con sus dineros lo cargó todo de varias mercancías y
anduvo con él a Chipre.
Allí, con aquella misma calidad de mercancías que él había llevado,
encontró que habían llegado otros barcos; por la cual razón no solamente tuvo
que vender a bajo precio aquello que llevado había, sino que, para colocar sus
cosas, tuvo casi que tirar algunas; con lo que cerca estuvo de arruinarse. Y
sintiendo por ello grandísima pesadumbre, no sabiendo qué hacerse y viéndose
de hombre riquísimo en breve tiempo convertido en casi pobre, decidió o morir
o robando resarcirse de sus males, para que allí de donde rico había partido no
fuese a volver pobre.
Y encontrando un comprador de su gran barco, con aquellos dineros y con
los otros que le había valido su mercancía, compró un barquito ligero para
piratear, y con todas las cosas necesarias a tal servicio lo armó y lo guarneció
óptimamente, y se dio a apropiarse las cosas de los demás, y máximamente de
los turcos. En cuya tarea le fue la fortuna mucho más benévola que le había
sido en comerciar. Quizás en un solo año robó y prendió tantos barcos de
turcos que se encontró con que no sólo había vuelto a ganar lo suyo que había
perdido en el comercio, sino que con mucho lo había duplicado.
Por lo cual, enseñado por el dolor de la primera pérdida, conociendo que
tenía bastante, para no caer en la segunda, se aconsejó a sí mismo que aquello
que tenía, sin querer más, debía bastarle, y por ello se dispuso a volver con ello
a su casa: y temeroso del comercio no se molestó en invertir de otra manera sus
dineros sino que en aquel barquito con el cual los había ganado, haciendo los
remos a la mar, emprendió el regreso.
Y ya al Archipiélago llegado, levantóse por la noche un siroco que no
solamente era contrario a su ruta sino que hacía una mar gruesísima y su
pequeño barco no hubiera podido soportarlo, y en un entrante del mar que tenía
una islita, de aquel viento al cubierto se recogió, proponiéndose allí esperarlo
mejor.
En la cual caleta, estando poco rato, dos grandes cocas de genoveses que
venían de Constantinopla, para huir de lo mismo que Landolfo huido había,
llegaron con trabajo; y sus gentes, visto el barquichuelo y cortándole el camino
para poder irse, oyendo de quién era y ya por la fama sabiéndole riquísimo,
como hombres que eran naturalmente deseosos de pecunia y rapaces, a tomarlo
se dispusieron.
Y, haciendo bajar a tierra parte de sus gentes, con ballestas y bien armadas,
las hicieron ir a lugar tal que del barquichuelo ninguna persona, si no quería ser
asaeteada, podía descender; y ellos haciéndose remolcar por las chalupas y
ayudados por el mar, se acostaron al pequeño barco de Landolfo, y con poco
trabajo en poco tiempo, con toda su chusma y sin perder un solo hombre, se
apoderaron de él a mansalva; y haciendo venir a Landolfo sobre una de las dos
cocas y cogiendo todo lo que había en el barquichuelo, lo hundieron,
apresándole a él, cubierto sólo de un pobre justillo.
Al día siguiente, habiendo mudado el viento, las naves viniendo hacia
Poniente, izaron las velas, y todo aquel día prósperamente vinieron su camino;
pero al caer la tarde se levantó un viento tempestuoso, que haciendo las olas
altísimas separó a una coca de la otra. Y por la fuerza de este viento sucedió
que aquella en que iba el mísero y pobre Landolfo, con grandísimo ímpetu
cerca de la isla de Cefalonia chocó contra un arrecife y no de otra manera que
un vidrio golpeado contra un muro se abrió toda y se hizo pedazos; por lo que
los desdichados miserables que en ella estaban, estando ya el mar todo lleno de
mercancías que flotaban y de cajones y de tablas, como en casos semejantes
suele suceder, aun cuando oscurísima la noche estuviese y el mar gruesísimo e
hinchado, nadando quienes sabían nadar, empezaron a asirse a las cosas que
por azar se les paraban delante.
Entre los cuales el mísero Landolfo, aun cuando el día anterior había
llamado a la muerte muchas veces, prefiriendo quererla mejor que retornar a
casa pobre como se veía, al verla cerca tuvo miedo de ella; y como los demás,
al venirle a las manos una tabla se asió a ella, por si Dios, retardando él el
ahogarse, le mandase alguna ayuda en su salvación: y a caballo de aquélla
como mejor podía, viéndose arrastrado por el mar y el viento ora acá ora allá se
sostuvo hasta el clarear del día. Venido el cual, mirando en torno, ninguna cosa
sino nubes y mar veía y un cofre que, flotando sobre las olas del mar, a veces
con grandísimo temor suyo se le acercaba: temiendo que aquel cofre le
golpease de modo que lo ahogara, y siempre que junto a él venía, cuanto podía,
con la mano, aunque pocas fuerzas le quedaran, lo alejaba.
Pero como quiera que fuesen las cosas sucedió que, desencadenándose de
súbito en el aire un nudo de viento y habiendo penetrado en el mar, en aquel
cofre un golpe tan fuerte dio, y el cofre en la tabla sobre la que Landolfo
estaba, que, volcada por la fuerza, soltándola Landolfo fue bajo las olas y
volvió arriba nadando, más por el miedo que por las fuerzas ayudado, y vio
muy alejada de él la tabla; por lo que, temiendo no poder llegar a ella, se
acercó al cofre, que estaba bastante cerca, y puesto el pecho sobre su tapa,
como mejor podía con los brazos la conducía derecha.
Y de esta manera, arrojado por el mar ora aquí ora allí, sin comer, como
quien no tiene qué, y bebiendo más de lo que habría querido, sin saber dónde
estuviese ni ver otra cosa que olas, permaneció todo aquel día y noche
siguiente. Y al día siguiente, o por placer de Dios o porque la fuerza del viento
así lo hiciera, éste, convertido en una esponja, agarrándose fuerte con ambas
manos a los bordillos del cofre a guisa de lo que vemos hacer a quienes están
por ahogarse cuando cogen alguna cosa, llegó a la playa de la isla de Corfú,
donde una pobre mujercita lavaba y pulía por acaso sus cacharros con la arena
y el agua salada. La cual, al verle avecinarse, no distinguiendo en él forma
alguna, temiendo y gritando retrocedió.
Él no podía hablar y poco veía, y por ello nada le dijo; pero mandándolo
hacia la tierra el mar, ella apercibió la forma del cofre, y mirando después más
fijamente y viendo distinguió primeramente los mismos brazos sobre el cofre,
y luego reconoció la cara y ser lo que era se imaginó. Por lo que, a compasión
movida, adentróse un tanto por el mar que estaba ya tranquilo y, agarrándolo
por los cabellos, con todo el cofre lo arrastró a tierra, y allí con trabajo las
manos del cofre desenganchándole, y puesto éste al cuidado de una hija suya
que con ella estaba, lo llevó a tierra como a un niño pequeño y, poniéndolo en
un baño caliente, tanto lo refregó y lavó con el agua caliente, que volvió a él el
perdido calor y algunas de las fuerzas desaparecidas; y cuando le pareció
oportuno le atendió y con algo de buen vino y de confituras le reconfortó, y
algunos días lo tuvo lo mejor que pudo hasta que él, recuperadas las fuerzas, se
dio cuenta de dónde estaba.
Por lo que a la buena mujer le pareció deber devolverle su cofre, que ella
había salvado, y decirle que en adelante se buscase su ventura; y así lo hizo. Él,
que de ningún cofre se acordaba, lo cogió sin embargo, visto que se lo daba la
buena mujer, pensando que no debía valer tan poco que no le sirviese para los
gastos de algún día; y al encontrarlo muy ligero, asaz menguó su esperanza.
Pero no por ello, no estando en casa la buena mujer, dejó de desclavarlo para
ver lo que habla dentro, y encontró en el muchas piedras preciosas, engarzadas
y sueltas, de las que algo entendía. Y viendo las cuales y conociéndolas de gran
valor, alabando a Dios que aún no había querido abandonarle, todo se
reconfortó; pero como quien en poco tiempo había sido fieramente asaeteado
por la fortuna dos veces, temiendo la tercera, pensó que le convenía tener
mucha cautela para poder llevar aquellas cosas a su casa; por lo que en algunos
harapos, como mejor pudo, envolviéndolas, dijo a la buena mujer que no
necesitaba ya el cofre, pero que, si le placía, le diera un saco y se quedase con
él.
La buena mujer lo hizo de buena gana; y él, dándole las mayores gracias que
podía por el beneficio recibido de ella, guardándose el saco en el regazo, de
ella se separó; y subido a una barca, pasó a Brindisi y desde allí, de costa en
costa se dirigió a Trani, donde, encontrando a unos ciudadanos suyos que eran
pañeros, como por amor de Dios le vistieron, habiéndoles contado antes todas
sus aventuras, salvo la del cofre; y además prestándole caballo y dándole
compañía hasta Ravello donde para siempre decía querer volver, le enviaron.
Aquí, pareciéndole estar seguro, dándole gracias a Dios que lo había guiado
allí, desató su saquito, y con más diligencia buscando todo que nunca había
hecho antes, se encontró que tenía tantas y tales piedras que, vendiéndolas a su
precio y aun a menos, era dos veces más rico que cuando se había ido. Y
encontrando el modo de despachar sus piedras, hasta Corfú mandó una buena
cantidad de dineros, por valerlos el servicio recibido, a la buena mujer que lo
había sacado del mar; y lo mismo hizo a Trani a quienes le habían dado de
vestir; y lo restante, sin querer comerciar ya más, lo retuvo y honorablemente
vivió hasta el fin.
NOVELA QUINTA
A Andreuccio de Perusa, llegado a Nápoles a comprar caballos, le suceden en
una noche tres graves desventuras, y salvándose de todas, se vuelve a casa con
un rubí.
Las piedras preciosas encontradas por Landolfo —empezó Fiameta, a quien
le tocaba la vez de novelar— me han traído a la memoria una historia que no
contiene menos peligros que la narrada por Laureta, pero es diferente de ella en
que aquéllos tal vez en varios años y éstos en el espacio de una noche se
sucedieron, como vais a oír.
Hubo, según he oído, en Perusa, un joven cuyo nombre era Andreuccio de
Prieto, tratante en caballos, el cual, habiendo oído que en Nápoles se
compraban caballos a buen precio, metiéndose en la bolsa quinientos florines
de oro, no habiendo nunca salido de su tierra, con otros mercaderes allá se fue;
donde, llegado un domingo al atardecer e informado por su posadero, a la
mañana siguiente bajó al mercado, y muchos vio y muchos le pluguieron y
entró en tratos sobre muchos, pero no pudiendo concertarse sobre ninguno,
para mostrar que a comprar había ido, como rudo y poco cauto, muchas veces
en presencia de quien iba y de quien venia sacó fuera la bolsa donde tenía los
florines.
Y estando en estos tratos, habiendo mostrado su bolsa, sucedió que una
joven siciliana bellísima, pero dispuesta por pequeño precio a complacer a
cualquier hombre, sin que él la viera pasó cerca de él y vio su bolsa, y
súbitamente se dijo:
—¿Quién estaría mejor que yo si aquellos dineros fuesen míos? —y siguió
adelante.
Y estaba con esta joven una vieja igualmente siciliana la cual, al ver a
Andreuccio, dejando seguir la joven, afectuosamente corrió a abrazarlo; lo que
viendo la joven, sin decir nada, aparte la empezó a esperar. Andreuccio
volviéndose hacia la vieja la conoció y le hizo grandes fiestas prometiéndole
ella venir a su posada, y sin quedarse allí más, se fue, y Andreuccio volvió a
sus tratos; pero nada compró por la mañana.
La joven, que primero la bolsa de Andreuccio y luego la familiaridad de su
vieja con él había visto, por probar si había modo de que ella pudiese hacerse
con aquellos dineros, o todos o en parte, cautamente empezó a preguntarle
quién fuese él y de dónde, y qué hacía aquí y cómo le conocía. Y ella, todo con
todo detalle de los asuntos de Andreuccio le dijo, como con poca diferencia lo
hubiera dicho él mismo, como quien largamente en Sicilia con el padre de éste
y luego en Perusa había estado, e igualmente le contó dónde paraba y por qué
había venido.
La joven, plenamente informada del linaje de él y de los nombres, para
proveer a su apetito, con aguda malicia, fundó sobre ello su plan; y,
volviéndose a casa, dio a la vieja trabajo para todo el día para que no pudiese
volver a Andreuccio; y tomando una criadita suya a quien había enseñado muy
bien a tales servicios, hacia el anochecer la mandó a la posada donde
Andreuccio paraba. Y llegada allí, por acaso a él mismo, y solo, encontró a la
puerta, y le preguntó por él mismo; a lo cual, diciéndole él que él era, ella
llevándolo aparte, le dijo:
—Señor mío, una noble dama de esta tierra, si os pluguiese, querría hablar
con vos.
Y él, al oírla, considerándose bien y pareciéndole ser un buen mozo, pensó
que aquella tal dama debía estar enamorada de él, como si otro mejor mozo que
él no se encontrase entonces en Nápoles, y prontamente repuso que estaba
dispuesto y le preguntó dónde y cuándo aquella dama quería hablarle. A lo que
la criadita respondió:
—Señor, cuando os plaza venir, os espera en su casa.
Andreuccio, prestamente y sin decir nada en la posada, dijo:
—Pues vamos, ve delante; yo iré tras de ti.
Con lo que la criadita a casa de aquélla le condujo, que vivía en un barrio
llamado Malpertuggio que cuán honesto barrio era, su nombre mismo lo
demuestra. Pero él, no sabiéndolo ni sospechándolo, creyéndose que iba a un
honestísimo lugar y a una señora honrada, sin precauciones, entrada la criadita
delante, entró en su casa; y al subir las escaleras, habiendo ya la criadita a su
señora llamado y dicho: «¡Aquí está Andreuccio!», la vio arriba de la escalera
asomarse y esperarlo.
Y ella era todavía bastante joven, alta de estatura y con hermosísimo rostro,
vestida y adornada asaz honradamente. Y al aproximarse a ella Andreuccio,
bajó tres escalones a su encuentro con los brazos abiertos y echándosele al
cuello un rato lo estuvo abrazando sin decir nada, como si una invencible
ternura le impidiese hacerlo; después, derramando lágrimas le besó en la frente,
y con voz algo rota dijo:
—¡Oh, Andreuccio mío, sé bien venido!
Éste, maravillándose de caricias tan tiernas, todo estupefacto repuso:
—¡Señora, bien hallada seáis!
Ella, después, tomándole de la mano le llevó abajo a su salón y desde allí,
sin nada más decir, con él entró en su cámara, la cual a rosas, a flores de azahar
y a otros olores olía toda, y allí vio un bellísimo lecho encortinado y muchos
paños colgados de los travesaños según la costumbre de allí, y otros muy bellos
y ricos arreos; por las cuales cosas, como inexperto que era, firmemente creyó
que ella no era menos que gran señora. Y sentándose sobre un arca que estaba
al pie de su lecho, así empezó a hablarle:
—Andreuccio, estoy segura de que te maravillas de las caricias que te hago
y de mis lágrimas, como quien no me conoce y por ventura nunca me oíste
recordar: pero pronto oirás algo que tal vez te haga maravillarte más, como es
que yo soy tu hermana; y te digo que, pues que Dios me ha hecho tan grande
gracia que antes de mi muerte haya visto a alguno de mis hermanos, aunque
deseo veros a todos, no me moriré en hora que, consolada, no muera. Y si esto
tal vez nunca lo has oído, te lo voy a decir. Pietro, padre mío y tuyo, como creo
que habrás podido saber, vivió largamente en Palermo, y por su bondad y
agrado fue y todavía es por quienes le conocieron amado; pero entre otros que
mucho le amaron, mi madre, que fue una mujer noble y entonces era viuda, fue
quien más le amó, tanto, que depuesto el temor a su padre, a sus hermanos y su
honor, de tal guisa se familiarizó con él que nací yo, y estoy aquí como me ves.
Después, llegada la ocasión a Pietro de irse de Palermo y volver a Perusa, a mi,
siendo muy niña, me dejó con mi madre, y nunca más, por lo que yo sé, ni de
mí ni de ella se acordó: por lo que yo, si mi padre no fuera, mucho le
reprobaría, teniendo en cuenta la ingratitud suya hacia mi madre mostrada, y
no menos el amor que a mí, como a su hija no nacida de criada ni de vil mujer,
debía tener; y que ella, sin saber de otra manera quién fuese él, movida por
fidelísimo amor puso sus cosas y ella misma en sus manos. Pero ¿qué? Las
cosas mal hechas y pasadas ha mucho tiempo son más fáciles de reprochar que
de enmendar; así fueron las cosas sin embargo. Él me dejó en Palermo siendo
niña donde, crecida casi como soy, mi madre, que era muy rica, me dio por
mujer a uno de Agrigento, gentilhombre y honrado, que por amor de mi madre
y de mí vino a vivir en Palermo; y allí, como muy güelfo, comenzó a concertar
algún trato con nuestro rey Carlos. Lo que, sabido del rey Federico, antes de
que pudiese llevarse a cabo, fue motivo de hacerle huir de Sicilia cuando yo
esperaba ser la mayor señora que hubiera en aquella isla donde, tomadas las
pocas cosas que podíamos tomar (digo pocas con respecto a las muchas que
teníamos), dejadas las tierras y los palacios en esta tierra nos refugiamos,
donde al rey Carlos hacia nosotros encontramos tan agradecido que, reparados
en parte los daños que por él recibido habíamos, nos ha dado posesiones y
casas, y da continuamente a mi marido, y a tu cuñado que es, buenos gajes, tal
como podrás ver: y de esta manera estoy aquí donde yo, por la buena gracia de
Dios y no tuya, dulce hermano mío, te veo.
Y dicho así, empezó a abrazarlo otra vez, y otra vez llorando tiernamente, le
besó en la frente. Andreuccio, oyendo esta fábula tan ordenada y tan
compuestamente contada por aquella a la que en ningún momento moría la
palabra entre los dientes ni le balbuceaba la lengua, acordándose ser verdad
que su padre había estado en Palermo, y por sí mismo conociendo las
costumbres de los jóvenes, que de buen agrado aman en la juventud, y viendo
las tiernas lágrimas, el abrazarle y los honestos besos, tuvo aquello que ésta
decía por más que verdadero. Y después que calló, le repuso:
—Señora, no os debe parecer gran cosa que me maraville; porque en verdad,
sea que mi padre, por lo que lo hiciese, de vuestra madre y de vos no hablase
nunca, o sea que, si habló de ello a mi conocimiento no haya venido, yo por mí
tal conocimiento tenía de vos como si no hubieseis existido; y me es tanto más
grato aquí haber encontrado a mi hermana cuanto más solo estoy aquí y menos
lo esperaba. Y en verdad no conozco a nadie de tan alta posición a quien no
debieseis ser querida, y menos a mí que soy un pequeño mercader. Pero una
cosa quiero que me aclaréis: ¿cómo supisteis que estaba aquí?
A lo que respondió ella:
—Esta mañana me lo hizo saber una pobre mujer que mucho me visita
porque con nuestro padre, por lo que ella me dice, largamente en Palermo y en
Perusa estuvo: y si no fuera que me parecía más honesto que tú vinieses a mí a
tu casa que no yo fuese a ti a la de otros, hace mucho rato que yo hubiera ido a
ti.
Después de estas palabras, empezó ella a preguntar separadamente sobre
todos los parientes, por su nombre; y sobre todos le contestó Andreuccio,
creyendo por esto más todavía lo que menos le convenía creer. Habiendo sido
la conversación larga y el calor grande, hizo ella venir vino de Grecia y dulces
e hizo dar de beber a Andreuccio; el cual, luego de esto, queriéndose ir porque
era la hora de la cena, en ninguna guisa lo sufrió ella, sino que poniendo
semblante de enojarse mucho, abrazándole le dijo:
—¡Ay, triste de mí!, que asaz claro conozco que te soy poco querida.
¿Cómo va a pensarse que estés con una hermana tuya nunca vista por ti, y en
su casa, donde al venir aquí debías haberte albergado, y quieras salir de ella
para ir a cenar a la posada? En verdad que cenarás conmigo: y aunque mi
marido no esté aquí, de lo que mucho me pesa, yo sabré bien, como mujer,
hacerte los honores.
A lo que Andreuccio, no sabiendo qué otra cosa responder, dijo:
—Vos me sois querida como debe serlo una hermana, pero si no me voy
seré esperado durante toda la noche para cenar y cometeré una villanía.
Y ella entonces dijo:
—Alabado sea Dios, ¿no tengo yo en casa por quien mandar a decir que no
seas esperado? Y aún harías mayor cortesía, y tu deber, en mandar a decir a tus
compañeros que viniesen a cenar, y luego, si quisieras irte, podríais todos iros
en compañía.
Andreuccio respondió que de sus compañeros no quería nada por aquella
noche, pero que, pues ello le agradaba, dispusiese de él a su gusto. Ella
entonces hizo semblante de mandar a decir a la posada que no le esperasen
para la cena; y luego, después de muchos otros razonamientos, sentándose a
cenar y espléndidamente servidos de muchos manjares, astutamente la hizo
durar hasta la noche cerrada: y habiéndose levantado de la mesa, y Andreuccio
queriéndose ir, ella dijo que en ninguna guisa lo sufriría porque Nápoles no era
una ciudad para andar por la calle de noche, y máxime un forastero, y que lo
mismo que había mandado a decir que no le esperasen a cenar, lo mismo había
hecho con el albergue.
El, creyendo esto, y agradándole, engañado por la falsa confianza, quedarse
con ella, se quedó. Fue, pues, después de la cena, la conversación mucha y
larga, y no mantenida sin razón: y habiendo ya pasado parte de la noche, ella,
dejando a Andreuccio dormir en su alcoba con un muchachito que le ayudase si
necesitaba algo, con sus mujeres se fue a otra cámara. Y era el calor grande;
por lo cual Andreuccio, al ver que se quedaba solo, prontamente se quedó en
justillo y se quitó las calzas y las puso en la cabecera de la cama; y siéndole
menester la natural costumbre de tener que disponer del superfluo peso del
vientre, dónde se hacía aquello preguntó al muchachito, quien en un rincón de
la alcoba le mostró una puerta, y dijo:
—Id ahí adentro.
Andreuccio, que había pasado dentro con seguridad, fue por acaso a poner el
pie sobre una tabla la cual, de la parte opuesta desclavada de la viga sobre la
que estaba, volcándose esta tabla, junto a él se fue de allí para abajo: y tanto lo
amó Dios que ningún mal se hizo en la caída, aun cayendo de bastante altura;
pero todo en la porquería de la cual estaba lleno el lugar se ensució. El cual
lugar, para que mejor entendáis lo que se ha dicho y lo que sigue, cómo era os
lo diré. Era un callejón estrecho como muchas veces lo vemos entre dos casas:
sobre dos pequeños travesaños, tendidos de una a la otra casa, se habían
clavado algunas tablas y puesto el sitio donde sentarse; de las cuales tablas,
aquella con la que él cayó era una.
Encontrándose, pues, allá abajo en el callejón Andreuccio, quejándose del
caso comenzó a llamar al muchacho: pero el muchacho, al sentirlo caer corrió a
decirlo a su señora, la cual, corriendo a su alcoba, prontamente miró si sus
ropas estaban allí y encontradas las ropas y con ellas los dineros, los cuales,
por desconfianza tontamente llevaba encima, teniendo ya aquello a lo que ella,
de Palermo, haciéndose la hermana de un perusino, había tendido la trampa, no
preocupándose de él, prontamente fue a cerrar la puerta por la que él había
salido cuando cayó.
Andreuccio, no respondiéndole el muchacho, comenzó a llamar más fuerte,
pero sin servir de nada; por lo que, ya sospechando y tarde empezando a darse
cuenta del engaño, súbito subiéndose sobre una pared baja que aquel callejón
separaba de la calle y bajando a la calle, a la puerta de la casa, que muy bien
reconoció, se fue y allí en vano llamó largamente, y mucho la sacudió y
golpeó. Sobre lo que, llorando como quien clara veía su desventura, empezó a
decir:
—¡Ay de mí, triste!, ¡en qué poco tiempo he perdido quinientos florines y
una hermana!
Y después de muchas otras palabras, de nuevo comenzó a golpear la puerta
y a gritar; y tanto lo hizo que muchos de los vecinos circundantes, habiéndose
despertado, no pudiendo sufrir la molestia, se levantaron, y una de las
domésticas de la mujer, que parecía medio dormida, asomándose a la ventana,
reprobatoriamente dijo:
—¿Quién da golpes abajo?
—¡Oh! —dijo Andreuccio—, ¿y no me conoces? Soy Andreuccio, hermano
de la señora Flordelís.
A lo que ella respondió:
—Buen hombre, si has bebido de más ve a dormirte y vuelve por la mañana;
no sé qué Andreuccio ni qué burlas son esas que dices: vete en buena hora y
déjame dormir, si te place.
—¿Cómo? —dijo Andreuccio—, ¿no sabes lo que digo? Sí lo sabes bien;
pero si así son los parentescos de Sicilia, que en tan poco tiempo se olvidan,
devuélveme al menos mis ropas que he dejado ahí, y me iré con Dios de buena
gana.
A lo que ella, casi riéndose, dijo:
—Buen hombre, me parece que estás soñando.
Y el decir esto y el meterse dentro y cerrar la ventana fue todo uno. Por lo
que la gran ira de Andreuccio, ya segurísimo de sus males, con la aflicción
estuvo a punto de convertirse en furor, y con la fuerza se propuso reclamar
aquello que con las palabras recuperar no podía, por lo que, para empezar,
cogiendo una gran piedra, con mucho mayores golpes que antes, furiosamente
comenzó a golpear la puerta. Por lo cual, muchos de los vecinos antes
despertados y levantados, creyendo que fuese algún importuno que aquellas
palabras fingiese para molestar a aquella buena mujer, fastidiados por el
golpear que armaba, asomados a la ventana no de otra manera que a un perro
forastero todos los del barrio le ladran detrás, empezaron a decir:
—Es gran villanía venir a estas horas a casa de las buenas mujeres a decir
estas burlas; ¡bah!, vete con Dios, buen hombre; déjanos dormir si te place; y si
algo tienes que tratar con ella vuelve mañana y no nos des este fastidio esta
noche.
Con las cuales palabras tal vez tranquilizado uno que había dentro de la
casa, alcahuete de la buena mujer, y a quien él no había visto ni oído, se asomó
a la ventana y con una gran voz gruesa, horrible y fiera dijo:
—¿Quién está ahí abajo?
Andreuccio, levantando la cabeza a aquella voz, vio uno que, por lo poco
que pudo comprender, parecía tener que ser un pez gordo, con una barba negra
y espesa en la cara, y como si de la cama o de un profundo sueño se levantase,
bostezaba y refregaba los ojos. A lo que él, no sin miedo, repuso:
—Yo soy un hermano de la señora de ahí dentro.
Pero aquél no esperó a que Andreuccio terminase la respuesta sino que, más
recio que antes, dijo:
—¡No sé qué me detiene que no bajo y te doy de bastonazos mientras vea
que te estás moviendo, asno molesto y borracho que debes ser, que esta noche
no nos vas a dejar dormir a nadie!
Y volviéndose adentro, cerró la ventana. Algunos de los vecinos, que mejor
conocían la condición de aquél, en voz baja decían a Andreuccio:
—Por Dios, buen hombre, ve con Dios; no quieras que esta noche te mate
éste; vete por tu bien.
Por lo que Andreuccio, espantado de la voz de aquél y de la vista, y
empujado por los consejos de aquéllos, que le parecía que hablaban movidos
por la caridad, afligido cuanto más pudo estarlo nadie y desesperando de
recuperar sus dineros, hacia aquella parte por donde de día había seguido a la
criadita, sin saber dónde ir, tomó el camino para volver a la posada.
Y disgustándose a sí mismo por el mal olor que de él mismo le llegaba,
deseoso de llegar hasta el mar para lavarse, torció a mano izquierda y se puso a
bajar por una calle llamada la Ruga Catalana; y andando hacia lo alto de la
ciudad, vio que por acaso venían hacia él dos con una linterna en la mano, los
cuales, temiendo que fuesen de la guardia de la corte u otros hombres a hacer
el mal dispuestos, por huirlos, en una casucha de la cual se vio cerca,
cautamente se escondió. Pero éstos, como si a aquel mismo lugar fuesen
enviados, dejando en el suelo algunas herramientas que traía, con el otro
empezó a mirarlas, hablando de varias cosas sobre ellas. Y mientras hablaban
dijo uno:
—¿Qué quiere decir esto? Siento el mayor hedor que me parece haber
sentido nunca.
Y esto dicho, alzando un tanto la linterna, vieron al desdichado de
Andreuccio y estupefactos preguntaron:
—¿Quién está ahí?
Andreuccio se callaba; pero ellos, acercándose con la luz, le preguntaron
que qué cosa tan asquerosa estaba haciendo allí, a los que Andreuccio, lo que
le había sucedido les contó por entero. Ellos, imaginándose dónde le podía
haber pasado aquello, dijeron entre sí:
—Verdaderamente en casa del matón de Buottafuoco ha sido eso.
Y volviéndose a él, le dijo uno:
—Buen hombre, aunque hayas perdido tus dineros, tienes mucho que dar
gracias a Dios de que te sucediera caerte y no poder volver a entrar en la casa;
porque, si no te hubieras caído, está seguro de que, al haberte dormido, te
habrían matado y habrías perdido la vida con los dineros. ¿Pero de qué sirve ya
lamentarse? No podrías recuperar un dinero como que hay estrellas en el cielo:
y bien podrían matarte si aquél oye que dices una palabra de todo esto.
Y dicho esto, hablando entre sí un momento, le dijeron:
—Mira, nos ha dado compasión de ti, y por ello, si quieres venir con
nosotros a hacer una cosa que vamos a hacer, parece muy cierto que la parte
que te toque será del valor de mucho más de lo que has perdido.
Andreuccio, como desesperado, repuso que estaba pronto. Había sido
sepultado aquel día un arzobispo de Nápoles, llamado micer Filippo Minútolo,
y había sido sepultado con riquísimos ornamentos y con un rubí en el dedo que
valía más de quinientos florines de oro, y que éstos querían ir a robar; y así se
lo dijeron a Andreuccio, con lo que Andreuccio, más codicioso que bien
aconsejado, con ellos se puso en camino. Y andando hacia la iglesia mayor, y
Andreuccio hediendo muchísimo, dijo uno:
—¿No podríamos hallar el modo de que éste se lavase un poco donde sea,
para que no hediese tan fieramente?
Dijo el otro:
—Sí, estamos cerca de un pozo en el que siempre suele estar la polea y un
gran cubo; vamos allá y lo lavaremos en un momento.
Llegados a este pozo, encontraron que la soga estaba, pero que se habían
llevado el cubo; por lo que juntos deliberaron atarlo a la cuerda y bajarlo al
pozo, y que él allí abajo se lavase, y cuando estuviese lavado tirase de la soga y
ellos le subirían; y así lo hicieron. Sucedió que, habiéndolo bajado al pozo,
algunos de los guardias de la señoría (o por el calor o porque habían corrido
detrás de alguien) teniendo sed, a aquel pozo vinieron a beber; los que, al ver a
aquellos dos incontinenti se dieron a la fuga, no habiéndolos visto los guardias
que venían a beber.
Y estando ya en el fondo del pozo Andreuccio lavado, meneó la soga. Ellos,
con sed, dejando en el suelo sus escudos y sus armas y sus túnicas, empezaron
a tirar de la cuerda, creyendo que estaba colgado de ella el cubo lleno de agua.
Cuando Andreuccio se vio del brocal del pozo cerca, soltando la soga, con las
manos se echó sobre aquél; lo cual, viéndolo aquéllos, cogidos de miedo
súbito, sin más soltaron la soga y se dieron a huir lo más deprisa que podían.
De lo que Andreuccio se maravilló mucho, y si no se hubiera sujetado bien,
habría otra vez caído al fondo, tal vez no sin gran daño suyo o muerte: pero
salió de allí y, encontradas aquellas armas que sabía que sus compañeros no
habían llevado, todavía más comenzó a maravillarse.
Pero temeroso y no sabiendo de qué, lamentándose de su fortuna, sin nada
tocar, deliberó irse; y andaba sin saber adónde. Andando así, vino a toparse con
aquellos sus dos compañeros, que venían a sacarlo del pozo; y, al verle,
maravillándose mucho, le preguntaron quién del pozo le había sacado.
Andreuccio respondió que no lo sabía y les contó ordenadamente cómo había
sucedido y lo que había encontrado fuera del pozo. Por lo que ellos, dándose
cuenta de lo que había sido, riendo le contaron por qué habían huido y quiénes
eran aquellos que le habían sacado.
Y sin más palabras, siendo ya medianoche, se fueron a la iglesia mayor, y en
ella muy fácilmente entraron, y fueron al sepulcro, el cual era de mármol y
muy grande; y con un hierro que llevaba la losa, que era pesadísima, la
levantaron tanto cuanto era necesario para que un hombre pudiese entrar
dentro, y la apuntalaron. Y hecho esto, empezó uno a decir:
—¿Quién entrará dentro?
A lo que el otro respondió:
—Yo no.
—Ni yo —dijo aquél—, pero que entre Andreuccio.
—Eso no lo haré yo —dijo Andreuccio.
Hacia el cual aquéllos, ambos a dos vueltos, dijeron:
—¿Cómo que no entrarás? A fe de Dios, si no entras te daremos tantos
golpes con uno de estos hierros en la cabeza que te haremos caer muerto.
Andreuccio, sintiendo miedo, entró, y al entrar pensó:
«Ésos me hacen entrar para engañarme porque cuando les haya dado todo,
mientras esté tratando de salir de la sepultura se irán a sus asuntos y me
quedaré sin nada».
Y por ello pensó quedarse ya con su parte; y acordándose del precioso anillo
del que les había oído hablar, cuando ya hubo bajado se lo sacó del dedo al
arzobispo y se lo puso él; y luego, dándoles el báculo y la mitra y los guantes, y
quitándole hasta la camisa, todo se lo dio, diciendo que no había nada más.
Ellos, afirmando que debía estar el anillo, le dijeron que buscase por todas
partes; pero él, respondiendo que no lo encontraba y fingiendo buscarlo, un
rato les tuvo esperando. Ellos que, por otra parte, eran tan maliciosos como él,
diciéndole que siguiera buscando bien, en el momento oportuno, quitaron el
puntal que sostenía la losa y, huyendo, a él dentro del sepulcro lo dejaron
encerrado. Oyendo lo cual lo que sintió Andreuccio cualquiera puede
imaginarlo. Trató muchas veces con la cabeza y con los hombros de ver si
podía alzar la losa, pero se cansaba en vano; por lo que, de gran valor vencido,
perdiendo el conocimiento, cayó sobre el muerto cuerpo del arzobispo; y quien
lo hubiese visto entonces malamente hubiera sabido quién estaba más muerto,
el arzobispo o él.
Pero luego que hubo vuelto en sí, empezó a llorar sin tino, viéndose allí sin
duda a uno de dos fines tener que llegar: o en aquel sepulcro, no viniendo nadie
a abrirlo, de hambre y de hedores entre los gusanos del cuerpo muerto tener
que morir, o viniendo alguien y encontrándolo dentro, tener que ser colgado
como ladrón. Y en tales pensamientos y muy acongojado estando, sintió por la
iglesia andar gentes y hablar muchas personas, las cuales, como pensaba,
andaban a hacer lo que él con sus compañeros habían ya hecho; por lo que
mucho le aumentó el miedo.
Pero luego de que aquéllos tuvieron el sepulcro abierto y apuntalado,
cayeron en la discusión de quién debiese entrar, y ninguno quería hacerlo; pero
luego de larga disputa un cura dijo:
—¿Qué miedo tenéis? ¿Creéis que va a comeros? Los muertos no se comen
a los hombres; yo entraré dentro, yo.
Y así dicho, puesto el pecho sobre el borde del sepulcro, volvió la cabeza
hacia afuera y echó dentro las piernas para tirarse al fondo.
Andreuccio, viendo esto, poniéndose en pie, cogió al cura por una de las
piernas y fingió querer tirar de él hacia abajo. Lo que sintiendo el cura, dio un
grito grandísimo y rápidamente del arca se tiró afuera: de lo cual, espantados
todos los otros, dejando el sepulcro abierto, no de otra manera se dieron a la
fuga que si fuesen perseguidos por cien mil diablos. Lo que viendo
Andreuccio, alegre contra lo que esperaba, súbitamente se arrojó fuera y por
donde había venido salió de la iglesia.
Y aproximándose ya el día, con aquel anillo en el dedo andando a la
aventura, llegó al mar y de allí se enderezó a su posada, donde a sus
compañeros y al posadero encontró, que habían estado toda la noche
preocupados por lo que podría haber sido de él. A los cuales contándoles lo que
le había sucedido, pareció por el consejo de su posadero que él incontinenti
debía irse de Nápoles; la cual cosa hizo prestamente y se volvió a Perusa,
habiendo invertido lo suyo en un anillo cuando a lo que había ido era a
comprar caballos.
NOVELA SEXTA
Madama Beritola, con dos cabritillos en una isla encontrada, habiendo
perdido dos hijos, se va de allí a Lunigiana,, allí, uno de los hijos va a servir a
su señor y con la hija de éste se acuesta, y es puesto en prisión; Sicilia
rebelada contra el rey Carlos, y reconocido el hijo por la madre, se casa con
la hija de su señor y encuentra a su hermano, y vuelven a tener una alta
posición.
Habían las señoras al igual que los jóvenes reído mucho de los casos de
Andreuccio por Fiameta narrados, cuando Emilia, advirtiendo la historia
terminada, por mandato de la reina así comenzó:
Graves cosas y dolorosas son los movimientos varios de la fortuna, sobre los
cuales (porque cuantas veces alguna cosa se dice, tantas hay un despertar de
nuestras mentes, que fácilmente se adormecen con sus halagos) juzgo que no
desagrade tener que oír tanto a los felices como a los desgraciados, por cuanto
a los primeros hace precavidos y a los segundos consuela. Y por ello, aunque
grandes cosas hayan sido dichas antes, entiendo contaros una historia no menos
verdadera que piadosa, la cual, aunque alegre fin tuviese, fue tanta y tan larga
su amargura, que apenas puedo creer que alguna vez la dulcificase la alegría
que la siguió:
Carísimas señoras, debéis saber que después de la muerte de Federico II el
emperador, fue coronado rey de Sicilia Manfredo, junto al cual en grandísima
privanza estuvo un hombre noble de Nápoles llamado Arrighetto Capece, el
cual tenía por mujer a una hermosa y noble dama igualmente napolitana
llamada madama Beritola Caracciola. El cual Arrighetto, teniendo el gobierno
de la isla en las manos, oyendo que el rey Carlos primero había vencido en
Benevento y matado a Manfredo, y que todo el reino se volvía a él, teniendo
poca confianza en la escasa lealtad de los sicilianos no queriendo convertirse
en súbdito del enemigo de su señor, se preparaba huir. Pero conocido esto por
los sicilianos, súbitamente él y muchos otro amigos y servidores del rey
Manfredo fueron entregados como prisionero al rey Carlos, y el dominio de la
isla después.
Madama Beritola, en tan gran mudanza de las cosas, no sabiendo que fuese
de Arrighetto y siempre temiendo lo que había sucedido, por temor a ser
ultrajada, dejadas todas sus cosas, con un hijo suyo de edad de unos ocho años
llamado Giuffredi, y preñada y pobre, montando en una barquichuela, huyó a
Lípari, y allí parió otro hijo varón al que llamó el Expulsado; y tomada una
nodriza, con todos en un barquichuelo montó para volverse a Nápoles con sus
parientes. Pero de otra manera sucedió que como pensaba; porque por la fuerza
del viento el barco, que a Nápoles ir debía, fue transportado a la isla de Ponza,
donde, entrados en una pequeña caleta, se pusieron a esperar oportunidad para
su viaje. Madama Beritola, tomando tierra en la isla como los demás, y en ella
un lugar solitario y remoto encontrado, allí a dolerse por su Arrighetto se retiró
sola. Y haciendo lo mismo todos los días, sucedió que, estando ella ocupada en
su aflicción, sin que nadie, ni marinero ni otro, se diese cuenta, llegó una galera
de corsarios, quienes a todos capturaron a mansalva y se fueron.
Madama Beritola, terminado su diario lamento, volviendo a la playa para
ver de nuevo a sus hijos, como acostumbraba hacer, a nadie encontró allí, de lo
que se maravilló primero, y luego, súbitamente sospechando lo que había
sucedido, los ojos hacia el mar dirigió y vio la galera, todavía no muy alejada,
que remolcaba al barquichuelo, por lo que óptimamente conoció que, al igual
que al marido, había perdido a los hijos; y pobre y sola y abandonada, sin saber
dónde a nadie pudiese encontrar jamás, viéndose allí, desmayada, llamando al
marido y a los hijos, cayó sobre la playa.
No había aquí quien con agua fría o con otro medio a las desmayadas
fuerzas llamase, por lo que a su albedrío pudieron los espíritus andar vagando
por donde quisieron; pero después de que en el mísero cuerpo las partidas
fuerzas junto con las lágrimas y el llanto volvieron, largamente llamó a los
hijos y mucho por todas las cavernas los anduvo buscando. Pero luego que
conoció que se fatigaba inútilmente y vio caer la noche, esperando y no
sabiendo qué, por sí misma se preocupó un tanto y, yéndose de la playa, a
aquella caverna donde acostumbraba a llorar y a dolerse volvió.
Y luego de que la noche con mucho miedo y con incalculable dolor fue
pasada y el nuevo día venido, y ya pasada la hora de tercia, como la noche
antes cenado no había, obligada por el hambre, se dio a pacer la hierba; y
paciendo como pudo, llorando, a diversos pensamientos sobre su futura vida se
entregó. Y mientras estaba en ellos, vio venir una cabrilla y entrar allí cerca en
una caverna, y luego de un poco salir de ella e irse por el bosque; por lo que,
levantándose, allí entró donde había salido la cabrilla, y vio dos cabritillos tal
vez nacidos el mismo día, los cuales le parecieron la cosa más dulce del mundo
y la más graciosa; y no habiéndosele todavía del reciente parto retirado la leche
del pecho, los cogió tiernamente y se los puso al pecho.
Los cuales, no rehusando el servicio, así mamaban de ella como hubiesen
hecho de su madre, y de entonces en adelante entre la madre y ella ninguna
distinción hicieron; por lo que, pareciéndole a la noble señora haber en el
desierto lugar alguna compañía encontrado, pastando hierbas y bebiendo agua
y tantas veces llorando cuantas del marido y de los hijos y de su pretérita vida
se acordaba, allí a vivir y a morir se había dispuesto, no menos familiar con la
cabrilla vuelta que con los hijos. Y, viviendo así, la noble señora en fiera
convertida, sucedió que, después de algunos meses, por fortuna llegó también
un barquito de pisanos allí donde ella había llegado antes, y se quedó varios
días.
Había en aquel barco un hombre noble llamado Currado de los marqueses
de Malaspina con una mujer suya valerosa y santa; y venían en peregrinación
de todos los santos lugares que hay en el reino de Apulia y a su casa volvían.
El cual, por entretener el aburrimiento, junto con su mujer y con algunos
servidores y con sus perros, un día a bajar a la isla se puso; y no muy lejano del
lugar donde estaba madama Beritola, empezaron los perros de Currado a seguir
a los dos cabritillos, los cuales, ya grandecitos, andaban paciendo; los cuales
cabritillos, perseguidos por los perros, a ninguna parte huyeron sino a la
caverna donde estaba madama Beritola. La cual, viendo esto, poniéndose en
pie y cogiendo un bastón, hizo retroceder a los perros; y allí Currado y su
mujer, que a sus perros seguían, llegando, viéndola morena y delgada y peluda
como se había puesto, se maravillaron, y ella mucho más que ellos.
Pero luego de que a sus ruegos hubo Currado sujetado a sus perros, después
de muchas súplicas le hicieron que dijese quién era y qué hacía aquí, la cual
enteramente toda su condición y todas sus desventuras y su rigurosa resolución
les comunicó. Lo que, oyendo Currado, que muy bien a Arrighetto Capece
conocido había, lloró de compasión y con muchas palabras se ingenió en
apartarla de decisión tan rigurosa, ofreciéndola llevarla a su casa o tenerla
consigo con el mismo honor que a su hermana, y que allí se quedase hasta que
Dios más alegre fortuna le deparara. A cuyas ofertas no plegándose la señora,
Currado dejó con ella a su mujer y le dijo que mandase traer aquí de qué
comer, y a ella, que estaba en harapos, con alguno de sus vestidos vistiese, e
hiciese todo para llevarla con ellos.
Quedándose con ella la noble señora, habiendo primero con madama
Beritola llorado mucho de sus infortunios, hechos venir vestidos y viandas, con
la mayor fatiga del mundo a tomarlos y a comer la indujo: y por fin, luego de
muchos ruegos, afirmando ella nunca querer ir a donde conocida fuera, la
indujo a irse con ellos a Lunigiana junto con los dos cabritillos y con la
cabrilla, la que en aquel entretanto había vuelto y no sin gran maravilla de la
noble señora le había hecho grandísimas fiestas. Y así, venido el buen tiempo,
madama Beritola con Currado y con su mujer en su barco montó, y junto con
ellos la cabrilla y los dos cabritillos; por los cuales no sabiendo todos su
nombre, fue Cabrilla llamada; y, con buen viento, pronto llegaron hasta la
desembocadura del Magra, donde bajándose, a sus castillos subieron.
Allí, junto a la mujer de Currado, madama Beritola, en trajes de viuda, como
una damisela suya, honesta y humilde y obediente estuvo, siempre a sus
cabritillos teniendo amor y haciéndoles alimentar.
Los corsarios que habían en Ponza tomado el barco en que madama Beritola
había venido dejándola a ella como a quien no habían visto, con toda la demás
gente se fueron a Génova; y allí dividida la presa entre los amos de la galera,
tocó por ventura, entre otras cosas, en suerte a un micer Guasparrino de Oria la
nodriza de madama Beritola y los dos niños con ella; el cual, a ella junto con
los dos niños mandó a su casa para tenerlos como siervos en los trabajos de la
casa.
La nodriza, sobremanera afligida por la pérdida de su ama y por la mísera
fortuna en la que veía haber caído a los dos niños, lloró amargamente; pero
después que vio que las lágrimas de nada servían y que ella era sierva junto con
ellos, aunque pobre mujer fuese, era sin embargo sabia y sagaz; por lo que,
consolándose lo mejor que pudo, y mirando a donde habían llegado, pensó que
si los dos niños eran reconocidos, por acaso podrían con facilidad recibir
molestias, y además de ello, esperando que, cuando fuese podría cambiar la
fortuna y ellos podrían, si vivos estuvieran, al perdido estado volver, pensó no
descubrir a nadie quiénes fueran, si no veía que fuese oportuno: y a todos decía
(los que le habían preguntado por ello) que eran sus hijos. Y al mayor, no
Giuffredi, sino Giannotto de Prócida llamaba; al menor no se preocupó de
cambiarle el nombre; y con suma diligencia enseñó a Giuffredi por qué le había
cambiado el nombre y en qué peligro podía estar si fuera reconocido, y esto no
una vez sino muchas y con frecuencia le recordaba: lo que el muchacho, que
era buen entendedor, según la enseñanza de la sabia nodriza óptimamente
hacía.
Se quedaron, pues, mal vestidos y peor calzados, ocupados en todos los
trabajos viles, junto con la nodriza, pacientemente muchos años los dos
muchachos en casa de micer Guasparrino. Pero Giannotto, ya de edad de
dieciséis años, teniendo mayor ánimo del que pertenecía a un siervo,
desdeñando la vileza de la condición servil, subiendo a unas galeras que iban a
Alejandría, del servicio de micer Guasparrino se fue y anduvo en muchos
lugares, sin poder mejorar en nada. Al final después de unos tres o cuatro años
de haberse ido de casa de micer Guasparrino, siendo un buen mozo y
habiéndose hecho grande de estatura, y habiendo oído que su padre, al que
creía muerto, estaba todavía vivo aunque en cautividad tenido por el rey
Carlos, casi desesperando de la fortuna, andando vagabundo, llegó a
Lunigiana, y allí entró por acaso como criado de Currado Malaspina
sirviéndole con diligencia y agrado.
Y como raras veces a su madre, que con la señora de Currado estaba, viese,
ninguna la conoció, ni ella a él: tanto la edad al uno y al otro, de lo que solían
ser cuando se vieron por última vez, había transformado.
Estando, pues, Giannotto al servicio de Currado, sucedió que una hija de
Currado cuyo nombre era Spina, que había enviudado de Niccolb de Grignano,
volvió a casa del padre; la cual, siendo muy bella y agradable y joven de poco
más de dieciséis años, por ventura le echó los ojos encima a Giannotto y él a
ella, y ardentísimamente el uno del otro se enamoraron. El cual amor no estuvo
largamente sin efecto, y muchos meses pasaron antes de que nadie se
apercibiese; por lo cual, ellos, demasiado seguros, comenzaron a actuar de
manera menos discreta que la que para tales hechos se requería.
Y yendo un día por un hermoso bosque de muchos árboles, la joven junto
con Giannotto, dejando a toda la demás compañía, se fueron delante, y
pareciéndoles que habían dejado muy lejos a los demás, en un lugar deleitoso y
lleno de hierbas y flores, y rodeado de árboles, descansando, a tomar el
amoroso placer el uno del otro empezaron. Y cuando ya habían estado juntos
largo tiempo, que el gran deleite les hizo encontrar muy breve, en esto por la
madre de la joven primero, y luego por Currado, fueron alcanzados. El cual,
afligido sobremanera al ver esto, sin nada decir del porqué, a los dos hizo coger
por tres de sus servidores y a un castillo suyo llevarlos atados; y de ira y de
disgusto gimiendo andaba, dispuesto a hacerles vilmente morir.
La madre de la joven, aunque muy enojada estuviese y digna reputase a su
hija por su falta de cualquier cruel penitencia, habiendo por algunas palabras de
Currado comprendido cuál era su intención respecto a los culpables, no
pudiendo soportar aquello, apresurándose alcanzó al airado marido y comenzó
a rogarle que quisiese agradarla no corriendo furiosamente a convertirse en su
vejez en homicida de su hija y a mancharse las manos con la sangre de un
criado suyo, y que encontrase otra manera de satisfacer su ira, así como
hacerles encarcelar y en la prisión penar y llorar por el pecado cometido. Y
tanto estas y otras palabras le estuvo diciendo la santa mujer que apartó de su
ánimo el propósito de matarlos; y mandó que en distintos lugares cada uno de
ellos fuese encarcelado, y allí guardado bien, y con poca comida y muchas
incomodidades mantenidos hasta que decidiese hacer otra cosa de ellos; y así
se hizo.
Y cuál fuese su vida en cautiverio y en continuas lágrimas y en más largos
ayunos de los que serían menester, cualquiera puede pensarlo. Llevando, pues,
Giannotto y Spina una vida tan dolorosa, y habiendo ya un año sin acordarse
Currado de ellos pasado, sucedió que el rey Pedro de Aragón, por un acuerdo
con micer Gian de Prócida, sublevó a la isla de Sicilia y la quitó al rey Carlos;
por lo que Currado, como gibelino, hizo una gran fiesta. De la que oyendo
hablar Giannotto a alguno de aquellos que le custodiaban, dio un gran suspiro y
dijo:
—¡Ay, triste de mí!, ¡que hace hoy ya catorce años que ando arrastrándome
por el mundo, no esperando otra cosa que ésta, y ahora que es venida, y para
que ya no espere tener ningún bien, me ha encontrado en prisión, de la que
nunca sino muerto espero salir!
—¿Y qué? —dijo el carcelero—. ¿Qué te importa a ti lo que hagan los
altísimos reyes? ¿Qué tienes tú que hacer en Sicilia?
A lo que Giannotto dijo:
—Parece que se me rompe el corazón acordándome de lo que mi padre tuvo
que hacer allí, el cual, aunque yo niño chico era cuando huí de allí, aún me
acuerdo que lo vi señor en vida del rey Manfredo.
Siguió el carcelero:
—¿Y quién fue tu padre?
—Mi padre —dijo Giannotto— puedo ya asaz seguramente manifestarlo
pues que me veo a cubierto del peligro que temía descubriéndolo, se llamó y se
llama aún, si vive, Arrighetto Capece, y yo no Giannotto sino Giuffredi me
llamo; y nada dudo, si de aquí saliera, que volviendo a Sicilia, no tuviese allí
todavía una altísima posición.
El buen hombre, sin más decir, en cuanto hubo lugar todo se lo contó a
Currado. Lo que oyendo Currado, aunque mostró no preocuparse del
prisionero, se fue a ver a madama Beritola y placenteramente le preguntó si
había tenido algún hijo de Arrighetto que se llamase Giuffredi. La señora,
llorando, respondió que, si el mayor de los dos suyos que había tenido
estuviera vivo, así se llamaría y sería de edad de veintidós años. Oyendo esto,
Currado pensó que podía de una vez hacer una gran misericordia y borrar su
vergüenza y la de su hija dándosela a aquél por mujer; y por ello, haciendo
venir secretamente a Giannotto, le examinó detalladamente sobre toda su
pasada vida. Y hallando abundancia de indicios manifiestos de que
verdaderamente era Giuffredi, hijo de Arrighetto, le dijo:
—Giannotto, sabes cuán grande y cuál ha sido la ofensa que me has hecho
en mi propia hija cuando, habiéndote yo tratado bien y amistosamente, como
debe hacerse con los servidores, debías mi honor y el de mis cosas siempre
buscar y servir; y muchos serían los que si tú les hubieras hecho lo que a mí me
hiciste, con vituperio te habrían hecho morir, lo que mi piedad no sufrió.
Ahora, puesto que así como me dices eres hijo de un hombre noble y de una
noble señora, quiero a tus angustias, si tú lo quieres, poner fin y quitarte de la
miseria y del cautiverio en los que estás, y al mismo tiempo tu honor y el mío
reintegrar a su debido sitio. Como sabes, Spina, a quien con amorosa (aunque
poco conveniente para ti y para ella) amistad tomaste, es viuda, y su dote es
grande y buena; cuáles sean las costumbres de su padre y de su madre las
conoces, de tu presente estado nada digo. Por lo que, cuando quieras, estoy
dispuesto a que, ya que deshonestamente fue tu amiga se convierta
honestamente en tu mujer, y que a guisa de hijo mío aquí conmigo y con ella
cuanto te plazca vivas.
Había la prisión macerado las carnes de Giannotto, pero el generoso ánimo
propio de su origen no había disminuido nada en él, ni tampoco el verdadero
amor que tenía a su mujer; y aunque fervientemente desease lo que Currado le
ofrecía y lo viese a su alcance, en nada atenuó lo que la grandeza de su ánimo
le mostraba tener que decir, y repuso:
—Currado, ni avidez de señorío ni deseo de dineros ni alguna otra razón me
hizo nunca contra tu vida y tus cosas obrar como traidor. Amé a tu hija y la
amo y la amaré siempre, porque la reputo digna de mi amor; y si yo con ella
me conduje menos que honestamente según la opinión de los vulgares, aquel
pecado cometí que siempre lleva aparejada la juventud, y que si se quisiera
hacer desaparecer habría que hacer desaparecer a la juventud, y éste, si los
viejos se quisieran acordar de haber sido jóvenes y los defectos de los demás
midiesen con los suyos, no sería tenido por grave como lo es por ti y por otros
muchos; y como amigo, no como enemigo, lo cometí. Lo que me ofreces hacer,
siempre lo deseé, y si hubiera creído que me habría podido ser concedido, largo
tiempo hace que lo habría pedido; y tanto más caro me será ahora cuando la
esperanza de ello es menor. Si no tienes en el ánimo lo que tus palabras
demuestran, no me alimentes con vanas esperanzas; hazme volver a la prisión,
y hazme allí afligir cuanto te plazca, que mientras ame a Spina te amaré a ti por
amor suyo, hagas lo que hagas, y te tendré reverencia.
Currado, habiéndole oído, se maravilló y le tuvo por de gran ánimo y reputó
a su amor como ardiente, y más lo quiso: por ello, poniéndose en pie, lo abrazó
y lo besó, y sin poner más dilación a la cosa, mandó que aquí fuese Spina
traída secretamente. Ella en la prisión se había puesto delgada y pálida y débil,
y otra mujer distinta de la que solía y parecía ser, y del mismo modo Giannotto
otro hombre; los cuales, en presencia de Currado, con consentimiento mutuo
contrajeron los esponsales según nuestra costumbre. Y luego que pasaron
algunos días sin que nadie se enterase de lo que pasado había y les hubo
proporcionado todo aquello que necesitaban y les placía, pareciéndole tiempo
de hacer alegrarse a las dos madres, llamando a su mujer y a la Cabrilla así les
dijo:
—¿Qué diríais, señora, si yo os devolviera a vuestro hijo mayor casado con
una de mis hijas?
A lo que la Cabrilla respondió:
—No podría deciros sino que, si pudiese estaros más obligada de lo que os
estoy, tanto más os estaría cuanto vos una cosa que me es querida más que yo
misma me devolveríais; y devolviéndomela en la guisa que decís, algo haríais
de volver a mí mi perdida esperanza.
Y llorando, se calló. Entonces dijo Currado a su mujer:
—¿Y a ti qué te parecería, mujer, si te diese un tal yerno?
A lo que la señora respondió:
—No uno de ellos, que son nobles, sino cualquier miserable si a vos os
pluguiese, me placería.
Entonces dijo Currado:
—Espero dentro de pocos días haceros alegrar por ello.
Y viendo ya a los dos jóvenes vueltos a su anterior aspecto, vistiéndolos
honradamente, preguntó a Giuffredi:
—¿Qué te gustaría más, además de la alegría que tienes, si vieses aquí a tu
madre?
A lo que Giuffredi respondió:
—No me es posible creer que los dolores de sus desventurados accidentes la
hayan dejado viva: pero si así fuese, sumamente me gustaría, como a quien
aún, con su consejo, creería que podría recobrar en Sicilia gran parte de mis
bienes.
Entonces Currado hizo venir allí a la una y la otra señora. Las dos hicieron
maravillosas fiestas a la recién casada, maravillándose no poco de la
inspiración a que podía deberse que Currado hubiese llegado a ser tan benigno
que hubiese hecho su pariente a Giannotto; al cual, madama Beritola, por las
palabras oídas a Currado, empezó a mirar, y, por oculta virtud, se despertó en
ella algún recuerdo de las pueriles facciones del rostro de su hijo, sin esperar
otra demostración, con los brazos abiertos se le echó al cuello, ni el
desbordante amor y la alegría materna le permitieron poder decir palabra
alguna, sino que la privaron de toda virtud sensitiva hasta tal punto que como
muerta cayó en los brazos del hijo.
El cual, aunque mucho se maravillase de haberla visto muchas veces antes
en aquel mismo castillo sin nunca reconocerla, no dejó de conocer incontinenti
el aroma materno y reprochándose su pretérito descuido, recibiéndola en sus
brazos llorando, tiernamente la besó. Pero luego de que madama Beritola,
piadosamente ayudada por la mujer de Currado y por Spina y con agua fría y
con otras artes suyas le devolvieron las desmayadas fuerzas empezó de nuevo a
abrazar al hijo con muchas lágrimas y muchas dulces palabras; y llena de
piedad materna mil veces más le besó, y él y a ella reverentemente mucho la
miró y la abrazó. Pero después de que los honestos y alegres agasajos se
repitieron tres o cuatro veces, no sin contento y placer de los circunstantes, y el
uno hubo al otro narrado sus desventuras, habiendo ya Currado a sus amigos
comunicado, con gran placer de todos, el nuevo parentesco por él contraído, y
ordenando una hermosa y magnífica fiesta le dijo Giuffredi:
—Currado, me habéis contentado con muchas cosas y largamente habéis
honrado a mi madre: ahora, para que nada, en lo que podáis, quede por hacer,
os ruego que a mi madre, a mis invitados y a mí alegréis con la presencia de mi
hermano, que como siervo tiene en su casa micer Guasparrino de Oria, quien,
como ya os he dicho, de él y de mí se apoderó pirateando y luego, que mandéis
a Sicilia para que se informe plenamente de las condiciones y del estado del
país, y averigüe lo que ha sido de Arrighetto, mi padre, si está vivo o muerto, y
si está vivo, en qué estado; y plenamente informado de todo, vuelva a nosotros.
Plugo a Currado la petición de Giuffredi, y sin tardanza alguna a
discretísimas personas mandó a Génova y a Sicilia. El que fue a Génova,
hallado micer Guasparrino, de parte de Currado le rogó vehementemente que al
Expulsado y a su nodriza le enviase, contándole lo que Currado había hecho
con Giuffredi y con su madre. A lo que Micer Guasparrino se maravilló mucho
oyéndolo, y dijo:
—Es verdad que haré por Currado cualquier cosa que esté en mi poder que
le agrade; y ciertamente he tenido en casa, desde hace catorce años, al
muchacho que me pides y a su madre, los cuales te enviaré de buena gana; pero
le dirás de mi parte que cuide de no haber creído demasiado o de no creer las
fábulas de Giannotto, que dices que hoy se hace llamar Giuffredi, porque es
mucho más malo de lo que él piensa.
Y dicho esto, haciendo honrar al valiente hombre, hizo llamar a la nodriza
en secreto, y cautamente la interrogó sobre aquel asunto. La cual, habiendo
oído la rebelión de Sicilia y oyendo que Arrighetto estaba vivo, desechando el
miedo que hasta entonces había tenido, ordenadamente le contó todo y le
mostró las razones por las que aquella manera de conducirse había seguido.
Micer Guasparrino, viendo que las cosas dichas por la nodriza con las del
embajador de Currado se convenían óptimamente, empezó a dar fe a las
palabras; y de una manera y de otra, como hombre astutísimo que era, haciendo
averiguaciones sobre este asunto y cada vez encontrando más cosas que más le
hacían creer en ello, avergonzándose del vil trato que le había dado al
muchacho, para enmendarlo, teniendo una bella hija de once años de edad,
sabiendo quién Arrighetto había sido y era, con una gran dote se la dio por
mujer, y luego de una gran fiesta, con el muchacho y con la hija y con el
embajador de Currado y con la nodriza, subiendo a una galera bien armada, se
vino a Lérici; donde recibido por Currado, con toda su compañía se fue a un
castillo de Currado no muy alejado de allí, donde estaba preparada una gran
fiesta.
Qué fiestas hizo la madre al volver a ver a su hijo, cuáles las de los dos
hermanos, cuál la de los tres a la fiel nodriza, cuál la hecha por todos a micer
Guasparrino y a su hija, y por él a todos, y de todos juntos con Currado y su
mujer y con sus hijos y sus amigos, no se podría explicar con palabras, ni con
pluma escribir; por lo que a vosotras, señoras, os dejo que lo imaginéis. Para lo
cual, para que fuese completa, quiso Dios, generosísimo donante cuando
empieza, hacer llegar las alegres nuevas de la vida y el buen estado de
Arrighetto Capece.
Por lo que, siendo grande la fiesta y los convidados, las mujeres y los
hombres estando a la mesa todavía al primer plato, llegó aquel que había sido
enviado a Sicilia, y entre otras cosas contó de Arrighetto, que, estando en
Catania encarcelado por el rey Carlos, cuando se levantó contra el rey la
revuelta en aquella tierra, el pueblo enfurecido corrió a la cárcel y, matando a
los guardias, le habían sacado de allí, y como a capital enemigo del rey Carlos
lo habían hecho su capitán y le habían seguido en expulsar y matar a los
franceses; por la cual cosa, se había hecho sumamente grato al rey Pedro, quien
todos sus bienes y todo su honor le había restituido, por lo que estaba en
grande y buena posición; añadiendo que a él le había recibido con sumo honor
y había hecho indecibles fiestas por las noticias de su mujer y del hijo, de los
cuales después de su prisión nada había sabido, y además de ello, mandaba a
por ellos una saetía con algunos gentileshombres, que venían detrás.
Fue con gran alegría y fiesta éste recibido; y prontamente Currado con
algunos de sus amigos salieron al encuentro de los gentileshombres que a por
madama Beritola y por Giuffredi venían, y recibidos alegremente, a su
banquete, que todavía no estaba mediado, les introdujo. Allí a la señora y a
Giuffredi y además de a ellos a todos los otros con tanta alegría los vieron, que
nunca mayor fue oída; y ellos, antes de sentarse a comer, de parte de Arrighetto
saludaron y agradecieron como mejor supieron y pudieron a Currado y a su
mujer por el honor hecho a su mujer y a su hijo, y a Arrighetto y a cualquier
cosa que por medio de él se pudiese hacer pusieron a su disposición. Luego,
volviéndose a micer Guasparrino, cuyos favores eran inesperados, dijeron que
estaban certísimos de que, en cuanto lo que habían hecho por el Expulsado
supiese Arrighetto, gracias semejantes y mayores le daría. Después de lo cual,
muy contentos, en el banquete de las recién casadas y con los recién casados
comieron.
Y no sólo aquel día festejó Currado al yerno y a sus otros parientes amigos,
sino muchos otros; y después que hubieron cesado los festejos, pareciéndole a
madama Beritola y a Giuffredi y a los demás que tenían que irse, con muchas
lágrimas de Currado y de su mujer y de micer Guasparrino subiendo a la saetía,
llevándose consigo a Spina, se fueron. Y teniendo próspero el viento, pronto
llegaron a Sicilia, donde con tan gran fiesta por Arrighetto (todos por igual, los
hijos y las mujeres) fueron en Palermo recibidos que decir no se podría; y allí
se cree que mucho tiempo todos vivieron feliz mente, y reconocidos por el
beneficio recibido, en amistad con Dios Nuestro Señor.
NOVELA SÉPTIMA
El sultán de Babilonia manda a una hija suya como mujer al rey del Algarbe,
la cual, por diversas desventuras, en el espacio de cuatro años llega a las
manos de nueve hombres en diversos lugares, por último, restituida al padre
como doncella, vuelve de su lado al rey del Algarbe como mujer, como
primero iba.
Tal vez no se habría extendido mucho más la historia de Emilia sin que la
compasión sentida por las jóvenes por los casos de madama Beritola no les
hubiera conducido a derramar lágrimas. Pero luego de que a aquélla se puso
fin, plugo a la reina que Pánfilo siguiera, contando la suya; por lo cual él, que
obedientísimo era, comenzó:
Difícilmente, amables señoras, puede ser conocido por nosotros lo que nos
conviene, por lo que, como muchas veces se ha podido ver, ha habido muchos
que, estimando que si se hicieran ricos podrían vivir sin preocupación y
seguros, lo pidieron a Dios no sólo con oraciones sino con obras, no rehusando
ningún trabajo ni peligro para buscar conseguirlo: y cuando lo hubieron
logrado, encontraron que por deseo de tan gran herencia fueron a matarles
quienes antes de que se hubieran enriquecido deseaban su vida. Otros, de bajo
estado subidos a las alturas de los reinos por medio de mil peligrosas batallas,
por medio de la sangre de sus hermanos y de sus amigos, creyendo estar en
ellas la suma felicidad, además de los infinitos cuidados y temores de que
llenas las vieron y sintieron, conocieron (no sin su muerte) que en el oro de las
mesas reales se bebía el veneno. Muchos hubo que la fuerza corporal y la
belleza, y ciertos ornamentos con apetito ardentísimo desearon, y no se
percataron de haber deseado mal hasta que aquellas cosas no les fueron ocasión
de muerte o de dolorosa vida.
Y para no hablar por separado de todos los humanos deseos, afirmo que
ninguno hay que con completa precaución, como por seguro de los azares de la
fortuna pueda ser elegido por los vivos; por lo que, si queremos obrar
rectamente, a tomar y poseer deberíamos disponernos lo que nos diese Aquél
que sólo lo que nos hace falta conoce y nos puede dar. Pero si los hombres
pecan por desear varias cosas, vosotras, graciosas señoras, sobremanera pecáis
por una, que es por desear ser hermosas, hasta el punto de que, no bastándoos
los encantos que por la naturaleza os son concedidos, aún con maravilloso arte
buscáis acrecentarlos, y me place contaros cuán desventuradamente fue
hermosa una sarracena que, en unos cuatro años, tuvo, por su hermosura, que
contraer nuevas bodas nueve veces.
Ya ha pasado mucho tiempo desde que hubo un sultán en Babilonia que
tuvo por nombre Beminedab, al que en sus días bastantes cosas de acuerdo con
su gusto sucedieron. Tenía éste, entre sus muchos hijos varones y hembras, una
hija llamada Alatiel que, por lo que todos los que la veían decían, era la mujer
más hermosa que se viera en aquellos tiempos en el mundo; y porque en una
gran derrota que había causado a una gran multitud de árabes que le habían
caído encima, le había maravillosamente ayudado el rey del Algarbe, a éste,
habiéndosela pedido él como gracia especial, la había dado por mujer; y con
honrada compañía de hombres y de mujeres y con muchos nobles y ricos
arneses la hizo montar en una nave bien armada y bien provista, y
mandándosela, la encomendó a Dios. Los marineros, cuando vieron el tiempo
propicio, dieron al viento las velas y del puerto de Alejandría partieron y
muchos días navegaron felizmente; y ya habiendo pasado Cerdeña,
pareciéndoles que estaban cerca del fin de su camino, se levantaron
súbitamente un día contrarios vientos, los cuales, siendo todos sobremanera
impetuosos, tanto azotaron a la nave donde iba la señora y los marineros que
muchas veces se tuvieron por perdidos.
Pero, como hombres valientes, poniendo en obra toda arte y toda fuerza,
siendo combatidos por el infinito mar, resistieron durante dos días; y
empezando ya la tercera noche desde que la tempestad había comenzado, y no
cesando ésta sino creciendo continuamente, no sabiendo dónde estaban ni
pudiendo por cálculo marinesco comprenderlo ni por la vista, porque
oscurísimo de nubes y de tenebrosa noche estaba el cielo, estando no mucho
más allá de Mallorca, sintieron que se resquebrajaba la nave. Por lo cual, no
viendo remedio para su salvación, teniendo en el pensamiento cada cual a sí
mismo y no a los demás, arrojaron a la mar una chalupa, y confiando más en
ella que en la resquebrajada nave, allí se arrojaron los patrones, y después de
ellos unos y otros de cuantos hombres había en la nave (aunque los que
primero habían bajado a la chalupa con los cuchillos en la mano trataron de
impedírselo) se arrojaron, y creyendo huir de la muerte dieron con ella de
cabeza: porque no pudiendo con aquel mal tiempo bastar para tantos,
hundiéndose la chalupa, todos perecieron.
Y la nave, que por impetuoso viento era empujada, aunque resquebrajada
estuviese y ya casi llena de agua —no habiéndose quedado en ella nadie más
que la señora y sus mujeres, y todas por la tempestad del mar y por el miedo
vencidas, yacían en ella como muertas— corriendo velocísimamente, fue a
vararse en una playa de la isla de Mallorca, con tanto y tan gran ímpetu que se
hundió casi entera en la arena, a un tiro de piedra de la orilla aproximadamente;
y allí, batida por el mar, sin poder ser movida por el viento, se quedó durante la
noche. Llegado el día claro y algo apaciguada la tempestad, la señora, que
estaba medio muerta, alzó la cabeza y, tan débilmente como estaba empezó a
llamar ora a uno ora a otro de su servidumbre, pero en vano llamaba: los
llamados estaban demasiado lejos.
Por lo que, no oyéndose responder por nadie ni viendo a nadie, se maravilló
mucho y empezó a tener grandísimo miedo; y como mejor pudo levantándose,
a las damas que eran de su compañía y a las otras mujeres vio yacer, y a una
ahora y a otra después sacudiendo, luego de mucho llamar a pocas encontró
que tuvieran vida, como que por graves angustias de estómago y por miedo se
habían muerto: por lo que el miedo de la señora se hizo mayor. Pero no
obstante, apretándole la necesidad de decidir algo, puesto que allí sola se veía
(no conociendo ni sabiendo dónde estuviera), tanto animó a las que vivas
estaban que las hizo levantarse; y encontrando que ellas no sabían dónde los
hombres se hubiesen ido, y viendo la nave varada en tierra y llena de agua,
junto con ellas dolorosamente comenzó a llorar. Y llegó la hora de nona antes
de que a nadie vieran, por la orilla o en otra parte, a quien pudiesen provocar
piedad y les diese ayuda.
Llegada nona, por azar volviendo de una tierra suya pasó por allí un
gentilhombre cuyo nombre era Pericón de Visalgo, con muchos servidores a
caballo; el cual, viendo la nave, súbitamente se imaginó lo que era y mandó a
uno de los sirvientes que sin tardanza procurase subir a ella y le contase lo que
hubiera. El sirviente, aunque haciéndolo con dificultad, allí subió y encontró a
la noble joven, con aquella poca compañía que tenía, bajo el pico de la proa de
la nave, toda tímida escondida. Y ellas, al verlo, llorando pidieron misericordia
muchas veces, pero apercibiéndose de que no eran entendidas y de que ellas no
le entendían, por señas se ingeniaron en demostrarle su desgracia. El sirviente,
como mejor pudo mirando todas las cosas, contó a Pericón lo que allí había, el
cual prontamente hizo traer a las mujeres y las más preciosas cosas que allí
había y que pudieron coger, y con ellas se fue a un castillo suyo; y allí con
víveres y con reposo reconfortadas las señoras, comprendió, por los ricos
arneses, que la mujer que había encontrado debía ser una grande y noble
señora, y a ella la conoció prestamente al ver los honores que veía a las otras
hacerle a ella sola. Y aunque pálida y asaz desarreglada en su persona por las
fatigas del mar estuviese entonces la mujer, sin embargo sus facciones le
parecieron bellísimas a Pericón, por lo cual deliberó súbitamente que si no
tuviera marido la querría por mujer, y si por mujer no pudiese tenerla, la
querría tener por amiga.
Era Pericón hombre de fiero aspecto y muy robusto; y habiendo durante
algunos días a la señora hecho servir óptimamente, y por ello estando ésta toda
reconfortada, viéndola él sobremanera hermosísima, afligido desmedidamente
por no poder entenderla ni ella a él, y así no poder saber quién fuera, pero no
por ello menos desmesuradamente prendado de su belleza, con obras amables y
amorosas se ingenió en inducirla a cumplir su placer sin oponerse. Pero era en
vano: ella rehusaba del todo sus familiaridades, y mientras tanto más se
inflamaba el ardor de Pericón. Lo que, viéndolo la mujer, y ya durante algunos
días estando allí y dándose cuenta por las costumbres de que entre cristianos
estaba, y en lugar donde, si hubiera sabido hacerlo, el darse a conocer de poca
cosa le servía, pensando que a la larga o por la fuerza o por amor tendría que
llegar a satisfacer los gustos de Pericón, se propuso con grandeza de ánimo
hollar la miseria de su fortuna, y a sus mujeres, que más de tres no le habían
quedado, mandó que a nadie manifestasen quiénes eran, salvo si en algún lugar
se encontrasen donde conocieran que podrían encontrar una ayuda manifiesta a
su libertad; además de esto, animándolas sumamente a conservar su castidad,
afirmando haberse ella propuesto que nunca nadie gozaría de ella sino su
marido. Sus mujeres la alabaron por ello, y le dijeron que observarían en lo que
pudieran su mandato.
Pericón, inflamándose más de día en día, y tanto más cuanto más cerca veía
la cosa deseada y muchas veces negada, y viendo que sus lisonjas no le valían,
preparó el ingenio y el arte, reservándose la fuerza para el final. Y habiéndose
dado cuenta alguna vez que a la señora le gustaba el vino, como a quien no
estaba acostumbrada a beber, porque su ley se lo vedaba, con él, como ministro
de Venus pensó que podía conseguirla, y, aparentando no preocuparse de que
ella se mostrase esquiva, hizo una noche a modo de solemne fiesta una
magnífica cena, a la que vino la señora; y en ella, siendo por muchas cosas
alegrada la cena, ordenó al que la servía que con varios vinos mezclados le
diese de beber. Lo que él hizo óptimamente; y ella, que de aquello no se
guardaba, atraída por el agrado de la bebida, más tomó de lo que habría
requerido su honestidad; por lo que, olvidando todas las advertencias pasadas,
se puso alegre, y viendo a algunas mujeres bailar a la moda de Mallorca, ella a
la manera alejandrina bailó.
Lo que, viendo Pericón, estar cerca le pareció de lo que deseaba, y
continuando la cena con más abundancia de comidas y de bebidas, por gran
espacio durante la noche la prolongó. Por último, partiendo los convidados,
solo con la señora entró en su alcoba; la cual, más caliente por el vino que
templada por la honestidad, como si Pericón hubiese sido una de sus mujeres,
sin ninguna contención de vergüenza desnudándose en presencia de él, se
metió en la cama. Pericón no dudó en seguirla sino que, apagando todas las
luces, prestamente de la otra parte se echó junto a ella, y cogiéndola en brazos
sin ninguna resistencia, con ella empezó amorosamente a solazarse. Lo que
cuando ella lo hubo probado, no habiendo sabido nunca antes con qué cuerpo
embisten los hombres, casi arrepentida de no haber accedido antes a las
lisonjas de Pericón, sin esperar a ser invitada a tan dulces noches, muchas
veces se invitaba ella misma, no con palabras, con las que no se sabía hacer
entender, sino con obras. A este gran placer de Pericón y de ella, no estando la
fortuna contenta con haberla hecho de mujer de un rey convertirse en amiga de
un castellano, opuso una amistad más cruel.
Tenía Pericón un hermano de veinticinco años de edad, bello y fresco como
una rosa, cuyo nombre era Marato; el cual, habiéndola visto y habiéndole
agradado sumamente, pareciéndole, según por sus actos podía comprender, que
gozaba de su gracia, y estimando que lo que él deseaba nada se lo vedaba sino
la continua guardia que de ella hacía Pericón, dio en un cruel pensamiento: y al
pensamiento siguió sin tregua el criminal efecto. Estaba entonces, por acaso, en
el puerto de la ciudad, una nave cargada de mercancía para ir a Clarentza, en
Romania, de la que eran patrones dos jóvenes genoveses, y tenía ya la vela
izada para irse en cuanto buen viento soplase; con los cuales concertándose
Marato, arregló cómo la siguiente noche fuese recibido con la mujer. Y hecho
esto, al hacerse de noche, a casa de Pericón, quien de él nada se guardaba,
secretamente fue con algunos de sus fidelísimos compañeros, a los cuales había
pedido ayuda para lo que pensaba hacer, y en la casa, según lo que habían
acordado, se escondió. Y luego que fue pasada parte de la noche, habiendo
abierto a sus compañeros, allá donde Pericón con la mujer dormía se fue, y
abriéndola, a Pericón mataron mientras dormía y a la mujer, despierta y
gimiente, amenazándola con la muerte si hacía algún ruido, se llevaron; y con
gran cantidad de las cosas más preciosas de Pericón, sin que nadie les hubiera
oído, prestamente se fueron al puerto, y allí sin tardanza subieron a la nave
Marato y la mujer, y sus compañeros se dieron la vuelta.
Los marineros, teniendo viento favorable y fresco, se hicieron a la mar. La
mujer, amargamente de su primera desgracia y de ésta se dolió mucho; pero
Marato, con el San—Crescencio—en—mano que Dios le había dado empezó a
consolarla de tal manera que ella, ya familiarizándose con él, olvidó a Pericón;
y ya le parecía hallarse bien cuando la fortuna le aparejó nuevas tristezas, como
si no estuviese contenta con las pasadas. Porque, siendo ella hermosísima de
aspecto, como ya hemos dicho muchas veces, y de maneras muy dignas de
alabanza, tan ardientemente de ella los dos patrones de la nave se enamoraron
que, olvidándose de cualquier otra cosa, solamente a servirla y a agradarla se
aplicaban, teniendo cuidado siempre de que Marato no se apercibiese de su
intención. Y habiéndose dado cuenta el uno de aquel amor del otro, sobre
aquello tuvieron juntos una secreta conversación y convinieron en adquirir
aquel amor común, como si Amor debiese sufrir lo mismo que se hace con las
mercancías y las ganancias.
Y viéndola muy guardada por Marato, y por ello impedido su propósito,
yendo un día la nave con vela velocísima, y Marato estando sobre la popa y
mirando al mar, no sospechando nada de ellos, se fueron a él de común
acuerdo y, cogiéndolo prestamente por detrás lo arrojaron al mar; y estuvieron
más de una milla alejados antes de que nadie se hubiera dado cuenta de que
Marato había caído al mar; lo que oyendo la mujer y no viendo manera de
poderlo recobrar, nuevo duelo empezó a hacer en la nave. Y a su consuelo los
dos amantes vinieron incontinenti, y con dulces palabras y grandísimas
promesas, aunque ella poco los entendiese, a ella, que no tanto por el perdido
Marato como por su desventura lloraba, se ingeniaban en tranquilizar. Y luego
de largas consideraciones una y otra vez dirigidas a ella, pareciéndoles que la
habían consolado, vino la hora de discutir entre sí cuál de ellos la fuera a llevar
primero a la cama.
Y queriendo cada uno ser el primero y no pudiendo en aquello llegar a
ningún acuerdo entre ambos, primero con palabras graves y duras empezaron
un altercado y encendiéndose en ira con ellas, echando mano a los cuchillos,
furiosamente se echaron uno sobre el otro; y muchos golpes, no pudiendo los
que en la nave estaban separarlos, se dieron uno al otro, de los que uno cayó
muerto incontinenti, y el otro en muchas partes de su cuerpo gravemente
herido, quedó con vida; lo que desagradó mucho a la mujer, como a quien allí
sola, sin ayuda ni consejo alguno se veía, y mucho temía que contra ella se
volviese la ira de los parientes y de los amigos de los dos patrones; pero los
ruegos del herido y la pronta llegada a Clarentza del peligro de muerte la
libraron. Donde junto con el herido descendió a tierra, y estando con él en un
albergue, súbitamente corrió la fama de su gran belleza por la ciudad, y a los
oídos del príncipe de Morea, que entonces estaba en Clarentza, llegó: por lo
que quiso verla, y viéndola, y más de lo que la fama decía pareciéndole
hermosa, tan ardientemente se enamoró de ella que en otra cosa no podía
pensar.
Y habiendo oído en qué guisa había llegado allí, se propuso conseguirla para
él, y buscándole las vueltas y sabiéndolo los parientes del herido, sin esperar
más se la mandaron prestamente; lo que al príncipe fue sumamente grato y otro
tanto a la mujer, porque fuera de un gran peligro le pareció estar. El príncipe,
viéndola además de por la belleza adornada con trajes reales, no pudiendo de
otra manera saber quién fuese ella, estimó que sería noble señora, y por lo tanto
su amor por ella se redobló; y teniéndola muy honradamente, no a guisa de
amiga sino como a su propia mujer la trataba. Lo que, considerando la mujer
los pasados males y pareciéndole bastante bien estar, tan consolada y alegre
estaba mientras sus encantos florecían que de nada más parecía que hubiera
que hablar en Romania.
Por lo cual, al duque de Atenas, joven y bello y arrogante en su persona,
amigo y pariente del príncipe, le dieron ganas de verla: y haciendo como que
venía a visitarle, como acostumbraba a hacer de vez en cuando, con buena y
honorable compañía se vino a Clarentza, donde fue honradamente recibido con
gran fiesta. Después, luego de algunos días, venidos a hablar de los encantos de
aquella mujer, preguntó al duque si eran cosa tan admirable como se decía; a lo
que el príncipe respondió:
—Mucho más; pero de ello no mis palabras sino tus ojos quiero que den fe.
A lo que, invitando al duque el príncipe, juntos fueron allá donde ella
estaba; la cual, muy cortésmente y con alegre rostro, habiendo antes sabido su
venida, les recibió. Y habiéndola hecho sentar entre ellos, no se pudo de hablar
con ella tomar ningún agrado porque poco o nada de aquella lengua entendía;
por lo que cada uno la miraba como a cosa maravillosa, y mayormente el
duque, el cual apenas podía creer que fuese cosa mortal, y sin darse cuenta, al
mirarla, con el amoroso veneno que con los ojos bebía, creyendo que su gusto
satisfacía mirándola, se enviscó a sí mismo, enamorándose de ella
ardentísimamente.
Y luego que de ella, junto con el príncipe, se hubo partido y tuvo espacio de
poder pensar por sí solo, juzgaba al príncipe más feliz que a nadie teniendo una
cosa tan bella a su disposición; y luego de muchos y diversos pensamientos,
pesando más su fogoso amor que su honra, determinó, sucediera lo que fuese,
privar al príncipe de aquella felicidad y hacerse feliz con ella a sí mismo si
pudiese. Y, teniendo en el ánimo apresurarse, dejando toda razón y toda
justicia aparte, a los engaños dispuso todo su pensamiento; y un día, según el
malvado plan establecido por él, junto con un secretísimo camarero del
príncipe que tenía por nombre Ciuriaci, secretísimamente todos sus caballos y
sus cosas hizo preparar para irse, y viniendo la noche, junto con un compañero,
todos armados, llevado fue por el dicho Ciuriaci a la alcoba del príncipe
silenciosamente. Al que vio que, por el gran calor que hacía, mientras dormía
la mujer, él todo desnudo estaba a una ventana abierta al puerto, tomando un
vientecillo que de aquella parte venía; por la cual cosa, habiendo a su
compañero antes informado de lo que tenía que hacer, silenciosamente fue por
la cámara hasta la ventana, y allí con un cuchillo hiriendo al príncipe en los
riñones, lo traspasó de una a otra parte, y cogiéndolo prestamente, lo arrojó por
la ventana abajo.
Estaba el palacio sobre el mar y muy alto, y aquella ventana a la que estaba
entonces el príncipe daba sobre algunas casas que habían sido derribadas por el
ímpetu del mar, a las cuales raras veces o nunca alguien iba; por lo que
sucedió, tal como el duque lo había previsto, que la caída del cuerpo del
príncipe ni fue ni pudo ser oída por nadie. El compañero del duque, viendo que
aquello estaba hecho, rápidamente un cabestro que llevaba para aquello,
fingiendo hacer caricias a Ciuriaci, se lo echó a la garganta y tiró de manera
que Ciuriaci no pudo hacer ningún ruido; y reuniéndose con él el duque, lo
estrangularon, y adonde el príncipe arrojado había, lo arrojaron. Y hecho esto,
manifiestamente conociendo que no habían sido oídos ni por la mujer ni por
nadie, tomó el duque una luz en la mano y la levantó sobre la cama, y
silenciosamente a la mujer toda, que profundamente dormía, descubrió; y
mirándola entera la apreció sumamente, y si vestida le había gustado sobre toda
comparación le gustó desnuda. Por lo que, inflamándose en mayor deseo, no
espantado por el reciente pecado por él cometido, con las manos todavía
sangrientas, junto a ella se acostó y con ella toda soñolienta, y creyendo que el
príncipe fuese, yació.
Pero luego de que algún tiempo con grandísimo placer estuvo con ella,
levantándose y haciendo venir allí a algunos de sus compañeros, hizo coger a
la mujer de manera que no pudiera hacer ruido, y por una puerta falsa, por
donde entrado había él, llevándola y poniéndola a caballo, lo más
silenciosamente que pudo, con todos los suyos se puso en camino y se volvió a
Atenas. Pero como tenía mujer, no en Atenas sino en un bellísimo lugar suyo
que un poco a las afueras de la ciudad tenía junto al mar, dejó a la más
dolorosa de las mujeres, teniéndola allí ocultamente y haciéndola
honradamente, de cuanto necesitaba, servir.
Habían a la mañana siguiente los cortesanos del príncipe esperado hasta la
hora de nona a que el príncipe se levantase; pero no oyendo nada, empujando
las puertas de la cámara que solamente estaban entornadas, y no encontrando
allí a nadie, pensando que ocultamente se hubiera ido a alguna parte para
estarse algunos días a su gusto con aquella su hermosa mujer, más no se
preocuparon. Y así las cosas, sucedió que al día siguiente, un loco, entrando
entre las ruinas donde estaban el cuerpo del príncipe y el de Ciuriaci, por el
cabestro arrastró afuera a Ciuriaci, y lo iba arrastrando tras él. El cual, no sin
maravilla fue reconocido por muchos, que con lisonjas haciéndose llevar por el
loco allí de donde lo había arrastrado, allí, con grandísimo dolor de toda la
ciudad, encontraron el del príncipe, y honrosamente lo sepultaron; e
investigando sobre los autores de tan grande delito, y viendo que el duque de
Atenas no estaba, sino que se había ido furtivamente, estimaron, como era, que
él debía haber hecho aquello y llevádose a la mujer.
Por lo que prestamente sustituyendo a su príncipe con un hermano del
muerto, le incitaron con todo su poder a la venganza; el cual, por muchas otras
cosas confirmado después haber sido tal como lo habían imaginado, llamando
en su ayuda a amigos y parientes y servidores de diversas partes, prontamente
reunió una grande y buena y poderosa hueste, y a hacer la guerra al duque de
Atenas se enderezó.
El duque, oyendo estas cosas, en su defensa semejantemente aparejó todo su
ejército, y vinieron en su ayuda muchos señores, entre los cuales, enviados por
el emperador de Constantinopla, estaban Costanzo su hijo y Manovello su
sobrino con buenas y grandes gentes, los cuales fueron recibidos honradamente
por el duque, y más por la duquesa, porque era su hermana. Aprestándose las
cosas para la guerra más de día en día, la duquesa, en tiempo oportuno, a
ambos a dos hizo venir a su cámara, y allí con lágrimas bastantes y con muchas
palabras toda la historia les contó, mostrándoles las razones de la guerra y la
ofensa hecha contra ella por el duque con la mujer a la que creía tener
ocultamente; y doliéndose mucho de aquello, les rogó que al honor del duque y
al consuelo de ella ofreciesen la reparación que pensasen mejor. Sabían los
jóvenes cómo había sido todo aquel hecho y, por ello, sin preguntar demasiado,
confortaron a la duquesa lo mejor que supieron y la llenaron de buena
esperanza, e informados por ella de dónde estaba la mujer, se fueron.
Y habiendo muchas veces oído hablar de la mujer como maravillosa,
desearon verla y al duque pidieron que se la enseñase; el cual, mal recordando
lo que al príncipe había sucedido por habérsela enseñado a él, prometió
hacerlo: y hecho aparejar en un bellísimo jardín, en el lugar donde estaba la
mujer, un magnífico almuerzo, a la mañana siguiente, a ellos con algunos otros
compañeros a comer con ella los llevó. Y estando sentado Costanzo con ella, la
comenzó a mirar lleno de maravilla, diciéndose que nunca había visto nada tan
hermoso, y que ciertamente por excusado podía tenerse al duque y a cualquiera
que para tener una cosa tan hermosa cometiese traición o cualquier otra acción
deshonesta: y una vez y otra mirándola, y celebrándola cada vez más, no de
otra manera le sucedió a él lo que le había sucedido al duque. Por lo que,
yéndose enamorado de ella, abandonado todo el pensamiento de guerra, se dio
a pensar cómo se la podría quitar al duque, óptimamente a todos celando su
amor. Pero mientras él se inflamaba en este fuego, llegó el tiempo de salir
contra el príncipe que ya a las tierras del duque se acercaba; por lo que el
duque y Costanzo y todos los otros, según el plan hecho en Atenas saliendo,
fueron a contender a ciertas fronteras, para que más adelante no pudiera venir
el príncipe.
Y deteniéndose allí muchos días, teniendo siempre Costanzo en el ánimo y
en el pensamiento a aquella mujer, imaginando que, ahora que el duque no
estaba junto a ella, muy bien podría venir a cabo de su placer, por tener una
razón para volver a Atenas se fingió muy indispuesto en su persona; por lo que,
con permiso del duque, delegado todo su poder en Manovello, a Atenas se vino
junto a la hermana, y allí, luego de algunos días, haciéndola hablar sobre la
ofensa que del duque le parecía recibir por la mujer que tenía, le dijo que, si
ella quería, él la ayudaría bien en aquello, haciendo de allí donde estaba sacarla
y llevársela. La duquesa, juzgando que Costanzo por su amor y no por el de la
mujer lo hacía, dijo que le placía mucho siempre que se hiciese de manera que
el duque nunca supiese que ella hubiera consentido en esto. Lo que Costanzo
plenamente le prometió; por lo que la duquesa consintió en que él como mejor
le pareciese hiciera.
Costanzo, ocultamente, hizo armar una barca ligera, y aquella noche la
mandó cerca del jardín donde vivía la mujer, informados los suyos que en ella
estaban de lo que habían de hacer, y junto con otros fue al palacio donde estaba
la mujer, donde por aquellos que allí al servicio de ella estaban fue alegremente
recibido, y también por la mujer; y con ésta, acompañada por sus servidores y
por los compañeros de Costanzo, como quisieron, fueron al jardín. Y como si a
la mujer de parte del duque quisiera hablarle, con ella, hacia una puerta que
salía al mar, solo se fue; a la cual, estando ya abierta por uno de sus
compañeros, y allí con la señal convenida llamada la barca, haciéndola coger
prestamente y poner en la barca, volviéndose a sus criados, les dijo:
—Nadie se mueva ni diga palabra, si no quiere morir, porque entiendo no
robar al duque su mujer sino llevarme la vergüenza que le hace a mi hermana.
A esto nadie se atrevió a responder; por lo que Costanzo, con los suyos en la
barca montado y acercándose a la mujer que lloraba, mandó que diesen los
remos al agua y se fueran; los cuales, no bogando sino volando, casi al alba del
día siguiente llegaron a Egina. Bajando aquí a tierra y descansando Costanzo
con la mujer, que su desventurada hermosura lloraba, se solazó; y luego,
volviéndose a subir a la barca, en pocos días llegaron a Quíos, y allí, por temor
a la reprensión de su padre y para que la mujer robada no le fuese quitada,
plugo a Costanzo como en seguro lugar quedarse; donde muchos días la mujer
lloró su desventura, pero luego, consolada por Costanzo, como las otras veces
había hecho, empezó a tomar el gusto a lo que la fortuna le deparaba.
Mientras estas cosas andaban de tal guisa, Osbech, entonces rey de los
turcos, que estaba en continua guerra con el emperador, en aquel tiempo vino
por acaso a Esmirna, y oyendo allí cómo Costanzo en lasciva vida, con una
mujer suya a quien robado había, sin ninguna precaución estaba en Quíos,
yendo allí con unos barquichuelos armados una noche y ocultamente con su
gente entrando en la ciudad, a muchos cogió en sus camas antes de que se
diesen cuenta de que los enemigos habían llegado; y por último a algunos que,
despertándose, habían corrido a las armas, los mataron, y, prendiendo fuego a
toda la ciudad, el botín y los prisioneros puestos en las naves, hacia Esmirna se
volvieron.
Llegados allí, encontrando Osbech, que era hombre joven, al revisar el
botín, a la hermosa mujer, y conociendo que aquélla era la que con Costanzo
había sido cogida durmiendo en la cama, se puso sumamente contento al verla;
y sin tardanza la hizo su mujer y celebró las bodas, y con ella se acostó
contento muchos meses.
El emperador, que antes de que estas cosas sucedieran había tenido tratos
con Basano, rey de Capadocia, para que contra Osbech bajase por una parte
con sus fuerzas y él con las suyas le asaltara por la otra, y no había podido
cumplirlo aún plenamente porque algunas cosas que Basano pedía, como
menos convenientes no había podido hacerlas, oyendo lo que a su hijo había
sucedido, triste se puso sobremanera y sin tardanza lo que el rey de Capadocia
le pedía hizo, y él cuanto más pudo solicitó que descendiese contra Osbech,
aparejándose él de la otra parte a irle encima. Osbech, al saber esto, reunido su
ejército, antes de ser cogido en medio por los dos poderosísimos señores, fue
contra el rey de Capadocia, dejando en Esmirna al cuidado de un fiel familiar y
amigo a su bella mujer; y con el rey de Capadocia enfrentándose después de
algún tiempo combatió y fue muerto en la batalla y su ejército vencido y
dispersado.
Por lo que Basano, victorioso, se puso libremente a venir hacia Esmirna; y al
venir, toda la gente como a vencedor le obedecía. El familiar de Osbech, cuyo
nombre era Antíoco, a cargo de quien había quedado la hermosa mujer, por
templado que fuese, viéndola tan bella, sin observar a su amigo y señor lealtad,
de ella se enamoró; y sabiendo su lengua (lo que mucho le agradaba, como a
quien varios años a guisa de sorda y de muda había tenido que vivir, por no
haberla entendido nadie y ella no haber entendido a nadie), incitado por el
amor, comenzó a tomar tanta familiaridad con ella en pocos días que, no
después de mucho, no teniendo consideración a su señor que en armas y en
guerra estaba, hicieron su trato no solamente en amistoso sino en amoroso
transformarse, tomando el uno del otro bajo las sábanas maravilloso placer.
Pero oyendo que Osbech estaba vencido y muerto, y que Basano venía
pillando todo, tomaron juntos por partido no esperarlo allí sino que cogiendo
grandísima parte de las cosas más preciosas que allí tenía Osbech, juntos y
escondidamente, se fueron a Rodas; y no habían vivido allí mucho tiempo
cuando Antíoco enfermó de muerte. Estando con el cual por acaso un mercader
chipriota muy amado por él y sumamente su amigo, sintiéndose llegar a su fin,
pensó que le dejaría a él sus cosas y su querida mujer. Y ya próximo a la
muerte, a ambos llamó, diciéndoles así:
—Veo que desfallezco sin remedio; lo que me duele, porque nunca tanto me
gustó vivir como ahora me gustaba. Y cierto es que de una cosa muero
contentísimo, porque, teniendo que morir, me veo morir en los brazos de las
dos personas a quienes amo más que a ninguna otra que haya en el mundo, esto
es en los tuyos, carísimo amigo, y en los de esta mujer a quien más que a mí
mismo he amado desde que la conocí. Es verdad que doloroso me es saber que
se queda forastera y sin ayuda ni consejo, al morirme yo; y más doloroso me
sería todavía si no te viese a ti que creo que cuidado de ella tendrás por mi
amor como lo tendrías de mi mismo; y por ello, cuanto más puedo te ruego
que, si me muero, que mis cosas y ella queden a tu cuidado, y de las unas y de
la otra haz lo que creas que sirva de consuelo a mi alma. Y a ti, queridísima
mujer, te ruego que después de mi muerte no me olvides, para que yo allá
pueda envanecerme de que soy amado aquí por la más hermosa mujer que
nunca fue formada por la naturaleza. Si de estas dos cosas me dieseis segura
esperanza, sin ninguna duda me iré consolado.
El amigo mercader y semejantemente la mujer, al oír estas palabras,
lloraban; y habiendo callado él, le confortaron y le prometieron por su honor
hacer lo que les pedía, si sucediera que él muriese; y poco después murió y por
ellos fue hecho sepultar honorablemente. Después, luego de pocos días,
habiendo el mercader chipriota todos sus negocios en Rodas despachado y
queriendo volverse a Chipre en una coca de catalanes que allí había, preguntó a
la hermosa mujer que qué quería hacer, como fuera que a él le convenía
volverse a Chipre.
La mujer repuso que con él, si le pluguiera, iría de buena gana, esperando
que por el amor de Antíoco sería tratada y mirada por él como una hermana. El
mercader repuso que de lo que a ella gustase estaría contento: y, para de
cualquier ofensa que pudiese sobrevenirle antes de que a Chipre llegasen,
defenderla, dijo que era su mujer. Y subido a la nave, habiéndoles dado un
camarote en la popa, para que las obras no pareciesen contrarias a las palabras,
con ella en una litera bastante pequeña dormía. Por lo que sucedió lo que ni por
el uno ni por el otro había sido acordado al partir de Rodas; es decir que,
incitándoles la oscuridad y la comodidad y el calor de la cama, cuyas fuerzas
no son pequeñas, olvidada la amistad y el amor por Antíoco muerto, atraídos
por igual apetito, empezando a hurgonearse el uno al otro, antes de que a Pafos
llegasen, de donde era el chipriota, se habían hecho parientes; y llegados a
Pafos, mucho tiempo estuvo con el mercader.
Sucedió por acaso que a Pafos llegó por algún asunto suyo un gentilhombre
cuyo nombre era Antígono, cuyos años eran muchos pero cuyo juicio era
mayor, y pocas las riquezas, porque habiéndose en muchas cosas mezclado al
servicio del rey de Chipre, la fortuna le había sido contraria. El cual, pasando
un día por delante de la casa donde la hermosa mujer vivía, habiendo el
mercader chipriota ido con su mercancía a Armenia, le sucedió por ventura ver
a una ventana de su casa a esta mujer; a quien, como era hermosísima, empezó
a mirar fijamente, y empezó a querer acordarse de haberla visto otras veces,
pero dónde de ninguna manera acordarse podía.
La hermosa mujer, que mucho tiempo habla sido juguete de la fortuna,
acercándose al término en que sus males debían hallar fin, al ver a Antígono se
acordó de haberlo visto en Alejandría al servicio de su padre, en no baja
condición; por lo cual, concibiendo súbita esperanza de poder aún volver al
estado real con sus consejos, no sintiendo a su mercader, lo antes que pudo
hizo llamar a Antígono. Al cual, venido a ella, tímidamente preguntó si él fuese
Antígono de Famagusta, como creía. Antígono repuso que sí, y además de ello
dijo:
—Señora, a mí me parece conoceros, pero por nada puedo acordarme de
dónde; por lo que os ruego, si no os es enojoso, que a la memoria me traigáis
quién sois.
La mujer, oyendo que era él, llorando fuertemente le echó los brazos al
cuello, y, luego de un poco, a él, que mucho se maravillaba, le preguntó si
nunca en Alejandría la había visto. Cuya pregunta oyendo Antígono reconoció
incontinenti que era aquélla Alatiel la hija del sultán que muerta en el mar se
creía que había sido, y quiso hacerle la reverencia debida; pero ella no lo
sufrió, y le rogó que con ella se sentase un poco. Lo que, hecho por Antígono,
le preguntó reverentemente cómo y cuándo y de dónde había venido aquí,
como fuera que en toda la tierra de Egipto se tuviese por cierto que se había
ahogado en el mar, hacía ya algunos años. A lo que dijo la mujer:
—Bien querría que hubiera sido así más que haber tenido la vida que he
tenido, y creo que mi padre querría lo mismo, si alguna vez lo supiera.
Y dicho así, volvió a llorar maravillosamente; por lo que Antígono le dijo:
—Señora, no os desconsoléis antes que sea necesario; si os place, contadme
vuestras desventuras y qué vida habéis tenido; por ventura vuestros asuntos
podrán encaminarse de manera que les encontremos, con ayuda de Dios, buena
solución.
—Antígono —dijo la hermosa mujer—, me pareció al verte ver a mi padre,
y movida por el amor y la ternura que a él le he tenido, pudiéndome ocultar me
manifesté a ti, y a pocas personas me habría podido suceder haber visto de que
tan contenta fuese cuanto estoy de haberte, antes que a ningún otro, visto y
reconocido; y por ello, lo que en mi mala fortuna siempre he tenido escondido,
a ti como a padre te lo descubriré. Si ves, después de que oído lo hayas, que
puedas de algún modo a mi debida condición hacerme volver, te ruego que lo
pongas en obra; si no lo ves, te ruego que jamás a nadie digas que me has visto
o que nada has oído de mí.
Y dicho esto, siempre llorando, lo que sucedido le había desde que naufragó
en Mallorca hasta aquel punto le contó; de lo que Antígono, movido a piedad,
empezó a llorar, y luego de que por un rato hubo pensado, dijo:
—Señora, puesto que oculto ha estado en vuestros infortunios quién seáis,
sin falta os devolveré más querida que nunca a vuestro padre, y luego como
mujer al rey del Algarbe.
Y preguntado por ella que cómo, ordenadamente lo que había de hacer le
enseñó; y para que ninguna otra fuese a sobrevenir si se demoraba, en el mismo
momento volvió Antígono a Famagusta y se fue al rey, al que dijo:
—Señor mío, si os place, podéis al mismo tiempo haceros grandísimo honor
a vos, y a mí (que soy pobre por vos) gran provecho sin que os cueste mucho.
El rey le preguntó cómo. Antígono entonces dijo:
—A Pafos ha llegado la hermosa joven hija del sultán, de la que ha corrido
tanto la fama de que se había ahogado; y, por preservar su honestidad,
grandísimas privaciones ha sufrido largamente, y al presente se encuentra en
pobre estado y desea volver a su padre. Si a vos os pluguiera mandársela bajo
mi custodia, sería un gran honor para vos, y un gran bien para mí; y no creo
que nunca tal servicio se le olvidase al sultán.
El rey, movido por real magnanimidad, súbitamente repuso que le placía: y
honrosamente enviando a por ella, a Fainagusta la hizo venir, donde por él y
por la reina con indecible fiesta y con magnífico honor fue recibida; a la cual,
después, por el rey y la reina siéndole preguntadas sus desventuras, según los
consejos dados por Antígono repuso y contó todo. Y pocos días después,
pidiéndolo ella, el rey, con buena y honorable compañía de hombres y de
mujeres, bajo la custodia de Antígono la devolvió al sultán; por el cual si fue
celebrada su vuelta nadie lo pregunte, y lo mismo la de Antígono con toda su
compañía. La que, luego de que reposó algo, quiso el sultán saber cómo estaba
viva, y dónde se había detenido tanto tiempo sin nunca haberle hecho nada
saber sobre su condición.
La joven, que óptimamente las enseñanzas de Antígono había aprendido, a
su padre así comenzó a hablar:
—Padre mío, sería el vigésimo día después que partí de vuestro lado
cuando, por fiera tempestad nuestra nave resquebrajada, encalló en ciertas
playas allá en Occidente, cerca de un lugar llamado Aguasmuertas, una noche,
y lo que de los hombres que en nuestra nave iban sucediese no lo sé ni lo supe
nunca; de cuanto me acuerdo es de que, llegado el día y yo casi de la muerte a
la vida volviendo, habiendo sido ya la rota nave vista por los campesinos,
corrieron a robarla de toda la comarca, y yo con dos de mis mujeres primero
sobre la orilla puestas fuimos, e incontinenti cogidas por los jóvenes que, quién
por aquí con una y quién por ahí con otra, empezaron a huir. Qué fue de ellas
no lo supe nunca; pero habiéndome a mí, que me resistía, cogido entre dos
jóvenes y arrastrándome por los cabellos, llorando yo fuertemente, sucedió
que, pasando los que me arrastraban un camino para entrar en un grandísimo
bosque, cuatro hombres en aquel momento pasaban por allí a caballo, a los
cuales, como vieron los que me arrastraban, soltándome, prestamente se dieron
a la fuga. Los cuatro hombres, que por su semblante me parecían de autoridad,
visto aquello, corrieron a donde yo estaba y mucho me preguntaron, y yo
mucho dije, pero ni por ellos fui entendida ni a ellos los entendí. Ellos, luego
de larga consulta, subiéndome a uno de sus caballos, me llevaron a un
monasterio de mujeres según su ley religiosa, y yo, por lo que les dijeran, fui
allí benignísimamente recibida y siempre honrada, y con gran devoción junto
con ellas he servido desde entonces a san Crescencio—en—la—cueva, a quien
las mujeres de aquel país mucho aman. Pero luego de que algún tiempo estuve
con ellas, y ya habiendo algo aprendido de su lengua, preguntándome quién yo
fuese y de dónde, y sabiendo yo dónde estaba y temiendo, si dijese la verdad,
ser perseguida como enemiga de su ley, repuse que era hija de un gran
gentilhombre de Chipre, el cual habiéndome mandado a Creta para casarme,
por azar allí habíamos sido llevados y naufragamos. Y muchas veces en
muchas cosas, por miedo a lo peor, observé sus costumbres; y preguntándome
la mayor de aquellas señoras, a la que llamaban «abadesa», si a Chipre me
gustaría volver, contesté que nada deseaba tanto; pero ella, solícita de mi
honor, nunca me quiso confiar a nadie que hacia Chipre viniera sino, hace unos
dos meses, cuando llegados allí ciertos hombres buenos de Francia con sus
mujeres, entre los cuales algún pariente tenía la abadesa, y oyendo ella que a
Jerusalén iban a visitar el sepulcro donde aquel a quien tienen por Dios fue
enterrado después de que fue matado por los judíos, a ellos me encomendó, y
les rogó que en Chipre quisieran entregarme a mi padre. Cuánto estos
gentileshombres me honraron y alegremente me recibieron junto con sus
mujeres, larga historia sería de contar. Subidos, pues, en una nave, luego de
muchos días llegamos a Pafos; y allí viéndome llegar, sin conocerme nadie ni
sabiendo qué debía decir a los gentileshombres que a mi padre me querían
entregar, según les había sido impuesto por la venerable señora, me aparejó
Dios, a quien tal vez daba lástima de mí, sobre la orilla a Antígono en la misma
hora que nosotros en Pafos bajábamos; al que llamé prestamente y en nuestra
lengua, para no ser entendida por los gentileshombres ni las señoras, le dije que
como hija me recibiera. Él me entendió enseguida; y haciéndome gran fiesta, a
aquellos gentileshombres y a aquellas señoras según sus pobres posibilidades
honró, y me llevó al rey de Chipre, el cual con qué honor me recibió y aquí a
vos me ha enviado nunca podría yo contar. Si algo por decir queda, Antígono,
que muchas veces me ha oído esta mi peripecia, lo cuente.
Antígono, entonces, volviéndose al sultán, dijo:
—Señor mío, ordenadísimamente, tal como me lo ha contado muchas veces
y como aquellos gentileshombres con los que vino me contaron, os lo ha
contado; solamente una parte ha dejado por deciros, que estimo que, porque
bien no le está decirlo a ella, lo haya hecho: y ello es cuánto aquellos
gentileshombres y señoras con quienes vino hablaron de la honesta vida que
con las señoras religiosas había llevado y de su virtud y de sus loables
costumbres, y de las lágrimas y del llanto que hicieron las señoras y los
gentileshombres cuando, restituyéndola a mí, se separaron de ella. De las
cuales cosas si yo quisiera enteramente decir lo que ellos me dijeron, no el
presente día sino la noche siguiente no nos bastaría; tanto solamente creo que
basta que, según sus palabras mostraban y aun aquello que yo he podido ver, os
podéis gloriar de tener la más hermosa hija y la más honrada y la más valerosa
que ningún otro señor que hoy lleve corona.
Estas cosas celebró el sultán maravillosamente y muchas veces rogó a Dios
que le concediese gracia para poder dignas recompensas conceder a cualquiera
que hubiera honrado a su hija, y máximamente al rey de Chipre por quien
honradamente le había sido devuelta; y luego de algunos días, habiendo hecho
preparar grandísimos dones para Antígono, le dio licencia de volverse a
Chipre, dándole al rey con cartas y con embajadores especiales grandísimas
gracias por lo que había hecho a la hija. Y después de esto, queriendo que lo
que comenzado había sido tuviese lugar, es decir, que ella fuese la mujer del
rey del Algarbe, a éste todo hizo saber enteramente, escribiéndole además de
ello que, si le pluguiera tenerla, a por ella mandase.
Mucho celebró esto el rey del Algarbe y, mandando honorablemente a por
ella, alegremente la recibió. Y ella, que con otros ocho hombres unas diez mil
veces se había acostado, a su lado se acostó como doncella, y le hizo creer que
lo era, y, reina, con él alegremente mucho tiempo vivió después. Y por ello se
dice: «Boca besada no pierde fortuna, que se renueva como la luna».
NOVELA OCTAVA
El conde de Amberes, acusado en falso, va al exilio; deja a dos hijos suyos en
diversos lugares de Inglaterra y él, al volver de Escocia, sin ser conocido, los
encuentra en buen estado; entra como palafrenero en el ejército del rey de
Francia y, reconocida su inocencia, es restablecido en su primer estado.
Mucho suspiraron las señoras por las diversas desventuras de la hermosa
mujer: pero ¿quién sabe qué razón movía los suspiros? Tal vez las había que no
menos por anhelo de tan frecuentes nupcias que por lástima de ella suspiraban.
Pero dejando esto por el momento presente, habiéndose alguna reído por las
últimas palabras dichas por Pánfilo, y viendo por ellas la reina que su novela
había terminado, vuelta hacia Elisa, le impuso que continuara el orden con una
de las suyas; la cual, alegremente haciéndolo, comenzó
Amplísimo campo es este por el cual hoy nos estamos paseando, y no hay
nadie que, no una justa sino diez pudiese contender en él asaz fácilmente pues
tan abundante lo ha hecho la fortuna en sus extraños y dolorosos casos; y por
ello, viniendo de ellos, que infinitos son, a contar alguno, digo que:
Al ser el imperio de Roma de los franceses a los tudescos transportado,
nació entre una nación y la otra grandísima enemistad y acerba y continua
guerra, por la cual, tanto para defender su país como para atacar a los otros, el
rey de Francia y un hijo suyo, con toda la fuerza de su reino y junto con los
amigos y parientes con quienes hacer lo pudieron, organizaron un grandísimo
ejército para ir contra los enemigos; y antes de que a ello procedieran, para no
dejar el reino sin gobierno, sabiendo que Gualterio, conde de Amberes, era un
hombre noble y sabio y muy fiel amigo y servidor suyo, y que aunque también
era conocedor del arte de la guerra les parecía a ellos más apto para las cosas
delicadas que para las fatigosas, a él en el lugar de ellos dejaron como vicario
general sobre todo el gobierno del reino de Francia, y se fueron a sus
campañas.
Comenzó, pues, Gualterio con juicio y con orden el oficio encomendado,
siempre en todas las cosas con la reina y con su nuera consultando; y aunque
bajo su custodia y jurisdicción hubiesen sido dejadas, no menos como a sus
señoras y principales en lo que podía las honraba. Era el dicho Gualterio
hermosísimo de cuerpo y de edad de unos cuarenta años, y tan amable y cortés
cuanto más pudiese serlo hombre noble, y además de todo esto, era el más
galante y el más delicado caballero que en aquel tiempo se conociese, y el que
más adornado iba.
Ahora, sucedió que, estando el rey de Francia y su hijo en la guerra ya
dicha, habiendo muerto la mujer de Gualterio y habiéndole dejado con un hijo
varón y una hija, niños pequeños, y sin nadie más, frecuentando él la corte de
las dichas señoras y hablando con ellas frecuentemente de las necesidades del
reino, la mujer del hijo del rey puso en él sus ojos y con grandísimo afecto
considerando su persona y sus costumbres, con oculto amor fervientemente se
inflamó por él; y viéndose joven y fresca y a él sin mujer, pensó que sería fácil
realizar su deseo. Y pensando que ninguna cosa se oponía a aquello sino la
vergüenza de manifestárselo, se dispuso del todo a desecharla de sí, y estando
un día sola y pareciéndole oportuno, como si otras cosas con él hablar quisiese,
mandó a por él. El conde, cuyo pensamiento estaba muy lejos del de la señora,
sin ninguna dilación se fue a donde ella; y sentándose, como ella quiso, con
ella sobre una cama, en una cámara los dos solos, habiéndola ya el conde
preguntado sobre la razón por la que le hubiese hecho venir, y ella callando,
finalmente, empujada por el amor, toda roja de vergüenza, casi llorando y
temblando toda, con palabras entrecortadas, así comenzó a decir:
—Carísimo y dulce amigo y señor mío, vos podéis, como hombre sabio,
fácilmente conocer cuánta sea la fragilidad de los hombres y de las mujeres, y
por diversas razones más en una que en otra; por lo que debidamente, ante un
justo juez, un mismo pecado en diversa cualidad de personas no debe recibir la
misma pena. ¿Y quién sería quien dijese que no debiese ser mucho más
reprensible un pobre hombre o una pobre mujer que con su trabajo tuviesen
que ganar lo que necesitasen para vivir, si fuesen por el amor estimulados y lo
siguiesen, que una señora rica y ociosa y a quien nada que agradase a sus
deseos faltara? Creo ciertamente que nadie. Por la razón que juzgo que
grandísima parte de excusa deban prestar las dichas cosas de aquella que las
posee, si por ventura se deja llevar a amar; y lo restante debe tenerlo el haber
elegido a un sabio y valeroso amador, si lo ha hecho así aquella que ama. Las
cuales cosas, como quiera que ambas según mi parecer, se dan en mí, y además
de ellas otras más que a amar deben inducirme, como es mi juventud y el
alejamiento de mi marido, deben ahora venir en mi ayuda a la defensa de mi
fogoso amor ante vuestra consideración; y si pueden lo que en la presencia de
los sabios deben poder, os ruego que consejo y ayuda en lo que os pida me
prestéis. Es verdad que, por el alejamiento de mi marido no pudiendo yo a los
estímulos de la carne ni a la fuerza del amor oponerme (los cuales son de tanto
poder, que a los fortísimos hombres, no ya a las tiernas mujeres, han vencido
muchas veces y vencen todos los días), estando yo en las comodidades y los
ocios en que me veis, a secundar los placeres de amor y a enamorarme me he
dejado llevar: y como tal cosa, si sabida fuese, yo sepa que no es honesta, no
menos, siendo y estando escondida en nada la juzgo ser deshonesta, pues me ha
sido Amor tan complaciente que no solamente no me ha quitado el debido
juicio al elegir el amante sino que mucho me ha dado, mostrándome que sois
digno vos de ser amado por una mujer tal como yo; que, si no me engaño, os
reputo por el más hermoso, el más amable y más galante y el más sabio
caballero que en el reino de Francia pueda encontrarse; y tal como yo puedo
decir que sin marido me veo, vos también sin mujer. Por lo que yo os ruego,
por tan grande amor como es el que os tengo, que no me neguéis el vuestro y
que se acreciente con mi juventud, la cual verdaderamente, como el hielo al
fuego, se consume por vos.
Al llegar a estas palabras le acometieron tan abundantemente las lágrimas
que ella, que todavía más ruegos intentaba interponer, no tuvo más poder para
hablar, sino que bajado el rostro y abatida, llorando, en el seno del conde dejó
caer la cabeza. El conde, que lealísimo caballero era, con gravísima reprimenda
empezó a reprender un tan loco amor y a rechazarla porque ya al cuello quería
echársele, y con juramentos a afirmar que primero sufriría él ser descuartizado
que tal cosa contra el honor de su señor ni en sí mismo ni en otro consintiera.
Lo que oyendo la señora, súbitamente olvidado el amor y en fiero furor
encendida dijo:
—¿Será, pues, ruin caballero, de esta guisa escarnecido por vos mi deseo?
No plazca a Dios, puesto que queréis hacerme morir, que yo morir arrojar del
mundo no os haga.
Y diciendo así, al punto se echó las manos a los cabellos, enmarañándoselos
y descomponiéndoselos todos, y después de haberse desgarrado las vestiduras
en el pecho, comenzó a gritar fuerte:
—¡Ayuda, ayuda, que el conde de Amberes quiere forzarme!
El conde, viendo esto, y temiendo mucho más la envidia de los cortesanos
que a su conciencia, y temiendo que aquélla fuese a dar más fe a la maldad de
la señora que a su inocencia, se levantó y lo más aprisa que pudo, de la cámara
y del palacio salió y escapó a su casa, donde, sin tomar otro consejo, puso a sus
hijos a caballo y montándose él también, lo más aprisa que pudo se fue hacia
Calais. Al ruido de la señora corrieron muchos, los cuales, viéndola y oyendo
la razón de sus gritos, no solamente por aquello dieron fe a sus palabras, sino
que añadieron que la galanura y la adornada manera del conde había sido por él
largamente buscada para poder llegar a aquello. Se corrió, pues, con furia a los
palacios del conde para arrestarlo; pero no encontrándole a él, primero los
saquearon todos y luego hasta los cimientos los hicieron derribar.
La noticia, tan torpe como se contaba, llegó en las huestes al rey y al hijo,
los cuales, muy airados, a perpetuo exilio a él y a sus descendientes
condenaron, grandísimos dones prometiendo a quien vivo o muerto se lo
llevase. El conde, pesaroso de que, de inocente, al huir, se había hecho
culpable, llegado sin darse a conocer o ser conocido, con sus hijos a Calais,
prestamente pasó a Inglaterra y en pobres vestidos fue hacia Londres, donde
antes de entrar, con muchas palabras adoctrinó a los dos pequeños hijos suyos,
y máximamente en dos cosas: primera, que pacientemente soportasen el estado
pobre al que sin culpa de ellos la fortuna, junto con él, les había llevado, y
luego que con toda prudencia se guardasen de manifestar a nadie de dónde eran
ni hijos de quién, si amaban la vida.
Era el hijo, llamado Luigi, de unos nueve años, y la hija, que tenía por
nombre Violante, tenía unos siete, los cuales, según lo que permitía su tierna
edad, muy bien comprendieron la lección del padre, y en las obras lo mostraron
después. Y para que aquello mejor pudiese hacerse le pareció deber cambiarles
los nombres; y lo hizo así, y llamó al varón Perotto y Giannetta a la niña; y
llegados a Londres con pobres vestidos, del modo que vemos hacer a los
pordioseros franceses, se dieron a andar pidiendo limosna.
Y estando por acaso en tal ocupación una mañana en una iglesia, sucedió
que una gran dama, que era mujer de uno de los mariscales del rey de
Inglaterra, al salir de la iglesia, vio al conde y a sus dos hijitos que limosna
pedían, al que preguntó de dónde era y si suyos eran aquellos dos niños. A
quien repuso que él era de Picardía y que, por un delito de un hijo mayor, había
tenido que hacerse vagabundo con aquellos dos, que suyos eran. La dama, que
era piadosa, puso los ojos en la muchacha y le gustó mucho porque hermosa y
gentil y agraciada era, y dijo:
—Buen hombre, si te contentase dejar aquí conmigo a esta hijita tuya,
porque buen aspecto tiene, la enseñaré de buena gana, y si se hace mujer
virtuosa la casaré en el tiempo que sea conveniente de manera que estará bien.
Al conde mucho le plugo esta petición, y prestamente repuso que sí, y con
lágrimas se la dio y recomendó mucho. Y habiendo así colocado a la hija y
sabiendo bien a quién, deliberó no quedarse allí, y pidiendo limosna atravesó la
isla y con Perotto llegó a Gales no sin gran fatiga, como quien a andar a pie no
está acostumbrado. Allí había otro de los mariscales del rey, que gran estado y
muchos servidores tenía, en cuya corte el conde alguna vez, él y el hijo, para
tener de qué comer, mucho se detenían. Y estando en ella algún hijo del dicho
mariscal y otros muchachos de gente noble, y jugando a algunos juegos de
muchachos como de correr y de saltar, Perotto comenzó a mezclarse con ellos
y a hacerlo tan diestramente, o más, que cualquiera de los otros hiciese alguna
de las pruebas que entre ellos se hacían. Lo que viendo alguna vez el mariscal,
y gustándole mucho la manera y los modos del muchacho, preguntó que quién
fuese. Le fue dicho que era hijo de un pobre hombre que alguna vez por
limosna venia allá adentro.
Al cual el mariscal se lo hizo pedir y el conde, como quien a Dios otra cosa
no rogaba, libremente se lo concedió, por mucho disgusto que le causase
separarse de él. Teniendo, pues, el conde el hijo y la hija colocados, pensó que
más no quería quedarse en Inglaterra sino que como mejor pudo se pasó a
Irlanda, y llegado a Stanford, con un caballero de un conde campesino se
colocó como criado, todas aquellas cosas haciendo que a un criado o a un
palafrenero pueden convenir; y allí sin ser nunca por nadie conocido, con asaz
disgusto y fatiga se quedó largo tiempo.
Violante, llamada Giannetta, con la noble señora en Londres fue creciendo
en años y en persona y en belleza, y en tanto favor de la señora y de su marido
y de cualquiera otro de la casa y de quienquiera que la conociese, que era cosa
maravillosa de ver; y no había nadie que sus costumbres y sus maneras mirase
que no dijese que debía ser digna de todo grandísimo bien y honor. Por la cual
cosa, la noble señora que la había recibido de su padre, sin haber podido nunca
saber quién era él de otra manera que por lo que él decía, se había propuesto
casarla honradamente según la condición de que estimaba que era. Pero Dios,
justo protector de los méritos de los demás, sabiendo que era mujer noble, y
llevaba sin culpa la penitencia del pecado ajeno, lo dispuso de otra manera: y
para que a manos de un hombre vil no viniese la noble joven, debe creerse que,
lo que sucedió, Él por su misericordia lo permitió. Tenía la noble señora con la
que Giannetta vivía un único hijo de su marido a quien ella y el padre
sumamente amaban, tanto porque era su hijo como porque por virtud y méritos
lo valía, como quien más que nadie cortés y valeroso y arrogante y hermoso de
cuerpo era. El cual, teniendo unos seis años más que Giannetta y viéndola
hermosísima y graciosa, tanto se enamoró de ella que más allá de ella nada
veía.
Y porque imaginaba que debía ser de baja condición, no solamente no osaba
pedirla a su padre y a su madre por mujer, sino que temiendo ser reprendido
por haberse puesto a amar bajamente, cuanto podía su amor tenía escondido.
Por la cual cosa, mucho más que si descubierto lo hubiera, lo estimulaba; y
ocurrió que por exceso de angustia enfermó, y gravemente. Habiendo sido
llamados varios médicos a su cuidado, y habiendo un signo y otro observado
en él y no pudiendo su enfermedad conocer, todos juntos desesperaban de su
salvación; por lo que el padre y la madre del joven tenían tanto dolor y
melancolía que mayor no habría podido tenerse; y muchas veces con piadosos
ruegos le preguntaban la razón de su mal, a los que o suspiros por respuesta
daba o que todo se sentía desfallecer.
Sucedió un día que, estando sentado junto a él un médico asaz joven, pero
en ciencia muy profundo, y teniéndole cogido por el brazo en aquella parte
donde buscan el pulso, Giannetta, que, por respeto por la madre, solícitamente
le servía, por alguna razón entró en la cámara en la que el joven estaba echado.
A la cual, cuando el joven vio, sin ninguna palabra o ademán hacer, sintió con
más fuerza en el corazón el amoroso ardor, por lo que el pulso más fuerte
comenzó a latirle de lo acostumbrado; lo que el médico sintió incontinenti y
maravillóse, y estuvo quedo por ver cuánto aquel latir durase. Al salir
Giannetta de la cámara el latir se calmó: por lo que le pareció al médico haber
entendido algo de la razón de la enfermedad del joven; y poco después, como
si algo quisiera preguntar a Giannetta, siempre teniendo al enfermo por el
brazo, la hizo llamar. A lo que ella vino incontinenti; no había entrado en la
cámara cuando el latir del pulso volvió al joven, y partida ella, cesó. Con lo
que, pareciendo al médico tener plena certeza, levantóse y llevando aparte al
padre y a la madre del joven, les dijo:
—La salud de vuestro hijo no en los remedios de los médicos sino en las
manos de Giannetta está, a la cual, tal como he conocido manifiestamente por
ciertos signos, el joven ama ardientemente aunque ella no se haya dado cuenta
por lo que yo veo. Sabéis ya lo que tenéis que hacer si su vida os es querida.
El noble señor y su mujer, oyendo esto, se pusieron contentos en cuanto
algún modo se encontraba para su salvación, aunque mucho les pesase que lo
que temían fuera aquello, esto es, tener que dar a Giannetta a su hijo por
esposa. Ellos, pues, partido el médico, se fueron al enfermo, y díjole la señora
así:
—Hijo mío, no habría yo creído nunca que me escondieses algún deseo
tuyo, y especialmente viéndote, por no tenerlo, desfallecer, por lo que debías
estar cierto, y debes, que nada hay que por contentarte hacer pudiese, aunque
menos que honesto fuera, que como por mí misma no lo hiciese; pero pues que
lo has hecho así ha sucedido que Nuestro Señor se ha compadecido de ti más
que tú mismo, y para que de esta enfermedad no te mueras me ha mostrado la
razón de tu mal, que no es otra cosa que un excesivo amor que sientes por
alguna joven, sea quien sea ella. Y en verdad, de manifestar esto no deberías
avergonzarte porque tu edad lo pide, y si no estuvieras enamorado yo te tendría
en bastante poco. Por lo que, hijo mío, no te escondas de mí sino que con
confianza descúbreme todo tu deseo, y la melancolía y el pensamiento que
tienes y del que esta enfermedad procede, arrójalos fuera, y consuélate y
persuádete de que nada habrá por satisfacción tuya, que tú me impongas, que
yo no haga si está en mi poder, como quien más te ama que a la vida mía.
Desecha la vergüenza y el temor, y dime si puedo por tu amor hacer algo; y si
no encuentras que sea solícita en ello y logre tal efecto tenme por la más cruel
madre que ha parido un hijo.
El joven, oyendo las palabras de la madre, primero se avergonzó; luego,
pensando que nadie mejor que ella podría satisfacer su placer, desechada la
vergüenza, le dijo así:
—Madama, nada me ha hecho teneros escondido mi amor sino haberme
apercibido de que la mayoría de las personas, después de que entran en años,
de haber sido jóvenes no quieren acordarse. Pero pues que en esto os veo
discreta, no solamente no negaré que es verdad aquello de que os habéis
apercibido, sino que os haré manifiesto de quién; con tal condición de que el
efecto siga a vuestra promesa en todo cuanto esté en vuestro poder y así
podréis sanarme.
A lo que la señora, confiando demasiado en que debía suceder en la forma
en que ella misma pensaba, libremente repuso que con confianza su pecho le
abriese, que ella sin tardanza alguna se pondría a actuar para que él su placer
tuviera.
—Madama —dijo entonces el joven—, la alta hermosura y las loables
maneras de nuestra Giannetta y el no poder manifestárselo ni hacerla apiadarse
de mi amor y el no haber osado jamás manifestarlo a nadie me han conducido
donde me veis: y si lo que me habéis prometido de un modo u otro no se sigue,
estaos por segura de que mi vida será breve.
La señora, a quien más parecía momento aquel de consuelo que de
reprensiones, sonriendo dijo:
—¡Ay, hijo mío!, ¿así que por esto te has dejado enfermar? Consuélate y
déjame a mí hacer, pues curado serás.
El joven, lleno de esperanza, en brevísimo tiempo mostró signos de
grandísima mejoría, por lo que la señora, muy contenta, se dispuso a intentar el
modo en que pudiera cumplirse lo que prometido le había; y llamando un día a
Giannetta, con bromas y asaz discretamente le preguntó si tenía algún amador.
Giannetta, toda colorada, repuso:
—Madama, a una doncella pobre y echada de su casa, como soy yo, y que
está al servicio ajeno, como hago yo, no se le pide ni le está bien servir a
Amor.
A lo que la señora dijo:
—Pues si no lo tenéis, queremos daros uno, con el que contenta viváis y más
os deleitéis con vuestra beldad, porque no es conveniente que tan hermosa
damisela como vos sois esté sin amante.
A lo que Giannetta repuso:
—Madama, vos sacándome de la pobreza de mi padre, me habéis criado
como hija, y por ello debo hacer todo vuestro gusto; pero no os complaceré en
esto, creyendo que me hago bien. Si os place darme marido, a él entiendo amar
pero no a otro; porque si de la herencia de mis abuelos nada me ha quedado
sino la honra, entiendo guardarla y observarla cuanto mi vida dure.
Estas palabras parecieron a la señora muy contrarias a lo que quería
conseguir para cumplir la promesa hecha a su hijo, aunque, como mujer
discreta, mucho estimase en su interior a la doncella; y dijo:
—Cómo, Giannetta, si monseñor el rey, que es joven caballero, y tú eres
hermosísima doncella, buscase en tu amor algún placer, ¿se lo negarías?
Y ella súbitamente le respondió:
—Forzarme podría el rey, pero nunca con mi consentimiento, sino lo que
fuera honesto, podría tener.
La dama, comprendiendo cuál fuese su ánimo, dejó de hablar y pensó
ponerla a prueba; y le dijo a su hijo que, en cuanto estuviera curado, la haría ir
con él a una cámara y que él se ingeniase en conseguir de ella su placer,
diciendo que le parecía deshonesto, a guisa de alcahueta, hablar por el hijo y
rogar a su doncella. Con lo que el joven no estuvo contento en ninguna guisa y
de súbito empeoró gravemente; lo que viendo la señora, manifestó su intención
a Giannetta pero, encontrándola más constante que nunca, contando a su
marido lo que había hecho, aunque duro les pareciese, de mutuo
consentimiento deliberaron dársela por esposa, queriendo mejor a su hijo vivo
con mujer que no le correspondía que muerto sin ninguna; y así, luego de
muchas historias, lo hicieron. Con lo que Giannetta estuvo muy contenta y con
piadoso corazón agradeció a Dios que no la había olvidado; pero, con todo, no
dijo nunca que era sino hija de un picardo. El joven curó y celebró las nupcias
más contento que ningún otro hombre, y empezó a darse buena vida con ella.
Perotto, que se había quedado en Gales con el mariscal del rey de Inglaterra,
igualmente creciendo halló la gracia de su señor y se hizo hermosísimo de
persona y gallardo cuanto cualquiera otro que hubiese en la isla, tanto que ni en
los torneos ni en las justas ni en cualquier otro hecho de armas había nadie en
el país que valiese lo que él; por lo que por todos, que le llamaban Perotto el
picardo, era conocido y famoso. Y así como Dios no había olvidado a su
hermana, así demostró igualmente tenerlo a él en el pensamiento; porque,
sobrevenida en aquella comarca una pestilente mortandad, a la mitad de la
gente se llevó consigo, sin contar que grandísima parte de los que quedaron
huyeron, por miedo, a otras comarcas, por lo que el país todo parecía
abandonado.
En la cual mortandad el mariscal su señor y su mujer y un hijo suyo y otros
muchos hermanos y sobrinos y parientes todos murieron, y no quedó sino una
doncella ya en edad de casarse, y con algunos otros servidores Perotto. Al cual,
cesada un tanto la pestilencia, la doncella, porque era hombre honrado y
valeroso, con placer y con el consejo de algunos campesinos que habían
quedado vivos, por marido lo tomó, y de todo aquello que a ella por herencia le
había correspondido, le hizo señor; y poco tiempo pasó hasta que, enterándose
el rey de Inglaterra de que el mariscal había muerto, y conociendo el valor de
Perotto el picardo, en el lugar del que muerto había lo puso y lo hizo mariscal
suyo. Y así, en breve, fue de los dos hijos del conde de Amberes, dejados por
él como perdidos.
Ya había pasado el año decimoctavo desde que el conde de Amberes,
huyendo, se había ido de París cuando, habitante de Irlanda él, habiendo, en
una vida asaz mísera, sufrido muchas cosas, viéndose ya viejo, le vino el deseo
de saber, si pudiese, lo que hubiera sucedido con sus hijos. Por lo que, por
completo en el aspecto que soler tenía viéndose cambiado, y sintiéndose por el
mucho ejercicio más fuerte de cuerpo de lo que era cuando joven viviendo en
el ocio, partió, asaz pobre y mal vestido, de donde largamente había estado y se
fue a Inglaterra y allá donde a Perotto había dejado se fue, y encontró que éste
era mariscal y gran señor, y lo vio sano y fuerte y hermoso en su aspecto; lo
que le agradó mucho, pero no quiso darse a conocer hasta que hubiera sabido
qué había sido de Giannetta.
Por lo que, poniéndose en camino, no descansó hasta llegar a Londres; y allí
preguntando cautamente por la señora a quien había dejado su hija por su
estado, encontró a Giannetta mujer del hijo, lo que mucho le plugo; y todas sus
adversidades pretéritas reputó por pequeñas puesto que vivos había encontrado
a sus hijos y en buen estado. Y deseoso de poderla ver empezó, como pobre, a
acercarse junto a su casa, donde, viéndole un día Giachetto Lamiens, que así se
llamaba el marido de Giannetta, teniendo compasión de él porque pobre y viejo
lo vio, mandó a uno de los sirvientes que a su casa lo llevase y le hiciera dar de
comer por Dios; lo que el sirviente hizo de buena gana.
Había Giannetta tenido ya de Giachetto varios hijos, de los que el mayor no
tenía más de ocho años, y eran los más hermosos y los más graciosos niños del
mundo; los cuales, como vieron comer al conde, todos juntos se le pusieron en
derredor y empezaron a hacerle fiestas, como si por oculta virtud hubiesen
conocido que aquél era su abuelo. El cual, sabiendo que eran sus nietos,
empezó a demostrarles amor y a hacerles caricias; por lo que los niños de él no
querían separarse, por mucho que quien atienda a su vigilancia les llamase. Por
lo que Giannetta, oyéndolo, salió de una cámara y vino allí donde el conde,
amenazándoles con pegarlos si lo que su maestro quería no hiciesen. Los niños
empezaron a llorar y a decir que querían quedarse con aquel hombre honrado,
que les quería más que su maestro; de lo que la señora y el conde se rieron. Se
había levantado el conde, no a guisa de padre sino de mendigo, para saludar a
la hija como a señora y un maravilloso placer al verla había sentido en el alma.
Pero ella ni entonces ni después le conoció en nada, porque sobremanera
estaba cambiado de lo que ser solía, como quien viejo y canoso y barbudo
estaba, y magro y moreno vuelto, y más otra persona parecía que el conde. Y
viendo la señora que los niños no querían separarse de él, sino que al quererlos
separar lloraban, dijo al maestro que un rato los dejase quedarse. Estando,
pues, los niños con el hombre honrado, sucedió que el padre de Giachetto
volvió, y por el maestro se enteró de aquello; por lo que, como despreciaba a
Giannetta, dijo:
—Dejadlos con la mala ventura que Dios les dé, que son imagen de donde
han nacido: por su madre descienden de vagabundos y no hay que maravillarse
si con los vagabundos les gusta estar.
Estas palabras escuchó el conde, y mucho le dolieron; pero encogiéndose de
hombros sufrió aquella injuria como muchas otras había sufrido. Giachetto,
que oído había las fiestas que los hijos hacían al hombre honrado, es decir al
conde, aunque le desagradó, tanto les amaba que, antes de verlos llorar mandó
que si el hombre honrado quisiera quedarse para hacer algún servicio, que
fuese recibido. El cual respondió que se quedaba de buena gana pero que otra
cosa no sabía hacer sino cuidar caballos, a lo que toda su vida estaba
acostumbrado. Dándole, pues, un caballo, cuando lo había atendido, se ponía a
jugar con los niños.
Mientras la fortuna de esta guisa que se ha contado conducía al conde de
Amberes y a sus hijos, sucedió que el rey de Francia, concertadas muchas
treguas con los alemanes, murió, y en su lugar fue coronado el hijo de quien
era mujer aquélla por quien el conde había sido perseguido. Éste, habiendo
expirado la última tregua con los tudescos, comenzó de nuevo muy cruda
guerra; en cuya ayuda, como de nuevo pariente, el rey de Inglaterra mandó
mucha gente bajo las órdenes de Perotto su mariscal y de Giachetto Lamiens,
hijo del otro mariscal: con el cual, el hombre honrado, es decir el conde, fue, y
sin ser reconocido por nadie se quedó en el ejército por largo espacio como
palafrenero, y allí, como hombre de pro, con consejos y obras, más de lo que le
correspondía prestó ayuda.
Sucedió durante la guerra que la reina de Francia enfermó gravemente; y
conociendo ella misma que iba a morir, arrepentida de todos sus pecados se
confesó devotamente con el arzobispo de Rouen, que por todos era tenido por
hombre bueno y santísimo, y entre los demás pecados le contó el gran daño que
por su culpa había sufrido el conde de Amberes. Y no solamente se contentó
con decirlo, sino que delante de muchos otros hombres de pro contó todo como
había sucedido, rogándoles que con el rey intercediesen para que al conde, si
estaba vivo, y si no a alguno de sus hijos se les restituyese en su estado; y
mucho después, ya finada su vida, honrosamente fue sepultada.
Y contándole al rey su confesión, después de algunos dolorosos suspiros por
las injurias hechas sin razón al valeroso hombre, le movió a hacer publicar por
todo el ejército, y además en otras muchas partes, el bando de que a quien
sobre el conde de Amberes o alguno de sus hijos le diese noticias,
maravillosamente por cada uno sería recompensado, porque él lo tenía por
inocente de aquello que le había hecho expatriarse por la confesión hecha por
la reina y entendía restituirle en el estado que tenía y aún en mayor. Las cuales
cosas oyendo el conde transformado en palafrenero y comprendiendo que eran
verdad, súbitamente fue a Giachetto y le rogó que con él y con Perotto fuese
porque quería mostrarles lo que el rey andaba buscando. Reunidos, pues, los
tres, dijo el conde a Perotto, que ya tenía el pensamiento en descubrirse:
—Perotto, Giachetto que aquí está tiene a tu hermana por mujer; y nunca
tuvo ninguna dote; y por ello, para que tu hermana no esté sin dote, entiendo
que sea él y no otro quien obtenga el beneficio que el rey promete que es tan
grande, por ti, y te declare como hijo del conde de Amberes, y por Violante, tu
hermana y su mujer, y por mi, que el conde de Amberes y vuestro padre soy.
Perotto, oyendo esto y mirándole fijamente, enseguida lo reconoció, y
llorando se arrojó a sus pies y lo abrazó diciendo:
—¡Padre mío, seáis muy bien venido!
Giachetto, oyendo primero lo que había dicho el conde y viendo luego lo
que Perotto hacía, fue acometido en un punto por tanta maravilla y tanta alegría
que apenas sabía qué se debía hacer; pero dando fe a las palabras y
avergonzándose mucho de las palabras injuriosas que había usado con el conde
palafrenero, llorando se dejó caer a sus pies y humildemente de todas las
ofensas pasadas le pidió perdón; lo que el conde, muy benignamente,
levantándolo en pie, le concedió. Y luego de que los varios casos de cada uno
se hubieron contado los tres, y habiendo llorado y habiéndose regocijado
mucho juntos, queriendo Perotto y Giachetto vestir al conde, de ninguna
manera lo sufrió, sino que quiso que, teniendo primero Giachetto la seguridad
de obtener la recompensa prometida, tal como estaba y en aquel hábito de
palafrenero, para hacerlo más avergonzarse, se lo llevase.
Giachetto, pues, con el conde y con Perotto se presentó al rey y ofreció
llevarle al conde y a su hijo si, según el bando publicado, quisiera
recompensarle. El rey prestamente hizo traer una maravillosa recompensa ante
los ojos de Giachetto y mandó que se la llevase si con verdad le mostraba,
como prometía, al conde y a sus hijos. Giachetto entonces, retrocediendo y
haciendo poner delante de él al conde su palafrenero y a Perotto dijo:
—Monseñor, he aquí al padre y al hijo; la hija, que es mi mujer y no está
aquí, pronto vendrá con la ayuda de Dios.
El rey, oyendo aquello, miró al conde, y por muy cambiado que estuviera de
lo que ser solía, sin embargo luego de haberlo mirado un tanto lo reconoció, y
con lágrimas en los ojos a él, que arrodillado estaba, le hizo poner en pie y lo
abrazó y lo besó, y amigablemente recibió a Perotto; y mandó que incontinenti
el conde con vestidos, servidores y caballos y arneses fuese convenientemente
provisto, según requería su nobleza; la cual cosa inmediatamente fue hecha.
Además de esto, mucho honró el rey a Giachetto y quiso saber todo sobre sus
aventuras pretéritas. Y cuando Giachetto tomó las altas recompensas por haber
mostrado al conde y a sus hijos, le dijo el conde:
—Toma estos dones de la magnificencia de monseñor el rey, y acuérdate de
decir a tu padre que tus hijos, nietos suyos y míos, no son por su madre nacidos
de vagabundo.
Giachetto tomó los dones e hizo venir a París a su mujer y a su suegra; vino
la mujer de Perotto; y allí en grandísima fiesta estuvieron con el conde, al cual
el rey había restituido todos sus bienes y le había hecho más de lo que antes
fuese; después, cada uno con su venia se volvió a su casa, y él hasta la muerte
vivió en París con más honor que nunca.
NOVELA NOVENA
Bernabó de Génova, engañado por Ambruogiuolo, pierde lo suyo y manda
matar a su mujer, inocente; ésta se salva y, en hábito de hombre, sirve al
sultán; encuentra al engañador y conduce a Bernabó a Alejandría donde,
castigado el engañador, volviendo a tomar hábito de mujer, con el marido y
ricos vuelven a Génova.
Habiendo Elisa con su lastímera historia cumplido su deber, la reina
Filomena, que hermosa y alta de estatura era, más que ninguna otra amable y
sonriente de rostro, recogiéndose en sí misma dijo:
—El pacto hecho con Dioneo debe ser respetado y, así, no quedando más
que él y que yo por novelar, diré yo mi historia primero y él, como lo pidió por
merced, será el último que la diga.
Y dicho esto, así comenzó:
Se suele decir frecuentemente entre la gente común el proverbio de que el
burlador es a su vez burlado; lo que no parece que pueda demostrarse que es
verdad mediante ninguna explicación sino por los casos que suceden. Y por
ello, sin abandonar el asunto propuesto, me ha venido el deseo de demostraros
al mismo tiempo que esto es tal como se dice; y no os será desagradable
haberlo oído, para que de los engañadores os sepáis guardar.
Había en París, en un albergue, unos cuantos importantísimos mercaderes
italianos, cuál por un asunto cuál por otro, según lo que es su costumbre; y
habiendo cenado una noche todos alegremente, empezaron a hablar de distintas
cosas, y pasando de una conversación en otra, llegaron a hablar de sus mujeres,
a quienes en sus casas habían dejado; y bromeando comenzó a decir uno:
—Yo no sé lo que hará la mía, pero sí sé bien que, cuando aquí se me pone
por delante alguna jovencilla que me plazca, dejo a un lado el amor que tengo a
mi mujer y gozo de ella el placer que puedo.
Otro repuso:
—Y yo lo mismo hago, porque si creo que mi mujer alguna aventura tiene,
la tiene, y si no lo creo, también la tiene; y por ello, lo que se hace que se haga:
lo que el burro da contra la pared, eso recibe.
El tercero llegó, hablando, a la mismísima opinión: y, en breve, todos
parecía que estuviesen de acuerdo en que las mujeres por ellos dejadas no
perdían el tiempo. Uno solamente, que tenía por nombre Bernabó Lomellin de
Génova, dijo lo contrario, afirmando que él, por especial gracia de Dios, tenía
por esposa a la mujer más cumplida en todas aquellas virtudes que mujer o aun
caballero, en gran parte, o doncella puede tener, que tal vez en Italia no hubiera
otra igual: porque era hermosa de cuerpo y todavía bastante joven, y diestra y
fuerte, y nada había que fuese propio de mujer, como bordar labores de seda y
cosas semejantes, que no hiciese mejor que ninguna. Además de esto no había
escudero, o servidor si queremos llamarlo así, que pudiera encontrarse que
mejor o más diestramente sirviese a la mesa de un señor de lo que ella servía,
como que era muy cortés, muy sabía y discreta. Junto a esto, alabó que sabía
montar a caballo, gobernar un halcón, leer y escribir y contar una historia
mejor que si fuese un mercader; y de esto, luego de otras muchas alabanzas,
llegó a lo que se hablaba allí, afirmando con juramento que ninguna más
honesta ni más casta se podía encontrar que ella; por lo cual creía él que, si
diez años o siempre estuviese fuera de casa, ella no se entendería con otro
hombre en tales asuntos.
Había entre estos mercaderes que así hablaban un joven mercader llamado
Ambruogiuolo de Piacenza, el cual a esta última alabanza que Bernabó había
hecho de su mujer empezó a dar las mayores risotadas del mundo, y jactándose
le preguntó si el emperador le había concedido aquel privilegio sobre todos los
demás hombres. Bernabó, un tanto airadillo, dijo que no el emperador sino
Dios, quien tenía algo más de poder que el emperador, le había concedido
aquella gracia. Entonces dijo Ambruogiuolo:
—Bernabó, yo no dudo que no creas decir verdad, pero a lo que me parece,
has mirado poco la naturaleza de las cosas, porque si la hubieses mirado, no te
creo de tan torpe ingenio que no hubieses conocido en ella cosas que te harían
hablar más cautamente sobre este asunto. Y para que no creas que nosotros,
que muy libremente hemos hablado de nuestras mujeres, creamos tener otra
mujer o hecha de otra manera que tú, sino que hemos hablado así movidos por
una natural sagacidad, quiero hablar un poco contigo sobre esta materia.
Siempre he entendido que el hombre es el animal más noble que fue creado por
Dios entre los mortales, y luego la mujer; pero el hombre, tal como
generalmente se cree y ve en las obras, es más perfecto y teniendo más
perfección, sin falta debe tener mayor firmeza, y la tiene por lo que
universalmente las mujeres son más volubles, y el porqué se podría por muchas
razones naturales demostrar; que al presente entiendo dejar a un lado. Si el
hombre, que es de mayor firmeza, no puede ser que no condescienda, no
digamos a una que se lo ruegue, sino a no desear a alguna que a él le plazca, y
además de desearla a hacer todo lo que pueda para poder estar con ella, y ello
no una vez al mes sino mil al día le sucede, ¿qué esperas que una mujer,
naturalmente voluble, pueda hacer ante los ruegos, las adulaciones y mil otras
maneras que use un hombre entendido que la ame? ¿Crees que pueda
contenerse? Ciertamente, aunque lo afirmes no creo que lo creas; y tú mismo
dices que tu esposa es mujer y que es de carne y hueso como son las otras. Por
lo que, si es así, aquellos mismos deseos deben ser los suyos y las mismas
fuerzas que tienen las otras para resistir a los naturales apetitos; por lo que es
posible, aunque sea honestísima, que haga lo que hacen las demás: y no es
posible negar nada tan absolutamente ni afirmar su contrario como tú lo haces.
A lo que Bernabó repuso y dijo:
—Yo soy mercader y no filósofo, y como mercader responderé; y digo que
sé que lo que dices les puede suceder a las necias, en las que no hay ningún
pudor; pero que aquellas que sabias son tienen tanta solicitud por su honor que
se hacen más fuertes que los hombres, que no se preocupan de él, para
guardarlo, y de éstas es la mía.
Dijo entonces Ambruogiuolo:
—Verdaderamente si por cada vez que cediesen en tales asuntos les creciese
un cuerno en la frente, que diese testimonio de lo que habían hecho creo yo que
pocas habría que cediesen, pero como el cuerno no nace, no se les nota a las
que son discretas ni pisada ni huella y la vergüenza y en deshonor no están sino
en las cosas manifiestas; por lo que, cuando pueden ocultamente las hacen, o
las dejan por necedad. Y ten esto por cierto; que sólo es casta la que no fue por
nadie rogada, o si rogó ella, la que no fue escuchada. Y aunque yo conozca por
naturales y diversas razones que las cosas son así, no hablaría tan
cumplidamente como lo hago si no hubiese muchas veces y a muchas puesto a
prueba; y te digo que si yo estuviese junto a esa tu santísima esposa, creo que
en poco espacio de tiempo la llevaría a lo que ya he llevado a otras.
Bernabó, airado, repuso:
—El contender con palabras podría extenderse demasiado: tú dirías y yo
diría, y al final no serviría de nada. Pero puesto que dices que todas son tan
plegables y que tu ingenio es tanto, para que te asegures de la honestidad de mi
mujer estoy dispuesto a que me corten la cabeza si jamás a algo que te plazca
en tal asunto puedas conducirla; y si no puedes no quiero sino que pierdas mil
florines de oro.
Ambruogiuolo, ya calentado sobre el asunto, repuso:
—Bernabó, no sé qué iba a hacer con tu sangre si te ganase; pero si quieres
tener una prueba de lo que te he explicado, apuesta cinco mil florines de oro de
los tuyos, que deben serte menos queridos que la cabeza, contra mil de los
míos, y aunque no pongas ningún límite, quiero obligarme a ir a Génova y
antes de tres meses luego de que me haya ido, haber hecho mi voluntad con tu
mujer, y en señal de ello traer conmigo algunas de sus cosas más queridas, y
tales y tantos indicios que tú mismo confieses que es verdad, a condición de
que me des tu palabra de no venir a Génova antes de este límite ni escribirle
nada sobre este asunto.
Bernabó dijo que le placía mucho; y aunque los otros mercaderes que allí
estaban se ingeniasen en estorbar aquel hecho, conociendo que gran mal podía
nacer de él, estaban sin embargo tan encendidos los ánimos de los dos
mercaderes que, contra la voluntad de los otros, por buenos escritos con sus
propias manos se comprometieron el uno con el otro. Y hecho el compromiso,
Bernabó se quedó y Ambruogiuolo lo antes que pudo se vino a Génova.
Y quedándose allí algunos días y con mucha cautela informándose del
nombre del barrio y de las costumbres de la señora, aquello y más oyó que le
había oído a Bernabó; por lo que le pareció haber emprendido necia empresa.
Pero sin embargo, habiendo conocido a una pobre mujer que mucho iba a su
casa y a la que la señora quería mucho, no pudiéndola inducir a otra cosa, la
corrompió con dineros y por ella, dentro de un arca construida para su
propósito, se hizo llevar no solamente a la casa sino también a la alcoba de la
noble señora: y allí, como si a alguna parte quisiese irse la buena mujer, según
las órdenes dadas por Ambruogiuolo, le pidió que la guardase algunos días.
Quedándose, pues, el arca en la cámara y llegada la noche, cuando
Ambruogiuolo pensó que la señora dormía, abriéndola con ciertos instrumentos
que llevaba, salió a la alcoba silenciosamente, en la que había una luz
encendida; por lo cual la situación de la cámara, las pinturas y todas las demás
cosas notables que en ella había empezó a mirar y a guardar en su memoria.
Luego, aproximándose a la cama y viendo que la señora y una muchachita que
con ella estaba dormían profundamente, despacio la descubrió toda y vio que
era tan hermosa desnuda como vestida, y ninguna señal para poder contarla le
vio fuera de una que tenía en la teta izquierda, que era un lunar alrededor del
cual había algunos pelillos rubios como el oro; y visto esto, calladamente la
volvió a tapar, aunque, viéndola tan hermosa, las ganas le dieron de aventurar
su vida y acostársele al lado.
Pero como había oído que era tan rigurosa y agreste en aquellos asuntos no
se arriesgó y, quedándose la mayor parte de la noche por la alcoba a su gusto,
una bolsa y una saya sacó de un cofre suyo, y unos anillos y un cinturón, y
poniendo todo aquello en su arca, él también se metió en ella, y la cerró como
estaba antes: y lo mismo hizo dos noches sin que la señora se diera cuenta de
nada. Llegado el tercer día, según la orden dada, la buena mujer volvió a por su
arca, y se la llevó allí de donde la había traído; saliendo de la cual
Ambruogiuolo y contentando a la mujer según le había prometido, lo antes que
pudo con aquellas cosas se volvió a París antes del término que se había
puesto.
Allí, llamando a los mercaderes que habían estado presentes a las palabras y
a las apuestas, estando presente Bernabó dijo que había ganado la apuesta que
había hecho, puesto que había logrado aquello de lo que se había gloriado: y de
que ello era verdad, primeramente dibujó la forma de la alcoba y las pinturas
que en ella había, y luego mostró las cosas de ella que se había llevado
consigo, afirmando que se las había dado. Confesó Bernabó que tal era la
cámara como decía y que, además, reconocía que aquellas cosas
verdaderamente habían sido de su mujer; pero dijo que había podido por
algunos de los criados de la casa saber las características de la alcoba y del
mismo modo haber conseguido las cosas; por lo que, si no decía nada más, no
le parecía que aquello bastase para darse por ganador. Por lo que
Ambruogiuolo dijo:
—En verdad que esto debía bastar; pero como quieres que diga algo más, lo
diré. Te digo que la señora Zinevra, tu mujer, tiene debajo de la teta izquierda
un lunar grandecillo, alrededor del cual hay unos pelillos rubios como el oro.
Cuando Bernabó oyó esto, le pareció que le habían hundido un cuchillo en
el corazón, tal dolor sintió, y con el rostro demudado, aún sin decir palabra, dio
señales asaz manifiestas de ser verdad lo que Ambruogiuolo decía; y después
de un poco dijo:
—Señores, lo que dice Ambruogiuolo es verdad, y por ello, habiendo
ganado, que venga cuando le plazca y será pagado.
Y así fue al día siguiente Ambruogiuolo enteramente pagado: y Bernabó,
saliendo de París, con crueles designios contra su mujer, hacia Génova se vino.
Y acercándose allí, no quiso entrar en ella sino que se quedó a unas veinte
millas en una de sus posesiones; y a un servidor suyo, de quien mucho se fiaba,
con dos caballos y con sus cartas mandó a Génova, escribiéndole a la señora
que había vuelto y que viniera a su encuentro: al cual servidor secretamente le
ordenó que, cuando estuviese con la señora en el lugar que mejor le pareciese,
sin falta la matase y volviese a donde estaba él.
Llegado, pues, el servidor a Génova y entregadas las cartas y hecha su
embajada, fue por la señora con gran fiesta recibido; y ella a la mañana
siguiente, montando con el servidor a caballo, hacia su posesión se puso en
camino; y caminando juntos y hablando de diversas cosas, llegaron a un valle
muy profundo y solitario y rodeado por altas rocas y árboles; el cual,
pareciéndole al servidor un lugar donde podía con seguridad cumplir el
mandato de su señor, sacando fuera el cuchillo y cogiendo a la señora por el
brazo dijo:
—Señora, encomendad vuestra alma a Dios, que, sin proseguir adelante, es
necesario que muráis.
La señora, viendo el cuchillo y oyendo las palabras, toda espantada, dijo:
—¡Merced, por Dios! Antes de que me mates dime en qué te he ofendido
para que debas matarme.
—Señora —dijo el servidor—, a mí no me habéis ofendido en nada: pero en
qué hayáis ofendido a vuestro marido yo no lo sé, sino que él me mandó que,
sin teneros ninguna misericordia, en este camino os matase: y si no lo hiciera
me amenazó con hacerme colgar. Sabéis bien qué obligado le estoy y que a
cualquier cosa que él me ordene no puedo decirle que no: sabe Dios que por
vos siento compasión, pero no puedo hacer otra cosa.
A lo que la señora, llorando, dijo:
—¡Ay, merced por Dios!, no quieras convertirte en homicida de quien no te
ofendió por servir a otro. Dios, que todo lo sabe, sabe que no hice nunca nada
por lo cual deba recibir tal pago de mi marido. Pero dejemos ahora esto;
puedes, si quieres, a la vez agradar a Dios, a tu señor y a mí de esta manera:
que cojas estas ropas mías, y dame solamente tu jubón y una capa, y con ellas
vuelve a tu señor y el mío y dile que me has matado; y te juro por la salvación
que me hayas dado que me alejaré y me iré a algún lugar donde nunca ni a ti ni
a él en estas comarcas llegará noticia de mí.
El servidor, que contra su gusto la mataba, fácilmente se compadeció; por lo
que, tomando sus paños y dándole un juboncillo suyo y una capa con
capuchón, y dejándole algunos dineros que ella tenía, rogándole que de
aquellas comarcas se alejase, la dejó en el valle a pie y se fue a donde su señor,
al que dijo que no solamente su orden había sido cumplida sino que el cuerpo
de ella muerto había arrojado a algunos lobos. Bernabó, luego de algún tiempo,
se volvió a Génova y, cuando se supo lo que había hecho, muy recriminado
fue.
La señora, quedándose sola y desconsolada, al venir la noche, disimulándose
lo mejor que pudo fue a una aldehuela vecina de allí, y allí, comprándole a una
vieja lo que necesitaba, arregló el jubón a su medida, y lo acortó, y se hizo con
su camisa un par de calzas y cortándose los cabellos y disfrazándose toda de
marinero, hacia el mar se fue, donde por ventura encontró a un noble catalán
cuyo nombre era señer en Cararh, que de una nave suya, que estaba algo
alejada de allí, había bajado a Alba a refrescarse en una fuente; con el cual,
entrando en conversación, se contrató por servidor, y subió con él a la nave,
haciéndose llamar Sicurán de Finale. Allí, con mejores paños vestido con
atavío de gentilhombre, lo empezó a servir tan bien y tan capazmente que
sobremanera le agradó.
Sucedió a no mucho tiempo de entonces que este catalán con su carga
navegó a Alejandría y llevó al sultán ciertos halcones peregrinos, y se los
regaló; y habiéndole el sultán invitado a comer alguna vez y vistas las maneras
de Sicurán que siempre a atenderle iba, y agradándole, se lo pidió al catalán, y
éste, aunque duro le pareció, se lo dejó. Sicurán en poco tiempo no menos la
gracia y el amor del sultán conquistó, con su esmero, que lo había hecho los del
catalán; por lo que con el paso del tiempo sucedió que, debiéndose hacer en
cierta época del año una gran reunión de mercaderes cristianos y sarracenos, a
manera de feria, en Acre, que estaba bajo la señoría del sultán, y para que los
mercaderes y las mercancías seguras estuvieran, siempre había acostumbrado
el sultán a mandar allí, además de sus otros oficiales, algunos de sus
dignatarios con gente que atendiese a la guardia; para cuya necesidad, llegado
el tiempo, deliberó mandar a Sicurán, el cual ya sabía la lengua óptimamente, y
así lo hizo.
Venido, pues, Sicurán a Acre como señor y capitán de la guardia de los
mercaderes y las mercancías, y desempeñando allí bien y solícitamente lo que
pertenecía a su oficio, y andando dando vueltas vigilando, y viendo a muchos
mercaderes sicilianos y pisanos y genoveses y venecianos y otros italianos, con
ellos de buen grado se entretenía, recordando su tierra. Ahora, sucedió una vez
que, habiendo él un día descabalgado en un depósito de mercaderes
venecianos, vio entre otras joyas una bolsa y un cinturón que enseguida
reconoció como que habían sido suyos, y se maravilló; pero sin hacer ningún
gesto, amablemente preguntó de quién eran y si se vendían. Había venido allí
Ambruogiuolo de Piacenza con muchas mercancías en una nave de venecianos;
el cual, al oír que el capitán de la guardia preguntaba de quién eran, dio unos
pasos adelante y, riendo, dijo:
—Micer, las cosas son mías, y no las vendo, pero si os agradan os las daré
con gusto.
Sicurán, viéndole reír, sospechó que le hubiese reconocido en algún gesto;
pero, poniendo serio rostro, dijo:
—Te ríes tal vez porque me ves a mí, hombre de armas, andar preguntando
sobre estas cosas femeninas.
Dijo Ambruogiuolo:
—Micer, no me río de eso sino que me río del modo en que las conseguí.
A lo que Sicurán dijo:
—¡Ah, así Dios te dé buena ventura, si no te desagrada, di cómo las
conseguiste!
—Micer —dijo Ambruogiuolo—, me las dio con alguna otra cosa una noble
señora de Génova llamada señora Zinevra, mujer de Bernabó Lomellin, una
noche que me acosté con ella, y me rogó que por su amor las guardase. Ahora,
me río porque me he acordado de la necedad de Bernabó, que fue de tanta
locura que apostó cinco mil florines de oro contra mil a que su mujer no se
rendía a mi voluntad; lo que hice yo y vencí la apuesta; y él, a quien más por su
brutalidad debía castigarse que a ella por haber hecho lo que todas las mujeres
hacen, volviendo de París a Génova, según lo he oído, la hizo matar.
Sicurán, al oír esto, pronto comprendió cuál había sido la razón de la ira de
Bernabó contra ella y claramente conoció que éste era el causante de todo su
mal; y determinó en su interior no dejarlo seguir impune. Hizo ver, pues,
Sicurán haber gustado mucho de esta historia y arteramente trabó con él una
estrecha familiaridad, tanto que, por sus consejos, Ambruogiuolo, terminada la
feria, con él y con todas sus cosas se fue a Alejandría, donde Sicurán le hizo
hacer un depósito y le entregó bastantes de sus dineros; por lo que él, viéndose
sacar gran provecho, se quedaba de buena gana.
Sicurán, preocupado por demostrar su inocencia a Bernabó, no descansó
hasta que, con ayuda de algunos grandes mercaderes genoveses que en
Alejandría estaban, encontrando raras razones, le hizo venir; y estando éste en
asaz pobre estado, por algún amigo suyo le hizo recibir ocultamente hasta el
momento que le pareciese oportuno para hacer lo que hacer entendía. Había ya
Sicurán hecho contar a Ambruogiuolo la historia delante del sultán, y hecho
que el sultán gustase de ella; pero luego que vio aquí a Bernabó, pensando que
no había que dar largas a la tarea, buscando el momento oportuno, pidió al
sultán que llamase a Ambruogiuolo y a Bernabó, y que en presencia de
Bernabó, si no podía hacerse fácilmente, con severidad se arrancase a
Ambruogiuolo la verdad de cómo había sido aquello de lo que él se jactaba de
la mujer de Bernabó.
Por la cual cosa, Ambruogiuolo y Bernabó venidos, el sultán en presencia de
muchos, con severo rostro, a Ambruogiuolo mandó que dijese la verdad de
cómo había ganado a Bernabó cinco mil florines de oro; y estaba presente allí
Sicurán, en el que Ambruogiuolo más confiaba, y él con rostro mucho más
airado le amenazaba con gravísimos tormentos si no la decía. Por lo que
Ambruogiuolo, espantado por una parte y otra, y obligado, en presencia de
Bernabó y de muchos otros, no esperando más castigo que 1a devolución de
los cinco mil florines de oro y de las cosas, claramente cómo había sido el
asunto todo lo contó. Y habiéndolo contado Ambruogiuolo, Sicurán, como
delegado del sultán en aquello, volviéndose a Bernabó dijo:
—¿Y tú, qué le hiciste por esta mentira a tu mujer?
A lo que Bernabó repuso:
—Yo, llevado de la ira por la pérdida de mis dineros y de la vergüenza por
el deshonor que me parecía haber recibido de mi mujer, hice que un servidor
mío la matara, y según lo que él me contó, pronto fue devorada por muchos
lobos.
Dichas todas estas cosas en presencia del sultán y por él oídas y entendidas
todas, no sabiendo él todavía a dónde Sicurán (que esto le había pedido y
ordenado) quisiese llegar, le dijo Sicurán:
—Señor mío, asaz claramente podéis conocer cuánto aquella buena señora
pueda gloriarse del amante y del marido; porque el amante en un punto la priva
del honor manchando con mentiras su fama y aparta de ella al marido; y el
marido, más crédulo de las falsedades ajenas que de la verdad que él por larga
experiencia podía conocer, la hace matar y comer por los lobos y además de
esto, es tanto el cariño y el amor que el amigo y el marido 1e tienen que,
estando largo tiempo con ella, ninguno la conoce. Pero porque vos
óptimamente conocéis lo que cada uno de éstos ha merecido, si queréis por una
especial gracia, concederme que castiguéis al engañador y perdonéis al
engañado, la haré que venga ante vuestra presencia.
El sultán, dispuesto en este asunto a complacer a Sicurán en todo, dijo que le
placía y que hiciese venir a la mujer. Se maravillaba mucho Bernabó, que
firmemente la creía muerta; y Ambruogiuolo, ya adivino de su mal, de más
tenía miedo que de pagar dineros y no sabía si esperar o si temer más que la
señora viniese, pero con gran maravilla su venida esperaba. Hecha, pues, la
concesión por el sultán a Sicurán, éste, llorando y arrojándose de rodillas ante
el sultán, en un punto abandonó la masculina voz y el querer parecer varón, y
dijo:
—Señor mío, yo soy la mísera y desventurada Zinevra, que seis años llevo
rodando disfrazada de hombre por el mundo, por este traidor Ambruogiuolo
falsamente y criminalmente infamada, y por este cruel e inicuo hombre
entregada a la muerte a manos de su criado y a ser comida por los lobos.
Y rasgándose los vestidos y mostrando el pecho, que era mujer al sultán y a
todos los demás hizo evidente; volviéndose luego a Ambruogiuolo,
preguntándole con injurias cuándo, según se jactaba, se había acostado con
ella. El cual, ya reconociéndola y mudo de vergüenza, no decía nada.
El sultán, que siempre por hombre la había tenido, viendo y oyendo esto,
tanto se maravilló que más creía ser sueño que verdad aquello que oía y veía.
Pero después que el asombro pasó, conociendo la verdad, con suma alabanza la
vida y la constancia y las costumbres y la virtud de Zinevra, hasta entonces
llamada Sicurán, loó. Y haciéndole traer riquísimas vestiduras femeninas y
damas que le hicieran compañía según la petición hecha por ella, a Bernabó
perdonó la merecida muerte; el cual, reconociéndola, a los pies se le arrojó
llorando y le pidió perdón, lo que ella, aunque mal fuese digno de él,
benignamente le concedió, y le hizo levantarse tiernamente abrazándolo como
a su marido.
El sultán después mandó que incontinenti Ambruogiuolo en algún lugar de
la ciudad fuese atado al sol a un palo y untado de miel, y que de allí nunca,
hasta que por sí mismo cayese, fuese quitado; y así se hizo. Después de esto,
mandó que lo que había sido de Ambruogiuolo fuese dado a la señora, que no
era tan poco que no valiera más de diez mil doblas: y él, haciendo preparar una
hermosísima fiesta, en ella a Bernabó como a marido de la señora Zinevra, y a
la señora Zinevra como valerosísima mujer honró, y le dio, tanto en joyas
como en vajilla de oro y de plata como en dineros, tanto que valió más de otras
diez mil doblas.
Y haciendo preparar un barco para ellos, luego que terminó la fiesta que les
hacía, les dio licencia para poder volver a Génova si quisieran; adonde
riquísimos y con gran alegría volvieron, y con sumo honor fueron recibidos y
especialmente la señora Zinevra, a quien todos creían muerta; y siempre de
gran virtud y en mucho, mientras vivió, fue reputada. Ambruogiuolo, el mismo
día que fue atado al palo y untado de miel, con grandísima angustia suya por
las moscas y por las avispas y por los tábanos, en los que aquel país es muy
abundante, fue no solamente muerto sino devorado hasta los huesos; los que,
blancos y colgando de sus tendones, por mucho tiempo después, sin ser
movidos de allí, de su maldad fueron testimonio a cualquiera que los veía. Y
así el burlador fue burlado.
NOVELA DÉCIMA
Paganín de Mónaco roba la mujer a micer Ricciardo de Chínzica, el cual,
sabiendo dónde está ella, va y se hace amigo de Paganín; le pide que se la
devuelva y él, si ella quiere, se lo concede, ella no quiere volver con él, y
muerto micer Ricciardo, se casa con Paganín.
Todos los de la honrada compañía alabaron por buena la historia contada
por su reina, y mayormente Dioneo, el único a quien faltaba novelar por la
presente jornada; el cual, luego de hacer muchas alabanzas de ella, dijo:
Hermosas señoras, una parte de la historia de la reina me ha hecho mudar la
opinión de contar una que tenía en el ánimo a decir otra: y es la bestialidad de
Bernabó (aunque terminase bien) y de todos los demás que se dan a creer lo
que él mostraba que creía: es decir, que ellos, yendo por el mundo con ésta y
con aquélla ahora una vez y ahora otra solazándose, se imaginan que las
mujeres dejadas en casa se estén de brazos cruzados, como si no supiésemos,
quienes entre ellas nacemos y crecemos y estamos, qué es lo que les gusta. Y
contándola os mostraré cuál sea la estupidez de estos tales, y cuánto mayor sea
la de quienes, estimándose más poderosos que la naturaleza, se persuaden (con
fantásticos razonamientos) de poder hacer lo que no pueden y se esfuerzan por
traer a otro a lo que ellos son, no sufriéndolo la naturaleza de quien es
arrastrado.
Hubo, pues, un juez en Pisa, más que de fuerza corporal dotado de ingenio,
cuyo nombre fue micer Ricciardo de Chínzica, el cual, creyendo tal vez
satisfacer a su mujer con las mismas obras que hacía para sus estudios, siendo
muy rico, con no poca solicitud buscó a una mujer hermosa y joven por esposa,
cuando de lo uno y lo otro, si hubiese sabido aconsejarse él mismo como hacía
a los demás, debía huir. Y lo consiguió, porque micer Lotto Gualandi le dio por
mujer a una hija suya cuyo nombre era Bartolomea, una de las más hermosas y
vanidosas jóvenes de Pisa, aun cuando allí haya pocas que no parezcan
lagartijas gusaneras. A la cual, el juez, llevándola con grandísima fiesta a su
casa, y celebrando unas bodas hermosas y magníficas, acertó la primera noche
a tocarla una vez para consumar el matrimonio, y poco faltó para que hiciera
tablas; el cual, luego por la mañana, como quien era magro y seco y de poco
espíritu, tuvo que confortarse con garnacha y con dulces, y con otros remedios
volverse a la vida.
Pues este señor juez, habiendo aprendido a estimar mejor sus fuerzas que
antes, empezó a enseñarle a ella un calendario bueno para los niños que
aprenden a leer, y quizás hecho en Rávena; porque, según le enseñaba, no
había día en que no tan sólo una fiesta sino muchas se celebrasen; en
reverencia de las cuales, por diversas razones le enseñaba que el hombre y la
mujer debían abstenerse de tales ayuntamientos, añadiendo a ellos los ayunos y
las cuatro témporas y vigilias de los apóstoles y de mil otros santos, y viernes y
sábados, y el domingo del Señor, y toda la Cuaresma, y ciertas fases de la luna
y otras muchas excepciones, pensando tal vez que tanto convenía descansar de
las mujeres en la cama como descansos él se tomaba al pleitear sus causas. Y
esta costumbre, no sin gran melancolía de la mujer, a quien tal vez tocaba una
vez al mes, y apenas, por mucho tiempo mantuvo; siempre guardándola
mucho, para que ningún otro fuera a enseñarle los días laborables tan bien
como él le había enseñado las fiestas.
Sucedió que, haciendo mucho calor, a micer Ricciardo le dieron ganas de ir
a recrearse a una posesión suya muy hermosa cercana a Montenero, y allí, para
tomar el aire, quedarse algunos días. Y llevó consigo a su hermosa mujer, y
estando allí, por entretenerla un poco, mandó un día salir de pesca; y en dos
barquillas, él en una con los pescadores y ella en otra con las otras mujeres,
fueron a mirar y, sintiéndose a gusto, se adentraron en el mar unas cuantas
millas casi sin darse cuenta. Y mientras estaban atentos mirando, de improviso
una galera de Paganín de Mónaco, entonces muy famoso corsario, apareció, y
vistas las barcas, se enderezó a ellas; y no pudieron tan pronto huir que Paganín
no llegase a aquella en que iban las mujeres, en la cual viendo a la hermosa
señora, sin querer otra cosa, viéndolo micer Ricciardo que estaba ya en tierra,
subiéndola a ella a su galera, se fue. Viendo lo cual micer el juez, que era tan
celoso que temía al aire mismo, no hay que preguntar si le pesó. Sin provecho
se quejó, en Pisa y en otras partes, de la maldad de los corsarios, sin saber
quién le había quitado a la mujer o dónde la había llevado.
A Paganín, al verla tan hermosa, le pareció que había hecho un buen
negocio; y no teniendo mujer pensó quedarse con ella siempre, y como lloraba
mucho empezó a consolarla dulcemente. Y, venida la noche, habiéndosele a él
el calendario caído de las manos y salido de la memoria cualquier fiesta o feria,
empezó a consolarla con los hechos, pareciéndole que de poco habían servido
las palabras durante el día; y de tal modo la consoló que, antes de que llegasen
a Mónaco, el juez y sus leyes se le habían ido de la memoria y empezó a vivir
con Paganín lo más alegremente del mundo; el cual, llevándola a Mónaco,
además de los consuelos que de día y de noche le daba, honradamente como a
su mujer la tenía.
Después de cierto tiempo, llegando a los oídos de micer Ricciardo dónde
estaba su mujer, con ardentísimo deseo, pensando que nadie sabía
verdaderamente hacer lo que se necesitaba para aquello, se dispuso a ir él
mismo, dispuesto a gastar en el rescate cualquier cantidad de dineros; y
haciéndose a la mar, se fue a Mónaco, y allí la vio y ella a él, la cual por la
tarde se lo dijo a Paganín e informó de sus intenciones. A la mañana siguiente,
micer Ricciardo, viendo a Paganín, se acercó a él y estableció con él en un
momento gran familiaridad y amistad, fingiendo Paganín no reconocerlo y
esperando a ver a dónde quería llegar. Por lo que, cuando pareció oportuno a
micer Ricciardo, como mejor supo y del modo más amable, descubrió la razón
por la que había venido, rogándole que tomase lo que pluguiera y le devolviese
a la mujer. A quien Paganín, con alegre rostro, repuso:
—Micer, sois bien venido; y respondiéndoos brevemente, os digo: es verdad
que tengo en casa a una joven que no sé si es vuestra mujer o de algún otro,
porque a vos no os conozco, ni a ella tampoco sino en tanto en cuanto,
conmigo ha estado algún tiempo. Si sois vos su marido, como decís, yo, como
parecéis gentilhombre amable, os llevaré donde ella, y estoy seguro de que os
reconocerá. Si ella dice que es como decís, y quiere irse con vos, por amor de
vuestra amabilidad, me daréis de rescate por ella lo que vos mismo queráis; si
no fuera así, haríais una villanía en querérmela quitar porque yo soy joven y
puedo tanto como otro tener una mujer, y especialmente ella que es la más
agradable que he visto nunca.
Dijo entonces micer Ricciardo:
—Por cierto que es mi mujer, y si me llevas donde ella esté, lo verás pronto:
se me echará al cuello incontinenti; y por ello te pido que no sea de otra
manera que como tú has pensado.
—Pues entonces —dijo Paganín— vamos.
Fueron, pues, a la casa de Paganín y, estando ella en una cámara suya,
Paganín la hizo llamar; y ella, vestida y dispuesta, salió de una cámara y vino a
donde micer Ricciardo con Paganín estaba, e hizo tanto caso a micer Ricciardo
como lo hubiera hecho a cualquier otro forastero que con Paganín hubiera
venido a su casa. Lo que viendo el juez, que esperaba ser recibido por ella con
grandísima fiesta, se maravilló fuertemente, y empezó a decirse:
«Tal vez la melancolía y el largo dolor que he pasado desde que la perdí me
ha desfigurado tanto que no me reconoce».
Por lo que le dijo:
—Señora, caro me cuesta haberte llevado a pescar, porque un dolor
semejante no sentí nunca al que he tenido desde que te perdí, y tú no pareces
reconocerme, pues tan hurañamente me diriges la palabra. ¿No ves que soy tu
micer Ricciardo, venido aquí a pagarle lo que quiera a este gentilhombre en
cuya casa estamos, para recuperarte y llevarte conmigo; y él, su merced, por lo
que quiera darle te devuelve a mí?
La mujer, volviéndose a él, sonriéndose una pizquita, dijo:
—Micer, ¿me lo decís a mí? Mirad que no me hayáis tomado por otra
porque yo no me acuerdo de haberos visto nunca.
Dijo micer Ricciardo:
—Mira lo que dices: mírame bien; si bien te acuerdas bien verás que soy tu
micer Ricciardo de Chínzica.
La señora dijo:
—Micer, perdonadme: puede que no sea a mí tan honesto miraros mucho
como os imagináis, pero os he mirado lo bastante para saber que nunca jamás
os he visto.
Imaginóse micer Ricciardo que hacía esto de no querer confesar en su
presencia reconocerlo por temor a Paganín por lo que, luego de algún tanto,
pidió por merced a Paganín que le dejase hablar en una cámara a solas con ella.
Paganín dijo que le placía a cambio de que no la besase contra su voluntad, y
mandó a la mujer que fuese con él a la alcoba y escuchase lo que quisiera
decirle, y le respondiera como quisiese. Yéndose, pues, a la alcoba solos la
señora y micer Ricciardo, en cuanto se sentaron, empezó micer Ricciardo a
decir:
—¡Ah!, corazón de mi cuerpo, dulce alma mía, esperanza mía, ¿no
reconoces a tu Ricciardo que te ama más que a sí mismo? ¿Cómo puede ser?
¿Estoy tan desfigurado? ¡Ah!, bellos ojos míos, mírame un poco.
La mujer se echó a reír y sin dejarlo seguir, dijo:
—Bien sabéis que no soy tan desmemoriada que no sepa que sois micer
Ricciardo de Chínzica, mi marido; pero mientras estuve con vos mostrasteis
conocerme muy mal, porque si erais sabio o lo sois, como queréis que de vos
se piense, debíais haber tenido el conocimiento de ver que yo era joven y fresca
y gallarda, y saber por consiguiente lo que las mujeres jóvenes piden (aunque
no lo digan por vergüenza) además de vestir y comer; y lo que hacíais en eso
bien lo sabéis. Y si os gustaba más el estudio de las leyes que la mujer, no
debíais haberla tomado; aunque a mí me parezca que nunca fuisteis juez sino
un pregonero de ferias y fiestas, tan bien os las sabíais, y de ayunos y de
vigilias. Y os digo que si tantas fiestas hubierais hecho guardar a los labradores
que labraban vuestras tierras como hacíais guardar al que tenía que labrar mi
pequeño huertecillo, nunca hubieseis recogido un grano de trigo. Me he
doblegado a quien Dios ha querido, como piadoso defensor de mi juventud,
con quien me quedo en esta alcoba, donde no se sabe lo que son las fiestas,
digo aquellas que vos, más devoto de Dios que de servir a las damas, tantas
celebrabais; y nunca por esta puerta entraron sábados ni domingos ni vigilia ni
cuatro témporas ni cuaresma, que es tan larga, sino que de día y de noche se
trabaja y se bate la lana; y desde que esta noche tocaron maitines, bien sé cómo
anduvo el asunto más de una vez. Y, así, entiendo quedarme con él y trabajar
mientras sea joven, y las fiestas y las peregrinaciones y los ayunos esperar a
hacerlos cuando sea vieja; y vos idos con buena ventura lo más pronto que
podáis y, sin mí, guardad cuantas fiestas gustéis.
Micer Ricciardo, oyendo estas palabras, sufría un dolor insoportable, dijo,
luego que vio que callaba:
—¡Ah, dulce alma mía!, ¿qué palabras son las que me has dicho? ¿Pues no
miras el honor de tus parientes y el tuyo? ¿Quieres de ahora en adelante
quedarte aquí de barragana con éste, y en pecado mortal, en lugar de en Pisa
ser mi mujer? Éste, cuando le hayas hartado, con gran vituperio tuyo te echará
a la calle; yo te tendré siempre amor y siempre, aunque yo no lo quisiera, serías
el ama de mi casa. ¿Debes por este apetito desordenado y deshonesto
abandonar tu honor y a mí que te amo más que a mi vida? ¡Ah, esperanza mía!,
no digáis eso, dignaos venir conmigo: yo de aquí en adelante, puesto que
conozco tu deseo, me esforzaré; pero, dulce bien mío, cambia de opinión y
vente conmigo, que no he tenido ningún bien desde que me fuiste arrebatada.
Y la mujer le respondió:
—Por mi honor no creo que nadie, ahora que ya nada puede hacerse, se
preocupe más que yo: ¡ojalá se hubieran preocupado mis parientes cuando me
entregaron a vos! Y si ellos no lo hicieron por el mío, no entiendo yo hacerlo
ahora por el de ellos; y si ahora estoy en pecado mortero, alguna vez estaré en
pecado macero: no os preocupéis más por mí. Y os digo más, que aquí me
parece ser la mujer de Paganín y en Pisa me parecía ser vuestra barragana,
pensando que según las fases de la luna y las escuadras geométricas debíamos
vos y yo ayuntar los planetas, mientras que Paganín toda la noche me tiene en
brazos y me aprieta y me muerde, ¡y cómo me cuida dígalo Dios por mí! Decís
aún que os esforzaréis: ¿y en qué?, ¿en empatar en tres bazas y levantarla a
palos? ¡Ya veo que os habéis hecho un caballero de pro desde que no os he
visto! Andad y esforzaos por vivir: que me parece que estáis a pensión, tan
flacucho y delgado me parecéis. Y aún os digo más: que cuando éste me deje, a
lo que no me parece dispuesto, sea donde sea donde tenga que estar, no
entiendo volver nunca con vos que, exprimiéndoos todo no podría hacerse con
vos ni una escudilla de salsa, porque con grandísimo daño mío e interés y
réditos allí estuve una vez; por lo que en otra parte buscaré mi pitanza. Lo que
os digo es que no habrá fiesta ni vigilia donde entiendo quedarme; y por ello,
lo antes que podáis, andaos con Dios, si no, gritaré que queréis forzarme.
Micer Ricciardo, viéndose en mal trance y aun conociendo entonces su
locura al elegir mujer joven estando desmadejado, doliente y triste, salió de la
alcoba y dijo a Paganín muchas palabras que de nada le valieron. Y por último,
sin haber conseguido nada, dejada la mujer, se volvió a Pisa, y en tal locura dio
por el dolor que, yendo por Pisa, a quien le saludaba o le preguntaba algo, no
respondía nada más que:
—¡El mal foro no quiere fiestas!
Y luego de no mucho tiempo murió; de lo que enterándose Paganín, y
sabiendo el amor que la mujer le tenía, la desposó como su legítima esposa, y
sin nunca guardar fiestas ni vigilias o hacer ayunos, trabajaron mientras las
piernas les sostuvieron y bien se divirtieron. Por lo cual, queridas señoras mías,
me parece que el señor Bernabó disputando con Ambruogiuolo quisiese apartar
la cabra del monte.
Esta historia hizo reír tanto a toda la compañía que no había nadie a quien
no le doliesen las mandíbulas; y de común consentimiento todas las mujeres
dijeron que Dioneo llevaba razón y que Bernabó había sido un animal. Pero
luego que terminó la historia y las risas callaron, habiendo mirado la reina que
la hora era ya tardía y que todos habían novelado, y el fin de su señorío había
llegado, según el orden comenzado, quitándose la guirnalda de la cabeza, sobre
la cabeza la puso de Neifile, diciendo con alegre gesto:
—Ya, cara compañera, sea tuyo el gobierno de este pequeño pueblo —y
volvió a sentarse.
Neifile se ruborizó un poco con el recibido honor, y su rostro parecía una
fresca rosa de abril o de mayo tal como se muestra al clarear el día, con los
ojos anhelantes y chispeantes (no de otro modo que una matutina estrella) un
poco bajos. Pero luego que el cortés murmullo de los circunstantes (en el que
su disposición favorable a la reina mostraban alegremente) se reposó y que ella
recuperó el ánimo, sentándose un poco más alto de lo que acostumbraba, dijo:
—Puesto que así es que vuestra reina soy, no alejándome de la costumbre
seguida por aquellas que antes de mí lo han sido, cuyo gobierno habéis alabado
obedeciéndolo, os haré manifiesto en pocas palabras mi parecer; que si por
vuestra opinión es estimado, seguiremos. Como sabéis, mañana es viernes y el
día siguiente sábado, días que, por las comidas que se acostumbran en ellos,
son un tanto enojosos a la mayoría de la gente; sin decir que, el viernes,
atendiendo a que en él Aquel que por nuestra vida murió, sufrió pasión, es
digno de reverencia; por lo que justa cosa y muy honesta reputaría que, en
honor de Dios, más con oraciones que con historias nos entretuviésemos. Y el
sábado es costumbre de las mujeres lavarse la cabeza y quitarse todo el polvo,
toda la suciedad que por el trabajo de la semana anterior se hubiese cogido; y
también muchos acostumbran a ayunar en reverencia a la Virgen madre del
Hijo de Dios, y de ahí en adelante, en honor del domingo siguiente, descansar
de cualquier trabajo; por lo que, no pudiendo tan plenamente en esos días
seguir el orden en el vivir que hemos adoptado, también estimo que estaría
bien que esos días depongamos las historias. Luego, como habremos estado
aquí cuatro días, si queremos evitar que llegue la gente nueva, juzgo oportuno
mudarnos de aquí e irnos a otra parte; y dónde ya lo he pensado y provisto.
Allí, cuando estemos reunidos el domingo después de dormir, como hemos
tenido hoy mucho tiempo para razonar conversando, tanto porque tendréis más
tiempo para pensar como porque será mejor que se limite un poco la libertad en
novelar y que se hable de uno de los muchos casos de la fortuna, he pensado
que sea sobre quien alguna cosa muy deseada haya conseguido con industria o
una pérdida recuperado. Sobre lo cual, piense cada uno en decir algo que a la
compañía pueda ser útil o al menos deleitable, siempre con la salvedad del
privilegio de Dioneo.
Todo el mundo alabó lo dicho y lo imaginado por la reina, y así
establecieron que fuese. La cual, después de esto, haciendo llamar a su
senescal, dónde debía poner la mesa por la tarde le dijo, y todo lo que luego
debía hacer en todo el tiempo de su señorío plenamente le expuso; y hecho así,
poniéndose en pie con su compañía, les dio licencia para hacer lo que a cada
uno más gustase.
Tomaron, pues, las señoras y los hombres el camino de un jardincillo, y allí,
luego de que un tanto se hubieron entretenido, venida la hora de la cena, con
fiesta y con placer cenaron; y levantándose de allí, según plugo a la reina,
conduciendo Emilia la carola, la siguiente canción de Pampínea, que los demás
coreaban, se cantó:
¿Quién podría cantar en lugar mío
que tengo y gozo todo cuanto ansío?
Ven, pues, Amor, razón de mi ventura,
de la esperanza y de toda alegría,
ven conmigo a cantar
no de suspiros, penas y amargura,
que ahora me es dulce lo que fue agonía,
sino de este brillar
del fuego en cuyas llamas quiero estar
adorándote a ti como a dios mío.
Tú ante los ojos me trajiste, Amor,
cuando en tu fuego ardí por vez primera,
a uno de tal talante
que en beldad y osadía, y en valor,
otro mejor jamás se encontraría,
ni aún otro semejante;
y tanto me inflamó que en este instante
feliz te estoy cantando, señor mío.
Y este que es para mí sumo placer
y que me quiere cuanto yo le quiero
Amor, por tu merced,
por lo que en este mundo mi querer
tengo y gozar de paz en otro espero;
y pues le guardo fe
que aun a su reino Dios, que esto lo ve,
por su bondad nos llevará confío.
Después de ésta, otras muchas se cantaron y se bailaron muchas danzas y se
tocaron distintas músicas; pero juzgando la reina que era tiempo de tener que
irse a descansar, con las antorchas por delante cada uno a su cámara se fueron,
y durante los dos días siguientes atendiendo a aquellas cosa que la reina había
hablado, esperando con deseo la llegada del domingo.
TERMINA LA SEGUNDA JORNADA
TERCERA JORNADA
COMIENZA LA TERCERA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN LA QUE
SE HABLA, BAJO EL GOBIERNO DE NEIFILE, SOBRE ALGUIEN QUE
HUBIERA CONSEGUIDO CON INDUSTRIA ALGUNA COSA MUY
DESEADA O ALGUNA PERDIDA RECUPERASE.
La aurora empezaba ya a convertirse de bermeja en anaranjada por la
aproximación del sol cuando el domingo, levantada la reina y hecho levantar a
su compañía, y habiendo mandado ya el senescal buen espacio por delante al
lugar donde debían ir muchas de las cosas oportunas y quien allí preparase lo
que era necesario, viendo ya a la reina en camino, prestamente haciendo cargar
todas las demás cosas, como si de allí levantasen el campo, se fue con los
bagajes, dejando a los sirvientes junto a las señoras y los señores. La reina,
pues, con lento paso, acompañada y seguida por sus damas y los tres jóvenes,
guiada por el canto de quién sabe si veinte ruiseñores y otros tantos pájaros,
por un sendero no muy frecuentado mas lleno de verdes hierbecillas y de flores
que al sol que llegaba todas empezaban a abrirse, tomó el camino hacia
occidente, y charlando y bromeando y riendo con su compañía, sin haber
andado más de dos mil pasos, bastante antes de que mediada la hora de tercia
estuviese, a una hermosísima y rica mansión que un tanto levantada sobre el
suelo en un cerro estaba, les hubo conducido.
Entrados en la cual y andando por todas partes, y habiendo visto las grandes
salas, las limpias y adornadas alcobas debidamente abastecidas de todo lo que a
una alcoba corresponde, sumamente la alabaron y reputaron a su dueño por
magnífico; después, bajando abajo, y viendo el amplísimo y alegre patio, las
bodegas llenas de óptimos vinos y el agua fresquísima y abundante que de allí
manaba, más aún lo alabaron. De allí, como deseosos de reposo en una galería
desde donde todo el patio se señoreaba, estando todas las cosas llenas de las
flores que el tiempo daba y de ramas, sentándose, vino el discreto senescal y
con exquisitos dulces y óptimos vinos los recibió y confortó. Después de lo
cual, haciendo abrir un jardín contiguo al palacio, allí, que estaba todo cercado
por un muro, entraron; y pareciéndoles a primera vista de maravillosa belleza
todo el conjunto, más atentamente empezaron a mirar sus partes.
Tenía a su alrededor y por la mitad en bastantes partes paseos amplísimos,
rectos como caminos y cubiertos por un emparrado que gran aspecto tenía de ir
aquel año a dar muchas uvas; y todo florido entonces esparcía tan gran olor
que, mezclado con el de muchas otras cosas que por el jardín olían, les parecía
estar entre todos los aromas nacidos en el oriente. Los lados de los cuales
paseos todos por rosales blancos y bermejos y por jazmines estaban casi
cubiertos; por las cuales cosas, no ya de mañana sino cuando el sol estuviese
más alto, bajo olorosas y deleitables sombras, sin ser tocado por él, se podía
andar por ellos. Cuántas y cuáles y cómo estaban ordenadas las plantas que
había en aquel lugar sería largo de contar; pero no hay ninguna estimable que
en nuestro clima se dé, que no hubiese allí abundantemente. En mitad del cual,
lo que no es menos digno de lo que otra cosa que allí hubiera sino mucho más,
había un prado de menudísima hierba y tan verde que casi parecía negra,
pintado todo de mil variedades de flores, cercado en torno por verdísimos y
erguidos naranjos y por cedros, los cuales, teniendo frutos, los viejos y los
nuevos, flores todavía, no solamente con sombra amable a los ojos sino
también al olfato lisonjeaban.
En medio del tal prado había una fuente de mármol blanquísimo y con
maravillosas figuras esculpidas; allí dentro, no sé si natural o artificiosa, por
una estatua que sobre una columna en el medio de aquélla estaba en pie,
arrojaba tanta agua y tan alta hacia el cielo (que luego no sin deleitable sonido
sobre la clarísima fuente volvía a caer) que hubiera hecho mover al menos un
molino. La que después (aquella, digo, que sobrepasaba el borde de la fuente)
por vía oculta salía del pradecillo y por canalillos asaz bellos y artificiosamente
hechos, fuera de aquello haciéndose ya manifiesta, todo lo rodeaba; y allí por
canalillos semejantes por todas las partes del jardín discurría, recogiéndose
últimamente en una parte por donde había salido del hermoso jardín y de allí,
descendiendo clarísima hacia el llano antes de llegar a él, con grandísima
fuerza y con no poca utilidad para su dueño, hacía dar vueltas a dos molinos.
Al ver este jardín, su bello orden, las plantas y la fuente con los arroyuelos
procedentes de ella, tanto agradó a todas las mujeres y a los tres jóvenes, que
todos comenzaron a afirmar que, si se pudiera hacer un paraíso en la tierra, no
sabrían qué otra forma sino aquella del jardín pudiera dársele, ni pensar,
además de aquéllas, qué belleza podría añadírsele. Paseando, pues,
contentísimos por allí, haciéndose bellísimas guirnaldas de varias ramas de
árboles, oyendo siempre unos veinte modos de cantos de pájaros como si
contendiesen el uno con el otro en el cantar, se apercibieron de una deleitosa
belleza de que, sorprendidos por las demás, no se habían todavía apercibido:
vieron que el jardín estaba lleno de cien especies de hermosos animales, y
enseñándoselos uno al otro, de una parte salir conejos, por otra correr liebres, y
dónde yacer cabritillos, y en algunas estar paciendo cervatillos vieron; y
además de éstos, otras muchas clases de animales inofensivos, cada uno a su
agrado, como domesticados, ir recreándose; las cuales cosas, a los otros
placeres, mucho mayor placer sumaron.
Pero luego de que mucho hubieron andado, viendo ora esta cosa ora aquélla,
habiendo hecho poner las mesas alrededor de la hermosa fuente, y cantando allí
primero seis cancioncillas y danzando algunos bailes, cuando agradó a la reina
se pusieron a comer, y servidos con grandísimo y bueno y reposado orden, y
con buenas y delicadas viandas, más alegres se levantaron y a las tonadas y a
los cantos y a los bailes volvieron a darse hasta que a la reina, por el calor que
había sobrevenido, pareció hora de que a quien le agradase, se fuera a acostar.
Y algunos se fueron y algunos, vencidos por la belleza del lugar, irse no
quisieron; sino que quedándose allí, quién a leer libros de caballerías, quién a
jugar al ajedrez y quién a las tablas, mientras los otros dormían, se dedicaron.
Pero luego de que pasó la hora de nona, todos se levantaron y, habiéndose
refrescado el rostro con la fresca agua, en el prado, como plugo a la reina,
viniendo cerca de la fuente, y en él según la manera acostumbrada sentándose,
se pusieron a esperar contar sus historias sobre la materia propuesta por la
reina. De los que el primero a quien la reina dio el encargo fue a Filostrato, que
comenzó de esta guisa:
NOVELA PRIMERA
Masetto de Lamporecchio se hace el mudo y entra como hortelano en un
monasterio de mujeres, que porfían en acostarse con él.
Hermosísimas señoras, bastantes hombres y mujeres hay que son tan necios
que creen demasiado confiadamente que cuando a una joven se le ponen en la
cabeza las tocas blancas y sobre los hombros se le echa la cogulla negra, que
deja de ser mujer y ya no siente los femeninos apetitos, como si se la hubiese
convertido en piedra al hacerla monja; y si por acaso algo oyen contra esa
creencia suya, tanto se enojan cuanto si se hubiera cometido un grandísimo y
criminal pecado contra natura, no pensando ni teniéndose en consideración a sí
mismos, a quienes la plena libertad de hacer lo que quieran no puede saciar, ni
tampoco al gran poder del ocio y la soledad. Y semejantemente hay todavía
muchos que creen demasiado confiadamente que la azada y la pala y las
comidas bastas y las incomodidades quitan por completo a los labradores los
apetitos concupiscentes y los hacen bastísimos de inteligencia y astucia. Pero
cuán engañados están cuantos así creen me complace (puesto que la reina me
lo ha mandado, sin salirme de lo propuesto por ella) demostraros más
claramente con una pequeña historieta.
En esta comarca nuestra hubo y todavía hay un monasterio de mujeres, muy
famoso por su santidad, que no nombraré por no disminuir en nada su fama; en
el cual, no hace mucho tiempo, no habiendo entonces más que ocho señoras
con una abadesa, y todas jóvenes, había un buen hombrecillo hortelano de un
hermosísimo jardín suyo que, no contentándose con el salario, pidiendo la
cuenta al mayordomo de las monjas, a Lamporecchio, de donde era, se volvió.
Allí, entre los demás que alegremente le recibieron, había un joven labrador
fuerte y robusto, y para villano hermoso en su persona, cuyo nombre era
Masetto; y le preguntó dónde había estado tanto tiempo. El buen hombre, que
se llamaba Nuto, se lo dijo; al cual, Masetto le preguntó a qué atendía en el
monasterio. Al que Nuto repuso:
—Yo trabajaba en un jardín suyo hermoso y grande, y además de esto, iba
alguna vez al bosque por leña, traía agua y hacía otros tales servicios; pero las
señoras me daban tan poco salario que apenas podía pagarme los zapatos. Y
además de esto, son todas jóvenes y parece que tienen el diablo en el cuerpo,
que no se hace nada a su gusto; así, cuando yo trabajaba alguna vez en el
huerto, una decía: «Pon esto aquí», y la otra: «Pon aquí aquello» y otra me
quitaba la azada de la mano y decía: «Esto no está bien»; y me daba tanto
coraje que dejaba el laboreo y me iba del huerto, así que, entre por una cosa y
la otra, no quise estarme más y me he venido. Y me pidió su mayordomo,
cuando me vine, que si tenía alguien a mano que entendiera en aquello, que se
lo mandase, y se lo prometí, pero así le guarde Dios los riñones que ni buscaré
ni le mandaré a nadie.
A Masetto, oyendo las palabras de Nuto, le vino al ánimo un deseo tan
grande de estar con estas monjas que todo se derretía comprendiendo por las
palabras de Nuto que podría conseguir algo de lo que deseaba. Y considerando
que no lo conseguiría si decía algo a Nuto, le dijo:
—¡Ah, qué bien has hecho en venirte! ¿Qué es un hombre entre mujeres?
Mejor estaría con diablos: de siete veces seis no saben lo que ellas mismas
quieren.
Pero luego, terminada su conversación, empezó Masetto a pensar qué
camino debía seguir para poder estar con ellas; y conociendo que sabía hacer
bien los trabajos que Nuto hacía, no temió perderlo por aquello, pero temió no
ser admitido porque era demasiado joven y aparente. Por lo que, dando vueltas
a muchas cosas, pensó:
«El lugar es bastante alejado de aquí y nadie me conoce allí, si sé fingir que
soy mudo, por cierto que me admitirán».
Y deteniéndose en aquel pensamiento, con una segur al hombro, sin decir a
nadie adónde fuese, a guisa de un hombre pobre se fue al monasterio; donde,
llegado, entró dentro y por ventura encontró al mayordomo en el patio, a quien,
haciendo gestos como hacen los mudos, mostró que le pedía de comer por
amor de Dios y que él, si lo necesitaba, le partiría la leña. El mayordomo le dio
de comer de buena gana; y luego de ello le puso delante de algunos troncos que
Nuto no había podido partir, los que éste, que era fortísimo, en un momento
hizo pedazos. El mayordomo, que necesitaba ir al bosque, lo llevó consigo y
allí le hizo cortar leña; después de lo que, poniéndole el asno delante, por señas
le dio a entender que lo llevase a casa. Él lo hizo muy bien, por lo que el
mayordomo, haciéndole hacer ciertos trabajos que le eran necesarios, más días
quiso tenerlo; de los cuales sucedió que un día la abadesa lo vio, y preguntó al
mayordomo quién era. El cual le dijo:
—Señora, es un pobre hombre mudo y sordo, que vino uno de estos días a
por limosna, así que le he hecho un favor y le he hecho hacer bastantes cosas
de que había necesidad. Si supiese labrar un huerto y quisiera quedarse, creo
estaríamos bien servidos, porque él lo necesita y es fuerte y se podría hacer de
él lo que se quisiera; y además de esto no tendríais que preocuparos de que
gastase bromas a vuestras jóvenes.
Al que dijo la abadesa:
—Por Dios que dices verdad: entérate si sabe labrar e ingéniate en retenerlo;
dale unos pares de escarpines, algún capisayo viejo, y halágalo, hazle mimos,
dale bien de comer.
El mayordomo dijo que lo haría. Masetto no estaba muy lejos, pero
fingiendo barrer el patio oía todas estas palabras y se decía:
«Si me metéis ahí dentro, os labraré el huerto tan bien como nunca os fue
labrado.»
Ahora, habiendo el mayordomo visto que sabía óptimamente labrar y
preguntándole por señas si quería quedarse aquí, y éste por señas
respondiéndole que quería hacer lo que él quisiese, habiéndolo admitido, le
mandó que labrase el huerto y le enseñó lo que tenía que hacer; luego se fue a
otros asuntos del monasterio y lo dejó. El cual, labrando un día tras otro, las
monjas empezaron a molestarle y a ponerlo en canciones, como muchas veces
sucede que otros hacen a los mudos, y le decían las palabras más malvadas del
mundo no creyendo ser oídas por él; y la abadesa que tal vez juzgaba que él tan
sin cola estaba como sin habla, de ello poco o nada se preocupaba. Pero
sucedió que habiendo trabajado un día mucho y estando descansando, dos
monjas que andaban por el jardín se acercaron a donde estaba, y empezaron a
mirarle mientras él fingía dormir. Por lo que una de ellas, que era algo más
decidida, dijo a la otra:
—Si creyese que me guardabas el secreto te diría un pensamiento que he
tenido muchas veces, que tal vez a ti también podría agradarte.
La otra repuso:
—Habla con confianza, que por cierto no lo diré nunca a nadie.
Entonces la decidida comenzó:
—No sé si has pensado cuán estrictamente vivimos y que aquí nunca ha
entrado un hombre sino el mayordomo, que es viejo, y este mudo: y muchas
veces he oído decir a muchas mujeres que han venido a vernos que todas las
dulzuras del mundo son una broma con relación a aquella de unirse la mujer al
hombre. Por lo que muchas veces me ha venido al ánimo, puesto que con otro
no puedo, probar con este mudo si es así, y éste es lo mejor del mundo para
ello porque, aunque quisiera, no podría ni sabría contarlo; ya ves que es un
mozo tonto, más crecido que con juicio. Con gusto oiré lo que te parece de
esto.
—¡Ay! —dijo la otra—, ¿qué es lo que dices? ¿No sabes que hemos
prometido nuestra virginidad a Dios?
—¡Oh! —dijo ella—, ¡cuántas cosas se le prometen todos los días de las que
no se cumple ninguna! ¡Si se lo hemos prometido, que sea otra u otras quienes
cumplan la promesa!
A lo que la compañera dijo:
—Y si nos quedásemos grávidas, ¿qué iba a pasar?
Entonces aquélla dijo:
—Empiezas a pensar en el mal antes de que te llegue; si sucediere, entonces
pensaremos en ello: podrían hacerse mil cosas de manera que nunca se sepa,
siempre que nosotras mismas no lo digamos.
Esta, oyendo esto, teniendo más ganas que la otra de probar qué animal era
el hombre, dijo:
—Pues bien, ¿qué haremos?
A quien aquélla repuso:
—Ves que va a ser nona; creo que las sores están todas durmiendo menos
nosotras; miremos por el huerto a ver si hay alguien, y si no hay nadie, ¿qué
vamos a hacer sino cogerlo de la mano y llevarlo a la cabaña donde se refugia
cuando llueve, y allí una se queda dentro con él y la otra hace guardia? Es tan
tonto que se acomodará a lo que queremos.
Masetto oía todo este razonamiento, y dispuesto a obedecer, no esperaba
sino ser tomado por una de ellas. Ellas, mirando bien por todas partes y viendo
que desde ninguna podían ser vistas, aproximándose la que había iniciado la
conversación a Masetto, le despertó y él incontinenti se puso en pie; por lo que
ella con gestos halagadores le cogió de la mano, y él dando sus tontas
risotadas, lo llevó a la cabaña, donde Masetto, sin hacerse mucho rogar hizo lo
que ella quería. La cual, como leal compañera, habiendo obtenido lo que
quería, dejó el lugar a la otra, y Masetto, siempre mostrándose simple, hacía lo
que ellas querían; por lo que antes de irse de allí, más de una vez quiso cada
una probar cómo cabalgaba el mudo, y luego, hablando entre ellas muchas
veces, decían que en verdad aquello era tan dulce cosa, y más, como habían
oído; y buscando los momentos oportunos, con el mudo iban a juguetear.
Sucedió un día que una compañera suya, desde una ventana de su celda se
apercibió del tejemaneje y se lo enseñó a otras dos; y primero tomaron la
decisión de acusarlas a la abadesa, pero después, cambiando de parecer y
puestas de acuerdo con aquéllas, en participantes con ellas se convirtieron del
poder de Masetto; a las cuales, las otras tres, por diversos accidentes, hicieron
compañía en varias ocasiones. Por último, la abadesa, que todavía no se había
dado cuenta de estas cosas, paseando un día sola por el jardín, siendo grande el
calor, se encontró a Masetto (el cual con poco trabajo se cansaba durante el día
por el demasiado cabalgar de la noche) que se había dormido echado a la
sombra de un almendro, y habiéndole el viento levantado las ropas, todo al
descubierto estaba. Lo cual mirando la señora y viéndose sola, cayó en aquel
mismo apetito en que habían caído sus monjitas; y despertando a Masetto, a su
alcoba se lo llevó, donde varios días, con gran quejumbre de las monjas porque
el hortelano no venía a labrar el huerto, lo tuvo, probando y volviendo a probar
aquella dulzura que antes solía censurar ante las otras.
Por último, mandándole de su alcoba a la habitación de él y requiriéndole
con mucha frecuencia y queriendo de él más de una parte, no pudiendo
Masetto satisfacer a tantas, pensó que de su mudez si duraba más podría
venirle gran daño; y por ello una noche, estando con la abadesa, roto el frenillo,
empezó a decir:
—Señora, he oído que un gallo basta a diez gallinas, pero que diez hombres
pueden mal y con trabajo satisfacer a una mujer, y yo que tengo que servir a
nueve; en lo que por nada del mundo podré aguantarlo, pues que he venido a
tal, por lo que hasta ahora he hecho, que no puedo hacer ni poco ni mucho; y
por ello, o me dejáis irme con Dios o le encontráis un arreglo a esto.
La señora, oyendo hablar a este a quien tenía por mudo, toda se pasmó, y
dijo:
—¿Qué es esto? Creía que eras mudo.
—Señora —dijo Masetto—, sí lo era pero no de nacimiento, sino por una
enfermedad que me quitó el habla, y por primera vez esta noche siento que me
ha sido restituida, por lo que alabo a Dios cuanto puedo.
La señora lo creyó y le preguntó qué quería decir aquello de que a nueve
tenía que servir. Masetto le dijo lo que pasaba, lo que oyendo la abadesa, se dio
cuenta de que no había monja que no fuese mucho más sabia que ella; por lo
que, como discreta, sin dejar irse a Masetto, se dispuso a llegar con sus monjas
a un entendimiento en estos asuntos, para que por Masetto no fuese vituperado
el monasterio.
Y habiendo por aquellos días muerto el mayordomo, de común acuerdo,
haciéndose manifiesto en todas lo que a espaldas de todas se había estado
haciendo, con placer de Masetto hicieron de manera que las gentes de los
alrededores creyeran que por sus oraciones y por los méritos del santo a quien
estaba dedicado el monasterio, a Masetto, que había sido mudo largo tiempo, le
había sido restituida el habla, y le hicieron mayordomo; y de tal modo se
repartieron sus trabajos que pudo soportarlos. Y en ellos bastantes monaguillos
engendró pero con tal discreción se procedió en esto que nada llegó a saberse
hasta después de la muerte de la abadesa, estando ya Masetto viejo y deseoso
de volver rico a su casa; lo que, cuando se supo, fácilmente lo consiguió. Así,
pues, Masetto, viejo, padre y rico, sin tener el trabajo de alimentar a sus hijos
ni pagar sus gastos, por su astucia habiendo sabido bien proveer a su juventud,
al lugar de donde había salido con una segur al hombro, volvió, afirmando que
así trataba Cristo a quien le ponía los cuernos sobre la guirnalda.
NOVELA SEGUNDA
Un palafrenero yace con la mujer del rey Agilulfo, de lo que Agilulfo sin decir
nada se apercibe, lo encuentra y le corta el pelo; el tonsurado a todos los
demás tonsura y así se salva de lo que le amenaza.
Habiendo llegado el fin de la historia de Filostrato, con la que algún veces se
habían sonrojado un poco las señoras y algunas otras se habían reído, plugo a
la reina que Pampínea siguiese novelando; la cual, comenzando con sonriente
gesto, dijo:
Hay algunos tan poco discretos al querer mostrar que conocen y sienten lo
que no les conviene saber, que algunas veces con esto, al castigar las
desapercibidas faltas de otros, creen que su vergüenza menguan cuando por el
contrario la acrecientan infinitamente; y que esto es verdad, por medio de su
contrario, mostrándoos la astucia de alguien quizá tenido por de menos valor
que Masetto contra la prudencia de un valeroso rey, lindas señoras, entiendo
que será demostrado por mí.
Agilulfo, rey de los longobardos, así como sus predecesores habían hecho,
en Pavia, ciudad de la Lombardía, estableció la sede de su reino, habiendo
tomado por mujer a Teudelinga, que había quedado viuda de Auttari, que
también había sido rey de los longobardos, la cual era hermosísima mujer, muy
sabía y honesta, pero desventurada en amores. Y estando por el valor y el
juicio de este rey Agilulfo las cosas de los longobardos prósperas y en paz,
sucedió que un palafrenero de dicha reina, hombre de vilísima condición por su
nacimiento pero por otras cosas mucho mejor de lo que correspondía a tal vil
menester, y en su persona hermoso y alto como era el rey, se enamoró
desmesuradamente de la reina; y porque su bajo estado no le quitaba la
comprensión de que este amor suyo estaba fuera de toda conveniencia, como
sabio, a nadie lo descubría, ni aun en la mirada se atrevía a descubrirlo.
Y aunque sin ninguna esperanza viviese de poder agradarla nunca, se
gloriaba consigo sin embargo de haber puesto sus pensamientos en alta parte; y
como quien todo ardía en amoroso fuego, diligentemente hacía, más que
cualquier otro de sus compañeros, todas las cosas que debían agradar a la reina.
Por lo que sucedía que la reina, cuando tenía que montar a caballo, con más
gusto cabalgaba en el palafrén cuidado por éste que por algún otro; lo que,
cuando sucedía, éste se lo tomaba como grandísimo favor, y nunca del estribo
se le apartaba, teniéndose por feliz sólo con poder tocarle las ropas. Pero como
vemos suceder con mucha frecuencia que cuanto disminuye la esperanza, tanto
se hace mayor el amor, así sucedía con el pobre palafrenero, mientras
dolorosísimo le era poder soportar el gran deseo tan ocultamente como lo
hacía, no siendo ayudado por ninguna esperanza; y muchas veces, no pudiendo
desligarse de este amor, deliberó morir.
Y pensando de este modo, tomó el partido de querer recibir esta muerte por
alguna cosa por la que le pareciese que moría por el amor que a la reina había
tenido y tenía; y esta cosa se propuso que fuera tal que en ella tentase la fortuna
de poder en todo o en parte conseguir su deseo. Y no se dio a decir palabras a
la reina o a por cartas hacerle saber su amor, que sabía que en vano diría o
escribiría, sino a querer probar si con astucia podría acostarse con la reina; y no
otra astucia ni vía había sino encontrar el modo de que, como si fuese el rey,
que sabía que no se acostaba con ella de continuo, pudiera llegar a ella y entrar
en su cámara. Por lo que, para ver en qué manera y qué hábito el rey, cuando
iba a estar con ella, iba, muchas veces por la noche en una gran sala del palacio
del rey, que estaba en medio entre la cámara del rey y de la reina, se escondió;
y una noche entre otras, vio al rey salir de su cámara envuelto en un gran
manto y tener en una mano una pequeña antorcha encendida y en la otra una
varita, e ir a la cámara de la reina y, sin decir nada, golpear una vez o dos la
puerta de la cámara con aquella varita, e incontinenti serle abierto y quitarle de
la mano la antorcha. La cual cosa vista, y semejantemente viéndolo retornar,
pensó que debía hacer él otro tanto; y encontrando modo de tener un manto
semejante a aquel que había visto al rey y una antorcha y estaca, y lavándose
primero bien en un caldero, para que no fuese a molestar a la reina el olor del
estiércol y la hiciese darse cuenta del engaño, con estas cosas, como
acostumbraba, en la gran sala se escondió.
Y sintiendo que ya en todas partes dormían, y pareciéndole tiempo o de dar
efecto a su deseo o de hacer camino con alta razón a la deseada muerte,
haciendo con la piedra y el eslabón que había llevado consigo un poco de
fuego, encendió su antorcha, y oculto y envuelto en el manto se fue a la puerta
de la cámara y dos veces la golpeó con la varita. La cámara por una camarera
toda somnolienta fue abierta y la luz cogida y ocultada; donde él, sin decir cosa
alguna, pasado dentro de la cortina y dejado el manto, se metió en 1a cama
donde la reina dormía. Y tomándola deseosamente en brazos, mostrándose
airado porque sabía que era costumbre del rey que no quería oír ninguna cosa
cuando airado estaba, muchas veces carnalmente conoció a la reina.
Y aunque doloroso le pareciese partir, temiendo que la demasiada demora le
fuese ocasión de convertir en tristeza el deleite tenido, se levantó y tomando su
manto y la luz, sin decir nada se fue, y lo antes que pudo se volvió a su cama.
Y apenas podía estar en ella cuando el rey, levantándose, se fue la cámara de la
reina, de lo que ella se maravilló mucho; y habiendo él entrado en el lecho y
saludándola alegremente, ella, de su alegría tomando valor, dijo:
—Oh, señor mío, ¿qué novedad hay esta noche? Os habéis partido de muy
poco ha, y más de lo acostumbrado habéis tomado placer de mí, ¿y tan pronto
volvéis a empezar? Cuidaos de lo que hacéis.
El rey, al oír estas palabras, súbitamente presumió que la reina, por la
semejanza de las costumbres y de la persona había sido engañada, pero, como
sabio, súbitamente pensó (pues vio que la reina no se había dado cuenta ni
nadie más) que no quería hacerla caer en la cuenta; lo que muchos necios no
hubieran hecho, sino que habrían dicho: «No he sido yo; ¿quién fue quien
estuvo aquí?, ¿cómo fue?, ¿quién ha venido?». De lo que habrían nacido
muchas cosas por las que sin razón habrían contristado a la señora y dado
materia de desear otra vez lo que ya había sentido; y aquello, que callándolo no
podía traerle ninguna vergüenza, diciéndolo le habría traído vituperio Le
contestó entonces el rey, más en el pensamiento que en el rostro o las palabras
airado:
—Señora, ¿no os parezco hombre de poder haber estado otra vez y volver
además ésta?
A lo que la dama contestó:
—Señor mío, sí, pero yo os ruego que miréis por vuestra salud.
Entonces el rey dijo:
—Y que me place seguir vuestro consejo, y esta vez sin daros más empacho
voy a volverme.
Y teniendo ya el ánimo lleno de ira y de rencor por lo que veía que le habían
hecho, volviendo a tomar su manto se fue de la cámara y quiso encontrar
silenciosamente quién había hecho aquello, imaginando que debía ser de la
casa, y que cualquiera que fuese no habría podido salir de ella. Cogiendo, pues,
una pequeñísima luz en una linternilla se fue a una larguísima habitación que
en su palacio había sobre las cuadras de los caballos, en la cual casi toda su
servidumbre dormía en diversas camas; y juzgando que a quienquiera que
hubiese hecho aquello que la dama decía, no se le habría podido todavía
reposar el pulso y el latido del corazón por el prolongado afán, empezando por
uno de los extremos de la habitación, empezó a ir tocándoles el pecho a todos,
para saber si les latía el corazón con fuerza.
Como sucediese que todos dormían profundamente, el que con la reina
había estado no dormía todavía; por la cual cosa, viendo venir al rey y dándose
cuenta de lo que andaba buscando, fuertemente empezó a temblar, tanto que el
golpear del pecho que tenía por el cansancio fue aumentado por el miedo; y
dándose cuenta firmemente de que, si el rey se apercibía de aquello, sin
tardanza le haría morir. Y aunque varias cosas que podría hacer le pasaron por
la cabeza, viendo sin embargo al rey sin ninguna arma, deliberó hacerse el
dormido y esperar lo que el rey hiciese. Habiendo, pues, el rey a muchos
buscado y no encontrando a ninguno a quien juzgase haber sido aquél, llegó a
éste, y notando que le latía fuertemente el corazón, se dijo: «Este es aquél».
Pero como quien nada de lo que quería hacer entendía que se supiese, no le
hizo otra cosa sino que, con un par de tijerillas que había llevado, le cortó un
poco de uno de los lados los cabellos, que en aquel tiempo se llevaban
larguísimos, para por aquella señal reconocerlo la mañana siguiente; y hecho
esto, se volvió a su cámara. Éste, que todo aquello había sentido, como quien
era malicioso, claramente se dio cuenta de por qué había sido señalado; por lo
que, sin esperar un momento, se levantó, y encontrando un par de tijerillas, de
las que por ventura había un par en la cuadra para el servicio de los caballos,
cautamente dirigiéndose a cuantos en aquella habitación dormían, a todos de
manera igual sobre las orejas les cortó el pelo; y hecho esto, sin que le oyeran,
se volvió a dormir.
El rey, levantado por la mañana, mandó que, antes que las puertas del
palacio se abriesen, toda su servidumbre viniese ante él; y así se hizo. A todos
los cuales, estando delante de él sin nada en la cabeza, empezó a mirar para
reconocer al que él había tonsurado; y viendo a la mayoría de ellos con los
cabellos de un mismo modo cortados, se maravilló, y se dijo:
«Aquel a quien estoy buscando, aunque de baja condición sea, bien muestra
ser hombre de alto ingenio.»
Luego, viendo que sin divulgarlo no podía encontrar al que buscaba,
dispuesto a no querer por una pequeña venganza cubrirse de gran vergüenza,
sólo con unas palabras le plugo amonestarlo y mostrarle que se había dado
cuenta de lo ocurrido; y volviéndose a todos, dijo:
—Quien lo hizo que no lo haga más, e idos con Dios.
Otro habría querido darle suplicio, martirizarlo, interrogarle y preguntarle y
al hacerlo habría descubierto lo que cualquiera debe tratar de ocultar; y al
ponerse al descubierto, aunque se hubiera vengado cumplidamente, no
menguado sino mucho habría aumentado su vergüenza y manchado el honor de
su mujer. Los que aquellas palabras oyeron se maravillaron y largamente
dilucidaron entre sí qué habría querido decir el rey con aquello, pero no hubo
ninguno que lo entendiese sino sólo aquel a quien tocaba. El cual, como sabio,
nunca, en vida del rey lo descubrió, ni nunca más su vida con tal acción fió a la
fortuna.
NOVELA TERCERA
Bajo especie de confesión y de purísima conciencia una señora enamorada de
un joven induce a un grave fraile, sin darse él cuenta, a hallar la manera de
que el placer de ella tuviese entero cumplimiento.
Callaba ya Pampínea, y ya la osadía y la cautela del palafrenero había sido
alabada por muchos de ellos, y semejantemente el buen juicio del rey, cuando
la reina, volviéndose hacia Filomena, le ordenó continuar; por lo cual
Filomena, graciosamente comenzó a, hablar así:
Yo entiendo contaros una burla que fue muy justamente hecha por una
hermosa señora a un grave fraile, que tanto más a todo seglar agrada cuanto
que éstos (la mayoría estupidísimos y hombres de extrañas maneras y
costumbres) se creen que más que los otros en todas las cosas valen y saben,
cuando son de mucho menor valor, como quienes por vileza de ánimo, no
teniendo inventiva para sustentarse como los demás hombres, se refugian
donde puedan tener qué comer, como el puerco. La que, oh amables señoras, os
contaré no sólo por obedecer la orden impuesta sino también para advertiros de
que también los religiosos (a quienes nosotras, sobremanera crédulas,
demasiada fe prestamos) pueden ser y son algunas veces, no ya por los
hombres sino por algunas de nosotras, sagazmente burlados.
En nuestra ciudad, más llena de engaños que de amor o lealtad, no hace
todavía muchos años, hubo una noble señora adornada de belleza y de
costumbres, con alteza de ánimo y con sutiles agudezas tan dotada como la que
más por la naturaleza, cuyo nombre (ni tampoco ninguno otro que pertenezca a
la presente historia) aunque yo lo sepa, no entiendo descubrir porque todavía
viven algunos que se llenarían por ello de indignación cuando con risa se debe
hablar de ello. Ésta, pues, viéndose nacida de alto linaje y casada con un
artesano lanero porque era riquísimo, no pudiendo deponer el desdén de su
ánimo según el cual estimaba que ningún hombre de baja condición, por
riquísimo que fuese, era digno de mujer noble; y viéndole a él además, con
todas sus riquezas, no ser capaz de nada sino de saber distinguir una mezcla o
hacer urdir una tela o una hilandera disputar sobre lo hilado, se propuso no
querer de ninguna manera sus abrazos sino cuando no pudiera negárselos, sino
encontrar alguien a su gusto que le pareciese más digno de ellos que el lanero.
Y enamoróse de un muy valeroso hombre y de mediana edad tanto que, el
día que no lo veía no podía pasar la noche siguiente sin sentimiento; pero el
hombre de pro, no dándose cuenta de aquello, nada se preocupaba, y ella, que
muy cauta era, ni por embajada de ninguna mujer ni por carta osaba hacérselo
saber, temiendo que podrían sobrevenir posibles peligros. Y dándose cuenta
que aquél frecuentaba mucho a un religioso que, aunque fuera zopenco y
obtuso, no dejaba de tener fama entre todos de hombre de mucha valía porque
era de santísima vida, juzgó que aquél podía ser óptimo intermediario entre ella
y su amante. Y habiendo pensado qué le convenía hacer, se fue a una hora
oportuna a la iglesia donde él iba y, haciéndole llamar, dijo que cuando le
placiera, con él quería confesarse. El fraile, viéndola y estimándola mujer de
linaje, la escuchó de buena gana, y ella después de la confesión dijo:
—Padre mío, necesito recurrir a vos por ayuda y por consejo en lo que vais
a oír. Yo sé, porque os lo he dicho, que conocéis a mis parientes y a mi marido,
por el cual soy amada más que su vida, y ninguna cosa deseo que él, como
hombre que es riquísimo y que puede bien hacerlo, no lo adquiera incontinenti;
por las cuales cosas más que a mí misma le amo; y dejemos aparte que lo
hiciese, pero si siquiera pensase alguna cosa que contra su honor o gusto fuera,
ninguna mujer culpable sería más digna del fuego que yo. Ahora, uno de quien
en verdad no sé el nombre, pero que me parece persona de bien, y si no estoy
engañada os frecuenta mucho, apuesto y alto en la persona, vestido de paños
oscuros muy honrados, tal vez no percatándose de que mi intención era tal
como es, parece que me ha puesto sitio y no puedo asomarme a puerta ni
ventana ni salir de casa sin que él incontinenti no se ponga delante; y me
maravillo de que no esté aquí ahora; de lo que mucho me duele, porque tales
maneras hacen con frecuencia a las damas honestas ser censuradas sin culpa.
He tenido en el ánimo hacérselo decir alguna vez a mis hermanos, pero luego
he pensado que los hombres hacen algunas veces las embajadas de manera que
las respuestas que se siguen son malas, de lo que nacen palabras, y de las
palabras se llega a las obras; por lo que, para que daño y escándalo no se
provocasen de ello, me lo he callado, y deliberé decíroslo antes a vos que a
otros, tanto porque me parece que su amigo sois como también porque a vos os
está bien de tales cosas no ya a los amigos sino a los extraños reprender. Por lo
que os ruego en nombre de Dios que le reprendáis y roguéis que no siga con
estas costumbres. Hay bastantes mujeres que por ventura estarán dispuestas a
estas cosas y les agradará ser miradas y deseadas por él, mientras a mí me es
gravísima molestia, como que de ningún modo tengo el ánimo dispuesto a tal
materia.
Y dicho esto, como si lagrimear quisiese, bajó la cabeza. El santo fraile
comprendió en seguida que hablaba de aquel de quien verdaderamente hablaba,
y alabando mucho a la señora por esta su buena disposición firmemente
creyendo ser verdad lo que decía, le prometió actuar así y de tal manera que
por aquel tal no sería molestada, y sabiendo que era muy rica, le alabó las obras
de caridad y las limosnas, contándole sus necesidades. A lo que la señora dijo:
—Os lo ruego por Dios; y si lo negase, decidle con firmeza que soy yo
quien os ha dicho esto y a vos me he dolido.
Y luego, hecha la confesión e impuesta la penitencia, acordándose de los
encomios hechos por el fraile a las limosnas, llenándole ocultamente la mano
de dineros, le rogó que dijese misas por el alma de sus muertos; y levantándose
de junto a sus pies, se volvió a casa.
A ver al santo fraile no después de mucho tiempo, como acostumbraba vino
el hombre de pro; al cual, luego de que de una cosa y de otra hubieran hablado
juntos durante algún tiempo, llevándole aparte, con modos muy corteses le
reprendió la atención y las miradas que creía que dedicaba a aquella señora, tal
como ella le había explicado. El hombre de pro se maravilló, como quien
nunca la había mirado y rarísimas veces acostumbraba a pasar por delante de
su casa, y empezó a querer excusarse; pero el fraile no le dejó hablar, sino que
le dijo:
—Ahora, no finjas maravillarte ni gastes palabras en negarlo, porque no
puedes; no he sabido estas cosas por los vecinos: ella misma, mucho
quejándose de ti, me las ha dicho. Y si a ti estas chanzas ya no te están bien, de
ella te digo esto: que, si jamás he encontrado alguna esquiva a estas tonterías,
ella es; y por ello, por tu honor y por tu tranquilidad, te ruego que te retraigas y
déjala estar en paz.
El hombre de pro, más agudo que el santo fraile, sin demasiada tardanza la
argucia de la mujer comprendió, y mostrando avergonzarse un tanto, dijo que
no se entrometería en aquello de allí en adelante; y separándose del fraile, de su
casa fue a la de la señora, la cual siempre estaba asomada a una pequeña
ventana por verlo si pasaba. Y viéndolo venir, tan alegre y tan graciosa se le
mostró que él asaz bien pudo comprender que había la verdad entendido por las
palabras del fraile; y de aquel día en adelante, asaz cautamente, con placer suyo
y con grandísimo deleite y consuelo de la señora fingiendo que otro asunto
fuese el motivo, continuó pasando por aquel barrio.
Pero la señora después de algún tiempo, ya convencida de que le gustaba
tanto como él a ella, deseosa de inflamarlo más y asegurarle del amor que le
tenía, buscando el lugar y el momento, al santo fraile volvió, y echándosele a
los pies en la iglesia, empezó a llorar. El fraile, viendo esto, le preguntó
compasivamente que qué novedad traía. La señora repuso:
—Padre mío, las noticias que traigo no son sino de aquel maldito de Dios
amigo vuestro de quien me he quejado a vos hace unos días, porque creo que
haya nacido para irritarme grandemente y para hacerme hacer algo por lo que
nunca podré ya estar contenta ni me atreveré a ponerme aquí a vuestros pies.
—¡Cómo! —dijo el fraile—, ¿no ha dejado de molestarte?
—Cierto que no —dijo la señora—, pues desde que me quejé a vos de ello,
como por despecho, habiendo tomado sin duda a mal que me haya quejado a
vos, por una vez que pasaba, creo que después ha pasado siete por allí. Y
quisiera Dios que el pasar y el mirarme le hubiera bastado; pero ha sido tan
atrevido y tan descarado que hasta ayer me mandó a una mujer a casa con
noticias suyas y con sus vanidades, y como si yo no tuviese escarcelas o cintos
me mandó una escarcela y un cinto, lo que he tomado y tomo tan a mal que
creo que si no hubiera pensado en el escándalo, y también por vuestro amor,
habría armado un zipizape; pero al fin me he serenado y no he querido hacer ni
decir nada sin hacéroslo saber antes. Y además de esto, habiendo ya devuelto la
escarcela y el cinto a la mujercilla que los había traído, para que se los
devolviese, y habiéndola despedido de malos modos, temiendo que se fuera a
quedar con ellos y le dijera que yo los había aceptado, como entiendo que
hacen algunas veces, la volví a llamar y llena de enojo se los quité de la mano
y os los he traído a vos, para que se los deis y le digáis que no tengo necesidad
de sus cosas, porque, por merced de Dios, y de mi marido, tengo tantas
escarcelas y tantos cintos que podría enterrarle con ellos. Y luego de esto,
como ante su padre me excuso ante vos de que si no se corrige, lo diré a mi
marido y a mis hermanos, y que suceda lo que sea; que más quiero que él
reciba injurias si debe recibirlas que ser difamada por su culpa; ¡y hermano, así
está ello!
Y dicho esto, siempre llorando fuertemente, se sacó de debajo de la saya una
preciosísima y rica escarcela con un valioso y elegante cintillo y se la echó al
fraile en el regazo; el cual, totalmente creyendo lo que la señora le decía,
airado desmesuradamente lo tomó y dijo:
—Hija, si de estas cosas te enojas no me maravillo ni te reprendo por ello;
sino que mucho te alabo que sigas en esto mis consejos. Yo le reprendí el otro
día, y él mal ha cumplido lo que me prometió; por lo que, entre aquello y esto
que acaba de hacer entiendo tirarle de las orejas de tal manera que no te
moleste más; y tú, con la bendición de Dios, no te dejes vencer tanto por la ira
que vayas a decírselo a alguno de los tuyos, que podría seguirse de ello mucho
mal. Y no pienses que de esto te va a venir ninguna calumnia, que yo seré
siempre, ante Dios y ante los hombres, firmísimo testigo de tu honestidad.
La señora fingió consolarse un tanto, y dejando esta conversación, como
quien su avaricia y la de los demás conocía, dijo:
—Señor, estas noches se me han aparecido mucho mis padres en sueños y
me parece que están en grandísimas penas y lo que piden es limosnas,
especialmente mi mamá, que me parece tan afligida e infeliz que es una lástima
verla; creo que esté pasando grandísimos sufrimientos al verme en esta
tribulación a causa de ese enemigo de Dios, y por ello querría que me dijeseis
por sus almas las cuarenta misas gregorianas y vuestras oraciones, a fin de que
Dios los saque de aquel fuego atormentador.
Y dicho esto, le puso en la mano un florín. El santo fraile lo tomó
alegremente, y con buenas palabras y con muchos ejemplos alentó su devoción
y dándole su bendición la dejó irse. Y cuando se fue la señora, no dándose
cuenta que le había tomado el pelo, mandó a por su amigo; el cual, venido y
viéndole airado, se apercibió incontinenti de que había noticias de la mujer, y
esperó a ver qué decía el fraile. El cual, repitiéndole las palabras que le había
dicho otras veces y hablándole ahora insultantemente y enojado, le reprendió
mucho por lo que le había dicho la señora que había hecho. El hombre de pro,
que todavía no veía adónde el fraile quería llegar, negaba con bastante blandura
que le hubiera mandado la escarcela y el cinto, para que el padre no lo creyese,
si por acaso la mujer se la hubiera dado. Pero el padre, muy enfadado, dijo:
—¿Cómo puedes negarlo, mal hombre? Ahí lo tienes, que ella misma
llorando me lo ha traído: ¡mira a ver si lo conoces!
El hombre de pro, haciendo como que se avergonzaba mucho, dijo:
—Claro que lo conozco, y os confieso que he hecho mal; y os juro que, pues
que en esa disposición la veo, que nunca más oiréis una palabra de esto.
Ahora, las palabras fueron muchas: al final, el borrego del fraile le dio la
escarcela y el cintillo a su amigo, y luego de mucho haberle adoctrinado y
rogado que no se ocupase más de aquellas cosas, y habiéndoselo él prometido,
le dio licencia. El hombre de pro, contentísimo de la certeza que tener le
parecía del amor de la mujer y del hermoso presente, cuando se separó del
fraile se fue a un lugar de donde cautamente hizo a su señora ver que tenía la
una y la otra cosa; de lo que la señora estuvo muy contenta, y más aún porque
le parecía que su invención iba de bien en mejor.
Y no esperando nada más ya, sino a que su marido se fuese a cualquier
parte, para finalizar su obra, sucedió que, por alguna razón, no mucho después
de esto tuvo el marido que ir hasta Génova. Y en cuanto se hubo montado a
caballo por la mañana y puesto en camino, se fue la señora a donde el santo
fraile, y luego de muchas quejumbres, llorando, le dijo:
—Padre mío, ahora sí os digo que no puedo aguantar más; pero porque el
otro día os prometí que no haría nada que antes no os dijese, he venido a
excusarme con vos; y para que creáis que tengo razón en llorar y quejarme,
quiero deciros lo que vuestro amigo, o diablo del infierno, me hizo esta mañana
poco antes de maitines. No sé qué mala suerte le hizo saber que mi marido se
fue ayer por la mañana a Génova; pero esta mañana, a la hora que os he dicho,
entró en un jardín mío y por un árbol subió hasta la ventana de mi cámara, que
da sobre el jardín; y ya había abierto la ventana y quería entrar en la cámara
cuando yo, despertándome, me levanté de repente y me había dispuesto a
gritar, y habría gritado a no ser que él, que todavía dentro no estaba, me pidió
merced por Dios y por vos, diciéndome quién era; con lo que, al oírlo, por
amor vuestro me callé, y desnuda como nací corrí a cerrarle la ventana en la
cara, y él en mala hora creo que se fue, porque no lo sentí más. Ahora, si esto
es cosa que pueda aguantarse, decídmelo; en cuanto a mí, no entiendo
soportarle más pues por amor de vos ya le he sufrido demasiadas.
El fraile al oír esto se sintió lo más irritado del mundo y no sabía qué decir
sino que muchas veces le preguntó si había visto bien que fuese él y no otro. A
lo que la señora repuso:
—¡Alabado sea Dios, si no voy a distinguirle a él de cualquiera otro! Digo
que vi que fue él, y aunque lo negase él, no se lo creáis.
Dijo entonces el fraile:
—Hija mía, no hay más que hablar, que esto ha sido demasiado atrevimiento
y una cosa demasiado mal hecha, e hiciste lo que debías al echarlo de allí como
hiciste. Pero te ruego, puesto que Dios te libró del deshonor, que, así como has
seguido mi consejo dos veces seguidas, lo hagas esta vez, es decir, que sin
quejarte de ello a ninguno de tus parientes me dejes hacer a mí, y ver si puedo
ponerle freno a ese demonio desenfrenado que yo creía que era un santo; y si
puedo llegar a apartarle de esta bestialidad, bien; y si no pudiera, desde ahora
te doy permiso y mi bendición para que hagas lo que en tu ánimo juzgues por
bueno.
—Pues bien —dijo la señora—, por esta vez no quiero enfadaros ni
desobedeceros, pero haced de manera que se guarde de molestarme más, y os
prometo no volver a venir más por este asunto.
Y sin decir más, como enojada, se fue de donde el fraile. Y apenas había
salido de la iglesia la señora, cuando el hombre de pro llegó, y fue llamado por
el fraile; y llevándole aparte, le dijo los mayores insultos que nunca se han
dicho a un hombre, desleal y perjuro y traidor llamándolo. Éste, que ya otras
dos veces había visto lo que querían decir los reproches de este fraile,
escuchándole con atención e ingeniándose con respuestas perplejas en hacerle
hablar, primeramente le dijo:
—¿A qué viene este enojo, señor mío? ¿He crucificado a Cristo?
A lo que el fraile repuso:
—¡Mirad el desvergonzado, oíd lo que dice! Habla ni más ni menos como si
hubieran pasado un año o dos y el tiempo le hubiera hecho olvidar sus
ignominias y deshonestidad. ¿En los instantes que han pasado desde los
maitines de esta mañana se te han ido de la cabeza las injurias que has hecho al
prójimo? ¿Dónde has estado poco antes del amanecer?
Respondió el hombre de pro:
—No sé dónde he estado; muy pronto os llega el recadero.
—Es la verdad —dijo el fraile— que el recadero ha venido: pienso que
creíste que porque el marido no estaba la noble señora iba a abrirte sus brazos
incontinenti. ¡Ah, qué lindo, qué hombre honrado! ¡Se ha hecho caminante
nocturno, abridor de jardines y escalador de árboles! ¿Crees que con tu osadía
vas a vencer la santidad de esta mujer que de noche te le subes a las ventanas
por los árboles? Nada hay en el mundo que la desagrade tanto como tú; y tú no
cejas. En verdad, dejemos que ella te lo ha demostrado muchas veces, pero
también con mis correcciones te has enmendado mucho. Pero voy a decirte una
cosa: hasta ahora, no por el amor que te tenga, sino a instancias de mis ruegos
ha callado lo que le has hecho; pero no va a callarse más: le he dado permiso
para que, si la desagradas en algo más, haga lo que le parezca. ¿Y qué harás si
se lo dice a sus hermanos?
El hombre de pro, habiendo comprendido suficientemente lo que le
convenía, como mejor supo y pudo, con muchas promesas tranquilizó al fraile;
y despidiéndose de él, al llegar maitines de la noche siguiente, entrando en el
jardín y subiendo por el árbol y hallando la ventana abierta, se metió en la
alcoba, y lo más pronto que pudo se echó en los brazos de su hermosa señora.
La cual, con grandísimo deseo habiéndolo esperado, alegremente le recibió
diciendo:
—Gracias sean dadas al señor fraile que tan bien te enseñó el modo de venir.
Y después, tomando placer el uno del otro, hablando y riéndose mucho de la
simplicidad del bruto fraile, injuriando los copos de lana y los peines y las
cardenchas, juntos se solazaron con deleite. Y poniendo en orden sus asuntos,
de tal manera hicieron que, sin tener que recurrir de nuevo al señor fraile,
muchas otras noches con igual contento se reunieron; al que pido a Dios por su
santa misericordia que me lleve pronto a mí y a todas las almas cristianas que
lo deseen.
NOVELA CUARTA
Don Felice enseña al hermano Puccio cómo ganar la bienaventuranza
haciendo una penitencia que él conoce; la que el hermano Puccio hace, y don
Felice, mientras tanto, con la mujer del hermano se divierte.
Luego de que Filomena, terminada su historia, se calló, habiendo Dioneo
con dulces palabras mucho alabado el ingenio de la señora y también la
plegaria hecha por Filomena al terminar, la reina miró hacia Pánfilo
sonriéndose y dijo:
—Pues ahora, Pánfilo, alarga con alguna cosilla placentera nuestro
entretenimiento.
Pánfilo prontamente repuso que de buen grado, y comenzó:
Señora, bastantes personas hay que, mientras se esfuerzan en ir al paraíso,
sin darse cuenta a quien mandan allí es a otro; lo que a una vecina nuestra, no
hace todavía mucho tiempo, tal como podréis oír, le sucedió.
Según he oído decir, vecino de San Brancazio vivía un hombre bueno y rico
que era llamado Puccio de Rinieri, que luego, habiéndose entregado por
completo a las cosas espirituales, se hizo beato de esos de San Francisco y
tomó el nombre de hermano Puccio; y siguiendo su vida espiritual, como otra
familia no tenía sino su mujer y una criada, y no necesitaba ocuparse en ningún
oficio, iba mucho a la iglesia. Y porque era hombre simple y de ruda índole,
decía sus padrenuestros, iba a los sermones, iba a las misas y nunca faltaba a
las laúdes que cantaban los seglares; y ayunaba y se disciplinaba, y se había
corrido la voz de que era de los flagelantes. La mujer, a quien llamaban señora
Isabetta, joven de sólo veintiocho o treinta años, fresca y hermosa y redondita
que parecía una manzana casolana, por la santidad del marido y tal vez por la
vejez estaba con mucha frecuencia a dietas mucho más largas de lo que hubiera
querido; y cuando hubiera querido dormirse, o tal vez juguetear con él, él le
contaba la vida de Cristo o los sermones de fray Anastasio o el llanto de la
Magdalena u otras cosas semejantes.
Volvió en estos tiempos de París un monje llamado don Felice, del convento
de San Brancazio, el cual bastante joven y hermoso en su persona era, y de
agudo ingenio y de profunda ciencia, con el cual fray Puccio se ligó con
estrecha amistad. Y porque él todas sus dudas se las resolvía, y además,
habiendo conocido su condición, se le mostraba santísimo, empezó el hermano
Puccio a llevárselo algunas veces a casa y a darle de almorzar y cenar, según
venía al caso; y la mujer también, por amor de fray Puccio, se había hecho a su
compañía y de buen grado le hacía los honores. Continuando, pues, el monje
las visitas a casa de fray Puccio y viendo a la mujer tan fresca y redondita, se
dio cuenta de cuál era la cosa de que más carecía; y pensó si no podría, por
quitarle trabajos a fray Puccio, suplírsela él. Y echándole miradas una y otra
vez, bien astutamente, tanto hizo que encendió en su mente aquel mismo deseo
que él tenía; de lo que habiéndose apercibido el monje, lo antes que pudo habló
con ella de sus deseos.
Pero aunque bien la encontrase dispuesta a rematar el asunto, no se podía
encontrar el modo, porque ella de ningún lugar del mundo se fiaba para estar
con el monje sino de su casa; y en su casa no se podía porque el hermano
Puccio no salía nunca de la ciudad. Por lo que el monje tenía gran pesar; y
luego de mucho se le ocurrió un modo de poder estar con la mujer en su casa
sin sospechas, aunque el hermano Puccio allí estuviera. Y habiendo un día ido
a estar con él el hermano Puccio, le dijo así.
—Ya me he dado cuenta muchas veces, hermano Puccio, de que tu mayor
deseo es llegar a ser santo, a lo que me parece que vas por un camino
demasiado largo cuando hay uno que es muy corto, que el papa y sus otros
prelados mayores, que lo saben y lo ponen en práctica, no quieren que se
divulgue porque el orden clerical, que la mayoría vive de limosna, incontinenti
sería deshecho, como que los seglares dejarían de atenderle con limosnas y
otras cosas. Pero como eres amigo mío y me has honrado mucho, si yo creyera
que no vas a decírselo a nadie en el mundo, y quisieras seguirlo, te lo
enseñaría.
El hermano Puccio, deseando aquella cosa, primero empezó a rogarle con
grandísimas instancias que se la enseñase y luego a jurarle que jamás, sino
cuando él quisiera, a nadie lo diría, afirmando que si tal cosa era que pudiera
seguirla, se pondría a ello.
—Puesto que así me lo prometes —dijo el monje— te la explicaré. Debes
saber que los santos Doctores sostienen que quien quiere llegar a
bienaventurado debe hacer la penitencia que vas a oír; pero entiéndelo bien: no
digo que después de la penitencia no seas tan pecador corno eres, pero
sucederá que los pecados que has hecho hasta la hora de la penitencia estarán
purgados y mediante ella perdonados y los que hagas después no se escribirán
para tu condenación sino que se irán con el agua bendita como ahora hacen los
veniales. Debe, pues, el hombre con gran diligencia confesarse de sus pecados
cuando va a comenzar la penitencia, y luego de ello debe comenzar un ayuno y
una abstinencia grandísima, que conviene que dure cuarenta días, en los que no
ya de otra mujer sino de tocar la suya propia debe abstenerse. Y además de
esto, tienes que tener en tu propia casa algún sitio donde por la noche puedas
ver el cielo, y hacia la hora de completas irte a este lugar; y tener allí una tabla
muy ancha colocada de guisa que, estando en pie, puedas apoyar los riñones en
ella y, con los pies en tierra, extender los brazos a guisa de crucifijo; y si los
quieres apoyar en alguna clavija puedes hacerlo; y de esta manera mirando el
cielo, estar sin moverte un punto hasta maitines. Y si fueses letrado te
convendría en este tiempo decir ciertas oraciones que voy a darte; pero como
no lo eres debes rezar trescientos padrenuestros con trescientas avemarías y
alabanzas a la Trinidad, y mirando al cielo tener siempre en la memoria que
Dios ha sido el creador del cielo y de la tierra, y la pasión de Cristo estando de
la misma manera en que estuvo él en la cruz. Luego, al tocar maitines, puedes
si quieres irte, y así vestido echarte en la cama y dormir; y a la mañana
siguiente debes ir a la iglesia y oír allí por lo menos tres misas y decir
cincuenta padrenuestros con otras tantas avemarías y, después de esto, con
sencillez hacer algunos de tus negocios si tienes alguno que hacer, y luego
almorzar e ir después de vísperas a la iglesia y decir ciertas oraciones que te
daré escritas, sin las que no se puede pasar, y luego a completas volver a lo
antes dicho. Y haciendo esto, como yo he hecho, espero que al terminar la
penitencia sentirás la maravillosa sensación de la beatitud eterna, si la has
hecho con devoción.
El hermano Puccio dijo entonces:
—Esto no es cosa demasiado pesada ni demasiado larga, y debe poderse
hacer bastante bien; y por ello quiero empezar el domingo en nombre de Dios.
Y separándose de él y yéndose a casa, ordenadamente, con su licencia para
hacerlo, a su mujer contó todo. La mujer entendió demasiado bien, por aquello
de estarse quieto hasta la mañana sin moverse, lo que quería decir el monje,
por lo que, pareciéndole buen invento, le dijo que de esto y de cualquiera otro
bien que hiciese a su alma, estaba ella contenta; y que, para que Dios hiciera su
penitencia provechosa, quería con él ayunar, pero hacer lo demás no.
Habiendo quedado, pues, de acuerdo, llegado el domingo, el hermano
Puccio empezó su penitencia, y el señor fraile, habiéndose puesto de acuerdo
con la mujer, a una hora en que ser visto no podía, la mayoría de las noches
venía a cenar con ella, trayendo siempre con él buenos manjares y bebidas;
luego, se acostaba con ella hasta la hora de maitines, a la cual, levantándose, se
iba, y el hermano Puccio volvía a la cama. Estaba el lugar que el hermano
Puccio había elegido para cumplir su penitencia junto a la alcoba donde se
acostaba la mujer, y nada más estaba separado de ella por una pared
delgadísima; por lo que, retozando el señor monje demasiado desbocadamente
con la mujer y ella con él, le pareció al hermano Puccio sentir un temblor del
suelo de la casa; por lo que, habiendo ya dicho cien de sus padrenuestros,
haciendo una pausa, llamó a la mujer sin moverse, y le preguntó qué hacía. La
mujer, que era ingeniosa, tal vez cabalgando entonces en la bestia de San
Benito o la de San Juan Gualberto, respondió:
—¡A fe, marido, que me meneo todo lo que puedo!
Dijo entonces el hermano Puccio:
—¿Cómo que te meneas? ¿Qué quiere decir eso de menearte?
La mujer, riéndose, porque aguda y valerosa era, y porque tal vez tenía
motivo de reírse, respondió:
—¿Cómo no sabéis lo que quiero decir? Pues yo lo he oído decir mil veces:
«Quien por la noche no cena, toda la noche se menea».
Se creyó el hermano Puccio que el ayuno, que con él fingía hacer, fuese la
razón de no poder dormir, y que por ello se meneaba en la cama; por lo que, de
buena fe, dijo:
—Mujer, ya te lo he dicho: «No ayunes»; pero puesto que lo has querido
hacer no pienses en ello; piensa en descansar; que das tales vueltas en la cama
que haces moverse todo.
Dijo entonces la mujer:
—No os preocupéis, no; bien sé lo que me hago; haced bien lo vuestro que
yo haré bien lo mío si puedo.
Se calló entonces, pues, el hermano Puccio y volvió a sus padrenuestros, y
la mujer y el señor monje desde aquella noche en adelante, haciendo colocar
una cama en otra parte de la casa, allí mientras duraba el tiempo de la
penitencia del hermano Puccio con grandísima fiesta se estaban; y a un tiempo
se iba el monje y la mujer volvía a su cama, y a los pocos instantes de su
penitencia venía a ella el hermano Puccio. Continuando, pues, en tal manera el
hermano la penitencia y la mujer con el monje su deleite, muchas veces
bromeando le dijo:
—Tú haces hacer una penitencia al hermano Puccio que nos ha ganado a
nosotros el paraíso.
Y pareciéndole a la mujer que le iba bien, tanto se aficionó a las comidas del
monje, que habiendo sido por el marido largamente tenida a dieta, aunque se
terminase la penitencia del hermano Puccio, encontró el modo de alimentarse
con él en otra parte, y con discreción mucho tiempo en él tomó su placer. Por
lo que, para que las últimas palabras no sean discordantes de las primeras,
sucedió que, con lo que el hermano Puccio creyó que ganaba el paraíso
haciendo penitencia, mandó allí al monje (que antes le había enseñado el
camino de ir) y a la mujer que vivía con él en gran penuria de lo que el señor
monje, como misericordioso, le dio abundantemente.
NOVELA QUINTA
El Acicalado regala a micer Francesco Vergellesi un palafrén suyo, y por ello
habla a su mujer con su permiso; y como ella calla, él se contesta como si
fuera ella, y a su respuesta le sigue el efecto consiguiente.
Había Pánfilo terminado la historia del hermano Puccio, no sin risas de las
señoras, cuando señorialmente la reina mandó a Elisa que continuase; la cual,
un sí es no es desdeñosa no por malicia sino por hábito antiguo, así empezó a
hablar:
Muchos que mucho saben, se creen que otros no saben nada, y ellos, muchas
veces, mientras creen engañar a otros, después conocen que han sido los
engañados; por la cual cosa reputo gran locura la de quien se pone sin
necesidad de probar las fuerzas del ingenio ajeno. Pero porque tal vez todos no
serían de mi opinión, lo que sucedió a un caballero pistoyés, siguiendo el orden
de los razonamientos, me place contaros:
Hubo en Pistoya en la familia de los Vergellesi un caballero llamado micer
Francesco, hombre muy rico y sabio y precavido además, pero avarísimo sin
mesura; el cual, debiendo ir a Milán como podestá, de todas las cosas
oportunas para ir honradamente se había provisto, salvo de un palafrén que
fuese adecuadamente bueno para su rango; y no encontrando ninguno que le
agradase, estaba preocupado por ello. Había entonces un joven en Pistoya cuyo
nombre era Ricciardo, de bajo nacimiento pero muy rico, que tan adornado y
pulido iba en su persona, que era generalmente llamado el Acicalado; y durante
mucho tiempo había amado y cortejado en vano a la mujer de micer Francesco,
la cual era hermosísima y muy honesta.
Pues éste tenía uno de los más bellos palafrenes de Toscana, y lo tenía en
mucho aprecio por su belleza; y siendo público a todo el mundo que cortejaba
a la mujer de micer Francesco, hubo quien le dijo que si él se lo pidiese lo
obtendría por el amor que el tal Acicalado tenía a su mujer. Micer Francesco,
llevado por la avaricia, haciendo llamar al Acicalado le pidió que vendiese su
palafrén, para que el Acicalado se lo ofreciese como presente. El Acicalado, al
oír aquello, se puso contento, y respondió al caballero:
—Micer, si me dieseis todo lo que tenéis en el mundo no podríais
comprarme mi palafrén; pero como don podríais tenerlo cuando gustaseis con
esta condición: que yo, antes de que lo toméis, pueda, con vuestra venia y en
vuestra presencia, decir algunas palabras a vuestra mujer tan apartado de toda
persona que no sea oído más que por ella.
El caballero, llevado por la avaricia y esperando poder burlarle, repuso que
le placía, y que cuanto él quisiese; y dejándolo en la sala de su palacio, se fue a
la cámara de la señora, y cuando le hubo dicho qué fácilmente podía ganar el
palafrén, le ordenó que viniera a oír al Acicalado, pero que se guardase de
contestarle poco ni mucho a nada que él le dijera. La señora reprobó mucho
aquello, pero como le convenía dar gusto al marido, dijo que lo haría, y detrás
del marido se fue a la sala a oír lo que el Acicalado quisiera decirle. El cual
habiendo confirmado su pacto con el caballero, en una parte de la sala bastante
alejada de cualquier persona se sentó junto a la señora y comenzó a hablar así:
—Honrada señora, me parece ser cierto que sois tan sabía, que muy bien,
hace mucho tiempo, habréis podido comprender a cuán grande amor me ha
llevado a teneros vuestra hermosura, que sin falta sobrepasa cualquiera otra
que me haya parecido ver. Dejo a un lado las costumbres loables y las
singulares virtudes que en vos hay, las cuales tendrían fuerza para apresar
cualquier alto ánimo de cualquier hombre; y por ello no es necesario que os
muestre con palabras que aquél ha sido el mayor y más ferviente que jamás
hombre alguno sintió hacia alguna mujer, y así será sin falta mientras mi
mísera vida sostenga estos miembros, y más aún, que, si allí como aquí se ama,
perpetuamente os amaré. Y por ello podéis estar segura que nada tenéis, sea
precioso o de poco valor, que más vuestro podáis tener y en todo momento
disponer de ello como de mí, por lo que yo valga, y semejantemente de mis
cosas. Y para que tengáis certísima prueba de esto, os digo que reputaré como
la mayor gracia que cualquiera cosa que yo pudiera hacer y que os pluguiese
me mandaseis, que nada habrá que, mandándolo yo, todos prestísimamente no
me obedecieran. Por lo cual, si soy tan vuestro como oís que lo soy, no osaré
inmerecidamente elevar mis ruegos a vuestra alteza, de la cual tan sólo toda mi
paz, todo mi bien y mi salud puede venirme, y no de otra parte: y así como
humildísimo servidor os ruego, caro bien mío y única esperanza de mi alma,
que esperando que el amoroso fuego en vos se alimente, que vuestra
benignidad sea tanta, y así ablande vuestra pasada dureza mostrada hacia mí
(que vuestro soy) que yo, reconfortado con vuestra piedad, pueda decir que
como de vuestra hermosura me he enamorado, por ella he de tener la vida; la
cual, si a mis ruegos el altanero ánimo vuestro no se inclina, sin falta
desfallecerá, y me moriré, y podréis ser llamada homicida mía. Y dejemos que
mi muerte no os hiciese honor, no dejo de creer que, remordiéndoos alguna vez
la conciencia no os dolería haberlo hecho, y tal vez, mejor dispuesta, con vos
misma diríais: «¡Ah!, ¡qué mal hice al no tener misericordia de mi
Acicalado!». Y no sirviendo de nada este arrepentiros os sería ocasión de
mayor sufrimiento; por lo que, para que no suceda, ahora que socorrerme
podéis, tenedme lástima, y antes de que muera moveos a tener misericordia de
mí, porque en vos sola está el hacerme el más feliz y el más doliente hombre
que vive. Espero que sea tanta vuestra cortesía que no sufráis que por tanto y
tal amor reciba la muerte por galardón, sino con alegre respuesta y llena de
gracia reconfortéis mis espíritus que todos espantados tiemblan ante vuestra
presencia.
Y callándose aquí, algunas lágrimas, después de profundísimos suspiros,
vertidas, se puso a esperar lo que la noble señora le respondiera. La señora, a la
cual el largo cortejar, el justar, las serenatas y las demás cosas semejantes a
éstas hechas por amor suyo por el Acicalado no habían podido conmover,
conmovieron las afectuosas palabras dichas por el ferventísimo amante, y
comenzó a sentir lo que antes nunca había sentido, esto es, qué era amor. Y
aunque, por obedecer la orden dada por el marido, callase, no pudo por ello
dejar de esconder con algún suspirillo lo que de buena gana, respondiendo al
Acicalado, hubiera puesto de manifiesto.
El Acicalado, habiendo esperado un tanto y viendo que ninguna respuesta le
seguía, se maravilló, y enseguida empezó a darse cuenta del arte usada por el
caballero; pero sin embargo, mirándola a la cara y viendo algún fulgurar de sus
ojos hacia él algunas veces vueltos, y además de ello sintiendo los suspiros que
con toda la fuerza de su pecho dejaba salir, cobró alguna esperanza y, ayudado
por ella, tuvo una rara idea; y comenzó como si fuera la señora, oyéndolo ella,
a responderse a sí mismo de tal guisa:
—Acicalado mío, sin duda ha gran tiempo que me he apercibido de que tu
amor hacia mí es grandísimo y perfecto, y ahora por tus palabras mayormente
lo conozco, y estoy contenta, como debo. Empero, si dura y cruel te he
parecido, no quiero que creas que en mi ánimo he sido como he mostrado en el
gesto; pues siempre te he amado y querido más que a cualquier hombre, pero
me ha convenido hacerlo así por miedo de los demás y por preservar mi fama
de honestidad. Pero ahora viene el tiempo en que podré claramente mostrarte si
te amo y concederte el galardón del amor que me has tenido y me tienes; y por
ello consuélate y ten esperanza porque micer Francesco está por irse dentro de
pocos días a Milán como podestá, como sabes tú, que por amor mío le has
donado tu hermoso palafrén; y cuando se haya ido, sin falta te doy palabra, por
el buen amor que te tengo, que no pasarán muchos días sin que te reúnas
conmigo y a nuestro amor demos placentero y entero cumplimiento. Y para
que no te tenga otra vez que hablar de esta materia, desde ahora te digo que el
día en que veas dos paños de manos tendidos en la ventana de mi alcoba, que
da sobre nuestro jardín, aquella noche, cuidando bien de no ser visto, ven a mí
por la puerta del jardín: me encontrarás allí esperándote y juntos tendremos
toda la noche fiesta y placer el uno con el otro tanto como deseemos.
Apenas había el Acicalado hablado así como si fuera él la señora, cuando
empezó a hablar por sí mismo, y respondió así:
—Carísima señora, está por la superabundante alegría de vuestra favorable
respuesta tan colmada toda mi virtud que apenas puedo formular la respuesta
para rendiros las debidas gracias, pero si pudiese hablar como deseo, ningún
término es tan largo que me bastase a poder agradeceros plenamente como
querría y como me convendría hacer; y por ello a vuestra discreta
consideración atañe conocer lo que yo, aunque lo desee, no puedo explicar con
palabras. Sólo os digo que lo que me habéis ordenado pensaré en hacer sin
falta, y tal vez entonces, más tranquilizado con tan gran don como me habéis
concedido, me imaginaré cuanto pueda en daros las gracias mayores que
pueda. Y pues aquí no queda, al presente, nada que decir, carísima señora mía,
Dios os dé aquella alegría y bien que deseéis mayor, y a Dios os encomiendo.
A todo esto no dijo la señora una sola palabra; con lo que el Acicalado se
puso en pie y empezó a andar hacia el caballero, el cual, viéndolo en pie, le
salió al encuentro, y riendo le dijo:
—¿Qué te parece? ¿He cumplido bien mi promesa?
—Micer, no —repuso el Acicalado—, que me prometisteis dejarme hablar
con vuestra mujer y me habéis dejado hablar con una estatua de mármol. Estas
palabras agradaron mucho al caballero, el cual, aunque ya tenía buena opinión
de su mujer, todavía la tuvo mejor por ellas; y dijo:
—Ahora es bien mío el palafrén que fue tuyo.
A lo que el Acicalado respondió:
—Micer, sí, pero si yo hubiera creído sacar de esta gracia recibida de vos tal
fruto como he sacado, sin pedírosla os lo habría dado; y quisiera Dios que lo
hubiera hecho, porque vos habéis comprado el palafrén y yo no lo he vendido.
El caballero se rió de esto, y ya provisto de palafrén, de allí a pocos días se
puso en camino y hacia Milán se fue como podestá. La mujer, quedándose libre
en su casa, dándole vueltas a las palabras del Acicalado y al amor que le tenía y
al palafrén que por su amor había regalado, y viéndolo desde su casa pasar con
mucha frecuencia, se dijo:
«¿Qué es lo que hago?, ¿por qué pierdo mi juventud? Éste se ha ido a Milán
y no volverá hasta dentro de seis meses; ¿y cuándo me los devolverá?, ¿cuando
sea vieja? Y además de esto, ¿cuándo volveré a encontrar un amante como el
Acicalado? Estoy sola, de nadie tengo que temer; no sé porque no cojo el goce
mientras puedo; no siempre tendré la ocasión como la tengo ahora: esto no lo
sabrá nunca nadie, y si tuviera que saberse, mejor es hacer algo y arrepentirse
que no hacerlo y arrepentirse.»
Y así aconsejándose a sí misma, un día puso dos paños de manos en la
ventana del jardín, como le había dicho el Acicalado; los cuales siendo vistos
por el Acicalado, contentísimo, al venir la noche, secretamente y solo se fue a
la puerta del jardín de la señora y lo encontró abierto; y de aquí se fue a otra
puerta que daba a la entrada de la casa, donde encontró a la noble señora que lo
esperaba. La cual, viéndole venir, levantándose a su encuentro, con grandísima
fiesta le recibió, y él, abrazándola y besándola cien mil veces, por la escalera
arriba la siguió; y sin ninguna tardanza acostándose, los últimos términos del
amor conocieron. Y no fue esta vez la última, aunque fuese la primera: porque
mientras el caballero estuvo en Milán, y también después de su vuelta, volvió
allí, con grandísimo placer de cada una de las partes, el Acicalado muchas otras
veces.
NOVELA SEXTA
Ricciardo Minútolo ama a la mujer de Filippello Sighinolfo, a la que
advirtiendo celosa y diciéndole que Filippello al día siguiente va a reunirse
con su mujer en unos baños, la hace ir allí y, creyendo que ha estado con el
marido se encuentra con que con Ricciardo ha estado.
Nada más quedaba por decir a Elisa cuando, alabada la sagacidad de
Acicalado, la reina impuso a Fiameta que procediese con una, y ella, toda
sonriente, repuso:
—Señora, de buen grado.
Y comenzó:
Algo conviene salir de nuestra ciudad, que tanto como es copiosa en otras
cosas lo es en ejemplos de toda clase, y como Elisa ha hecho, algo de las cosas
que por el mundo han sucedido contar, y por ello, pasando a Nápoles, cómo
una de estas beatas que se muestran tan esquivas al amor fue por el ingenio de
su amante llevada a sentir los frutos del amor antes de que hubiese conocido
las flores; lo que a un tiempo os recomendará cautela en las cosas que puedan
sobreveniros y os deleitará con las sucedidas.
En Nápoles, ciudad antiquísima y tal vez tan deleitable, o más, que alguna
otra en Italia, hubo un joven preclaro por la nobleza de su sangre y espléndido
por sus muchas riquezas, cuyo nombre fue Ricciardo Minútolo, el cual, a pesar
de que por mujer tenía a una hermosísima y graciosa joven, se enamoró de una
que, según la opinión de todos, en mucho sobrepasaba en hermosura a todas las
demás damas napolitanas, y era llamada Catella, mujer de un joven igualmente
noble llamado Filippello Sighinolfo, al Cual ella, honestísima, más que a nada
amaba y tenía en aprecio. Amando, pues, Ricciardo Minútolo a esta Catella y
poniendo en obra todas aquellas cosas por las cuales la gracia y el amor de una
mujer deben poder conquistarse, y con todo ello no pudiendo llegar a nada de
lo que deseaba, se desesperaba, y del amor no sabiendo o no pudiendo
desenlazarse, ni sabía morir ni le aprovechaba vivir.
Y en tal disposición estando, sucedió que por las mujeres que eran sus
parientes fue un día bastante alentado para que se deshiciese de tal amor, por el
que en vano se cansaba, como fuera que Catella no tenía otro bien que
Filippello, del que era tan celosa que los pájaros que por el aire volaban temía
que se lo quitasen. Ricciardo, oídos los celos de Catella, súbitamente imaginó
una manera de satisfacer sus deseos y comenzó a mostrarse desesperado del
amor de Catella y a haberlo puesto en otra noble señora, y por amor suyo
comenzó a mostrarse justando y contendiendo y a hacer todas aquellas cosas
que por Catella solía hacer. Y no lo había hecho mucho tiempo cuando en el
ánimo de todos los napolitanos, y también de Catella, estaba que ya no a
Catella sino a esta segunda señora amaba sumamente, y tanto en esto perseveró
que tan por cierto por todos era tenido ello que hasta Catella abandonó la
esquivez que con él usaba por el amor que tenerla solía, y familiarmente, como
vecino, al ir y al venir le saludaba como hacía a los otros.
Ahora, sucedió que, estando caluroso el tiempo, muchas compañías de
damas y caballeros, según la costumbre de los napolitanos, fueron a recrearse a
la orilla del mar y a almorzar allí y a cenar allí; sabiendo Ricciardo que Catella
con su compañía había ido, también él con sus amigos fue, y en la compañía de
las damas de Catella fue recibido, haciéndose primero rogar mucho, como si no
estuviese muy deseoso de quedarse allí. Allí las señoras, y Catella con ellas,
empezaron a gastarle bromas sobre su nuevo amor, en el que mostrándose muy
inflamado, más les daba materia para hablar.
Al cabo, habiéndose ido una de las señoras acá y la otra allá, como se hace
en aquellos lugares, habiéndose quedado Catella con pocas allí donde
Ricciardo estaba, dejó caer Ricciardo mirándola a ella una alusión a cierto
amor de Filippello su marido, por lo que ella sintió súbitos celos y por dentro
comenzó toda a arder en deseos de saber lo que Ricciardo quería decir. Y luego
de contenerse un poco, no pudiendo más contenerse, rogó a Ricciardo que, por
el amor de la señora a quien él más amaba, le pluguiese aclararle lo que dicho
había de Filippello. El cual le dijo:
—Me habéis conjurado por alguien por quien no os oso negar nada que me
pidáis, y por ello estoy pronto a decíroslo, con que me prometáis que ni una
palabra diréis a él ni a otro, sino cuando veáis por los hechos que es verdad lo
que voy a contaros, que si lo queréis os enseñaré cómo podéis verlo.
A la señora le agradó lo que le pedía, y más creyó que era verdad, y le juró
no decirlo nunca. Retirados, pues, aparte, para no ser oídos por los demás,
Ricciardo comenzó a decirle así:
—Señora, si yo os amase como os amé, no osaría deciros nada que creyese
que iba a doleros, pero porque aquel amor ha pasado me cuidaré menos de
deciros la verdad de todo. No sé si Filippello alguna vez tomó a ultraje el amor
que yo os tenía, o si ha tenido el pensamiento de que alguna vez fui amado por
vos, pero haya sido esto o no, a mí nunca me demostró nada. Pero tal vez
esperando el momento oportuno en que ha creído que yo menos sospechaba,
muestra querer hacerme a mí lo que me temo que piensa que le haya hecho yo,
es decir, querer tener a mi mujer para placer suyo, y a lo que me parece la ha
solicitado desde hace no mucho tiempo hasta ahora con muchas embajadas,
que todas he sabido por ella, y ella le ha dado respuesta según yo lo he
ordenado. Pero esta mañana, antes de venir aquí, encontré con mi mujer en
casa a una mujer en secreto conciliábulo, que enseguida me pareció que fuese
lo que era; por lo que llamé a mi mujer y le pregunté qué quería aquélla. Me
dijo: «Es ese aguijón de Filippello, al que con ese darle respuestas y esperanzas
tú me has echado encima, y dice que del todo quiere saber lo que entiendo
hacer, y que, si yo quisiera, haría que yo pudiera ir secretamente a una casa de
baños de esta ciudad y con esto me ruega y me cansa, y si no fuese porque me
has hecho, no sé por qué, tener estos tratos, me lo habría quitado de encima de
tal manera que jamás habría puesto los ojos donde yo hubiera estado». Ahora
me parece que ha ido demasiado lejos y que ya no se le puede sufrir más, y
decíroslo para que conozcáis qué recompensa recibe vuestra fiel lealtad por la
que yo estuve a punto de morir. Y para que no creáis que son cuentos y
fábulas, sino que podáis, si os dan ganas de ello, abiertamente verlo y tocarlo,
hice que mi mujer diese a aquella que esperaba esta respuesta: que estaba
pronta a estar mañana hacia nona, cuando la gente duerme, en esa casa de
baños, con lo que la mujer se fue contentísima. Ahora, no creo que creáis que
iba a mandarla allí, pero si yo estuviese en vuestro lugar haría que él me
encontrase allí en lugar de aquella con quien piensa encontrarse, y cuando
hubiera estado un tanto con él, le haría ver con quién había estado, y el honor
que le conviene se lo haría; y haciendo esto creo que se le pondría en tanta
vergüenza que en el mismo punto la injuria que a vos y a mí quiere hacer sería
vengada.
Catella, al oír esto, sin tener en consideración quién era quien se lo decía ni
sus engaños, según la costumbre de los celosos, dio súbitamente fe a aquellas
palabras, y ciertas cosas pasadas antes comenzó a encajar con este hecho; y
encendiéndose con súbita ira, repuso que ciertamente ella haría aquello, que no
era tan gran trabajo hacerlo y que ciertamente si él iba allí le haría pasar tal
vergüenza que siempre que viera a alguna mujer después se le vendría a la
memoria. Ricciardo, contento con esto y pareciéndole que su invento había
sido bueno y daba resultado, con otras muchas palabras la confirmó en ello y
acrecentó su credulidad, rogándole, no obstante, que no dijese jamás que se lo
había dicho él; lo que ella le prometió por su honor.
A la mañana siguiente, Ricciardo se fue a una buena mujer que dirigía
aquellos baños que le había dicho a Catella, y le dijo lo que entendía hacer, y le
rogó que en aquello le ayudase cuanto pudiera. La buena mujer, que muy
obligada le estaba, le dijo que lo haría de grado, y con él concertó lo que había
de hacer o decir. Tenía ésta, en la casa donde estaban los baños, una alcoba
muy oscura, como que en ella ninguna ventana por la que entrase la luz había.
Aquélla, según las indicaciones de Ricciardo, preparó la buena mujer e hizo
dentro una cama lo mejor que pudo, en la que Ricciardo, como lo había
planeado, se metió y se puso a esperar a Catella.
La señora, oídas las palabras de Ricciardo y habiéndoles dado más fe de lo
que merecían, llena de indignación, volvió por la noche a casa, adonde por
acaso Filippello embebido en otro pensamiento también volvió y no le hizo tal
vez la acogida que acostumbraba a hacerle. Lo que, viéndolo ella, tuvo
mayores sospechas de las que tenía, diciéndose a sí misma:
«En verdad, éste tiene el ánimo puesto en la mujer con quien mañana cree
que va a darse placer y gusto, pero ciertamente esto no sucederá.»
Y con tal pensamiento, e imaginando qué debía decirle cuando hubiera
estado con él, pasó toda la noche. Pero ¿a qué más? Venida nona, Catella tomó
su compañía y sin mudar de propósito se fue a aquellos baños que Ricciardo le
había enseñado; y encontrando allí a la buena mujer le preguntó si Filippello
había estado allí aquel día. A lo que la buena mujer, adoctrinada por Ricciardo,
dijo:
—¿Sois la señora que debe venir a hablar con él?
Respondió Catella:
—Sí soy.
—Pues —dijo la buena mujer—, andad con él.
Catella, que andaba buscando lo que no habría querido encontrar,
haciéndose llevar a la alcoba donde estaba Ricciardo, con la cabeza cubierta
entró en ella y cerró por dentro. Ricciardo, viéndola venir, alegre se puso en pie
y recibiéndola en sus brazos dijo quedamente:
—¡Bien venida sea el alma mía!
Catella, para mostrar que era otra de la que era, lo abrazó y lo besó le hizo
grandes fiestas sin decir una palabra, temiendo que si hablaba fuese por él
reconocida. La alcoba era oscurísima, con lo que cada una de las partes estaba
contenta; y no por estar allí mucho tiempo cobraban los ojos mayor poder.
Ricciardo la condujo a la cama y allí, sin hablar para que no pudiese
distinguirse la voz, por grandísimo espacio con mayor placer y deleite de una
de las partes que de la otra estuvieron; pero luego de que a Catella le pareció
tiempo de dejar salir la concebida indignación, encendida por ardiente ira,
comenzó a hablar así.
—¡Ay!, ¡qué mísera es la fortuna de las mujeres y que mal se emplea el
amor de muchas en sus maridos! Yo, mísera de mí, hace ocho años ya que te
amo más que a mi vida, y tú, corno lo he sentido, ardes todo y te consumes en
el amor de una mujer extraña, hombre culpable y malvado. ¿Pues con quién te
crees que has estado? Has estado con aquella que se ha acostado a tu lado
durante ocho años; has estado con aquella a quien con falsas lisonjas has,
tiempo ha, engañado mostrándole amor y estando enamorado de otra. Soy
Catella, no soy la mujer de Ricciardo, traidor desleal: escucha a ver si
reconoces mi voz, que soy ella; y se me hacen mil años hasta que a la luz
estemos para avergonzarte como lo mereces, perro asqueroso y deshonrado.
¡Ah, mísera de mí!, ¿a quién le he dedicado tanto amor tantos años? A este
perro desleal que, creyéndose tener en brazos a una mujer extraña, me ha hecho
más caricias y ternuras en este poco tiempo que he estado aquí con él que en
todo el restante que he sido suya. ¡Hoy has estado gallardo, perro renegado,
cuando en casa sueles mostrarte tan débil y cansado y sin fuerza! Pero alabado
sea Dios que tu huerto has labrado, no el de otro, como te creías. No me
maravilla que esta noche no te me acercases; esperabas descargar la carga en
otra parte y querías llegar muy fresco caballero a la batalla: ¡pero gracias a
Dios y mi artimaña, el agua por fin ha bajado por donde debía! ¿Por qué no
contestas, hombre culpable? ¡Por Dios que no sé por qué no te meto los dedos
en los ojos y te los saco! Te creíste que muy ocultamente podías hacer esta
traición. ¡Por Dios, tanto sabe uno como otro; no has podido: mejores sabuesos
te he tenido detrás de lo que creías!
Ricciardo gozaba para sí mismo con estas palabras y, sin responder nada la
abrazaba y la besaba y más que nunca le hacía grandes caricias. Por lo que ella,
que seguía hablando, decía:
—Sí, te crees que ahora me halagas con tus caricias fingidas, perro
fastidioso, y me quieres tranquilizar y consolar; estás equivocado: nunca me
consolaré de esto hasta que no te haya puesto en vergüenza en presencia de
cuantos parientes y amigos y vecinos tenemos. ¿Pues no soy yo, malvado, tan
hermosa como lo sea la mujer de Ricciardo Minútolo?, ¿no soy igual en
nobleza a ella? ¿No dices nada, perro sarnoso? ¿Qué tiene ella más que yo?
Apártate, no me toques, que por hoy ya bastante has combatido. Bien sé que
ya, puesto que sabes quién soy, lo que hicieses lo harías a la fuerza: pero así
Dios me dé su gracia como te haré pasar carencia, y no sé por qué no mando a
por Ricciardo, que me ha amado más que a sí mismo y nunca pudo gloriarse de
que lo mirase una vez; y no sé qué mal hubiera habido en hacerlo. Tú has
creído tener aquí a su mujer y es como si la hubieras tenido, porque por ti no ha
quedado; pues si yo lo tuviera a él no me lo podrías reprochar con razón.
Así, las palabras fueron muchas y la amargura de la señora grande; pero al
final Ricciardo, pensando que si la dejaba irse con esta creencia a mucho mal
podría dar lugar, deliberó descubrirse y sacarla del engaño en que estaba; y
cogiéndola en brazos y apretándola bien, de modo que no pudiera irse, dijo:
—Alma mía dulce, no os enojéis; lo que con tan sólo amar no podía tener,
Amor me ha enseñado a conseguir con engaño, y soy vuestro Ricciardo.
Lo que oyendo Catella, y conociéndolo en la voz, súbitamente quiso
arrojarse de la cama, pero no pudo; entonces quiso gritar, pero Ricciardo le
tapó la boca con una de las manos, y dijo:
—Señora, ya no puede ser que lo que ha sido no haya sido; aunque gritaseis
durante todo el tiempo de vuestra vida, y si gritáis o de alguna manera hacéis
que esto sea sabido alguna vez por alguien, sucederán dos cosas. La una será
(que no poco debe importaros) que vuestro honor y vuestra fama se empañarán,
porque aunque digáis que yo os he hecho venir aquí con engaños yo diré que
no es verdad, sino que os he hecho venir aquí con dinero y presentes que os he
prometido y que como no os los he dado tan cumplidamente como esperabais
os habéis enojado, y por eso habláis y gritáis, y sabéis que la gente está más
dispuesta a creer lo malo que lo bueno y me creerá antes a mí que a vos.
Además de esto, se seguirá entre vuestro marido y yo una mortal enemistad y
podrían ponerse las cosas de modo que o yo le matase a él antes o él a mí, por
lo que nunca podríais estar después alegre ni contenta. Y por ello, corazón mío,
no queráis en un mismo punto infamaros y poner en peligro y buscar pelea
entre vuestro marido y yo. No sois la primera ni seréis la última que es
engañada, y yo no os he engañado por quitaros nada vuestro sino por el
excesivo amor que os tengo y estoy dispuesto siempre a teneros, y a ser vuestro
humildísimo servidor. Y si hace mucho tiempo que yo y mis cosas y lo que
puedo y valgo han sido vuestras y están a vuestro servicio, entiendo que lo sean
más que nunca de aquí en adelante. Ahora, vos sois prudente en las otras cosas,
y estoy cierto que también lo seréis en ésta.
Catella, mientras Ricciardo decía estas palabras, lloraba mucho, y aunque
muy enojada estuviera y mucho se lamentase, no dejó de oír la razón en las
verdaderas palabras de Ricciardo, que no conociese que era posible que
sucediera lo que Ricciardo decía; por lo que dijo:
—Ricciardo, yo no sé cómo Dios me permitirá soportar la ofensa y el
engaño que me has hecho. No quiero gritar aquí, donde mi simpleza y
excesivos celos me han conducido, pero estate seguro de esto, de que no estaré
nunca contenta si de un modo o de otro no me veo vengada de lo que me has
hecho; por ello déjame, no me toques más; has tenido lo que has deseado y me
has vejado cuanto te ha placido; tiempo es de que me dejes: déjame, te lo
ruego.
Ricciardo, que se daba cuenta de que su ánimo estaba aún demasiado airado,
se había propuesto no dejarla hasta conseguir que se calmara; por lo que,
comenzando con dulcísimas palabras a ablandarla, tanto dijo, y tanto rogó y
tanto juró que ella, vencida, hizo las paces con él, y con igual deseo de cada
uno de ellos por gran espacio, después, con grandísimo deleite, se quedaron
juntos. Y conociendo entonces la señora cuánto más sabrosos eran los besos
del amante que los del marido, transformada su dureza en dulce amor a
Ricciardo, desde aquel día en adelante tiernísimamente lo amó y,
prudentísimamente obrando, muchas veces gozaron de su amor. Que Dios nos
haga gozar del nuestro.
NOVELA SÉPTIMA
Tedaldo, enojado con una amante suya, se va de Florencia; vuelve allí después
de algún tiempo disfrazado de peregrino; habla con la dama y le hace
reconocer su error y libra de la muerte a su marido, a quien se le había
acusado de haberle dado muerte a él, y lo reconcilia con los hermanos; y
luego, discretamente, con su amante goza.
Ya alabada por todos se calla Fiameta, cuando la reina, para no perder
tiempo, prestamente a Emilia encomendó la narración; y ella empezó:
A mí me place volver a nuestra ciudad, de donde a las dos anteriores les
plugo apartarse, y contaros cómo un ciudadano nuestro reconquistó a su
perdida señora.
Hubo, pues, en Florencia, un noble joven cuyo nombre era Tedaldo de los
Elisei, que enamorado sobremanera de una señora, llamada doña Ermelina y
mujer de un Aldobrandino Palermini, por sus loables costumbres mereció
disfrutar de su deseo; placer al cual la Fortuna, enemiga de los dichosos, se
opuso; por lo cual, fuera cual fuese la razón, la señora, habiendo complacido a
Tedaldo durante un tiempo, por completo se apartó de querer complacerlo y de
querer no ya escuchar ninguna embajada suya, sino tampoco verle de manera
ninguna. Por lo que él se dejó ir a una tristeza fiera y aborrecible, mas tenía de
tal manera celado su amor que nadie creía que éste era la razón de su
melancolía; y luego de que de diversas maneras se hubo ingeniado mucho en
reconquistar el amor que sin culpa suya le parecía haber perdido, y
encontrando vana toda fatiga, a alejarse del mundo (para no alegrar al verlo
consumirse a aquella que de su mal era ocasión) se dispuso.
Y cogiendo los dineros que pudo conseguir, secretamente, sin decir palabra
a amigo ni a pariente fuera de un compañero suyo que todo sabía, se fue y llegó
hasta Ancona, haciéndose llamar Filippo de San Lodeccio, y trabando allí
conocimiento con un rico mercader, entró a su servicio y en un barco junto con
él se fue a Chipre. Sus costumbres y sus maneras agradaron tanto al mercader
que no solamente le asignó un buen salario, sino que le hizo su socio en parte y
además gran parte de sus negocios le puso entre las manos, los cuales llevó tan
bien y con tanta solicitud que en pocos años se hizo bueno y rico mercader y
famoso. En los cuales negocios, aunque muchas veces se acordase de la cruel
señora y fieramente fuese de amor traspasado y mucho desease volver a verla,
fue de tanta constancia que durante siete años venció aquella batalla. Pero
sucedió que, oyendo un día en Chipre cantar una canción que hacía tiempo él
había compuesto, en la que el amor que tenía a su señora y ella a él y el placer
que de ella gozaba se contaba, pensando que no podía ser que ella le hubiera
olvidado, en tanto deseo de volver a verla se inflamó que, no pudiendo sufrirlo
más, se dispuso a volver a Florencia.
Y puestos en orden todos sus asuntos, se vino tan sólo con un sirviente suyo
a Ancona, adonde habiendo llegado sus cosas, las mandó a Florencia a un
amigo del anconés socio suyo, y él ocultamente, como un peregrino que viniera
del Santo Sepulcro, con su criado se vino detrás; y llegados a Florencia, se fue
a una posadita que dos hermanos tenían cerca de la casa de su señora. Y donde
primero fue no fue a otra parte sino a la puerta de su casa por verla si podía;
pero vio las ventanas y las puertas y todo cerrado, por lo que mucho temió que
hubiera muerto o que se hubiese mudado de allí. Por lo que, muy pensativo, se
fue a la casa de sus hermanos, a quienes vio todos vestidos de negro, de lo que
se maravilló mucho, y sabiéndose tan cambiado en el vestido y la persona de lo
que ser solía cuando se fue de allí, que no podría ser reconocido fácilmente,
confiadamente se acercó a un zapatero y le preguntó por qué aquéllos iban
vestidos de negro. A lo que el zapatero respondió:
—Van vestidos de negro porque no hace quince días que un hermano suyo
que hacía mucho tiempo que no estaba aquí, que tenía por nombre Tedaldo, fue
muerto; y me parece entender que han probado a la justicia que uno que tiene
por nombre Aldobrandino Palermini, que está preso, lo mató porque estaba
enamorado de la mujer y había vuelto disfrazado para estar con ella.
Maravillóse mucho Tedaldo de que tanto se le asemejase alguno que fuese
tomado por él y le dolió la desgracia de Aldobrandin, y habiendo oído que la
señora estaba sana y salva, siendo ya de noche, lleno de diversos pensamientos,
se volvió a la posada, y luego de que cenado hubo con su criado, en lo más alto
de la casa fue puesto a dormir. Allí, tanto por los muchos pensamientos que le
asaltaban como por la dureza de la cama y tal vez por la cena, que había sido
escasa, ya era medianoche y todavía Tedaldo no había podido dormirse, por lo
que, estando despierto, le pareció hacia la medianoche sentir que desde el
tejado de la casa bajaba gente a la casa, y luego por las rendijas de la puerta de
la cámara vio hacia allí venir una luz.
Por lo que, calladamente acercándose a las rendijas, empezó a mirar qué
significaba aquello y vio a una joven muy hermosa tener en mano esta luz y
venir hacia ella tres hombres, que habían bajado del tejado, y luego de hacerse
algunas fiestas unos a otros, dijo uno de ellos a la joven:
—Ya podemos, Dios sea loado, estar seguros, porque sabemos ciertamente
que la muerte de Tedaldo Elisei ha sido achacada por sus hermanos a
Aldobrandín Palermini, y él ha confesado y ya está escrita la sentencia, pero
debemos seguir callando porque si alguna vez se sabe que hemos sido nosotros
estaremos en el mismo peligro que está Aldobrandino.
Y dicho esto, con la mujer, que muy contenta se mostró con esto, bajaron y
se fueron a dormir.
Tedaldo, oído esto, empezó a considerar cuántos y cuáles eran los errores en
que podía caer la mente de los hombres, pensando primero en sus hermanos,
que a un extraño habían llorado y sepultado en su lugar, y luego acusado a un
inocente por falsas sospechas, y con testigos no verdaderos haberlo llevado a la
muerte, y además de ello en la severidad ciega de las leyes y de sus rectores,
los cuales muchas veces, como solícitos investigadores de la verdad, con
crueldades hacen probar lo falso y se llaman ministros de la justicia y de Dios
cuando son ejecutores de la iniquidad y del diablo. Después de esto, a la
salvación de Aldobrandino dirigió sus pensamientos y consideró consigo
mismo lo que debía hacer. Y en cuanto se levantó por la mañana, dejando al
criado, cuando le pareció oportuno se fue él solo a la casa de su señora y,
encontrando por acaso abierta la puerta, entró dentro y vio a su señora sentada
por tierra en una salita que allí en la planta baja había; y estaba llena de llanto y
de amargura; y casi se puso a llorar de compasión; y acercándose le dijo:
—Señora, no os atribuléis; vuestra paz está cerca.
La señora, al oírle, levantó el rostro y, llorando, dijo:
—Buen hombre, me pareces un peregrino forastero; ¿qué sabes tú de la paz
ni de mi aflicción?
Repuso entonces el peregrino:
—Señora, soy de Constantinopla y poco ha he llegado aquí mandado por
Dios a convertir vuestras lágrimas en risa y a librar de la muerte a vuestro
marido.
—¿Cómo —dijo la señora— si eres de Constantinopla y recién llegado aquí
sabes quiénes mi marido y yo somos?
El peregrino, empezando desde el principio, toda la historia de la angustia
de Aldobrandino le contó y le dijo quién era ella, cuánto tiempo hacía que
estaba casada y otras muchas cosas que él muy bien sabía de sus asuntos, por
lo que la señora se maravilló mucho y teniéndolo por un profeta se arrodilló a
sus pies, rogándole por Dios que, si había venido a salvar a Aldobrandino que
se apresurase porque el tiempo era poco. El peregrino, mostrándose como un
muy santo varón, dijo:
—Señora, levantaos y no lloréis, y escuchad bien lo que voy a deciros, y
guardaos de decirlo nunca a nadie. Por lo que Dios me ha revelado que la
tribulación en la que estáis os ha sobrevenido por un gran pecado que
cometisteis hace tiempo, que Dios ha querido que purguéis en parte con esta
angustia y del que quiere que os enmendéis: si no, por ello recaeréis en una
aflicción mucho mayor.
Dijo entonces la señora:
—Señor, he pecado mucho y no sé de qué Dios querrá que me enmiende
entre todos, y por ello, si lo sabéis, decídmelo y haré todo cuanto pueda por
enmendarlo.
—Señora —dijo entonces el peregrino—, bien sé cuál es y no voy a
preguntároslo para saberlo mejor, sino para que diciéndolo vos misma tengáis
más remordimiento. Pero vengamos al asunto. Decidme, ¿os acordáis de haber
tenido algún amante?
La señora, al oír esto, dio un gran suspiro y se maravilló mucho, no
creyendo que nadie nunca lo hubiera sabido, a no ser que desde que había sido
muerto aquel que fue enterrado como Tedaldo se hubiese propalado algo por
algunas palabras indiscretamente dichas por un amigo de Tedaldo, que sabía de
ello; y respondió:
—Bien veo que Dios os muestra todos los secretos de los hombres, y por
ello estoy dispuesta a no ocultaros los míos. Es verdad que en mi juventud amé
sumamente al desventurado joven de cuya muerte se culpa a mi marido, cuya
muerte tanto he llorado cuanto me duele, por lo que, por muy rígida y agreste
que me mostrase con él antes de su partida, ni su partida ni su larga ausencia ni
aun su desventurada muerte han podido nunca arrancármelo del corazón.
A lo que dijo el peregrino:
—Al desventurado joven que ha sido muerto no amasteis vos, sino a
Tedaldo Elisei. Pero decidme, ¿cuál fue la razón por la que os enojasteis con
él? ¿Os ofendió en algo?
Y la señora le respondió:
—Ciertamente que no, nunca me ofendió, pero la razón del enfado fueron
las palabras de un maldito fraile con el que me confesé una vez, porque cuando
le hablé del amor que a aquél tenía y de la intimidad que tenía con él, me
levantó tal quebradero de cabeza que todavía me espanta, diciéndome que si no
me abstenía de ello iría a dar a la boca del diablo en lo profundo de los
infiernos y sería condenada al fuego eterno. De lo que me entró tal pavor que
por completo me dispuse a no querer ya su intimidad; y para quitar la ocasión,
ni su carta ni su embajada quise recibir; aunque creo que si hubiese
perseverado más (porque por lo que presumo se fue desesperado y lo vi
consumirse como hace la nieve al sol), mi dura decisión se hubiese doblegado
porque un deseo mayor no tenía en el mundo.
Dijo entonces el peregrino:
—Señora, éste es el único pecado que ahora os atribula. Sé firmemente que
Tedaldo no os forzó en nada; cuando os enamorasteis de él por vuestra propia
voluntad lo hicisteis, agradándoos él, y cuando vos misma quisisteis vino a vos
y gozó de vuestra intimidad, en la cual con palabras y con obras tanto agrado le
mostrasteis que, si primero os amaba, más de mil veces hicisteis redoblar su
amor. Y si así fue, como sé que fue, ¿qué razón podía moveros a apartarlo tan
rígidamente? Esas cosas debían pensarse antes de hacerse y si creyeseis que
debíais arrepentiros como de algo mal hecho, no hacerlas. Tal como él se hizo
vuestro, vos os hicisteis suya. Si él no hubiera sido vuestro, podríais haber
hecho en todo lo que quisieseis, como dueña, pero querer arrebatarle a vos que
erais suya era un robo y cosa reprobable si aquélla no era la voluntad de él.
Pues debéis saber que yo soy fraile y por ello conozco todas sus costumbres; y
si hablo de ellas un tanto libremente para vuestro provecho no estará mal en mí
como estaría en otros; y me place hablar de ellas para que de ahora en adelante
mejor los conozcáis de lo que parece que habéis hecho hasta ahora. Hubo antes
frailes santísimos y hombres de valor, pero los que hoy se llaman frailes, y por
ello quieren ser tenidos, nada tienen de fraile, sino la capa, y ni siquiera ésta es
de fraile porque si por los fundadores de los frailes fueron elegidas delgadas y
míseras y de telas groseras y manifestadoras del espíritu que había despreciado
las cosas temporales cuando se envolvía el cuerpo en tan vil vestido, hoy se las
hacen anchas y forradas y satinadas y de telas finísimas y les han dado forma
cortesana y pontifical para no avergonzarse de pavonearse con ellos en las
iglesias y en las plazas como con sus vestidos hacen los seglares; y como con
el esparavel el pescador se ingenia en coger en los ríos muchos peces de una
vez, así éstos, con las amplísimas fimbrias envolviéndose, a muchas
santurronas, muchas viudas, a muchas otras mujeres necias y hombres se
ingenian en coger debajo, y de ello se ocupan con mayor solicitud que de otro
ejercicio. Y por ello, para decirlo con más verdad, no las capas de los frailes
llevan éstos sino solamente el color de las capas. Y mientras los antiguos
deseaban la salvación de los hombres, éstos desean las mujeres y las riquezas,
y todo su empeño han puesto y ponen en asustar con palabrería y con pinturas
las mentes de los necios y en enseñarles que con las limosnas se purgan los
pecados y con misas, para que a aquellos que por cobardía (no por devoción) se
han acogido a hacerse frailes, y para no pasar trabajos, éste les mande el pan,
aquél les mande el vino, aquel otro les dé la pitanza por el alma de sus muertos.
Y ciertamente es verdad que las limosnas y las oraciones purgan los pecados,
pero si quienes las hacen viesen a quién las hacen o les conocieran, antes las
guardarían para sí o mejor a otros tantos puercos las arrojarían. Y porque saben
que cuanto menor es el número de los poseedores de una gran riqueza, a tanto
más tocan, todos con charlas y con espantos se ingenian en quitarles a los
demás aquello que desean para ellos solos. Reprueban a los hombres la lujuria
para que, apartándose de ella los reprobados, para los reprobadores se queden
las mujeres; condenan la usura y las ganancias injustas para que, siéndoles
restituidas a ellos, puedan hacerse las capas más amplias, comprar obispados y
las otras prelaturas mayores con aquello que han enseñado que llevaría a la
condenación a quien lo tuviera. Y cuando de estas cosas y de otras muchas que
causan escándalo se les reprende, con responder «Haced lo que decimos y no
lo que hacemos» creen que tienen digna descarga de tanto peso grave, como si
fuese más posible a las ovejas ser constantes y de hierro que a los pastores. Y
cuántos son aquellos a quienes dan tal respuesta que no la entienden en el
modo que la dicen, muchos lo saben. Quieren los frailes de hoy que hagáis lo
que dicen, esto es que llenéis sus bolsas de dineros, les confiéis vuestros
secretos, observéis castidad, perdonéis las injurias, os guardéis de hablar mal
de nadie: cosas todas buenas, todas honestas, todas santas; ¿pero para qué?
Para poder hacer ellos lo que, si los seglares lo hacen, no podrán hacer. ¿Quién
no sabe que sin dineros la vagancia no puede durar? Si en tus gustos te gastas
el dinero, el fraile no podrá haraganear en la orden; si te vas con las mujeres de
alrededor les quitarás el sitio a los frailes; si no eres paciente y perdonas las
injurias, el fraile no se atreverá a venir a tu casa y contaminar a tu familia. ¿Por
qué sigo? Se acusan ellos mismos tantas veces como antes los oyentes se
excusan de aquella manera. ¿Por qué no se quedan en casa si no creen poder
ser abstinentes y santos? O si quieren dedicarse a esto, ¿por qué no siguen
aquellas santas palabras del Evangelio: «Empezó Cristo a hacer y a enseñar»?
Hagan esto primero y enseñen luego a los demás. He visto en mi vida
galanteadores, amadores, visitantes no sólo de las mujeres seglares sino de las
monjas y de aquellos que más escándalo arman desde sus púlpitos. ¿Y a los
tales vamos a seguir? Quien así hace, hace lo que quiere pero Dios sabe si lo
hace prudentemente. Pero aun si hubiéramos de conceder lo que el fraile que os
reprendió dijo, esto es, que gravísimo pecado sea romper la fe matrimonial, ¿no
lo es mucho mayor robar a un hombre?, ¿no lo es mucho mayor matarlo o
enviarlo al exilio rodando por el mundo? Esto lo concederá cualquiera. El tener
intimidad un hombre con una mujer es un pecado natural; robarlo o matarlo o
expulsarlo procede de maldad del espíritu. Que robasteis a Tedaldo ya antes os
lo he demostrado, arrebatándoos a él cuando os habíais hecho suya por vuestra
espontánea voluntad. Además, os digo que, por lo que a vos respecta, lo
matasteis por haber hecho todo lo necesario (mostrándoos cada vez más cruel)
para que se matase con sus propias manos; y quiere la ley que quien es ocasión
del mal tenga la misma culpa que quien lo hace. Y que vos de su exilio y de
que haya andado rodando por el mundo siete años sois la ocasión, no se puede
negar. Así que mucho mayor pecado habéis cometido con cualquiera de estas
tres cosas dichas que cometíais con concederle vuestra intimidad. Pero veamos,
¿es que Tedaldo mereció estas cosas? Ciertamente que no: vos misma lo habéis
confesado; sin contar con que sé que más que a sí mismo os ama. Nada fue tan
honrado, tan exaltado, tan magnificado como erais vos sobre cualquiera otra
mujer por él, si se encontraba en parte donde honestamente y sin engendrar
sospechas sobre vos podía de vos hablar. Todo su bien, todo su honor, toda su
libertad en vuestras manos era puesta por él. ¿No era un noble joven?, ¿no era
más apuesto que todos sus conciudadanos?, ¿no era valeroso en las cosas que
son propias de los jóvenes?, ¿no era amado, tenido en aprecio, visto con agrado
por todos? A nada de esto diréis que no. Entonces ¿cómo, por lo que dijese un
frailecillo maniático, brutal y envidioso, pudisteis tomar contra él una
resolución cruel? No sé qué error debe de ser el de las mujeres que a los
hombres desprecian y estiman en poco que, pensando en lo que ellas son y en
cuánta y cuál sea la nobleza dada por Dios al hombre sobre todos los demás
animales, deberían gloriarse cuando son amadas por alguno y tenerle
sumamente en aprecio y con toda solicitud ingeniarse en complacerlo para que
de amarla nunca se apartase. Y que lo hicisteis vos, movida por las palabras de
un fraile, que con certeza debía de ser algún tragasopas manducador de tortas,
ya lo sabéis, y tal vez lo que él deseaba era ocupar el lugar de donde se
esforzaba en echar a otro. Este pecado es aquel que la divina justicia que con
justa balanza lleva a efecto todas sus operaciones, no ha querido dejar sin
castigo; y así como vos sin ninguna razón os ingeniasteis en quitaros vos
misma a Tedaldo, así vuestro marido sin razón ha estado y todavía está en
peligro, y vos en tribulación. De la cual si deseáis ser librada, lo que os
conviene prometer y, sobre todo hacer, es esto: si sucede alguna vez que
Tedaldo de su largo destierro vuelva, vuestra gracia, vuestro amor y vuestra
benevolencia e intimidad le devolveréis y le responderéis en aquel estado en
que estaba antes de que vos tontamente creyeseis al loco fraile.
Había el peregrino terminado sus palabras cuando la señora, que
atentísimamente le escuchaba porque veracísimas le parecían sus razones, y se
es timaba con seguridad castigada por aquel pecado, al oírselo a él decir, dijo:
—Amigo de Dios, bastante conozco que son ciertas las cosas que decís y en
gran parte conozco por vuestra enseñanza quiénes son los frailes, que hasta
ahora han sido tenidos por mí como santos; y sin duda conozco que mi culpa
ha sido grande en lo que hice contra Tedaldo, y si pudiera con gusto la
enmendaría de la manera que me habéis dicho: pero ¿cómo puede ser? Tedaldo
no podrá nunca volver: está muerto, y por ello lo que no puede hacerse no sé
para qué voy a prometéroslo.
El peregrino le dijo:
—Señora, Tedaldo no está muerto, según Dios me revela, sino que está vivo
y sano y en buen estado si tuviese vuestra gracia.
Dijo entonces la señora.
—Mirad lo que decís; que yo lo he visto muerto delante de mi casa de
muchas cuchilladas, y lo tuve en estos brazos y con muchas lágrimas bañé su
muerto rostro, las cuales dieron ocasión de hacer que se dijese lo que
deshonestamente se ha dicho.
Entonces dijo el peregrino:
—Señora, digáis lo que digáis os aseguro que Tedaldo está vivo; y si queréis
prometer aquello con la intención de cumplirlo, espero que lo veáis pronto.
La señora dijo entonces:
—Lo hago y lo haré de buen grado; y nada podría suceder que me diese
tanta alegría sino ver a mi marido libre y sin daño y a Tedaldo vivo.
Pareció entonces a Tedaldo tiempo de descubrirse y de consolar a la señora
con más cierta esperanza de su marido, y dijo:
—Señora, para que pueda consolaros con relación a vuestro marido, un gran
secreto necesito deciros, que cuidaréis de que nunca mientras viváis
manifestéis a nadie.
Estaban en un lugar asaz alejado, y solos, habiendo tomado gran confianza
la señora en la santidad que le parecía tener el peregrino; por lo que Tedaldo,
sacando un anillo guardado por él con sumo cuidado, que la señora le había
dado la última noche que había estado con ella, y mostrándoselo dijo:
—Señora, ¿conocéis esto?
En cuanto la señora lo vio lo reconoció y dijo:
—Señor, sí, yo se lo di a Tedaldo ha tiempo.
El peregrino, entonces, poniéndose en pie y prestamente quitándose de
encima la esclavina y de la cabeza el capelo, y hablando en florentino, dijo:
—¿Y a mí, me conocéis?
Cuando lo vio la señora, conociendo que era Tedaldo, toda se pasmó,
temiéndole como a los cuerpos muertos, si se les ve andar como vivos, se teme:
y no como a Tedaldo que regresaba de Chipre fue a su encuentro a recibirlo,
sino como de Tedaldo que volvía desde la tumba quiso huir temerosa. Y
Tedaldo le dijo:
—Señora, no temáis, soy vuestro Tedaldo vivo y sano y nunca me he muerto
ni me mataron, creáis lo que creáis mis hermanos y vos.
La señora, tranquilizada un tanto, y bajando la voz, y mirándolo más y
asegurándose de que aquél era Tedaldo, llorando se le echó al cuello y lo besó,
diciendo:
—Dulce Tedaldo mío, ¡seas bien venido!
Tedaldo, besándola y abrazándola, dijo:
—Señora, no es ahora tiempo de hacernos más estrechos saludos; quiero ir a
hacer que Aldobrandino os sea devuelto sano y salvo, sobre lo cual espero que
antes de mañana por la noche tengáis nuevas que os agraden; que, si tengo
suerte como espero, sobre su salvación quiero poder venir esta noche a dároslas
con más espacio que puedo hacerlo al presente.
Y volviéndose a poner la esclavina y el sombrero, besando otra vez a la
señora y confortándola con buena esperanza, se separó de ella y allá se fue
donde Aldobrandino estaba en prisión, más embebido en pensamientos de
temor de la inminente muerte que de esperanza de futura salud; y a guisa de
consolador, con la venia de los carceleros, entró donde él estaba y sentándose
junto a él, le dijo:
—Aldobrandino, soy un amigo tuyo que Dios te manda para salvarte, quien
por tu inocencia ha sentido piedad de ti; y por ello, si en honor suyo quieres
concederme un pequeño don que voy a pedirte, sin falta antes de que mañana
sea de noche, en lugar de la sentencia de muerte que esperas, oirás absolución.
Al que Aldobrandin repuso:
—Buen hombre, puesto que de mi salvación te preocupas, aunque no te
conozco ni me acuerde de haberte visto nunca, debes ser amigo, como dices. Y
en verdad el pecado por el cual se dice que debo ser condenado a muerte,
nunca lo he cometido; muchos otros he hecho, que tal vez a esto me hayan
conducido. Pero te digo por el temor de Dios esto: si él ahora tiene
misericordia de mí, grandes cosas, no una pequeña, haría de buena gana,
aunque no lo prometiese; así que lo que te plazca pide, que sin falta, si llego a
escapar de ésta, lo cumpliré ciertamente.
El peregrino entonces dijo:
—Lo que quiero no es otra cosa sino que perdones a los cuatro hermanos de
Tedaldo el haberte conducido a este punto, creyéndote culpable de la muerte de
su hermano, y que los tengas por hermanos y por amigos si te piden perdón.
Al que Aldobrandín repuso:
—No sabes cuán dulce cosa es la venganza ni con cuánto ardor se desea
sino quien recibe las ofensas; pero aun así, para que Dios de mi salvación se
ocupe, de buen grado les perdonaré y ahora les perdono, y si de aquí salgo vivo
y me salvo, para hacerlo seguiré el modo que te sea grato.
Esto le plugo al peregrino, y sin querer decirle más, encarecidamente le rogó
que tuviese buen ánimo, que con seguridad antes de que terminase el siguiente
día tendría noticia certísima de su salud. Y separándose de él se fue a la señoría
y en secreto a un caballero que la gobernaba dijo así.
—Señor mío, todos sabemos de buen grado empeñarnos en hacer que la
verdad de las cosas se conozca, y máximamente aquellos que tienen el puesto
que vos tenéis, para que no sufran los castigos los que no han cometido el
pecado y sean castigados los pecadores. Y para que ello suceda en honor
vuestro y para mal de quien lo ha merecido, he venido a vos. Como sabéis,
habéis procedido severamente contra Aldobrandín Palermini y parece que
habéis tenido por cierto que él ha sido quien mató a Tedaldo Elisei, y vais a
condenarlo, lo que segurísimamente es falso, como creo que antes de la
medianoche, trayendo a vuestras manos al matador de aquel joven, os habré
demostrado.
El valeroso hombre, que tenía lástima de Aldobrandino, prestó gustosamente
oídos a las palabras del peregrino, y explicándole muchas cosas sobre esto,
siendo su guía, cuando estaban en el primer sueño, a los dos hermanos
posaderos y a su criado apresó a mansalva, y queriéndoles dar tortura para
descubrir cómo había sido la cosa, no lo sufrieron sino que cada uno
separadamente y luego todos juntos abiertamente confesaron haber sido
quienes mataron a Tedaldo Elisei, sin reconocerlo. Preguntados por la razón,
dijeron que porque éste a la mujer de uno de ellos, no estando ellos en la
posada, había molestado mucho y querido forzar a que hiciese su voluntad.
El peregrino, enterado de esto, con licencia del gentilhombre se fue y
secretamente se vino a casa de la señora Ermelina, y a ella sola (habiéndose ido
a dormir todos los demás de la casa) la encontró esperándole, igualmente
deseosa de tener buenas noticias del marido y de reconciliarse plenamente con
su Tedaldo; a la cual acercándose, con alegre gesto, dijo:
—Carísima señora mía, alégrate, que por cierto recuperarás mañana aquí
sano y salvo a tu Aldobrandino.
Y para asegurarle de esto más, lo que había hecho le contó plenamente. La
señora, de los dos accidentes tales y tan súbitos, esto es, de recuperar a Tedaldo
vivo, al cual firmemente creía haber llorado muerto, y de ver libre de peligro a
Aldobrandino, a quien se creía tener que llorar por muerto unos pocos días
después, tan alegre como nunca lo estuvo nadie, afectuosamente abrazó y besó
a su Tedaldo; y yéndose juntos a la cama de buena gana firmaron graciosas y
alegres paces, tomando el uno del otro deleitable gozo. Y al acercarse el día,
Tedaldo, levantándose, habiendo ya explicado a la señora lo que hacer entendía
y rogándole que ocultísimo lo tuviese, de nuevo en hábito de peregrino salió de
casa de la señora para poder, cuando fuese el momento, ocuparse de los
asuntos de Aldobrandino. La señoría, llegado el día y pareciéndole tener
completa información del asunto, prestamente liberó a Aldobrandino y pocos
días después a los malhechores hizo cortar la cabeza donde habían cometido el
homicidio.
Estando, pues, libre Aldobrandino, con gran regocijo suyo y de su mujer y
de todos sus amigos y parientes, y conociendo manifiestamente que aquello
había sido obra del peregrino, le condujeron a su casa por tanto tiempo cuanto
le pluguiera estar en la ciudad; y allí, de hacerle honores y fiestas que no se
saciaban, y especialmente la mujer, que sabía a quién se los hacía Pero
pareciéndole, luego de algunos días, tiempo de reconciliar a sus hermanos con
Aldobrandino, a quienes sabía no sólo desacreditados por su absolución, sino
también armados por miedo, pidió a Aldobrandino que cumpliese su promesa.
Aldobrandino espontáneamente contestó que estaba dispuesto.
El peregrino le hizo preparar un hermoso convite para el día siguiente, al
que dijo que quería que él con sus parientes y con sus mujeres invitase a los
cuatro hermanos y a sus mujeres, añadiendo que él mismo iría incontinenti a
invitarles a su perdón y a su convite de su parte. Y estando Aldobrandino
contento con cuanto placía al peregrino, el peregrino enseguida se fue a casa de
los cuatro hermanos, y dirigiéndoles las palabras que para tal asunto se
requerían, al final, con razones irrebatibles fácilmente les condujo a querer
reconquistar, solicitando el perdón, la amistad de Aldobrandino, y hecho esto, a
ellos y a sus mujeres a almorzar con Aldobrandino la mañana siguiente les
invitó, y ellos, de buen grado, creyendo su palabra, aceptaron el convite.
Así, pues, la mañana siguiente, a la hora de comer, primeramente los cuatro
hermanos de Tedaldo, tan vestidos de negro como iban, con algunos amigos
suyos vinieron a casa de Aldobrandino, que les esperaba; y allí, delante de
todos aquellos que para acompañarles habían sido invitados por Aldobrandino,
arrojadas las armas en tierra, se pusieron en manos de Aldobrandino,
pidiéndole perdón de lo que contra él habían hecho. Aldobrandino, llorando
compasivamente, los recibió y besando a todos en la boca, gastando pocas
palabras, todas las injurias recibidas perdonó. Después de ellos, sus hermanas y
sus mujeres todas vestidas de luto vinieron, y por la señora Ermelina y las otras
grandes señoras graciosamente recibidas fueron.
Y habiendo sido magníficamente servidos en el convite tanto los hombres
como las mujeres, no había habido en él nada más que cosas dignas de
encomio, a no ser la taciturnidad por el reciente dolor que estaba representado
en los vestidos oscuros de los parientes de Tedaldo (por lo cual la invención y
la invitación del peregrino había sido censurada por muchos, y él se había
apercibido de ello); pero como lo había decidido, venido el tiempo de disiparla,
se puso en pie, todavía comiendo los demás la fruta, y dijo:
—Nada ha faltado a este convite para que fuese alegre sino Tedaldo, a
quien, pues habiéndole tenido continuamente con vosotros no lo habéis
conocido, quiero mostrároslo.
Y quitándose de encima la esclavina y toda la ropa de peregrino se quedó en
jubón de tafetán verde, y no sin grandísima maravilla fue por todos mirado y
examinado largamente antes de que alguien se atreviese a creer que era él. Lo
que viendo Tedaldo, mucho les habló de sus parientes, de las cosas sucedidas
entre ellos, de sus accidentes; por lo que sus hermanos y los demás hombres,
todos llenos de lágrimas de alegría, a abrazarle corrieron, y lo mismo después
hicieron las mujeres, tanto las parientes como las no parientes, salvo doña
Ermelina. Lo que viendo Aldobrandin, dijo:
—¿Qué es esto, Ermelina? ¿Cómo no celebras tú como las otras mujeres a
Tedaldo?
Y, oyéndola todos, la señora le respondió:
—Ninguna hay que con más agrado le haya hecho fiestas o se las haga que
se las haré yo, como quien más que ninguna otra le está obligada, considerando
que por su medio te he recuperado; pero las deshonestas habladurías de los días
en que llorábamos a quien creíamos Tedaldo, hacen que me retenga.
Aldobrandino le dijo:
—¡Vamos, vamos!, ¿crees que yo creo a los que ladran? Procurando mi
salvación bastante ha demostrado que aquello eran falsedades, sin contar con
que nunca lo creí: levántate enseguida, ve a abrazarlo.
La señora, que otra cosa no deseaba, no fue lenta en obedecer en ello al
marido; por lo que, levantándose como habían hecho los demás, abrazándolo
ella, le hizo alegres fiestas. Esta liberalidad de Aldobrandino mucho plugo a
los hermanos de Tedaldo y a todos los hombres y mujeres que allí estaban, y
cualquier barrunto que hubiera nacido en algunos por las habladurías que había
habido, con esto desapareció. Habiendo, pues, celebrado todos a Tedaldo, él
mismo rasgó las vestiduras negras que llevaban sus hermanos y las oscuras de
las hermanas y las cuñadas, y quiso que otras ropas se trajesen y después de
que vestidas fueron, muchos cantos y bailes se hicieron y otros pasatiempos;
por las cuales cosas, el convite, que había tenido silencioso principio, tuvo un
fin sonoro.
Y con grandísima alegría, así como estaban, se fueron a casa de Tedaldo y
allí cenaron por la noche, y muchos días después, siguiendo del mismo modo,
continuaron la fiesta. Los florentinos durante muchos días como a hombre
resucitado y asombrosa cosa miraron a Tedaldo; y muchos, y aun los
hermanos, tenían cierta ligera duda en el ánimo sobre si era él o no, y no lo
creían todavía firmemente ni tal vez lo hubieran creído en mucho tiempo si un
caso que sucedió no hubiera llegado a aclararles quién había sido el muerto;
que fue esto. Pasaban un día unos soldados de Lunigiana delante de su casa y,
viendo a Tedaldo, fueron a su encuentro, diciéndole:
—¡Buenos los tenga Faziuolo!
A quienes Tedaldo, en presencia de sus hermanos, respondió:
—Me habéis tomado por otro.
Ellos, al oírle hablar, se avergonzaron y le pidieron perdón, diciendo
—En verdad que os parecéis, más que nunca hemos visto parecerse nadie a
otro, a un camarada nuestro que se llama Faziuolo de Pontriémoli, que vino
aquí hace unos quince días o poco más y nunca hemos podido saber qué fue de
él. Bien es verdad que nos maravillábamos del vestido porque él era, como lo
somos nosotros, mesnadero.
El hermano mayor de Tedaldo, al oír esto, fue hacia ellos y les preguntó qué
vestido llevaba aquel Faziuolo. Ellos se lo dijeron y se encontró que
precisamente así iba como decían ellos; por lo que, entre esto y otras señales,
conocido fue que el que había sido muerto había sido Faziuolo y no Tedaldo,
por lo que se desvanecieron las sospechas de sus hermanos y de cualquier otro.
Tedaldo, pues, que había vuelto riquísimo, perseveró en su amor y sin que la
señora se enojase más con él, discretamente obrando, largamente gozaron de su
amor. Dios nos haga gozar del nuestro.
NOVELA OCTAVA
Ferondo, tomados ciertos polvos, es enterrado como muerto y por el abad, que
su mujer se disfruta, hecho sacar de la tumba y puesto en prisión y persuadido
de que está en el purgatorio, y luego, resucitado, como suyo cría a un hijo
engendrado por el abad en su mujer.
Llegado el fin de la larga historia de Emilia, que a nadie había desagradado
por su extensión, sino considerada por todos como narrada brevemente
teniendo en cuenta la cantidad y la variedad de los casos contados en ella; la
reina, a Laureta mostrando con un solo gesto su deseo, le dio ocasión de
comenzar así:
Carísimas señoras, se me pone delante como digna de ser contada una
verdad que tiene, mucho más de lo que fue, aspecto de mentira, y me ha venido
a la cabeza al oír contar que uno por otro fue llorado y sepultado. Contaré,
pues, cómo un vivo fue sepultado por muerto y cómo después, resucitado y no
vivo, él mismo y otros muchos creyeron que había salido de la tumba, siendo
por ello venerado como santo quien más bien como culpable debía ser
condenado.
Hubo, pues, en Toscana, una abadía (y todavía hay) situada, como vemos
muchas, en un lugar no demasiado frecuentado por las gentes, de la que fue
abad un monje que en todas las cosas era santísimo, salvo en los asuntos de
mujeres, y éstos los sabía hacer tan cautamente que casi nadie no sólo no los
conocía, sino que ni los sospechaba; por lo que santísimo y justo se pensaba
que era en todo. Ahora, sucedió que, habiendo hecho gran amistad con el abad
un riquísimo villano que tenía por nombre Ferondo, hombre ignorante y obtuso
fuera de toda ponderación (y no por otra cosa gustaba el abad de su trato sino
por la diversión que a veces le causaba su simpleza), en esta amistad se
apercibió el abad de que Ferondo tenía por esposa a una mujer hermosísima, de
la que se enamoró tan ardientemente que en otra cosa no pensaba ni de día ni
de noche; pero oyendo que, por muy simple y necio que fuese en todas las
demás cosas, era sapientísimo en amar y proteger a esta su mujer, casi
desesperaba.
Pero, como muy astuto, domesticó tanto a Ferondo que éste con su mujer
venían alguna vez a pasearse por el jardín de su abadía; y allí, con él, sobre la
felicidad de la vida eterna y sobre las santísimas acciones de muchos hombres
y mujeres ya muertos les hablaba con gran modestia, tanto que a la señora le
dieron deseos de confesarse con él y le pidió licencia a Ferondo y la obtuvo.
Venida, pues, a confesarse con el abad con grandísimo placer de éste y
poniéndose a sus pies como si otra cosa viniese a decir, comenzó:
—Señor, si Dios me hubiese dado marido o no me lo hubiese dado, tal vez
me sería más fácil con vuestra enseñanza entrar en el camino de que me habéis
hablado, que lleva a otros a la vida eterna, pero yo, considerando quién sea
Ferondo y su estulticia, me puedo considerar viuda y, sin embargo, soy casada
en tanto que, viviendo él, otro marido no puedo tomar, y él, aun necio como es,
es tan fuera de toda medida y sin ninguna razón tan celoso que por ello no
puedo vivir con él más que en tribulación y en desgracia. Por la cual cosa,
antes de venir a otra confesión, lo más humildemente que puedo os ruego que
sobre esto queráis darme algún consejo, porque si desde ahora no empiezo a
procurar ocasión de mi bien, confesarme o hacer alguna otra buena obra de
poco me servirá.
Este discurso proporcionó gran placer al alma del abad, y le pareció que la
fortuna hubiera abierto el camino a su mayor deseo; y dijo:
—Hija mía, creo que gran fastidio debe ser para una hermosa y delicada
mujer como sois vos, tener por marido a un mentecato, pero mucho mayor creo
que sea tener a un celoso; por lo que, teniendo vos uno y otro, fácilmente os
creo lo que de vuestra tribulación me decís. Pero en ello, por decirlo en pocas
palabras, no veo consejo ni remedio fuera de uno, que es que Ferondo se cure
de estos celos. La medicina para curarlo sé yo muy bien cómo hacerla, siempre
que vos tengáis la voluntad de guardar en secreto lo que voy a deciros.
La mujer dijo:
—Padre mío, no dudéis de ello, porque me dejaré antes morir que decir a
nadie algo que vos me dijerais que no dijese, ¿pero cómo se podrá hacer?
Repuso el abad:
—Es necesario que muera, y así sucederá, y cuando haya sufrido tantos
castigos que esté castigado de estos celos suyos, nosotros, con ciertas
oraciones, rogaremos a Dios que lo devuelva a esta vida, y así lo hará.
—Pues —dijo la mujer—, ¿he de quedarme viuda?
—Sí —repuso el abad—, durante algún tiempo, que mucho debéis
guardaros de que nadie se case con vos, porque a Dios le parecería mal, y al
volver Ferondo tendríais que volver con él y sería más celoso que nunca.
La mujer dijo:
—Siempre que se cure de esta desgracia, que no tenga que estar yo siempre
en prisión, estoy contenta; haced como gustéis.
Dijo entonces el abad:
—Así lo haré: pero ¿qué galardón tendré de vos por tal servicio?
—Padre mío —dijo la señora—, lo que deseéis si puedo hacerlo, pero ¿qué
puede alguien como yo que sea apropiado a tal hombre como vos sois?
El abad le dijo:
—Señora, vos podéis hacer por mí no menos que lo que yo me empeño en
hacer por vos porque así como me dispongo a hacer aquello que debe ser bien
y consuelo vuestro, así podéis hacer vos lo que será salud y salvación de mi
vida.
Dijo entonces la señora:
—Sí es así, estoy dispuesta.
—Pues —dijo el abad—, me daréis vuestro amor y me daréis el placer de
teneros, porque por vos ardo y me consumo.
La mujer, al oír esto, toda pasmada, repuso:
—¡Ay, padre mío!, ¿qué es lo que me pedís? Yo creía que erais un santo: ¿y
les cuadra a los santos requerir a las mujeres que les piden consejo a tales
asuntos?
El abad le dijo:
—Alma mía bella, no os maravilléis, que por esto la santidad no disminuye,
porque está en el alma y lo que yo os pido es un pecado del cuerpo. Pero sea
como sea, tanta fuerza ha tenido vuestra atrayente belleza que Amor me obliga
a hacer esto, y os digo que de vuestra hermosura más que otras mujeres podéis
gloriaros al pensar que agrada a los santos, que están tan acostumbrados a las
del cielo; y además de esto, aunque sea yo abad sigo siendo un hombre como
los demás y, como veis, todavía no soy viejo. Y esto no debe seros penoso de
hacer, sino que debéis desearlo porque mientras Ferondo esté en el purgatorio,
yo os daré, haciéndoos compañía por la noche, el consuelo que debería daros
él, y nadie se dará cuenta de ello, creyendo todos de mí aquello, y más, que vos
creíais hace poco. No rehuséis la gracia que Dios os manda, que muchas son
las que desean lo que vos podéis tener y tendréis, si como prudente seguís mi
consejo. Además, tengo hermosas joyas valiosas, que entiendo no sean de otra
persona sino vuestras. Haced, pues, dulce esperanza mía, lo que yo hago por
vos de buen grado.
La mujer tenía el rostro inclinado, y no sabía cómo negárselo, y
concedérselo no le parecía bien, por lo que el abad, viendo que le había
escuchado y daba largas a la respuesta, pareciéndole haberla convencido a
medias, con muchas otras palabras continuando las primeras, antes de que
callase le había metido en la cabeza que aquello estaba bien hecho; por lo que
dijo vergonzosamente que estaba dispuesta a lo que mandase, pero que antes de
que Ferondo hubiese ido al purgatorio no podía ser. El abad contentísimo le
dijo:
—Y haremos que allí vaya incontinenti; haced de manera que mañana o al
día siguiente venga a estar aquí conmigo.
Y dicho esto, habiéndole puesto ocultamente en la mano un bellísimo anillo,
la despidió. La mujer, alegre con el regalo y esperando tener otros, volviendo
con sus compañeras, maravillosas cosas empezó a decir sobre la santidad del
abad. De allí a pocos días se fue Ferondo a la abadía, y en cuanto lo vio el abad
pensó en mandarlo al purgatorio; y encontrados unos polvos de maravillosa
virtud que en tierras de Levante había obtenido de un gran príncipe que
afirmaba que solía usarlos el Viejo de la Montaña cuando quería mandar a
alguien (haciéndole dormir) a su paraíso o traerlo de allí, y que, en mayor o
menor cantidad dados, sin ninguna lesión hacían de tal manera dormir más o
menos a quien los tomaba que, mientras duraba su poder no se habría dicho
que tenía vida, y habiendo tomado de ellos cuantos fuesen suficientes para
hacer dormir tres días, en un vaso de vino todavía un poco turbio, en su celda,
sin que Ferondo se diese cuenta, se los dio a beber; y con él lo llevó al claustro
y con otros de sus monjes empezaron a reírse de él y de sus tonterías.
Lo que no duró mucho porque, obrando los polvos, se le subió a éste un
sueño tan súbito y fiero a la cabeza que estando todavía en pie se durmió, y
cayó dormido. El abad, mostrándose perturbado por el accidente, haciéndolo
desceñir y haciendo traer agua fría y echándosela en la cara, y haciéndole
aplicar muchos otros remedios cómo si de alguna flatulencia de estómago o de
otra cosa que tomado le hubiera quisiera recuperarle la desmayada vida y el
sentido, viendo el abad y los monjes que con todo aquello no recobraba el
sentido, tomándole el pulso y no encontrándolo, todos tuvieron por cierto que
estuviese muerto; por lo que, mandándolo a decir a la mujer y a sus parientes,
todos los cuales aquí vinieron prontamente, y habiéndolo la mujer con sus
parientes llorado un tanto, vestido como estaba lo hizo el abad poner en una
sepultura.
La mujer volvió a su casa, y de un pequeño muchachito que tenía de él dijo
que no entendía separarse nunca; y así quedándose en casa, el hijo la riqueza
que había sido de Ferondo empezó a administrar. El abad, con un monje
boloñés de quien mucho se fiaba y que aquel día había venido aquí desde
Bolonia, levantándose por la noche calladamente, a Ferondo sacaron de la
sepultura y a un subterráneo, en el que ninguna luz entraba y que para prisión
de los monjes que cometiesen faltas había sido hecho, lo llevaron y, quitándole
sus vestidos, vistiéndole a guisa de monje, sobre un haz de paja lo pusieron, y
lo dejaron hasta que recobrase el sentido. Entretanto, el monje boloñés, por el
abad informado de lo que tenía que hacer, sin saber de ello nadie más, se puso
a esperar que Ferondo volviese en sí.
El abad, al día siguiente, con algunos de sus monjes a modo de hacer una
visita, se fue a casa de la mujer, a la cual de negro vestida y atribulada
encontró, y consolándola algún tanto, en voz baja le pidió que cumpliera su
promesa. La mujer, viéndose libre y sin el empacho de Ferondo ni de nadie,
habiéndole visto en el dedo otro hermoso anillo, dijo que estaba pronta y
acordó con él que la noche siguiente fuese. Por lo que, llegada la noche, el
abad, disfrazado con las ropas de Ferondo y acompañado por su monje, fue, y
con ella hasta la mañana, con grandísimo deleite y placer, se acostó, y luego se
volvió a la abadía, haciendo aquel camino asaz frecuentemente para dicho
servicio; y siendo encontrado por algunos al ir o al venir, se creyó que era
Ferondo que andaba por aquel barrio haciendo penitencia, y sobre ello muchas
historias entre la gente vulgar de la villa nacieron, y hasta a la mujer, que bien
sabía lo que pasaba, se las contaron muchas veces.
El monje boloñés, vuelto en sí Ferondo y hallándose allí sin saber dónde
estaba, entrando dentro, dando una voz horrible, con algunas varas en la mano,
cogiéndolo, le dio una gran paliza. Ferondo, llorando y gritando, no hacía otra
cosa que preguntar:
—¿Dónde estoy?
El monje le repuso:
—Estás en el purgatorio.
—¿Cómo? —dijo Ferondo—. ¿Es que me he muerto?
Dijo el monje:
—Ciertamente.
Por lo que Ferondo por sí mismo y por su mujer y por su hijo empezó a
llorar, diciendo las más extrañas cosas del mundo. El monje le llevó algo de
comer y de beber, lo que viendo Ferondo dijo:
—¿Así que los muertos comen?
Dijo el monje:
—Si, y esto que te traigo es lo que la mujer que fue tuya mandó esta mañana
a la iglesia para hacer decir misas por tu alma, lo que Dios quiere que te sea
ofrecido.
Dijo entonces Ferondo:
—¡Dómine, bendícela! Yo mucho la quería antes que muriese, tanto que la
tenía toda la noche en brazos y no hacía más que besarla, y también otra cosa
hacía cuando me daba la gana.
Y luego, teniendo mucha hambre, comenzó a comer y a beber, y no
pareciéndole el vino muy bueno, dijo:
—¡Dómine, házselo pagar, que no le dio al cura del vino de la cuba de junto
al muro!
Pero luego que hubo comido, el monje le cogió de nuevo y con las mismas
varas le dio una gran paliza. Ferondo, habiendo gritado mucho, dijo:
—¡Ah!, ¿por qué me haces esto?
Dijo el monje:
—Porque así ha mandado Dios Nuestro Señor que cada día te sea hecho dos
veces.
—¿Y por qué razón? —dijo Ferondo.
Dijo el monje:
—Porque fuiste celoso teniendo por esposa a la mejor mujer que hubiera en
tu ciudad.
—¡Ay! —dijo Ferondo—, dices verdad, y la más dulce; era más melosa que
el caramelo, pero no sabía yo que Dios Nuestro Señor tuviera a mal que el
hombre fuese celoso, porque no lo habría sido.
Dijo el monje:
—De eso debías haberte dado cuenta mientras estabas allí, y enmendarte, y
si sucede que alguna vez allí vuelvas, haz que tengas tan presente lo que ahora
te hago que nunca seas celoso.
Dijo Ferondo:
—¿Pues vuelve alguna vez quien se muere?
Dijo el monje:
—Sí, quien Dios quiere.
—¡Oh! —dijo Ferondo—, si alguna vez vuelvo, seré el mejor marido del
mundo; no le pegaré nunca, nunca le diré injurias sino por causa del vino que
ha mandado esta mañana: y tampoco ha mandado vela ninguna, y he tenido
que comer a oscuras.
Dijo el monje:
—Sí lo hizo, pero se consumieron en las misas.
—¡Oh! —dijo Ferondo—, será verdad, y ten por seguro que si allí vuelvo la
dejaré hacer lo que quiera. Pero dime: ¿quién eres tú que me haces esto?
Dijo el monje:
—También estoy muerto, y fui de Cerdeña, y porque alabé mucho a un
señor mío el ser celoso me ha condenado Dios a esta pena, a que tenga que
darte de comer y de beber y estas palizas hasta que Dios disponga otra cosa de
ti y de mí.
Dijo Ferondo:
—¿No hay aquí nadie más que nosotros dos?
Dijo el monje:
—Sí, millones, pero tú no los puedes ver ni oír, ni ellos a ti.
Dijo entonces Ferondo:
—¿Pues a qué distancia estamos de nuestra tierra?
—¡Ojojú! —dijo el monje—, estamos a millas de más bien—la—
cagueremos
—¡Recontra, eso es mucho! —dijo Ferondo—, y a lo que me parece
debemos estar fuera del mundo, de tan lejos.
Ahora, en tales conversaciones y otras semejantes, con comida y con
palizas, fue tenido Ferondo cerca de diez meses, en los cuales con mucha
frecuencia el abad muy felizmente visitó a su hermosa mujer y con ella se dio
la mejor vida del mundo. Pero como suceden las desgracias, la mujer quedó
preñada, y dándose cuenta enseguida lo dijo al abad; por lo que a los dos les
pareció que sin demora Ferondo tenía que ser traído del purgatorio a la vida y
volver con ella, y decir ella que estaba grávida de él.
El abad, pues, la noche siguiente hizo con una voz fingida llamar a Ferondo
en su prisión y decirle:
—Ferondo, consuélate, que place a Dios que vuelvas al mundo; adonde,
vuelto, tendrás un hijo de tu mujer, al que llamarás Benedetto porque por las
oraciones de tu santo abad y de tu mujer y por amor de San Benito te concede
esta gracia.
Ferondo, al oír esto, se puso muy alegre, y dijo:
—Mucho me place: Dios bendiga a Nuestro Señor y al abad y a San Benito
y a mi mujer quesosa melosa sabrosa.
El abad, habiéndole hecho dar en el vino que le mandaba tantos polvos de
aquellos que le hicieran dormir unas cuatro horas, volviéndole a poner sus
vestidos, junto con su monje silenciosamente lo volvieron a la sepultura donde
había sido enterrado. Por la mañana al hacerse de día, Ferondo volvió en sí y
vio por alguna rendija de la sepultura luz, lo que no veía hacía diez meses, por
lo que pareciéndole estar vivo, empezó a gritar:
—¡Abridme, abridme! —y a golpear él mismo con la cabeza contra la tapa
del sepulcro, tan fuerte que removiéndola, porque con poco se removía,
empezaba a abrirse cuando los monjes, que habían rezado maitines, corrieron
allí y conocieron la voz de Ferondo y lo vieron ya salir del sepulcro, por lo que,
espantados todos ante la extrañeza del hecho, comenzaron a huir y se fueron al
abad. El cual, haciendo semblante de levantarse de la oración, dijo:
—Hijos, no temáis; tomad la cruz y el agua bendita y venid detrás de mi, y
veamos lo que el poder de Dios nos quiere mostrar —y así lo hizo.
Estaba Ferondo tan pálido como quien ha estado tanto tiempo sin ver el
cielo, fuera del ataúd; el cual, al ver al abad, corrió a sus pies y le dijo:
—Padre mío, vuestras oraciones, según me ha sido revelado, y las de San
Benito y las de mi mujer me han sacado de las penas del purgatorio y traído a
la vida de nuevo; por lo que os ruego a Dios que tengáis buenos días y buenas
calendas, hoy y siempre.
El abad dijo:
—Alabado sea el poder de Dios. Ve, pues, hijo, pues que Dios aquí te ha
devuelto, y consuela a tu mujer, que siempre, desde que te fuiste, ha estado
llorando, y sé de aquí en adelante amigo y servidor de Dios.
Dijo Ferondo:
—Señor, así ha sido dicho; dejadme hacer a mí, que en cuanto la encuentre,
tanto la besaré cuanto la quiero.
El abad, quedándose con sus monjes, mostró sentir por esta cosa una gran
admiración e hizo cantar devotamente el miserere. Ferondo tornó a su villa,
donde, quien lo veía huía de él como suele hacerse de las cosas horribles, pero
él, llamándole, afirmaba que había resucitado. La mujer también tenía miedo
de él, pero después de que la gente fue tomando confianza con él, y, viendo
que estaba vivo, le preguntaban sobre muchas cosas; convertido en sabio, a
todos respondía y daba noticias de las almas de sus parientes, y hacía por sí
mismo las más bellas fábulas del mundo sobre los hechos del purgatorio, y
delante de todo el pueblo contó la revelación que había sido hecha por boca de
Arañuelo Grabiel antes de que resucitase.
Por la cual cosa, volviéndose a casa con la mujer y entrado en posesión de
sus bienes, la preñó a su parecer, y sucedió por ventura que llegado el tiempo
oportuno en opinión de los tontos, que creen que la mujer lleva a los hijos
precisamente nueve meses, la mujer parió un hijo varón, que fue llamado
Benedetto Ferondo. La vuelta de Ferondo y sus palabras, al creer casi todo el
mundo que había resucitado, acrecentaron sin límites la fama de la santidad del
abad; y Ferondo, que por sus celos había recibido muchas palizas, según la
promesa que el abad había hecho a la mujer, dejó de ser celoso de allí en
adelante, con lo que, contenta la mujer, honestamente como solía con él vivió
aunque, cuando convenientemente podía, de buen grado se encontraba con el
santo abad que bien y diligentemente en sus mayores necesidades la había
servido.
NOVELA NOVENA
Giletta de Narbona cura al rey de Francia de una fístula; le pide por marido a
Beltramo de Rosellón, el cual, desposándose con ella contra su voluntad, a
Florencia se va enojado; donde, cortejando a una joven, en lugar de ella,
Giletta se acuesta con él y tiene de él dos hijos, por lo que él, después,
sintiendo amor por ella, la tuvo como mujer.
Quedaba, al no querer negar su privilegio a Dioneo, solamente la reina por
contar su historia (como fuera que ya había terminado la novela de Laureta);
por lo cual, ésta, sin esperar a ser solicitada por los suyos, así, toda amorosa,
comenzó a hablar:
¿Quién contará ahora ya una historia que parezca buena, habiendo
escuchado la de Laureta? Alguna ventaja ha sido que ella no fuese la primera,
que luego pocas de las otras nos hubieran gustado, y así espero que suceda con
las que esta jornada quedan por contar. Pero sea como sea, aquella que sobre el
presente asunto se me ocurre os contaré.
En el reino de Francia hubo un gentilhombre que era llamado Isnardo, conde
del Rosellón, el cual, porque poca salud tenía, siempre tenía a su lado a un
médico llamado maestro Gerardo de Narbona. Tenía el dicho conde un solo
hijo pequeño, llamado Beltramo, el cual era hermosísimo y amable, y con él
otros niños de su edad se educaban, entre los cuales estaba una niña del dicho
médico llamada Giletta, la cual infinito amor, y más allá de lo que convenía a
su tierna edad ardiente, puso en este Beltramo. El cual, muerto el conde y
confiado él a las manos del rey, tuvo que irse a París, de lo que la jovencilla
quedó vehementemente desconsolada; y habiendo muerto el padre de ella no
mucho después, si alguna razón honesta hubiera tenido, de buen grado a París
para ver a Beltramo habría ido; pero estando muy guardada, porque rica y sola
había quedado, no encontraba ningún camino honesto. Y siendo ella ya de edad
de tomar marido, no habiendo podido nunca olvidar a Beltramo, a muchos con
quienes sus parientes habían querido casarla había rechazado sin manifestar la
razón.
Ahora, sucedió que, inflamada ella en el amor de Beltramo más que nunca,
porque hermosísimo joven oía que se había hecho, vino a oír una noticia, de
cómo al rey de Francia, de un nacido que había tenido en el pecho y le había
sido curado mal, le había quedado una fístula que grandísima molestia y
grandísimo dolor le ocasionaba, y no se había podido todavía encontrar un
médico (aunque muchos lo hubiesen intentado) que lo hubiera podido curar de
aquello, sino que todos lo habían empeorado; por la cual cosa el rey,
desesperándose, ya de ninguno quería consejo ni ayuda. De lo que la joven se
puso sobremanera contenta y pensó no solamente por aquello tener una razón
legítima para ir a París, sino que, si fuese la enfermedad que ella creía, que
fácilmente podría tener a Beltramo por marido.
Con lo que, como quien en el pasado del padre había aprendido muchas
cosas, hechos sus polvos con ciertas hierbas útiles para la enfermedad que
pensaba que era, montó a caballo y a París se fue. Y antes de haber hecho nada
se ingenió para ver a Beltramo, y luego, venida delante del rey, de gracia le
pidió que su enfermedad le mostrase. El rey, viéndola joven hermosa y
agradable, no se lo supo negar, y se la mostró. En cuanto la hubo visto,
incontinenti sintió esperanzas de poder curarlo, y dijo:
—Monseñor, si os place, sin ninguna molestia o trabajo vuestro, espero en
Dios que en ocho días os sanaré de esta enfermedad.
El rey, para sí mismo, se burló de sus palabras diciendo:
—¿Lo que los mayores médicos del mundo no han podido ni sabido, una
mujer joven cómo podrá saberlo?
Pero le agradeció su buena voluntad y repuso que se había propuesto no
seguir ya ningún consejo de médico. La joven le dijo:
—Monseñor, desprecias mi arte porque joven soy y mujer, pero os recuerdo
que yo no curo con mi ciencia, sino con la ayuda de Dios y con la ciencia del
maestro Gerardo narbonense, que fue mi padre y famoso médico mientras
vivió.
El rey, entonces se dijo: «Tal vez me ha mandado Dios a ésta; ¿por qué no
pruebo lo que sabe hacer, pues dice que sin sufrir molestias me curará en poco
tiempo?», y habiendo decidido probarlo, dijo:
—Damisela, y si no me curáis, después de hacernos romper nuestra
decisión, ¿qué queréis que se os haga?
—Monseñor —repuso la joven—, vigiladme, y si antes de ocho días no os
curo, hacedme quemar; pero si os curo, ¿qué premio me daréis?
El rey le respondió:
—Me parecéis aún sin marido; si lo hacéis, os casaremos bien y altamente.
La joven le dijo:
—Monseñor, verdaderamente me place que vos me caséis, pero quiero a un
marido tal cual yo os lo pida, entendiendo que no os debo pedir ninguno de
vuestros hijos ni de la familia real.
El rey enseguida le prometió hacerlo. La joven comenzó su cura y, en breve,
antes del tiempo fijado, le devolvió la salud, por lo que el rey, sintiéndose
curado, dijo:
—Damisela, os habéis ganado bien el marido.
Ella le contestó:
—Pues, monseñor, he ganado a Beltramo de Rosellón, a quien infinitamente
en mi infancia comencé a amar y desde entonces siempre he amado
sumamente.
Fuerte cosa pareció al rey tenérselo que dar, pero como prometido lo había,
no queriendo faltar a su palabra, lo hizo llamar y así le dijo:
—Beltramo, sois ya maduro y fornido: queremos que volváis a gobernar
vuestro condado y que con vos llevéis a una damisela que os hemos dado por
mujer.
Dijo Beltramo:
—¿Y quién es la damisela, monseñor?
El rey le repuso:
—Es aquella que con sus medicinas me ha devuelto la salud.
Beltramo, que la conocía y la había visto, aunque muy bella le pareciese,
conociendo que no era de linaje que a su nobleza correspondiera, todo ofendido
dijo:
—Monseñor, ¿pues me queréis dar por mujer a una mendiga? No plazca a
Dios que tal mujer tome jamás.
El rey le dijo:
—¿Pues queréis vos que no cumplamos nuestra palabra, que para recobrar la
salud dimos a la damisela que os ha pedido por marido en galardón?
—Monseñor —dijo Beltramo—, podéis quitarme cuanto tengo, y darme,
como vuestro hombre que soy, a quien os place: pero estad seguro de esto, que
nunca estaré contento con tal matrimonio.
—Sí lo estaréis —dijo el rey—, porque la damisela es hermosa y prudente y
os ama mucho, por lo que esperamos que mucho más feliz vida tengáis con ella
que tendríais con una dama de más alto linaje.
Beltramo se calló y el rey hizo preparar con gran aparato la fiesta de las
bodas; y llegado el día para ello determinado, por muy de mala gana que lo
hiciera Beltramo, en presencia del rey la damisela se casó con quien más que a
ella misma amaba. Y hecho esto, como quien ya pensado tenía lo que debía
hacer, diciendo que a su condado volver quería y consumar allí el matrimonio,
pidió licencia al rey; y, montado a caballo, no a su condado se fue, sino que se
vino a Toscana.
Y sabiendo que los florentinos peleaban con los sieneses, a ponerse a su
lado se dispuso, donde alegremente recibido y con honor, hecho capitán de
cierta cantidad de gente y recibiendo de ellos buen salario, a su servicio se
quedó y estuvo mucho tiempo. La recién casada, poco contenta de tal suerte,
esperando poder con sus sabias obras hacerlo volver a su condado se fue al
Rosellón, donde por todos como su señora fue recibida. Encontrando allí, por
el largo tiempo que sin conde había estado, todas las cosas descompuestas y
estragadas, como señora prudente con gran diligencia y solicitud todas las
cosas puso en orden, por lo que los súbditos mucho contento tuvieron y la
tuvieron en mucha estima y le tomaron gran amor, reprochando mucho al
conde que con ella no se contentara. Habiendo la señora recompuesto todo el
país, por dos caballeros se lo comunicó al conde, rogándole que, si por ella no
quería venir a su condado, se lo comunicase, y ella, por complacerle, se iría; a
los cuales él, durísimamente, dijo:
—Que haga lo que le plazca: en cuanto a mí, volveré allí a estar con ella
cuando tenga este anillo en su dedo, y en los brazos un hijo engendrado por mí.
Tenía el anillo en gran aprecio y nunca se separaba de él, por cierto poder
que le habían dado a entender que tenía. Los caballeros oyeron la dura
condición puesta con aquellas dos cosas casi imposibles, y viendo que con sus
palabras de su intención no podían moverle, volvieron a la señora y su
respuesta le contaron. La cual, muy dolorida, después de pensarlo mucho,
deliberó querer saber si aquellas dos cosas podían ocurrir y dónde, para que
como resultado pudiera recobrar a su marido. Y habiendo pensado lo que debía
hacer, reunidos una parte de los mayores y mejores hombres de su condado, les
contó ordenadamente y con palabras dignas de compasión lo que antes había
hecho por amor del conde, y mostró lo que había sucedido por aquello, y
finalmente les dijo que su intención no era que por su estancia allí el conde
estuviera en perpetuo exilio, por lo que entendía consumir lo que le quedase de
vida en peregrinaciones y en obras de misericordia por la salvación de su alma;
y les rogó que la protección y el gobierno del condado tomasen y se lo
significasen al conde, que ella vacía y libre le había dejado su posesión y se
había alejado con intención de nunca volver al Rosellón.
Aquí, mientras ella hablaba, fueron derramadas lágrimas por muchos de
aquellos hombres buenos y le hicieron muchos ruegos de que le pluguiese
cambiar de opinión y quedarse; pero de nada sirvieron. Ella, encomendándolos
a Dios, con un primo suyo y una camarera, en hábito de peregrinos, bien
surtidos de dineros y valiosas joyas, sin que nadie supiese dónde iba, se puso
en camino y no se detuvo hasta que llegó a Florencia; y llegada allí por acaso a
una posadita que tenía una buena mujer viuda, simplemente y a guisa de pobre
peregrina estaba, deseosa de oír noticias de su señor.
Sucedió, pues, que al día siguiente vio pasar a Beltramo por delante de la
posada, a caballo con su compañía, y aunque muy bien lo conoció no dejó de
preguntar a la buena mujer de la posada quién era. La posadera le respondió:
—Es un gentilhombre forastero que se llama el conde Beltramo, amable y
cortés y muy amado en esta ciudad; y lo más enamorado del mundo de una
vecina nuestra, que es mujer noble, pero pobre. Verdad es que honestísima
joven es, y por pobreza no se ha casado aún, sino que con su madre,
prudentísima y buena señora, vive; y tal vez, si no fuese por esta su madre,
habría ella hecho ya lo que este conde hubiera querido.
La condesa, oyendo estas palabras, las retuvo bien; y más menudamente
examinando y viniendo a todos los detalles, y bien comprendidas todas las
cosas, tomó su decisión, y aprendida la casa y el nombre de la señora y de su
hija amada por el conde, un día, ocultamente, en hábito de peregrina, allí se
fue, y a la señora y a su hija encontrando muy pobremente, saludándolas, dijo a
la señora que cuando le placiese quería hablarle. La honrada señora,
levantándose, dijo que estaba pronta a escucharla; y entrando solas en una
alcoba suya, y tomando asiento, comenzó la condesa:
—Señora, me parece que os contáis entre las enemigas de la fortuna como
me cuento yo, pero si quisierais, por ventura podríais a vos y a mí consolarnos.
La señora respondió que nada deseaba tanto cuanto consolarse
honestamente. Siguió la condesa:
—Me es necesaria vuestra palabra, en la que si confío y vos me engañaseis,
echaríais a perder vuestros asuntos y los míos.
—Con confianza —dijo la noble señora—, decid todo lo que gustéis, que
nunca por mí seréis engañada.
Entonces la condesa, comenzando con su primer enamoramiento, quién era
ella y lo que hasta aquel día le había sucedido le contó, de tal manera que la
noble señora, como quien ya en parte lo había oído a otros, comenzó de ella a
sentir compasión. Y la condesa, contadas sus aventuras, siguió:
—Ya habéis oído, entre mis otras angustias, cuáles son las dos cosas que
necesito tener si quiero tener a mi marido, las cuales a nadie más conozco que
pueda ayudarme a adquirirlas sino a vos, si es verdad lo que entiendo, esto es,
que el conde mi marido sumamente a vuestra hija ama.
La noble señora le dijo:
—Señora, si el conde ama a mi hija no lo sé, pero mucho lo aparenta; ¿pero
qué puedo yo por ello lograr de lo que vos deseáis?
—Señora —repuso la condesa—, os lo diré, pero primeramente os quiero
mostrar lo que quiero daros si me ayudáis. Veo que vuestra hija es hermosa y
en edad de darle marido, y por lo que he entendido y me parece comprender,
no tener dote para darle os la hace tener en casa. Entiendo, en recompensa del
servicio que me hagáis, darle prestamente de mis dineros la dote que vos
misma estiméis que para casarla honradamente sea necesaria.
A la señora, como a quien estaba en necesidad, le plugo la oferta, pero como
tenía el ánimo noble, dijo:
—Señora, decidme lo que puedo hacer por vos, y si es honesto para mí lo
haré con gusto, y vos luego haréis lo que os plazca.
Dijo entonces la condesa:
—Necesito que vos, por alguien de quien os fiéis, hagáis decir al conde mi
marido que vuestra hija está dispuesta a hacer lo que él guste si puede
cerciorarse de que la ama como aparenta, lo que nunca creerá si no le envía el
anillo que lleva en la mano y que ella ha oído que él ama tanto; el cual si se lo
manda, vos me lo daréis; y luego le mandaréis decir que vuestra hija está
dispuesta a hacer su gusto, y le haréis venir aquí ocultamente y escondidamente
a mí, en lugar de a vuestra hija, me pondréis a su lado. Tal vez me conceda
Dios la gracia de quedar preñada; y así luego, teniendo su anillo en el dedo y
en los brazos a un hijo por él engendrado, le conquistaré y con él viviré como
la mujer debe vivir con su marido, habiendo sido vos la ocasión de ello.
Grave cosa pareció ésta a la señora, temiendo que fuese a seguirse de ella
vergüenza para su hija; pero pensando que era cosa honrada dar ocasión a que
la buena señora recuperase a su marido y que con honesto fin se ponía a hacer
aquello, confiándose a sus buenos y honrados sentimientos, no solamente
prometió hacerlo a la condesa sino que pocos días después, con secreta cautela,
según las órdenes que había dado, tuvo el anillo (aunque un tantillo le costase
al conde) y a ella en lugar de a su hija magistralmente puso en la cama con el
conde.
En los cuales primeros ayuntamientos afectuosísimamente por el conde
buscados, como agradó a Dios, la señora quedó preñada de dos hijos varones,
como el parto hizo manifiesto a su debido tiempo. Y no solamente una vez
alegró la noble señora a la condesa con los abrazos del marido, sino muchas,
tan secretamente actuando que nunca se supo una palabra de ello: creyendo
siempre el conde que no con su mujer sino con aquella a quien amaba había
estado. A quien cuando se iba a ir por las mañanas, había dado diversas joyas
hermosas y de valor, que diligentemente la condesa guardaba. La cual,
sintiéndose preñada, no quiso más a la honrada señora imponer tal ayuda, sino
que le dijo:
—Señora, por merced de Dios y vuestra tengo lo que deseaba, y por ello es
tiempo que haga lo que os agrade, para irme después.
La honrada señora le dijo que si había hecho algo que le agradase, que le
placía, pero que no lo había hecho por ninguna esperanza de galardón sino
porque le parecía deber hacerlo para obrar bien. La condesa le dijo:
—Señora, mucho me place, y así, por otra parte, no entiendo daros lo que
me pidáis por galardón, sino por obrar bien, que a mí me parece que debe
hacerse así.
La honrada señora entonces, por la necesidad obligada, con grandísima
vergüenza, cien liras le pidió para casar a su hija. La condesa, conociendo su
vergüenza y oyendo su discreta petición, le dio quinientas y tantas joyas
hermosas y valiosas que por ventura valían otro tanto; con lo que la honrada
señora, mucho más que contenta, las gracias que mejor pudo a la condesa dio,
la cual, separándose de ella, se volvió a la posada.
La honrada señora, por quitar ocasión a Beltramo de mandar a nadie ni venir
a su casa, con la hija se fue al campo a casa de sus parientes, y Beltramo de allí
a poco tiempo, reclamado por sus hombres, a su casa, oyendo que la condesa se
había alejado, se volvió. La condesa, oyendo que se había ido de Florencia, y
vuelto a su condado, se puso muy contenta; y se quedó en Florencia hasta que
el tiempo del parto vino, y dio a luz a dos hijos varones parecidísimos a su
padre, a los que hizo diligentemente criar.
Y cuando le pareció oportuno, poniéndose en camino, sin ser por nadie
reconocida, con ellos se vino a Montpellier; y descansando allí algunos días, y
sobre el conde y dónde estuviera habiendo indagado, y enterándose de que el
día de Todos los Santos en el Rosellón iba a hacer una gran fiesta de damas y
caballeros, siempre disfrazada de peregrina (como había salido de allí), allá se
fue. Y oyendo a las damas y los caballeros reunidos en el palacio del conde
estar para sentarse a la mesa, sin cambiarse de hábito, con sus hijuelos en los
brazos subiendo a la sala, abriéndose paso entre todos, allá se fue hasta donde
vio al conde, y arrojándosele a los pies, dijo llorando:
—Señor mío, yo soy tu desventurada esposa, que por dejarte volver y estar
en tu casa, largamente he andado rodando. Por Dios te requiero a que las
condiciones que me pusiste por los dos caballeros que te mandé las mantengas:
y aquí está tu anillo en mi dedo, y aquí, en mis brazos, tengo no a uno sino a
dos hijos tuyos. Es hora ya de que deba por ti ser recibida como mujer, según
tu promesa.
El conde, al oír esto, todo se desvaneció y reconoció el anillo, y también a
los dos hijos, tanto se le parecían; pero dijo:
—¿Cómo puede haber sucedido esto?
La condesa, con gran maravilla del conde y de todos cuantos presentes
estaban, ordenadamente contó lo que había pasado y cómo; por lo cual el
conde, conociendo que decía la verdad y viendo su perseverancia y su buen
juicio, y además a aquellos dos hijitos tan hermosos, para cumplir lo que
prometido había y por complacer a todos sus hombres y a las damas, que todos
le rogaban que a ésta como su legítima esposa acogiera ya y honrase, depuso su
obstinada dureza e hizo ponerse en pie a la condesa, y la abrazó y besó y por su
legítima mujer la reconoció, y a aquéllos por hijos suyos; y haciéndola vestirse
con ropas convenientes a ella, con grandísimo placer de cuantos allí había y de
todos sus otros vasallos que aquello oyeron, hizo no solamente todo aquel día,
sino muchísimos otros grandísima fiesta, y de aquel día en adelante a ella
siempre como a su esposa y mujer honrada, la amó y la apreció sumamente.
NOVELA DÉCIMA
Alibech se hace ermitaña, y el monje Rústico la enseña a meter al diablo en el
infierno, después, llevada de allí, se convierte en la mujer de Neerbale.
Dioneo, que diligentemente la historia de la reina escuchado había, viendo
que estaba terminada y que sólo a él le faltaba novelar, sin esperar órdenes,
sonriendo, comenzó a decir:
Graciosas señoras, tal vez nunca hayáis oído contar cómo se mete al diablo
en el infierno, y por ello, sin apartarme casi del argumento sobre el que
vosotras todo el día habéis discurrido, os lo puedo decir: tal vez también podáis
salvar a vuestras almas luego de haberlo aprendido, y podréis también conocer
que por mucho que Amor en los alegres palacios y las blandas cámaras más a
su grado que en las pobres cabañas habite, no por ello alguna vez deja de hacer
sentir sus fuerzas entre los tupidos bosques y los rígidos alpes, por lo que
comprender se puede que a su potencia están sujetas todas las cosas.
Viniendo, pues, al asunto, digo que en la ciudad de Cafsa, en Berbería, hubo
hace tiempo un hombre riquísimo que, entre otros hijos, tenía una hijita
hermosa y donosa cuyo nombre era Alibech; la cual, no siendo cristiana y
oyendo a muchos cristianos que en la ciudad había alabar mucho la fe cristiana
y el servicio de Dios, un día preguntó a uno de ellos en qué materia y con
menos impedimentos pudiese servir a Dios. El cual le repuso que servían mejor
a Dios aquellos que más huían de las cosas del mundo, como hacían quienes en
las soledades de los desiertos de la Tebaida se habían retirado. La joven, que
simplicísima era y de edad de unos catorce años, no por consciente deseo sino
por un impulso pueril, sin nada decir a nadie, a la mañana siguiente hacia el
desierto de Tebaida, ocultamente, sola, se encaminó; y con gran trabajo suyo,
continuando sus deseos, después de algunos días a aquellas soledades llegó, y
vista desde lejos una casita, se fue a ella, donde a un santo varón encontró en la
puerta, el cual, maravillándose de verla allí, le preguntó qué es lo que andaba
buscando. La cual repuso que, inspirada por Dios, estaba buscando ponerse a
su servicio, y también quién la enseñara cómo se le debía servir. El honrado
varón, viéndola joven y muy hermosa, temiendo que el demonio, si la retenía,
lo engañara, le alabó su buena disposición y, dándole de comer algunas raíces
de hierbas y frutas silvestres y dátiles, y agua a beber, le dijo:
—Hija mía, no muy lejos de aquí hay un santo varón que en lo que vas
buscando es mucho mejor maestro de lo que soy yo: irás a él.
Y le enseñó el camino; y ella, llegada a él y oídas de éste estas mismas
palabras, yendo más adelante, llegó a la celda de un ermitaño joven, muy
devota persona y bueno, cuyo nombre era Rústico, y la petición le hizo que a
los otros les había hecho. El cual, por querer poner su firmeza a una fuerte
prueba, no como los demás la mandó irse, o seguir más adelante, sino que la
retuvo en su celda; y llegada la noche, una yacija de hojas de palmera le hizo
en un lugar, y sobre ella le dijo que se acostase. Hecho esto, no tardaron nada
las tentaciones en luchar contra las fuerzas de éste, el cual, encontrándose muy
engañado sobre ellas, sin demasiados asaltos volvió las espaldas y se entregó
como vencido; y dejando a un lado los pensamientos santos y las oraciones y
las disciplinas, a traerse a la memoria la juventud y la hermosura de ésta
comenzó, y además de esto, a pensar en qué vía y en qué modo debiese
comportarse con ella, para que no se apercibiese que él, como hombre disoluto,
quería llegar a aquello que deseaba de ella.
Y probando primero con ciertas preguntas, que no había nunca conocido a
hombre averiguó y que tan simple era como parecía, por lo que pensó cómo,
bajo especie de servir a Dios, debía traerla a su voluntad. Y primeramente con
muchas palabras le mostró cuán enemigo de Nuestro Señor era el diablo, y
luego le dio a entender que el servicio que más grato podía ser a Dios era meter
al demonio en el infierno, adonde Nuestro Señor le había condenado. La
jovencita le preguntó cómo se hacía aquello; Rústico le dijo:
—Pronto lo sabrás, y para ello harás lo que a mí me veas hacer.
Y empezó a desnudarse de los pocos vestidos que tenía, y se quedó
completamente desnudo, y lo mismo hizo la muchacha; y se puso de rodillas a
guisa de quien rezar quisiese y contra él la hizo ponerse a ella. Y estando así,
sintiéndose Rústico más que nunca inflamado en su deseo al verla tan hermosa,
sucedió la resurrección de la carne; y mirándola Alibech, y maravillándose,
dijo:
—Rústico, ¿qué es esa cosa que te veo que así se te sale hacia afuera y yo no
la tengo?
—Oh, hija mía —dijo Rústico—, es el diablo de que te he hablado; ya ves,
me causa grandísima molestia, tanto que apenas puedo soportarle.
Entonces dijo la joven:
—Oh, alabado sea Dios, que veo que estoy mejor que tú, que no tengo yo
ese diablo.
Dijo Rústico:
—Dices bien, pero tienes otra cosa que yo no tengo, y la tienes en lugar de
esto.
Dijo Alibech:
—¿El qué?
Rústico le dijo:
—Tienes el infierno, y te digo que creo que Dios te haya mandado aquí para
la salvación de mi alma, porque si ese diablo me va a dar este tormento, si tú
quieres tener de mí tanta piedad y sufrir que lo meta en el infierno, me darás a
mí grandísimo consuelo y darás a Dios gran placer y servicio, si para ello has
venido a estos lugares, como dices.
La joven, de buena fe, repuso:
—Oh, padre mío, puesto que yo tengo el infierno, sea como queréis.
Dijo entonces Rústico:
—Hija mía, bendita seas. Vamos y metámoslo, que luego me deje estar
tranquilo.
Y dicho esto, llevada la joven encima de una de sus yacijas, le enseñó cómo
debía ponerse para poder encarcelar a aquel maldito de Dios.
La joven, que nunca había puesto en el infierno a ningún diablo, la primera
vez sintió un poco de dolor, por lo que dijo a Rústico:
—Por cierto, padre mío, mala cosa debe ser este diablo, y verdaderamente
enemigo de Dios, que aun en el infierno, y no en otra parte, duele cuando se
mete dentro.
Dijo Rústico:
—Hija, no sucederá siempre así.
Y para hacer que aquello no sucediese, seis veces antes de que se moviesen
de la yacija lo metieron allí, tanto que por aquella vez le arrancaron tan bien la
soberbia de la cabeza que de buena gana se quedó tranquilo.
Pero volviéndole luego muchas veces en el tiempo que siguió, y
disponiéndose la joven siempre obediente a quitársela, sucedió que el juego
comenzó a gustarle, y comenzó a decir a Rústico:
—Bien veo que la verdad decían aquellos sabios hombres de Cafsa, que el
servir a Dios era cosa tan dulce; y en verdad no recuerdo que nunca cosa
alguna hiciera yo que tanto deleite y placer me diese como es el meter al diablo
en el infierno; y por ello me parece que cualquier persona que en otra cosa que
en servir a Dios se ocupa es un animal.
Por la cual cosa, muchas veces iba a Rústico y le decía:
—Padre mío, yo he venido aquí para servir a Dios, y no para estar ociosa;
vamos a meter el diablo en el infierno.
Haciendo lo cual, decía alguna vez:
—Rústico, no sé por qué el diablo se escapa del infierno; que si estuviera
allí de tan buena gana como el infierno lo recibe y lo tiene, no se saldría nunca.
Así, tan frecuentemente invitando la joven a Rústico y consolándolo al
servicio de Dios, tanto le había quitado la lana del jubón que en tales ocasiones
sentía frío en que otro hubiera sudado; y por ello comenzó a decir a la joven
que al diablo no había que castigarlo y meterlo en el infierno más que cuando
él, por soberbia, levantase la cabeza:
—Y nosotros, por la gracia de Dios, tanto lo hemos desganado, que ruega a
Dios quedarse en paz.
Y así impuso algún silencio a la joven, la cual, después de que vio que
Rústico no le pedía más meter el diablo en el infierno, le dijo un día:
—Rústico, si tu diablo está castigado y ya no te molesta, a mí mi infierno no
me deja tranquila; por lo que bien harás si con tu diablo me ayudas a calmar la
rabia de mi infierno, como yo con mi infierno te he ayudado a quitarle la
soberbia a tu diablo.
Rústico, que de raíces de hierbas y agua vivía, mal podía responder a los
envites; y le dijo que muchos diablos querrían poder tranquilizar al infierno,
pero que él haría lo que pudiese; y así alguna vez la satisfacía, pero era tan
raramente que no era sino arrojar un haba en la boca de un león; de lo que la
joven, no pareciéndole servir a Dios cuanto quería, mucho rezongaba. Pero
mientras que entre el diablo de Rústico y el infierno de Alibech había, por el
demasiado deseo y por el menor poder, esta cuestión, sucedió que hubo un
fuego en Cafsa en el que en la propia casa ardió el padre de Alibech con
cuantos hijos y demás familia tenía; por la cual cosa, Alibech, de todos sus
bienes quedó heredera. Por lo que un joven llamado Neerbale, habiendo en
magnificencias gastado todos sus haberes, oyendo que ésta estaba viva,
poniéndose a buscarla y encontrándola antes de que el fisco se apropiase de los
bienes que habían sido del padre, como de hombre muerto sin herederos, con
gran placer de Rústico y contra la voluntad de ella, la volvió a llevar a Cafsa y
la tomó por mujer, y con ella de su gran patrimonio fue heredero. Pero
preguntándole las mujeres que en qué servía a Dios en el desierto, no
habiéndose todavía Neerbale acostado con ella, repuso que le servía metiendo
al diablo en el infierno y que Neerbale había cometido un gran pecado con
haberla arrancado a tal servicio.
Las mujeres preguntaron:
—¿Cómo se mete al diablo en el infierno?
La joven, entre palabras y gestos, se lo mostró; de lo que tanto se rieron que
todavía se ríen, y dijeron:
—No estés triste, hija, no, que eso también se hace bien aquí, Neerbale bien
servirá contigo a Dios Nuestro Señor en eso.
Luego, diciéndoselo una a otra por toda la ciudad, hicieron famoso el dicho
de que el más agradable servicio que a Dios pudiera hacerse era meter al diablo
en el infierno; el cual dicho, pasado a este lado del mar, todavía se oye. Y por
ello vosotras, jóvenes damas, que necesitáis la gracia de Dios, aprended a
meter al diablo en el infierno, porque ello es cosa muy grata a Dios y agradable
para las partes, y mucho bien puede nacer de ello y seguirse.
Mil veces o más había movido a risa la historia de Dioneo a las honestas
damas, tales y de tal manera les parecían sus palabras; por lo que, llegado él a
la conclusión de ésta, conociendo la reina que el término de su señorío había
llegado, quitándose el laurel de la cabeza, muy placenteramente lo puso sobre
la cabeza de Filostrato, y dijo:
—Pronto veremos si el lobo sabe mejor guiar a las ovejas que las ovejas han
guiado a los lobos.
Filostrato, al oír esto, dijo riéndose:
—Si me hubieran hecho caso, los lobos habrían enseñado a las ovejas a
meter al diablo en el infierno no peor de lo que hizo Rústico con Alibech; y por
ello no nos llaméis lobos porque no habéis sido ovejas, pero según me ha sido
concedido, gobernaré el reino que se me ha encomendado.
A quien Neifile contestó:
—Oye, Filostrato; habríais, queriéndonos enseñar, podido aprender sensatez
como aprendió Masetto de las monjas y recuperar el habla en tal punto que los
huesos sin dueño habrían aprendido a silbar.
Filostrato, conociendo que había allí no menos hoces que dardos tenía él,
dejando el bromear, a dedicarse al gobierno del reino encomendado empezó; y
haciendo llamar al senescal, en qué punto estaban todas las cosas quiso oír, y
además de esto, según lo que pensó que estaría bien y que debía satisfacer a la
compañía, por cuanto su señorío durase, discretamente dispuso, y después,
dirigiéndose a las señoras, dijo:
—Amorosas señoras, por mi desventura, pues que mucho dolor he conocido,
siempre por la hermosura de alguna de vosotras he estado sujeto a Amor, y ni
el ser humilde ni el ser obediente ni el secundarlo como mejor he podido
conocer en todas sus costumbres, me ha valido sino primero ser abandonado
por otro y luego andar de mal en peor, y así creo que andaré de aquí a la
muerte, y por ello no de otra materia me place que se hable mañana sino de lo
que a mis casos es más conforme, esto es, de aquellos cuyos amores tuvieron
infeliz final, porque yo con el tiempo lo espero infelicísimo, y no por otra cosa
el nombre con que me llamáis, por quienes bien sabían lo que decían, me fue
impuesto.
Y dicho esto, poniéndose en pie, hasta la hora de la cena dio a todos
licencia.
Era tan hermoso el jardín y tan deleitable que no hubo ninguna que eligiera
salir de él para mayor placer hallar en otra parte; así, no causando el sol, ya
tibio, ninguna molestia para seguirlos, a los cabritillos y los conejos y los otros
animales que estaban en él y que, mientras estaban sentados unas cien veces,
saltando por medio de ellos, habían venido a molestarlos, se pusieron algunos a
seguir. Dioneo y Fiameta comenzaron a cantar sobre micer Guglielmo y la
Dama del Vergel, Filomena y Pánfilo se pusieron a jugar al ajedrez, y así,
quién haciendo esto, quién haciendo aquello, pasándose el tiempo, apenas
esperada, la hora de la cena llegó; por lo que, puestas las mesas en torno a la
bella fuente, allí con grandísimo deleite cenaron por la noche. Filostrato, por no
salir del camino seguido por quienes reinas antes que él habían sido, cuando se
levantaron las mesas, mandó que Laureta guiase una danza y cantase una
canción; la cual dijo:
—Señor mío, canciones de los demás no sé, ni de las mías tengo en la
cabeza ninguna que sea lo bastante conveniente a tan alegre compañía; si
queréis de las que sé, las cantaré de buena gana.
El rey le dijo:
—Nada de lo tuyo podría ser sino bello y placentero, y por ello, lo que
sepas, cántalo.
Laureta, con voz asaz suave, pero con manera un tanto lastímera,
respondiéndole las demás, comenzó así.
Nadie tan desolada
como yo ha de quejarse,
que triste, en vano, gimo enamorada.
Aquel que mueve el cielo y toda estrella
me formó a su placer
linda, gallarda, y tan graciosa y bella,
para aquí abajo al intelecto ser
una señal de aquella
belleza que jamás deja de ver,
mas el mortal poder,
conociéndome mal,
no me valora, soy menospreciada.
Ya hubo quien me quiso y, muy de grado,
siendo joven me abrió
sus brazos y su pecho y su cuidado,
y en la luz de mis ojos se inflamó,
y el tiempo (que afanado
se escapa) a cortejarme dedicó,
y siendo cortés yo
digna de él supe hacerme,
pero ahora estoy de aquel amor privada.
A mí llegó después, presuntuoso,
un mozalbete fiero
reputándose noble y valeroso,
su prisionera soy, y el traicionero
hoy se ha vuelto celoso;
por lo que, triste, casi desespero,
puesto que verdadero
es que, viniendo al mundo
por bien de muchos, de uno soy guardada.
Maldigo mi ventura
que, por cambiarme en esta
veste respondí sí de aquella oscura
en que alegre me vi, mientras con ésta
llevo una vida dura,
mucho menor que la pasada honesta.
¡Oh dolorosa fiesta,
antes muerta me viese
que haber sido en tal caso desgraciada!
Oh caro amante, con quien fui primero
más que nadie dichosa,
que ahora en el cielo ves al verdadero
creador, mírame con tu piadosa
bondad, ya que por otro
no te puedo olvidar, haz la amorosa
llama arder por mí, ansiosa,
y ruega que yo vuelva a esa morada.
Aquí puso fin Laureta a su canción, que, oída por todos, diversamente por
cada uno fue entendida; y los hubo que entendieron a la milanesa que mejor era
un buen puerco que una bella moza; otros fueron de más sublime y mejor y
más verdadero intelecto, sobre el que al presente no es propio recitar. El rey,
después de ésta, sobre la hierba y entre las flores habiendo hecho encender
muchas velas dobles, hizo cantar otras hasta que todas las estrellas que subían
comenzaron a caer; por lo que, pareciéndole tiempo de dormir, mandó que con
las buenas noches cada uno a su alcoba se fuese.
TERMINA LA TERCERA JORNADA
CUARTA JORNADA
COMIENZA LA CUARTA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN LA CUAL,
BAJO EL GOBIERNO DE FILOSTRATO, SE RAZONA SOBRE
AQUELLOS CUYOS AMORES TUVIERON UN FINAL INFELIZ.
CARÍSIMAS señoras, tanto por las palabras oídas a los hombres sabios
como por las cosas por mí muchas veces vistas y leídas, juzgaba yo que el
impetuoso viento y ardiente de la envidia no debía golpear sino las altas torres
y las más elevadas cimas de los árboles; pero en mi opinión me encuentro
sobremanera engañado. Porque huyendo yo, y habiéndome siempre ingeniado
en huir el fiero ímpetu de ese rabioso espíritu, no solamente por las llanuras
sino también por los profundísimos valles, callado y escondido, me he
ingeniado en andar; lo que puede aparecer asaz manifiesto a quien las presentes
novelitas mira, que no solamente en florentino vulgar y en prosa están escritas
por mí y sin título sino también en estilo humildísimo y bajo cuanto más se
puede, y no por todo ello he podido dejar de ser fieramente atacado por tal
viento (hasta casi desarraigado) y de ser todo lacerado por los mordiscos de la
envidia; por lo que asaz manifiestamente puedo comprender que es verdad lo
que suelen decir los sabios que sólo la miseria deja de ser envidiada en este
mundo presente. Pues ha habido quienes, discretas señoras, leyendo estas
novelitas, han dicho que vosotras me gustáis demasiado y que no es cosa
honesta que yo tanto deleite tome en agradaros y consolaros y algunos han
dicho peor: que en alabaros como lo hago. Otros, mostrando querer hablar más
reflexivamente, han dicho que a mi edad no está bien perseguir ya estas cosas:
esto es, hablar de mujeres y complacerlas.
Y muchos, muy preocupados por mi fama mostrándose, dicen que más
sabiamente haré en estar con las musas en el Parnaso que en estas chácharas
mezclarme con vosotras. Y hay quienes, más despechada que sabiamente
hablando, han dicho que haría más discretamente en pensar dónde podría
encontrar el pan que tras estas necedades andar palpando el viento. Y algunos
otros, que de otra guisa han sido las cosas por mí contadas que como os las
digo, se ingenian en detrimento de mis trabajos en demostrar. Así, por tantos y
tales soplos, por tan atroces dientes, por tan agudos, valerosas señoras,
mientras en vuestro servicio milito, estoy azotado, molestado y, en fin,
crucificado vivo. Las cuales cosas con tranquilo ánimo, sábelo Dios, escucho y
oigo, y aunque a vos en esto corresponda por completo mi defensa, no menos
entiendo yo no ahorrar mis fuerzas y sin responder cuanto sería conveniente,
con alguna ligera respuesta quitármelos de las orejas, y hacer esto sin tardanza
porque si ya, no habiendo llegado al tercio de mi trabajo, son ellos muchos y
mucho presumen, pienso que antes de que llegue al final podrán haberse
multiplicado de manera (no habiendo sufrido antes ninguna repulsa) que con
poco esfuerzo suyo me hundirían, y contra ellos, por muy grandes que sean, no
podrían resistir vuestras fuerzas. Pero antes de que comience a responder a
alguien, me place contar en mi favor no una historia entera, para que no
parezca que quiero mis historias con aquellas de tan loable compañía como fue
la que os he mostrado mezclar, sino parte de una, para que en su misma forma
incompleta se muestre que no es de aquéllas; y hablando a mis detractores,
digo que:
En nuestra ciudad, hace ya mucho tiempo, hubo un ciudadano que fue
llamado Filippo Balducci, hombre de condición asaz modesta, pero rico y bien
despachado y hábil en las cosas cuanto su estado lo requería; y tenía a una
señora por mujer a quien tiernamente amaba, y ella a él, y juntos llevaban una
feliz vida, en ninguna otra cosa poniendo tanto afán como en agradarse
enteramente el uno al otro. Ahora, sucedió que, como sucede a todos, la buena
señora falleció y nada dejó suyo a Filippo sino un único hijo concebido de él,
que de edad de unos dos años era. Él, por la muerte de su mujer tan
desconsolado se quedó como nunca quedó nadie al perder la cosa amada; y
viéndose quedar solo sin la compañía que más amaba, se decidió por completo
a no pertenecer más al mundo sino dedicarse al servicio de Dios, y hacer lo
mismo de su pequeño hijo. Por lo que, dando todas sus cosas por el amor de
Dios, sin demora se fue a lo alto del Monte Sinerio y allí en una pequeña celda
se metió con su hijo, con el cual, de limosnas y en ayunos y en oraciones
viviendo, sumamente se guardaba de hablar, allí donde estaba, de ninguna cosa
temporal ni de dejarle ver ninguna de ellas, para que no lo apartasen de tal
servicio, sino que siempre de la gloria de la vida eterna y de Dios y de los
santos hablaba, no enseñándole otra cosa sino santas oraciones: y en esta vida
muchos años le tuvo, no dejándolo nunca salir de la celda ni mostrándole
ninguna cosa más que a sí mismo.
Acostumbraba el buen hombre a venir alguna vez a Florencia, y de allí,
según sus necesidades ayudado por los amigos de Dios, a su celda se volvía.
Ahora, sucedió que siendo ya el muchacho de edad de dieciocho años, y
Filippo viejo, un día le preguntó que dónde iba. Filippo se lo dijo; al cual dijo
el muchacho:
—Padre mío, vos sois ya viejo y mal podéis soportar los trabajos; ¿por qué
no me lleváis una vez a Florencia, para que, haciéndome conocer a los amigos
de Dios y vuestros, yo, que soy joven y tengo más fuerzas que vos, pueda
luego ir a Florencia a vuestros asuntos cuando lo deseéis, y vos quedaros aquí?
El buen hombre, pensando que ya su hijo era grande, y estaba tan habituado
al servicio de Dios que difícilmente las cosas del mundo debían ya poder
atraerlo, se dijo:
«Bien dice éste».
Por lo que, teniendo que ir, lo llevó consigo. Allí el joven, viendo los
edificios, las casas, las iglesias y todas las demás cosas de que toda la ciudad se
ve llena, como quien no se acordaba de haberlas visto, comenzó a maravillarse
grandemente, y sobre muchas preguntaba al padre qué eran, y cómo se
llamaban. El padre se lo decía y él, quedándose contento al oírlo, le preguntaba
otra cosa. Y preguntando de esta manera el hijo y respondiendo el padre, por
ventura se tropezaron con un grupo de bellas muchachas jóvenes y adornadas
que de una fiesta de bodas venían; a las cuales, en cuanto vio el joven, le
preguntó al padre que qué eran.
El padre le dijo:
—Hijo mío, baja la vista, no las mires, que son cosa mala.
Dijo entonces el hijo:
—Pero ¿cómo se llaman?
El padre, por no despertar en el concupiscente apetito del joven ningún
proclive deseo menos que conveniente, no quiso nombrarlas por su propio
nombre, es decir, «mujeres», sino que dijo:
—Se llaman gansas.
¡Maravillosa cosa de oír! Aquel que nunca en su vida había visto ninguna,
no preocupándose de los palacios, ni del buey, ni del caballo, ni del asno, ni de
los dineros ni de otra cosa que visto hubiera, súbitamente dijo:
—Padre mío, os ruego que hagáis que tenga yo una de esas gansas.
—¡Ay, hijo mío! —dijo el padre—, calla: son cosa mala.
El joven, preguntándole, le dijo:
—¿Pues así son las cosas malas?
—Sí —dijo el padre.
Y él dijo entonces:
—No sé lo que decís, ni por qué éstas sean cosas malas: en cuanto a mí, no
me ha parecido hasta ahora ver nunca nada tan bello ni tan agradable como
ellas. Son más hermosas que los corderos pintados que me habéis enseñado
muchas veces. ¡Ah!, si os importo algo, haced que nos llevemos una allá arriba
de estas gansas y yo la llevaré a pastar.
Dijo el padre:
—No lo quiero; ¡no sabes tú dónde pastan!
Y sintió incontinenti que la naturaleza era más fuerte que su ingenio, y se
arrepintió de haberlo llevado a Florencia. Pero haber hasta aquí contado de la
presente novela me basta, y dirigirme a quienes la he contado.
Dicen, pues, algunos de mis censores que hago mal, oh jóvenes damas,
esforzándome demasiado en agradaros; y que vosotras demasiado me agradáis.
Las cuales cosas abiertísimamente confieso; es decir, que me agradáis y que
me esfuerzo en agradaros; y les pregunto si de esto se maravillan considerando
no ya el haber conocido el amoroso besarse y el placentero abrazarse y los
ayuntamientos deleitosos que con vos, dulcísimas señoras, se tienen muchas
veces, sino solamente el haber visto y ver continuamente las corteses
costumbres y la atractiva hermosura y la cortés gallardía y además de todo
esto, vuestra señoril honestidad: cuando aquel que nutrido, criado, crecido en
un monte salvaje y solitario, dentro de los límites de una pequeña celda, sin
otra compañía que el padre, al veros, solas por él deseadas fuisteis, solas con
afecto seguidas.
¿Habrían de reprenderme, de amonestarme, de castigarme éstos si yo, cuyo
cuerpo el cielo produjo apto para amaros, y yo desde mi infancia el alma os
dediqué al sentir el poder de la luz de vuestros ojos, la suavidad de las palabras
melifluas y las llamas encendidas por los compasivos suspiros, si me agradáis y
si yo en agradaros me esfuerzo; y especialmente teniendo en cuenta que antes
que nada agradasteis a un ermitañito, a un jovencillo sin sentido, casi a un
animal salvaje? Por cierto que quien no os ama y por vos no desea ser amado,
como persona que ni los placeres ni la virtud de la natural afección siente ni
conoce me reprende: y poco me preocupo por ello. Y quien contra mi edad va
hablando muestra que mal conoce que aunque el perro tiene la cabeza blanca,
la cola la tiene verde; a los cuales, dejando a un lado las bromas, respondo que
nunca reputaré vergonzoso para mí hasta el final de mi vida el complacer a
aquellas cosas a las que Guido Cavalcanti y Dante Alighieri ya viejos, y micer
Gino de Pistoia viejísimo tuvieron en honor, y buscaron su placer.
Y si no fuese que sería salirme del modo que se acostumbra a hablar, traería
aquí en medio la historia, y la mostraría llena de hombres viejos y valerosos
que en sus más maduros años sumamente se esforzaron en complacer a las
damas, lo que si ellos no lo saben, que vayan y lo aprendan. Que se quede con
las musas en el Parnaso, afirmo que es un buen consejo: pero no siempre
podemos quedarnos con las musas ni ellas con nosotros. Si cuando sucede que
el hombre se separa de ellas, se deleita en ver cosa que se las asemejan no es de
reprochar: las musas son mujeres, y aunque las mujeres lo que las musas valen
no valgan, sin embargo tienen en el primer aspecto semejanza con ellas, así que
aunque por otra cosa no me agradasen, por ello debían agradarme; sin contar
con que las mujeres ya fueron para mí ocasión de componer mil versos
mientras las musas nunca me fueron de hacer ninguno ocasión. Ellas me
ayudaron bien y me mostraron cómo componer aquellos mil; y tal vez para
escribir estas cosas, aunque humildísimas sean, también han venido algunas
veces a estar conmigo, en servicio tal vez y en honor de la semejanza que las
mujeres tienen con ellas; por lo que, tejiendo estas cosas, ni del Monte Parnaso
ni de las Musas me separo tanto cuanto por ventura muchos creen.
Pero ¿qué diremos a aquellos que de mi fama tienen tanta compasión que
me aconsejan que me busque el pan? Ciertamente no lo sé, pero, queriendo
pensar cuál sería su respuesta si por necesidad se lo pidiera a ellos, pienso que
dirían: «¡Búscatelo en tus fábulas!». Y ya más han encontrado entre sus fábulas
los poetas que muchos ricos entre sus tesoros, y muchos ha habido que
andando tras de sus fábulas hicieron florecer su edad, mientras por el contrario,
muchos al buscar más pan del que necesitaban, murieron sin madurar.
¿Qué diré más? Échenme con malos modos esos tales cuando se lo pida, si
bien con la merced de Dios todavía no lo necesito y si me sobreviniese la
necesidad yo sé, según el Apóstol, vivir en la abundancia y padecer la miseria;
y por ello nadie se preocupe de mí sino yo. Y los que dicen que estas cosas no
han sido así, me gustaría mucho que encontrasen los originales, que si fueran
discordantes de lo que yo escribo, justa diré que es su reprimenda y en
corregirme yo mismo me ingeniaré; pero mientras no aparezca nada sino
palabras, les dejaré con su opinión, siguiendo la mía, diciendo de ellos lo que
ellos dicen de mí. Y queriendo haber respondido bastante por esta vez, digo
que con la ayuda de Dios y la vuestra, gentilísimas señoras, en quien espero,
armado y con buena paciencia, con esto procederé adelante, volviendo las
espaldas a este viento y dejándolo soplar, porque no veo que pueda sucederme
a mí otra cosa que le sucede al menudo polvo, el cual, soplando el torbellino, o
de la tierra no lo mueve, o si lo mueve lo lleva a lo alto y muchas veces sobre
la cabeza de los hombres, sobre las coronas de los reyes y de los emperadores,
y a veces sobre los altos palacios y sobre las excelsas torres lo deja; de las
cuales, si cae, más abajo no puede llegar del lugar adonde fue llevado. Y si
alguna vez con toda mi fuerza a complaceros en algo me dispuse, ahora más
que nunca me dispondré, porque conozco que otra cosa nadie podrá decir con
razón sino que los demás y yo, que os amamos, naturalmente obramos; a cuyas
leyes (de la naturaleza) para querer oponerse, demasiado grandes fuerzas se
necesitan y muchas veces no solamente en vano sino con grandísimo daño del
que se afana se ponen en obra. Las cuales fuerzas, confieso que no las tengo ni
deseo tenerlas en esto, y si las tuviese, antes a otros las prestaría que las usaría
para mí. Por lo que cállense los reprensores, y si calentarse no pueden, vivan
congelados, y en sus deleites (más bien apetitos corruptos) estándose, a mí en
el mío, en esta breve vida que se nos da, me dejen tranquilo. Pero hemos de
volver, porque bastante hemos divagado, oh hermosas señoras, allá de donde
partimos, y el orden empezado seguir.
Arrojado había el sol ya del cielo a todas las estrellas y de la tierra la
húmeda sombra de la noche, cuando Filostrato, levantándose, a toda su
compañía hizo levantar, y yendo al hermoso jardín, por allí empezaron a
pasearse; y venida la hora de la comida, almorzaron aquí donde habían cenado
la noche pasada. Y de dormir, estando el sol en su mayor altura, levantándose,
de la manera acostumbrada cerca de la hermosa fuente se sentaron, y entonces
Filostrato a Fiameta mandó que principio diese a las historias, la cual, sin
esperar más a que dicho le fuese, señorilmente así comenzó:
NOVELA PRIMERA
Tancredo, príncipe de Salerno, mata al amante de su hija y le manda el
corazón en una copa de oro; la cual, echando sobre él agua envenenada, se la
bebe y muere.
Duro asunto para tratar nos ha impuesto hoy nuestro rey, si pensamos que
cuando para alegrarnos hemos venido, tenemos que hablar de las lágrimas de
otros, que no pueden contarse sin que deje de sentir compasión quien las
cuenta y quien las escucha. Tal vez por moderar un tanto la alegría sentida los
días pasados lo ha hecho; pero sea lo que le haya movido, como a mí no me
incumbe cambiar su gusto, un caso lastímero, y por lo mismo desventurado y
digno de nuestras lágrimas, contaré.
Tancredo, príncipe de Salerno, fue señor asaz humano, y de benigno talante,
si en amorosa sangre, en su vejez, no se hubiera ensuciado las manos; el cual
en todo el tiempo de su vida no tuvo más que una hija, y más feliz hubiera sido
si no la hubiese tenido. Ésta fue por el padre tan tiernamente amada cuanto hija
alguna vez fuese amada por su padre; y por este tierno amor, habiendo ella ya
pasado en muchos años la edad de tener marido, no sabiendo cómo separarla
de él, no la casaba; luego, por fin, habiéndola dado por mujer a un hijo del
duque de Capua, viviendo con él poco tiempo, se quedó viuda y volvió con su
padre. Era hermosísima en el cuerpo y el rostro como la mujer que más lo
hubiera sido, y joven y gallarda, y más discreta de lo que por ventura convenía
a una mujer serlo. Y viviendo con el amante padre como una gran señora, en
mucha blandura, y viendo que su padre, por el amor que le tenía, poco cuidado
se tomaba por casarla otra vez, y a ella cosa honesta no le parecía pedírselo,
pensó en tener, ocultamente si podía hallarlo, un amante digno de ella. Y
viendo a muchos hombres en la corte de su padre, nobles y no, como nosotros
los vemos en las cortes, y consideradas las maneras y las costumbres de
muchos, entre los otros un joven paje del padre cuyo nombre era Guiscardo,
hombre de nacimiento asaz humilde pero por la virtud y las costumbres noble,
más que otro le agradó y por él calladamente, viéndolo a menudo,
ardientemente se inflamó, estimando cada vez más sus maneras. Y el joven,
que no dejaba de ser perspicaz, habiéndose fijado en ella, la había recibido en
su corazón de tal manera que de cualquiera otra cosa que no fuera amarla tenía
alejada la cabeza. De tal guisa, pues, amándose el uno al otro secretamente,
nada deseando tanto la joven como encontrarse con él, ni queriéndose sobre
este amor confiarse a nadie, para poderle declarar su intención inventó una rara
estratagema.
Escribió una carta, y en ella lo que tenía que hacer el día siguiente para estar
con ella le mostró; y luego, puesta en el hueco de una caña, jugando se la dio a
Guiscardo diciendo:
—Con esto harás esta noche un soplillo para tu sirvienta con que encienda el
fuego.
Guiscardo la tomó, y pensando que no sin razón debía habérsela dado y
dicho aquello, marchándose, con aquello volvió a su casa, y mirando la caña, y
viéndola hendida, la abrió y, hallada dentro la carta de ella y leída, y bien
entendido lo que tenía que hacer, se sintió el hombre más contento que ha
habido en el mundo, y se dedicó a prepararse para reunirse con ella según el
modo que le había mostrado. Había junto al palacio del príncipe una gruta
cavada en el monte, hecha en tiempos lejanísimos, a la que daba luz un
respiradero abierto en el monte; el cual, como la gruta estaba abandonada, por
zarzas y por hierbas nacidas por encima, estaba casi obturado; y a esta gruta,
por una escala secreta que había en una de las cámaras bajas del palacio, que
era la de la señora, podía bajarse, aunque con un fortísimo portón cerrada
estaba. Y estaba tan fuera de la cabeza de todos esta escala, porque hacía
muchísimo tiempo que no se usaba, que casi ninguno de los que allí vivían la
recordaba; pero Amor, a cuyos ojos nada está tan secreto que no lo alcance, se
la había traído a la memoria a la enamorada señora. La cual, para que nadie de
ello apercibirse pudiera, muchos días con sus arneses mucho había trabajado
para que aquel portón pudiera abrirse; abierto el cual, y sola bajando a la gruta
y visto el respiradero, por él había mandado decir a Giuscardo que se
industriase en bajar, habiéndole dibujado la altura de aquél a la tierra haber
podía.
Y para cumplir esto, Guiscardo prestamente, preparada una soga con ciertos
nudos y lazadas para poder descender y subir por ella, y vestido con un cuero
que de las zarzas le protegiese, sin haber dicho nada a nadie, a la noche
siguiente al respiradero se fue, y acomodando bien uno de los cabos de la soga
a un fuerte tocón que en la boca del respiradero había nacido, por ella bajó a la
gruta y esperó a la señora. La cual, al día siguiente, fingiendo querer dormir,
mandadas afuera sus damiselas y encerrándose sola en la alcoba, abierto el
portón, a la gruta bajó, donde, encontrando a Guiscardo, uno a otro
maravillosas fiestas se hicieron, y viniendo juntos a su alcoba, con grandísimo
placer gran parte de aquel día se quedaron, y puesto discreto orden en sus
amores para que fuesen secretos, volviéndose a la gruta Guiscardo y ella
cerrando el portón, con sus damiselas se vino afuera.
Guiscardo luego, al venir la noche, subiendo por su soga, por el respiradero
por donde había entrado salió afuera y se volvió a su casa; y habiendo
aprendido este camino, muchas veces luego, andando el tiempo, allí retornó.
Pero la fortuna, envidiosa de tan largo y de tan grande deleite, con un doloroso
suceso el gozo de los dos amantes volvió triste llanto. Acostumbraba Tancredo
a venir alguna vez solo a la cámara de su hija, y allí hablar con ella y quedarse
un rato, y luego irse; el cual, un día después de comer, bajando allí, estando la
señora, que Ghismunda tenía por nombre, en un jardín suyo con todas sus
damiselas, en ella entrando, sin haber sido por nadie visto u oído, no queriendo
apartarla de su distracción, encontrando las ventanas de la alcoba cerradas y las
cortinas de la cama echadas, junto a ellas en una esquina se sentó en un
almohadón; y apoyando la cabeza en la cama y cubriéndose con la cortina,
como si deliberadamente se hubiera escondido allí, se quedó dormido. Y
estando durmiendo de esta manera, Ghismunda, que por desgracia aquel día
había hecho venir a Guiscardo, dejando a sus damiselas en el jardín,
calladamente entró en la alcoba y, cerrándola, sin apercibirse de que nadie
estuviera allí, abierto el portón a Guiscardo que la esperaba y yéndose los dos a
la cama como acostumbraban, y juntos jugando y solazándose, sucedió que
Tancredo se despertó y oyó y vio lo que Guiscardo y su hija hacían; y dolorido
por ello sobremanera, primero quiso gritarles, luego tomó el partido de callarse
y de quedarse escondido, si podía, para poder más cautamente obrar y con
menor vergüenza suya lo que ya le había venido la intención de hacer.
Los dos amantes estuvieron largo tiempo juntos como acostumbraban, sin
apercibirse de Tancredo; y cuando les pareció tiempo, bajándose de la cama,
Guiscardo se volvió a la gruta y ella salió de la alcoba. De la cual Tancredo,
aunque era viejo, desde una ventana bajó al jardín y sin ser visto por nadie,
mortalmente dolorido, a su cámara volvió. Y por una orden que dio, al salir del
respiradero, la noche siguiente durante el primer sueño, Guiscardo, tal como
estaba con la vestimenta de cuero embarazado, fue apresado por dos y
secretamente llevado a Tancredo; el cual, al verle, casi llorando dijo:
—Guiscardo, mi benignidad contigo no merecía el ultraje y la vergüenza
que en mis cosas me has hecho, como he visto hoy con mis propios ojos.
Al cual, Guiscardo, nada respondió sino esto:
—Amor puede mucho más de lo que podemos vos y yo.
Mandó entonces Tancredo que calladamente en alguna cámara de allí
adentro guardado fuese; y así se hizo. Venido el día siguiente, no sabiendo
Ghismunda nada de estas cosas, habiendo Tancredo consigo mismo pensado
varios y diversos procedimientos, después de comer, según su costumbre se fue
a la cámara de la hija, donde haciéndola llamar y encerrándose dentro con ella,
llorando comenzó a decirle:
—Ghismunda, pareciéndome conocer tu virtud y tu honestidad, nunca
habría podido caberme en el ánimo, aunque me lo hubieran dicho, si yo con
mis ojos no lo hubiera visto, que someterte a algún hombre, si tu marido no
hubiera sido, hubieses no ya hecho sino ni aun pensado; por lo que yo en este
poco resto de vida que mi vejez me conserva siempre estaré dolorido al
recordarlo. Y hubiera querido Dios que, pues que a tanta deshonestidad
encaminarte debías, hubieses tomado un hombre que a tu nobleza hubiera sido
conveniente; pero entre tantos que mi corte frecuentan, elegiste a Guiscardo,
joven de condición vilísima en nuestra corte casi como por el amor de Dios
desde niño hasta este día criado; por lo que en grandísimo afán de ánimo me
has puesto no sabiendo qué partido tomar sobre ti. De Guiscardo, a quien esta
noche hice prender cuando por el respiradero salía y lo tengo en prisión, ya he
determinado qué hacer, pero de ti sabe Dios que no sé qué hacer. Por una parte,
me arrastra el amor que siempre te he tenido más que ningún padre tuvo a su
hija y por la otra me arrastra la justísima ira ocasionada por tu gran locura:
aquél quiere que te perdone y éste quiere que contra mi misma naturaleza me
ensañe; pero antes de tomar partido, deseo oírte lo que tengas que decir a esto.
Y dicho esto, bajó el rostro, llorando tan fuertemente como habría hecho un
muchacho apaleado. Ghismunda, al oír a su padre y al conocer no solamente
que su secreto amor había sido descubierto sino que Guiscardo estaba preso, un
dolor indecible sintió y de mostrarlo con gritos y con lágrimas, como la
mayoría de las mujeres hace, estuvo muchas veces cerca, pero venciendo esta
vileza su ánimo altanero, su rostro con maravillosa fuerza contuvo, y se
determinó a no seguir con vida antes que proferir alguna súplica por ella
misma, imaginando que ya su Guiscardo había muerto, por lo que no como
dolorida mujer o arrepentida de su yerro, sino como mujer impasible y
valerosa, con seco rostro y abierto y en ningún rasgo alterado, así dijo a su
padre:
—Tancredo, ni a negar ni a suplicar estoy dispuesta porque ni lo uno me
valdría ni lo otro quiero que me valga; y además de esto, de ningún modo
entiendo que me favorezcan tu benevolencia y tu amor sino la verdad
confesando, primero defender mi fama con razones verdaderas y luego con las
obras seguir firmemente la grandeza de mi ánimo. Es verdad que he amado y
amo a Guiscardo, y mientras viva, que será poco, lo amaré y si después de la
muerte se ama, no dejaré de amarlo; pero a esto no me indujo tanto mi
femenina fragilidad como tu poca solicitud en casarme y la virtud suya. Debe
serte, Tancredo, manifiesto, siendo tú de carne, que has engendrado a una hija
de carne y no de piedra ni de hierro; y acordarte debías y debes, aunque tú
ahora seas viejo, cómo y cuáles y con qué fuerza son las leyes de la juventud, y
aunque tú, hombre, en parte de tus mejores años en las armas te hayas
ejercitado, no debías, sin embargo, conocer lo que los ocios y las delicadezas
pueden en los viejos, no ya en los jóvenes. Soy, pues, como engendrada por ti,
de carne, y he vivido tan poco que todavía soy joven, y por una cosa y la otra
llena del deseo concupiscente, al que asombrosísimas fuerzas ha dado ya, por
haber estado casada, el conocimiento del placer sentido cuando tal deseo se
cumple. A cuyas fuerzas, no pudiendo yo resistir, a seguir aquello a lo que me
empujaban, como joven y como mujer, me dispuse, y me enamoré.
»Y ciertamente en esto puse toda mi virtud al no querer que ni para ti ni para
mí, de aquello que al natural pecado me atraía (en cuanto yo pudiera evitarlo)
viniese ninguna vergüenza. A lo que el compasivo Amor y la benigna fortuna
una muy oculta vía me habían encontrado y mostrado, por la cual, sin nadie
saberlo, yo mis deseos alcanzaba: y esto (quien sea que te lo haya mostrado o
como quiera que lo sepas) no lo niego. A Guiscardo no escogí por acaso, como
muchas hacen, sino que con deliberado consejo lo elegí antes que a cualquiera
otro, y con precavido pensamiento lo atraje, y con sabia perseverancia de él y
de mí largamente he gozado en mi deseo. En lo que parece que, además de
haber pecado por amor, tú, más la opinión vulgar que la verdad siguiendo, con
más amargura me reprendes al decir, como si no te hubiese enojado si a un
hombre noble hubiera elegido para esto, que con un hombre de baja condición
me he mezclado; en lo que no te das cuenta de que no mi pecado sino el de la
fortuna reprendes, la cual con asaz frecuencia a los que no son dignos eleva,
dejando abajo a los dignísimos.
»Pero dejemos ahora esto, y mira un poco los principios del asunto: verás
que todos nosotros de una sola masa de carne tenemos la carne, y que por un
mismo creador todas las almas con igual fuerza, con igual poder, con igual
virtud fueron creadas. La virtud primeramente hizo distinción entre nosotros,
que nacemos y nacíamos iguales; y quienes mayor cantidad de ella tenían y la
ponían en obra fueron llamados nobles, y los restantes quedaron siendo no
nobles. Y aunque una costumbre contraria haya ocultado después esta ley, no
está todavía arrancada ni destruída por la naturaleza y por las buenas
costumbres; y por ello, quien virtuosamente obra, abiertamente se muestra
noble, y si de otra manera se le llama, no quien es llamado sino quien le llama
se equivoca.
»Mira, pues, entre tus nobles y examina su vida, sus costumbres y sus
maneras, y de otra parte las de Guiscardo considera: si quisieras juzgar sin
animosidad, le llamarías a él nobilísimo y a todos estos nobles tuyos villanos.
En la virtud y el valor de Guiscardo no creí por el juicio de otra persona, sino
por tus palabras y por mis ojos. ¿Quién le alabó tanto cuando tú le alababas en
todas las cosas loables que deben ser alabadas en un hombre valeroso? Y
ciertamente no sin razón: que si mis ojos no me engañaron, ninguna alabanza
fue dicha por ti que yo ponerla en obra, y más admirablemente que podían
expresarlo tus palabras, no le viese; y si en ello me hubiera engañado en algo,
por ti habría sido engañada. ¿Dirás, pues, que con un hombre de baja condición
me he mezclado? No dirás verdad; si por ventura dijeses que con un pobre, con
vergüenza tuya podría concederse, que así has sabido a un hombre valioso
servidor tuyo traer a buen estado; pero la pobreza no quita a nadie nobleza,
sino los haberes.
»Muchos reyes, muchos grandes príncipes fueron pobres, y muchos que
cavan la tierra y guardan ovejas fueron riquísimos, y lo son. La última duda
que me expusiste, es decir, qué debas hacer conmigo, deséchala por completo:
si en tu extrema vejez estás dispuesto a hacer lo que de joven no
acostumbraste, es decir, a obrar cruelmente, prepárate a ello, sé cruel conmigo
porque no estoy dispuesta a rogarte de ningún modo que no lo seas como que
eres la primera razón de este pecado, si es que pecado es; por lo que te aseguro
que lo que de Guiscardo hayas hecho o hagas si no haces conmigo lo mismo,
mis propias manos lo harán. Y ahora anda, vete con las mujeres a derramar
lágrimas, y para descargar tu crueldad con el mismo golpe, a él y a mí, si te
parece que lo hemos merecido, mátanos.
Conoció el príncipe la grandeza de ánimo de su hija, pero no por ello creyó
que estuviese tan firmemente dispuesta a lo que con sus palabras amenazaba
como decía; por lo que, separándose de ella y alejando el pensamiento de obrar
cruelmente contra ella, pensó con la condenación del otro enfriar su ardiente
amor, y mandó a los dos que a Guiscardo guardaban que, sin hacerlo saber a
nadie, la noche siguiente lo estrangularan y, arrancándole el corazón, se lo
llevasen. Los cuales, tal como se les había ordenado, lo hicieron, por lo que,
venido el día siguiente, haciéndose traer el príncipe una grande y hermosa copa
de oro y puesto en ella el corazón de Guiscardo, por un fidelísimo sirviente
suyo se lo mandó a su hija y le ordenó que cuando se lo diera le dijese:
—Tu padre te envía esto para consolarte con lo que más amas, como le has
consolado tú con lo que él más amaba.
Ghismunda, no apartada de su dura decisión, haciéndose traer hierbas y
raíces venenosas, luego de que su padre partió, las destiló y las redujo a agua,
para tenerla preparada si lo que temía sucediese. Y venido el sirviente a ella
con el regalo y con las palabras del príncipe, con inconmovible rostro la copa
recibió, y descubriéndola, al ver el corazón y al oír las palabras, tuvo por
certísimo que aquél era el corazón de Guiscardo, por lo que, levantando los
ojos hacia el sirviente, dijo:
—No convenía sepultura menos digna que el oro a tal corazón como es éste;
discretamente ha obrado mi padre en esto. —Y dicho esto, acercándoselo a la
boca, lo besó y después dijo—: En todas las cosas y hasta en este extremo de
mi vida he encontrado tiernísimo el amor que mi padre me tiene, pero ahora
más que nunca; y por ello las últimas gracias que debo darle ahora por tan gran
presente, de mi parte le darás. —Dicho esto, mirando la copa que tenía
abrazada, mirando el corazón, dijo—: ¡Ay!, dulcísimo albergue de todos mis
placeres, ¡maldita sea la crueldad de aquel que con los ojos de la cara me hace
verte ahora! Bastante me era mirarte a cada momento con los del espíritu. Tú
has cumplido ya tu carrera y te has liberado de la que te concedió la fortuna;
llegado has al final a donde todos corremos; dejado has las miserias del mundo
y las fatigas, y de tu mismo enemigo has recibido la sepultura que tu valor
merecía.
»Nada te faltaba para recibir cumplidas exequias sino las lágrimas de quien
mientras viviste tanto amaste; las que para que las tuvieses, puso Dios en el
corazón de mi cruel padre que te mandase a mí, yo te las ofreceré aunque
tuviera el propósito de morir con los ojos secos y con el gesto de nada
espantado; y después de habértelas ofrecido, sin tardanza alguna haré que mi
alma se una a la que, rigiéndola tú, con tanto amor guardaste.
»¿Y en qué compañía podré ir más contenta y más segura a los lugares
desconocidos que con ella? Estoy segura de que está todavía aquí dentro y que
mira los lugares de sus deleites y los míos, y como quien estoy segura de que
sigue amándome, espera a la mía por la cual sumamente es amada.
Y dicho esto, no de otra manera que si una fuente en la cabeza tuviese, sin
hacer ningún mujeril alboroto, inclinándose sobre la copa, llorando empezó a
verter tantas lágrimas que admirable cosa era de ver, besando infinitas veces el
muerto corazón. Sus damiselas, que en torno de ella estaban, qué corazón fuese
éste y qué querían decir sus palabras no entendían, pero por la piedad vencidas,
todas lloraban; y compasivamente le preguntaban en vano por el motivo de su
llanto, y mucho más, como mejor podían y sabían, se ingeniaban en consolarla.
La cual, después de que cuanto le pareció hubo llorado, alzando la cabeza y
secándose los ojos, dijo:
—Oh, corazón muy amado, todos mis deberes hacia ti están cumplidos y
nada me queda por hacer sino venir con mi alma a estar en tu compañía.
Y dicho esto, se hizo dar la botijuela donde estaba el agua que el día anterior
había preparado; y la echó en la copa donde el corazón estaba, con muchas
lágrimas suyas lavado; y sin ningún espanto puesta allí la boca, toda la bebió, y
habiéndola bebido, con la copa en la mano subió a su cama, y lo más
honestamente que supo colocó sobre ella su cuerpo y contra su corazón apoyó
el de su muerto amante, y sin decir palabra esperaba la muerte. Sus damiselas,
habiendo visto y oído estas cosas, como no sabían qué agua fuera la que había
bebido, a Tancredo habían mandado a decir todo aquello, el cual, temiendo lo
que sucedió, bajó prontamente a la alcoba de su hija. Adonde llegó en el
momento en que ella se echaba sobre la cama, y tarde, con dulces palabras
viniendo a consolarla, viendo el término en que estaba, comenzó
doloridamente a llorar; y la señora le dijo:
—Tancredo, guarda esas lágrimas para algún caso menos deseado que éste,
y no las viertas por mí que no las deseo. ¿Quién ha visto jamás a nadie llorar
por lo que él mismo ha querido? Pero si algo de aquel amor que me tuviste
todavía vive en ti, por último don concédeme que, pues que no te fue grato que
yo calladamente y a escondidas con Guiscardo viviera, que mi cuerpo con el
suyo, dondequiera que lo hayas hecho arrojar muerto, esté públicamente.
La angustia del llanto no dejó responder al príncipe, y entonces la joven,
sintiéndose llegar a su fin, estrechando contra su pecho el muerto corazón, dijo:
—Quedaos con Dios, que yo me voy.
Y velados los ojos y perdido todo sentido, de esta dolorosa vida se partió.
Tal doloroso fin tuvo el amor de Guiscardo y de Ghismunda, como habéis
oído; a los cuales Tancredo, luego de mucho llanto, y tarde arrepentido de su
crueldad, con general dolor de todos los salernitanos, honradamente a ambos
en un mismo sepulcro hizo enterrar.
NOVELA SEGUNDA
Fray Alberto convence a una mujer de que el arcángel Gabriel está
enamorado de ella y, como si fuera él, muchas veces se acuesta con ella,
luego, por miedo a los parientes de ella huyendo de su casa se refugia en casa
de un hombre pobre, el cual, como a un hombre salvaje, al día siguiente a la
plaza lo lleva; donde, reconocido, sus frailes le echan mano y lo encarcelan.
Había la historia por Fiameta contada hecho muchas veces saltar las
lágrimas a sus compañeras, pero estando ya completa, el rey con inconmovible
gesto dijo:
—Poco precio me parecería tener que dar mi vida por la mitad del deleite
que con Guiscardo gozó a Ghismunda, y ninguna de vosotras debe
maravillarse, como sea que yo, viviendo, a cada paso mil muertes siento, y por
todas ellas no me es dada una sola partecilla de deleite. Pero dejando estar mis
asuntos en sus términos por el momento, quiero que sobre duros casos, y en
parte a mis accidentes semejantes, siga hablando Pampínea; la cual, si como ha
comenzado Fiameta, continúa, sin duda algún rocío comenzaré a sentir caer
sobre mis llamas.
Pampínea, oyendo que a ella le tocaba aquella orden, más por su emoción
conoció el ánimo de sus compañeras que el del rey por sus palabras y por ello,
más dispuesta a recrearlas un poco que a tener (salvo por el solo mandato) que
contentar al rey, se dispuso a contar una historia que sin salir de lo propuesto,
las hiciera reír, y comenzó:
Acostumbra el pueblo a decir el proverbio siguiente: «Quien es malvado y
por bueno tenido, puede hacer el mal y no es creído»; el cual amplia materia
para hablar sobre lo que me ha sido propuesto me presta, y aun para demostrar
cuánta y cuál sea la hipocresía de los religiosos, los cuales con las ropas largas
y amplias y con los rostros artificialmente pálidos y con las voces humildes y
mansas para pedir a otros, y altanerísimos y ásperos al reprender a los otros sus
mismos vicios y en mostrarles que ellos por coger y los demás por darles a
ellos consiguen la salvación, y además de ello, no como hombres que el paraíso
tengan que ganar como nosotros sino casi como señores y poseedores de él
dando a cada uno que muere, según la cantidad de los dineros que les deja, un
lugar más o menos excelente, con esto primero a sí mismos, si así lo creen, y
luego a quienes a sus palabras dan fe se esfuerzan en engañar. Sobre los cuales,
si cuanto les conviene me fuera permitido demostrar, pronto le aclararía a
muchos simples lo que en sus capas anchísimas tienen escondido. Pero quisiera
Dios que en todas sus mentiras a todos les sucediese lo que a un fraile menor,
nada joven, sino de aquellos que por mayores santones eran tenidos en
Venecia; sobre el cual sumamente me place hablar para tal vez aliviar un tanto
con risa y con placer vuestros ánimos llenos de compasión por la muerte de
Ghismunda.
Hubo, pues, valerosas señoras, en Imola, un hombre de malvada vida y
corrupta que fue llamado Berto de la Massa, cuyas vituperables acciones muy
conocidas por los imolenses, a tanto le llevaron que no ya la mentira sino la
verdad no había en Imola quien le creyese; por lo que, apercibiéndose de que
allí ya sus artimañas no le servían, como desesperado a Venecia, receptáculo
de toda inmundicia, se mudó, y allí pensó encontrar otra manera para su mal
obrar de lo que había hecho en otra parte. Y como si le remordiese la
conciencia por las malvadas acciones cometidas por él en el pasado,
mostrándose embargado por suma humildad y convertido en mejor católico
que ningún otro hombre, fue y se hizo fraile menor y se hizo llamar fray
Alberto de Imola; y en tal hábito comenzó a hacer en apariencia una vida
sacrificada y a alabar mucho la penitencia y la abstinencia, y nunca comía
carne ni bebía vino cuando no había el que le gustaba.
Y sin apercibirse casi nadie, de ladrón, de rufián, de falsario, de homicida,
súbitamente se convirtió en un gran predicador sin haber por ello abandonado
los susodichos vicios cuando ocultamente pudiera ponerlos en obra. Y además
de ello, haciéndose sacerdote, siempre en el altar, cuando celebraba, si muchos
lo veían, lloraba por la pasión del Señor como a quien poco le costaban las
lágrimas cuando lo quería. Y en breve, entre sus predicaciones y sus lágrimas,
supo de tal manera engatusar a los venecianos que casi de todo testamento que
allí se hacía era fideicomisario y depositario, y guardador de los dineros de
muchos, confesor y consejero casi de la mayoría de los hombres y de las
mujeres; y obrando así, de lobo se había convertido en pastor, y era su fama de
santidad en aquellas partes mucho mayor que nunca había sido la de San
Francisco de Asís. Ahora, sucedió que una mujer joven, mema y boba que se
llamaba doña Lisetta de en cá Quirini casada con un rico mercader que había
ido con sus galeras a Flandes, fue con otras mujeres a confesarse con este santo
fraile; y estando a sus pies, como veneciana que era, que son todos unos
vanidosos, habiendo dicho una parte de sus asuntos, fue preguntada por fray
Alberto si tenía algún amante. Y con mal gesto le respondió:
—Ah, señor fraile, ¿no tenéis ojos en la cara? ¿Os parecen mis encantos
hechos como los de esas otras? Demasiados amantes tendría, si quisiera; pero
no son mis encantos para dejar que los ame un tal o un cual ¿A cuántas veis
cuyos encantos sean como los míos, yo que sería hermosa en el paraíso?
Y además de esto dijo tantas cosas de esta hermosura suya que era un
fastidio oírla. Fray Alberto conoció incontinenti que aquélla olía a necia, y
pareciéndole tierra para su arado, de ella súbitamente y con desmesura se
enamoró; pero guardando las alabanzas para momento más cómodo, para
mostrarse santo aquella vez, comenzó a quererla reprender y a decirle que
aquello era vanagloria, y otras de sus historias; por lo que la mujer le dijo que
era un animal y que no sabía que había hermosuras mayores que otras, por lo
que fray Alberto, no queriéndola enojar demasiado, terminada la confesión, la
dejó irse con las demás.
Y unos días después, tomando un fiel compañero, se fue a casa de doña
Lisetta y, retirándose aparte a una sala con ella y sin poder ser visto por otros,
se le arrodilló delante y dijo:
—Señora, os ruego por Dios que me perdonéis de lo que el domingo,
hablándome vos de vuestra hermosura, os dije, por lo que tan fieramente fui
castigado la noche siguiente que no he podido levantarme de la cama hasta
hoy.
Dijo entonces doña Trulla:
—¿Y quién os castigó así?
Dijo fray Alberto:
—Os lo diré: estando en oración durante la noche, como suelo estar siempre,
vi súbitamente en mi celda un gran esplendor, y antes de que pudiera volverme
para ver lo que era, me vi encima un joven hermosísimo con un grueso bastón
en la mano, el cual, cogiéndome por la capa y haciéndome levantar, tanto me
pegó que me quebrantó todo. Al cual pregunté después por qué me había hecho
aquello, y respondió: «Porque hoy te has atrevido a reprender los celestiales
encantos de doña Lisetta, a quien amo, Dios aparte, sobre todas las cosas». Y
yo entonces pregunté: «¿Quién sois vos?». A lo que respondió él que era el
arcángel Gabriel. «Oh, señor mío, os ruego que me perdonéis», dije yo. Y él
dijo entonces: «Te perdono con la condición de que irás a verla en cuanto
puedas, y pídele perdón; y si no te perdona, yo volveré aquí y te daré tantos
que lo sentirás mientras vivas». Lo que me dijo después no me atrevo a
decíroslo si no me perdonáis primero.
Doña Calabaza —de—viento, que era un sí es no es dulce de sal, se
esponjaba oyendo estas palabras y todas las creía veracísimas, y luego de un
poco dijo:
—Bien os decía yo, fray Alberto, que mis encantos eran celestiales; pero así
Dios me ayude, me da lástima de vos, y hasta ahora, para que no os hagan más
daño, os perdono, si verdaderamente me decís lo que el ángel os dijo después.
Fray Alberto dijo:
—Señora, pues que me habéis perdonado, os lo diré de buen grado, pero una
cosa os recuerdo, que lo que yo os diga os guardéis de decirlo a ninguna
persona del mundo, si no queréis estropear vuestros asuntos, que sois la más
afortunada mujer que hay hoy en el mundo. Este ángel Gabriel me dijo que os
dijera que le gustáis tanto que muchas veces habría venido a estar por la noche
con vos si no hubiera sido por no asustaros. Ahora, os manda decir por mí que
quiere venir una noche a veros y quedarse con vos un buen rato; y porque
como es un ángel y viniendo en forma de ángel no lo podríais tocar, dice que
por deleite vuestro quiere venir en figura de hombre, y por ello dice que le
mandéis decir cuándo queréis que venga y en forma de quién, y que lo hará;
por lo que vos, más que ninguna mujer viva, os podréis tener por feliz.
Doña Bachillera dijo entonces que mucho le placía si el ángel Gabriel la
amaba, porque ella lo quería bien, y nunca sucedía que una vela de un matapán
no le encendiera delante de donde le viese pintado; y que cuando quisiera venir
a ella era bien venido, que la encontraría sola en su alcoba; pero con el pacto de
que no fuese a dejarla por la Virgen María, que le habían dicho que la quería
mucho, y también lo parecía así porque en cualquier sitio que lo veía estaba
arrodillado delante de ella; y además de esto, que era cosa suya venir en la
forma que quisiese, siempre que no la asustara.
Entonces dijo fray Alberto:
—Señora, habláis sabiamente, y yo arreglaré bien con él lo que me decís.
Pero podéis hacerme un gran favor, y no os costará nada y el favor es éste: que
queráis que venga en este cuerpo mío. Y escuchad por qué me haréis un favor:
que me sacará el alma del cuerpo y la pondrá en el paraíso, y cuanto él esté con
vos tanto estará mi alma en el paraíso.
Dijo entonces doña Poco—hila:
—Bien me parece; quiero que por los azotes que os dio por mi causa, que
tengáis este consuelo.
Entonces dijo fray Alberto:
—Así, haréis que esta noche encuentre él la puerta de vuestra casa de
manera que pueda entrar, porque viniendo en cuerpo humano como vendrá, no
podrá entrar sino por la puerta.
La mujer repuso que lo haría. Fray Alberto se fue y ella se quedó con tan
gran alborozo que no le llegaba la camisa al cuerpo, mil años pareciéndole
hasta que el arcángel Gabriel viniera a verla. Fray Alberto, pensando que
caballero y no ángel tenía que ser por la noche, con confites y otras buenas
cosas empezó a fortalecerse, para que fácilmente no pudiera ser arrojado del
caballo; y conseguido el permiso, con un compañero, al hacerse de noche, se
fue a casa de una amiga suya de donde otra vez había arrancado cuando andaba
corriendo las yeguas, y de allí, cuando le pareció oportuno, disfrazado, se fue a
casa de la mujer y, entrando en ella, con los perifollos que había llevado, en
ángel se transfiguró, y subiendo arriba, entró en la cámara de la mujer. La cual,
cuando aquella cosa tan blanca vio, se le arrodilló delante, y el ángel la bendijo
y la hizo ponerse en pie, y le hizo señal de que se fuese a la cama; lo que ella,
deseosa de obedecer, hizo prestamente, y el ángel después con su devota se
acostó.
Era fray Alberto hermoso de cuerpo y robusto, y muy bien plantado; por la
cual cosa, encontrándose con doña Lisetta, que era fresca y mórbida, distinto
yacimiento haciéndole que el marido, muchas veces aquella noche voló sin
alas, de lo que ella muy contenta se consideró; y además de ello, muchas cosas
le dijo de la gloria celestial. Luego, acercándose el día, organizando el retorno,
con sus arneses fuera se salió y volvióse a su compañero, al cual, para que no
tuviese miedo durmiendo solo, la buena mujer de la casa había hecho amigable
compañía. La mujer, en cuanto almorzó, tomando sus acompañantes, se fue a
fray Alberto y le dio noticias del ángel Gabriel y de lo que le había contado de
la gloria y la vida eterna, y cómo era él, añadiendo además a esto, maravillosas
fábulas.
A la que fray Alberto dijo:
—Señora, yo no sé cómo os fue con él; lo que sé bien es que esta noche,
viniendo él a mí y habiéndole yo dado vuestra embajada, me llevó súbitamente
el alma entre tantas flores y tantas rosas que nunca se han visto tantas aquí, y
me estuve en uno de los lugares más deleitosos que nunca hubo hasta esta
mañana a maitines: lo que pasó de mi cuerpo, no lo sé.
—¿No os lo digo yo? —dijo la señora—. Vuestro cuerpo estuvo toda la
noche en mis brazos con el ángel Gabriel, y si no me creéis miraos bajo la teta
izquierda, donde le di un beso grandísimo al ángel, tal que allí tendréis la señal
unos cuantos días.
Dijo entonces fray Alberto:
—Bien haré hoy algo que no he hecho hace mucho tiempo, que me
desnudaré para ver si me decís verdad.
Y luego de mucho charlar, la mujer se volvió a casa; a donde en figura de
ángel fray Alberto fue luego muchas veces sin encontrar ningún obstáculo.
Pero sucedió un día que, estando doña Lisetta con una comadre suya y juntas
hablando sobre la hermosura, para poner la suya delante de ninguna otra, como
quien poca sal tenía en la calabaza, dijo:
—Si supierais a quién le gusta mi hermosura, en verdad que no hablaríais de
las demás.
La comadre, deseosa de oírla, como quien bien la conocía, dijo:
—Señora, podréis decir verdad; pero sin embargo, no sabiendo quién sea él,
no puede uno desdecirse tan ligeramente.
Entonces la mujer, que poco meollo tenía, dijo:
—Comadre, no puede decirse, pero con quien me entiendo es con el ángel
Gabriel, que más que a sí mismo me ama como a la mujer más hermosa, por lo
que él me dice, que haya en el mundo o en la marisma.
A la comadre le dieron entonces ganas de reírse, pero se contuvo para
hacerla hablar más, y dijo:
—A fe, señora, que si el ángel Gabriel se entiende con vos y os dice esto
debe ser así, pero no creía yo que los ángeles hacían estas cosas.
Dijo la mujer:
—Comadre, estáis equivocada, por las llagas de Dios: lo hace mejor que mi
marido, y me dice que también se hace allá arriba; pero porque le parezco más
hermosa que ninguna de las que hay en el cielo se ha enamorado de mí y se
viene a estar conmigo muchas veces; ¿está claro?
La comadre, cuando se fue doña Lisetta, se le hicieron mil años hasta que
estuvo en un lugar donde poder contar estas cosas; y reuniéndose en una fiesta
con una gran compañía de mujeres, ordenadamente les contó la historia. Estas
mujeres se lo dijeron a sus maridos y a otras mujeres, y éstas a otras, y así en
menos de dos días toda Venecia estuvo llena de esto. Pero entre aquellos a
cuyos oídos llegó, estaban los cuñados de ella, los cuales, sin decir nada, se
propusieron encontrar aquel arcángel y ver si sabía volar: y muchas noches
estuvieron apostados.
Sucedió que de este anuncio alguna noticieja llegó a oídos de fray Alberto;
el cual, para reprender a la mujer yendo una noche, apenas se había desnudado
cuando los cuñados de ella, que le habían visto venir, fueron a la puerta de su
alcoba para abrirla. Lo que, oyendo fray Alberto, y entendiendo lo que era,
levantándose y no viendo otro refugio, abrió una ventana que sobre el gran
canal daba y desde allí se arrojó al agua. La hondura era bastante y él sabía
bien nadar así que ningún daño se hizo; y nadando hasta la otra parte del canal,
en una casa que abierta había se metió prestamente, rogando a un buen hombre
que había dentro que por amor de Dios le salvase la vida, contando fábulas de
por qué allí a aquella hora y desnudo estaba. El buen hombre, compadecido,
corno tenía que salir a hacer sus asuntos, lo metió en su cama y le dijo que allí
hasta su vuelta se estuviese; y encerrándolo dentro, se fue a sus cosas.
Los cuñados de la mujer, entrando en la alcoba, se encontraron con que el
ángel Gabriel, habiendo dejado allí las alas, había volado, por lo que, como
escarnecidos, gravísimas injurias dijeron a la mujer, y por fin desconsoladísima
la dejaron en paz y se volvieron a su casa con los arneses del arcángel.
Entretanto, clareando el día, estando el buen hombre en Rialto, oyó contar
cómo el ángel Gabriel había ido por la noche a acostarse con doña Lisetta, y,
encontrado por los cuñados, se había arrojado al canal por miedo y no se sabía
qué había sido de él; por lo que prestamente pensó que aquel que tenía en casa
debía de ser él; y volviendo allí y reconociéndolo, luego de muchas historias,
llegó con él al acuerdo de que si no quería que le entregase a los cuñados, le
diese cincuenta ducados; y así se hizo.
Y después de esto, deseando fray Alberto salir de allí, le dijo el buen
hombre:
—No hay modo ninguno, si uno no queréis. Hoy hacemos nosotros una
fiesta a la que uno lleva a un hombre vestido de oso y otro a guisa de hombre
salvaje y quién de una cosa y quién de otra, y en la plaza de San Marcos se
hace una cacería, terminada la cual se termina la fiesta; y luego cada uno se va
con quien ha llevado donde le guste; si queréis, antes de que pueda descubrirse
que estáis aquí, que yo os lleve de alguna de estas maneras, os podré llevar
donde queráis; de otro modo, no veo cómo podréis salir sin ser reconocido; y
los cuñados de la señora, pensando que en algún lugar de aquí dentro estáis,
han puesto por todas partes guardias para cogeros.
Aunque duro le pareciese a fray Alberto ir de tal guisa, a pesar de todo le
indujo a hacerlo el miedo que tenía a los parientes de la mujer, y le dijo a aquél
adónde debía llevarlo: y que de cómo le llevase se contentaba. Éste, habiéndole
ya untado todo con miel y recubierto encima con pequeñas plumas, y
habiéndole puesto una cadena al cuello y una máscara en la cara, y habiéndole
dado para una mano un gran bastón y para la otra dos grandes perros que había
llevado del matadero, mandó a uno a Rialto a que pregonase que si alguien
quería ver al ángel Gabriel subiese a la plaza de San Marcos. Y fue lealtad
veneciana ésta.
Y hecho esto, luego de un rato, lo sacó fuera y lo puso delante de él, y
andando detrás sujetándolo por la cadena, no sin gran alboroto de muchos, que
decían todos: «¿Qué es eso? ¿Qué es eso?», lo llevó hasta la plaza donde, entre
los que habían venido detrás y también los que, al oír el pregón, se habían
venido desde Rialto, había un sinfín de gente. Éste, llegado allí, en un lugar
destacado y alto, ató a su hombre salvaje a una columna, fingiendo que
esperaba la caza, al cual las moscas y los tábanos, porque estaba untado de
miel, daban grandísima molestia.
Pero luego que de gente vio la plaza bien llena, haciendo como que quería
desatar a su salvaje, le quitó la máscara a fray Alberto, diciendo:
—Señores, pues que el jabalí no viene a la caza, y no puede hacerse, para
que no hayáis venido en vano quiero que veáis al arcángel Gabriel, que del
cielo desciende a la tierra por las noches para consolar a las mujeres
venecianas.
Al quitarle la máscara fue fray Alberto incontinenti reconocido por todos y
contra él se elevaron los gritos de todos, diciéndole las más injuriosas palabras
y la mayor infamia que nunca se dijo a ningún bribón, y, además de esto,
arrojándole a la cara quién una porquería y quién otra; y así le tuvieron durante
muchísimo tiempo, hasta tanto que por acaso llegando la noticia a sus frailes,
hasta seis de ellos poniéndose en camino llegaron allí, y, echándole una capa
encima y desencadenándolo, no sin grandísimo alboroto detrás hasta su casa lo
llevaron, donde encarcelándolo, después de vivir míseramente se cree que
murió. Así éste, tenido por bueno y obrando el mal, no siendo creído, se atrevió
a hacer de arcángel Gabriel; y de él convertido en hombre salvaje, con el
tiempo, como lo había merecido, vituperado, sin provecho lloró los pecados
cometidos. Plazca a Dios que a todos los demás les suceda lo mismo.
NOVELA TERCERA
Tres jóvenes aman a tres hermanas y con ellas se fugan a Creta, la mayor, por
celos, mata a su amante, la segunda, entregándose al duque de Creta, salva de
la muerte a la primera, cuyo amante la mata y con la primera huye, es culpado
de ello el tercer amante con la tercera hermana y, presos, lo confiesan y por
temor a morir corrompen con dinero a la guardia, y, pobres, huyen a Rodas y
en la pobreza allí mueren.
Filostrato, oído el final del novelar de Pampínea, se quedó un poco
ensimismado y luego dijo volviéndose a ella:
—Algo bueno y que me agradó hubo al final de vuestra novela, pero
demasiada diversión hubo antes que habría querido que no hubiese.
Luego, volviéndose a Laureta, dijo:
—Señora, seguid vos con una mejor, si es que puede ser.
Laureta, riendo, dijo:
—Demasiado cruel estáis contra los amantes, si sólo un mal fin les deseáis;
y por obedeceros os contaré una sobre tres que igualmente mal terminaron
habiendo gozado poco de su amor.
Y dicho esto, comenzó:
Jóvenes señoras, como claramente podéis conocer, todos los vicios pueden
volverse, con grandísimo dolor, contra quien los tiene y muchas veces contra
otros; y entre los que con más flojas riendas a nuestros peligros nos lleva, me
parece que la ira sea el que más; la cual no es otra cosa que un movimiento
súbito y desconsiderado, movido por los sentidos dolores; el cual, desterrada
toda razón y teniendo los ojos de la mente ofuscados por tinieblas, con
ardentísimo furor enciende nuestro ánimo. Y aunque con frecuencia le
sobreviene al hombre, y más a unos que a otros, no menos ha sobrevenido (y
con mayores daños) a las mujeres, porque más fácilmente se enciende en ellas
y allí arde con llama más clara y con menor freno las agita.
Y no hay que maravillarse de ello: porque si queremos mirar, veremos que
su fuego por su naturaleza antes prende en las cosas ligeras y suaves que en las
duras y más pesadas; y nosotras somos (no lo tengan a mal los hombres) más
delicadas que lo son ellos, y mucho más volubles. Por lo cual, viéndonos
naturalmente a esto proclives, y mirando después cómo nuestra mansedumbre
y benignidad son gran reposo y placer a los hombres con quien acostumbramos
a tratar, y cómo la ira y el furor son de gran angustia y peligro, para que de ella
con más fuerte pecho nos guardemos, el amor de tres jóvenes y de otras tantas
señoras, como dije antes, convertido de feliz que era en infelicísimo por la ira
de una de ellas, entiendo mostraros con mi historia.
Marsella es, como sabéis, en Provenza, una nobilísima y antigua ciudad,
situada junto al mar, y ha sido antes en hombres ricos y en grandes mercaderes
más copiosa de lo que hoy se ve; entre los que hubo uno llamado N’Arnald
Civada, hombre de nacimiento ínfimo pero de claro honor y leal mercader, sin
medida rico en posesiones y en dineros, el cual de su mujer tenía muchos hijos
entre los cuales tres eran mujeres, y eran de edad mayores que los otros que
eran varones. De las cuales, dos, nacidas de un parto, tenían quince años de
edad, la tercera tenía catorce; y nada esperaban sus parientes para casarlas sino
la vuelta de N’Arnald, que con su mercancía se había ido a España.
Eran los nombres de las dos primeras, el de la una Ninetta, y de la otra
Maddalena; la tercera se llamaba Bertella. De Ninetta estaba un joven,
gentilhombre aunque fuese pobre, llamado Restagnone, enamorado cuanto más
podía, y la joven de él; y de tal modo habían sabido obrar que, sin que ninguna
persona en el mundo lo supiese, gozaban de su amor; y ya buen espacio gozado
habían cuando sucedió que dos jóvenes amigos, de los cuales uno se llamaba
Folco y el otro Ughetto, muertos sus padres y habiendo quedado riquísimos, el
uno de Maddalena y el otro de Bertella se enamoraron. De lo cual percatándose
Restagnone (habiéndole sido por Ninetta mostrado) pensó en poder ayudarse
en sus carencias con el amor de éstos; y familiarizándose con su trato, ahora a
uno ahora al otro, y a veces a los dos, les acompañaba a ver sus señoras y la de
él.
Y cuando lo bastante familiar y amigo suyo le pareció ser, un día a su casa
llamándoles les dijo:
—Carísimos jóvenes, nuestro trato os puede haber demostrado cuánto es el
amor que os tengo y que por vosotros pondría en obra lo que por mí mismo
pondría; y porque mucho os amo, lo que se me ha venido al ánimo entiendo
mostraros, y vosotros luego conmigo, juntos, tomaremos el partido que os
parezca mejor. Vosotros, si vuestras palabras no mienten, y por lo que en
vuestros actos de día y de noche me parece haber comprendido, en grandísimo
amor por las dos jóvenes que amáis ardéis, y yo por la tercera, su hermana; al
cual ardor, si queréis concedérmelo, me pide el corazón hallar un muy dulce y
placentero remedio como es éste: vosotros sois riquísimos, lo que no soy yo; si
quisierais juntar vuestras riquezas y hacerme a mí tercer poseedor de ellas
junto con vosotros y deliberar a qué parte del mundo podríamos ir a vivir
alegremente con ellas, sin falta me dice el corazón que podré hacer que las tres
hermanas, con gran parte de lo que tiene su padre, con nosotros a donde
queramos ir vengan, y allí cada uno con la suya a guisa de hermanos vivir
podremos como los hombres más felices que hay en el mundo. A vosotros os
toca ahora decidir si queréis haceros felices con esto, o dejarlo.
Los dos jóvenes, que sobremanera ardían, al oír que a las dos jóvenes
tendrían, no pasaron mucho trabajo deliberando sino que dijeron que, si esto
sucedía, estaban dispuestos a hacerlo. Restagnone, con esta respuesta de los
jóvenes, de allí a pocos días se encontró con Ninetta, a la que no sin gran
dificultad ver podía; y luego de que un tanto con ella hubo estado, lo que había
hablado con los jóvenes le explicó, y con muchas razones se ingenió en que
esta empresa le agradase. Pero poco difícil le fue porque ella mucho mas que él
deseaba poder estar con él sin sobresalto; por lo que de buena gana le contestó
que le placía y que sus hermanas, y máximamente en esto, harían lo que ella
quisiese; le dijo que todas las cosas necesarias para ello lo antes que pudiera
preparase.
Volviendo Restagnone a los dos jóvenes, que mucho sobre lo que les había
dicho le preguntaban, les dijo que por parte de sus señoras el asunto estaba
decidido; y entre ellos deliberaron irse a Creta después de vender algunas
posesiones que tenían, bajo título de querer ir a comerciar con los dineros, y
trocadas en dineros todas las demás cosas que tenían, compraron una saetía y la
armaron secretamente con gran ventaja, y esperaron el término puesto.
Por otra parte, Ninetta, que del deseo de las hermanas demasiado sabía, con
dulces palabras en tanto afán de hacer aquello las inflamó que les parecía que
no iban a vivir lo suficiente para llegar a ello. Por lo que, venida la noche en
que debían subir a la saetía, las tres hermanas, abierto un gran cofre de su
padre, de él grandísima cantidad de dineros y de joyas sacaron, y con ellas, de
casa las tres ocultamente saliendo, según lo planeado, allí a sus tres amantes
que las esperaban encontraron; con los cuales sin ninguna demora a la saetía
subidas, dieron los reinos al agua y se fueron, y sin detenerse un punto en
ningún lugar, a la tarde siguiente llegaron a Génova, donde los noveles
amantes gozo y placer por primera vez tomaron de su amor. Y proveyéndose
de aquello que necesitaban se fueron, y de un puerto en otro, antes de que
llegase el día octavo, sin ningún impedimento llegaron a Creta, donde
grandísimas y hermosas posesiones compraron, en las cuales, asaz cerca de
Candia construyeron hermosísimas y deleitables mansiones; y allí con muchos
sirvientes, con perros y con aves de presa y con caballos en convites y en
fiestas y en placeres con sus mujeres lo más contentos del mundo a guisa de
barones comenzaron a vivir.
Y viviendo de tal manera, sucedió (así como vemos suceder todos los días)
que aunque las cosas mucho gusten, si se tienen en cantidad excesiva cansan,
que a Restagnone, el cual mucho amado había a Ninetta, pudiéndola sin ningún
temor tener a todo su placer, comenzó a cansarle, y por consiguiente, a fallarle
el amor hacia ella. Y habiéndole en una fiesta sumamente agradado una joven
del país, hermosa y noble señora, y cortejándola con toda asiduidad, comenzó a
hacer por ella maravillosos gastos y fiestas, de lo que percatándose Ninetta, le
entraron tantos celos de él que no podía dar un paso sin que ella lo supiera y sin
que luego con palabras y con reproches a él y a ella no se atribulase. Pero así
como la abundancia de las cosas engendra el fastidio, así multiplica el apetito
el ser negadas las que se desean: y así los reproches de Ninetta acrecentaban
las llamas del nuevo amor de Restagnone; y como con el paso del tiempo
aconteciese o que Restagnone la intimidad de la mujer amada tuviese o que no,
Ninetta, quienquiera que se lo dijese, lo tuvo por cierto, con lo que cayó en
tanta tristeza, y de ella en tanta ira y subsiguientemente a tanto furor pasó que,
convertido el amor que a Restagnone tenía en amargo odio, cegada por la ira,
pensó con la muerte de Restagnone vengar la vergüenza que le parecía haber
recibido.
Y hecha venir a una vieja griega, gran maestra en componer venenos, con
promesas y con dones la condujo a hacer un agua mortífera, la que ella, sin
aconsejarse con nadie, una noche a Restagnone acalorado y que aquello no
temía le dio a beber. El poder de aquello fue tal que antes de que llegase la
mañana lo había matado; cuya muerte, sintiendo Folco y Ughetto y sus
mujeres, sin saber que de veneno hubiese muerto, junto con Ninetta
amargamente lloraron y honradamente lo hicieron sepultar. Pero sucedió no
muchos días después que, por otra malvada acción, fue apresada la vieja que a
Ninetta el agua envenenada le había preparado, la cual, entre sus otras
maldades, al darle tortura, confesó ésta, claramente mostrando lo que por ello
había sucedido; por lo que el duque de Creta, sin nada decir, ocultamente una
noche fue a los alrededores de la villa de Folco, y sin alboroto ni oposición
ninguna, se llevó presa a Ninetta, de la cual, sin ninguna tortura,
prestísimamente lo que oír quería obtuvo sobre la muerte de Restagnone.
Folco y Ughetto ocultamente le habían oído al duque, y a sus mujeres, por
qué había sido apresada Ninetta; lo que mucho les dolió, y todo trabajo ponían
en hacer que Ninetta escapase al fuego, al que creían que sería condenada,
como quien muy bien merecido lo tenía, porque el duque firme estaba en
querer hacer justicia. Maddalena, que hermosa joven era y largamente había
sido cortejada por el duque sin nunca haber querido hacer nada que él desease,
imaginando que si le daba gusto podría librar a la hermana del fuego, por un
cauto embajador se lo dio a entender, que ella estaba por completo a sus
órdenes si dos cosas se siguiesen de ello; la primera, que recuperase a su
hermana salva y libre; la otra, que esto fuese cosa secreta. El duque, oída la
embajada y agradándole, largamente consideró si debía hacerlo y al final
estuvo de acuerdo y repuso que estaba pronto. Haciendo, pues, con
consentimiento de la señora (como si de ellos quisiera informarse del asunto)
detener una noche a Folco y a Ughetto, fue secretamente a albergarse con
Maddalena; y fingiendo primero haber puesto a Ninetta dentro de un saco y
deber aquella noche misma arrojar al mar con una piedra atada al cuello, con él
se la llevó a su hermana y por precio de aquella noche se la dio, rogándole al
irse por la mañana que aquella noche, que había sido la primera de su amor, no
fuese la última, y además de esto le ordenó que de allí hiciese partir a la mujer
culpable para que no le fuese reprochado aquello y no tuviese que empezar de
nuevo a maltratarla.
A la mañana siguiente, Folco y Ughetto, habiendo oído que Ninetta por la
noche había sido arrojada al mar, y creyéndolo, fueron liberados; y a su casa
para consolar a sus mujeres de la muerte de la hermana retornados, por mucho
que Maddalena se ingeniase en esconderla mucho, Folco se dio cuenta de que
estaba allí; de lo que se maravilló mucho y súbitamente sospechó, habiendo ya
oído que el duque había cortejado a Maddalena, y le preguntó cómo podía ser
que Ninetta estuviese aquí. Maddalena urdió una larga fábula para querérselo
explicar, poco por él (que era malicioso) creída, y a decir la verdad la
constriñó; y ella, luego de muchas palabras, se la dijo.
Folco, vencido por el dolor y montando en ira, desenvainada una espada, a
ella que en vano le pedía merced, la mató; y temiendo la ira y la justicia del
duque, dejándola muerta en la alcoba, se fue donde Ninetta estaba, y con rostro
infinitamente alegre, le dijo:
—Vamos pronto allí donde tu hermana ha determinado que te lleve para que
no vuelvas a manos del duque.
La cual cosa creyendo Ninetta, y como temerosa, deseando irse, con Folco,
sin otra despedida buscar de su hermana, siendo ya de noche, se puso en
camino, y con aquellos dineros a que Folco pudo echar mano, que fueron
pocos; y yéndose al puerto, subieron a una barca y nunca más se supo dónde
llegaron. Venido el día siguiente y siendo Maddalena hallada muerta, hubo
algunos que por envidia y odio que tenían a Ughetto, rápidamente al duque se
lo hicieron saber, por la cual cosa el duque, que mucho amaba a Maddalena,
corriendo fogosamente a la casa, a Ughetto apresó y a su mujer, que de estas
cosas todavía nada sabían, esto es de la partida de Folco y Ninetta, los
constriñó a confesar que ellos juntos con Folco habían sido culpables de la
muerte de Maddalena. Por cuya confesión ellos, fundadamente temiendo la
muerte, con gran habilidad a quienes los guardaban corrompieron, dándoles
una cierta cantidad de dineros que en su casa escondidos para los casos
necesarios guardaban: y junto con los guardias, sin tener espacio de poder
coger ninguna de sus cosas, montándose en una barca, de noche se escaparon a
Rodas, donde en pobreza y miseria vivieron no mucho tiempo. Pues a
semejante partido el loco amor de Restagnone y la ira de Ninetta les
condujeron a ellos y a los demás.
NOVELA CUARTA
Gerbino, contra la palabra dada al rey Guilielmo, su abuelo, combate una
nave del rey de Túnez para quitarle a una hija suya; y matada ésta por los que
allí iban, los mata, y a él luego le cortan la cabeza.
Laureta callaba, una vez terminada su novela, y, entre la compañía, quién
con uno, quién con otro de la desgracia de los amantes se dolía, y quién
reprobaba la ira de Ninetta, y unos una cosa y otros otra decían, cuando el rey,
como saliendo de un profundo pensamiento, alzó el rostro y a Elisa le hizo
señal de continuar narrando; la cual gentilmente comenzó:
Amables señoras, muchos son los que creen que Amor solamente por las
miradas encendido, envía sus saetas, burlándose de quienes sostener quieren
que alguien por el oído pueda enamorarse, y que éstos están engañados
aparecerá asaz claramente en una novela que contar entiendo, en la que no
solamente por la fama, sin haberse visto nunca, veréis que ha obrado sino
también cómo a mísera muerte condujo a cada uno os será manifiesto.
Guilielmo II, rey de Sicilia, según dicen los sicilianos, tuvo dos hijos, uno
varón llamado Ruggiero, la otra mujer, llamada Constanza. El cual Ruggiero,
muriendo antes que su padre, dejó un hijo llamado Gerbino, el cual, con
solicitud educado por su abuelo, se hizo un joven hermosísimo y famoso en
bizarría y en cortesía. Y no dentro de los límites de Sicilia se quedó encerrada
su fama, sino que en varias partes del mundo sonando, era clarísima en
Berbería, que en aquellos tiempos era tributaria del rey de Sicilia. Y entre los
demás a cuyos oídos la magnífica fama de la virtud y la cortesía de Gerbino
llegaron, hubo una hija del rey de Túnez, la cual, según lo que todos los que la
veían decían, era una de las más hermosas criaturas que nunca por la naturaleza
hubiera sido formada, y la más cortés y de ánimo grande y noble. La cual,
gustando de oír hablar de los hombres valerosos, con tanto afecto retuvo las
cosas valerosamente hechas por Gerbino que unos y otros contaban, y tanto le
agradaban, que dándole vueltas en su imaginación a cómo debía ser él,
ardientemente se enamoró, y con más agrado que de otros hablaba de él y a
quien de él hablaba escuchaba.
Por otra parte, había también, como a otros lugares, llegado a Sicilia la
grandísima fama de la belleza y del valor de ella, y no sin gran deleite ni en
vano había alcanzado los oídos de Gerbino; así, no menos que la joven se había
inflamado por él, él por ella se había inflamado. Por la cual cosa, hasta tanto
que con conveniente razón de su abuelo la licencia pidiese para ir a Túnez,
deseoso sobremanera de verla, a todo amigo suyo que allí iba, ordenaba que en
cuanto estuviera en su poder le comunicase su secreto y gran amor del modo
que mejor le pareciese y le trajese de ella noticia. De los cuales, uno lo hizo
muy sagazmente llevándole joyas de mujer para que las viese, del modo que
hacen los mercaderes, y por completo manifestándole el ardor de Gerbino, él y
sus cosas le ofreció dispuestas a sus mandatos; la cual, con alegre rostro el
embajador y la embajada recibió; y respondiéndole que ella en igual amor
ardía, una de sus más preciosas joyas en testimonio de ello le mandó. La cual
recibió Gerbino con tanta alegría como pueda recibirse la cosa más querida, y
por aquel mismo muchas veces le escribió y le mandó preciosísimos presentes,
haciendo con ella ciertos conciertos para, si la fortuna lo permitiese, verse y
tocarse.
Pero andando las cosas de esta guisa y un poco más lejos de lo que hubiera
sido necesario ardiendo por una parte la joven y por otra Gerbino, sucedió que
el rey de Túnez la casó con el rey de Granada, de lo que ella se afligió
sobremanera, pensando que no solamente con larga distancia se alejaba de su
amante sino que casi por completo le era arrebatada; y si hubiera habido
manera, de buena gana, para que aquello no sucediese, hubiera huido del padre
y se hubiera reunido con Gerbino. Del mismo modo, Gerbino, enterado de este
matrimonio, sin medida doliente vivía y pensando si pudiese hallar alguna
manera de poder llevársela por la fuerza, si sucediese que por mar fuese al
marido. El rey de Túnez, oyendo algo de este amor y de la determinación de
Gerbino, y temiendo su valor y su poder, llegando el tiempo en que debía
mandarla, hizo saber al rey Guilielmo lo que quería hacer y que entendía
hacerlo si él le aseguraba que ni Gerbino ni otro se lo impediría.
El rey Guilielmo, que viejo era y no había oído nada del enamoramiento de
Gerbino, no imaginándose que por ello se le pidiese tal garantía, lo concedió de
buena gana y en señal de ello mandó al rey de Túnez su guante. El cual,
después de que la seguridad hubo recibido, hizo preparar una grandísima y
hermosa nave en el puerto de Cartago y abastecerla con todo lo que fuera
necesario, y adornarla y prepararla, para mandar en ella a su hija a Granada; y
no esperaba sino el tiempo favorable. La joven señora, que todo esto sabía y
veía, ocultamente mandó a Palermo a un servidor suyo y le ordenó que al
bellido Gerbino saludase de su parte y le dijera cómo iba a irse a Granada
pocos días después; por lo que ahora se vería si era hombre tan valiente como
se decía y si tanto la amaba como muchas veces le había significado. Aquel a
quien le fue ordenada, óptimamente cumplió su embajada y se volvió a Túnez.
Gerbino, al oír esto, y sabiendo que el rey Guilielmo su abuelo había otorgado
la seguridad al rey de Túnez, no sabía qué hacerse; pero empujado por el amor,
habiendo escuchado las palabras de la señora y para no parecer vil, yendo a
Mesina, allí hizo prestamente armar dos galeras ligeras, y haciendo subir a
ellas valientes hombres, con ellos se fue junto a Cerdeña, pensando que por allí
debía pasar la nave de la señora. Y no tardó en realizarse su pensamiento,
porque después de que allí pocos días hubo estado, la nave, con poco viento y
no lejana al lugar donde se había apostado esperándola, apareció.
Viendo la cual, Gerbino, a sus compañeros dijo:
—Señores, si sois tan valerosos como pienso, ninguno de vosotros creo que
esté sin haber sentido o sentir amor, sin el cual, como por mí mismo juzgo,
ningún mortal puede ninguna virtud o bien tener en sí; y si enamorados habéis
estado o estáis, fácil cosa os será comprender mi deseo. Yo amo: Amor me
indujo a daros la presente fatiga, y lo que amo, en la nave que se ve ahí delante
está, la cual, junto con la cosa que yo más deseo, va llena de grandísimas
riquezas, las cuales, si hombres valerosos sois, con poca fatiga, virilmente
combatiendo, podemos conquistar; de cuya victoria no busco quedarme sino
con una mujer por cuyo amor muevo las armas; todas las demás cosas sean
vuestras libremente desde ahora. Vamos, pues, y con buena ventura asaltemos
la nave mientras Dios, favorable a nuestra empresa, sin prestarle viento nos la
tiene inmóvil.
No necesitaba el bellido Gerbino tantas palabras porque los mesinenses que
con él estaban, deseosos del botín, ya en su ánimo estaban dispuestos a hacer
aquello a lo que Gerbino les alentaba con las palabras; por lo que, haciendo un
grandísimo alboroto, al final de sus palabras, para que así fuese sonaron las
trompetas, y empuñando las armas dieron los remos al agua y a la nave
llegaron. Los que en la nave estaban, viendo de lejos venir las galeras, no
pudiéndose ir, se aprestaron a la defensa. El bellido Gerbino, llegado a ella,
ordenó que los patrones a las galeras fuesen llevados si no querían batalla. Los
sarracenos, asegurados de quiénes eran y qué pedían, dijeron que se les
asaltaba contra la palabra empeñada con ellos por el rey suyo, y en señal de
ello mostraron el guante del rey Guilielmo y del todo se negaron, si no eran
vencidos en batalla, a rendirse o a darle nada que hubiera en la nave. Gerbino,
que en la popa de la nave había visto a la señora, mucho más hermosa de lo
que él ya pensaba, mucho más inflamado en amor que antes, al mostrarle el
guante repuso que allí no había en aquel momento halcones para los que se
necesitase un guante, y que por ello, si no querían entregarles a la señora, que
se preparasen a la batalla. La que, sin esperar más, a arrojarse saetas y piedras
el uno contra el otro fieramente comenzaron y largamente con daño de cada
una de las partes en tal guisa combatieron.
Por último, viéndose Gerbino sin mucho provecho, tomando una
barquichuela que de Cerdeña llevado había, y prendiéndole fuego, con las dos
galeras la acostó a la nave; lo que viendo los sarracenos y conociendo que por
necesidad debían o rendirse o morir, haciendo a cubierta venir a la hija del rey,
que bajo cubierta lloraba, y llevándola a la proa de la nave y llamando a
Gerbino, ante sus ojos, a ella, que pedía merced y ayuda, le cortaron las venas
y arrojándola al mar dijeron:
—Tómala, te la damos como podemos y como tu lealtad la ha merecido.
Gerbino, viendo su crueldad, deseoso de morir, no preocupándose por saetas
ni por piedras, a la nave se hizo acercar, y subiendo a ella a pesar de cuantos
allí iban, no de otra manera que un león famélico entra en una manada de
becerros, ora a éste ora a aquél desangrando y primero con los dientes y con las
uñas su ira sacia que el hambre, con una espada en la mano ora a éste ora a
aquél cortando de los sarracenos, cruelmente a muchos mató Gerbino;
creciendo ya el fuego en la encendida nave, haciendo a los marineros coger lo
que pudieran como recompensa, abajo se fue con aquella poco alegre victoria
conseguida sobre sus enemigos. Luego, haciendo el cuerpo de la hermosa
señora recoger del mar, largamente y con muchas lágrimas la lloró, y
volviéndose a Sicilia, en Ustica, pequeñísima isla casi enfrente de Trápani,
honradamente la hizo sepultar, y a su casa se fue más dolorido que ningún
hombre. El rey de Túnez, conocida la noticia, a sus embajadores de negro
vestidos, envió al rey Guilielmo, doliéndose de que la palabra dada mal había
sido cumplida, y le contaron cómo. Por lo que el rey Guilielmo, fuertemente
airado, no viendo manera de poder negarles la justicia que pedían, hizo apresar
a Gerbino, y él mismo, no habiendo ninguno de sus barones que con ruegos se
esforzase en disuadirlo, le condenó a muerte y en presencia suya le hizo cortar
la cabeza, queriendo antes quedarse sin nieto que tenido por un rey sin honor.
Así, en pocos días, tan miserablemente los dos amantes, sin haber gustado
ningún fruto de su amor, de mala muerte murieron, como os he contado.
NOVELA QUINTA
Los hermanos de Isabetta matan a su amante, éste se le aparece en sueños y le
muestra dónde está enterrado, ella ocultamente le desentierra la cabeza y la
pone en un tiesto de albahaca y llorando sobre él todos los días durante mucho
tiempo, sus hermanos se lo quitan y ella se muere de dolor poco después.
Terminada la historia de Elisa y alabada por el rey durante un rato, a
Filomena le fue ordenado que contase: la cual, llena de compasión por el
mísero Gerbino y su señora, luego de un piadoso suspiro, comenzó:
Mi historia, graciosas señoras, no será sobre gentes de tan alta condición
como fueron aquéllas sobre quienes Elisa ha hablado, pero acaso no será
menos digna de lástima; y a acordarme de ella me trae Mesina, ha poco
recordada, donde sucedió el caso.
Había, pues, en Mesina tres jóvenes hermanos y mercaderes, y hombres, que
habían quedado siendo bastante ricos después de la muerte de su padre, que era
de San Gimigniano, y tenían una hermana llamada Elisabetta, joven muy
hermosa y cortés, a quien, fuera cual fuese la razón, todavía no habían casado.
Y tenían además estos tres hermanos, en un almacén suyo, a un mozo paisano
llamado Lorenzo, que todos sus asuntos dirigía y hacía, el cual, siendo asaz
hermoso de persona y muy gallardo, habiéndolo muchas veces visto Isabetta,
sucedió que empezó a gustarle extraordinariamente, de lo que Lorenzo se
percató y una vez y otra, semejantemente, abandonando todos sus otros
amoríos, comenzó a poner en ella el ánimo; y de tal modo anduvo el asunto
que, gustándose el uno al otro igualmente, no pasó mucho tiempo sin que se
atrevieran a hacer lo que los dos más deseaban.
Y continuando en ello y pasando juntos muchos buenos ratos y placenteros,
no supieron obrar tan secretamente que una noche, yendo Isabetta calladamente
allí donde Lorenzo dormía, el mayor de los hermanos, sin advertirlo ella, no lo
advirtiese; el cual, porque era un prudente joven, aunque muy doloroso le fue
enterarse de aquello, movido por muy honesto propósito, sin hacer un ruido ni
decir cosa alguna, dándole vuelta a varios pensamientos sobre aquel asunto,
esperó a la mañana siguiente. Después, venido el día, a sus hermanos contó lo
que la pasada noche había visto entre Isabetta y Lorenzo, y junto con ellos,
después de largo consejo, deliberó para que sobre su hermana no cayese
ninguna infamia, pasar aquello en silencio y fingir no haber visto ni sabido
nada de ello hasta que llegara el momento en que, sin daño ni deshonra suya,
esta afrenta antes de que más adelante siguiera pudiesen lavarse. Y quedando
en tal disposición charlando y riendo con Lorenzo tal como acostumbraban,
sucedió que fingiendo irse fuera de la ciudad para solazarse llevaron los tres
consigo a Lorenzo; y llegados a un lugar muy solitario y remoto, viéndose con
ventaja, a Lorenzo, que de aquello nada se guardaba, mataron y enterraron de
manera que nadie pudiera percatarse; y vueltos a Mesina corrieron la voz de
que lo habían mandado a algún lugar, lo que fácilmente fue creído porque
muchas veces solían mandarlo de viaje.
No volviendo Lorenzo, e Isabetta muy frecuente y solícitamente
preguntando por él a sus hermanos, como a quien la larga tardanza pesaba,
sucedió un día que preguntándole ella muy insistentemente, uno de sus
hermanos le dijo:
—¿Qué quiere decir esto? ¿Qué tienes que ver tú con Lorenzo que me
preguntas por él tanto? Si vuelves a preguntarnos te daremos la contestación
que mereces.
Por lo que la joven, doliente y triste, temerosa y no sabiendo de qué, dejó de
preguntarles, y muchas veces por la noche lastímeramente lo llamaba y le pedía
que viniese, y algunas veces con muchas lágrimas de su larga ausencia se
quejaba y sin consolarse estaba siempre esperándolo.
Sucedió una noche que, habiendo llorado mucho a Lorenzo que no volvía y
habiéndose al fin quedado dormida, Lorenzo se le apareció en sueños, pálido y
todo despeinado, y con las ropas desgarradas y podridas, y le pareció que le
dijo:
—Oh, Isabetta, no haces más que llamarme y de mi larga tardanza te
entristeces y con tus lágrimas duramente me acusas; y por ello, sabe que no
puedo volver ahí, porque el último día que me viste tus hermanos me mataron.
Y describiéndole el lugar donde lo habían enterrado, le dijo que no lo
llamase más ni lo esperase. La joven, despertándose y dando fe a la visión,
amargamente lloró; después, levantándose por la mañana, no atreviéndose a
decir nada a sus hermanos, se propuso ir al lugar que le había sido mostrado y
ver si era verdad lo que en sueños se le había aparecido. Y obteniendo licencia
de sus hermanos para salir algún tiempo de la ciudad a pasearse en compañía
de una que otras veces con ellos había estado y todos sus asuntos sabía, lo
antes que pudo allá se fue, y apartando las hojas secas que había en el suelo,
donde la tierra le pareció menos dura allí cavó; y no había cavado mucho
cuando encontró el cuerpo de su mísero amante en nada estropeado ni
corrompido; por lo que claramente conoció que su visión había sido verdadera.
De lo que más que mujer alguna adolorida, conociendo que no era aquél lugar
de llantos, si hubiera podido todo el cuerpo se hubiese llevado para darle
sepultura más conveniente; pero viendo que no podía ser, con un cuchillo lo
mejor que pudo le separó la cabeza del tronco y, envolviéndola en una toalla y
arrojando la tierra sobre el resto del cuerpo, poniéndosela en el regazo a la
criada, sin ser vista por nadie, se fue de allí y se volvió a su casa.
Allí, con esta cabeza en su alcoba encerrándose, sobre ella lloró larga y
amargamente hasta que la lavó con sus lágrimas, dándole mil besos en todas
partes. Luego cogió un tiesto grande y hermoso, de esos donde se planta la
mejorana o la albahaca, y la puso dentro envuelta en un hermoso paño, y luego,
poniendo encima la tierra, sobre ella plantó algunas matas de hermosísima
albahaca salernitana, y con ninguna otra agua sino con agua de rosas o de
azahares o con sus lágrimas la regaba; y había tomado la costumbre de estar
siempre cerca de este tiesto, y de cuidarlo con todo su afán, como que tenía
oculto a su Lorenzo, y luego de que lo había cuidado mucho, poniéndose junto
a él, empezaba a llorar, y mucho tiempo, hasta que toda la albahaca humedecía,
lloraba. La albahaca, tanto por la larga y continua solicitud como por la riqueza
de la tierra procedente de la cabeza corrompida que en ella había, se puso
hermosísima y muy olorosa.
Y continuando la joven siempre de esta manera, muchas veces la vieron sus
vecinos; los cuales, al maravillarse sus hermanos de su estropeada hermosura y
de que los ojos parecían salírsele de la cara, les dijeron:
—Nos hemos apercibido de que todos los días actúa de tal manera.
Lo que, oyendo sus hermanos y advirtiéndolo ellos, habiéndola reprendido
alguna vez y no sirviendo de nada, ocultamente hicieron quitarle aquel tiesto.
Y no encontrándolo ella, con grandísima insistencia lo pidió muchas veces, y
no devolviéndoselo, no cesando en el llanto y las lágrimas, enfermó y en su
enfermedad no pedía otra cosa que el tiesto. Los jóvenes se maravillaron
mucho de esta petición y por ello quisieron ver lo que había dentro; y vertida la
tierra vieron el paño y en él la cabeza todavía no tan consumida que en el
cabello rizado no conocieran que era la de Lorenzo. Por lo que se maravillaron
mucho y temieron que aquello se supiera; y enterrándola sin decir nada
ocultamente salieron de Mesina y ordenando la manera de irse de allí se fueron
a Nápoles. No dejando de llorar la joven y siempre pidiendo su tiesto llorando
murió y así tuvo fin su desventurado amor; pero después de cierto tiempo,
siendo esto sabido por muchos hubo alguien que compuso aquella canción que
todavía se canta hoy y dice:
Quién sería el mal cristiano
que el albahaquero me robó, etc.
NOVELA SEXTA
Andreuola ama a Gabyiotto; le cuenta un sueño que ha tenido y él a ella otro;
repentinamente se muere en sus brazos, mientras ella con una criada a su casa
lo llevan son apresadas por la señoría, y ella dice lo que ha sucedido; el
podestá la quiere forzar, ella no lo sufre, se entera su padre y, hallándola
inocente, la hace liberar, ella, rehusando seguir en el mundo, se hace monja.
La historia que Filomena había contado fue muy apreciada por las señoras
porque muchas veces habían oído cantar aquella canción y nunca habían
podido, a pesar de preguntarlo, saber con qué ocasión había sido compuesta.
Pero habiendo el rey su final oído, a Pánfilo le ordenó que continuase el orden.
Pánfilo, entonces, dijo:
El sueño contado en la pasada historia me da materia para contaros una en la
cual se habla de dos, que sobre cosas que debían pasar, como si hubieran ya
sucedido, versaban, y apenas hubieron terminado de contarse por quienes las
habían visto cuando tuvieron los dos efecto. Y así, amorosas señoras, debéis
saber que general impresión es de todos los vivientes ver varias cosas en su
sueño, las cuales, aunque a quien duerme, durmiendo le parecen todas
verdaderas, y despertándose juzgue verdaderas algunas, algunas verosímiles y
una parte fuera de toda verosimilitud, no menos resulta que muchas de ellas
suceden. Por la cual cosa, muchos prestan tanta fe a cada sueño cuanta
prestarían a las cosas que vieran estando en vigilia, y con sus mismos sueños se
entristecen o se alegran como por lo que temen o esperan, y por el contrario,
hay quienes en ninguno creen sino después de que se ven caer en el peligro que
les ha sido mostrado; de los cuales, ni a unos ni a otros alabo, porque no
siempre son verdaderos ni todas las veces falsos.
Que no son todos verdaderos, muchas veces todos nosotros hemos tenido
ocasión de verlo, y que todos no son falsos, ya antes en la historia de Filomena
se ha mostrado, y en la mía, como ya he dicho, entiendo mostrarlo. Por lo que
juzgo que si se vive virtuosamente y se obra, a ningún sueño contrario a ello
debe temerse y no dejar por él los buenos propósitos; en las cosas perversas y
malvadas, aunque los sueños parezcan favorables a ellas y con visiones
propicias a quienes los ven animen, nadie debe creer; y así, en su contrario, dar
a todos completa fe. Pero vengamos a la historia.
Hubo en la ciudad de Brescia un gentilhombre llamado micer Negro de
Pontecarrato, el cual, entre otros muchos hijos, tenía una hija, llamada
Andreuola, muy joven y hermosa y sin marido, la cual, por ventura de un
vecino suyo cuyo nombre era Gabriotto, se enamoró, hombre de baja condición
aunque de loables costumbres lleno y en su persona hermoso y amable; y con
la intervención y la ayuda de la nodriza de la casa tanto anduvo la joven, que
Cabriotto supo no sólo que era amado por Andreuola, sino que fue llevado
mucho a un hermoso jardín del padre de ella, y muchas veces con deleite de
una y de otra parte; y para que ninguna razón nunca sino la muerte pudiera
separar su deleitoso amor, marido y mujer secretamente se hicieron. Y del
mismo modo, furtivamente, confirmando sus ayuntamientos, sucedió que a la
joven una noche, durmiendo, le pareció ver en sueños que estaba en su jardín
con Gabriotto y que le tenía entre sus brazos con grandísimo placer de ambos;
y mientras así estaban le pareció ver salir del cuerpo de él una cosa oscura y
terrible cuya forma ella no podía reconocer, y le parecía que esta cosa cogiese a
Gabriotto y contra su voluntad con espantosa fuerza se lo arrancase de los
brazos y con él se escondiese dentro de la tierra y no pudiese ver más ni al uno
ni a la otra; por lo que muy gran dolor e imponderable sentía, y por ello se
despertó, y despierta, aunque fuese viendo que no era así como lo había
soñado, no por ello dejó de sentir miedo por el sueño visto.
Y por esto, queriendo luego Gabriotto la noche siguiente venir a donde ella,
cuanto pudo se esforzó en hacer que no viniese por la noche allí; pero, viendo
su voluntad, para que de otro no fuese a sospechar, la noche siguiente lo
recibió en su jardín. Y habiendo muchas rosas blancas y bermejas cogido,
porque era tiempo de ellas, con él junto a una bellísima fuente y clara que en el
jardín había, se fue a estar, y allí, después de una grande y muy larga fiesta que
disfrutaron juntos, Gabriotto le preguntó cuál era la razón por la que le había
prohibido venir el día antes.
La joven, contándole el sueño tenido por ella la noche antes y el temor que
le había dado, se la explicó. Gabriotto, al oírla, se rió y dijo que gran necedad
era creer en sueños porque o por exceso de comida o por falta de ella sucedían,
y que eran todos vanos se veía cada día; y luego dijo:
—Si yo hubiese querido hacer caso de sueños no habría venido aquí, no
tanto por el tuyo sino por uno que también tuve esta noche pasada, el cual fue
que me parecía estar en una hermosa y deleitosa selva por la que iba cazando, y
haber cogido una cabritilla tan bella y tan placentera como la mejor que se
haya visto; y me parecía que era más blanca que la nieve y en breve espacio se
hizo tan amiga mía que en ningún momento se separaba de mí. Y me parecía
que la quería tanto que para que no se separase de mí me parecía que le había
puesto en la garganta un collar de oro y con una cadena de oro la sujetaba entre
las manos. Y después de esto me parecía que, descansando esta cabritilla una
vez y teniéndome la cabeza en el regazo, salió de no sé dónde una perra negra
como el carbón, muy hambrienta y espantosa en su apariencia, y se vino hacia
mí, contra la que ninguna resistencia me parecía hacer; por lo que me parecía
que me metía el hocico en el seno en el lado izquierdo, y tanto lo roía que
llegaba al corazón, que parecía que me arrancaba para llevárselo. Por lo que
sentía tal dolor que mi sueño se interrumpió y, despierto, con la mano
súbitamente corrí a palpar si algo tenía en el costado; pero no encontrándome
el mal me burlé de mí mismo por haberlo hecho. Pero ¿qué quiere decir esto?
Tales y más espantosos he tenido más veces y no por ello me ha sucedido nada
más ni nada menos; y por ello olvídate de eso y pensemos en disfrutar.
La joven, por su sueño ya muy espantada, al oír esto lo estuvo mucho más,
pero para no ser ocasión de enfado a Gabriotto, lo más que pudo ocultó su
miedo; y aunque abrazándolo y besándolo algunas veces y siendo por él
abrazada y besada se solazase, temerosa y no sabiendo de qué, más de lo
acostumbrado muchas veces le miraba a la cara y de vez en cuando miraba por
el jardín por si alguna cosa negra viese venir de alguna parte.
Y estando de esta manera, Cabriotto, lanzando un gran suspiro, la abrazó y
dijo:
—¡Ay de mí, alma mía, ayúdame que me muero!
Y dicho esto, cayó en tierra sobre la hierba del pradecillo.
Lo que viendo la joven y caído como estaba, apoyándoselo en el regazo, casi
llorando dijo:
—Oh, dulce señor mío, ¿qué te pasa?
Gabriotto no respondió sino que jadeando fuertemente y sudando todo,
luego de no mucho tiempo, pasó de la presente vida.
Cuán duro y doloroso fue esto para la joven, que más que a sí misma lo
amaba, cada una debe imaginarlo. Ella lo lloró mucho, y muchas veces lo
llamó en vano, pero luego de que se apercibió de que estaba verdaderamente
muerto, habiéndolo tocado por todas las partes del cuerpo y en todas
encontrándolo frío, no sabiendo qué hacerse ni qué decir, lacrimosa como
estaba y llena de angustia, se fue a llamar a su nodriza, que de este amor era
cómplice, y su miseria y su dolor le mostró. Y luego de que míseramente juntas
un tanto hubieron llorado sobre el muerto rostro de Cabriotto, dijo la joven a la
nodriza:
—Puesto que Dios me lo ha quitado, no entiendo seguir yo con vida pero
antes de que llegue a matarme, querría que buscásemos una manera
conveniente de proteger mi honor y el secreto amor que ha habido entre
nosotros y que el cuerpo del cual la graciosísima alma ha partido fuese
sepultado.
A lo que la nodriza dijo:
—Hija mía, no hables de querer matarte, porque si lo has perdido,
matándote también lo perderías en el otro mundo porque irías al infierno,
donde estoy cierta que su alma no ha ido porque bueno fue; pero mucho mejor
es que te consueles y pienses en ayudar con oraciones o con otras buenas obras
a su alma, por si por algún pecado cometido tiene necesidad de ello. Sepultarlo
es muy fácil hacerlo en este jardín, lo que nadie sabrá nunca porque nadie sabe
que nunca él haya venido aquí, y si no lo quieres así, pongámoslo fuera del
jardín y dejémoslo: mañana por la mañana lo encontrarán y llevándolo a su
casa será sepultado por sus parientes.
La joven, aunque estuviese llena de amargura y continuamente llorase,
escuchaba sin embargo los consejos de su nodriza, y no estando de acuerdo en
la primera parte, repuso a la segunda, diciendo:
—No quiera Dios que un joven tan valioso y tan amado por mí y marido
mío sufra que sea sepultado a guisa de un perro o dejado en tierra en la calle.
Ha recibido mis lágrimas y, como yo pueda, recibirá las de sus parientes, y ya
me viene al ánimo lo que tenemos que hacer.
Y prestamente a por una pieza de paño de seda que tenía en su arca la
mandó; y traída aquélla y extendiéndola en tierra, encima pusieron el cuerpo de
Gabriotto, y poniéndole la cabeza sobre una almohada y cerrándole con
muchas lágrimas los ojos y la boca, y haciéndole una guirnalda de rosas y
poniéndole alrededor las rosas que habían cogido juntos, dijo a la nodriza:
—De aquí a la puerta de su casa hay poco camino, y por ello tú y yo, así
como lo hemos arreglado, lo llevaremos de aquí y lo pondremos delante de su
casa. No tardará mucho tiempo en hacerse de día y lo recogerán, y aunque para
los suyos no sea esto ningún consuelo, para mí, en cuyos brazos ha muerto,
será un placer.
Y dicho esto, de nuevo con abundantísimas lágrimas se le inclinó sobre el
rostro y largo espacio estuvo llorando, la cual, muy requerida por la criada,
porque venía el día, irguiéndose, el mismo anillo con el que se había desposado
con Gabriotto quitándose del dedo, se lo puso en el dedo a él, diciendo entre
llanto:
—Caro señor mío, si tu alma ve mis lágrimas y algún conocimiento o
sentimiento después de su partida queda en los cuerpos, recibe benignamente el
último don de esta a quien viviendo amaste tanto.
Y dicho esto, desvanecida, cayó encima de él, y luego de algún tiempo
volviendo en sí y poniéndose en pie, junto con la criada cogiendo el paño sobre
el que yacía el cuerpo, con él salieron del jardín y hacia la casa de él se
enderezaron.
Y yendo así, sucedió por casualidad que por los guardias del podestá, que
por azar iban a aquella hora a algún asunto, fueron encontradas y prendidas con
el cuerpo muerto.
La Andreuola, más deseosa de morir que de vivir, reconocidos los guardas
de la señoría, francamente dijo:
—Sé quiénes sois y que querer huir de nada me serviría; estoy dispuesta a ir
con vos ante la señoría, y lo que sea contar; pero ninguno se atreva a tocarme,
si os obedezco, ni a quitar nada de lo que lleva este cuerpo si no quiere que yo
le acuse.
Por lo que, sin que ninguno la tocase, con el cuerpo de Gabriotto se fue a
palacio; lo cual oyendo el podestá, se levantó, y haciéndola venir a la alcoba,
de lo que había sucedido se informó, y habiendo hecho mirar por algunos
médicos si con veneno o de otra manera había sido muerto el buen hombre,
todos afirmaron que no sino que algún acceso cercano al corazón se le había
roto que lo había ahogado. Y él, oído esto y que aquélla en poca cosa era
culpable, se ingenió en parecer que le daba lo que no podía venderle, y dijo que
si ella su voluntad hiciese, la liberaría.
Pero no sirviéndole las palabras, quiso contra toda conveniencia usar la
fuerza; pero Andreuola, encendida en desdén y sintiéndose fortísima,
virilmente se defendió, rechazándolo con injuriosas y altivas palabras. Pero
llegado el día claro y siéndole contadas estas cosas a micer Negro, mortalmente
dolido se fue con muchos de sus amigos a palacio y allí, informado de todo por
el podestá, pidió que le devolviesen a su hija. El podestá, queriendo primero
acusarse de la fuerza que le había querido hacer que ser acusado por ella,
alabando primero a la joven y su constancia, por probarla vino a decir que era
lo que había hecho; por la cual cosa, viéndola de tanta firmeza, sumo amor
había puesto en ella y si a él le agradaba, que su padre era, y a ella, no obstante
haber tenido marido de baja condición, de buen grado como mujer la tomaría.
En este tiempo que así éstos hablaban, Andreuola vino ante su padre y
llorando se le arrojó a los pies y dijo:
—Padre mío, no creo que sea necesario que la historia de mi atrevimiento y
de mi desgracia os cuente, que estoy cierta de que ya la habéis oído y lo sabéis;
y por ello cuanto más puedo humildemente perdón os pido de mi falta, esto es,
de haber, sin vos saberlo, a quien más me placía tomado por marido; y este
perdón no os lo pido para que me sea perdonada la vida sino para morir como
hija vuestra y no como vuestra enemiga.
Y así, llorando, cayó a sus pies.
Micer Negro, que viejo era ya y hombre benigno y amoroso por naturaleza,
al oír estas palabras empezó a llorar, y llorando alzó a su hija tiernamente en
pie, y dijo:
—Hija mía, mucho me hubiera gustado que hubieses tenido tal marido como
según mi parecer te convenía; y si lo hubieras tomado tal como a ti te agradase
debía también gustarme; pero el haberlo ocultado me hace dolerme de tu poca
confianza, y más aún, viéndote que lo has perdido antes de haberlo sabido yo.
Pero puesto que es así, lo que por contentarte, viviendo él, habría hecho con
gusto, esto es, honrarle como a mi yerno hágasele a su muerte.
Y volviéndose a sus hijos y a sus parientes les ordeno que preparasen para
Gabriotto exequias grandes y honorables. Habían entretanto acudido los padres
y los parientes del joven, que se habían enterado de la noticia, y casi tantas
mujeres y tantos hombres como en la ciudad había; por lo que, puesto en medio
del patio el cuerpo sobre el paño de Andreuola y con todas sus rosas, allí no tan
sólo por ella y por sus parientes fue llorado, sino públicamente casi por todas
las mujeres de la ciudad y por muchos hombres, y no a guisa de plebeyo sino
de señor sacado de la plaza pública a hombros de los más nobles ciudadanos,
con grandísimo honor fue llevado a la sepultura. Y de allí a algunos días,
insistiendo el podestá en lo que pedido había, exponiéndose micer Negro a su
hija, ésta nada de ello quiso oír; pero queriendo en algo complacer a su padre,
en un monasterio muy famoso por su santidad, ella y su nodriza monjas se
hicieron, y honradamente luego en él vivieron mucho tiempo.
NOVELA SÉPTIMA
Simona ama a Pasquino; están juntos en un huerto; Pasquino se frota los
dientes con una hoja de salvia y se muere; Simona es apresada, la cual,
queriendo mostrar al juez cómo murió Pasquino, frotándose con una de
aquellas hojas los dientes, muere del mismo modo.
Pánfilo se había desembarazado de su historia cuando el rey, no mostrando
ninguna compasión por Andreuola, mirando a Emilia, le hizo un gesto
significándole que le agradaría que siguiese con la narración a quienes ya
habían hablado; la cual, sin ninguna demora, comenzó:
Caras compañeras, la historia contada por Pánfilo me induce a contar una en
ninguna otra cosa semejante a la suya sino en que, así como Andreuola perdió
el amante en el jardín, igual sucedió a aquella de quien debo hablar; y del
mismo modo presa, como lo fue Andreuola, no por fuerza ni por virtud sino
por inesperada muerte se libró de la justicia. Y como ya se ha dicho más veces
entre nosotras, aunque Amor de buen grado habite en las casas de los nobles,
no por ello rehúsa el señorío sobre las de los pobres y también en ellas muestra
alguna vez sus fuerzas de tal manera que como poderosísimo señor se hace
temer de los más ricos. Lo que aunque no en todo, en gran parte aparecerá en
mi historia, con la que me place volver a nuestra ciudad, de la que hoy,
contando diversas cosas diversamente, vagando por diversas partes del mundo,
tanto nos hemos alejado.
Hubo, pues, no hace todavía mucho tiempo, en Florencia, una joven muy
hermosa y gallarda para su condición, e hija de padre pobre, que se llamaba
Simona; y aunque tuviera que ganarse con sus manos el pan que quería comer,
y para subsistir hilase lana, no fue ello de tan pobre ánimo que no osase recibir
a Amor en su mente, el cual con los actos y las palabras amables de un mozo
de no más fuste que ella, que andaba dando lana a hilar para su maestro lanero,
hacía tiempo que había mostrado querer entrar. Acogiéndolo, pues, en ella bajo
el placentero aspecto del joven que la amaba, cuyo nombre era Pasquino,
deseándolo mucho y no atreviéndose a nada más, hilando, a cada vuelta de lana
hilada que enroscaba al huso arrojaba mil suspiros más calientes que el fuego
al acordarse de aquel que para hilarla se la había dado.
Él, por otra parte, muy solícito habiéndose vuelto de que se hilase bien la
lana de su maestro, como si sólo la que Simona hilaba, y no ninguna otra,
debiese bastar a toda la tela, más frecuentemente que la otras las solicitaba. Por
lo que, solicitando uno y la otra gozando al ser solicitada, sucedió que,
cobrando el uno más osadía de la que solía tener y desechando la otra mucho
del miedo y de la vergüenza que acostumbraba a tener, juntos se unieron en
mutuos placeres, los cuales a una parte y a la otra agradaron tanto que no
esperaba el uno a ser solicitado por el otro para ello, sino que uno invitaba al
otro para disfrutarlos.
Y continuando así su placer de un día en otro, y siempre, al continuar, más
inflamándose, sucedió que Pasquino dijo a Simona que firmemente quería que
encontrase el modo de poder venir a un jardín adonde él quería llevarla, para
que allí más a sus anchas y con menos temor pudiesen estar juntos. Simona
dijo que le placía, y dando a entender a su padre, un domingo después de
comer, que quería ir a la bendición de San Galo, con una compañera suya
llamada Lagina, al jardín que le había mostrado Pasquino se fue, donde, junto
con un compañero suyo que Puccino tenía por nombre, pero que era llamado el
Tuerto, lo encontró, y allí, iniciándose un amorío entre el Tuerto y Lagina,
ellos se retiraron a una parte del jardín a gustar de sus placeres y al Tuerto y a
Lagina dejaron en otra.
Había en aquella parte del jardín donde Pasquino y Simona habían ido, una
grandísima y hermosa mata de salvia; a cuyo pie se sentaron y un buen rato se
solazaron juntos, y habiendo hablado mucho de una merienda que en aquel
huerto, con ánimo reposado, querían hacer, Pasquino, volviéndose a la gran
mata de salvia, cogió algunas hojas de ella y empezó a frotarse con ellas los
dientes y las encías, diciendo que la salvia los limpiaba muy bien de cualquier
cosa que hubiera quedado en ellos después de haber comido. Y luego de que,
así, un poco los hubo frotado volvió a la conversación de la merienda de la que
estaba hablando primero; y no había proseguido hablando casi nada cuando
empezó a demudársele todo el rostro y luego de demudársele no pasó sin que
perdiese la vista y la palabra y en breve se murió. Las cuales cosas viendo
Simona empezó a llorar y a gritar y a llamar al Tuerto y a Lagina, los cuales
prestamente corriendo allí y viendo a Pasquino no solamente muerto, sino ya
todo hinchado y lleno de manchas oscuras por el rostro y por el cuerpo,
súbitamente gritó el Tuerto:
—¡Ay, mujer malvada, lo has envenenado tú!
Y habiendo hecho un gran alboroto, fue oído por muchos que vivían cerca
del jardín; los cuales, corrido el rumor y encontrándole muerto e hinchado, y
oyendo dolerse al Tuerto y acusar a Simona de haberlo envenenado con
engaños, y a ella, por el dolor del súbito accidente que le había arrebatado a su
amante, casi fuera de sí, no sabiendo excusarse, fue reputado por todos que
había sido como el Tuerto decía; por la cual cosa, apresándola, llorando
siempre ella mucho, fue llevada al palacio del podestá. E insistiendo allí el
Tuerto, y el Rechoncho y el Desmañado, compañeros de Pasquino que habían
llegado, un juez sin dilatar el asunto se puso a interrogarla sobre el hecho y, no
pudiendo comprender ella en qué podía haber obrado maliciosamente o ser
culpable, quiso, estando él presente, ver el cuerpo muerto y decirle el lugar y el
modo porque por las palabras suyas no lo comprendía bastante bien.
Haciéndola, pues, sin ningún tumulto, llevar allí donde todavía yacía el cuerpo
de Pasquino, le preguntó que cómo había sido.
Ella, acercándose a la mata de salvia y habiendo contado toda la historia
precedente para darle completamente a entender lo sucedido, hizo lo que
Pasquino había hecho, frotándose contra los dientes una de aquellas hojas de
salvia. Las cuales cosas, mientras que por el Tuerto y por el Rechoncho y por
los otros amigos y compañeros de Pasquino, como frívolas y vanas en la
presencia del juez eran rechazadas, y con más insistencia acusada su maldad,
no pidiendo sino que el fuego fuese de semejante maldad castigo, la pobrecilla,
que por el dolor del perdido amante y por el miedo de la pena pedida por el
Tuerto estaba encogida, por haberse frotado la salvia en los dientes, sufrió
aquel mismo accidente que antes había sufrido Pasquino, no sin gran maravilla
de cuantos estaban presentes.
¡Oh, almas felices, a quienes un mismo día sucedió el ardiente amor y la
mortal vida acabar; y más felices si juntas a un mismo lugar os fuisteis; y
felicísimas si en la otra vida se ama, y os amáis como lo hicisteis en ésta! Pero
mucho más feliz el alma de Simona en gran medida, por lo que respecta al
juicio de quienes, vivos, tras de ella hemos quedado, cuya inocencia la fortuna
no sufrió que cayese bajo los testimonios del Tuerto y del Rechoncho y del
Desmañado (tal vez cardadores u hombres más villanos) abriéndole más
honesto camino con la misma clase de muerte de su amante, para deshacerse de
su calumnia y seguir al alma de su Pasquino, tan amada por ella.
El juez, todo estupefacto por el accidente junto con cuantos allí estaban, no
sabiendo qué decirse, largamente calló; luego, con mejor juicio, dijo:
—Parece que esta salvia es venenosa, lo que no suele suceder con la salvia.
Pero para que a alguien más no pueda ofender de modo semejante, córtese
hasta las raíces y arrójese al fuego.
La cual cosa, el que era guardián del jardín haciéndola en presencia del juez,
no acababa de abatir la gran mata cuando apareció la razón de la muerte de los
dos míseros amantes. Había bajo la mata de aquella salvia un sapo de
maravilloso tamaño, de cuyo venenoso aliento pensaron que la salvia se había
envenenado. Al cual sapo, no atreviéndose nadie a acercarse, poniéndole
alrededor una pila grandísima de leña, allí junto con la salvia lo quemaron, y se
terminó el proceso del señor juez por la muerte del pobrecillo Pasquino. El
cual, junto con su Simona, tan hinchados como estaban, por el Tuerto y el
Rechoncho y el Hocico Puerco y el Desmañado fueron sepultados en la iglesia
de San Paolo, de donde probablemente eran feligreses.
NOVELA OCTAVA
Girólamo ama a Salvestra; empujado por los ruegos de su madre va a París,,
vuelve y la encuentra casada; entra a escondidas en su casa y se queda muerto
a su lado, y llevado a una iglesia, Salvestra muere a su lado.
Había acabado la historia de Emilia cuando, por orden del rey, Neifile
comenzó así:
Algunos, a mi juicio hay, valerosas señoras, que más que la otra gente creen
saber, y menos saben; y por esto no solamente a los consejos de los hombres
sino también contra la naturaleza de las cosas pretenden oponer su juicio; de la
cual presunción han sobrevenido ya grandísimos males y nunca se vio venir
ningún bien. Y porque entre las demás cosas naturales es el amor la que menos
admite el consejo o la acción que le sean contrarios, y cuya naturaleza es tal
que antes puede consumirse por sí mismo que ser arrancado por ningún
consejo, me ha venido al ánimo narraros una historia de una señora que,
queriendo ser más sabia de lo que debía y no lo era (y también porque no lo
soportaba la cosa en que se esforzaba por manifestar su buen juicio) creyendo
del enamorado corazón arrancar el amor que tal vez allí habían puesto las
estrellas, llegó a arrancarle en un mismo punto el amor y el alma del cuerpo a
su hijo.
Hubo, pues, en nuestra ciudad, según los ancianos cuentan, un grandísimo
mercader y rico cuyo nombre fue Leonardo Sighieri, que de su mujer tuvo un
hijo llamado Girólamo, después de cuyo nacimiento, arreglados
ordenadamente sus asuntos, dejó esta vida. Los tutores del niño, junto con la
madre, bien y lealmente administraron sus bienes. El niño, creciendo con los
niños de sus otros vecinos, más que con ningún otro del barrio con una niña de
su edad, hija de un sastre, se familiarizó; y creciendo los años, el trato se
convirtió en amor tan grande y fiero que Girólamo no estaba bien si no veía
cuanto veía ella; y ciertamente no la amaba menos que era amado por ella.
La madre del muchacho, percatándose de ello, muchas veces se lo reprochó
y lo castigó; y luego que a sus tutores (no pudiendo Girólamo contenerse) se
quejó y como quien se creía que por la gran riqueza del hijo podía pedir peras
al olmo, les dijo:
—Este muchacho nuestro, que todavía no tiene catorce años, está tan
enamorado de una hija de un sastre vecino, que se llama Salvestra, que, si no se
la quitamos de delante, probablemente la tomará un día por mujer sin que nadie
lo sepa, y yo nunca estaré contenta; o se consumirá por ella si la ve casarse con
otro; y por ello me parece que para evitar esto lo debíais mandar a alguna parte
lejana de aquí, al cuidado de los negocios para que, dejando de ver a ésta, se le
salga del ánimo y se le podrá luego dar por mujer alguna joven bien nacida.
Los tutores dijeron que la señora decía bien y que harían aquello que
pudiesen, y haciendo llamar al muchacho al almacén, comenzó a decirle uno,
muy amorosamente:
—Hijo mío, ya eres grande; bueno será que comiences tú mismo a velar por
tus negocios, por lo que nos contentaría mucho que fueses a estar algún tiempo
en París, donde verás cómo se trafica con gran parte de tu riqueza; sin contar
con que te harás mucho mejor y más cortés y de más valor allí que aquí lo
harías, viendo a aquellos señores y a aquellos barones y a aquellos
gentileshombres (que allí hay tantos) y aprendiendo sus costumbres; luego
podrás venir aquí.
El muchacho escuchó diligentemente y en breve respondió que no quería
hacerlo porque pensaba que lo mismo que los demás, podía quedarse en
Florencia. Los honrados hombres, al oírle esto, le insistieron con más palabras;
pero no pudiendo sacarle otra respuesta, a su madre se lo dijeron. La cual,
bravamente enojada, no por no querer irse a París, sino por su enamoramiento,
le dijo graves insultos; y luego, con dulces palabras ablandándolo, empezó a
halagarlo y a rogarle tiernamente que hiciese aquello que querían sus tutores; y
tanto supo decirle que él consintió en irse a estar allí un año y no más; y así se
hizo.
Yéndose, pues, Girólamo a París vehementemente enamorado, diciéndole
hoy no, mañana te irás, allí lo tuvieron dos años; y más enamorado que nunca
volviendo encontró a su Salvestra casada con un buen joven que hacía tiendas,
de lo que desmesuradamente se entristeció. Pero viendo que de otra manera no
podía ser, se esforzó en tranquilizarse; y espiando cuándo estuviese en casa,
según la costumbre de los jóvenes enamorados empezó a pasar delante de ella,
creyendo que no lo había olvidado sino como él había hecho con ella. Pero el
asunto estaba de otra guisa: ella se acordaba de él como si nunca lo hubiera
visto, y si por acaso algo se acordaba, mostraba lo contrario. De lo que el joven
se apercibió en muy poco espacio de tiempo y no sin grandísimo dolor; pero no
por ello dejaba de hacer todo lo que podía por volver a entrar en su pecho; pero
como nada parecía conseguir, se dispuso, aunque fuese su muerte, a hablarle él
mismo. E informándose por algún vecino sobre cómo su casa estaba dispuesta,
una tarde que habían ido de vela ella y el marido a casa de sus vecinos,
ocultamente entró dentro en su alcoba, detrás de las lonas de las tiendas que
estaban tejidas allí, se escondió; y tanto esperó, que, vueltos ellos y acostados,
sintió a su marido dormido, y allá se fue adonde había visto acostada a
Salvestra; y poniéndole una mano en el pecho, simplemente dijo:
—¡Oh, alma mía! ¿Duermes ya? —la joven, que no dormía, quiso gritar
pero el joven prontamente dijo—: por Dios, no grites, que soy tu Girólamo
Al que oyendo ella toda temblorosa dijo:
—¡Ah, por Dios, Girólamo, vete!; ha pasado aquel tiempo en que éramos
muchachos y no era contra el decoro estar enamorados; estoy, como ves
casada, por lo que ya no me está bien escuchar a otro hombre que a mi marido;
por lo que te ruego por Dios que te vayas, que si mi marido te oyese aunque
otro mal no se siguiera, se seguiría que ya no podría vivir nunca con él en paz
ni en reposo, mientras que ahora, amada por él, en paz y en tranquilidad con él
vivo.
El joven, al oír estas palabras, sintió un terrible dolor, y recordándole el
tiempo pasado y su amor nunca por la distancia disminuido, y mezclando
muchos ruegos y promesas grandísimas, nada obtuvo; por lo que, deseoso de
morir, por último le pidió que en recompensa de tanto amor, sufriese que se
acostase a su lado hasta que pudiera calentarse un poco, que se había quedado
helado esperándola, prometiéndole que ni le diría nada ni la tocaría, y que en
cuanto se hubiera calentado un poco se iría.
Salvestra, teniendo un poco de compasión de él, se lo concedió con las
condiciones que él había puesto. Se acostó, pues, el joven junto a ella sin
tocarla; y recordando en un solo pensamiento el largo amor que le había tenido
y su presente dureza y la perdida esperanza, se dispuso a no vivir más y
retrayendo en sí los espíritus, sin decir palabra, cerrados los puños junto a ella
se quedó muerto.
Y luego de algún rato, la joven, maravillándose de su quietud, temiendo que
el marido se despertase, comenzó a decir:
—¡Ah, Girólamo! ¿No te vas?
Pero no sintiéndose responder, pensó que se habría quedado dormido; por lo
que, extendiendo la mano, empezó a menearlo para que se despertase, y al
tocarlo lo encontró frío como el hielo, de lo que se maravilló mucho; y
meneándolo con más fuerza y sintiendo que no se movía, luego de tocarlo otra
vez conoció que había muerto; por lo que sobremanera angustiada estuvo
mucho tiempo sin saber qué hacerse. Al fin, decidió, fingiendo que se trataba
de otra persona, ver qué decía su marido que debía hacerse; y despertándolo, lo
que acababa de sucederle a ella le dijo que le había sucedido a otra, y luego le
preguntó que si le sucediese a él, ella qué tendría que hacer. El buen hombre
respondió que le parecía que a aquel que había muerto se le debía calladamente
llevar a su casa y dejarlo allí, sin enfurecerse contra la mujer, que no le parecía
que hubiese cometido ninguna falta.
Entonces la joven dijo:
—Pues eso tenemos que hacer nosotros.
Y cogiéndole de la mano, le hizo tocar al muerto joven, con lo que él, todo
espantado, se puso en pie y, encendiendo una luz, sin entrar con su mujer en
otras historias, vestido el cuerpo muerto con sus mismas manos y sin ninguna
tardanza, ayudándole su inocencia, echándoselo a las espaldas, a la puerta de su
casa lo llevó, y allí lo puso y lo dejó.
Y venido el día y encontrado aquél delante de su puerta muerto, fue hecho
un gran alboroto y, especialmente por su madre; y examinado por todas partes
y mirado, y no encontrándosele ni herida ni golpe, fue generalmente creído por
los médicos que había muerto de dolor, como había sido. Fue, pues, este
cuerpo llevado a una iglesia; y allí vino la dolorida madre con muchas otras
señoras parientes y vecinas, y sobre él comenzaron a llorar a lágrima viva, y a
lamentarse, según nuestras costumbres.
Y mientras se hacía un grandísimo duelo, el buen hombre en cuya casa
había muerto, dijo a Salvestra:
—Anda, échate algún manto a la cabeza y ve a la iglesia donde ha sido
llevado Girólamo y métete entre las mujeres; y escucha lo que se hable sobre
este asunto, y yo haré lo mismo entre los hombres, para enterarnos de si se dice
algo contra nosotros.
A la joven, que tarde se había hecho piadosa, le plugo, como a quien
deseaba ver muerto a quien de vivo no había querido complacer con un solo
beso; y allá se fue. ¡Maravillosa cosa es de pensar cuán difícil es descubrir las
fuerzas de Amor! Aquel corazón, que la feliz fortuna de Girólamo no había
podido abrir lo abrió su desgracia, y resucitando las antiguas llamas todas,
súbitamente lo movió a tanta piedad el ver el muerto rostro, que, oculta bajo su
manto, abriéndose paso entre las mujeres, no paró hasta llegar al cadáver; y
allí, lanzando un fortísimo grito, sobre el muerto joven se arrojó de bruces, y
no lo bañó con muchas lágrimas porque, antes de tocarle, el dolor, como al
joven le había quitado la vida, a ella se la quitó. Luego, consolándola las
mujeres y diciéndole que se levantase, no conociéndola todavía, y como ella no
se levantaba, queriendo levantarla, y encontrándola inmóvil, pero levantándola,
sin embargo, en un mismo punto conocieron que era Salvestra y estaba muerta.
Por lo que todas las mujeres que allí estaban, vencidas de doble compasión,
comenzaron un llanto mucho mayor. La noticia se esparció fuera de la iglesia,
entre los hombres, y llegando a los oídos de su marido que entre ellos estaba,
sin atender consuelo o alivio de nadie, largo espacio lloró, y contando luego a
muchos que allí había lo que aquella noche había sucedido entre aquel hombre
y aquella mujer abiertamente todos supieron la razón de la muerte de cada uno,
lo que dolió a todos.
Tomando, pues, a la muerta joven, y adornándola también como se adorna a
los cuerpos muertos, sobre aquel mismo lecho junto al joven la pusieron
yacente, y llorándola allí largamente, en una misma sepultura fueron enterrados
los dos; y a ellos, a quienes Amor no había podido unir vivos, la muerte unió
en inseparable compañía.
NOVELA NOVENA
Micer Guiglielmo de Rosellón da a comer a su mujer el corazón de micer
Guiglielmo Guardastagno, muerto por él y amado por ella; lo que sabiéndolo
ella después, se arroja de una alta ventana y muere, y con su amante es
sepultada.
Habiendo terminado la historia de Neifile no sin haber hecho sentir gran
compasión a todas sus compañeras, el rey, que no entendía abolir el privilegio
de Dioneo, no quedando nadie más por narrar, comenzó:
Se me ha puesto delante, compasivas señoras, una historia con la cual,
puesto que así os conmueven los infortunados casos de amor, os convendrá
sentir no menos compasión que con la pasada, porque más altos fueron
aquellos a quienes sucedió lo que voy a contar y con un accidente más atroz
que los que aquí se han contado.
Debéis, pues, saber que, según cuentan los provenzales, en Provenza hubo
hace tiempo dos nobles caballeros, de los que cada uno castillos y vasallos
tenía, y tenía uno por nombre micer Guiglielmo de Rosellón y el otro micer
Guiglielmo Guardastagno; y porque el uno y el otro eran muy de pro con las
armas, mucho se amaban y tenían por costumbre ir siempre a todo torneo o
justas u otro hecho de armas juntos y llevando una misma divisa.
Y aunque cada uno vivía en un castillo suyo y estaban uno del otro lejos más
de diez millas, sucedió sin embargo que, teniendo micer Guiglielmo de
Rosellón una hermosísima y atrayente señora por mujer, micer Guiglielmo
Guardastagno, fuera de toda medida y no obstante la amistad y la compañía
que había entre ellos, se enamoró de ella; y tanto, ora con un acto ora con otro,
hizo que la señora se apercibió; y sabiéndolo valerosísimo caballero, le agradó,
y comenzó a amarle hasta tal punto que nada deseaba o amaba más que a él, y
no esperaba sino ser requerida por él; lo que no pasó mucho tiempo sin que
sucediese, y juntos estuvieron una vez y otra, amándose mucho.
Y obrando menos discretamente juntos, sucedió que el marido se apercibió
de ello y fieramente se enfureció, hasta el punto que el gran amor que a
Guardastagno tenía se convirtió en mortal odio, pero mejor lo supo tener oculto
que los dos amantes habían podido tener su amor; y deliberó firmemente
matarlo. Por lo cual, estando el de Rosellón en esta disposición, sucedió que se
pregonó en Francia un gran torneo; lo que el de Rosellón incontinenti hizo
decir a Guardastagno, y le mandó decir que si le placía, viniera a donde él y
juntos deliberarían si iban a ir y cómo. Guardastagno, contentísimo, respondió
que al día siguiente sin falta iría a cenar con él. Rosellón, oyendo aquello,
pensó que había llegado el momento de poder matarlo, y armándose, al día
siguiente, con algún hombre suyo, montó a caballo, y a cerca de una milla de
su castillo se puso en acecho en un bosque por donde debía pasar
Guardastagno; y habiéndolo esperado un buen espacio, lo vio venir desarmado
con dos hombres suyos junto a él, desarmados como él, que nada desconfiaba;
y cuando le vio llegar a aquella parte donde quería, cruel y lleno de rencor, con
una lanza en la mano, le salió al paso gritando:
—¡Traidor, eres muerto!
Y decir esto y darle con aquella lanza en el pecho fue una sola cosa;
Guardastagno, sin poder nada en su defensa ni decir una palabra, atravesado
por aquella lanza, cayó en tierra y poco después murió. Sus hombres, sin haber
conocido a quien lo había hecho, vueltas las cabezas a los caballos, lo más que
pudieron huyeron hacia el castillo de su señor. Rosellón, desmontando, con un
cuchillo abrió el pecho de Guardastagno y con sus manos le sacó el corazón, y
haciéndolo envolver en el pendón de una lanza, mandó a uno de sus vasallos
que lo llevase; y habiendo ordenado a todos que nadie fuera tan osado que
dijese una palabra de aquello, montó de nuevo a caballo y, siendo ya de noche,
volvió a su castillo.
La señora, que había oído que Guardastagno debía ir a cenar por la noche, y
con grandísimo deseo lo esperaba, no viéndolo venir, se maravilló mucho y
dijo al marido:
—¿Y cómo es esto, señor, que Guardastagno no ha venido?
A lo que el marido repuso:
—Señora, he sabido de su parte que no puede llegar aquí sino mañana.
De lo que la señora quedó un tanto enojada.
Rosellón, desmontando, hizo llamar al cocinero y le dijo:
—Coge aquel corazón de jabalí y prepara el mejor alimento y más deleitoso
de comer que sepas; y cuando esté a la mesa, mándamelo en una escudilla de
plata.
El cocinero, cogiéndolo y poniendo en ello todo su arte y toda su solicitud,
desmenuzándolo y poniéndole muchas buenas especias, hizo con él un manjar
exquisito.
Micer Guiglielmo, cuando fue hora, con su mujer se sentó a la mesa. Vino la
comida, pero él, por la maldad cometida impedido su pensamiento, poco
comió. El cocinero le mandó el manjar, que hizo poner delante de la señora,
mostrándose él aquella noche desganado, y lo alabó mucho. La señora, que
desganada no estaba, comenzó a comerlo y le pareció bueno, por lo que lo
comió todo.
Cuando el caballero hubo visto que la señora lo había comido todo, dijo:
—Señora, ¿qué tal os ha parecido esa comida?
La señora repuso:
—Monseñor, a fe que me ha placido mucho.
—Así me ayude Dios como lo creo —dijo el caballero— y no me maravillo
si muerto os ha gustado lo que vivo os gustó más que cosa alguna.
La señora, esto oído, un poco se quedó callada; luego dijo:
—¿Cómo? ¿Qué es lo que me habéis dado a comer?
El caballero repuso:
—Lo que habéis comido ha sido verdaderamente el corazón de micer
Guiglielmo Guardastagno, a quien como mujer desleal tanto amábais; y estad
cierta de que ha sido eso porque yo con estas manos se lo he arrancado del
pecho.
La señora, oyendo esto de aquél a quien más que a ninguna cosa amaba, si
sintió dolor no hay que preguntarlo, y luego de un poco dijo:
—Habéis hecho lo que cumple a un caballero desleal y malvado; que si yo,
no forzándome él, le había hecho señor de mi amor y a vos ultrajado con esto,
no él sino yo era quien debía sufrir el castigo. Pero no plazca a Dios que sobre
una comida tan noble como ha sido la del corazón de un tan valeroso y cortés
caballero como micer Guiglielmo Guardastagno fue, nunca caiga otra comida.
Y poniéndose en pie, por una ventana que detrás de ella estaba, sin dudarlo
un momento, se arrojó. La ventana estaba muy alta; por lo que al caer la señora
no solamente se mató, sino que se hizo pedazos. Micer Guiglielmo, viendo
esto, mucho se turbó, y le pareció haber hecho mal; y temiendo a los
campesinos y al conde de Provenza, haciendo ensillar los caballos, se fue de
allí.
A la mañana siguiente fue sabido por toda la comarca cómo había sucedido
aquello: por lo que, por los del castillo de micer Guiglielmo Guardastagno y
por los del castillo de la señora, con grandísimo dolor y llanto fueron los dos
cuerpos recogidos y en la iglesia del mismo castillo de la señora puestos en una
misma sepultura, y sobre ella escritos versos diciendo quiénes eran los que
dentro estaban sepultados, y el modo y la razón de su muerte.
NOVELA DÉCIMA
La mujer de un médico, teniéndole por muerto, mete a su amante narcotizado
en un arcón que, con él dentro, se llevan dos usureros a su casa; al recobrar el
sentido, es apresado por ladrón; la criada de la señora cuenta a la señoría que
ella lo había puesto en el arcón robado por los usureros, con lo que se salva
de la horca, y los prestamistas por haber robado el arca son condenados a
pagar una multa.
Solamente a Dioneo, habiendo ya terminado el rey su relato, quedaba por
cumplir su labor; el cual, conociéndolo y siéndole ya ordenado por el rey,
comenzó:
Las desdichas de los infelices amantes aquí contadas, no sólo a vosotras,
señoras, sino también a mí me han entristecido los ojos y el pecho, por lo que
sumamente he deseado que se terminase con ellas. Ahora, alabado sea Dios,
que han terminado (salvo si yo quisiera a esta malvada mercancía añadir un
mal empalme, de lo que Dios me libre), sin seguir más adelante en tan dolorosa
materia, una más alegre y mejor comenzaré, tal vez sirviendo de buena
orientación a lo que en la siguiente jornada debe contarse.
Debéis, pues, saber, hermosísimas jóvenes, que todavía no hace mucho
tiempo hubo en Salerno un grandísimo médico cirujano cuyo nombre fue
maestro Mazzeo de la Montagna, el cual, ya cerca de sus últimos años,
habiendo tomado por mujer a una hermosa y noble joven de su ciudad, de
lujosos vestidos y ricos y de otras joyas y de todo lo que a una mujer puede
placer más, la tenía abastecida; es verdad que ella la mayor parte del tiempo
estaba resfriada, como quien en la cama no estaba por el marido bien cubierta.
El cual, como micer Ricciardo de Chínzica, de quien hemos hablado, a la suya
enseñaba las fiestas y los ayunos, éste a ella le explicaba que por acostarse con
una mujer una vez tenía necesidad de descanso no sé cuántos días, y otras
chanzas; con lo que ella vivía muy descontenta, y como prudente y de ánimo
valeroso, para poder ahorrarle trabajos al de la casa se dispuso a echarse a la
calle y a desgastar a alguien ajeno, y habiendo mirado a muchos y muchos
jóvenes, al fin uno le llegó al alma, en el que puso toda su esperanza, todo su
ánimo y todo su bien. Lo que, advirtiéndolo el joven y gustándole mucho,
semejantemente a ella volvió todo su amor. Se llamaba éste Ruggeri de los
Aieroli, noble de nacimiento pero de mala vida y de reprobable estado hasta el
punto de que ni pariente ni amigo le quedaba que le quisiera bien o que
quisiera verle, y por todo Salerno se le culpaba de latrocinios y de otras
vilísimas maldades; de lo que poco se preocupó la mujer, gustándole por otras
cosas.
Y con una criada suya tanto lo preparó, que estuvieron juntos; y luego de
que algún placer disfrutaron, la mujer le comenzó a reprochar su vida pasada y
a rogarle que, por amor de ella, de aquellas cosas se apartase; y para darle
ocasión de hacerlo empezó a proporcionarle cuándo una cantidad de dineros y
cuándo otra. Y de esta manera, persistiendo juntos asaz discretamente, sucedió
que al médico le pusieron entre las manos un enfermo que tenía dañada una de
las piernas, al cual mal habiendo visto el maestro, dijo a sus parientes que, si
un hueso podrido que tenía en la pierna no se le extraía, con certeza tendría
aquél o que cortarse toda la pierna o que morirse; y si le sacaba el hueso podía
curarse, pero que si no se le daba por muerto, él no lo recibiría; con lo que,
poniéndose de acuerdo todos los de su parentela, así se lo entregaron.
El médico, juzgando que el enfermo sin ser narcotizado no soportaría el
dolor ni se dejaría intervenir, debiendo esperar hasta el atardecer para aquel
servicio, hizo por la mañana destilar de cierto compuesto suyo una agua que
debía dormirle tanto cuanto él creía que iba a hacerlo sufrir al curarlo; y
haciéndola traer a casa en una ventanica de su alcoba la puso, sin decir a nadie
lo que era. Venida la hora del crepúsculo, debiendo el maestro ir con aquél, le
llegó un mensaje de ciertos muy grandes amigos suyos de Amalfi de que por
nada dejase de ir incontinenti allí, porque había habido una gran riña y muchos
habían sido heridos.
El médico, dejando para la mañana siguiente la cura de la pierna, subiendo a
una barquita, se fue a Amalfi; por lo cual la mujer, sabiendo que por la noche
no debía volver a casa, ocultamente como acostumbraba, hizo venir a Ruggeri
y en su alcoba lo metió, y lo cerró dentro hasta que algunas otras personas de la
casa se fueran a dormir. Quedándose, pues, Ruggeri en la alcoba y esperando a
la señora, teniendo (o por trabajos sufridos durante el día o por comidas saladas
que hubiera comido, o tal vez por costumbre) una grandísima sed, vino a ver en
la ventana aquella garrafita del agua que el médico había hecho para el
enfermo, y creyéndola agua de beber, llevándosela a la boca, toda la bebió; y
no había pasado mucho cuando le dio un gran sueño y se durmió.
La mujer, lo antes que pudo se vino a su alcoba y, encontrando a Ruggeri
dormido, empezó a sacudirlo y a decirle en voz baja que se pusiese en pie, pero
como si nada: no respondía ni se movía un punto; por lo que la mujer, algo
enfadada, con más fuerza lo sacudió, diciendo:
—Levántate, dormilón, que si querías dormir, donde debías ir es a tu casa y
no venir aquí.
Ruggeri, así empujado, se cayó al suelo desde un arcón sobre el que estaba y
no dio ninguna señal de vida, sino la que hubiera dado un cuerpo muerto; con
lo que la mujer, un tanto asustada, empezó a querer levantarlo y menearlo más
fuerte y a cogerlo por la nariz y a tirarle de la barba, pero no servía de nada:
había atado el asno a una buena clavija. Por lo que la señora empezó a temer
que estuviera muerto, pero aun así le empezó a pellizcar agriamente las carnes
y a quemarlo con una vela encendida; por lo que ella, que no era médica
aunque médico fuese el marido, sin falta lo creyó muerto, por lo que, amándolo
sobre todas las cosas como hacía, si sintió dolor no hay que preguntárselo, y no
atreviéndose a hacer ruido, calladamente, sobre él comenzó a llorar y a dolerse
de tal desventura. Pero luego de un tanto, temiendo añadir la deshonra a su
desgracia, pensó que sin ninguna tardanza debía encontrar el modo de sacarlo
de casa muerto como estaba, y ni en esto sabiendo determinarse, ocultamente
llamó a su criada, y mostrándole su desgracia, le pidió consejo.
La criada, maravillándose mucho y meneándolo también ella y
empujándolo, y viéndolo sin sentido, dijo lo mismo que decía la señora, es
decir, que verdaderamente estaba muerto, y aconsejó que lo sacasen de casa.
A lo que la señora dijo:
—¿Y dónde podremos ponerlo que no se sospeche mañana cuando sea visto
que de aquí dentro ha sido sacado?
A lo que la criada contestó:
—Señora, esta tarde ya de noche he visto, apoyada en la tienda del
carpintero vecino nuestro, un arca no demasiado grande que, si el maestro no la
ha metido en casa, será muy a propósito lo que necesitamos porque dentro
podemos meterlo, y darle dos o tres cuchilladas y dejarlo. Quien lo encuentre
allí, no sé por qué más de aquí dentro que de otra parte vaya a creer que lo
hayan llevado; antes se creerá, como ha sido tan malvado, que, yendo a
cometer alguna fechoría, por alguno de sus enemigos ha sido muerto, luego
metido en el arca.
Plugo a la señora el consejo de la criada, salvo en lo de hacerle algunas
heridas, diciendo que no podría por nada del mundo sufrir que aquello se
hiciese; y la mandó a ver si estaba allí el arca donde la había visto, y ella volvió
y dijo que sí. La criada, entonces, que joven y gallarda era, ayudada por la
señora, se echó a las espaldas a Ruggeri y yendo la señora por delante para
mirar si venía alguien, llegadas al arca, lo metieron dentro y, volviéndola a
cerrar, se fueron.
Habían, hacía unos días más o menos, venido a vivir a una casa dos jóvenes
que prestaban a usura, y deseosos de ganar mucho y de gastar poco, teniendo
necesidad de muebles, el día antes habían visto aquella arca y convenido que si
por la noche seguía allí se la llevarían a su casa. Y llegada la medianoche,
salidos de casa, encontrándola, sin entrar en miramientos, prestamente, aunque
pesadita les pareciese, se la llevaron a casa y la dejaron junto a una alcoba
donde sus mujeres dormían, sin cuidarse de colocarla bien entonces; y
dejándola allí, se fueron a dormir.
Ruggeri, que había dormido un grandísimo rato y ya había digerido el
bebedizo y agotado su virtud cerca de maitines se despertó; y al quedar el
sueño roto y recuperar sus sentidos el poder, sin embargo le quedó en el
cerebro una estupefacción que no solamente aquella noche sino después
algunos días lo tuvo aturdido; y abriendo los ojos y no viendo nada, y
extendiendo las manos acá y allá, encontrándose en esta arca, comenzó a
devanarse los sesos y a decirse:
—¿Qué es esto? ¿Dónde estoy? ¿Estoy dormido o despierto? Me acuerdo
que esta noche he entrado en la alcoba de mi señora y ahora me parece estar en
un arca. ¿Qué quiere decir esto? ¿Habrá vuelto el médico o sucedido otro
accidente por lo cual la señora, mientras yo dormía, me ha escondido aquí? Eso
creo, y seguro que así habrá sido.
Y por ello, comenzó a estarse quieto y a escuchar si oía alguna cosa, y
estando así un gran rato, estando más bien a disgusto en el arca, que era
pequeña, y doliéndole el costado sobre el que se apoyaba, queriendo volverse
del otro lado, tan hábilmente lo hizo que, dando con los riñones contra uno de
los lados del arca, que no estaba colocada sobre un piso nivelado, la hizo
torcerse y luego caer; y al caer hizo un gran ruido, por lo que las mujeres que
allí al lado dormían se despertaron y sintieron miedo, y por miedo se callaban.
Ruggeri, por el caer del arca temió mucho, pero notándola abierta con la caída,
quiso mejor, si otra cosa no sucedía, estar fuera que quedarse dentro. Y entre
que él no sabía dónde estaba y una cosa y la otra, comenzó a andar a tientas por
la casa, por ver si encontraba escalera o puerta por donde irse. Cuyo tantear
sintiendo las mujeres, que despiertas estaban, comenzaron a decir:
—¿Quién hay ahí?
Ruggeri, no conociendo la voz, no respondía, por lo que las mujeres
comenzaron a llamar a los dos jóvenes, los cuales, porque habían velado hasta
tarde, dormían profundamente y nada de estas cosas sentían. Con lo que las
mujeres, más asustadas, levantándose y asomándose a las ventanas,
comenzaron a gritar:
—¡Al ladrón, al ladrón!
Por la cual cosa, por varios lugares muchos de los vecinos, quién arriba por
los tejados, quién por una parte y quién por otra, corrieron a entrar en la casa, y
los jóvenes semejantemente, despertándose con este ruido, se levantaron. Y a
Ruggeri, el cual viéndose allí, como por el asombro fuera de sí, y sin poder ver
de qué lado podría escaparse, pronto le echaron mano los guardias del rector de
la ciudad, que ya habían corrido allí al ruido, y llevándolo ante el rector,
porque por malvadísimo era tenido por todos, sin demora dándole tormento,
confesó que en la casa de los prestamistas había entrado para robar; por lo que
el rector pensó que sin mucha espera debía colgarlo.
Se corrió por la mañana por todo Salerno la noticia de que Ruggeri había
sido preso robando en casa de los prestamistas, lo que la señora y su criada
oyendo, de tan grande y rara maravilla fueron presa que cerca estaban de
hacerse creer a sí mismas que lo que habían hecho la noche anterior no lo
habían hecho, sino que habían soñado hacerlo; y además de ello, del peligro en
que Ruggeri estaba la señora sentía tal dolor que casi se volvía loca.
No poco después de mediada tercia, habiendo retornado el médico de
Amalfi, preguntó qué había sido de su agua, porque quería darla a su enfermo;
y encontrándose la garrafa vacía hizo un gran alboroto diciendo que nada en su
casa podía durar en su sitio.
La señora, que por otro dolor estaba azuzada, repuso airada diciendo:
—¿Qué haríais vos, maestro, por una cosa importante, cuando por una
garrafita de agua vertida hacéis tanto alboroto? ¿Es que no hay más en el
mundo?
A quien el maestro dijo:
—Mujer, te crees que era agua clara; no es así, sino que era un agua
preparada para hacer dormir.
Y le contó la razón por la que la había hecho.
Cuando la señora oyó esto, se convenció de que Ruggeri se la había bebido
y por ello les había parecido muerto, y dijo:
—Maestro, nosotras no lo sabíamos, así que haceos otra.
El maestro, viendo que de otro modo no podía ser, hizo hacer otra nueva.
Poco después, la criada, que por orden de la señora había ido a saber lo que se
decía de Ruggeri, volvió y le dijo:
—Señora, de Ruggeri todos hablan mal y, por lo que yo he podido oír, ni
amigo ni pariente alguno hay que para ayudarlo se haya levantado o quiera
levantarse; y se tiene por seguro que mañana el magistrado lo hará colgar. Y
además de esto, voy a contaros una cosa curiosa, que me parece haber
entendido cómo llegó a casa del prestamista; y oíd cómo. Bien conocéis al
carpintero junto a quien estaba el arca donde le metimos: éste estaba hace poco
con uno, de quien parece que era el arca, en la mayor riña del mundo, porque
aquél le pedía los dineros por su arca, y el maestro respondía que él no había
visto el arca, pues le había sido robada por la noche; al que aquél decía: «No es
así sino que la has vendido a los dos jóvenes prestamistas, como ellos me
dijeron cuando la vi en su casa cuando fue apresado Ruggeri». A quien el
carpintero dijo: «Mienten ellos porque nunca se la he vendido, sino que la
noche pasada me la habrán robado; vamos a donde ellos». Y así se fueron, de
acuerdo, a casa de los prestamistas y yo me vine aquí, y como podéis ver,
entiendo que de tal guisa Ruggeri, adonde fue encontrado fue transportado;
pero cómo resucitó allí no puedo entenderlo.
La señora, entonces, comprendiendo óptimamente cómo había sido, dijo a la
criada lo que había oído al médico, y le rogó que para salvar a Ruggeri la
ayudase, como quien, si quería, en un mismo punto podía salvar a Ruggeri y
proteger su honor.
La criada dijo:
—Señora, decidme cómo, que yo haré cualquier cosa de buena gana.
La señora, como a quien le apretaban los zapatos, con rápida determinación
habiendo pensado qué había de hacerse, ordenadamente informó de ello a la
criada. La cual, primeramente fue al médico, y llorando comenzó a decirle:
—Señor, tengo que pediros perdón de una gran falta que he cometido contra
vos.
Dijo el médico:
—¿Y de cuál?
Y la criada, no dejando de llorar, dijo:
—Señor, sabéis quién es el joven Ruggeri de los Aieroli, quien, gustándole
yo, entre amenazas y amor me condujo hogaño a ser su amiga: y sabiendo ayer
tarde que vos no estabais, tanto me cortejó que a vuestra casa en mi alcoba a
dormir conmigo lo traje, y teniendo él sed y no teniendo yo dónde ir antes a por
agua o a por vino, no queriendo que vuestra mujer, que en la sala estaba, me
viera, acordándome de que en vuestra alcoba una garrafita de agua había visto,
corrí a por ella y se la di a beber, y volví a poner la garrafa donde la había
cogido; de lo que he visto que vos en casa gran alboroto habéis hecho. Y en
verdad confieso que hice mal, pero ¿quién hay que alguna vez no haga mal?
Siento mucho haberlo hecho; sobre todo porque por ello y por lo que luego se
siguió de ello, Ruggeri está a punto de perder la vida, por lo que os ruego, por
lo que más queráis, que me perdonéis y me deis licencia para que me vaya a
ayudar a Ruggeri en lo que pueda.
El médico, al oír esto, a pesar de la saña que tuviese, repuso bromeando:
—Tú ya te has impuesto penitencia tú misma porque cuando creíste tener
esta noche a un joven que muy bien te sacudiera el polvo, lo que tuviste fue a
un dormilón: y por ello vete a procurar la salvación de tu amante, y de ahora en
adelante guárdate de traerlo a casa porque lo pagarás por esta vez y por la otra.
Pareciéndole a la criada que buena pieza había logrado al primer golpe, lo
antes que pudo se fue a la prisión donde Ruggeri estaba, y tanto lisonjeó al
carcelero que la dejó hablar a Ruggeri. La cual, después de que lo hubo
informado de lo que responder debía al magistrado para poder salvarse, tanto
hizo que llegó ante el magistrado. El cual, antes de consentir en oírla, como la
viese fresca y gallarda, quiso enganchar una vez con el garfio a la pobrecilla
cristiana; y ella, para ser mejor escuchada, no le hizo ascos; y levantándose de
la molienda, dijo:
—Señor, tenéis aquí a Ruggeri de los Aieroli preso por ladrón, y no es eso
verdad.
Y empezando por el principio le contó la historia hasta el fin de cómo ella,
su amiga, a casa del médico lo había llevado y cómo le había dado a beber el
agua del narcótico, no sabiendo que lo era, y cómo por muerto lo había metido
en el arca; y después de esto, lo que entre el maestro carpintero y el dueño del
arca había oído decir, mostrándole con aquello cómo a casa de los prestamistas
había llegado Ruggeri.
El magistrado, viendo que fácil cosa era comprobar si era verdad aquello,
primero preguntó al médico si era verdad lo del agua, y vio que había sido así;
y luego, haciendo llamar al carpintero y a quien era el dueño del arca y a los
prestamistas, luego de muchas historias vio que los prestamistas la noche
anterior habían robado el arca y se la habían llevado a casa. Por último, mandó
a por Ruggeri y preguntándole dónde se había albergado la noche antes, repuso
que dónde se había albergado no lo sabía, pero que bien se acordaba que había
ido a albergarse con la criada del maestro Maezzo, de cuya alcoba había bebido
agua porque tenía mucha sed; pero que dónde había estado después, salvo
cuando despertándose en casa de los prestamistas se había encontrado dentro
de un arca, no lo sabía.
El magistrado, oyendo estas cosas y divirtiéndose mucho con ellas, a la
criada y a Ruggeri y al carpintero y a los prestamistas las hizo repetir muchas
veces. Al final, conociendo que Ruggeri era inocente, condenando a los
prestamistas que robado habían el arca a pagar diez onzas, puso en libertad a
Ruggeri; lo cual, cuánto gustó a éste, nadie lo pregunte: y a su señora gustó
desmesuradamente. La cual, luego, junto con él y con la querida criada que
había querido darle de cuchilladas, muchas veces se rió y se divirtió,
continuando su amor y su solaz siempre de bien en mejor; como querría que
me sucediese a mí, pero no que me metieran dentro de un arca.
Si las primeras historias los pechos de las anhelantes señoras habían
entristecido, esta última de Dioneo las hizo reír tanto, y especialmente cuando
dijo que el magistrado había enganchado el garfio, que pudieron sentirse
recompensadas de las tristezas sentidas con las otras. Pero viendo el rey que el
sol comenzaba a ponerse amarillo y que era llegado el término de su señorío,
con muy placenteras palabras se excusó con las hermosas señoras de lo que
había hecho; es decir, de haber hecho hablar de un asunto tan cruel como es el
de la infelicidad de los amantes, y hecha la excusa se levantó y de la cabeza se
quitó el laurel y, esperando las señoras a ver a quién iba a ponérselo,
placenteramente sobre la cabeza rubísima de Fiameta lo puso, diciendo:
—Te pongo esta corona como a quien, mejor que ninguna otra, de la dura
jornada de hoy con la de mañana sabrás consolar a estas compañeras nuestras.
Fiameta, cuyos cabellos eran crespos, largos y de oro, y sobre los cándidos y
delicados hombros le caían, y el rostro redondito con un verdadero color de
blancos lirios y de bermejas rosas mezclados todo esplendoroso, con dos ojos
en la cara que parecían de un halcón peregrino y con una boquita pequeñita
cuyos labios parecían dos pequeños rubíes, sonriendo contestó:
—Filostrato, yo la acepto de buena gana, y para que mejor veas lo que has
hecho, desde ahora mando y ordeno que todos se preparen para contar mañana
lo que a algún amante, luego de algunos duros o desventurados accidentes, le
hubiera sucedido de feliz.
La cual proposición plugo a todos; y ella, haciendo venir al senescal y
habiendo dispuesto con él las cosas necesarias, a toda la compañía,
levantándose, hasta la hora de la cena dio alegremente licencia.
Ellos, pues, parte por el jardín, cuya hermosura no era de las que cansa
pronto, y parte por los molinos que fuera de él daban vueltas, y quién por aquí
y quién por allí, a gustar según los distintos apetitos diversos deleites se dieron
hasta la hora de la cena. Venida la cual, recogiéndose todos, como tenían por
costumbre, junto a la hermosa fuente, a bailar y a cantar se pusieron, y
dirigiendo Filomena la danza, dijo la reina:
—Filostrato, yo no pretendo apartarme de mis predecesores, sino, como
ellos han hecho, entiendo que obedeciéndome se cante una canción; y porque
estoy cierta de que tus canciones son como tus novelas, para no tener más días
turbados con tus infortunios, queremos que una nos cantes como más te plazca.
Filostrato repuso que de grado, y sin demora comenzó a cantar de tal guisa:
Con lagrimas demuestro
cuánta amargura siente, y qué dolor,
el traicionado corazón, Amor.
Amor, amor, cuando primeramente
pusiste en él a quien me mueve al llanto
sin esperar salud,
tan llena la mostraste de virtud
que leve yo creí cualquier quebranto
que embargase mi mente,
ya mártir y doliente
por causa tuya, pero bien mi error
conozco ahora, y no sin gran dolor.
Me ha mostrado mi engaño
el verme abandonado por aquella
en quien sólo esperaba:
que cuando, triste, yo creí que estaba
más en su gracia y la servía a ella,
sin pensar en el daño
que sentiría hogaño,
vi que la calidad de otro amador
dentro acogía y yo perdí el favor.
Cuando me vi por ella desdeñado
nació en mi corazón el doloroso
llanto que lloro ahora;
y mucho he maldecido el día y la hora
en que primero vi el rostro amoroso
de alba belleza ornado
y muy mucho infamado,
mi confianza, esperanza y ardor
va maldiciendo mi alma en su dolor.
Cuán sin consuelo sea mi quebranto,
señor, puedes sentirlo, pues te llamo
con voz que se lamenta
y te digo que tanto me atormenta
que por menor martirio muerte clamo:
venga, y la vida tanto
anegada en su llanto
termine con su golpe, y mi furor
a donde vaya sentiré menor.
Ni otro camino ni otra salvación
le queda sino muerte a mí afligida
vida: dámela, Amor,
pronto y con ella acaba mi amargor
y al corazón despoja de tal vida.
¡Hazlo, ay, que sin razón
se me ha quitado mi consolación!
Hazla feliz con mi muerte, señor,
como la has hecho con nuevo amador.
Balada mía, si otros no te aprenden
me da igual, porque no sabrá la gente
igual que yo cantarte;
un trabajo tan sólo quiero darte
a Amor encuentra, a él tan solamente
cuánto me es enojosa
esta vida angustiosa
di claramente, y ruega que a mejor
puesto la lleve para hacerse honor.
Demostraron las palabras de esta canción asaz claramente cuál era el ánimo
de Filostrato, y la ocasión; y tal vez más declarado lo habría el aspecto de tal
señora que estaba danzando, si las tinieblas de la llegada noche el rubor de su
rostro no hubieran escondido. Pero luego de que él la hubo puesto fin, muchos
otros cantares hubo hasta que llegó la hora de irse a dormir; por lo que,
mandándolo la reina, cada uno en su cámara se recogió.
TERMINA LA CUARTA JORNADA
QUINTA JORNADA
COMIENZA LA QUINTA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN LA CUAL,
BAJO EL GOBIERNO DE FIAMETA, SE RAZONA SOBRE LO QUE A
ALGÚN AMANTE, DESPUÉS DE DUROS O DESVENTURADOS
ACCIDENTES, SUCEDIÓ DE FELIZ.
ESTABA ya el oriente todo blanco y los surgentes rayos de todo nuestro
hemisferio habían extendido la claridad, cuando Fiameta, por los dulces cantos
de los jóvenes que a primera hora del día cantaban alegremente en los arbustos
incitada, se levantó e hizo llamar a todas las demás y a los tres jóvenes; y con
suave paso descendiendo a los campos, por la ancha llanura arriba entre las
hierbas cubiertas de rocío, hasta que el sol se hubo alzado un tanto, con su
compañía fue paseando, hablando con ellos de una y otra cosa. Pero al sentir
que ya los solares rayos se calentaban, hacia su habitación volvieron los pasos;
llegados a la cual, con óptimos vinos y con dulces del ligero trabajo pasado les
hizo confortarse y por el deleitoso jardín hasta la hora de comer se recrearon.
Venida la cual, estando todas las cosas aparejadas por el discretísimo senescal,
luego de que alguna estampida y una baladilla o dos fueron cantadas,
alegremente, según plugo a la reina, se pusieron a comer; y habiéndolo hecho
ordenadamente y con alegría, no olvidada la establecida costumbre de bailar,
con los instrumentos y con las canciones algunas danzas siguieron. Después de
las cuales, hasta pasada la hora de dormir, la reina dio licencia a todos; algunos
de ellos se fueron a dormir y otros a su solaz por el bello jardín se quedaron.
Pero todos, un poco pasada nona, allí, como quiso la reina, según la usada
costumbre se reunieron junto a la fuente; y habiéndose sentado la reina pro
tribunali, mirando hacia Pánfilo, sonriendo, a él le ordenó que diese principio a
las felices novelas; el cual a ello se dispuso de grado, y dijo así.
NOVELA PRIMERA
Cimone, por amar, se hace sabio y a Ifigenia su señora rapta en el mar, es
hecho prisionero en Rodas, de donde Lisímaco le libera y, de acuerdo con él,
rapta a Ifigenia y a Casandra en sus bodas, huyendo con ellas a Creta; y allí,
haciéndolas sus mujeres, con ellas a sus casas son llamados.
Muchas historias, amables señoras, para dar principio a tan alegre jornada
como será ésta se me ponen delante para ser contadas; de las cuales una más
agrada a mi ánimo porque por ella podréis entender no solamente el feliz final
según el cual comenzamos a razonar, sino cuán santas sean, cuán poderosas y
cuán benéficas las fuerzas del Amor, las cuales muchos, sin saber lo que dicen,
condenan y vituperan con gran error; lo que, si no me equivoco (porque creo
que estáis enamoradas) mucho deberá agradaros.
Pues así como hemos leído en las antiguas historias de los chipriotas, en la
isla de Chipre hubo un hombre nobilísimo que tuvo por nombre Aristippo, más
que sus otros paisanos riquísimo en todos los bienes temporales, y si con una
cosa no le hubiese herido la fortuna, más que nadie hubiera podido sentirse
contento. Y era ésta que entre sus otros hijos tenía uno que en estatura y
belleza de cuerpo a todos los demás jóvenes sobrepasaba, pero que era estúpido
sin esperanza, cuyo verdadero nombre era Caleso; pero porque ni con trabajo
de ningún maestro ni por lisonja o golpes del padre ni por ingenio de ningún
otro había podido metérsele en la cabeza ni letra ni educación alguna, así como
por su voz gruesa y deforme y por sus maneras más propias de animal que de
hombre, por burla era de todos llamado Cimone, lo que en su lengua sonaba
como en la nuestra «asno». Cuya malgastada vida el padre soportaba con
grandísimo dolor; y habiendo perdido ya toda esperanza, para no tener siempre
delante la causa de su dolor, le mandó que se fuese al campo y que allí viviera
con sus labradores; la cual cosa agradó muchísimo a Cimone porque las
costumbres y las maneras de los hombres rústicos eran más de su gusto que las
ciudadanas.
Yéndose, pues, Cimone al campo, y haciendo allí las cosas que
correspondían a aquel lugar, sucedió que un día, pasado ya mediodía, yendo él
de una posesión a otra con un bastón echado al cuello, entró en un bosquecillo
que había hermosísimo en aquella comarca, y que, porque el mes de mayo era,
estaba todo frondoso; andando por el cual llegó, según le guió su fortuna, a un
pradecillo rodeado de altísimos árboles, en uno de los rincones del cual había
una bellísima y fresca fuente junto a la que vio, sobre el verde prado, dormir a
una hermosísima joven cubierta por un vestido tan sutil que casi nada de las
cándidas carnes escondía, y de la cintura para arriba estaba solamente cubierta
por un paño blanquísimo y sutil; y junto a ella semejantemente dormían dos
mujeres y un hombre, siervos de esta joven. A la cual, como Cimone vio, no de
otra manera que si nunca hubiera visto forma de mujer, apoyándose sobre su
bastón, sin decir cosa alguna, con admiración grandísima comenzó
intensísimamente a contemplar; y en el rudo pecho, donde con mil enseñanzas
no se había podido hacer entrar impresión alguna de ciudadano placer, sintió
despertar un pensamiento que le decía a su material y gruesa mente que aquélla
era la más hermosa cosa que nunca había sido vista por ningún viviente.
Y allí empezó a distinguir sus partes alabando los cabellos, que estimaba de
oro, la frente, la nariz y la boca, la garganta y los brazos y sumamente el pecho,
todavía no muy elevado; y de labrador convertido súbitamente en juez de la
hermosura, deseaba sumamente en su interior verle los ojos que, por alto sueño
apesadumbrados, tenía cerrados; y por vérselos muchas veces tuvo deseos de
despertarla. Pero pareciéndole infinitamente más hermosa que otras mujeres
que antes había visto, dudaba que fuese alguna diosa; y tanto juicio mostraba
que juzgaba que las cosas divinas eran más dignas de reverencia que las
mundanas y por ello se contenía esperando que por sí misma se despertase; y
aunque la espera le pareciese excesiva, invadido por desusado placer, no sabía
irse de allí.
Sucedió, pues, que, luego de un largo espacio, la joven, cuyo nombre era
Ifigenia, antes que ninguno de los suyos se despertó, y alzando la cabeza y
abriendo los ojos y viendo que en su bastón apoyado estaba Cimone delante, se
maravilló mucho, y dijo:
—Cimone, ¿qué vas buscando a estas horas por este bosque?
Era Cimone, tanto por su hermosura como por su rudeza y por la nobleza y
riqueza del padre, conocido a cualquiera del país. No contestó nada a las
palabras de Ifigenia, pero al verla abrir los ojos empezó a mirárselos fijamente
pareciéndole que de ellos salía una suavidad que le llenaba de un placer nunca
por él probado. Lo que viendo la joven comenzó a temer que aquel su fijo
mirar moviese su rudeza a alguna cosa que pudiera causarle deshonra, por lo
que, llamadas sus mujeres, se levantó diciendo:
—Cimone, quedaos con Dios.
Y entonces Cimone le respondió:
—Yo voy contigo.
Y por mucho que la joven rechazase su compañía, siempre temiéndole, no
pudo separarlo de ella hasta que no la hubo acompañado a su casa; y de allí se
fue a casa de su padre afirmando que de ninguna manera volvería al campo; lo
que, por muy pesado que fuera a su padre y a los suyos, le dejaron hacer
esperando ver qué causa era la que de aquella manera le había hecho mudar de
opinión.
Habiendo, pues, entrado en el corazón de Cimone, en el que ninguna
enseñanza había podido entrar, la saeta de Amor por la hermosura de Ifigenia,
en brevísimo tiempo, yendo de un pensamiento a otro, maravilló a su padre y a
todos los suyos y a cualquiera otro que le conocía. Primeramente pidió a su
padre que le hiciera vestir con los trajes y todas las demás cosas adornado que
llevaban sus hermanos, lo que su padre hizo contentísimo. Luego, reuniéndose
con los jóvenes de pro y oyendo hablar de las cosas que corresponden a los
gentileshombres, y máximamente a los enamorados, primero con admiración
grandísima de todos en poco espacio de tiempo, no solamente aprendió las
primeras letras, sino que llegó a ser de gran valor entre los filósofos; y después
de esto, siendo razón de todo aquello el amor que tenía a Ifigenia, no solamente
la voz bronca y rústica redujo a educada y ciudadana, sino que llegó a ser
maestro de canto y de música, y en el cabalgar y en las cosas bélicas, tanto
marinas como de tierra, expertísimo y valeroso llegó a ser. Y en breve, para no
contar en detalle todas las cosas de su virtud, no había pasado el cuarto año
desde el día de su primer enamoramiento cuando había llegado a ser el más
gallardo y el más cortés y el que tenía más particulares virtudes entre los otros
jóvenes que hubiera en la isla de Chipre.
¿Qué es, amables señoras, lo que hemos de pensar de Cimone? Ciertamente,
no otra cosa sino que las altas virtudes por el cielo infundidas en su valerosa
alma habían sido por la envidiosa fortuna en una pequeñísima parte de su
corazón con lazos fortísimos atadas y encerradas, los cuales todos Amor
rompió e hizo pedazos, como que era mucho más poderoso que ella; y como
animador de los adormecidos ingenios, a aquéllos, oscurecidos por crueles
tinieblas, con su fuerza arrastró a la clara luz mostrando abiertamente de qué
lugar arrastra a los espíritus sujetos a él y a cuál los conduce con sus rayos.
Cimone, pues, por mucho que en amar a Ifigenia en algunas cosas, así como
suelen hacer los jóvenes amantes, exagerase, no por ello Aristippo,
considerando que Amor lo había hecho de borrego transformarse en persona,
no sólo no dejaba pacientemente de ayudarlo sino que le animaba a seguir en
todo su voluntad. Pero Cimone, que rehusaba ser llamado Galeso por acordarse
de que así lo había llamado Ifigenia, queriendo dar honesto fin a su deseo,
muchas veces hizo sondear a Cipseo, padre de Ifigenia, para que se la diese por
mujer, pero Cipseo repuso siempre que se la había prometido a Pasimundas,
noble joven rodense a quien entendía no faltar.
Y habiendo llegado el tiempo de las pactadas nupcias de Ifigenia, y
habiendo mandado a por ella su esposo, se dijo Cimone:
«Ahora es tiempo de mostrar, oh Ifigenia, cuánto eres amada por mí. Por ti
me he hecho un hombre y si puedo tenerte no dudo que me convertiré en más
glorioso que algún dios; y con certeza o te tendré o moriré.»
Y dicho esto, ocultamente a algunos nobles jóvenes pidiendo ayuda, que
eran sus amigos, y haciendo secretamente armar un barco con todas las cosas
oportunas para la batalla naval, se hizo a la mar, en espera del barco que debía
transportar a Ifigenia a su esposo en Rodas. La cual, luego de muchos honores
que le hicieron su padre y los amigos de su esposo, hecha a la mar, hacia Rodas
enderezaron la proa y salieron.
Cimone, que no se dormía, al día siguiente con su barco la alcanzó, y de lo
alto de la proa a los que en el barco de Ifigenia iban, gritó fuerte:
—Deteneos, arriad las velas, o esperad ser vencidos y hundidos en el mar.
Los adversarios de Cimone habían traído las armas a cubierta y se
preparaban a defenderse; por lo que Cimone, tomando, después de las palabras,
un arpón de hierro, sobre la popa de los rodenses, que se alejaban deprisa, lo
echó y la proa de su barco lo sujetó con fuerza; y fiero como un león, sin
esperar a ser seguido por nadie, sobre la nave de Rodas saltó, como si a todos
tuviera por nadie; y espoleándolo Amor, con maravillosa fuerza entre los
enemigos se arrojó con un cuchillo en la mano y ora a éste ora a aquél hiriendo,
como a ovejas los abatía. Lo que viendo los rodenses, arrojando en tierra las
armas, casi al unísono se declararon prisioneros.
A los que Cimone dijo:
—Jóvenes, ni deseo de botín ni enojo contra vosotros me hizo partir de
Chipre para asaltaros en medio del mar con mano armada: lo que me movió es
para mí grandísima cosa de conseguir y para vosotros fácil de conceder con
paz, y es Ifigenia, sobre todas las cosas por mí amada, a quien no pudiendo
obtener de su padre como amigo y en paz, a vosotros como enemigo y con las
armas me ha empujado Amor a quitárosla; y porque entiendo ser yo para ella lo
que debía ser vuestro Pasimundas, dádmela, e idos con la gracia de Dios.
Los jóvenes, a quienes más la fuerza que la liberalidad obligaba, a Ifigenia,
lacrimosa, concedieron a Cimone; el cual, viéndola llorar, le dijo:
—Noble señora, no te aflijas; soy tu Cimone, que por un largo amor mucho
más he merecido tenerte que Pasimundas por una palabra dada.
Volvióse, pues, Cimone, habiéndola ya hecho llevar sobre su nave, sin tocar
nada más de los rodenses, con sus compañeros, y los dejó marchar. Cimone
entonces, más que ningún otro hombre contento con la adquisición de tan cara
prenda, luego de que algún tiempo hubo empleado en consolarla a ella, que
lloraba, deliberó con sus compañeros que no era el caso de volver a Chipre por
el momento, por lo que, de común consejo, todos hacia Creta, donde casi todos
ellos y máximamente Cimone, por parentescos viejos y recientes y por muchos
amigos creían que estarían seguros junto con Ifigenia, enderezaron la proa de
su nave. Pero la fortuna, que asaz fácilmente había otorgado a Cimone la
consecución de la mujer, inconstante, súbitamente en triste y amargo llanto
mudó la indecible alegría del enamorado joven.
No habían todavía pasado cuatro horas desde que Cimone había dejado a los
rodenses cuando, llegando la noche (que Cimone esperaba más placentera que
ninguna de las pasadas antes) junto con ella se levantó un temporal bravísimo y
tempestuoso que al cielo con nubes y al mar con perniciosos vientos llenó; por
la cual cosa ni podía nadie ver qué hacer ni adónde ir, ni siquiera mantenerse
en cubierta para buscar algún remedio. Cuánto dolió esto a Cimone no hay que
preguntárselo. Parecía que los dioses le hubiesen concedido su deseo para que
más doloroso le fuese el morir, de lo que sin aquello poco se hubiese
preocupado antes. Se dolían del mismo modo sus compañeros, pero sobre
todos se dolía Ifigenia, llorando fuertemente y temiendo cada sacudida de las
olas, y en su llanto ásperamente maldecía el amor de Cimone y se quejaba de
su atrevimiento, afirmando que por ninguna otra cosa había nacido aquel
tempestuoso azar sino porque los dioses no querían que aquel que contra su
gusto quería tenerla por esposa pudiera gozar de su presuntuoso deseo sino
que, viéndola primero morir a ella, él después muriese miserablemente.
Con tales lamentos y con otros mayores no sabiendo los marineros qué
hacerse, haciéndose el viento cada vez más fuerte, sin saber ni distinguir
adónde iban, llegaron junto a la isla de Rodas; y no sabiendo sin embargo qué
isla fuese aquélla, con todo ingenio se esforzaron, para salvar sus vidas en
llegar a tierra si se podía. A lo cual fue favorable la fortuna y los condujo a un
pequeño seno del mar adonde poco antes que ellos los rodenses dejados libres
por Cimone habían llegado con su nave; y antes de apercibirse de haber
anclado en la isla de Rodas, se vieron (al salir la aurora y hacer el cielo algo
más claro) como vecinos por un tiro de arco del barco que el día anterior
habían dejado libre, de la cual cosa Cimone, angustiado sin medida, temiendo
que le sucedería lo que le sucedió, mandó que se pusiera todo esfuerzo en salir
de allí e ir a donde la fortuna los llevase porque en ninguna parte podían estar
peor que aquí.
Se hicieron grandes esfuerzos para poder salir de allí, pero en vano: el
viento poderosísimo los empujaba al lado contrario hasta el punto de que no
sólo no pudieron salir del pequeño golfo, sino que, quisieran o no, los empujó a
tierra. Y al llegar a ella fueron reconocidos por los marineros rodenses que
habían descendido de su nave, de los cuales rápidamente alguno corrió a una
hacienda cercana adonde habían ido los nobles jóvenes rodenses y les contó
que allí Cimone con Ifigenia a bordo de su nave habían llegado por azar del
mismo modo que ellos. Éstos, al oírlo, contentísimos, tomando a muchos de los
hombres de la hacienda, prestamente fueron al mar; y Cimone, que ya en tierra
con los suyos había tomado la decisión de huir a algún bosque cercano, todos
juntos con Ifigenia fueron presos y llevados a la hacienda, y de allí, venido de
la ciudad Lisímaco, sobre quien reposaba aquel año la suma magistratura de los
rodenses, con grandísima compañía de hombres de armas, a Cimone y a todos
sus compañeros se llevó a prisión, como Pasimundas, a quien las noticias
habían llegado, había ordenado querellándose ante el senado de Rodas. Y de tal
guisa el mísero y enamorado Cimone perdió a su Ifigenia ganada por él poco
antes sin haberle quitado más que algún beso.
Ifigenia fue recibida y confortada por muchas mujeres nobles de Rodas,
tanto por el dolor sufrido en su captura como por la fatiga pasada en el airado
mar, y junto a ellas se estuvo hasta el día fijado para sus bodas. A Cimone y a
sus compañeros, por la libertad que habían dado el día antes a los jóvenes
rodenses, les fue concedida la vida, que Pasimundas solicitaba con todas sus
fuerzas que les fuera quitada, y a prisión perpetua fueron condenados; en la
cual, como puede creerse, dolorosos estaban y sin esperanza ya de ningún
placer. Pasimundas cuanto podía la preparación de las futuras nupcias
solicitaba; pero la fortuna, como arrepentida de la súbita injuria hecha a
Cimone, obró un nuevo accidente en favor de su salud.
Tenía Pasimundas un hermano menor en edad que él, pero no en virtud que
tenía por nombre Orínisda, que había estado en largas negociaciones para
tomar por mujer a una joven noble y hermosa de la ciudad, que se llamaba
Casandra, a quien Lisímaco sumamente amaba; y se había aplazado el
matrimonio muchas veces por distintos accidentes. Ahora, viéndose
Pasimundas a punto de celebrar sus nupcias con grandísima fiesta, pensó que
óptimamente estaría si en aquella misma fiesta, para no volver de nuevo a los
gastos y a los festejos, pudiera hacer que Orínisda semejantemente tomara
mujer, por lo que con los parientes de Casandra renovó las conversaciones y
las llevó a término, y él junto con el hermano decidieron que el mismo día que
Pasimundas se llevase a Ifigenia, el mismo Orínisda se llevase a Casandra. La
cual cosa oyendo Lisímaco, sobremanera le desagradó porque se veía privado
de su esperanza, según la cual pensaba que si Orínisda no la desposaba,
ciertamente la obtendría él; pero como prudente, tuvo escondido su dolor y
empezó a pensar de qué manera podría impedir que aquello tuviera lugar, y no
vio ninguna vía posible sino raptarla. Esto le pareció fácil por el cargo que
tenía, pero mucho más deshonroso lo juzgaba que si no hubiera tenido aquel
cargo; pero en resumen, después de larga deliberación, la honestidad cedió el
lugar al amor y tomó el partido de que, sucediera lo que sucediese, raptaría a
Casandra.
Y pensando en la compañía que para hacer aquello necesitaba y de la
manera en que debla procederse, se acordó de Cimone, a quien tenía prisionero
junto con sus compañeros, e imaginó que ningún otro compañero mejor ni más
leal podía tener que Cimone en este asunto; por lo que la noche siguiente
ocultamente le hizo venir a su cámara y comenzó a hablarle de esta guisa:
—Cimone, así como los dioses son óptimos y liberales donantes de las cosas
a los hombres, así son sagacísimos probadores de su virtud, y a quienes
encuentran firmes y constantes en todos los casos, como a los más valerosos
hacen dignos de las más altas recompensas. Ellos han querido una prueba de tu
virtud más cierta que aquella que pudiste mostrar dentro de los límites de la
casa de tu padre, a quien sé abundantísimo en riquezas; y primero con las
punzantes solicitudes de amor te hicieron hombre de insensato animal (tal
como he sabido), y luego con dura fortuna y al presente con dolorosa prisión
quieren ver si tu ánimo cambia de lo que era cuando por poco tiempo te
sentiste feliz con la ganada presa; el cual si es el mismo que fue, nada tan feliz
te concedieron como lo que al presente se preparan a darte, lo cual, para que
recobres las usadas fuerzas y te sientas animoso, entiendo mostrarte.
Pasimundas, contento con tu desgracia y solicito procurador de tu muerte,
cuanto puede se apresura a celebrar las bodas con tu Ifigenia para gozar en
ellas de la presa que primero una alegre fortuna te había concedido y
súbitamente airada te quitó; la cual cosa, cuánto tiene que dolerte, si amas
como yo creo, por mí mismo lo conozco, a quien igual injuria que la tuya se
prepara a hacerme el mismo día su hermano Orínisda con Casandra, a quien yo
amo sobre todas las cosas. Y para escapar a tanta injuria y a tanto dolor de la
fortuna ninguna vía veo que quede abierta sino la virtud de nuestros ánimos y
de nuestras diestras con las que debemos mantener las espadas y abrirnos
camino, tú para el segundo rapto, y yo para el primero de nuestras señoras; por
lo que si tú, no quiero decir tu libertad (de la que poco creo que te preocupes
sin tu señora), sino si a tu señora quieres recuperar, en tus manos la han puesto
los dioses si quieres seguirme en mi empresa.
Estas palabras hicieron volver a Cimone todo el perdido ánimo, y sin
demasiado respiro tomarse para responder, dijo:
—Lísimaco, ni más fuerte ni más fiel compañero que yo puedes tener en tal
cosa si es que de ella se seguirá para mí lo que dices; y por ello lo que te parece
que tenga que hacer ordénamelo y verás que lo hago con maravillosa fuerza.
A quien Lísimaco dijo:
—El tercer día a partir de hoy, entrarán por vez primera las nuevas esposas
en casa de sus maridos, donde tú armado con tus compañeros y yo con algunos
de los míos en los que más confío, al caer la tarde entraremos, y raptándolas en
medio del convite, a una nave que he hecho aprestar secretamente las
llevaremos matando a cualquiera que se atreva a hacernos frente.
Gustó la orden a Cimone y, callado, hasta el tiempo acordado estuvo en la
prisión. Llegado el día de las bodas, la pompa fue grande y magnífica, y por
todas partes la casa de los dos hermanos estaba en fiesta. Habiendo preparado
Lísimaco todas las cosas oportunas, a Cimone y sus compañeros y
semejantemente a sus amigos, todos armados bajo sus vestidos, cuando le
pareció oportuno y habiéndolos primero con muchas palabras animado a su
propósito, dividió en tres partes, de las cuales cautamente a una mandó al
puerto para que nadie pudiera impedir el subir a la nave cuando lo necesitasen;
y con las otras dos venidos a la casa de Pasimundas, a una dejó a la puerta para
que ninguno pudiera encerrarlos dentro e impedir su salida, y con el remanente,
junto con Cimone, subió por las escaleras.
Y llegados ya a la sala donde las nuevas esposas con muchas otras señoras
ya a la mesa se habían sentado para comer ordenadamente, echándose hacia
adelante y tirando al suelo las mesas, cada uno cogió a la suya y, poniéndolas
en brazos de sus compañeros, mandaron que a la preparada nave las llevasen
inmediatamente. Las recién casadas empezaron a llorar y a gritar e igualmente
las otras mujeres y servidores; y repentinamente todo se llenó de voces y de
llanto. Pero Cimone y Lisímaco y sus compañeros, sacando las espadas, sin
que nadie se enfrentase a ellos, dejándoles todos paso, hacia la escalera se
volvieron; y bajando por ella corrió a ellos Pasimundas que con un gran bastón
en la mano corría al ruido, al que animosamente Cimone con su espada golpeó
en la cabeza y se la partió por medio, y le hizo caer muerto a sus pies;
corriendo en ayuda del cual el mísero Orínisda, igualmente fue muerto por uno
de los golpes de Cimone, y algunos otros que acercarse quisieron por los
compañeros de Lísimaco y de Cimone fueron heridos y rechazados. Éstos,
dejando la casa llena de sangre y de alboroto y de llanto y de tristeza, sin
ningún obstáculo, apretando su botín, llegaron a la nave; y poniendo en ella a
las mujeres y subiendo ellos y todos sus compañeros, estando ya la playa llena
de gente armada que a rescatar a las señoras venía, dando los remos al agua,
alegremente se fueron a lo suyo.
Y llegados a Creta, allí por muchos amigos y parientes alegremente
recibidos fueron, y casándose con las mujeres haciendo una gran fiesta,
alegremente de su botín gozaron. En Chipre y en Rodas hubo alborotos y riñas
grandes y durante mucho tiempo por sus hechos; por último, mediando en un
lugar y en otro los amigos y los parientes, encontraron el modo de que, luego
de algún exilio, Cimone con Ifigenia, contento, volviese a Chipre y Lísimaco
del mismo modo con Casandra se volvió a Rodas; y cada uno alegremente con
la suya vivió largamente contento en su tierra.
NOVELA SEGUNDA
Costanza ama a Martuccio Gmito y, oyendo que había muerto, desesperada se
sube sola a una barca, la cual por el viento es transportada a Susa; lo
encuentra vivo en Túnez, se descubre a él, y él, estando en gran privanza con
el rey por los consejos que le ha dado, casándose con ella, rico, se vuelve con
ella a Lípari.
La reina, viendo terminada la historia de Pánfilo, después de haberla alabado
mucho, ordenó a Emilia que, diciendo una, continuase; la cual comenzó así:
Todos debemos con razón deleitarnos con las cosas que vemos seguidas por
el galardón que merecen los afectos; y porque amar más merece deleite que
aflicción a largo término, con mucho mayor placer mío al hablar de la presente
materia obedeceré a la reina de lo que en la precedente hice al rey.
Debéis, pues, delicadas señoras, saber que junto a Sicilia hay una islita
llamada Lípari, en la cual, no hace aún mucho tiempo, hubo una bellísima
joven llamada Costanza, nacida en la isla de gentes muy honradas, de la cual
un joven que en la isla había, llamado Martuccio Gomito, asaz gallardo y
cortés y valioso en su oficio, se enamoró. La cual tanto por él se inflamó de
igual manera que nunca sentía ningún bien sino cuando lo veía, y deseando
Martuccio tenerla por mujer, la hizo pedir a su padre, el cual contestó que él
era pobre y por ello no quería dársela.
Martuccio, despechado al verse rehusado por su pobreza, con algunos
amigos y parientes armando un barco, juró no volver jamás a Lípari sino rico; y
partiendo de allí, comenzó a piratear costeando Berbería, robando a cualquiera
que pudiese menos que él; en la cual cosa bastante favorable le fue la fortuna,
si hubiera sabido poner límite a su ventura. Pero no bastándole que él y sus
compañeros se hubiesen hecho riquísimos en poco tiempo, mientras buscaban
enriquecerse más, sucedió que por algunos barcos sarracenos luego de larga
defensa, con sus compañeros fue preso y robado, y por 1a mayor parte de los
sarracenos despedazado y hundido su barco, él, llevado a Túnez, fue puesto en
prisión y tenido en larga miseria. Llegó a Lípari no por una ni por dos, sino por
muchas y diversas personas la noticia de que todos aquellos que con Martuccio
había en el barquichuelo se habían anegado.
La joven, que sin medida estaba triste por la partida de Martuccio, oyendo
que con los otros había muerto, largamente lloró, y decidió no seguir viviendo,
y no sufriéndole su corazón matarse a sí misma con violencia, pensó una rara
obligación imponer a su muerte; y saliendo secretamente una noche de su casa
y llegando al puerto, halló por acaso, un tanto separada de las otras naves, una
navecilla de pescadores, a la cual, porque acababan de bajarse de ella sus
patrones, encontró provista de mástil y de remos.
Y subiendo en ella prestamente y con los remos empujándose un tanto por el
mar, algo conocedora del arte marinero como lo son generalmente todas las
mujeres de aquella isla, izó la vela y arrojó los remos y el timón y se entregó
por completo al viento, pensando que por necesidad debía suceder o que el
viento a la barca sin carga y sin piloto volcase, o que contra algún escollo la
arrojase y rompiera; con lo que ella, aunque salvarse quisiera, no pudiese y por
necesidad se ahogara; y tapándose la cabeza con un manto, se echó sollozando
en el fondo de la barca. Pero de muy distinta manera sucedió de lo que ella
pensaba, porque siendo aquel viento que soplaba tramontano y asaz suave, y no
habiendo casi oleaje, y sosteniéndose bien la barca, al siguiente día de la noche
en que se había subido a ella, al atardecer, a unas cien millas más allá de Túnez
a una playa vecina a una ciudad llamada Susa la llevó.
La joven no advertía estar en la tierra más que en el mar, como quien nunca
por ningún accidente había levantado la cabeza ni entendía levantarla. Y había
por acaso entonces, cuando la barca golpeó la orilla, una pobre mujer junto al
mar, que quitaba del sol las redes de sus pescadores; la cual, viendo la barca, se
maravilló de cómo con la vela desplegada la hubiese dejado dar en tierra; y
pensando que en ella los pescadores dormían, fue a la barca y a ninguna otra
persona vio sino a esta joven, y a ella, que profundamente dormía, llamó
muchas veces, y al fin la hizo despertarse, y conociendo en el vestir que era
cristiana, hablándola en ladino le preguntó cómo era que tan sola en aquella
barca hubiera llegado allí.
La joven, oyéndola hablar ladino, temió que tal vez otro viento la hubiera
devuelto a Lípari, y poniéndose súbitamente en pie miró alrededor, y no
conociendo la comarca y viéndose en tierra, preguntó a la buena mujer que
dónde estaba.
Y la buena mujer le respondió:
—Hija mía, estás cerca de Susa en Berbería.
Oído lo cual, la joven, pesarosa de que Dios no había querido mandarle la
muerte, temiendo el deshonor y no sabiendo qué hacerse, junto a su barca
sentándose, comenzó a llorar. La buena mujer, viendo esto, sintió piedad de
ella, y tanto le rogó que se la llevó a su cabaña; y tanto la lisonjeó allí que ella
le dijo cómo había llegado hasta allí, por lo que, viendo la buena mujer que
estaba todavía en ayunas, su duro pan y algún pez y agua le preparó, y tanto la
rogó que comió un poco. Luego preguntó Costanza quién era a la buena mujer
que así hablaba ladino; y ella le dijo que de Trápani era y que tenía por nombre
Carapresa y que allí servía a algunos pescadores cristianos.
La joven, al oír decir «Carapresa», por muy apesadumbrada que estuviera, y
no sabiendo ella misma qué razón le movía a ello, sintió que era buen augurio
haber oído este nombre, y comenzó a sentir esperanzas sin saber de qué y a
sentir cesar un tanto el deseo de la muerte; y sin manifestar quién era ni de
dónde, rogó insistentemente a la buena mujer que por amor de Dios tuviera
misericordia de su juventud y que le diese algún consejo con el cual pudiera
escapar de que le hicieran algún daño.
Carapresa, al oírla, a guisa de buena mujer, dejándola en la cabaña,
prestamente recogió sus redes y volvió con ella, y cubriéndola toda con su
mismo manto, la llevó con ella a Susa, y llegada allí, dijo:
—Costanza, yo te llevaré a casa de una buenísima señora sarracena a quien
sirvo muchas veces en lo que necesita, y es una señora anciana y
misericordiosa; te recomendaré a ella cuanto pueda y estoy certísima de que te
recibirá de grado y te tratará como a una hija, y tú, estando con ella, te las
ingeniarás como puedas, sirviéndola, para conseguir su gracia hasta que Dios te
mande mejor ventura.
Y como lo dijo, lo hizo. La señora, que era ya vieja, después de oírla, miró a
la joven a la cara y empezó a llorar, y asiéndola, la besó en la frente y luego, de
la mano, la llevó a su casa, en la cual, con algunas otras mujeres vivía sin
hombre alguno, y todas trabajaban en diversas cosas con sus manos, haciendo
distintos trabajos de seda, de palma, de cuero; de los que la joven en pocos días
aprendió a hacer alguno y con ellas comenzó a trabajar, y en tanta gracia y
amor llegaron a tenerla la buena señora y las otras, que era cosa maravillosa, y
en poco espacio de tiempo, enseñándosela ellas, aprendió su lengua.
Viviendo, pues, la joven en Susa, habiendo sido ya en su casa llorada por
perdida y muerta, sucedió que, siendo rey de Túnez uno que se llamaba
Meriabdelá, un joven de gran linaje y de mucho poder que había en Granada,
diciendo que le pertenecía a él el reino de Túnez, reunida grandísima multitud
de gente contra el rey de Túnez se vino, para arrojarlo del reino.
Y llegando estas cosas a los oídos de Martuccio Gomito en la prisión, el cual
muy bien sabía el berberisco, y oyendo que el rey de Túnez se esforzaba
muchísimo en defenderla, dijo a uno de aquellos que a él y a sus compañeros
guardaban:
—Si yo pudiera hablar al rey, me da el corazón que le daría un consejo con
el cual ganaría la guerra.
El guardián dijo estas palabras a su señor, el cual al rey las contó
incontinenti; por lo cual, el rey mandó que le fuera llevado Martuccio; y
preguntándole cuál era su consejo, le respondió así:
—Señor mío, si he mirado bien en otros tiempos que he estado en estas
tierras vuestras la manera en que tenéis vuestras batallas, me parece que más
con arqueros que otra cosa las libráis; y por ello, si encontrase el modo de que
a los arqueros de vuestro adversario les faltasen saetas y que los vuestros
tuvieran de ellas en abundancia, creo que venceríais vuestra batalla.
Y el rey le dijo:
—Sin duda si esto pudiera hacerse, creería ser vencedor.
Y Martuccio le dijo:
—Señor mío, si lo queréis, esto podrá hacerse, y oíd cómo: vosotros debéis
hacer cuerdas mucho más delgadas para los arcos de vuestros arqueros que las
que son por todas usadas comúnmente, y luego mandar hacer saetas cuyas
muescas no sean buenas sino para estas cuerdas delgadas; y esto conviene
hacerlo tan secretamente que vuestro adversario no lo sepa, porque de otra
manera encontraría un remedio. Y la razón por la que os digo esto es ésta:
luego que los arqueros de vuestro enemigo hayan lanzado sus saetas y los
vuestros las vuestras, sabed que las que los vuestros hayan lanzado tendrán que
recogerlas vuestros enemigos, para seguir la batalla, y los vuestros tendrán que
recoger las suyas; pero los adversarios no podrán usarlas saetas lanzadas por
los vuestros porque las pequeñas muescas no entrarán en las cuerdas gruesas,
mientras a los vuestros sucederá lo contrario con las saetas de vuestros
enemigos, porque en las cuerdas delgadas entrarán óptimamente las saetas que
tengan anchas muescas; y así los vuestros tendrán gran acopio de saetas
mientras los otros tendrán falta de ellas.
Al rey, que era sabio señor, agradó el consejo de Martuccio, y siguiéndole
enteramente, con él encontró haber ganado la guerra, con lo que sumamente
Martuccio consiguió su gracia y, por consiguiente, un grande y rico estado.
Corrió la fama de estas cosas por el país y llegó a oídos de Costanza que
Martuccio Gomito estaba vivo, a quien largamente había creído muerto; por lo
que el amor por él, ya entibiado en su corazón frío, con pronta flama se inflamó
de nuevo y se hizo mayor y la muerta esperanza suscitó. Por lo cual a la buena
señora con quien vivía manifestó todos sus asuntos, y le dijo que deseaba ir a
Túnez para saciar sus ojos con aquello que los oídos por las recibidas noticias
le habían hecho deseosa. La cual alabó mucho su deseo, y como si hubiese sido
su madre, subiendo a una barca, con ella se fue a Túnez, donde con Costanza
en casa de una pariente suya fue recibida honradamente.
Y habiendo ido con ella Carapresa, la mandó a escuchar lo que pudiera
saberse de Martuccio; y encontrando que estaba vivo y en gran estado y
contándoselo, plugo a la noble señora ser ella quien significase a Martuccio
que allí en su busca había venido su Costanza; y yendo un día a donde
Martuccio estaba, le dijo:
—Martuccio, a mi casa ha llegado un servidor tuyo que viene de Lípari y
querría secretamente hablarte; y por ello, por no confiarse a los otros, tal como
él ha querido, yo mismo he venido a decírtelo.
Martuccio le dio las gracias y tras ella se fue a su casa. Cuando la joven lo
vio, cerca estuvo de morir de alegría, y no pudiendo contenerse, súbitamente
con los brazos abiertos se le echó al cuello y lo abrazó, y por lástima de los
infortunios pasados y por la alegría presente, sin poder nada decir, tiernamente
comenzó a llorar.
Martuccio, viendo a la joven, un tanto se quedó sin palabra de la maravilla,
y luego, suspirando, dijo:
—¡Oh, Costanza mía! ¿Estás viva? Hace mucho tiempo que oí que habías
muerto y en nuestro país de ti nada se sabía.
Y dicho esto, llorando tiernamente, la abrazó y la besó. Costanza le contó
todas sus aventuras y el honor que había recibido de la noble señora con quien
había estado. Martuccio, luego de muchos razonamientos, separándose de ella,
a su señor se fue y todo le contó; esto es, sus azares y los de la joven,
añadiendo que, con su licencia, entendía según nuestra fe casarse con ella.
El rey se maravilló de estas cosas, y haciendo venir a la joven y oyéndole
que era tal como Martuccio había dicho, dijo:
—Pues muy bien lo has ganado por marido.
Y haciendo venir grandísimos y nobles presentes, parte le dio a ella y parte a
Martuccio, dándoles licencia para hacer entre sí lo que más fuese del agrado de
cada uno. Martuccio, honrada mucho la noble señora con quien Costanza había
vivido, y agradeciéndole lo que en su servicio había hecho, y haciéndole tales
presentes como a ella convenían y encomendándola a Dios, no sin muchas
lágrimas de Costanza, se despidió; y luego, subiendo a un barquito con licencia
del rey, y con su Carapresa, con próspero viento volvieron a Lípari, donde
hubo tan gran fiesta como nunca decir se podría. Allí Martuccio se caso con
ella e hizo grandes y hermosas bodas, y luego con ella, en paz y en reposo,
largamente gozaron de su amor.
NOVELA TERCERA
Pietro Boccamazza se escapa con Agnolella; se encuentra con ladrones, la
joven huye por un bosque y es conducida a un castillo, Pietro es apresado y se
escapa de manos de los ladrones, y luego de algunos accidentes llega al
castillo donde estaba Agnolella, y casándose con ella, con ella vuelve a Roma.
No hubo nadie entre todos que la historia de Emilia no alabase, la que
viendo la reina que había terminado, volviéndose a Elisa le ordenó que
continuase ella; y ella, deseosa de obedecer, comenzó:
A mí se me pone delante, encantadoras señoras, una mala noche que pasaron
dos jovencillos poco prudentes; pero porque le siguieron muchos días felices,
como está de acuerdo con nuestro argumento, me place contarla.
En Roma, que como hoy es la cola antes fue la cabeza del mundo, hubo un
joven hace poco tiempo, llamado Pietro Boccamazza, de familia muy honrada
entre las romanas, que se enamoró de una hermosísima y atrayente joven
llamada Agnolella, hija de uno que tuvo por nombre Gigliuozzo Saullo,
hombre plebeyo pero muy querido a los romanos. Y amándola, tanto hizo, que
la joven comenzó a amarle no menos que él la amaba. Pietro, empujado por
ferviente amor, y pareciéndole que no debía sufrir más la dura pena que el
deseo de ella le daba, la pidió por mujer; la cual cosa, al saberla sus parientes,
fueron adonde él y le reprocharon mucho lo que quería hacer; y por otra parte
hicieron decir a Gigliuozzo Saullo que de ninguna manera atendiese a las
palabras de Pietro porque, si lo hacía, nunca como amigo le tendrían sus
parientes.
Pietro, viéndose el vedado camino por el que sólo creía poder conseguir su
deseo, quiso morirse de dolor, y si Gigliuozzo lo hubiera consentido, contra el
gusto de todos los parientes que tenía hubiese tomado por mujer a su hija; pero
como no fue así, se le puso en la cabeza que, si a la joven le placiere, haría que
aquello tuviese lugar, y por persona interpuesta conociendo que le placía, se
puso de acuerdo con ella para huir de Roma. Y planeado aquello, Pietro, una
mañana, levantándose tempranísimo, junto con ella montó a caballo y se
pusieron en camino hacia Anagni, donde Pietro tenía algunos amigos en los
cuales confiaba mucho; y cabalgando así, no teniendo tiempo de hacer las
bodas porque temían ser seguidos, hablando. sobre su amor, alguna vez el uno
besaba al otro.
Ahora, sucedió que, no conociendo Pietro muy bien el camino, cuando
estuvieron unas ocho millas lejos de Roma, debiendo tomar a la derecha, se
fueron por un camino a la izquierda; y apenas habían cabalgado más de dos
millas cuando se vieron cerca de un castillo del cual, habiéndolos visto,
súbitamente salieron cerca de doce hombres de armas; y estando bastante
cerca, la joven los vio, por lo que gritando dijo:
—¡Pietro, salvémonos que nos asaltan!
Y como pudo, hacia un bosque grandísimo volvió su jaco y, apretándole las
espuelas, sujetándose al arzón, sintiéndose el jaco aguijar, corriendo por aquel
bosque la llevaba. Pietro, que más la cara de ella iba mirando que el camino, no
habiéndose percatado pronto, como ella, de los hombres que venían, fue
alcanzado por ellos y preso y obligado a bajar del jaco; y preguntándole quién
era, empezaron a deliberar entre ellos y a decir:
—Éste es de los amigos de nuestros enemigos; ¿qué hemos de hacer sino
quitarle estas ropas y este jaco y, por desagradar a los Orsini, colgarlo de una
de estas encinas?
Y estando todos de acuerdo con esta decisión, habían mandado a Pietro que
se desnudase; y estando él desnudándose, ya adivinando todo su mal, sucedió
que una cuadrilla de bien veinticinco hombres de armas que estaban en acecho
súbitamente se les echaron encima a aquéllos gritando:
—¡Mueran, mueran!
Los cuales, sorprendidos por aquello, dejando a Pietro, se volvieron en su
defensa, pero viéndose mucho menos que los asaltantes, comenzaron a huir, y
éstos a seguirlos, la cual cosa viendo Pietro, súbitamente cogió sus cosas y
saltó sobre su jaco y comenzó a huir cuanto pudo por el camino por donde
había visto que la joven había huido.
Pero no viendo por el bosque ni camino ni sendero, ni distinguiendo huellas
de caballo, después de que le pareció encontrarse a salvo y fuera de las manos
de aquellos que le habían apresado y también de los otros por quienes ellos
habían sido asaltados, no encontrando a su joven, más triste que ningún
hombre, comenzó a llorar y a andarla llamando por aquí y por allí por el
bosque; pero nadie le respondía, y él no se atrevía a volverse atrás, y andando
por allí delante no sabía adónde iba a llegar; y, por otra parte, de las fieras que
suelen habitar en los bosques tenía al mismo tiempo miedo por él y por su
joven, a quien le parecía estar viendo estrangulada por un oso o un lobo.
Anduvo, pues, este desventurado Pietro todo el día por aquel bosque
gritando y dando voces, a veces retrocediendo cuando creía que avanzaba; y ya
entre el gritar y el llorar y por el miedo y por el largo ayuno, estaba tan rendido
que más no podía. Y viendo llegada la noche, no sabiendo qué consejo tomar,
encontrada una grandísima encina, bajando del jaco, lo ató a ella, y luego, para
no ser por las fieras devorado por la noche, se subió a ella, y poco después,
saliendo la luna y estando el tiempo clarísimo, no atreviéndose a dormir para
no caer, aunque hubiera tenido la ocasión, el dolor y los pensamientos que
tenía de su joven no le hubieran dejado; por lo que, suspirando y llorando y
maldiciendo su desventura, velaba.
La joven, huyendo como decíamos antes, no sabiendo dónde ir sino donde
su jaco mismo donde mejor le parecía la llevaba, se adentró tanto en el bosque
que no podía ver el lugar por donde había entrado; por lo que no de otra
manera de lo que había hecho Pietro, todo el día (ora esperando y ora
andando), y llorando y dando voces, y doliéndose de su desgracia, por el
selvático lugar anduvo dando vueltas.
Al fin, viendo que Pietro no venía, estando ya oscuro, dio junto a un
senderillo, entrando por el cual y siguiéndolo el jaco, luego de que más de dos
millas hubo cabalgado, desde lejos se vio delante de una casita, a la que lo
antes que pudo se llegó; y allí encontró un buen hombre de mucha edad con su
mujer que también era vieja; los cuales, cuando la vieron sola, dijeron:
—Hija, ¿qué vas haciendo tú sola a esta hora por este lugar?
La joven, llorando, repuso que había perdido a su compañía en el bosque y
preguntó a qué distancia estaba Anagni.
El buen hombre respondió:
—Hija mía, éste no es camino por donde ir a Anagni; hay más de doce
millas desde aquí.
Dijo entonces la joven:
—¿Y dónde hay habitaciones en que poder albergarse?
Y el buen hombre repuso:
—Habitaciones no hay en ningún lugar tan cercano que pudieses llegar antes
que fuera de día.
Dijo entonces la joven:
—¿Os placería, puesto que a otro lugar ir no puedo, tenerme aquí por el
amor de Dios esta noche?
El buen hombre repuso:
—Joven, que te quedes con nosotros esta noche nos placerá, pero sin
embargo queremos recordarte que por estas comarcas de día y de noche van
muchas malas brigadas de amigos y enemigos que muchas veces nos causan
gran daño y gran disgusto; y si por desgracia estando tú aquí viniera alguna, y
viéndote hermosa y joven como eres te causaran molestias y deshonra,
nosotros no podríamos ayudarte. Queremos decírtelo para que después, si ello
sucediera, no puedas quejarte de nosotros.
La joven, viendo que la hora era tardía, aunque las palabras la asustasen,
dijo:
—Si place a Dios, nos guardará a vos y a mí de este dolor, que si a pesar de
ello me sucediera, es mucho menos malo ser desgarrada por los hombres que
despedazada en los bosques por las fieras.
Y dicho esto, bajando de su rocín, entró en la casa del pobre hombre, y allí
con ellos de lo que pobremente tenían cenó y luego, toda vestida, sobre una
yacija, junto con ellos, se acostó a dormir; y en toda la noche no cesó de
suspirar ni de llorar su desventura y la de Pietro, de quien no sabía qué debía
esperar sino mal.
Y estando ya cerca la mañana, sintió un gran ruido de pasos de gente; por la
cual cosa, levantándose, se fue a un gran patio que tenía detrás la pequeña
casita, y viendo en una de las partes mucho heno, se fue a esconder dentro para
que, si aquella gente llegase aquí, no la encontraran tan pronto. Y apenas
acababa de esconderse del todo cuando aquéllos, que eran una gran brigada de
hombres malvados, llegaron a la puerta de la casita; y haciendo abrir y
entrando dentro, y encontrado el jaco de la joven todavía con la silla puesta,
preguntaron quién había allí.
El buen hombre, no viendo a la joven, repuso:
—No hay nadie más que nosotros, pero este rocín, de quien se haya
escapado, llegó ayer por la tarde a nosotros y lo metimos en la casa para que
los lobos no lo comiesen.
—Pues —dijo el comandante de la compañía— bueno será para nosotros,
puesto que otro dueño no tiene.
Esparciéndose, pues, todos estos por la pequeña casa, una parte se fue al
patio, y dejando en tierra sus lanzas y sus escudos de madera, sucedió que uno
de ellos, no sabiendo qué hacer, arrojó su lanza en el heno y estuvo a punto de
matar a la escondida joven, y ella a descubrirse porque la lanza le dio junto a la
teta izquierda, tanto que el hierro le desgarró los vestidos con lo que ella estuvo
a punto de lanzar un gran grito temiendo haber sido herida; pero acordándose
de dónde estaba, recobrándose, se quedó callada.
La brigada, quién por aquí y quién por allá, habiéndoles cogido los
cabritillos y la otra carne, y comido y bebido, se fueron a lo suyo y se llevaron
el rocín de la joven.
Y estando ya bastante lejos, el buen hombre comenzó a preguntar a la
mujer:
—¿Qué ha sido de la joven que ayer por la noche llegó aquí, que no la he
visto desde que nos levantamos?
La buena mujer respondió que no sabía, y estuvieron buscándola. La joven,
sintiendo que aquéllos se habían ido, salió del heno; de lo que el buen hombre,
muy contento, puesto que vio que no había dado en manos de aquéllos, y
haciéndose ya de día, le dijo:
—Ahora que el día viene, si te place te acompañaremos hasta un castillo que
está a cinco millas de aquí, y estarás en un lugar seguro; pero tendrás que venir
a pie, porque esa mala gente que ahora se va de aquí, se ha llevado tu rocín.
La joven, sin preocuparse por ello, le rogó que al castillo la llevasen; por lo
que poniéndose en camino, allí llegaron hacia mitad de tercia. Era el castillo de
uno de los Orsini que se llamaba Liello de Campodiflore, y por ventura estaba
allí su mujer, que era señora buenísima y santa; y viendo a la joven,
prestamente la reconoció y la recibió con fiestas, y ordenadamente quiso saber
cómo hubiera llegado aquí. La joven le contó todo.
La señora, que conocía también a Pietro, así como amigo de su marido que
era, dolorosa estuvo del caso sucedido; y oyendo dónde había sido preso, pensó
que habría sido muerto.
Dijo entonces a la joven.
—Puesto que es así que no sabes de Pietro, te quedarás aquí conmigo hasta
que pueda mandarte a Roma con seguridad.
Pietro, estando sobre la encina lo más triste que puede estarse vio venir unos
veinte lobos hacia la hora del primer sueño, los cuales todos en cuanto el jaco
vieron lo rodearon. Sintiéndolos el rocín, levantando la cabeza, rompió las
riendas y quiso darse a la huida, pero estando rodeado y no pudiendo, un gran
rato con los dientes y con las patas se defendió; al final fue abatido y
destrozado y rápidamente destripado, y apacentándose todos, no dejando sino
los huesos, lo devoraron y se fueron. Con lo que Pietro, a quien parecía tener
en el jaco una compañía y un sostén de sus fatigas, mucho se acoquinó y se
imaginó que nunca más podría salir de aquel bosque; y siendo ya cerca del día,
muriéndose de frío sobre la encina, como quien siempre miraba alrededor, vio
cerca lo que parecía un grandísimo fuego; por lo que, al hacerse de día claro,
bajando no sin miedo de la encina, se enderezó hacia allí y tanto anduvo que
llegó a él, alrededor del cual encontró pastores que comían y se divertían, por
los que por compasión fue recogido. Y luego de que hubo comido bien y se
calentó, contada su desventura y cómo había llegado solo allí, les preguntó si
en aquellos lugares había alguna villa o castillo adonde pudiese ir.
Los pastores le dijeron que a unas tres millas de allí estaba un castillo de
Liello de Campodiflore, en el cual al presente estaba su mujer; de lo que Pietro
contentísimo se puso y les rogó que alguno de ellos le acompañase hasta el
castillo, lo que dos de ellos hicieron de buen grado. Llegado a él Pietro, y
habiendo encontrado allí a un conocido suyo, tratando de buscar el modo de
que la joven fuese buscada por el bosque, fue mandado llamar de parte de la
señora; el cual, incontinenti, fue a ella, y al ver con ella a Agnolella, nunca
contento hubo igual que el suyo.
Se consumía todo por ir a abrazarla, pero por vergüenza que le causaba la
señora lo dejaba; y si él estuvo muy contento, la alegría de la joven al verlo no
fue menor. La noble señora, acogiéndolo y festejándolo y oyéndole lo que
sucedido le había, le reprendió mucho de lo que quería hacer contra el gusto de
sus parientes; pero viendo que con todo estaba determinado a ello y que
agradaba a la joven, dijo:
—¿De qué me preocupo yo? Éstos se aman, éstos se conocen; cada uno de
ellos es igualmente amigo de mi marido, y su deseo es honrado, y creo que
agrade a Dios; puesto que uno de la horca ha escapado y el otro de la lanza, y
ambos dos de las fieras salvajes, hágase así.
Y volviéndose a ellos les dijo:
—Si esto tenéis en el ánimo, querer ser mujer y marido, yo también; hágase,
y que las bodas aquí se preparen a expensas de Liello: la paz, después, entre
vosotros y vuestros parientes bien sabré hacerla yo.
Contentísimo Pietro, y más Agnolella, se casaron allí, y como se puede
hacer en la montaña, la noble señora preparó sus honradas bodas, y allí los
primeros frutos de su amor dulcísimamente gustaron. Luego, de allí a algunos
días, la señora junto con ellos montando a caballo, y bien acompañados,
volvieron a Roma, donde, encontrando muy airados a los parientes de Pietro
por lo que había hecho, con ellos los puso en paz; y él con mucho reposo y
placer con su Agnolella hasta su vejez vivió.
NOVELA CUARTA
Ricciardo Manardi es hallado por micer Lizio de Valbona con su hija, con la
cual se casa, y con su padre queda en paz.
Al callarse Elisa, las alabanzas que sus compañeras hacían de su historia
escuchando, ordenó la reina a Filostrato que él hablase; el cual, riendo,
comenzó:
He sido reprendido tantas veces por tantas de vosotras porque os impuse un
asunto de narraciones crueles y que movían al llanto, que me parece (para
restañar algo aquella pena) estar obligado a contar alguna cosa con la cual algo
os haga reír; y por ello, de un amor que no tuvo más pena que algunos suspiros
y un breve temor mezclado con vergüenza, y a buen fin llegado, con una
historieta muy breve entiendo hablaros.
No ha pasado, valerosas señoras, mucho tiempo desde que hubo en la
Romaña un caballero muy de bien y cortés que fue llamado micer Lizio de
Valbona, a quien por acaso, cerca de su vejez, le nació una hija de su mujer
llamada doña Giacomina; la cual, más que las demás de la comarca al crecer se
hizo hermosa y placentera; y porque era la única que les quedaba al padre y a
la madre sumamente por ellos era amada y tenida en estima y vigilada con
maravilloso cuidado, esperando concertarle un gran matrimonio. Ahora,
frecuentaba mucho la casa de micer Lizio y mucho se entretenía con él un
joven hermoso y lozano en su persona, que era de los Manardi de Brettinoro,
llamado Ricciardo, del cual no se guardaban micer Lizio y su mujer más que si
hubiera sido su hijo; el cual, una vez y otra habiendo visto a la joven
hermosísima y gallarda y de loables maneras y costumbres, y ya en edad de
tomar marido, de ella ardientemente se enamoró, y con gran cuidado tenía
oculto su amor. De lo cual, percibiéndose la joven, sin esquivar el golpe,
semejantemente comenzó a amarle a él, de lo que Ricciardo estuvo muy
contento.
Y habiendo muchas veces sentido deseos de decirle algunas palabras, y
habiéndose callado por temor, sin embargo una vez, buscando ocasión y valor,
le dijo:
—Caterina, te ruego que no me hagas morir de amor.
La joven repuso de súbito:
—¡Quisiera Dios que me hicieses tú más morir a mí!
Esta respuesta mucho placer y valor dio a Ricciardo y le dijo:
—Por mí no quedará nada que te sea grato, pero a ti corresponde encontrar
el modo de salvar tu vida y la mía.
La joven entonces dijo:
—Ricciardo, ves lo vigilada que estoy, y por ello no puedo ver cómo puedes
venir conmigo; pero si puedes tú ver algo que pueda hacer sin que me
deshonre, dímelo, y yo lo haré.
Ricciardo, habiendo pensado muchas cosas, súbitamente dijo:
—Dulce Caterina mía, no puedo ver ningún camino si no es que pudieras
dormir o venir arriba a la galería que está junto al jardín de tu padre, donde, si
supiese yo que estabas, por la noche sin falta me las arreglaría para llegar, por
muy alta que esté.
Y Caterina le respondió:
—Si te pide el corazón venir allí creo que bien podré hacer de manera que
allí duerma.
Ricciardo dijo que sí, y dicho esto, una sola vez se besaron a escondidas, y
se separaron. Al día siguiente, estando ya cerca el final de mayo, la joven
comenzó delante de la madre a quejarse de que la noche anterior, por el
excesivo calor, no había podido dormir.
Dijo la madre:
—Hija, pero ¿qué calor fue ése? No hizo calor ninguno.
Y Caterina le dijo:
—Madre mía, deberíais decir «a mi parecer» y tal vez diríais bien; pero
deberíais pensar en lo mucho más calurosas que son las muchachas que las
mujeres mayores.
La señora dijo entonces:
—Hija, es verdad, pero yo no puedo hacer calor y frío a mi gusto, como tú
parece que querrías; el tiempo hay que sufrirlo como lo dan las estaciones; tal
vez esta noche hará más fresco y dormirás mejor.
—Quiera Dios —dijo Caterina—, pero no suele ser costumbre, yendo hacia
el verano, que las noches vayan refrescándose.
—Pues —dijo la señora—, ¿qué vamos a hacerle?
Repuso Caterina:
—Si a mi padre y a vos os placiera, yo mandaría hacer una camita en la
galería que está junto a su alcoba y sobre su jardín, y dormiría allí oyendo
cantar el ruiseñor; y teniendo un sitio más fresco, mucho mejor estaría que en
vuestra alcoba.
La madre entonces dijo:
—Hija, cálmate; se lo diré a tu padre, y si él lo quiere así lo haremos. Las
cuales cosas oyendo micer Lizio a su mujer, porque era viejo y quizá por ello
un tanto malhumorado, dijo:
—¿Qué ruiseñor es ése con el que quiere dormirse? También voy a hacerla
dormir con el canto de las cigarras.
Lo que sabiendo Caterina, más por enfado que por calor, no solamente la
noche siguiente no durmió sino que no dejó dormir a su madre, siempre
quejándose del mucho calor, lo que habiendo visto la madre fue por la mañana
a micer Lizio y le dijo:
—Micer, vos no queréis mucho a esta joven; ¿qué os hace durmiendo en esa
galería? En toda la noche no ha cerrado el ojo por el calor; y además, ¿os
asombráis porque le guste el canto del ruiseñor siendo como es una criatura? A
los jóvenes les gustan las cosas semejantes a ellos.
Micer Lizio, al oír esto, dijo:
—Vaya, ¡que le hagan una cama como pueda caber allí y haz que la rodeen
con sarga, y que duerma allí y que oiga cantar el ruiseñor hasta hartarse!
La joven, enterada de esto, prontamente hizo preparar allí una cama; y
debiendo dormir allí la noche siguiente, esperó hasta que vio a Ricciardo y le
hizo una señal convenida entre ellos, por la que entendió lo que tenía que
hacer.
Micer Lizio, sintiendo que la joven se había acostado, cerrando una puerta
que de su alcoba daba a la galería, del mismo modo se fue a dormir. Ricciardo,
cuando por todas partes sintió las cosas tranquilas, con la ayuda de una escala
subió al muro, y luego desde aquel muro, agarrándose a unos saledizos de otro
muro, con gran trabajo (y peligro si se hubiese caído), llegó a la galería, donde
calladamente con grandísimo gozo fue recibido por la joven; y luego de
muchos besos se acostaron juntos y durante toda la noche tomaron uno del otro
deleite y placer, haciendo muchas veces cantar al ruiseñor. Y siendo las noches
cortas y el placer grande, y ya cercano el día (lo que no pensaban), caldeados
tanto por el tiempo como por el jugueteo, sin tener nada encima se quedaron
dormidos, teniendo Caterina con el brazo derecho abrazado a Ricciardo bajo el
cuello y cogiéndole con la mano izquierda por esa cosa que vosotras mucho os
avergonzáis de nombrar cuando estáis entre hombres. Y durmiendo de tal
manera sin despertarse, llegó el día y se levantó micer Lizio; y acordándose de
que su hija dormía en la galería, abriendo la puerta silenciosamente, dijo:
—Voy a ver cómo el ruiseñor ha hecho dormir esta noche a Caterina.
Y saliendo afuera calladamente, levantó la sarga con que estaba oculta la
cama, y a Ricciardo y a ella se encontró desnudos y destapados que dormían en
la guisa arriba descrita; y habiendo bien conocido a Ricciardo, en silencio se
fue de allí y se fue a la alcoba de su mujer y la llamó diciendo:
—Anda, mujer, pronto, levántate y ven a ver que tu hija estaba tan deseosa
del ruiseñor que tanto lo ha acechado que lo ha cogido y lo tiene en la mano.
Dijo la señora:
—¿Cómo puede ser eso?
Dijo micer Lizio:
—Lo verás si vienes enseguida.
La señora, apresurándose a vestirse, en silencio siguió a micer Lizio, y
llegando los dos juntos a la cama y levantada la sarga claramente pudo ver
doña Giacomina cómo su hija había cogido y tenía el ruiseñor que tanto
deseaba oír cantar. Por lo que la señora sintiéndose gravemente engañada por
Ricciardo quiso dar gritos y decirle grandes injurias, pero micer Francisco le
dijo:
—Mujer, guárdate, si estimas mi amor, de decir palabra porque en verdad,
ya que lo ha cogido, será suyo. Ricciardo es un joven noble y rico; no puede
darnos sino buen linaje; si quiere separarse de mí con buenos modos tendrá que
casarse primero con ella, así se encontrará con que ha metido el ruiseñor en su
jaula y no en la ajena.
Por lo que la señora, consolada, viendo que su marido no estaba irritado por
este asunto, y considerando que su hija había pasado una buena noche y había
descansado bien y había cogido el ruiseñor, se calló. Y pocas palabras dijeron
después de éstas, hasta que Ricciardo se despertó; y viendo que era día claro se
tuvo por muerto, y llamó a Caterina diciendo:
—¡Ay de mí, alma mía! ¿Qué haremos que ha venido el día y me ha cogido
aquí?
A cuyas palabras micer Lizio, llegando de dentro y levantando la sarga
contestó:
—Haremos lo que podamos.
Cuando Ricciardo lo vio, le pareció que le arrancaban el corazón del pecho;
e incorporándose en la cama dijo:
—Señor mío, os pido merced por Dios, sé que como hombre desleal y
malvado he merecido la muerte, y por ello haced de mí lo que os plazca, pero
os ruego, si puede ser, que tengáis piedad de mi vida y no me matéis.
Micer Lizio le dijo:
—Ricciardo, esto no lo ha merecido el amor que te tenía y la confianza que
ponía en ti; pero puesto que es así, y que a tan gran falta te ha llevado la
juventud, para salvarte de la muerte y a mí de la deshonra, antes de moverte
toma a Caterina por tu legítima esposa, para que, así como esta noche ha sido
tuya, lo sea mientras viva; y de esta guisa puedes mi perdón y su salvación
lograr, y si no quieres hacer eso encomienda a Dios tu alma.
Mientras estas palabras se decían, Caterina soltó el ruiseñor y,
despertándose, comenzó a llorar amargamente y a rogar a su padre que
perdonase a Ricciardo; y por otra parte rogaba a Ricciardo que hiciese lo que
micer Lizio quería, para que con tranquilidad y mucho tiempo pudiesen pasar
juntos tales noches. Pero no hubo necesidad de muchos ruegos porque, por una
parte, la vergüenza de la falta cometida y el deseo de enmendarla y, por otra, el
miedo a morir y el deseo de salvarse, y además de esto el ardiente amor y el
apetito de poseer la cosa amada, de buena gana y sin tardanza le hicieron decir
que estaba dispuesto a hacer lo que le placía a micer Lizio; por lo que pidiendo
micer Lizio a la señora Giacomina uno de sus anillos, allí, sin moverse, en su
presencia, Ricciardo tomó por mujer a Caterina.
La cual cosa hecha, micer Lizio y su mujer, yéndose, dijeron:
—Descansad ahora, que tal vez lo necesitáis más que levantaros.
Y habiendo partido ellos, los jóvenes se abrazaron el uno al otro, y no
habiendo andado más que seis millas por la noche anduvieron otras dos antes
de levantarse, y terminaron su primera jornada. Levantándose luego, y teniendo
ya Ricciardo una ordenada conversación con micer Lizio, pocos días después,
como convenía, en presencia de sus amigos y de los parientes, de nuevo
desposó a la joven y con gran fiesta se la llevó a su casa y celebró honradas y
hermosas bodas, y luego con él largamente en paz y tranquilidad, muchas
veces y cuanto quiso dio caza a los ruiseñores de día y de noche.
NOVELA QUINTA
Guidotto de Cremona deja a Giacomino de Pavia una niña y se muere; a la
cual Giannole de Severino y Minghino de Mingole aman en Faenza; llegan a
las manos; se descubre que la muchacha es hermana de Giannole y se entrega
por esposa a Minghino.
Habían reído tanto todas las mujeres, escuchando la historia del ruiseñor,
que todavía, aunque Filostrato hubiera terminado de novelar, no podían dejar
de reírse.
Pero al cabo, luego de que un rato se hubieron reído, dijo la reina:
—Ciertamente, aunque nos afligiste ayer, nos has divertido hoy tanto, que
ninguna debe quejarse de ti con razón.
Y habiendo remitido la palabra a Neifile, le ordenó que novelase; la cual
alegremente, así comenzó a hablar:
Puesto que Filostrato ha entrado, hablando, en la Romaña, a mí me agradará
también andar algún tanto por ella paseándome con mi novelar.
Digo, pues, que vivieron antiguamente en la ciudad de Fano dos lombardos
de los cuales uno fue llamado Guidotto de Cremona y el otro Giacomino de
Pavia, hombres ya de edad y que habían pasado su juventud casi toda en
hechos de armas y como soldados; donde, llegándole la hora de la muerte a
Guidotto, y no teniendo ningún hijo ni otro amigo o pariente en quien confiar
más de lo que hacía en Giacomino, una hija suya de unos diez años y lo que en
el mundo tenía, hablándole mucho de sus asuntos, le dejó, y se murió.
Sucedió en estos tiempos que la ciudad de Faenza, que largamente había
estado en guerra y en desventura, a un estado mejor volvió, y fue, a cualquiera
que quisiese volver, libremente concedido que pudiese volver; por la cual cosa,
Giacomino, que otras veces había vivido allí, y placídole la estancia, allí se
volvió con todas sus cosas, y con él se llevó a la muchacha que le había dejado
Guidotto, a quien como a hija propia amaba y trataba. La cual, creciendo, se
hizo hermosísima joven tanto como cualquiera otra que hubiese en la ciudad; y
tanto como era hermosa era cortés y honrada, por la cual cosa empezaron a
cortejarla algunos, pero sobre todo dos jóvenes muy gallardos e igualmente de
pro le cogieron grandísimo amor, en tanto que por celos empezaron a tenerse
un odio desmesurado: y se llamaba el uno Giannole de Severino y el otro
Minghino de Mingole.
Y ninguno de ellos, teniendo ella quince años, hubiese dejado de tomarla
por mujer si sus parientes lo hubieran sufrido; por lo que, viendo que en la
manera honesta se la prohibían, cada uno se dedicó a conquistarla de la manera
que mejor pudiese. Tenía Giacomino en casa una criada de edad y un criado
que tenía por nombre Crivello, persona divertida y muy amistosa a la cual
Giannole, familiarizándose mucho, cuando le pareció oportuno le descubrió su
amor, rogándole que le fuese favorable para poder obtener su deseo, y grandes
cosas si lo hacía prometiéndole.
A quien Crivello dijo:
—Mira, en esto no podré hacer otra cosa por ti sino que cuando Giacomino
se vaya a alguna parte a cenar, meterte donde ella estuviera, porque si le
quisiera decir algo por ti no se quedaría nunca escuchándome. Esto, si te place,
te lo prometo, y lo haré; haz luego, si sabes, lo que creas que esté bien.
Giannole le dijo que no quería más, y quedaron de acuerdo en esto.
Minghino, por otra parte, había conquistado a la criada y conseguido tanto con
ella que muchas veces le había llevado sus embajadas a la muchacha y casi con
su amor la había inflamado; y además de esto, le había prometido reunirlo con
ella si sucediese que Giacomino por alguna razón se fuese de casa por la noche.
Sucediendo, pues, no mucho después de estas palabras que, por obra de
Crivello, Giacomino se fue a cenar con un amigo suyo, haciéndolo saber a
Giannole, acordó con él que, cuando hiciese cierta señal, viniera, y encontraría
la puerta abierta.
La criada, por otra parte, no sabiendo nada de esto, avisó a Minghino de que
Giacomino no cenaba allí, y le dijo que estuviera cerca de la casa, de manera
que cuando viese una señal que le haría ella, viniera y entrase dentro.
Llegada la noche, no sabiendo los dos amantes nada el uno del otro,
sospechando cada uno del otro, con algunos compañeros armados se fue a
entrar en posesión de ésta; Minghino, con los suyos, a esperar la señal se
instaló en casa de un amigo suyo vecino de la joven; Giannole, con los suyos
se quedó un poco alejado de la casa. Crivello y la criada, no estando allí
Giacomino, se ingeniaban en quitarse de en medio el uno al otro.
Crivello decía a la criada:
—¿Cómo no te vas a dormir? ¿Qué haces dando vueltas por la casa?
Y la criada le decía:
—Pero ¿tú por qué no te vas con el señor? ¿Qué estás esperando aquí si ya
has cenado?
Y así, el uno no podía hacer mover al otro.
Pero Crivello, viendo que había llegado el momento concertado con
Giannole, se dijo:
«¿Qué me importa ésta? Si no se calla, tendrá lo que se merece».
Y hecha la señal convenida, se fue a abrir la puerta; y Giannole, venido
prontamente con dos de sus compañeros, entró, y encontrando a la joven en la
sala, la cogieron para llevársela. La joven empezó a resistir y a gritar
fuertemente, y la criada del mismo modo; lo que sintiendo Minghino,
prestamente con sus compañeros allá corrió y, viendo que ya sacaban a la
joven por la puerta, sacando las espadas, gritaron todos:
—¡Alto, traidores, muertos sois! No os saldréis con la vuestra; ¿qué
violencia es ésta?
Y dicho esto, comenzaron a herirles y, por otra parte, la vecindad, saliendo
fuera al alboroto con luces y con armas, comenzaron a condenar aquello y a
ayudar a Minghino; por lo que, luego de larga pelea, Minghino le quitó la
joven a Giannole y la volvió a llevar a casa de Giacomino; y no se había
terminado la reyerta cuando los soldados del capitán de la ciudad llegaron allí y
cogieron a muchos de aquéllos, y entre otros fueron presos Minghino y
Giannole y Crivello, y llevados a prisión.
Pero tranquilizada luego la cosa y habiendo vuelto Giacomino, y muy
sañudo con este incidente, examinando cómo había sido, y encontrando que en
nada tenía culpa la joven, se tranquilizó un tanto, proponiéndose, para que mas
casos semejantes no sucedieran, casarla lo antes que pudiera.
Llegada la mañana, los parientes de una parte y de la otra, habiendo la
verdad del caso oída y conociendo el mal que a los jóvenes apresados podía
sobrevenirles si Giacomino quería poner en obra lo que razonablemente habría
podido, se fueron a él y con suaves palabras le rogaron que a la ofensa recibida
del poco juicio de los jóvenes no mirase tanto cuanto al amor y a la
benevolencia que creían que les tenía a aquellos que le rogaban, ofreciéndose
luego ellos mismos y los jóvenes que habían causado el mal a poner en obra
toda reparación que él exigiese.
Giacomino, que durante su vida habría visto muchas cosas y era de buenos
sentimientos, repuso brevemente:
—Señores, si como estoy en la vuestra estuviese en mi ciudad, me tengo
tanto por vuestro amigo que ni en esto ni en otra cosa haría sino lo que os
pluguiese; y además de esto, más debo plegarme a vuestra voluntad en cuanto
vosotros os habéis ofendido a vosotros mismos, porque esta joven no es de
Cremona ni de Pavia, como tal vez muchos juzgan, sino faentina, si bien ni yo
ni ella ni aquel de quien yo la obtuve supimos nunca de quién fuese hija; por lo
cual de lo que me rogáis, haré tanto como esté en mi poder.
Los valerosos hombres, oyendo que era de Faenza se maravillaron; y
dándole las gracias a Giacomino por su generosa respuesta le rogaron que le
pluguiera decirles cómo había llegado ella a sus manos y cómo sabía que fuese
faentina; a los que Giacomino dijo:
—Guidotto de Cremona fue mi compañero y amigo, y llegada la hora de su
muerte me dijo que cuando esta ciudad fue tomada por Federico el emperador
estando pillando todo, entró él con sus compañeros en una casa y la encontró
llena de cosas y abandonada por sus habitantes, salvo por esta niña, quien, de
edad de dos años o menos, a él que subía las escaleras le llamó padre; por la
cual cosa, sintiendo lástima de ella, junto con todas las cosas de la casa se la
llevó consigo y se fue a Fano y, muriendo allí, con lo que tenía allí me la dejó,
ordenándome que cuando fuera tiempo la casara y lo que había sido suyo le
diese por dote. Y llegando a edad de tener marido, no he podido darla a nadie
que me guste; pero lo haré de buena gana antes de que otro caso semejante a
aquel de ayer noche me suceda.
Había allí, entre los otros, un Guigliemino de Medicina que con Guidotto
había estado en aquel asunto, y muy bien sabía de quién era la casa que
Guidotto había robado; y viéndolo allí entre los otros, se le acercó y le dijo:
—Bernabuccio, ¿oyes lo que dice Giacomino?
Dijo Bernabuccio:
—Sí, y ha poco pensaba en ello porque me acuerdo que en aquella
turbamulta perdí una hijita de la edad que Giacomino dice.
A quien Guigliemino dijo:
—Con certeza aquélla es ésta porque yo hace tiempo estuve en una parte
donde oí a Guidotto explicar dónde había el pillaje, y supe que había sido tu
casa; por ello, acuérdate si por alguna señal creerías reconocerla y hazla
buscar, que encontrarás que con certeza es tu hija.
Por lo que, pensando Bernabuccio, se acordó que debía tener una cicatriz a
guisa de crucecita sobre la oreja izquierda, por un nacido que le había hecho
quitar poco antes de aquel accidente, por lo que, sin dilación, acercándose a
Giacomino que todavía estaba allí, le rogó que lo llevara a su casa y le dejase
ver a esta joven.
Giacomino le llevó allí de buen grado y la hizo venir ante él; la cual, al verla
Bernabuccio, la cara misma de su madre, que todavía era una hermosa mujer,
le pareció ver; pero sin embargo, no quedándose en esto, dijo a Giacomino que
le pedía la gracia de poder levantarle un poco los cabellos sobre la oreja
izquierda, de lo que Giacomino estuvo contento. Bernabuccio, acercándose a
ella, que vergonzosamente estaba quieta, levantados con la mano derecha los
cabellos, la cruz vio; por donde, verdaderamente conociendo que era su hija,
tiernamente comenzó a llorar y a abrazarla, aunque ella se escabullese, y vuelto
a Giacomino dijo:
—Hermano mío, ésta es mi hija; mi casa fue la que fue pillada por Guidotto,
y ésta, en aquel frenesí súbito, fue dentro olvidada por mi mujer y su madre, y
hasta ahora habíamos creído que en la casa, que aquel mismo día ardió, había
ardido.
La joven, oyendo esto y viéndolo hombre de edad, y dando fe a sus palabras
y, por oculta virtud movida, recibiendo sus abrazos, con él tiernamente
comenzó a llorar. Bernabuccio en el mismo momento mandó a por su madre y
a por otros parientes suyos y a por sus hermanos, y mostrándola a todos y
contándoles el hecho, después de mil abrazos, haciendo una gran fiesta,
estando Giacomino muy contento, consigo a su casa la llevó.
Sabido aquello el capitán de la ciudad, que era hombre valeroso, y sabiendo
que Giannole, a quien tenía preso, hijo era de Bernabuccio y hermano carnal de
aquélla, pensó pasar por alto mansamente la falta cometida por aquél; e
interviniendo en estas cosas, con Bernabuccio y con Giacomino, a Giannole y a
Minghino hizo hacer las paces, y a Minghino, con gran placer de todos sus
parientes, dio por mujer a la joven, cuyo nombre era Agnesa, y junto con ellos
liberó a Crivello y a los otros que detenidos habían sido por esta razón; y
Minghino luego hizo contentísimo buenas y grandes bodas, Y llevándosela a
casa, con ella en paz y en prosperidad después vivió muchos años.
NOVELA SEXTA
Gian de Prócida, hallado con una joven amada por él y regalada al rey
Federico, para ser quemado con ella es atado a un palo, reconocido por
Ruggier de Loria, se salva y la toma por mujer.
Terminada la historia de Neifile, que mucho había gustado a las damas,
mandó la reina a Pampínea que se dispusiese a contar alguna; la cual,
prestamente, levantando el claro rostro, comenzó:
Grandísimas fuerzas, amables señoras, son las de Amor, y a grandes fatigas
y a exorbitantes peligros exponen a los amantes, como por muchas cosas
contadas hoy y otras veces, puede comprenderse; pero no dejo de querer
probarlo de nuevo con la osadía de un joven enamorado.
Ischia es una isla muy cercana a Nápoles, en la que antiguamente hubo una
jovencita entre las otras hermosa y muy alegre cuyo nombre fue Restituta, e
hija de un hombre noble de la isla que Marín Bólgaro tenía por nombre; la
cual, a un mozuelo que de una islita cercana a Ischia era, llamada Prócida, y
por nombre tenía Gianni, amaba más que a su vida, y ella a él. El cual, no ya el
día venía a pasar a Ischia para verla, sino que muchas veces de noche, no
habiendo encontrado barca, desde Prócida a Ischia nadando había ido, para
poder ver, si otra cosa no podía, al menos las paredes de su casa.
Y durante estos amores tan ardientes sucedió que, estando la joven un día de
verano sola junto al mar, yendo de roca en roca desprendiendo de las piedras
conchas marinas con un cuchillito, se halló en un lugar oculto por los escollos
donde, tanto por la sombra como por la comodidad de una fuente de agua
fresquísima que allí había, se habían detenido con su fragata algunos jóvenes
sicilianos, que de Nápoles venían. Los cuales, habiendo visto a la hermosísima
joven que todavía no los veía, y viéndola sola, decidieron entre sí cogerla y
llevársela; y a la decisión siguió el acto. Ellos, por mucho que ella gritara,
cogiéndola, la subieron a la barca y se fueron; y llegados a Calabria empezaron
a discutir de quién debía ser la joven y, en resumen, todos la querían, por lo
que no hallando acuerdo entre ellos, temiendo llegar a las manos y por ella
arruinar sus asuntos, llegaron al acuerdo de regalarla al rey Federico de Sicilia,
que entonces era joven y con cosas semejantes se entretenía; y llegados a
Palermo lo hicieron así.
El rey, viéndola hermosa, le gustó; pero porque se sentía flojo de salud,
hasta que se sintiese más fuerte, mandó que fuese tenida en ciertos edificios
bellísimos de un jardín suyo al que llamaba La Cuba y allí servida; y así se
hizo. El alboroto por el rapto de la joven fue grande en Ischia, y lo que más les
dolía es que no podían saber quiénes habían sido los que la habían raptado.
Pero Gianni, a quien más que a los demás importaba, no esperando poder
averiguarlo en Ischia, sabiendo de qué lado se había ido la fragata, haciendo
armar una, subió a ella y lo más pronto que pudo, recorrida toda la costa desde
el Minerva hasta el Scalea en Calabria, y por todas partes preguntando por la
joven, le dijeron en Scalea que había sido llevada por los marinos sicilianos a
Palermo; con lo que Gianni, lo antes que pudo se hizo llevar allí, y luego de
mucho buscar, encontrando que la joven había sido regalada al rey y por él
estaba vigilada en La Cuba, se enfureció mucho y perdió la esperanza, no ya de
poder nunca volver a tenerla sino de verla tan sólo.
Pero, retenido por el amor, despidiendo la fragata, viendo que por nadie era
conocido, allí se quedó, y frecuentemente pasando por La Cuba llegó a verla un
día a una ventana, y ella lo vio a él; con lo que los dos bastante contento
tuvieron. Y viendo Gianni que el lugar era solitario, acercándose como pudo, le
habló e, informado por ella de lo que tenía que hacer si quería hablarle más de
cerca, se fue, habiendo primero considerado en todos sus detalles la disposición
del lugar, y esperando la noche, y dejando pasar buena parte de ella, allá se
volvió, y agarrándose a sitios donde no habrían podido hincarse picos en el
jardín entró, y encontrando en él una pértiga, a la ventana que le había
enseñado la joven la apoyó, y por ella con bastante facilidad subió.
La joven, pareciéndole que ya había perdido el honor por cuya protección
algo arisca había sido con él en el pasado, pensando que a ninguna otra persona
más dignamente que a él podía entregarse y pensando en poder inducirlo a
sacarla de allí, había decidido complacerle en todos sus deseos, y por ello había
dejado la ventana abierta, para que él rápidamente pudiese entrar dentro.
Encontrándola, pues, Gianni abierta, silenciosamente entró y se acostó junto a
la joven que no dormía. La cual, antes de pasar a otra cosa, le manifestó toda su
intención, rogándole sumamente que la sacase de allí y la llevase con él; y
Gianni le dijo que nada le agradaría tanto como aquello y que, sin falta, cuando
se separase de ella, de tal manera ordenaría las cosas que la primera vez que
volviese allí se la llevaría. Y después de esto, abrazándose con grandísimo
placer, gozaron de aquel deleite más allá del cual ninguno mayor puede
conceder Amor; y luego de que lo hubieron reiterado muchas veces, sin darse
cuenta se quedaron dormidos uno en los brazos del otro.
El rey, a quien ella había gustado mucho a primera vista, acordándose de
ella, sintiéndose bien de salud, aunque estaba ya cercano el día, deliberó ir a
estar un rato con ella; y con algunos de sus servidores, calladamente, se fue a
La Cuba, y entrando en los edificios, haciendo abrir sin ruido la alcoba donde
sabía que dormía la joven, en ella con un gran candelabro encendido por
delante entró; y mirando la cama, a ella y a Gianni, desnudos y abrazados, vio
que estaban durmiendo. De lo que de súbito se enojó ferozmente y montó en
tan grande ira, sin decir palabra, que poco faltó para que allí, con un puñal que
llevaba al cinto, los matase; luego, juzgando cosa vilísima que cualquier
hombre, y no ya un rey, matase a dos personas desnudas que dormían, se
detuvo, y pensó hacerlos morir en público y quemados.
Y volviéndose al solo compañero que tenía consigo, dijo:
—¿Qué te parece esta mala mujer en quien había puesto mi esperanza?
Y luego le preguntó si conocía al joven que tanta audacia había tenido que
había venido a su casa a causarle tan gran ultraje y disgusto. Aquel a quien
preguntado había contestó que no se acordaba de haberlo visto nunca. Se fue el
rey, pues, airado, de la alcoba y mandó que los dos amantes, desnudos como
estaban, fuesen apresados y atados, y al hacerse día claro los llevasen a
Palermo y en la plaza, atados a un poste con la espalda de uno vuelta contra la
del otro y hasta la hora de tercia fueran tenidos, para que pudiesen ser vistos
por todos y luego fuesen quemados como lo habían merecido; y dicho esto se
volvió a Palermo a su cámara muy sañudo.
Partido el rey, súbitamente muchos se arrojaron sobre los dos amantes y no
solamente los despertaron sino que prestamente sin ninguna piedad los
cogieron y los ataron; lo que viendo los dos jóvenes, si se dolieron y temieron
por sus vidas y lloraron y se quejaron, puede estar bastante claro. Fueron,
según el mandato del rey, llevados a Palermo y atados a un palo en la plaza, y
delante de sus ojos se preparó la leña y el fuego para prenderla a la hora
mandada por el rey. Allí rápidamente todos los palermitanos, hombres y
mujeres, corrieron a ver a los dos amantes; los hombres todos venían a mirar a
la joven, y lo hermosa que era por todas partes y lo bien hecha alababan, como
las mujeres, que a mirar al joven corrían, a él por otra parte elogiaban por ser
hermoso y sumamente bien formado. Pero los desventurados amantes,
avergonzándose mucho ambos, estaban con la cabeza baja y llorando su
infortunio, de hora en hora, esperando la cruel muerte por el fuego.
Y mientras así hasta la hora fijada eran tenidos, pregonándose por todas
partes la falta cometida por ellos y llegando a los oídos de Ruggier de Loria,
hombre de inestimable valor y entonces almirante del rey, para verlos se fue
hacia el lugar donde estaban atados y llegado allí, primero miró a la joven y la
alabó de su hermosura, y después viniendo a mirar al joven, sin demasiado
trabajo lo reconoció; y acercándose más a él, le preguntó si era Gianni de
Prócida.
Gianni, alzando el rostro y reconociendo al almirante, repuso:
—Señor mío, bien fui aquel por quien preguntáis, pero estoy a punto de
dejar de serlo.
Le preguntó entonces el almirante que qué le había llevado a aquello; al cual
Gianni repuso:
—Amor y la ira del rey.
Hízose el almirante explicar más la historia, y habiendo oído todo cómo
había sucedido, y queriendo irse, lo llamó Gianni y le dijo:
—¡Ah, señor mío! Si puede ser, alcanzadme una gracia de quien así me hace
estar.
Ruggeri le pregunto que cuál.
Gianni le dijo:
—Veo que debo, y muy pronto, morir; quiero, pues, de gracia, que, como
estoy con esta joven, a quien más que a mi vida he amado, y ella a mí, dándole
la espalda, y ella a mí, que nos pongan dándonos la cara, para que al verla la
cara mientras me esté muriendo pueda irme consolado.
Ruggier, sonriendo, dijo:
—Haré con gusto que la veas todavía tanto que te hartes de ella.
Y separándose de él, mandó a aquellos a quienes había sido ordenado poner
aquello en ejecución que sin otro mandato del rey no debían hacer más de lo
que habían hecho; y sin demora se fue al rey, al cual, aunque le viese airado, no
dejó de decirle lo que pensaba, y le dijo:
—Rey, ¿en qué te han ofendido los dos jóvenes que allí arriba, en la plaza,
has mandado que sean quemados?
El rey se lo dijo.
Continuó Ruggier:
—La falta que han cometido lo merece, pero no de ti; y como las faltas
merecen castigo, así los beneficios merecen recompensa, además de la gracia y
la misericordia. ¿Sabes quiénes son esos a quienes quieres que quemen?
El rey repuso que no.
Dijo entonces Ruggier:
—Y yo quiero que lo sepas para que veas cuán discretamente te abandonas a
los impulsos de la ira. El joven es hijo de Landolfo de Prócida, hermano carnal
de micer Gian de Prócida por obra de quien eres rey y señor de esta isla; la
joven es hija de Marín Bólgaro, cuyo poder hace hoy que tu señorío no sea
arrojado de Sicilia. Son, además de esto, jóvenes que largamente se han amado
y empujados por el amor y no por el deseo de desafiar tu señoría, este pecado,
si se puede llamar pecado al que por amor hacen los jóvenes, han cometido.
Por lo que ¿cómo quieres hacerlos morir cuando con grandísimos placeres y
presentes deberías honrarlos?
El rey, oyendo esto y cerciorándose de que Ruggier decía verdad, no
solamente no procedió a hacer lo peor contra ellos sino que se arrepintió de lo
que había hecho, por lo que incontinenti mandó que los dos jóvenes fuesen
desatados de la estaca y llevados ante él; y así se hizo.
Y habiendo conocido enteramente su condición pensó que con honores y
con dones tenía que compensar la injuria; y haciéndolos vestir honorablemente,
viendo que era de mutuo consentimiento, a Gianni hizo casarse con la
jovencita, y haciéndoles magníficos presentes, contentos los mandó a su casa,
donde, recibidos con grandísima fiesta, largamente en placer y en gozo
vivieron juntos.
NOVELA SÉPTIMA
Teodoro, enamorado de Violante, hija de micer Amffigo su señor, la deja
preñada y es condenado a la horca, siendo llevado a la cual, mientras le iban
azotando, reconocido por su padre y puesto en libertad, toma por mujer a
Violante.
Las señoras, que temerosas estaban pendientes de oír si los dos amantes eran
quemados, oyendo que se habían salvado, se alegraron dando gracias a Dios; y
la reina, oído el final, a Laureta dio el encargo de la siguiente: la cual
alegremente comenzó a decir:
Hermosísimas damas, en tiempos en que el buen rey Guiglielmo gobernaba
Sicilia había en la isla un gentilhombre llamado micer Amérigo Abate de
Trápani, el cual, entre los demás bienes temporales, estaba bien provisto de
hijos; por lo que, teniendo necesidad de servidores y viniendo galeras de los
corsarios genoveses de Levante que pirateando y costeando Armenia a muchos
muchachos habían apresado, de ellos, creyéndolos turcos, compró algunos,
entre los cuales, aunque todos los demás pareciesen pastores, había uno que de
gentil y mejor aspecto que ningún otro parecía, y era llamado Teodoro. El cual,
creciendo, aunque fuese tratado a guisa de siervo, en la casa mucho con los
hijos de micer Amérigo se crió; y tirando más su naturaleza que los accidentes,
comenzó a ser cortés y de buenos modales, hasta tal punto que tanto gustaba a
micer Amérigo que lo hizo libre; y creyendo que fuese turco, lo hizo bautizar y
llamar Pietro, y lo hizo de sus asuntos administrador, confiando mucho en él.
Como los otros hijos de micer Amérigo, igual creció una hija suya llamada
Violante, hermosa y delicada joven, la cual, pasando el tiempo el padre sin
casarla, se enamoró por acaso de Pietro, y amándolo y teniendo en gran estima
sus maneras y sus obras, sentía vergüenza, sin embargo, en descubrírselo. Pero
Amor le quitó este trabajo porque, habiéndola Pietro mirado muchas veces
cautelosamente, tanto se había enamorado de ella que no sentía ningún bien
sino cuando la veía; pero mucho temía que de esto alguien se percatase,
pareciéndole que no hacía bien con ello; de lo que la joven, que de buena gana
lo miraba, se apercibió, y para darle más seguridad, contentísima (como estaba)
se le mostraba.
Y en esto pasaron bastante, no atreviéndose a decir el uno al otro cosa
alguna, aunque mucho los dos lo deseaban. Pero mientras ellos por igual ardían
en las amorosas llamas encendidos, la fortuna, como si hubiese decidido que
quería que aquello sucediese, encontró el modo de arrojar de ellos el temeroso
miedo que los retenía. Tenía micer Amérigo, aproximadamente a una milla de
Trápani, un lugar suyo muy hermoso al que su mujer con la hija y con otras
mujeres y señoras acostumbraba a ir frecuentemente para distraerse; donde,
habiendo ido un día que hacía mucho calor, y habiendo llevado consigo a
Pietro y quedándose allí, sucedió (como a veces vemos suceder en el verano)
que súbitamente se cubrió el cielo con oscuras nubes, por la cual cosa, la
señora con su compañía, para que el mal tiempo no las cogiese aquí, se
pusieron en camino para volver a Trápani; y andaban lo más deprisa que
podían.
Pero Pietro, que era joven y del mismo modo la muchacha, se adelantaban
bastante al andar de su madre y de las otras compañeras, tal vez no menos
empujados por el amor que por el miedo al tiempo; y habiendo ya avanzado
tanto, con relación a la señora y a las otras, que apenas se veían, sucedió que
luego de muchos truenos súbitamente un granizo gruesísimo y espeso comenzó
a caer, del que la señora y su compañía escaparon en casa de un labrador.
Pietro y la joven, no teniendo más rápido refugio, entraron en una iglesia
antigua y casi en ruinas en la que no había nadie, y en ella, bajo un poco de
techo que todavía quedaba, se refugiaron ambos; y les obligó la necesidad del
escaso amparo a arrimarse el uno al otro. El cual tocamiento fue ocasión de
tranquilizar un poco los ánimos y abrir los amorosos deseos.
Y primero comenzó Pietro a decir:
—¡Quisiera Dios que nunca, debiendo yo estar como estoy, cesase este
granizo!
Y la joven dijo:
—¡Mucho me gustaría!
Y de estas palabras vinieron a cogerse las manos y a apretujarse, y de esto a
abrazarse y luego a besarse, mientras granizaba; y (para no tener yo que contar
todos los particulares) el tiempo no se arregló antes de que ellos, los últimos
deleites de amor ya conocidos, para poder secretamente el uno gozar del otro
hubiesen hecho acuerdos.
El mal tiempo cesó, y al entrar en la ciudad, que estaba cerca, esperando a la
señora, con ella a casa volvieron. Allí algunas veces, con muy discreto orden y
secreto, con gran felicidad juntos se reunieron; y fue la cosa de manera que la
joven quedó embarazada, lo que mucho desagradó al uno y al otro, por lo que
ella muchas artes usó para poder contra el curso de la naturaleza
desembarazarse, pero nunca pudo lograrlo.
Por la cual cosa, Pietro, por su vida temiendo, decidido a huir, se lo dijo; la
cual, oyéndolo dijo:
—Si te vas, me mataré sin falta.
A lo que Pietro, que mucho la amaba, dijo:
—¿Cómo quieres, señora mía, que me quede aquí? Tu gravidez descubrirá
nuestra culpa, a ti te será perdonada fácilmente, pero yo, mísero, seré quien de
tu culpa y la mía tendrá que sufrir la pena.
A quien la joven dijo:
—Pietro, mi pecado bien se sabrá, pero está seguro de que el tuyo, si no lo
dices, no se sabrá nunca.
Pietro entonces dijo:
—Puesto que me lo prometes así, me quedaré; pero piensa en cumplirlo.
La joven, que lo más que había podido su preñez había tenido escondida,
viendo por el aumento de su cuerpo que más no podía esconderse, con
grandísimo llanto un día lo manifestó a su madre, rogándole que la salvase. La
señora, desmesuradamente afligida, le dijo grandes injurias y quiso saber cómo
había sido la cosa. La joven, para que a Pietro no se le hiciera daño, compuso
una fábula, envolviendo la verdad en otras formas. La señora la creyó, y para
ocultar la falta de la hija, a una posesión suya la mandó. Allí, llegado el tiempo
del parto, gritando la joven como las mujeres hacen, no pensando la madre que
aquí micer Amérigo, que casi nunca acostumbraba a hacerlo, fuese a venir,
sucedió que, volviendo él de cazar y pasando junto a la alcoba donde su hija
gritaba, maravillándose, súbitamente entró dentro y preguntó qué era aquello.
La señora, viendo llegar al marido, levantándose afligida, lo que le había
sucedido a su hija le contó, pero él, menos dispuesto a creerla que lo había
estado la señora, dijo que no podía ser verdad que no supiera de quién estaba
grávida, y por ello firmemente lo quería saber, y diciéndolo ella podría
recobrar su perdón; si no, que pensase en morir sin ninguna piedad. La señora
se ingenió en cuanto podía en contentar al marido con lo que ella le había
dicho, pero no servía de nada; él, fuera de sí de furor, con la espada desnuda en
la mano, corrió a su hija, la cual, mientras su madre entretenía al padre con
palabras, había parido un hijo varón, y dijo:
—O manifiestas de quién se engendró este parto o morirás sin dilación.
La joven, temiendo la muerte, rota la promesa hecha a Pietro, lo que entre
ella y él había pasado le manifestó, lo que oyendo el caballero y ferozmente
enfurecido, apenas se contuvo de matarla, pero luego de que aquello que le
dictaba la ira hubo dicho, volviendo a montar a caballo, se vino a Trápani y a
un micer Currado que en nombre del rey era capitán allí, la ofensa que le había
hecho Pietro contándole, súbitamente, no sospechando él nada, le hizo prender;
y dándole tormento, todo lo hecho confesó.
Y siendo después de algunos días condenado por el capitán a que por la
ciudad fuese azotado y luego ahorcado, para que una misma hora se llevase de
la tierra a los dos amantes y a su hijo, micer Amérigo, a quien con haber
conducido a Pietro a la muerte no se le había calmado la ira, vertió veneno en
un vaso con vino, y lo dio a un sirviente suyo y un cuchillo desnudo con ello, y
dijo:
—Ve con estas dos cosas a Violante y dile de mi parte que prontamente
tome la que quiera de estas dos muertes, o el veneno o el hierro, y que lo haga
sin demora; si no, que yo, a la vista de todos los ciudadanos que hay aquí, la
haré quemar como lo ha merecido; y hecho esto, cogerás al hijo parido por ella
hace pocos días y, golpeándole en la cabeza contra la pared arrójalo de comida
a los perros.
Dada por el fiero padre esta cruel sentencia contra su hija y su nieto, el
servidor, más al mal que al bien dispuesto, se fue. Pietro, condenado, siendo
por los guardias llevado a la horca dándole azotes, pasó, como quisieron los
que guiaban la brigada, por delante de un albergue donde había tres hombres
nobles de Armenia, los cuales por el rey de Armenia eran enviados a Roma
como embajadores a tratar con el Papa de grandísimas cosas para una
expedición que se debía hacer, allí descendidos para refrescarse y descansar
algún día, y que habían sido muy honrados por los hombres nobles de Trápani
y especialmente por micer Amérigo. Éstos, sintiendo pasar a los que llevaban a
Pietro, vinieron a una ventana a mirar. Iba Pietro de la cintura para arriba todo
desnudo y con las manos atadas atrás, y mirándole uno de los tres embajadores,
que era hombre viejo y de gran autoridad llamado Fineo, le vio en el pecho una
gran mancha bermeja, no teñida, sino naturalmente fijada en la piel, a modo de
esas que las mujeres de aquí llaman «rosas»; vista la cual, súbitamente le vino
a la memoria un hijo suyo el cual ya habían pasado quince años desde que por
los corsarios le había sido arrebatado en la costa de Layazo, y nunca había
podido tener noticias de él.
Y considerando la edad del infeliz que era azotado, pensó que, si estuviese
vivo su hijo, debía ser de la edad que aquél parecía, y pensó que si fuese aquél
debía todavía recordar su nombre y el de su padre y acordarse de la lengua
armenia; por lo que, cuando estuvo cerca, llamó:
—¡Teodoro!
La cual voz oyendo Pietro, rápidamente levantó la cabeza; y Fineo,
hablando en armenio, le dijo:
—¿De dónde fuiste y cuyo hijo?
Los soldados que le llevaban, por respeto al valeroso hombre, se detuvieron,
de manera que Pietro respondió:
—Fui de Armenia, hijo de un hombre que tuvo el nombre de Fineo, traído
aquí de pequeño por no sé qué gente.
Lo que oyendo Fineo, certísimamente conoció que él era el hijo que había
perdido; por lo que, llorando, con sus compañeros bajó y entre todos los
soldados corrió a abrazarlo, y echándole encima un manto de riquísimo paño
que llevaba, rogó a aquel que le llevaba al suplicio que le pluguiese esperar allí
hasta que de volverlo a donde estaba le viniera la orden. Aquél repuso que la
esperaría de buen grado.
Había ya Fineo sabido la razón por la que era conducido a la muerte, por lo
que rápidamente con sus compañeros y con sus criados se fue a micer Currado
y le dijo así:
—Micer, aquel a quien mandáis a morir como a siervo es hombre libre e
hijo mío, y está presto a tomar por mujer a aquella a quien se dice que le ha
quitado su virginidad; plázcaos por ello aplazar la ejecución hasta que pueda
saberse si ella lo quiere por marido, para que contra la ley si ella lo quiere no
os encontréis que habéis obrado.
Micer Currado, oyendo que aquél era hijo de Fineo se maravilló, y
avergonzándose un tanto de la culpa de la fortuna, confesando que era verdad
lo que decía Fineo prestamente lo hizo volver a casa y mandó a por micer
Amérigo y le dijo aquellas cosas.
Micer Amérigo, que ya creía que la hija y el nieto estaban muertos, se dolió
más que ningún hombre en el mundo por lo que había hecho, viendo que si no
estuviese muerta se podían muy bien arreglar todas las cosas; pero no dejó de
mandar corriendo allí adonde su hija estaba para que si no se había cumplido
su orden no se cumpliese. El que fue encontró al criado mandado por micer
Amérigo que, habiéndole puesto delante el veneno y el cuchillo, porque ella
tan pronto no se decidía, la insultaba y quería obligarla a coger uno, pero oído
el mandato de su señor, dejándola, se volvió a él y le dijo cómo estaba el
asunto. De lo que, contento micer Amérigo, yendo allí donde estaba Fineo,
llorando, como mejor supo se excusó de lo que había sucedido y le pidió
perdón, afirmando que él, si Teodoro quería a su hija por mujer, estaría muy
contento en dársela.
Fineo recibió de buena gana las excusas, y repuso:
—Entiendo que mi hijo tome a vuestra hija; y si no quisiera, que se cumpla
la sentencia dada contra él.
Estando, pues, Fineo y micer Amérigo de acuerdo, allí donde Teodoro
estaba, todavía todo temeroso de la muerte y alegre por haber encontrado a su
padre, le preguntaron su voluntad sobre esta cosa. Teodoro, oyendo que
Violante, si quisiese, sería su mujer, tanta fue su alegría que del infierno le
pareció saltar al paraíso; y dijo que esto sería una grandísima gracia si a ellos
les placía. Se mandó, pues, a la joven a preguntarle su parecer, la cual, oyendo
lo que de Teodoro había sucedido y estaba por suceder, cuando más doliente
que mujer alguna la muerte esperaba, prestando alguna fe después de mucho a
las palabras, un poco se alegró y repuso que si ella su deseo siguiese en
aquello, nada más feliz podía sucederle que ser la mujer de Teodoro, pero que
siempre haría lo que su padre le mandase.
Así, pues, en concordia, haciendo casarse a la joven, se hizo una fiesta
grandísima con sumo placer de todos los ciudadanos. La joven, consolándose y
haciendo nutrir a su pequeño hijo, luego de no mucho tiempo volvió a ser más
hermosa que antes; y levantándose del parto, y ante Fineo (cuya vuelta de
Roma se esperó) viniendo, le hizo la reverencia que a un padre; y él, muy
contento de tan hermosa nuera, con grandísima fiesta y alegría hechas celebrar
sus bodas, como a hija la recibió y tuvo luego siempre; y después de algunos
días, a su hijo y a ella y a su nietecito, subiendo a una galera, con él se los llevó
a Layazo, donde con reposo y con placer los dos amantes cuanto la vida les
duró vivieron.
NOVELA OCTAVA
Nastagio de los Onesti, amando a una de los Traversari, gasta sus riquezas sin
ser amado, se va, importunado por los suyos, a Chiassi, allí ve a un caballero
perseguir a una joven y matarla, y ser devorada por dos perros, invita a sus
parientes y a la mujer amada a almorzar donde está él, la cual ve despedazar
a esta misma joven, y temiendo un caso semejante, toma por marido a
Nastagio.
Al callarse Laureta, así (por orden de la reina) comenzó Filomena:
Amables señoras, tal como nuestra piedad se alaba, así es castigada también
nuestra crueldad por la justicia divina; para demostraros lo cual y daros materia
de desecharla para siempre de vosotras, me place contaros una historia no
menos lamentable que deleitosa.
En Rávena, antiquísima ciudad de Romaña, ha habido muchos nobles y
ricos hombres, entre los cuales un joven llamado Nastagio de los Onesti, que
por la muerte de su padre y de un tío suyo quedó riquísimo sin medida, el cual,
así como ocurre a los jóvenes, estando sin mujer, se enamoró de una hija de
micer Paolo Traversaro, joven mucho más noble de lo que él era, cobrando
esperanza de poder inducirla a amarlo con sus obras. Las cuales, aunque
grandísimas, buenas y loables fuesen, no solamente de nada le servían sino que
parecía que le perjudicaban, tan cruel y arisca se mostraba la jovencita amada,
tan altiva y desdeñosa (tal vez a causa de su singular hermosura o de su
nobleza) que ni él ni nada que él hiciera le agradaba; la cual cosa le era tan
penosa de soportar a Nastagio, que muchas veces por dolor, después de haberse
lamentado, le vino el deseo de matarse; pero refrenándose, sin embargo, se
propuso muchas veces dejarla por completo o, si pudiera, odiarla como ella le
odiaba a él. Pero en vano tal decisión tomaba porque parecía que cuanto más le
faltaba la esperanza tanto más se multiplicaba su amor.
Perseverando, pues, el joven en amar y en gastar desmesuradamente, pareció
a algunos de sus amigos y parientes que él mismo y sus haberes por igual iban
a consumirse; por la cual cosa muchas veces le rogaron y aconsejaron que se
fuera de Rávena y a algún otro sitio durante algún tiempo se fuese a vivir,
porque, haciéndolo así, haría disminuir el amor y los gastos. De este consejo
muchas veces se burló Nastagio; mas, sin embargo, siendo requerido por ellos,
no pudiendo decir tanto que no, dijo que lo haría, y haciendo hacer grandes
preparativos, como si a Francia o a España o a algún otro lugar lejano ir
quisiese, montado a caballo y acompañado por algunos de sus amigos, de
Rávena salió y se fue a un lugar a unas tres millas de Rávena, que se llamaba
Chiassi; y haciendo venir allí pabellones y tiendas, dijo a quienes le habían
acompañado que quería quedarse allí y que ellos a Rávena se volvieran.
Quedándose aquí, pues, Nastagio, comenzó a darse la mejor vida y más
magnífica que nunca nadie se dio, ahora a éstos y ahora a aquéllos invitando a
cenar y a almorzar, como acostumbraba. Ahora, sucedió que un viernes, casi a
la entrada de mayo, haciendo un tiempo buenísimo, y empezando él a pensar
en su cruel señora, mandando a todos sus criados que solo le dejasen, para
poder pensar más a su gusto, echando un pie delante de otro, pensando se
quedó abstraído.
Y habiendo pasado ya casi la hora quinta del día, y habiéndose adentrado ya
una medía milla por el pinar, no acordándose de comer ni de ninguna otra cosa,
súbitamente le pareció oír un grandísimo llanto y ayes altísimos dados por una
mujer, por lo que, rotos sus dulces pensamientos, levantó la cabeza por ver qué
fuese, y se maravilló viéndose en el pinar; y además de ello, mirando hacia
adelante vio venir por un bosquecillo bastante tupido de arbustillos y de zarzas,
corriendo hacia el lugar donde estaba, una hermosísima joven desnuda,
desmelenada y toda arañada por las ramas y las zarzas, llorando y pidiendo
piedad a gritos; y además de esto, vio a sus flancos dos grandes y feroces
mastines, los cuales, corriendo tras ella rabiosamente, muchas veces
cruelmente donde la alcanzaban la mordían; y detrás de ella vio venir sobre un
corcel negro a un caballero moreno, de rostro muy sañudo, con un estoque en
la mano, amenazándola de muerte con palabras espantosas e injuriosas.
Esto a un tiempo maravilla y espanto despertó en su ánimo y, por último,
piedad por la desventurada mujer, de lo que nació deseo de librarla de tal
angustia y muerte, si pudiera. Pero encontrándose sin armas, recurrió a coger
una rama de un árbol en lugar de bastón y comenzó a salir al encuentro a los
perros y contra el caballero.
Pero el caballero que esto vio, le gritó desde lejos:
—Nastagio, no te molestes, deja hacer a los perros y a mí lo que esta mala
mujer ha merecido.
Y diciendo así, los perros, cogiendo fuertemente a la joven por los flancos,
la detuvieron, y alcanzándolos el caballero se bajó del caballo; acercándose al
cual Nastagio, dijo:
—No sé quién eres tú que así me conoces, pero sólo te digo que gran vileza
es para un caballero armado querer matar a una mujer desnuda y haberle
echado los perros detrás como si fuese una bestia salvaje; ciertamente la
defenderé cuanto pueda.
El caballero entonces dijo:
—Nastagio, yo fui de la ciudad que tú, y eras todavía un muchacho pequeño
cuando yo, que fui llamado micer Guido de los Anastagi, estaba mucho más
enamorado de ésta que lo estás tú ahora de la de los Traversari; y por su fiereza
y crueldad de tal manera anduvo mi desgracia que un día, con este estoque que
me ves en la mano, desesperado me maté, y estoy condenado a las penas
eternas. Y no había pasado mucho tiempo cuando ésta, que con mi muerte se
había alegrado desmesuradamente, murió, y por el pecado de su crueldad y la
alegría que sintió con mis tormentos no arrepintiéndose, como quien no creía
con ello haber pecado sino hecho méritos, del mismo modo fue (y está)
condenada a las penas del infierno; en el cual, al bajar ella, tal fue el castigo
dado a ella y a mí: que ella huyera delante, y a mí, que la amé tanto, seguirla
como a mortal enemiga, no como a mujer amada, y cuantas veces la alcanzo,
tantas con este estoque con el que me maté la mato a ella y le abro la espalda, y
aquel corazón duro y frío en donde nunca el amor ni la piedad pudieron entrar,
junto con las demás entrañas (como verás incontinenti) le arranco del cuerpo y
se las doy a comer a estos perros. Y no pasa mucho tiempo hasta que ella,
como la justicia y el poder de Dios ordena, como si no hubiera estado muerta,
resurge y de nuevo empieza la dolorosa fuga, y los perros y yo a seguirla, y
sucede que todos los viernes hacia esta hora la alcanzo aquí, y aquí hago el
destrozo que verás; y los otros días no creas que reposamos sino que la alcanzo
en otros lugares donde ella cruelmente contra mí pensó y obró; y habiéndome
de amante convertido en su enemigo, como ves, tengo que seguirla de esta
guisa cuantos meses fue ella cruel enemigo. Así pues, déjame poner en
ejecución la justicia divina, y no quieras oponerte a lo que no podrías vencer.
Nastagio, oyendo estas palabras, muy temeroso y no teniendo un pelo
encima que no se le hubiese erizado, echándose atrás y mirando a la mísera
joven, se puso a esperar lleno de pavor lo que iba a hacer el caballero, el cual,
terminada su explicación, como un perro rabioso, con el estoque en mano se le
echó encima a la joven que, arrodillada, y sujetada fuertemente por los dos
mastines, le pedía piedad; y con todas sus fuerzas le dio en medio del pecho y
la atravesó hasta la otra parte.
Cuando la joven hubo recibido este golpe cayó boca abajo, siempre llorando
y gritando; y el caballero, echando mano al cuchillo, le abrió los costados y
sacándole fuera el corazón, y todas las demás cosas de alrededor, a los dos
mastines las arrojó; los cuales, hambrientísimos, incontinenti las comieron; y
no pasó mucho hasta que la joven, como si ninguna de estas cosas hubiesen
pasado, súbitamente se levantó y empezó a huir hacia el mar, y los perros
siempre tras ella hiriéndola, y el caballero volviendo a montar a caballo y
cogiendo de nuevo su estoque, comenzó a seguirla, y en poco tiempo se
alejaron, de manera que ya Nastagio no podía verlos. El cual, habiendo visto
estas cosas, largo rato estuvo entre piadoso y temeroso, y luego de un tanto le
vino a la cabeza que esta cosa podía muy bien ayudarle, puesto que todos los
viernes sucedía; por lo que, señalado el lugar, se volvió con sus criados y
luego, cuando le pareció, mandando a por muchos de sus parientes y amigos,
les dijo:
—Muchas veces me habéis animado a que deje de amar a esta enemiga mía
y ponga fin a mis gastos: y estoy presto a hacerlo si me conseguís una gracia, la
cual es ésta: que el viernes que viene hagáis que micer Paolo Traversari y su
mujer y su hija y todas las damas parientes suyas, y otras que os parezca,
vengan aquí a almorzar conmigo. Lo que quiero con esto lo veréis entonces.
A ellos les pareció una cosa bastante fácil de hacer y se lo prometieron; y
vueltos a Rávena, cuando fue oportuno invitaron a quienes Nastagio quería, y
aunque fue difícil poder llevar a la joven amada por Nastagio, sin embargo allí
fue junto con las otras. Nastagio hizo preparar magníficamente de comer, e
hizo poner la mesa bajo los pinos en el pinar que rodeaba aquel lugar donde
había visto el destrozo de la mujer cruel; y haciendo sentar a la mesa a los
hombres y a las mujeres, los dispuso de manera que la joven amada fue puesta
en el mismo lugar frente al cual debía suceder el caso.
Habiendo, pues, venido ya la última vianda, he aquí que el alboroto
desesperado de la perseguida joven empezó a ser oído por todos, de lo que
maravillándose mucho todos y preguntando qué era aquello, y nadie sabiéndolo
decir, poniéndose todos en pie y mirando lo que pudiese ser, vieron a la
doliente joven y al caballero y a los perros, y poco después todos ellos
estuvieron aquí entre ellos. Se hizo un gran alboroto contra los perros y el
caballero, y muchos a ayudar a la joven se adelantaron; pero el caballero,
hablándoles como había hablado a Nastagio, no solamente los hizo retroceder,
sino que a todos espantó y llenó de maravilla; y haciendo lo que la otra vez
había hecho, cuantas mujeres allí había (que bastantes habían sido parientes de
la doliente joven y del caballero, y que se acordaban del amor y de la muerte de
él), todas tan miserablemente lloraban como si a ellas mismas aquello les
hubieran querido hacer.
Y llegando el caso a su término, y habiéndose ido la mujer y el caballero,
hizo a los que aquello habían visto entrar en muchos razonamientos; pero entre
quienes más espanto sintieron estuvo la joven amada por Nastagio; la cual,
habiendo visto y oído distintamente todas las cosas, y sabiendo que a ella más
que a ninguna otra persona que allí estuviera tocaban tales cosas, pensando en
la crueldad siempre por ella usada contra Nastagio, ya le parecía ir huyendo
delante de él, airado, y llevar a los flancos los mastines. Y tanto fue el miedo
que de esto sintió que para que no le sucediese a ella, no veía el momento (que
aquella misma noche se le presentó) para, habiéndose su odio cambiado en
amor, a una fiel camarera mandar secretamente a Nastagio, que de su parte le
rogó que le pluguiera ir a ella, porque estaba pronta a hacer todo lo que a él le
agradase. Nastagio hizo responderle que aquello le era muy grato, pero que, si
le placía, quería su placer con honor suyo, y esto era tomándola como mujer.
La joven, que sabía que no dependía más que de ella ser la mujer de
Nastagio, le hizo decir que le placía; por lo que, siendo ella misma mensajera, a
su padre y a su madre dijo que quería ser la mujer de Nastagio, con lo que ellos
estuvieron muy contentos; y el domingo siguiente, Nastagio se casó con ella, y,
celebradas las bodas, con ella mucho tiempo vivió contento. Y no fue este
susto ocasión solamente de este bien sino que todas las mujeres ravenenses
sintieron tanto miedo que fueron siempre luego más dóciles a los placeres de
los hombres que antes lo habían sido.
NOVELA NOVENA
Federigo de los Alberighi ama y no es amado, y con los gastos del cortejar se
arruina; y le queda un solo halcón, el cual, no teniendo otra cosa, da de comer
a su señora que ha venido a su casa; la cual, enterándose de ello, cambiando
de ánimo, lo toma por marido y le hace rico.
Había ya dejado de hablar Filomena cuando la reina, habiendo visto que
nadie sino Dioneo (debido a su privilegio) quedaba por hablar, con alegre
gesto, dijo:
A mí me corresponde ahora hablar: y yo, carísimas señoras, lo haré de buen
grado con una historia en parte semejante a la precedente, no solamente para
que conozcáis cuánto vuestros encantos pueden en los corazones corteses, sino
porque aprendáis a ser vosotras mismas, cuando debáis, otorgadoras de
vuestros galardones sin dejar que sea siempre la fortuna quien los conceda, la
cual, no discretamente como debe ser, sino desconsideradamente la mayoría de
las veces los confiere.
Debéis, pues, saber que Coppo de los Borghese Domenichi, que fue en
nuestra ciudad, y tal vez es todavía, hombre de grande y reverenciada autoridad
entre los nuestros (y por las costumbres y por la virtud mucho más que por la
nobleza de sangre clarísimo y digno de eterna fama), siendo ya de avanzada
edad, muchas veces sobre las cosas pasadas con sus vecinos y con otros
gustaba de hablar; lo cual él, mejor y con más orden y con mayor memoria y
adornado hablar que ningún otro supo hacer, y acostumbraba a contar entre sus
otras buenas cosas que en Florencia hubo un joven llamado Federigo de micer
Filippo Alberighi, en hechos de armas y en cortesía alabado sobre todos los
demás donceles de Toscana. El cual, como sucede a la mayoría de los
gentileshombres, de una cortés señora llamada doña Giovanna se enamoró, en
sus tiempos tenida como de las más hermosas mujeres y de las más gallardas
que hubiera en Florencia; y para poder conseguir su amor, justaba, torneaba,
daba fiestas y regalos, y lo suyo sin ninguna contención gastaba: pero ella, no
menos honesta que hermosa, de ninguna de estas cosas por ella hechas ni de
quien las hacía se ocupaba.
Gastando, pues, Federigo mucho más de lo que podía y no consiguiendo
nada, como suele suceder las riquezas le faltaron, y se quedó pobre, sin otra
cosa haberle quedado que una tierra pequeña de las rentas de la cual
estrechamente vivía, y además de esto un halcón de los mejores del mundo; por
lo que, más enamorado que nunca y no pareciéndole que podía seguir llevando
una vida ciudadana como deseaba, a Campi, donde estaba su pequeña
hacienda, se fue a vivir. Allí, cuando podía, cazando y sin invitar a nadie, su
pobreza sobrellevaba pacientemente. Ahora, sucedió un día que, habiendo
Federigo llegado a estos extremos, el marido de doña Giovanna enfermó, y
viendo llegar la muerte hizo testamento; y siendo riquísimo dejó heredero de
ello a un hijo suyo ya grandecito, y después de él, habiendo amado mucho a
doña Giovanna, a ella, si sucediese que el hijo muriera sin heredero legítimo,
como heredera constituyó, y murió.
Quedándose, pues, viuda doña Giovanna, como es costumbre entre nuestras
mujeres, en el verano con este hijo suyo se iba al campo a una posesión asaz
cercana a la de Federigo; por lo que sucedió que aquel jovencito empezó a
hacer amistad con Federigo y a entretenerse con las aves de caza y los perros; y
habiendo visto muchas veces volar el halcón de Federigo, gustándole
extraordinariamente, mucho deseaba tenerlo, pero no se atrevía a pedírselo
viendo que él lo quería tanto.
Y estando así la cosa, sucedió que el muchachito se enfermó, de lo que la
madre, muy doliente, como quien no tenía más y le amaba lo más que podía,
estando todo el día junto a él, no dejaba de cuidarlo y muchas veces le
preguntaba si deseaba algo, rogándole que se lo dijese, que tuviera la certeza
que si fuese posible tenerlo lo conseguiría donde estuviera.
El jovencito, oyendo muchas veces estos proferimientos, dijo:
—Madre mía, si hacéis que tenga el halcón de Federigo creo que me curaré
en seguida.
La señora, oyendo esto, se quedó callada un rato y empezó a pensar qué
podía hacer. Sabía que Federigo largamente la había amado, y nunca de ella
una mirada había obtenido; por lo que se decía:
«¿Cómo enviaré o iré yo a pedirle este halcón que es, por lo que oigo, el
mejor que nunca ha volado, y además es lo que lo mantiene en el mundo? ¿Y
cómo voy a ser tan desconsiderada que a un gentilhombre a quien ningún otro
deleite ha quedado, quiera quitárselo?»
Y preocupada con tal pensamiento, si bien estaba segurísima de obtenerlo si
se lo pedía, sin saber qué decir, no le contestaba a su hijo sino que se callaba.
Por último, la venció tanto el amor de su hijo, que decidió para contentarlo que,
pasara lo que pasase, no mandaría a por él sino que iría ella misma y se lo
traería, y repuso:
—Hijo mío, consuélate y piensa en curarte de todas las maneras, que te
prometo que lo primero que haré mañana por la mañana será ir a buscarlo y te
lo traeré.
Con lo que, contento el niño, el mismo día mostró cierta mejoría.
La señora, a la mañana siguiente, tomando otra señora en su compañía,
como de paseo se fue a la pequeña casa de Federigo y preguntó por él. Él,
porque no era temporada de caza, estaba en el huerto y preparaba algunas
faenas allí, el cual, al oír que doña Giovanna preguntaba por él a la puerta,
maravillándose mucho, corrió allí muy contento; y ella, al verlo venir, con
señorial amabilidad levantándose a saludarle, habiéndola ya Federigo con
reverencia saludado, dijo:
—¡Bien hallado seáis, Federigo! —y siguió—. He venido a reparar los
daños que has sufrido por mí amándome más de lo que hubiera convenido; y la
reparación es que quiero con esta compañía mía almorzar contigo
familiarmente hoy.
A quien Federigo, humildemente, repuso:
—Señora, ningún daño me acuerdo de haber recibido de vos, sino tanto bien
que, si alguna vez algún valor tuve, por vuestro valor y por el amor que os tuve
fue; y ciertamente esta vuestra liberal venida me es más querida que me sería si
otra vez me fuera dado gastar cuanto ya he gastado, aunque a pobre huésped
habéis venido.
Y dicho así, avergonzado la recibió en su casa, y de ella la condujo a su
jardín, y no teniendo allí a quien hacer acompañarla, dijo:
—Señoras, pues que nadie más hay, esta buena mujer, esposa de este
labrador, os tendrá compañía mientras que yo voy a hacer poner la mesa.
Él, por muy extrema que fuese su pobreza, no se había percatado todavía de
cuánto necesitaba las riquezas que había gastado desordenadamente; pero esta
mañana, no encontrando nada con que poder honrar a la señora por amor de
quien ya había honrado a infinitos hombres, se lo hizo ver.
Y sobremanera angustiado, maldiciendo su fortuna, como un hombre fuera
de sí, ora yendo aquí y ora allí, ni dineros ni nada para empeñar encontrando,
siendo tarde la hora y el deseo grande de honrar con algo a la noble señora, y
no queriendo, no ya a otro, sino ni a su mismo labrador, pedir nada, vio delante
su buen halcón, que estaba en la salita en su percha; por lo que, no teniendo
otra cosa a qué recurrir, lo cogió y encontrándolo gordo pensó que sería digna
comida de tal señora.
Y sin pensarlo más, quitándole el collar, a una criadita lo hizo prestamente,
pelado y condimentado, poner en un asador y asar cuidadosamente; y poniendo
la mesa con manteles blanquísimos, de los que aún tenía algunos, con alegre
gesto volvió a la señora a su jardín, y el almuerzo que podía él, dijo que estaba
preparado. Con lo que la señora, levantándose con su compañera, fueron a la
mesa, y sin saber qué se estaban comiendo, junto con Federigo, que con suma
devoción las servía, se comieron al buen halcón.
Y levantándose de la mesa, y un tanto con amables conversaciones
quedándose con él un rato, pareciéndole a la señora momento de decir aquello
por lo que ido había, así benignamente comenzó a hablar a Federigo:
—Federigo, acordándote tú de tu pasada vida y de mi honestidad, que tal
vez hayas reputado dureza y crueldad, no dudo que debes maravillarte de mi
atrevimiento al oír aquello por lo que principalmente aquí he venido; pero si
tuvieses hijos o los hubieras tenido, por quienes pudieras conocer de qué gran
fuerza es el amor que se les tiene, me parecería estar segura de que en parte me
tendrías por excusada. Pero aunque no los tienes, yo que tengo uno, no puedo
dejar de seguir las leyes comunes de las demás madres; las cuales forzoso me
es seguir y contra mi voluntad, y fuera de toda conveniencia y deber, pedirte un
regalo que sé que te es sumamente querido: y es justo porque ningún otro
deleite, ningún otro entretenimiento, ningún consuelo te ha dejado tu rigurosa
fortuna; y esté regalo es tu halcón, del que mi niño se ha encaprichado tan
fuertemente qué si no se lo llevo temo que se agrave tanto en la enfermedad
que tiene que se siga de ello alguna cosa por la que lo pierda. Y por ello te
ruego no por el amor que me tienes, por el cual ninguna obligación tienes, sino
por tu nobleza, que en usar cortesía se ha mostrado mayor que la de ningún
otro, que te plazca dármelo para que con este don pueda decir que he
conservado con vida a mi hijo y por ello te quede siempre obligada.
Federigo, al oír aquello que la señora pedía, y sintiendo que no la podía
servir porque se lo había dado a comer, comenzó en su presencia a llorar antes
de poder responder palabra, cuyo llanto la señora creyó primero que de dolor
por tener que separarse de su buen halcón vendría más que de otra cosa, y a
punto estuvo de decirle que no lo quería; pero conteniéndose, esperó después
del llanto la respuesta de Federigo. El cual dijo así:
—Señora, desde que plugo a Dios que en vos pusiera mi amor, en muchas
cosas he juzgado que la fortuna me era contraria y me he dolido de ella, pero
todas han sido ligeras con respecto a lo que me hacen en este momento, con lo
que jamás podré estar en paz con ella, pensando que vos hayáis venido aquí a
mi pobre casa cuando, mientras que fue rica, no os dignasteis a venir, y me
pidáis un pequeño don, y ella ha hecho de manera que no pueda dároslo; y por
qué no puede ser os lo diré brevemente. Cuando oí que deseabais por vuestra
bondad comer conmigo, considerando vuestra excelencia y vuestro valor,
reputé digna y conveniente cosa que con más preciosa vianda dentro de mis
posibilidades debía honraros que las que suelen usarse para las demás
personas; por lo que, acordándome del halcón que me pedís, y de su bondad,
pensé que era digno alimento para vos: y esta mañana, asado lo habéis tenido
en el plato, y yo lo tenía por óptimamente albergado, pero al ver ahora que de
otra manera lo deseabais, siento tal duelo por no poder serviros que creo que
nunca podré tener paz.
Y dicho esto, las plumas y las patas y el pico hizo echarles delante en
testimonio de ello. La cual cosa viendo la señora y oyendo, primero le
reprendió por haber matado tal halcón para dar de comer a una mujer, y luego
la grandeza de su ánimo, que la pobreza no había podido ni podía abatir mucho
en su interior alabó; luego, perdida la esperanza de poder tener e halcón, y tal
vez por la salud del hijo preocupada, dando las gracias a Federigo por el honor
que le había hecho y por su buena voluntad, toda melancólica se fue y volvió
con su hijo. El cual, o por tristeza de no haber podido tener el halcón, o por la
enfermedad que a pesar de todo debería haberlo llevado a ello, no pasaron
muchos días sin que, con grandísimo dolor de la madre, terminase esta vida. La
cual, luego que llena de lágrimas y amargura hubo estado un tanto, habiendo
quedado riquísima y todavía joven, muchas veces fue instada por sus hermanos
a que se casase de nuevo; la cual, aun que no hubiera querido, sin embargo
viéndose molestar, acordándose de valor de Federigo y de su magnanimidad
última, esto es, de que había matado tal halcón para honrarla, dijo a sus
hermanos:
—Yo de buen grado, si os pluguiera, me quedaría sin casar, pero si os place
que tome marido, ciertamente no tomaré otro jamás si no tengo a Federigo de
los Alberighi.
A lo cual los hermanos, burlándose de ella, dijeron:
—Tonta, ¿qué es lo que dices? ¿Cómo lo quieres a él, que no tiene nada en
el mundo? —a lo que ella respondió:
—Hermanos míos, bien sé que es como decís, pero antes quiero un hombre
que necesite riquezas que riquezas que necesiten un hombre.
Los hermanos, oyendo su voluntad y conociendo que era Federigo de gente
principal aunque fuese pobre, tal como ella quiso, se la dieron con todas sus
riquezas; el cual, con tal señora que tanto había amado viéndose por mujer, y
además de ello riquísimo, con ella felizmente, convertido en mejor
administrador, terminó sus años.
NOVELA DÉCIMA
Pietro de Vinciolo va a cenar fuera; su mujer manda venir a un muchacho,
vuelve Pietro; ella lo esconde bajo un cesto de pollos; Pietro dice que en casa
de Hercolano, con quien cenaba, han encontrado a un joven que allí había
metido la mujer, su mujer censura a la mujer de Hercolano; un burro pone la
pata, por desgracia, sobre los dedos del que estaba bajo el cesto; éste grita;
Pietro corre allí, lo ve, descubre el engaño de la mujer, con quien al fin hace
las paces a causa de su desdichado vicio.
Había llegado a su fin el discurrir de la reina, siendo por todos alabado que
Dios dignamente hubiese galardonado a Federigo, cuando Dioneo, que nunca
esperaba que se lo ordenasen, comenzó:
No sé si creer que sea un vicio accidental y adquirido por los mortales por la
maldad de sus costumbres, o si, por el contrario, es un defecto de la naturaleza
el reírse con las cosas malas más que con las buenas obras, y especialmente
cuando aquellas tales no nos tocan a nosotros.
Y porque el trabajo que otras veces me he tomado, y ahora estoy por
tomarme, no mira a ningún otro fin sino a quitarnos la tristeza y traernos risa y
alegría, aunque la materia de la historia mía que va a seguir, enamoradas
jóvenes, sea en algunas cosas menos que honesta, como puede causar deleite os
la contaré; y vosotras, al oírla, haced lo que soléis hacer al entrar en los
jardines, que extendiendo la delicada mano, cogéis las rosas y dejáis las
espinas; lo que haréis dejando al mal hombre quedarse con su vicio y riendo
alegremente de los amorosos engaños de su mujer, teniendo compasión de las
desgracias ajenas si es necesario.
Hubo en Perusa, todavía no hace mucho tiempo, un hombre rico llamado
Pietro de Vinciolo, el cual, tal vez más por engañar a los demás y disminuir la
general opinión que de él tenían todos los perusinos que por deseo que tuviera
de ello, tomó mujer; y estuvo la fortuna tan conforme con su apetito, que la
mujer que tomó era una joven rolliza, de pelo rojo y encendida, que dos
maridos mejor que uno habría querido y tuvo que quedarse con uno que mucho
más a otra cosa que a ella tenía el ánimo dispuesto. Lo que ella, con el paso del
tiempo conociendo, y viéndose hermosa y lozana y sintiéndose gallarda y
poderosa, primero comenzó a enojarse mucho y a tener con su marido palabras
de desprecio alguna vez y casi de continuo mala vida; después, viendo que esto
más su consunción que la enmienda de la maldad del marido podría ser, se
dijo:
«Este desdichado me abandona para, con su deshonestidad andar en zuecos
por lo seco; y yo me las arreglaré para llevar a otro en barco por lo lluvioso. Lo
tomé por marido y le di grande y buena dote sabiendo que era un hombre y
creyendo que deseaba aquello que desean y deben desear los hombres; si no
hubiera creído que era hombre, no lo habría aceptado nunca. Él, que sabía que
yo era una mujer, ¿por qué me tomó por mujer si las mujeres le disgustaban?
Esto no puede sufrirse. Si no hubiera yo querido estar en el mundo me habría
hecho monja; y si quiero estar, como quiero y estoy, si espero de éste placer y
deleite tal vez puedo hacerme vieja esperando en vano; y cuando sea vieja,
arrepintiéndome, en vano me doleré por haber perdido mi juventud, y para
consolarla buen maestro es él con sus ejemplos para hacer que tome gusto a lo
que a él le gusta, el cual gusto me honrará a mí mientras en él es muy
reprobable; yo ofenderé sólo las leyes, mientras él ofende las leyes y a la
naturaleza».
Habiendo, pues, la buena mujer, tenido tal pensamiento, y tal vez más de
una vez, para darle secretamente cumplimiento hizo amistad con una vieja que
no parecía sino santa Viridiana que da de comer a las serpientes, la cual
siempre con el rosario en la mano iba a ganar todas las indulgencias y de nada
sino de la vida de los Santos Padres hablaba y de las llagas de san Francisco, y
por todos era tenida por santa; y cuando le pareció oportuno le explicó su
intención cumplidamente. A quien la vieja dijo:
—Hija mía, sabe Dios (que sabe todas las cosas) que haces muy bien; y
aunque no lo hicieras por otra cosa, deberíais hacerlo tú y todas las demás
jóvenes para no perder el tiempo de vuestra juventud, porque ningún dolor es
semejante a aquél, para quien tiene conocimiento, que es haber perdido el
tiempo. ¿Y de qué diablos servimos nosotras después, cuando somos viejas,
sino para cuidar las cenizas del fogón? Si alguna lo sabe y puede dar
testimonio, soy yo; que ahora que soy vieja no sin grandísimas y amargas
punzadas de ánimo conozco (y sin provecho) el tiempo que dejé perder: y
aunque no lo perdiese todo, que no querría que creyeses que he sido una
pazguata, no hice sin embargo, lo que habría podido hacer, de lo que, cuando
me acuerdo, viéndome tal como me veo, que no encontraría quien me diese un
poco de lumbre, Dios sabe el dolor que siento. A los hombres no les sucede así,
nacen buenos para mil cosas, no sólo para ésta, y la mayor parte son más
honrados de viejos que de jóvenes; pero las mujeres para ninguna otra cosa
sino para darles hijos nacen, y por ello son estimadas. Y si tú no te has dado
cuenta de otra cosa, sí debes darte de ésta: que nosotras siempre estamos
dispuestas, lo que no sucede con los hombres; y además de esto, una mujer
cansaría a muchos hombres, mientras muchos hombres no pueden cansar a una
mujer: y porque para esto hemos nacido, de nuevo te digo que haces muy bien
en darle a tu marido un pan por una hogaza, para que tu alma no tenga en su
vejez que reprenderle a la carne. De esta manera cada uno tiene cuanto recoge,
y especialmente las mujeres, que tienen que aprovechar mucho más el tiempo
cuando lo tienen que los hombres, porque verás que cuando envejecemos ni el
marido ni nadie nos quiere mirar, sino que nos echan a la cocina a contar
historias al gato y a contar las ollas y las escudillas; y peor, que nos ponen en
canciones y dicen: «A las jóvenes los buenos bocados, y a las viejas, los
desechados», y otras muchas cosas dicen. Y para no entretenerte más, te digo
desde ahora que no podrías a nadie en el mundo descubrir tu intención que más
útil te fuera que a mí, porque no hay nadie tan encumbrado a quien yo no me
atreva a decirle lo que haga falta, ni tan duro o huraño que no lo ablande bien y
lo lleve a aquello que quiera. Haz, pues, de manera que me enseñes quién te
agrada, y déjame luego hacer a mí; pero una cosa te recuerdo hija mía: que
cuides de mí, porque soy una persona pobre y quiero desde ahora que seas
partícipe de todas mis indulgencias y de cuantos rosarios rece, para que Dios
dé luz y candela a tus muertos.
Y terminó. Quedó, pues, la joven de acuerdo con la vieja en que si
encontraba un mozuelo que por aquel barrio muy frecuentemente pasaba, de
quien le dio todas las señas, que ya sabía lo que tenía que hacer; y dándole un
trozo de carne salada la mandó con Dios. La vieja, no pasados muchos días,
ocultamente le metió aquel del que ella le había hablado en la alcoba, y de allí
a poco tiempo otro, según los que le iban placiendo a la joven señora; la cual
en lo que pudiese hacer en aquello, aunque temiendo al marido, no dejaba el
negocio.
Sucedió que, debiendo una noche ir a cenar su marido con un amigo suyo
que tenía por nombre Hercolano, la joven mandó a la vieja que hiciera venir a
donde ella a un mancebo que era de los más hermosos y los más placenteros de
Perusa; la cual, prestamente así lo hizo. Y habiéndose la señora con el joven
sentado a la mesa a comer, he aquí que Pietro llamó a la puerta para que le
abriesen. La mujer, oyendo esto, se tuvo por muerta; pero queriendo, si podía,
ocultar al joven, no ocurriéndosele mandarlo ir o hacerle esconderse en otra
parte, habiendo una galería vecina a la cámara en que cenaban, bajo un cesto
de pollos que había allí le hizo refugiarse y le echó encima una tela de jergón
que había hecho vaciar aquel día, y hecho esto, prestamente hizo abrir a su
marido. Al cual, entrando en casa, le dijo:
—Muy pronto la habéis engullido, esa cena.
Pietro repuso:
—No la hemos catado.
—¿Y cómo ha sido eso? —dijo la mujer. Pietro entonces dijo:
—Te lo diré. Estando ya a la mesa Hercolano, la mujer y yo sentimos
estornudar cerca de nosotros, de lo que ni la primera vez ni la segunda nos
preocupamos, pero el que había estornudado estornudando la tercera vez y la
cuarta y la quinta y muchas otras, a todos nos hizo maravillar; de lo que
Hercolano, que algo enojado con la mujer estaba porque un buen rato nos había
hecho estar a la puerta sin abrirnos, furioso dijo: «¿Qué quiere decir esto?
¿Quién es ese que así estornuda?». Y levantándose de la mesa hacia una
escalera que había cerca en cuyo hueco había una trampilla de madera, junto al
pie de la escalera, donde poder ocultar alguna cosa quien lo hubiera querido,
como vemos que mandan hacer los que hacen obra en sus casas, y pareciéndole
que de allí venia el sonido del estornudo, abrió una puertecilla que había allí y
cuando la hubo abierto, súbitamente salió el mayor tufo a azufre del mundo,
como que antes habiendo venido el olor y quejándose había dicho la señora:
«Es que hace un rato he blanqueado mis velos con sulfuro, y luego el cacharro
sobre el que los había tendido para que recibiesen el humo lo he puesto debajo
de aquella escalera, así que ahora viene de allí». Y luego que Hercolano hubo
abierto la puertecilla y se hubo disipado un poco el tufo, mirando dentro, vio al
que estornudado había y seguía estornudando, obligándolo a ello la fuerza del
azufre, y mientras estornudaba le había ya oprimido tanto el pecho el azufre
que poco faltaba para que no hubiera estornudado nunca más. Hercolano,
viéndolo, gritó: «Ahora, veo, mujer, por lo que hace poco, cuando vinimos,
tanto estuvimos a la puerta sin que nos abriesen; pero así no tenga yo nunca
nada que me guste como que me las pagas». Lo que oyendo la mujer, y viendo
que su pecado estaba descubierto, sin decir ninguna excusa, levantándose de la
mesa, huyó y no sé adónde iría. Hercolano, no percatándose de que la mujer se
escapaba, muchas veces dijo al que estornudaba que saliese, pero él, que ya no
podía más, no se movía por nada que dijese Hercolano; por lo que Hercolano,
cogiéndolo por un pie lo arrastró fuera, y corría a por un cuchillo para matarlo,
pero yo, temiendo por mí mismo a la guardia, levantándome, no le dejé matar
ni hacerle ningún daño, sino que gritando y defendiéndolo di ocasión a que
corriesen allí los vecinos, los cuales, cogiendo al ya vencido joven, lo llevaron
fuera de la casa no sé dónde; por las cuales cosas turbada nuestra cena, no
solamente no la he engullido sino que ni siquiera la he catado, como te dije.
Oyendo la señora estas cosas, conoció que había otras tan listas como ella
era, aunque a veces la desgracia le tocase a alguna, y con gusto hubiera
defendido con palabras a la mujer de Hercolano; pero como reprobando la falta
ajena le pareció abrir mejor camino a las suyas, comenzó a decir:
—¡Qué buena cosa! ¡Qué buena y santa mujer debe ser ésa! ¡Qué promesa
de mujer honrada, que me habría confesado con ella, tan devota me parecía! Y
peor que, siendo ya vieja, muy buen ejemplo da a las jóvenes. Maldita sea la
hora en que vino al mundo y la tal que vive aquí, que debe ser mujer
perfidísima y mala, universal vergüenza y vituperio de todas las mujeres de
esta tierra, que olvidando su honestidad y la promesa hecha al marido y el
honor de este mundo, a él, que es tal hombre y tan honrado ciudadano y que
tan bien la trataba, por otro hombre no se ha avergonzado de injuriar, y a ella
con él. Por mi salvación que de semejantes mujeres no habría que tener
misericordia: habría que matarlas, habría que meterlas vivas en una hoguera y
hacerlas cenizas.
Luego, acordándose de su amante que debajo del cesto muy cerca de allí
tenía, comenzó a animar a Pietro a que se fuese a la cama, porque ya era hora.
Pietro, que más gana tenía de comer que de dormir, preguntaba, sin embargo, si
no había nada de cena, a lo que la mujer respondía:
—¡Si, cena va a haber! Acostumbramos a hacer cena cuando tú no estás. ¡Sí
que soy yo la mujer de Hercolano! ¡Bah! ¿Por qué no te vas a dormir por esta
noche? ¡Es lo mejor que podrías hacer!
Sucedió que habiendo venido por la noche algunos labradores de Pietro con
algunas cosas del pueblo, y habiendo dejado sus burros, sin darles de beber, en
una pequeña cuadra que había junto a la galería, uno de los burros, que tenía
muchísima sed, sacada la cabeza del cabestro, había salido de la cuadra y
andaba olfateando todo por si encontraba agua; y yendo así llegó ante el cesto
bajo el cual estaba el mancebo, el cual, como tenía que estar a gatas, había
estirado los dedos de una de las manos en el suelo fuera del cesto, y tanta fue
su suerte, o su desgracia si queremos, que este burro le puso encima la pata,
por lo que, sintiendo un grandísimo dolor, dio un gran grito.
Oyendo el cual Pietro, se maravilló y se dio cuenta de que era dentro de la
casa; por lo que, saliendo de la alcoba y sintiendo todavía quejarse a aquél, no
habiendo todavía el burro levantado la pata de los dedos sino aplastándolos
todavía fuertemente, dijo:
—¿Quién anda ahí?
Y corriendo a la cesta, y levantándola, vio al joven, el cual, además de dolor
que sentía porque el burro le aplastaba los dedos, temblaba de miedo de que
Pietro le hiciera algún daño.
Y siendo reconocido por Pietro, como que Pietro por sus vicios había
andado tras él mucho tiempo, preguntándole a él:
—¿Qué haces tú aquí?
Nada le respondió sino que le rogó que por amor de Dios no le hiciese daño.
El cual, siendo reconocido por Pietro, dijo:
—Levántate y no temas que te haga yo ningún daño: pero dime cómo has
venido aquí y por qué.
El jovencillo le dijo todo; no menos contento Pietro de haberlo encontrado
que dolida su mujer, cogiéndolo de la mano se lo llevó con él a la alcoba, en la
cual la mujer con el mayor miedo del mundo lo esperaba.
Y sentándose Pietro frente a ella le dijo:
—Si tanto censurabas hace un momento a la mujer de Hercolano y decías
que debían quemarla y que era vergüenza de todas vosotras, ¿cómo no lo
decías de ti misma? O si no querías decirlo de ti, ¿cómo tenías el valor de
decirlo de ella sabiendo que habías hecho lo mismo que ella había hecho?
Seguro que nada te inducía a ello sino que todas sois iguales, y con culpar a las
otras queréis tapar vuestras faltas: ¡que baje fuego del cielo y os queme a todas,
raza malvada que sois!
La mujer, viendo que para empezar no le había hecho daño más que de
palabra, y pareciéndole que se derretía porque tenía de la mano a un jovencito
tan hermoso, cobró valor y dijo:
—Segura estoy de que querrías que bajase fuego del cielo que nos quemase
a todas, como que te gustamos tanto como a un perro los palos; pero por la cruz
de Dios que no será así. Pero con gusto hablaré un poco contigo para saber de
qué te quejas; y ciertamente que saldría bien si me comparas con la mujer de
Hercolano, que es una vieja santurrona gazmoña y él le da todo lo que quiere y
la quiere como se debe querer a la mujer, lo que a mí no me pasa. Que, aunque
me vistas y me calces bien, bien sabes cómo ando de lo demás y cuánto tiempo
hace que no te acuestas conmigo; y más querría andar vestida con harapos y
descalza y que me tratases bien en la cama que tener todas estas cosas
tratándome como me tratas. Y entiende bien, Pietro, que soy una mujer como
las demás, y me gusta lo que a las otras, así que porque me lo busque yo si tú
no me lo das no es para insultarme, por lo menos te respeto tanto que no me
voy con criados ni con tiñosos.
Pietro se dio cuenta de que las palabras no cesarían en toda la noche, por lo
que, como quien poco se preocupaba de ella, dijo:
—Calla ya, mujer: que te daré gusto en eso; bien harías en darnos de cenar
algo, que me parece que este muchacho, igual que yo, no habrá cenado todavía.
—Claro que no —dijo la mujer—, que no ha cenado, que cuando tú llegaste
en mala hora, nos sentábamos a la mesa para cenar.
—Pues anda —dijo Pietro—, danos de cenar y luego yo arreglaré las cosas
de modo que no tengas que quejarte.
La mujer, levantándose al oír al marido contento, prestamente haciendo
poner la mesa, hizo venir la cena que estaba preparada y junto con su vicioso
marido y con el joven cenó alegremente. Después de la cena, lo que Pietro se
proponía para satisfacción de los tres se me ha olvidado; pero bien sé que a la
mañana siguiente en la plaza se vio el joven no muy seguro de a quién había
acompañado más por la noche, si a la mujer o al marido. Por lo que tengo que
deciros, señoras mías, que a quien te la hace se la hagas; y si no puedes, que no
se te vaya de la cabeza hasta que lo consigas, para que lo que el burro da contra
la pared lo mismo reciba.
Terminada, pues, la historia de Dioneo, por vergüenza menos reída de las
señoras que por poca diversión, y conociendo la reina que había llegado el fin
de su gobierno, poniéndose en pie y quitándose la corona de laurel se la puso
en la cabeza a Elisa, diciéndole:
—A vos, señora, os corresponde ahora mandar.
Elisa, recibiendo el honor, como antes había sido hecho hizo: que,
disponiendo con el senescal primeramente lo que era preciso para el período de
su señorío, con contento de la compañía dijo:
—Ya hemos oído muchas veces que con palabras ingeniosas o con
respuestas prontas muchos han sabido con la reprimenda merecida limar los
dientes ajenos o evitar los peligros que se cernían sobre ellos; y porque la
materia es buena y puede ser útil, quiero que mañana, con la ayuda de Dios, se
discurra dentro de estos límites: es decir, sobre quien con algunas palabras
ingeniosas se vengase al ser molestado, o con una pronta respuesta o algún
invento escapase a la perdición o al peligro o al desprecio.
Esto fue muy alabado por todos, por lo cual la reina, poniéndose en pie les
dio licencia a todos hasta la hora de la cena.
La honrada compañía, viendo a la reina levantada, se puso en pie y según la
costumbre, cada uno se entregó a lo que más le gustaba. Pero al callar ya las
cigarras, llamando a todos, se fueron a cenar; y terminada con alegre fiesta a
cantar y a tocar todos se entregaron. Y habiendo ya, por deseo de la reina,
comenzado Emilia una danza, a Dioneo le mandaron que cantase una canción,
el cual prestamente comenzó: «Doña Aldruda, levantaos la cola, que buenas
nuevas os traigo». De lo que todas las señoras comenzaron a reírse, y
máximamente la reina, la cual le mandó que dejase aquélla y dijese otra.
Dijo Dioneo:
—Señora, si tuviese un cimbalo diría: «Alzaos las ropas, doña Lapa» o
«Bajo el olivo hay hierba». ¿O querríais que cantase: «Las olas del mar me
hacen tanto daño»? Pero no tengo címbalo, y por ello decidme cuál queréis de
estas otras: ¿os gustaría: «Sal fuera que está podado como un mayo en la
campiña»?
Dijo la reina:
—No, di otra.
—Pues —dijo Dioneo—; diré: «Doña Simona embotella embotella; y no es
el mes de octubre».
La reina, riendo, dijo:
—¡Ah, en mala hora!, di una buena, si te place, que no queremos ésa.
Dijo Dioneo:
—No, señora, no os enojéis, pero ¿cuál os gusta? Sé más de mil. ¿O que
reís: «Éste mi nicho, si no lo pico» o «¡Ah, despacio, marido mío!» o «Me
compraré un gallo de cien liras»?
La reina entonces, un tanto enojada, aunque las demás riesen, dijo:
—Dioneo, deja las bromas y di una buena; y si no, podrías probar cómo sé
enojarme.
Dioneo, oyendo esto, dejando las bromas, prestamente de tal guisa empezó a
cantar:
Amor, la hermosa luz
con que sus bellos ojos me han herido
a ella y a ti me tiene ya rendido.
De sus ojos se mueve el esplendor
con que mi corazón a arder se ha puesto
por los míos pasando,
y cuánto fuese grande tu valor
su bello rostro me hizo manifiesto,
el cual, imaginando,
sentí que me iba atando
todo poder, y que a ella era ofrecido,
y ésta la causa de mi llanto ha sido.
Así pues, en tu siervo transformado
estoy, señor, y así obediente espero
que me seas clemente;
mas no sé si del todo ha adivinado
mi fe entera y ferviente
aquella que mi mente
posee, que la paz, si no ha venido
de ella no quiero, y nunca la he querido.
Por eso, señor mío, yo te ruego
que, al mostrárselo, la hagas tú sentir
tu fuego en su costado
para servirme, porque yo en tu fuego
amando me consumo, y de sufrir
me siento ya postrado;
y, cuando tú lo creas acertado,
dale razón de mí como es debido;
que me veré, si lo haces, complacido.
Luego de que Dioneo, callando, mostró que su canción había terminado,
hizo la reina decir muchas otras, sin dejar de haber alabado mucho la de
Dioneo. Mas luego que parte de la noche hubo pasado, la reina, sintiendo que
al calor del día había vencido la frescura de la noche, mandó que todos, hasta el
día siguiente, se fuesen a descansar a gusto.
TERMINA LA QUINTA JORNADA
SEXTA JORNADA
COMIENZA LA SEXTA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN LA CUAL,
BAJO EL GOBIERNO DE ELISA, SE DISCURRE SOBRE QUIEN CON
ALGUNAS PALABRAS INGENIOSAS SE RESARCE DE ALGÚN
ATAQUE, O CON UNA RÁPIDA RESPUESTA U OCURRENCIA ESCAPA
A LA PERDICIÓN O AL PELIGRO O AL DESHONOR.
Había la luna, estando ya en medio del cielo, perdido sus rayos, y ya con la
nueva luz que llegaba estando claras todas las partes de nuestro mundo cuando,
levantándose la reina, haciendo llamar a su compañía, algo se alejaron, con
lento paso, del hermoso palacio paseándose entre el rocío, sobre una y otra
cosa varios razonamientos teniendo, y disputando sobre la mayor y menor
belleza de las historias contadas, y riéndose de nuevo de diversos sucesos
contados en ellas, hasta que, levantándose más el sol y empezando a calentar, a
todos pareció tener que volver a casa; por lo que, volviendo sobre sus pasos,
allá se fueron.
Y allí, estando ya puestas las mesas y todo lleno de esparcidas hierbecillas
olorosas y flores, antes de que el calor se hiciese mayor, por orden de la reina
se pusieron a comer, y hecho esto con fiesta, antes de hacer otra cosa, cantadas
algunas cancioncillas bellas y graciosas, quién se fue a dormir y quién a jugar a
los dados y quién a las tablas; y Dioneo junto con Laureta sobre Troilo y
Criseida se pusieron a cantar. Y llegada ya la hora de volver al consistorio,
siendo todos llamados por la reina, como acostumbraban, en torno a la fuente
se sentaron; y queriendo ya la reina mandar que se contase la primera historia
sucedió algo que hasta entonces no había sucedido, y fue que por la reina y por
todos fue oído un gran alboroto que las criadas y los servidores hacían en la
cocina. Por lo que hecho llamar el senescal y preguntándole quién gritaba y
cuál era la razón del alboroto, repuso que el alboroto era entre Licisca y
Tíndaro pero que la razón no 1a sabía, como quien acababa de llegar a donde
estaban para hacerlos callar cuando de parte suya lo habían llamado. Al cual
mandó la reina que incontinenti hiciera venir aquí a Licisca y Tíndaro; venidos
los cuales, preguntó la reina cuál era la razón de su alboroto.
Y queriéndole responder Tíndaro, Licisca, que sus años tenía y un tanto
soberbia era, y calentada con el gritar, volviéndose a él con mal gesto, dijo:
—¡Ved este animal de hombre a lo que se atreve, donde estoy yo a hablar
antes que yo! Deja que yo lo diga. —Y volviéndose a la reina, dijo:— Señora,
éste quiere saber más que yo de la mujer de Sicofonte, y ni más ni menos que
si yo no la conociese, quiere que crea que la noche primera que Sicofonte se
acostó con ella, micer Mazo entró en Montenegro por la fuerza y con
derramamiento de sangre; y yo digo que no es verdad sino que entró
pacíficamente y con gran placer de los de dentro. Y éste es tan animal que se
cree demasiado que las jóvenes son tan tontas que están perdiendo el tiempo al
cuidado del padre y los hermanos que de siete veces seis esperan a casarlas tres
o cuatro años más de lo que deben. Hermano, ¡bien estarían si tuvieran que
esperar tanto! Por Cristo que debo saber lo que me digo cuando lo juro, no
tengo vecina yo que haya ido al marido doncella; y aun de las casadas bien sé
cuántas y qué burlas hacen a los maridos; y este borrego quiere enseñarme a
conocer a las mujeres, como si yo hubiera nacido ayer.
Mientras hablaba Licisca, se reían tanto las señoras que se les habrían
podido sacar todos los dientes que tenían; y la reina ya la había mandado callar
seis veces, pero no valía de nada: no paró hasta que hubo dicho lo que quería.
Pero luego de que puso fin a sus palabras, la reina, riendo, volviéndose a
Dioneo, dijo:
—Dioneo, éste es asunto tuyo, y por ello cuando hayamos terminado
nuestras historias tendrás que sentenciar en firme sobre él.
Dioneo prestamente le respondió:
—Señora, la sentencia está dada sin oír más; y digo que Licisca tiene razón
y creo que sea como ella dice, y Tíndaro es un animal. —La cual cosa, oyendo
Licisca, comenzó a reírse, y volviéndose a Tíndaro, le dijo:
—Oye, bien lo decía yo: vete con Dios, ¿crees que sabes más que yo cuando
todavía no tienes secos los ojos? ¡Alabado sea!, no he vivido yo en vano, no.
Y si no fuera que la reina con un mal gesto le impuso silencio y le mandó
que no dijese una palabra más ni hiciera ningún alboroto si no quería ser
azotada, y mandó que se fuesen ella y Tíndaro, nada se habría podido hacer en
todo el día sino oírla a ella. Poco después que hubieron partido, la reina ordenó
a Filomena que a las historias diera principio; la cual, alegremente así
comenzó:
NOVELA PRIMERA
Un caballero dice a doña Oretta que la llevará a caballo y le contará una
historia, y contándola desordenadamente, ella le ruega que la baje del caballo.
Jóvenes señoras, como en las noches claras son las estrellas ornamento del
cielo y en la primavera las flores de los verdes prados, y de los montes los
vestidos arbustillos, así de las corteses costumbres y de los bellos discursos lo
son las frases ingeniosas; las cuales, porque son breves, tanto mejor convienen
a las mujeres que a los hombres, cuanto a las mujeres más que a los hombres el
mucho hablar afea. Es verdad que, sea cual sea la razón, o la mitad de nuestro
ingenio o la singular enemistad que a nuestros siglos tengan los cielos, hoy
pocas o ninguna mujer quedan que sepan en los momentos oportunos decir
algunas, o, si se dicen, entenderlas como conviene: vergüenza general de todas
nosotras. Pero porque ya sobre esta materia suficiente fue dicho por Pampínea,
no entiendo seguir adelante; mas por haceros ver cuán bello es decirlas en el
momento oportuno, una cortés imposición de silencio hecha por una gentil
señora a un caballero me place contaros:
Así como muchas de vosotras pueden saberlo (o por haberlo visto o haberlo
oído), no hace mucho tiempo hubo en nuestra ciudad una gentil y cortés señora
y elocuente cuyo valor no ha merecido que se olvide su nombre. Se llamó,
pues, doña Oretta y fue la mujer de micer Geri Spina; la cual, estando por
acaso en el campo, como estamos nosotros, y yendo de un lugar a otro para
entretenerse junto con otras señoras y caballeros, a quienes en su casa había
tenido a almorzar, y siendo tal vez el camino algo largo de allí de donde partían
a donde esperaban llegar todos a pie, dijo uno de los caballeros de la compañía:
—Doña Oretta, si queréis, yo os llevaré gran parte del camino que tenemos
que andar, a caballo y contándoos una de las mejores historias del mundo.
La señora le repuso:
—Señor, mucho os lo ruego, y me será gratísimo.
El señor caballero, a quien tal vez no le sentaba mejor la espada al cinto que
el novelar a la lengua, oído esto, comenzó una historia que en verdad era de por
sí bellísima, pero repitiendo él tres o cuatro veces una misma palabra y unas
veces volviendo atrás, y a veces diciendo: «No es como dije», y con frecuencia
equivocándose en los nombres, diciendo uno en lugar de otro, gravemente la
estropeaba; sin contar con que pésimamente, según la cualidad de las personas
y de los actos que les sucedían, hacía la exposición.
De lo que a doña Oretta, al oírlo, muchas veces le venían sudores y un
desvanecimiento del corazón como si, enferma, estuviera a punto de finar; la
cual cosa, después de que ya sufrir no la pudo, conociendo que el caballero
había entrado en un embrollo y no sabía cómo salir, placenteramente dijo:
—Señor, este caballo vuestro tiene un trote muy duro, por lo que os ruego
que os plazca dejarme bajar.
El caballero, que por ventura era mucho mejor entendedor que narrador,
entendida la alusión, y tomándola festivamente y a broma, echó mano de otras
novelas, y la que había comenzado y mal seguido, dejó sin terminar.
NOVELA SEGUNDA
El panadero Cisti con una sola palabra hace arrepentirse a micer Géri Spina
de una irreflexiva petición suya.
Mucho fue por todas las mujeres y los hombres alabado el decir de doña
Oretta, al que mandó la reina que Pampínea siguiese; por lo que ella comenzó
así:
Hermosas señoras, no sé ver por mí misma qué tiene mayor culpa, si la
naturaleza emparejando un alma noble con un cuerpo vil o la fortuna
emparejando con un cuerpo dotado de alma noble un vil oficio, como en Cisti,
nuestro conciudadano, y en muchos más hemos podido ver que sucedía; al cual
Cisti, provisto de altísimo ánimo, la fortuna hizo panadero. Y ciertamente le
echaría yo la culpa por igual a la naturaleza y a la fortuna si no supiese que la
naturaleza es discretísima y que la fortuna tiene mil ojos aunque los tontos se la
figuren ciega. Las cuales creo yo que, como muy previsoras, hacen lo que los
mortales hacen muchas veces, cuando, inseguros del acontecer futuro, para una
necesidad sus cosas más preciosas en los sitios más viles de sus casas, como
menos sospechosos, sepultan, y de allí la sacan en las mayores necesidades,
habiéndolas el vil lugar más seguramente conservado que lo habría hecho la
hermosa cámara.
Y así las dos ministros del mundo con frecuencia sus más preciosas cosas
esconden bajo la sombra de las artes reputadas más viles, para que al sacarlas
de ellas cuando es necesario, más claro aparezca su esplendor. Lo cual, en cuán
poca cosa el panadero Cisti lo demostró abriéndole los ojos de la inteligencia a
micer Geri Spina (a quien, la contada historia de doña Oretta, que fue su mujer,
me ha traído a la memoria) me place exponeros con una historia muy corta.
Digo, pues, que, habiendo el papa Bonifacio, junto al que micer Geri Spina
tuvo grandísimo favor, mandado a Florencia a algunos nobles embajadores
suyos por ciertas grandes necesidades suyas, habiéndose quedado ellos en casa
de micer Geri, y tratando él con ellos los asuntos del Papa, sucedió que,
cualquiera que fuese la razón, micer Geri con estos embajadores del Papa,
todos a pie, casi todas las mañanas pasaban por delante de Santa María Ughi,
donde el panadero Cisti tenía su horno y personalmente ejercía su arte. Al cual,
aunque fortuna hubiera dado un oficio muy humilde, tanto en él le había sido
benigna que se había hecho riquísimo, y sin querer nunca abandonarlo por otro,
espléndidamente vivía, teniendo entre sus demás buenas cosas los mejores
vinos blancos y tintos que se encontraban en Florencia o en sus alrededores. El
cual, viendo todas las mañanas pasar por delante de su puerta a micer Geri y
los embajadores del Papa, y siendo grande el calor, pensó que gran cortesía
sería invitarles a beber su buen vino blanco; pero considerando su condición y
la de micer Geri, no le parecía cosa decorosa atreverse a invitarlo sino que
pensó en una manera que indujese a micer Geri a invitarse a sí mismo. Y
teniendo un jubón blanquísimo puesto y un mandil limpísimo siempre por
encima, que más bien le hacían parecer molinero que panadero, todas las
mañanas a la hora que pensaba que micer Geri con los embajadores debían
pasar, se hacía traer delante de su puerta un cubo nuevo rebosante de agua
fresca y un pequeño jarro boloñés nuevo de su buen vino blanco y dos vasos
que parecían de plata, tan claros eran; y sentándose, cuando pasaban (y después
de que él una vez o dos había carraspeado), comenzaba a beber con tanto gusto
este vino suyo que le habría dado ganas de beberlo a un muerto.
La cual cosa habiendo micer Geri visto una o dos mañanas, dijo la tercera:
—¿Qué es eso, Cisti? ¿Está bueno?
Cisti, poniéndose prestamente en pie, repuso:
—Señor, sí; pero cuánto no podría haceros comprender si no lo probáis.
Micer Geri, quien o por el tiempo que hacía o por haberse cansado más de lo
acostumbrado o tal vez por el gusto con que veía beber a Cisti, sentía sed,
volviéndose a los embajadores les dijo sonriendo:
—Señores, bueno será que probemos el vino de este hombre honrado; tal
vez sea tal que no nos arrepintamos.
Y junto con ellos se acercó a Cisti. El cual, haciendo inmediatamente sacar
un buen banco fuera de la tahona, les rogó que se sentasen, y a sus criados que
ya para lavar los vasos se adelantaban dijo:
—Compañeros, apartaos y dejadme hacer a mí este servicio, que no sé peor
escanciar que hornear; ¡y no esperéis probar una gota!
Y dicho esto, lavando él mismo cuatro vasos buenos y nuevos, y haciendo
traer un pequeño jarro de su buen vino, diligentemente dio de beber a micer
Geri y sus compañeros. A quienes el vino pareció el mejor que habían bebido
en mucho tiempo; por lo que, alabándolo mucho, mientras los embajadores
estuvieron allí, casi todas las mañanas fue con ellos a beber micer Geri.
Habiendo terminado sus asuntos y debiendo partir, micer Geri les hizo dar
un magnífico convite, al que invitó a una parte de los más honorables
ciudadanos, e hizo invitar a Cisti, el cual de ninguna manera quiso ir. Mandó
entonces micer Geri a uno de sus servidores que fuese a por una botella del
vino de Cisti, y de él diese medio vaso por persona la primera vez que sirviese.
El servidor, tal vez enfadado porque nunca había podido probar el vino,
cogió un gran frasco; el cual al verlo Cisti dijo:
—Hijo, micer Geri no te envía a mí.
Lo que afirmando muchas veces el servidor y no pudiendo obtener otra
respuesta, volvió a micer Geri y se lo dijo así, micer Geri le dijo:
—Vuelve allí y dile que de verdad te mando yo, y si otra vez te contesta lo
mismo pregúntale que adónde te mando.
El servidor, volviendo, le dijo:
—Cisti, es verdad que micer Geri me manda otra vez a ti.
Cisti le respondió:
—Seguro, hijo, que no.
—Entonces —dijo el servidor—, ¿a quién manda?
Respondió Cisti:
—Al Arno.
Lo que contando el servidor a micer Geri, enseguida le abrió los ojos de la
inteligencia, y dijo al servidor:
—Déjame ver qué frasco le llevas. —Y viéndolo, dijo—: Cisti dice bien.
E insultándole, le hizo llevar un frasco apropiado; viendo el cual, Cisti dijo:
—Ahora sé bien que te manda a mí.
Y alegremente se lo llenó.
Y luego, aquel mismo día, haciendo llenar un barrilejo de un vino igual y
haciéndolo llevar despacito a casa de micer Geri, se fue detrás y al encontrarse
con él le dijo:
—Señor, no querría que creyeseis que el gran frasco de esta mañana me
había espantado; pero pareciéndome que os habíais olvidado de lo que yo os he
mostrado estos días con mis pequeños jarritos, es decir, que éste no es vino
para criados, quise recordároslo esta mañana. Pero como no entiendo ser
guardián de él, os he traído todo: haced con él lo que gustéis.
Micer Geri recibió el apreciadísimo regalo de Cisti y le dio las gracias que
creyó que convenían, y siempre luego lo tuvo en gran estima y fue su amigo.
NOVELA TERCERA
Doña Nonna de los Pulci con una rápida respuesta a las bromas menos que
honestas del obispo de Florencia impone silencio.
Cuando Pampínea hubo terminado su historia, luego que por todos tanto la
respuesta como la liberalidad de Cisti fue muy alabada, plugo a la reina que
Laureta narrase después; la cual, alegremente, comenzó a decir así:
Amables señoras, primero Pampínea y ahora Filomena con mucha verdad
incidieron en nuestra poca virtud y en la belleza de los dichos ingeniosos; por
lo que como no hay necesidad de volver a ello, además de lo que se ha dicho
de los dichos ingeniosos, quiero recordaros que la naturaleza de estos dichos es
tal que del modo que muerde la oveja deben atacar al oyente y no como hace el
perro: porque si como el perro mordiesen, las palabras no serían ingeniosas
sino villanas. Es verdad que, si como respuesta se dicen, y el que responde
muerde como el perro cuando ha sido primero mordido como por un perro, no
parece tan reprensible como lo sería si no hubiera sucedido así, y por ello hay
que considerar cómo y cuándo y con quién y semejantemente dónde se hace
gala de ingenio. Las cuales cosas, poco teniendo en cuenta un prelado nuestro,
no menor ataque recibió que dio; lo que quiero mostraros con una corta
historia.
Siendo obispo de Florencia micer Antonio de Orsi, valioso y sabio prelado,
vino a Florencia un noble catalán llamado micer Diego de la Ratta, mariscal
del rey Roberto, el cual, siendo apuestísimo en su persona y muy gran
galanteador, sucedió que entre las otras damas florentinas le gustó una que era
mujer muy hermosa y era sobrina de un hermano del dicho obispo. Y habiendo
sabido que su marido, aunque de buena familia era muy avaro y malvado,
arregló con él que le entregaría cincuenta florines de oro y que él le dejaría
dormir una noche con su mujer; por lo que, haciendo dorar popolinos de plata,
que entonces se usaban, acostándose con la mujer, aunque contra el gusto de
ella, se los dio. Lo que, corriéndose luego por todas partes, llenó al mal hombre
de burlas y de escarnio y el obispo, como prudente, fingió no haber oído nada
de todo esto. Por lo que, tratándose mucho el obispo y el mariscal, sucedió que
el día de San Juan, montando a caballo uno al lado del otro mirando a las
mujeres por la calle por donde se corre el palio, el obispo vio a una joven a
quien la pestilencia presente nos ha quitado ya siendo señora, cuyo nombre fue
Nonna de los Pulci, prima de micer Alesso Rinucci y a quien vosotras todas
habéis debido conocer; la cual, siendo entonces una lozana y hermosa joven y
elocuente y de gran ánimo, poco tiempo antes casada en Porta San Pietro, la
enseñó al mariscal.
Luego, acercándose a ella, poniéndole al mariscal una mano en el hombro,
dijo:
—Nonna, ¿qué piensas de él? ¿Crees que le vencerías?
A Nonna le pareció que aquellas palabras en algo iban contra su honestidad o
que la mancharían en la opinión de quienes las oyeron, que eran muchos; por lo
que, no preocupándose de limpiar esta mancha sino de devolver golpe por
golpe, rápidamente contestó:
—Señor, él tal vez no me vencería a mí, que necesito buena moneda.
Cuyas palabras oídas, el mariscal y el obispo, sintiéndose igualmente
vulnerados, el uno como autor de la deshonrosa cosa con la sobrina del
hermano del obispo y el otro como el que la había recibido en la sobrina del
propio hermano, sin mirarse el uno al otro, avergonzados y silenciosos se
fueron sin decir aquel día una palabra más. Así pues, habiendo sido atacada la
joven, no estuvo mal que atacase a los otros con ingenio.
NOVELA CUARTA
Ghichibio, cocinero de Currado Gianfigliazzi, con unas rápidas palabras
cambió a su favor en risa la ira de Currado y se salvó de la desgracia con que
Currado le amenazaba.
Se callaba ya Laureta y por todos había sido muy alabada Nonna, cuando la
reina ordenó a Neifile que siguiese; la cual dijo:
Por mucho que el rápido ingenio, amorosas señoras, con frecuencia preste
palabras rápidas y útiles y buenas a los decidores, según los casos, también la
fortuna, que alguna vez ayuda a los temerosos, en sus lenguas súbitamente las
pone cuando nunca los decidores hubieran podido hallarlas con ánimo sereno;
lo que con mi historia entiendo mostraros.
Currado Gianfigliazzi, como todas vosotras habéis oído y podido ver,
siempre ha sido en nuestra ciudad un ciudadano notable, liberal y magnífico, y
viviendo caballerescamente continuamente se ha deleitado con perros y aves de
caza, para no entrar ahora en sus obras mayores. El cual, con un halcón suyo
habiendo cazado un día en Perétola una grulla muerta, encontrándola gorda y
joven la mandó a un buen cocinero suyo que se llamaba Ghichibio y era
veneciano, y le mandó decir que la asase para la cena y la preparase bien.
Ghichibio, que era un fantoche tan grande como lo parecía, preparada la
grulla, la puso al fuego y con solicitud comenzó a guisarla. La cual, estando ya
casi guisada y despidiendo un grandísimo olor, sucedió que una mujercita del
barrio, que se llamaba Brunetta y de quien Ghichibio estaba muy enamorado,
entró en la cocina y sintiendo el olor de la grulla y viéndola, rogó
insistentemente a Ghichibio que le diese un muslo.
Ghichibio le contestó cantando y dijo:
—No os la daré yo, señora Brunetta, no os la daré yo.
Con lo que, enfadándose la señora Brunetta, le dijo:
—Por Dios te digo que si no me lo das, nunca te daré yo nada que te guste.
Y en resumen, las palabras fueron muchas; al final, Ghichibio, para no
enojar a su dama, tirando de uno de los muslos de la grulla se lo dio. Habiendo
luego delante de Currado y algunos huéspedes suyos puesto la grulla sin muslo,
y maravillándose Currado de ello, hizo llamar a Ghichibio y le preguntó qué
había sucedido con el otro muslo de la grulla.
El veneciano mentiroso le respondió:
—Señor mío, las grullas no tienen más que un muslo y una pata.
Currado, entonces, enojado, dijo:
—¿Cómo diablos no tienen más que un muslo y una pata? ¿No he visto yo
en mi vida más grullas que ésta?
Ghichibio siguió:
—Es, señor, como os digo; y cuando os plazca os lo haré ver en las vivas.
Currado, por amor a los huéspedes que tenía consigo, no quiso ir más allá de
las palabras, sino que dijo:
—Puesto que dices que me lo mostrarás en las vivas, cosa que nunca he
visto ni oído que fuese así, quiero verlo mañana por la mañana, y me quedaré
contento; pero te juro por el cuerpo de Cristo que, si de otra manera es, te haré
azotar de manera que por tu mal te acordarás siempre que aquí vivas de mi
nombre.
Terminadas, pues, por aquella tarde las palabras, a la mañana siguiente, al
llegar el día, Currado, a quien no le había pasado la ira con el sueño, lleno
todavía de rabia se levantó y mandó que le llevasen los caballos y haciendo
montar a Ghichibio en una mula, hacia un río en cuya ribera siempre solía, al
hacerse de día, verse a las grullas, lo llevó, diciendo:
—Pronto veremos quién ha mentido ayer tarde, si tú o yo.
Ghichibio viendo que todavía duraba la ira de Currado y que tenía que
probar su mentira, no sabiendo cómo podría hacerlo, cabalgaba junto a Currado
con el mayor miedo del mundo, y de buena gana si hubiese podido se habría
escapado; pero no pudiendo, ora hacia atrás, ora hacia adelante y a los lados
miraba, y lo que veía creía que eran grullas sobre sus dos patas.
Pero llegados ya cerca del río, antes que nadie vio sobre su ribera por lo
menos una docena de grullas que estaban sobre una pata como suelen hacer
cuando duermen. Por lo que, rápidamente mostrándolas a Currado, dijo:
—Muy bien podéis, señor, ver que ayer noche os dije la verdad, que las
grullas no tienen sino un muslo y una pata, si miráis a las que allá están.
Currado, viéndolas, dijo:
—Espérate que te enseñaré que tienen dos. —Y acercándose un poco más a
ellas, gritó—: ¡Hohó!
Con el cual grito, sacando la otra pata, todas después de dar algunos pasos
comenzaron a huir; con lo que Currado, volviéndose a Ghichibio, dijo:
—¿Qué te parece, truhán? ¿Te parece que tienen dos?
Ghichibio, casi desvanecido, no sabiendo él mismo de dónde le venía la
respuesta, dijo:
—Señor, sí, pero vos no le gritasteis «¡hohó!» a la de anoche: que si le
hubieseis gritado, habría sacado el otro muslo y la otra pata como hacen éstas.
A Currado le divirtió tanto la respuesta, que toda su ira se convirtió en
fiestas y risa, y dijo:
—Ghichibio, tienes razón: debía haberlo hecho.
Así pues, con su rápida y divertida respuesta, evitó la desgracia y se
reconcilió con su señor.
NOVELA QUINTA
Micer Forese de Rábatta y el maestro Giotto, pintor, viniendo de Mugello,
mutuamente se burlan de su mezquina apariencia.
Al callarse Neifile, habiendo gustado mucho a las señoras la respuesta de
Ghichibio, así habló Pánfilo por voluntad de la reina:
Carísimas señoras, sucede con frecuencia que, así como la fortuna bajo viles
oficios algunas veces oculta grandes tesoros de virtud, como hace poco fue
mostrado por Pampínea, también bajo feísimas formas humanas se encuentran
maravillosos talentos escondidos por la naturaleza. La cual cosa muy aparente
fue en dos de nuestros conciudadanos sobre los que entiendo hablar
brevemente: porque el uno, que micer Forese de Rábatta se llamaba, siendo
bajo de estatura y deforme, con una cara tan aplastada y retorcida que hubiera
parecido deforme a cualquiera de los Baronci que más deformada la tuvo, tuvo
tanto talento para las leyes que por muchos hombres de valor fue reputado
almacén de conocimientos civiles; y el otro, cuyo nombre fue Giotto, fue de
ingenio tan excelente que ninguna cosa de la naturaleza (madre de todas las
cosas y alimentadora de ellas con el continuo girar de los cielos) con el estilo,
la pluma o el pincel había que no pintase tan semejante a ella que no ya
semejante sino más bien ella misma pareciese, en cuanto muchas veces en las
cosas hechas por él se encuentra que el vivísimo juicio de los hombres se
equivoca creyendo ser verdadero lo que es pintado.
Y por ello, habiendo él hecho tornar a la luz aquel arte que muchos siglos
bajo los errores ajenos (que más para deleitar los ojos de los ignorantes que
para complacer al intelecto de los sabios pintan) había estado sepultada,
merecidamente puede decirse que es una de las luces de la florentina gloria; y
tanto más cuanto que, con la mayor humildad, viviendo siempre en ella como
maestro de las artes, la conquistó rehusando siempre ser llamado maestro; el
cual título, por él rechazado, tanto más resplandecía en él cuanto más era
usurpado con avidez mayor por quienes menos sabían que él o por sus
discípulos. Pero por muy grande que fuese su arte, no era él en la persona y el
aspecto en nada más hermoso de lo que era micer Forese. Pero volviendo a la
historia digo que:
Tenían en Mugello micer Forese y Giotto sus posesiones; y habiendo ido
micer Forese a ver las suyas en este tiempo del verano en que los tribunales
tienen vacaciones, y volviendo por acaso sobre un mal rocín de alquiler,
encontró al ya dicho Giotto, el cual semejantemente, habiendo visto las suyas,
se volvía a Florencia; el cual ni en el caballo ni en los arreos estando en nada
mejor que él, como viejos que eran, avanzando poco a poco, se juntaron.
Sucedió, como muchas veces en el verano vemos suceder, que les alcanzó una
súbita lluvia, de la que lo más pronto que pudieron se refugiaron en casa de un
labrador amigo y conocido de los dos. Pero luego de un rato, no llevando el
agua aspecto de parar y queriendo ellos llegar en el día a Florencia, pidiendo
prestadas al labrador dos viejas capas de paño romañés y dos sombreros todos
roídos por el tiempo, porque mejores no había, comenzaron a caminar.
Ahora, habiendo andado algo, y viéndose todos mojados y, por las
salpicaduras que los rocines hacen en gran cantidad con las patas, llenos de
barro, cosas que no suelen añadir ningún honor, aclarando un tanto el tiempo,
ellos, que largamente habían venido callados, empezaron a conversar. Y micer
Forese, cabalgando y escuchando a Giotto, que era excelentísimo conversador,
comenzó a considerarlo de lado y de frente y por todas partes; y viéndolo todo
tan deslustrado y tan mezquino, sin considerarse a sí mismo, comenzó a reírse
y dijo:
—Giotto, ¿cuándo, si viniese a nuestro encuentro algún forastero que nunca
te hubiera visto, crees tú que pensaría que eras el mejor pintor del mundo,
como eres?
Giotto le respondió prestamente:
—Señor, creo que lo creería cuando mirándoos a vos creyese que sabíais el
abecé.
Lo que, oyendo micer Forese, su error reconoció y se vio pagado en la
misma moneda con que había vendido las mercancías.
NOVELA SEXTA
Prueba Michele Scalza a algunos jóvenes que los Baronci son los hombres
más nobles del mundo y del ultramar y gana una cena.
Todavía reían, las señoras con la buena y rápida respuesta de Giotto cuando
la reina ordenó seguir a Fiameta, la cual comenzó a hablar así:
Jóvenes señoras, el haber recordado Pánfilo a los Baronci, a quienes tal vez
no conocisteis como él conoció, me ha traído a la memoria una historia en la
cual cuánta sea su nobleza se muestra sin desviarnos de nuestro propósito; y
por ello me place contarla.
No ha pasado mucho tiempo desde que en nuestra ciudad hubo un joven
llamado Michele Scalza, que era el más agradable y divertido hombre de
mundo, y tenía entre manos las historias más extravagantes; por la cual cosa
los jóvenes florentinos estimaban mucho, cuando se reunían en compañía
poder contar con él. Ahora, sucedió un día que, estando él con algunos más en
Montughi, empezó entre ellos una disputa sobre cuáles serían los hombres más
nobles de Florencia y los más antiguos; de los cuales algunos decían que los
Uberü y otros los Lamberü, y quién uno y quién otro, según les venía al ánimo.
Y oyéndolos Scalza, comenzó a reírse sarcásticamente y dijo:
—Idos por ahí, idos, que sois unos bobos; no sabéis lo que decís: los
hombres más nobles y los más antiguos, no en Florencia sino en todo el mundo
y en ultramar son los Baronci, y en esto están de acuerdo todos los filósofos y
todo hombre que los conoce como yo; y para que no creáis que hablo de otros
os digo que son los Baronci vuestros vecinos de Santa María la Mayor
Cuando los jóvenes, que esperaban que dijera otra cosa, oyeron esto, se
burlaron de él todos, y dijeron:
—Quieres atraparnos por tontos, como si no conociésemos a los Baronci
como tú.
Dijo Scalza:
—No, por el Evangelio, sino que digo la verdad, y si aquí hay alguno que
quiera apostar una cena a pagarla quien gane, yo apostaré de grado; aún haré
más, que me someteré a la sentencia de quien queráis.
Entre quienes dijo uno, que se llamaba Neri Vannini:
—Yo estoy dispuesto a ganar esa cena.
Y poniéndose de acuerdo en tener por juez a Piero de los Fioretino, en cuya
casa estaban, y yéndose a buscarle, y todos los otros detrás para ver perder a
Scalza y burlarse de él, le contaron todo lo dicho.
Piero, que era discreto joven, oída primeramente la explicación de Neri,
volviéndose hacia Scalza luego, dijo:
—¿Y cómo podrás demostrar esto que afirmas?
Dijo Scalza:
—¿Que cómo? Lo mostraré con tal argumento que no sólo tú sino también
éste que lo niega dirá que digo verdad. Sabéis que, cuanto más antiguos son los
hombres más nobles son, y así decían éstos hace poco; y los Baronci son más
antiguos que cualquiera otro hombre, por lo que son más nobles; y si os
demuestro cómo son más antiguos sin duda habré ganado la disputa. Debéis
saber que los Baronci fueron creados por Dios en el tiempo en que él había
comenzado a aprender a pintar, pero los otros hombres fueron hechos después
de que Nuestro Señor supo pintar. Y si digo la verdad en esto, pensad en los
Baronci y en los demás hombres. Mientras a todos los demás veréis con los
rostros bien compuestos y debidamente proporcionados, podréis ver a los
Baronci con la cara muy larga y estrecha, y alguno que la tiene ancha más allá
de toda conveniencia, y tal con la nariz muy larga y tal con ella corta, y
algunos con el mentón hacia afuera o metido hacia adentro, y con quijadas que
parecen de asno, y los hay que tienen un ojo mayor que el otro, y aun quien
tiene uno más alto que el otro, como suelen ser las caras que pintan primero los
niños que aprenden a dibujar; por lo cual, como ya he dicho, bastante bien se
ve que Nuestro Señor los hizo cuando aprendía a pintar, por lo que éstos son
más antiguos que los otros, y por ello más nobles.
De lo cual acordándose Piero que era el juez y Neri que había apostado la
cena, y acordándose todos los demás también, y habiendo oído el divertido
argumento de Scalza, empezaron a reírse y a afirmar que Scalza tenía razón y
que había ganado la cena y que con seguridad los Baronci eran los más nobles
y más antiguos que había, no ya en Florencia sino en el mundo y en ultramar.
Y por ello con toda razón Pánfilo, queriendo mostrar la fealdad del rostro de
micer Forese, dijo que habría sido horrible en uno de los Baronci.
NOVELA SÉPTIMA
Doña Filipa, encontrada por su marido con un amante, llamada a juicio, con
una pronta y divertida respuesta consigue su libertad y hace cambiar las leyes.
Ya se callaba Fiameta y todos reían aún del ingenioso argumento usado por
Scalza para ennoblecer sobre todos los otros a los Baronci, cuando la reina
mandó a Filostrato que novelase; y él comenzó a decir:
Valerosas señoras, buena cosa es saber hablar bien en todas partes, pero yo
juzgo que es buenísimo saber hacerlo cuando lo pide la necesidad; lo que tan
bien supo hacer una noble señora sobre la cual entiendo hablaros que no
solamente a diversión y risa movió a los oyentes, sino que a sí misma se desató
de los lazos de una infamante muerte, como oiréis.
En la ciudad de Prato había antes una ley, ciertamente no menos condenable
que dura, que, sin hacer distinción, mandaba que igual fuera quemada la mujer
que fuese por el marido hallada en adulterio con algún amante como la que por
dinero con algún otro hombre fuese encontrada. Y mientras había esta ley
sucedió que una noble señora, hermosa y enamorada más que ninguna otra,
cuyo nombre era doña Filipa, fue hallada en su propia alcoba una noche por
Rinaldo de los Pugliesi, su marido, en brazos de Lazarino de los Guazzagliotri,
joven hermoso y noble de aquella ciudad, a quien ella como a sí misma amaba
y era amada por él; la cual cosa viendo Rinaldo, muy enfurecido, a duras penas
se contuvo de echarse encima de ellos y matarlos, y si no hubiese sido porque
temía por sí mismo, siguiendo el ímpetu de su ira lo habría hecho.
Sujetándose, pues, en esto, no se pudo sujetar de querer que lo que a él no le
era lícito hacer lo hiciese la ley pratense, es decir, matar a su mujer. Y por ello,
teniendo para probar la culpa de la mujer muy convenientes testimonios, al
hacerse de día, sin cambiar de opinión, acusando a su mujer, la hizo demandar.
La señora, que de gran ánimo era, como generalmente suelen ser quienes
enamoradas están de verdad, aunque desaconsejándoselo muchos de sus
amigos y parientes, decidió firmemente comparecer y mejor querer,
confesando la verdad, morir con valiente ánimo que vilmente, huyendo, ser
condenada al exilio por rebeldía y declararse indigna de tal amante como era
aquel en cuyos brazos había estado la noche anterior. Y muy bien acompañada
de mujeres y de hombres, por todos exhortada a que negase, llegada ante el
podestá, preguntó con firme gesto y con segura voz qué quería de ella. El
podestá, mirándola y viéndola hermosísima y muy admirable en sus maneras, y
de gran ánimo según sus palabras testimoniaban, sintió compasión de ella,
temiendo que fuera a confesar una cosa por la cual tuviese él que hacerla morir
si quería conservar su reputación.
Pero no pudiendo dejar de preguntarle aquello de que era acusada, le dijo:
—Señora, como veis, aquí está Rinaldo vuestro marido y se querella contra
vos, a quien dice que ha encontrado en adulterio con otro hombre, y por ello
pide que yo, según una ley dispone, haciéndoos morir os castigue; pero yo no
puedo hacerlo si vos no confesáis, y por ello cuidaos bien de lo que vais a
responder, y decidme si es verdad aquello de que vuestro marido os acusa.
La señora, sin amedrentarse un punto, con voz asaz placentera, repuso:
—Señor, es verdad que Rinaldo es mi marido y que la noche pasada me
encontró en brazos de Lazarino, en los que muchas veces he estado por el buen
y perfecto amor que le tengo, y esto nunca lo negaré. Pero como estoy segura
que sabéis, las leyes deben ser iguales para todos y hechas con consentimiento
de aquellos a quienes afectan; cosas que no ocurren con ésta, que solamente
obliga a las pobrecillas mujeres, que mucho mejor que los hombres podrían
satisfacer a muchos; y además de esto, no ya ninguna mujer, cuando se hizo, le
prestó consentimiento sino que ninguna fue aquí llamada; por las cuales cosas
merecidamente puede decirse que es mala. Y si queréis en perjuicio de mi
cuerpo y de vuestra alma ser ejecutor de ella, a vos lo dejo; pero antes de que
procedáis a juzgar nada, os ruego que me concedáis una pequeña gracia, que es
que preguntéis a mi marido si yo, cada vez y cuantas veces él quería, sin
decirle nunca que no, le concedía todo de mí misma o no.
A lo que Rinaldo, sin esperar a que el podestá se lo preguntase, prestamente
repuso que sin duda alguna su mujer siempre que él la había requerido le había
concedido cuanto quería.
—Pues —siguió rápidamente la señora— yo os pregunto, señor podestá, si
él ha tomado de mí siempre lo que ha necesitado y le ha gustado, ¿qué debía
hacer yo (o debo) con lo que me sobra? ¿Debo arrojarlo a los perros? ¿No es
mucho mejor servírselo a un hombre noble que me ama más que a sí mismo
que dejar que se pierda o se estropee?
Estaban allí para semejante interrogatorio de tan famosa señora casi todos
los pratenses reunidos, los cuales, al oír tan aguda respuesta, enseguida, luego
de mucho reír, a una voz gritaron que la señora tenía razón y decía bien; y
antes de que se fuesen de allí, exhortándoles a ello el podestá, modificaron la
cruel ley y dejaron que solamente se refiriese a las mujeres que por dinero
faltasen contra sus maridos. Por la cual cosa Rinaldo, quedándose confuso con
tan loca empresa, se fue del tribunal; y la señora, alegre y libre, del fuego
resucitada, a su casa se volvió llena de gloria.
NOVELA OCTAVA
Fresco aconseja a su sobrina que no se mire al espejo si los fastidiosos le eran
tan molestos de ver como decía.
La historia contada por Filostrato primero ofendió con alguna vergüenza los
corazones de las señoras que escuchaban, y con el rubor que apareció en su
rostro dieron de ello señal; y luego, mirándose la una a la otra, apenas
pudiendo contener la risa, la escucharon riendo a escondidas. Pero luego de
que llegó el fin, la reina, volviéndose a Emilia, le ordenó que siguiese; la cual,
no de otro modo que si se levantase de dormir, suspirando, comenzó:
Atrayentes jóvenes, porque un largo pensamiento me ha tenido un buen rato
lejos de aquí, para obedecer a nuestra reina, tal vez con una mucho más corta
historia de lo que lo habría hecho si hubiese tenido ánimo, cumpliré,
contándoos el tonto error de una joven corregido por unas ingeniosas palabras
de un tío suyo si ella hubiera sido capaz de entenderlo.
Uno, pues, que se llamó Fresco de Celático, tenía una sobrina llamada
cariñosamente Cesca, la cual, aunque tuviese gallarda figura y rostro, no era sin
embargo de esos angelicales que muchas veces vemos, pero en tanto y tan
noble se reputaba que había tomado por costumbre censurar a los hombres y
las mujeres y todas las cosas que veía sin mirarse en nada a sí misma, que era
mucho más fastidiosa, cansina y enfadosa que ninguna, porque a su gusto nada
podía hacerse; y tan altanera era, además de todo esto, que si hubiera sido hija
del rey de Francia habría sido excesivo. Y cuando iba por la calle tanto le olía a
quemado que no hacía sino torcer el gesto como si le llegara hedor de aquel a
quien viera o encontrara. Ahora, dejando otras muchas costumbres suyas
desagradables y fastidiosas, sucedió un día que, habiendo vuelto a casa, donde
Fresco estaba, y sentándose frente a él, toda deshecha en dengues no hacía sino
suspirar; por lo que preguntándole Fresco le dijo:
—Cesca, ¿qué es esto, que siendo hoy fiesta has vuelto tan pronto a casa?
A quien, hecha melindres, le respondió:
—Es verdad que me he venido temprano porque no creo que nunca en esta
ciudad han sido los hombres y las mujeres tan fastidiosos y molestos como
hoy, y no hay nadie en la calle que no me desagrade como la mala ventura; y
no creo que haya mujer en el mundo a quien más fastidie ver a la gente
desagradable que a mí, y por no verla me he venido tan pronto.
Fresco, a quien grandemente desagradaban las maneras afectadas de la
sobrina, dijo:
—Hija, si así te molestan los fastidiosos como dices, si quieres vivir
contenta, no te mires nunca al espejo.
Pero ella, más hueca que una caña y a quien le parecía igualar a Salomón en
inteligencia, no de otra manera que hubiese hecho un borrego entendió las
acertadas palabras de Fresco; contestó que le gustaba mirarse al espejo como a
las demás; y así en su ignorancia siguió, y todavía sigue.
NOVELA NOVENA
Guido Cavalcanti injuria cortésmente con unas palabras ingeniosas a algunos
caballeros florentinos que lo habían sorprendido.
Advirtiendo la reina que Emilia se había desembarazado de su historia y que
a nadie quedaba por novelar sino a ella, excepto a aquél que tenía el privilegio
de decirla al final, así comenzó a decir:
Aunque, gallardas señoras, hoy me habéis quitado más de dos historias entre
las que yo había pensado contar una, no ha dejado de quedarme una para contar
en cuya conclusión se contienen tales palabras que tal vez ningunas se han
contado de tanta sabiduría.
Debéis, pues, saber que en tiempos pasados había en nuestra ciudad muchas
bellas y encomiables costumbres (de las cuales hoy no ha quedado ninguna por
causa de la avaricia que en ella ha crecido con las riquezas, que ha desterrado a
todas) entre las cuales había una según la cual en diversos lugares de Florencia
se reunían los nobles de los barrios y hacían grupos de cierto número, cuidando
de poner en ellos a quienes soportar pudiesen cumplidamente los gastos, y hoy
uno mañana otro, y así sucesivamente todos invitaban a comer, cada uno el día
que le correspondiese, a todo el grupo; y a la mesa frecuentemente invitaban a
nobles forasteros, cuando allí llegaban, o a otros ciudadanos; y también se
vestían de la misma manera al menos una vez al año; y juntos los días festivos
cabalgaban por la ciudad, y a veces justaban, y máximamente en las fiestas
principales o cuando alguna noticia alegre de victoria o de otra cosa hubiera
llegado a la ciudad.
Entre las cuales compañías había una de micer Betto Brunelleschi, a la que
micer Betto y los compañeros se habían esforzado mucho por atraer a Guido,
de micer Cavalcanti de los Cavalcanti, no sin razón, porque además de que era
uno de los mejores lógicos que hubiera en su tiempo en el mundo y un óptimo
filósofo natural (cosas de las cuales poco cuidaba la compañía) fue tan donoso
y cortés y elocuente hombre que todo lo que quería hacer y de un noble era
propio, supo hacerlo mejor que nadie; y además de esto era riquísimo y lo más
que pueda decir la lengua sabía honrar a quien le parecía que valiese. Pero
micer Betto nunca había podido tenerlo y creía él con sus compañeros que ello
ocurría porque Guido, en sus especulaciones, muchas veces mucho se abstraía
de los hombres; y porque en algunas cosas compartía las opiniones de los
epicúreos se decía entre la gente vulgar que estas especulaciones suyas estaban
solamente en buscar si podía probar que Dios no existía.
Ahora, sucedió un día que, habiendo salido Guido de Orto San Michele y
viniendo por el corso de los Adimari hasta San Giovanni, que muchas veces
era su camino, estando allí esos sepulcros grandes de mármol que hoy están en
Santa Reparata y otros muchos alrededor de San Giovanni, y estando él entre
las columnas de pórfiro que allí hay y aquellas tumbas y la puerta de San
Giovanni, que cerrada estaba, micer Betto con su compañía a caballo, viendo a
Guido allí entre aquellas sepulturas, dijeron:
—Vamos a gastarle una broma.
Y espoleados los caballos, a guisa de un asalto bullicioso estuvieron encima
casi antes de que él se diera cuenta, y comenzaron a decirle:
—Guido, tú te niegas a entrar en nuestra compañía; pero di, cuando hayas
encontrado que Dios no existe, ¿qué harás?
A quienes Guido, viéndose rodeado por ellos, prestamente dijo:
—Señores, en vuestra casa podéis decirme todo lo que os plazca.
Y poniendo la mano sobre una de aquellas tumbas, que eran grandes, como
agilísimo que era dio un salto y se puso del otro lado y, librándose de ellos, se
fue. Ellos se quedaron todos mirándose unos a otros y comenzaron a decir que
era un aturdido y que lo que había contestado no quería decir nada, siendo
como era que allí donde estaban no tenían ellos nada más que hacer que todos
los demás ciudadanos, y no Guido menos que ninguno de ellos.
Micer Betto, volviéndose a ellos, dijo:
—Los aturdidos sois vosotros si no lo habéis entendido: nos ha dicho
cortésmente y con pocas palabras la mayor injuria del mundo, porque, si bien
lo miráis, estas sepulturas son las casas de los muertos, porque en ellas se los
pone y se quedan los muertos; las cuales dice que son nuestra casa, y nos
prueba que nosotros y los demás hombres incultos y no letrados somos, en
comparación de él y de los otros hombres de ciencia, peor que muertos, y por
ello al estar aquí estamos en nuestra casa.
Entonces todos entendieron lo que Guido había querido decir, y
avergonzándose, nunca más le gastaron bromas; y tuvieron en adelante a micer
Betto por sutil y entendido caballero.
NOVELA DÉCIMA
Fray Cebolla promete a algunos campesinos mostrarles la pluma del ángel
Gabriel; al encontrar en lugar de ella unos carbones, dice que son de aquellos
que asaron a San Lorenzo.
Habiendo todos los de la compañía completado sus historias, conoció
Dioneo que a él le tocaba tener que contar; por la cual cosa, sin demasiado
esperar un mandato solemne, impuesto silencio a quienes las agudas palabras
de Guido alababan, comenzó:
Graciosas señoras, aunque tenga por privilegio poder hablar de lo que más
me agrade, no entiendo hoy querer separarme de aquella materia de que
vosotras todas habéis muy apropiadamente hablado; sino siguiendo vuestras
huellas entiendo mostraros cuán cautamente con un súbito expediente uno de
los frailes de San Antonio escapó a una burla que por dos jóvenes le había sido
preparada. Y no deberá seros penoso que, para bien contar la historia completa,
algo me extienda al hablar, si miráis al sol que todavía está en mitad del cielo.
Certaldo, como tal vez habéis podido oír, es un burgo de Valdelsa situado en
nuestros campos el cual, aunque sea pequeño, estuvo antiguamente habitado
por hombres nobles y acaudalados; al cual, porque se encontraban buenos
pastos, acostumbraba a ir durante mucho tiempo, todos los años una vez, a
recoger las limosnas que le daban los tontos, un fraile de San Antonio cuyo
nombre era fray Cebolla, tal vez no menos por el nombre que por otra devoción
bien visto allí, como sea que aquel terreno produce cebollas famosas en toda
Toscana. Era este fray Cebolla pequeño de persona, de pelo rojo y alegre gesto,
y lo más campechano del mundo; y además de esto, no teniendo ninguna
ciencia, tan óptimo hablador y rápido que quien no lo hubiera conocido no
solamente lo habría estimado por gran retórico sino que habría dicho que era el
mismo Tulio o tal vez Quintiliano; y casi de todos los de la comarca era
compadre o amigo o bienquisto.
El cual, según su costumbre, en el mes de agosto allí se fue una vez entre
otras y un domingo por la mañana, habiendo todos los buenos hombres y las
mujeres de las aldeas de alrededor venido a misa a la parroquia, cuando le
pareció oportuno, avanzando hacia ellos, dijo:
—Señores y señoras, como sabéis, vuestra costumbre es mandar todos los
años a los pobres del barón señor San Antonio algo de vuestro grano y de
vuestras mieses, quién poco y quién mucho, según sus posibilidades y su
devoción, para que el beato San Antonio os guarde vuestros bueyes y los
burros y las ovejas; Y además de esto, soléis pagar, y especialmente quienes a
nuestra cofradía están apuntados, esa pequeña cuota que se paga una vez al
año. Para recoger las cuales cosas he sido mandado por mi superior, es decir,
por el señor abad; y por ello con la bendición de Dios, después de nona, cuando
oigáis tocar las campanillas, venid aquí fuera de la iglesia, donde yo os echaré
el sermón al modo usado y besaréis la cruz; y además de esto, porque sé que
todos sois devotísimos del barón San Antonio, como gracia especial os
mostraré una santísima y bella reliquia, que yo mismo he traído de tierras de
ultramar, y es una de las plumas del ángel Gabriel, que en la alcoba de la
Virgen María se quedó cuando vino a visitarla a Nazaret.
Y dicho esto se calló y volvió a su misa. Había, cuando fray Cebolla decía
estas cosas, entre otros muchos jóvenes en la iglesia, dos muy astutos, llamado
el uno Giovanni del Bragoniera y el otro Biagio Pizzini, los cuales, luego de
que algún tanto se hubieron reído entre sí de la reliquia de fray Cebolla, aunque
eran muy amigos suyos y de su compañía, se propusieron hacerle alguna burla
con esta pluma. Y habiendo sabido que fray Cebolla por la mañana almorzaba
en el castillo con un amigo suyo, al sentirlo sentado a la mesa se bajaron a la
calle y al albergue donde estaba hospedado el fraile se fueron, con el propósito
de que Biagio debía dar conversación al criado de fray Cebolla y Giovanni
debía entre las cosas del fraile buscar aquella pluma, fuese la que fuese, y
quitársela, para ver qué decía él al pueblo de este asunto.
Tenía fray Cebolla un criado a quien algunos llamaban Guccio Balena y
otros Guccio Imbratta, y quien le decía Guccio Porco, el cual era tan feo que no
es verdad que Lippo Topo pintase a alguien semejante. Del que muchas veces
fray Cebolla acostumbraba a reírse con su compañía y a decir:
—Mi criado tiene nueve cosas tales que si una cualquiera de ellas se
encontrase en Salomón, en Aristóteles o en Séneca tendría la fuerza de
estropear todo su entendimiento, toda su virtud, toda su santidad. ¡Pensad qué
hombre debe ser éste en quien ni virtud, ni entendimiento ni santidad alguna
hay, habiendo nueve cosas!
Y siendo alguna vez preguntado que cuáles eran estas nueve cosas, y
habiéndolas puesto en verso, respondía:
—Os las diré: es calmoso, pringoso y mentiroso; negligente, desobediente y
malediciente; descuidado, desmemoriado y maleducado, sin contar con que
tiene algunos defectillos, además de éstos que mejor es callarlos. Y lo que es
sumamente risible de sus asuntos es que en todos los sitios quiere tomar mujer
y arrendar una casa, y teniendo la barba larga y negra y grasienta le parece que
es tan hermoso y placentero que cree que cuantas mujeres le ven se enamoran
de él y si se le dejase andaría detrás de todas perdiendo las calzas. Y es verdad
que me es de gran ayuda porque nunca hay nadie que me quiera hablar tan en
secreto que él no quiera oír su parte, y si sucede que me pregunten alguna cosa
siente tanto miedo de que yo no sepa responder que prestamente responde él sí
o no, según juzga que conviene.
A éste, al dejarlo en el albergue, fray Cebolla le había mandado que mirase
bien que nadie tocase sus cosas, y especialmente sus alforjas que es donde
estaban las cosas sagradas; pero Guccio Imbratta, que más gustaba de estar en
la cocina que el ruiseñor sobre las verdes ramas, y máximamente si a alguna
sirvienta olía por allí, habiendo visto a una del hospedero, grasienta y gruesa y
pequeña y mal hecha, con un par de tetas que parecían dos canastas de abono y
con una cara que parecía de los Baronci, toda sudada, mugrienta y ahumada, no
de otro modo que el buitre se arroja sobre la carroña, abandonando la cámara
de fray Cebolla y todas sus cosas, allá se dejó caer.
Y aunque fuese agosto, sentándose junto al fuego comenzó con ésta, que
Nuta tenía por nombre, a entrar en conversación y a decirle que él era hombre
noble por delegación y que tenía más de milientainueve florines, sin contar con
los que tenía que dar a otro que eran más o menos los mismos, y que sabía
hacer y decir tantas más cosas que ni el dómine unquanque. Y sin mirar un
capuz suyo que tenía tanta grasa que habría servido para condimentar la
caldera de Altopascio, y a su jubonzuelo roto y remendado, y alrededor del
cuello y bajo los sobacos esmaltado de mugre con más manchas y más colores
que nunca tuvieron los paños tártaros o indios y a sus zapatillas todas rotas y a
las calzas descosidas, le dijo, como si hubiera sido el señor de Chatilión, que
quería darle vestidos y pulirla y sacarla de aquella esclavitud de estar en casa
ajena, y sin tener grandes posesiones, ponerla en estado de esperar mejor
fortuna; y muchas otras cosas, las cuales, por muy afectuosamente que las
dijese, convertidas en aire como ocurría con la mayoría de sus empresas, se
quedaron en nada.
Encontraron, así, los dos jóvenes a Guccio Porco ocupado con Nuta; de la
cual cosa contentos, porque la mitad del trabajo se ahorraban, no
impidiéndoselo nadie, en la cámara de fray Cebolla, que encontraron abierta,
entrados, la primera cosa que cogieron para buscar en ella fue la alforja donde
estaba la pluma; y abierta la cual, encontraron en un gran paquete de cendales
envuelta una pequeña arqueta donde, abierta, encontraron una pluma de
aquéllas de la cola de un papagayo, que pensaron que debía ser la que había
prometido mostrar a los certaldeños. Y ciertamente podía en aquellos tiempos
fácilmente hacérselo creer, porque todavía los lujos de Egipto no habían
llegado a Toscana sino en pequeña cantidad y no como después en grandísima
abundancia, con ruina de toda Italia han llegado; y si eran poco conocidos en
aquella comarca, no eran nada conocidos por los habitantes; sino que,
conservándose todavía la ruda honestidad de los antiguos no sólo no habían
visto papagayos, sino que ni de lejos la mayor parte nunca habían oído hablar
de ellos.
Contentos, pues, los jóvenes de haber encontrado la pluma, la cogieron, y
para no dejar la arqueta vacía, viendo carbones en un rincón de la cámara,
llenaron con ellos la arqueta; y cerrándola y cerrando todas las cosas como las
habían encontrado, sin haber sido vistos, se fueron contentos con la pluma y se
pusieron a esperar lo que fray Cebolla, al encontrar carbones en lugar de la
pluma, iba a decir. Los hombres y las mujeres sencillos que estaban en la
iglesia, al oír que iban a ver la pluma del arcángel Gabriel después de nona,
terminada la misa se volvieron a casa; y diciéndoselo de un vecino a otro y de
una comadre a otra, al terminar todos de almorzar, tantos hombres y tantas
mujeres acudieron al castillo que apenas cabían allí, esperando con deseo de
ver aquella pluma.
Fray Cebolla, habiendo almorzado bien y luego dormido un rato, se levantó
un poco después de nona y sintiendo que una multitud grande de campesinos
había venido para ver la pluma, mandó a decir a Guccio Imbratta que allí con
las campanillas subiera y trajese sus alforjas. El cual, luego que con trabajo de
la cocina y de la Nuta se arrancó, con las cosas pedidas, con lento paso, allá se
fue, y llegando allí sin aliento porque el beber agua le había hecho hincharse
mucho el cuero, por mandato de fray Cebolla, bajo la puerta de la iglesia se fue
y comenzó a tocar fuertemente las campanillas. Después de que todo el pueblo
se reunió, fray Cebolla, sin haberse apercibido de que nada le hubieran tocado,
comenzó su sermón y a favor de sus intenciones dijo muchas palabras; y
teniendo que llegar a mostrar la pluma del ángel Gabriel, diciendo primero con
gran solemnidad el Confiteor, hizo encender dos antorchas, y desenrollando
delicadamente los cendales, habiéndose quitado primero la capucha, fuera sacó
la arqueta; y diciendo primeramente unas palabritas en alabanza y loa del
arcángel Gabriel y de su reliquia, abrió la arqueta. Y cuando llena de carbones
la vio, no sospechó que aquello Guccio Balena lo hubiera hecho porque sabía
que no alcanzaba a tanto, ni lo maldijo por no haber cuidado de que otro no lo
hiciera; sino que se insultó tácitamente por haberle encomendado la guarda de
sus cosas sabiéndolo como lo sabía negligente, desobediente, descuidado y
desmemoriado; pero sin embargo, sin cambiar de color, alzando el rostro y las
manos al cielo dijo de manera que fue oído por todos:
—¡Oh, Dios, alabado sea siempre tu poder!
Luego, volviendo a cerrar la arqueta y volviéndose al pueblo, dijo:
—Señores y señoras, debéis saber que siendo yo todavía muy joven fui
enviado por un superior mío a aquella parte por donde aparece el sol, y me fue
ordenado con mandamiento expreso que buscase los privilegios de Porcellana,
los cuales, aunque como indulgencias no costasen nada, mucho más útiles les
son a otros que a nosotros; por la cual cosa, poniéndome en camino, partiendo
de Vinegia y yendo por el Burgo de Griegos y de allí adelante cabalgando por
el reino del Garbo y por Baldacca, llegué al Parión de donde, no sin sed, luego
de un tanto llegué a Cerdeña. ¿Pero por qué voy diciéndoos todos los países
por donde fui buscando? Llegué, pasado el estrecho de San Giorgio, a Estafia y
a Befia, países muy habitados y con muchas gentes, y de allí llegué a la Tierra
de la Mentira, donde a muchos de nuestros frailes y de otras religiones
encontré, los cuales todos andaban evitando los disgustos por amor de Dios,
poco cuidándose de otros trabajos cuando veían que perseguían su utilidad, no
gastando más moneda que la que no estaba acuñada por aquellos países; y
pasando de allí a la tierra de los Abruzzos, donde los hombres y las mujeres
van sin zuecos por los montes, vistiendo a los puercos con sus mismas tripas, y
poco más allá me encontré a gentes que llevan el pan en los bastones y el vino
en los morrales, desde donde llegué a las montañas de los vascos, donde todas
las aguas corren hacia abajo.
»Y en resumen, tanto anduve que llegué hasta la India Pastinaca, en donde
os juro, por el hábito que llevo, que vi volar a los plumíferos, cosa increíble
para quien no los haya visto; pero no me deje mentir Maso del Saggio a quien
encontré allí hecho un gran mercader que cascaba nueces y vendía las cáscaras
al por menor. Pero no pudiendo lo que estaba buscando encontrar, porque de
allí en adelante se va por el mar, volviéndome atrás, llegué a esas santas tierras
donde en el verano os cuesta el pan frío cuatro dineros y el caldo nada os
cuesta; y allí encontré al venerable padre señor Non—me—blasméis—si—
os—place, dignísimo patriarca de Jerusalén, el cual, por reverencia al hábito
que siempre he llevado del barón señor San Antonio, quiso que viese ya todas
las santas reliquias que tenía junto a sí, y fueron tantas que, si quisiese
describiros todas no vendrían a término en tal milla; pero por no dejaros
desilusionados os diré, sin embargo, algunas. Primeramente me mostró el dedo
del Espíritu Santo tan entero y sano como nunca lo estuvo, y el tupé del serafín
que se apareció a San Francisco, y una de las uñas de los querubines, y una de
las costillas del Verbum—caripuesto—alajimez, y de los vestidos de la santa fe
católica y algunos de los rayos de la estrella que se apareció a los tres Magos
de Oriente, y una ampolla con el sudor de San Miguel cuando combatió con el
diablo, y la mandíbula de la muerte de San Lázaro y otras. Y porque yo
libremente le entregué las laderas de Montemoreno en vulgar y algunos
capítulos del Caprezio que largamente había estado buscando, él me hizo
partícipe de sus santas reliquias y me donó uno de los dientes de la santa cruz y
en una ampolleta algo del sonido de las campanas del templo de Salomón y la
pluma del arcángel Gabriel, de la cual ya os he hablado, y uno de los zuecos de
San Gherardo de Villamagna, el cual yo, no hace mucho, en Florencia di a
Gherardo de los Bonsi, que tiene en él grandísima devoción; y me dio los
carbones con los que fue asado el bienaventurado mártir San Lorenzo; las
cuales cosas todas aquí conmigo traje devotamente, y todas las tengo.
»Y es la verdad que mi superior nunca ha permitido que las mostrase hasta
tanto que no se ha certificado si son ciertas o no, pero ahora que por algunos
milagros hechos por ellas y por cartas recibidas del patriarca se ha asegurado,
me ha concedido la licencia para que os las muestre; pero yo, temiendo
confiárselas a nadie, siempre las llevo conmigo. Cierto que llevo la pluma del
arcángel Gabriel, para que no se estropee, en una arqueta, y los carbones con
los cuales fue asado San Lorenzo en otra, las cuales son tan semejantes la una a
la otra que muchas veces he cogido la una por la otra, y ahora me ha ocurrido;
y creyendo que había traído la arqueta donde estaba la pluma, he traído aquella
en donde están los carbones. Lo que no reputo como error sino que me parece
que sea cierto que haya sido la voluntad de Dios y que Él mismo haya puesto la
arqueta de los carbones en mis manos, acordándome yo hace poco que la fiesta
de San Lorenzo es de aquí a dos días; y por ello, queriendo Dios que yo, al
mostraros los carbones con los que fue asado, encienda en vuestras almas la
devoción que en él debéis tener, no la pluma que quería sino los benditos
carbones rociados con el humor de aquel santísimo cuerpo me hizo coger. Y
por ello, hijos benditos, quitaos las capuchas y acercaos aquí devotamente a
verlos. Pero primero quiero que sepáis que cualquiera que por estos carbones
es tocado con la señal de la cruz puede vivir seguro todo el año de que no le
quemará fuego que no sienta.
Y luego que hubo dicho así, cantando un laude de San Lorenzo, abrió la
arqueta y mostró los carbones, los cuales luego de que un rato la estúpida
multitud hubo mirado con reverente admiración, con grandísimo ruido de pies
todos se acercaron a fray Cebolla, y dando mayores limosnas de lo que
acostumbraban, que les tocase con ellos le rogaban todos. Por la cual cosa, fray
Cebolla, cogiendo aquellos carbones en la mano, sobre sus camisolas blancas y
sobre los jubones y sobre los velos de las mujeres comenzó a hacer las cruces
mayores que le cabían, afirmando que cuanto se gastaban al hacer aquellas
cruces lo crecían después en la arqueta, como él había experimentado muchas
veces. Y de tal guisa, no sin grandísima utilidad suya, habiendo cruzado a
todos los certaldeños, por su rápida invención se burló de aquellos que,
quitándole la pluma, habían querido burlarse de él. Los cuales, estando en su
sermón y habiendo oído el extraordinario remedio encontrado por él, y cómo se
las había arreglado y con qué palabras, se habían reído tanto que habían creído
que se les desencajaban las mandíbulas; y luego de que se hubo ido el vulgo,
yendo a él, con la mayor fiesta del mundo lo que habían hecho le descubrieron
y luego le devolvieron su pluma, la cual al año siguiente le valió no menos que
aquel día le habían valido los carbones.
Esta historia dio por igual a toda la compañía grandísimo placer y solaz y
mucho se rieron todos de fray Cebolla y máximamente de su peregrinación y
de las reliquias tanto vistas por él como traídas; la cual sintiendo la reina que
había acabado, e igualmente su señorío, poniéndose en pie, se quitó la corona
y, riendo, se la puso en la cabeza a Dioneo y dijo:
—Es tiempo, Dioneo, que algo pruebes la carga que es tener que guiar y
gobernar a las mujeres; sé, pues, rey, y reina de tal manera que al final de tu
gobierno lo alabemos.
Dioneo, recibiendo la corona, repuso riendo:
—Muchas veces podéis haber visto reyes de ajedrez que son más preciosos
de lo que yo soy; y por cierto que si me obedecieseis como a un verdadero rey
se obedece, os haría gozar de aquello sin lo cual es verdad que ninguna fiesta
es totalmente alegre. Pero dejemos estas palabras; gobernaré como pueda.
Y haciendo, según la costumbre usada, venir al senescal, lo que tenía que
hacer mientras durase su señorío le mandó; y luego dijo:
—Valerosas señoras, de diversas maneras se ha hablado aquí tanto del
ingenio humano y de los varios sucesos que, si la señora Licisca no hubiese
venido aquí hace un rato (que con sus palabras me ha dado la materia de las
futuras narraciones de mañana) temo que me hubiera costado mucho tiempo
encontrar tema sobre el que hablar. Ella, como habéis oído, dijo que no tenía
una vecina que hubiera ido doncella a su marido, y añadió que bien sabía
cuántas y cuáles burlas seguían las casadas haciendo a sus maridos. Pero
dejando la primera parte, que es cosa de criaturas, pienso que la segunda deba
ser divertida para hablar de ella, y por ello quiero que mañana se digan, puesto
que la señora Licisca nos ha dado el motivo, burlas que por amor o por
salvación suya han hecho las mujeres a sus maridos, habiéndose ellos
apercibido o no.
Hablar de tal materia parecía a algunas de las damas que no era apropiado
para ellas y le rogaban que cambiase el tema propuesto; a quienes el rey
respondió:
—Señoras, sé lo que he ordenado mejor que vosotras, y de ordenarlo no me
podréis apartar por lo que queréis mostrarme, considerando que estamos en
tales tiempos que con guardarse los hombres y las mujeres de obrar
deshonestamente toda conversación está permitida. Pues ¿no sabéis que por la
perversidad de esta temporada los jueces han abandonado los tribunales, las
leyes tanto divinas como humanas están calladas y amplia licencia para
conservar la vida se ha concedido a cada uno? Por lo que, si algo se relaja
vuestra honestidad al hablar, no para seguir con las obras nada desordenado
sino para deleite de los demás y vuestro, no veo con qué argumento os pueda
en el porvenir ser reprochado por nadie. Además de esto, nuestra compañía,
desde el primer momento hasta esta hora honestísima, por nada que se diga no
me parece que en ningún acto se manche ni sea manchada, con la ayuda de
Dios. Además, ¿quién no conoce vuestra honestidad? La cual no ya las
conversaciones divertidas sino el terror de la muerte creo que no podría
desalentar. Y por decir verdad, quien supiera que dejasteis de hablar de estas
chanzas alguna vez acaso sospecharía que fueseis culpables de lo que teníais
que narrar y que por ello no quisisteis. Sin contar con que bien me honraríais si
habiendo yo obedecido a todas, ahora, habiéndome hecho vuestro rey,
quisierais imponerme la ley y no hablar de lo que yo ordenase. Dejad, pues,
este temor más propio de ánimos bajos que de los nuestros, y buena suerte
tenga cada una en pensar una buena historia.
Cuando las señoras esto hubieron oído dijeron que fuera así como a él le
pluguiese; por lo que el rey hasta la hora de la cena dio a cada uno licencia de
hacer lo que gustase.
Estaba el sol todavía muy alto porque las narraciones habían sido breves;
por lo que, habiéndose Dioneo con los otros jóvenes puesto a jugar a las tablas,
Elisa, llamando aparte a las otras señoras, dijo:
—Desde que estarnos aquí he deseado llevaros a un lugar muy cerca de éste
donde no creo que ninguna de vosotras haya estado, y se llama el Valle de las
Damas; y hasta ahora no he visto el momento de poderos llevar allí sino hoy,
puesto que el sol está aún alto; y por ello, si os place venir, no dudo que cuando
estéis allí no estéis contentísimas de haber estado.
Las señoras dijeron que estaban dispuestas, y llamando a una de sus criadas,
sin decir nada a los jóvenes, se pusieron en camino; y no habían andado más de
una milla cuando llegaron al Valle de las Damas; dentro del cual, por un
camino muy estrecho por una de cuyas partes corría un clarísimo arroyo,
entraron; y lo vieron tan hermoso y tan deleitoso, y especialmente en aquel
tiempo en que el calor era grande cuanto más podría imaginarse. Y según me
dijo luego alguna de ellas, el llano que había en el valle era tan redondo como
si hubiera sido trazado con compás aunque artificio de la naturaleza y no de la
mano del hombre pareciese; y tenía de contorno poco más de media milla,
rodeado por seis montañitas no muy altas, y encima de la cumbre de cada una
se veía un edificio que tenía la forma de un hermoso castillito.
Las laderas de tales montañitas declinando hacia la llanura descendían como
en los teatros vemos que desde la cima las gradas hasta la parte más baja
vienen sucesivamente ordenadas, estrechando siempre su círculo. Y estaban
estas laderas, cuantas a la vertiente del mediodía miraban, todas con viñas,
olivos, almendros, cerezos, higueras y otras clases muchas de árboles frutales
llenas sin dejar un palmo. Las que miraban al carro del Septentrión todas eran
de bosquecillos de chaparros, fresnos y otros árboles verdísimos y lo más
derechos que podían estar. La llanura de abajo, sin tener más entrada que
aquella por donde las damas habían venido, estaba llena de abetos, de cipreses,
de laureles y de algunos pinos, tan bien compuestos y tan bien ordenados como
si todos hubieran sido plantados por el mejor artífice; y entre ellos poco sol o
ninguno, entonces que estaba alto, entraba hasta el suelo, que era todo un prado
de hierba menudísima y llena de flores purpúreas y de otras. Y además de esto,
lo que no menos de deleite que de otra cosa servía, había un arroyo que desde
una de las calles que dos de aquellas montañitas dividían, caía sobre peñas de
roca viva y al caer hacía un rumor muy deleitoso al oído, y al salpicar parecía
de lejos plata viva que cayese de alguna cosa exprimida menudamente; y al
llegar abajo a la pequeña llanura, allí, recogido en una hermosa acequia hasta la
mitad de la llanura velocísimo, y formaba allí un pequeño lago como a veces a
modo de vivero hacen en su jardín los habitantes de las ciudades que de ello
tienen ocasión.
Y era este lago no más profundo de lo que sea la estatura de un hombre
hasta el pecho, y sin tener en sí mezcla alguna mostraba clarísimo su fondo que
era de menudísimos guijos que, quien no hubiese tenido otra cosa que hacer,
habría podido contarlos si quisiera; y no solamente al mirar se veía el fondo del
agua sino tantos peces acá y allá ir discurriendo que además de deleite eran
maravilla. Y no estaba cerrado por la otra orilla sino por el suelo del prado,
tanto más hermoso en su borde cuanto más humedad tenía de él. El agua que
desbordaba su capacidad la recibía otra acequia por la cual, saliendo fuera del
vallecito, a las partes más bajas corría.
Venidas, pues, aquí las jóvenes damas, luego de que por todas partes
hubieron mirado y alabado mucho el lugar, siendo grande el calor y viendo el
pequeño piélago delante y sin ningún temor de ser vistas, deliberaron bañarse;
y mandando a su criada que sobre el camino por donde habían estado se
quedase y mirase si alguien venía y se lo hiciera saber, las siete se desnudaron
y entraron en él, que no de otra manera escondía sus cándidos cuerpos de lo
que haría a una encarnada rosa un cristal sutil. Estando ellas allí metidas sin
que en nada se enturbiase el agua, comenzaron como podían a andar de acá
para allá detrás de los peces, los cuales mal tenían donde esconderse, y a querer
cogerlos con las manos. Y luego de que en tal diversión, habiendo cogido
algunos, estuvieron un rato, saliendo de allí se volvieron a vestir y sin poder
alabar más el lugar que lo habían alabado, pareciéndoles tiempo de volverse a
casa, con suave paso, hablando mucho de la belleza del lugar, se pusieron en
camino; y llegando a la villa a bastante buena hora, todavía allí encontraron
jugando a los jóvenes donde los habían dejado; a quienes Pampínea, riendo,
dijo:
—Pues ya os hemos engañado hoy.
—¿Y cómo? —dijo Dioneo—. ¿Comenzáis primero las obras que las
palabras?
Dijo Pampínea:
—Señor nuestro, sí.
Y extensamente le contó de dónde venían y cómo era el lugar y cuánto
distaba de allí y lo que habían hecho.
El rey, oyendo hablar de la belleza del lugar, deseoso de verlo, prestamente
hizo ordenar la cena; la cual luego de que con mucho placer de todos se
terminó, los tres jóvenes con sus sirvientes, dejando a las damas, se fueron a
este valle, y considerando cada cosa, no habiendo estado allí nunca ninguno de
ellos, alabaron aquello como una de las más bellas cosas del mundo; y luego de
que se hubieron bañado y volvieron a vestirse, como se hacía demasiado tarde
se volvieron a casa, donde encontraron a las mujeres que danzaban una carola a
un aria cantada por Fiameta; y con ellas, terminada su carola, entrando en
conversación sobre el Valle de las Damas, mucho bien y muchas alabanzas
dijeron. Por la cual cosa el rey, haciendo venir al senescal, le mandó que a la
mañana siguiente hiciera que allí fuesen preparadas las cosas y fuera llevada
alguna cama por si alguna quisiera dormir o acostarse la siesta. Después de
esto, haciendo venir luces y vino y dulces y un tanto reconfortados, mandó que
todo el mundo se pusiese a bailar; y habiendo iniciado Pánfilo una danza por
voluntad suya, el rey, volviéndose a Elisa, le dijo amablemente:
—Hermosa joven, hoy me hiciste la honra de darme la corona, y yo quiero
hacerte a ti esta noche la de la canción; y por ello haz una que diga lo que más
te guste.
A quien Elisa repuso sonriendo que de buen grado, y con suave voz
comenzó de esta guisa:
Amor, si de tus garras yo saliera
no podría suceder
que otro de tus anzuelos más mordiera.
Yo era una niña cuando entré en tu guerra
creyendo que era suma y dulce paz,
y las armas dejé puestas en tierra
cual quien confía en uno que es veraz,
tú, desleal tirano, eres rapaz
y me hiciste caer
con tu armamento y con tu garra fiera.
Luego, bien apretada en tus cadenas,
a quien nació para verdugo mío,
llena de tristes lágrimas y penas
presa me diste, y tiene mi albedrío;
y es tan duro y cruel su señorío
que no pueden mover
su corazón mis suspiros ni ojeras.
Mis ruegos todos se los lleva el viento:
nadie me escucha ni me quiere oír,
y, si cada hora crece mi tormento,
viviendo con dolor no sé morir,
¡Ah, duélete, señor, de mi sufrir!
Lo que no puedo hacer
haz tú, y dámelo atado en forma fiera.
Y si no quieres, por lo menos suelta
el nudo con que me ata la esperanza.
¡Ah, que la libertad me sea devuelta!
Pues yo tendré, si lo haces, confianza
en ser bella de nuevo sin tardanza;
y sin más padecer
con blanca y roja flor ornada fuera
Luego de que con un suspiro muy apesadumbrado Elisa hubo dado fin a su
canción, aunque todos se maravillasen de tales palabras, ninguno hubo que
pudiera adivinar quién de tal cantar la razón fuese. Pero el rey, que estaba de
buen humor, haciendo llamar a Tíndaro, le ordenó que sacase su cornamusa, al
son de la cual hizo bailar muchas danzas; pero cuando ya buena parte de la
noche había pasado, dijo a todos que se fuesen a dormir.
TERMINA LA SEXTA JORNADA
SÉPTIMA JORNADA
COMIENZA LA SÉPTIMA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN LA CUAL,
BAJO EL GOBIERNO DE DIONEO, SE DISCURRE SOBRE BURLAS
QUE POR AMOR O POR SU SALVACIÓN HAN HECHO LAS MUJERES
A SUS MARIDOS, HABIÉNDOSE APERCIBIDO ELLOS O NO.
Todas las estrellas habían huido ya de las partes del oriente, con la
excepción de aquella que Lucifer llamamos, que todavía lucía en la
blanqueciente aurora, cuando el senescal, levantándose, con un gran equipaje
se fue al Valle de las Damas para disponer allí todas las cosas según la orden y
el mandato habido de su señor. Después de cuya marcha no tardó mucho en
levantarse el rey, a quien había despertado el estrépito de los cargadores y de
las bestias; y levantándose, hizo levantar a las señoras y a los jóvenes por igual;
y no despuntaban aún bien los rayos del sol cuando todos se pusieron en
camino. Y nunca hasta entonces les había parecido que los ruiseñores cantaban
tan alegremente y los otros pájaros como aquella mañana les parecía; por cuyos
cantos acompañados se fueron al Valle de las Damas, donde, recibidos por
muchos más, les pareció que con su llegada se alegrasen. Allí, dando una
vuelta por él y volviendo a mirarlo de arriba abajo, tanto más bello les pareció
que el día pasado cuanto más conforme era con su belleza la hora del día.
Y luego de que con el buen vino y los dulces hubieron roto el ayuno para
que por los pájaros no fuesen superados, comenzaron a cantar, y junto con ellos
el valle, siempre entonando las mismas canciones que decían ellos a las que
todos los pájaros, como si no quisiesen ser vencidos, dulces y nuevas notas
añadían. Mas luego que la hora de comer fue venida, puestas la, mesas bajo los
frondosos laureles y los otros verdes árboles, junto al bello lago, como plugo al
rey, fueron a sentarse, y mientras comían veían a lo peces nadar por el lago en
anchísimos bancos; lo que, tanto como de mirar daba a veces motivo para
conversar. Pero luego de que llegó el final del almuerzo, y las viandas y las
mesas fueron retiradas, todavía más contentos que antes empezaron a cantar y
luego de esto a tañer sus instrumentos y a danzar; y después, habiéndose puesto
camas en muchos lugares por el pequeño valle (todas por el discreto senescal
rodeadas de sargas francesas y de cortinas cerradas) con licencia del rey, quien
quiso pudo irse a dormir; y quien dormir no quiso, con los otros a sus
acostumbrados entretenimientos podía entregarse a su placer. Pero llegada ya
la hora en que todos estaban levantados y era tiempo de recogerse a novelar,
según quiso el rey, no lejos del lugar donde comido habían, haciendo extender
tapetes sobre la hierba y sentándose cerca del lago, mandó el rey a Emilia que
comenzase; la cual, alegremente, así comenzó a decir sonriendo:
NOVELA PRIMERA
Gianni Lotteringhi oye de noche llamar a su puerta; despierta a su mujer y
ella le hace creer que es un espantajo; van a conjurarlo con una oración y las
llamadas cesan.
Señor mío, me hubiera agradado muchísimo, si a vos os hubiera placido, que
otra persona en lugar de mí hubiera a tan buena materia como es aquella de que
hablar debemos hoy dado comienzo; pero puesto que os agrada que sea yo
quien a las demás dé valor, lo haré de buena gana. Y me ingeniaré, carísimas
señoras, en decir, algo que pueda seros útil en el porvenir, porque si las demás
son como yo, todas somos medrosas, y máximamente de los espantajos que
sabe Dios que no sé qué son ni he encontrado hasta ahora a nadie que lo
supiera, pero a quienes todas tememos por igual; y para hacerlos irse cuando
vengan a vosotras, tomando buena nota de mi historia, podréis una santa y
buena oración, y muy valiosa para ello, aprender.
Hubo en Florencia, en el barrio de San Brancazio, un vendedor de estambre
que se llamó Gianni Lotteringhi, hombre más afortunado en su arte que sabio
en otras cosas, porque teniendo algo de simple, era con mucha frecuencia
capitán de los laudenses de Santa María la Nueva, y tenía que ocuparse de su
coro, y otras pequeñas ocupaciones semejantes desempeñaba con mucha
frecuencia, con lo que él se tenía en mucho; y aquello le ocurría porque muy
frecuentemente, como hombre muy acomodado, daba buenas pitanzas a los
frailes. Los cuales, porque el uno unas calzas, otro una capa y otro un
escapulario le sacaban con frecuencia, le enseñaban buenas oraciones y le
daban el paternoste en vulgar y la canción de San Alejo y el lamento de San
Bernardo y las alabanzas de doña Matelda y otras tonterías tales, que él tenía
en gran aprecio y todas por la salvación de su alma las decía muy
diligentemente. Ahora, tenía éste una mujer hermosísima y atrayente por
esposa, la cual tenía por nombre doña Tessa y era hija de Mannuccio de la
Cuculía, muy sabia y previsora, la cual, conociendo la simpleza del marido,
estando enamorada de Federigo de los Neri Pegolotti, el cual hermoso y lozano
joven era, y él de ella, arregló con una criada suya que Federigo viniese a
hablarle a una tierra muy bella que el dicho Gianni tenía en Camerata, donde
ella estaba todo el verano; y Gianni alguna vez allí venía por la tarde a cenar y
a dormir y por la mañana se volvía a la tienda y a veces a sus laúdes.
Federigo, que desmesuradamente lo deseaba, cogiendo la ocasión, un día
que le fue ordenado, al anochecer allá se fue, y no viniendo Gianni por la
noche, con mucho placer y tiempo, cenó y durmió con la señora, y ella, estando
en sus brazos por la noche, le enseñó cerca de seis de los laúdes de su marido.
Pero no entendiendo que aquélla fuese la última vez como había sido la
primera, ni tampoco Federigo, para que la criada no tuviese que ir a buscarle a
cada vez, arreglaron juntos esta manera: que él todos los días, cuando fuera o
volviera de una posesión suya que un poco más abajo estaba, se fijase en una
viña que había junto a la casa de ella, y vería una calavera de burro sobre un
palo de los de la vid, la cual, cuando con el hocico vuelto hacia Florencia viese,
seguramente y sin falta por la noche, viniese a ella, y si no encontraba la puerta
abierta, claramente llamase tres veces, y ella le abriría; y cuando viese el
hocico de la calavera vuelto hacia Fiésole no viniera porque Gianni estaría allí.
Y haciendo de esta manera, muchas veces juntos estuvieron; pero entre las
otras veces hubo una en que, debiendo Federigo cenar con doña Tessa,
habiendo ella hecho asar dos gordos capones, sucedió que Gianni, que no debía
venir, muy tarde vino. De lo que la señora mucho se apesadumbró, y él y ella
cenaron un poco de carne salada que había hecho salcochar aparte; y la criada
hizo llevar, en un mantel blanco, los dos capones guisados y muchos huevos
frescos y una frasca de buen vino a un jardín suyo al cual podía entrarse sin ir
por la casa y donde ella acostumbraba a cenar con Federigo alguna vez, y le
dijo que al pie de un melocotonero que estaba junto a un pradecillo aquellas
cosas pusiera; y tanto fue el enojo que tuvo, que no se acordó de decirle a la
criada que esperase hasta que Federigo viniese y le dijera que Gianni estaba allí
y que cogiera aquellas cosas del huerto. Por lo que, yéndose a la cama Gianni y
ella, y del mismo modo la criada, no pasó mucho sin que Federigo llegase y
llamase una vez claramente a la puerta, la cual estaba tan cerca de la alcoba,
que Gianni lo sintió incontinenti, y también la mujer; pero para que Gianni
nada pudiera sospechar de ella, hizo como que dormía.
Y, esperando un poco, Federigo llamó la segunda vez; de lo que
maravillándose Gianni, pellizcó un poco a la mujer y le dijo:
—Tessa, ¿oyes lo que yo? Parece que llaman a nuestra puerta.
La mujer, que mucho mejor que él lo había oído, hizo como que se
despertaba, y dijo:
—¿Qué dices, eh?
—Digo —dijo Gianni— que parece que llaman a nuestra puerta.
—¿Llaman? ¡Ay, Gianni mío! ¿No sabes lo que es? Es el espantajo, de
quien he tenido estas noches el mayor miedo que nunca se tuvo, tal que,
cuando lo he sentido, me he tapado la cabeza y no me he atrevido a
destapármela hasta que ha sido día claro.
Dijo entonces Gianni:
—Anda, mujer, no tengas miedo si es él, porque he dicho antes el Te lucis y
la Intermerata y muchas otras buenas oraciones cuando íbamos a acostarnos y
también he persignado la cama de esquina a esquina con el nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo, y no hay que tener miedo: que no puede, por
mucho poder que tenga, hacernos daño.
La mujer, para que Federigo por acaso no sospechase otra cosa y se enojase
con ella, deliberó que tenía que levantarse y hacerle oír que Gianni estaba
dentro, y dijo al marido:
—Muy bien, tú di tus palabras; yo por mi parte no me tendré por salvada ni
segura si no lo conjuramos, ya que estás tú aquí.
Dijo Gianni:
—¿Pues cómo se le conjura?
Dijo la mujer:
—Yo bien lo sé, que antier, cuando fui a Fiésole a ganar las indulgencias,
una de aquellas ermitañas que es, Gianni mío, la cosa más santa que Dios te
diga por mí, viéndome tan medrosa me enseñó una santa y buena oración, y
dijo que la había probado muchas veces antes de ser ermitaña y siempre le
había servido. Pero Dios sabe que sola nunca me habría atrevido a ir a
probarla; Pero ahora que estás tú, quiero que vayamos a conjurarlo.
Gianni dijo que muy bien le parecía; y levantándose, se fueron los dos
calladamente a la puerta, fuera de la cual todavía Federigo, ya sospechando,
estaba; y llegados allí, dijo la mujer a Gianni:
—Ahora escupe cuando yo te lo diga.
Dijo Gianni:
—Bien.
Y la mujer comenzó la oración, y dijo:
—Espantajo, espantajo, que por la noche vas, con la cola tiesa viniste, con la
cola tiesa te irás; vete al huerto junto al melocotonero, allí hay grasa tiznada y
cien cagajones de mi gallina; cata el frasco y vete deprisa, y no hagas daño ni a
mí ni a mi Gianni.
Y dicho así, dijo al marido:
—¡Escupe, Gianni!
Y Gianni escupió; y Federigo, que fuera estaba y esto oído, ya desvanecidos
los celos, con toda su melancolía tenía tantas ganas de reír que estallaba, y en
voz baja, cuando Gianni escupía, decía:
—Los dientes.
La mujer, luego de que en esta guisa hubo conjurado tres veces al espantajo,
a la cama volvió con su marido. Federigo, que con ella esperaba cenar, no
habiendo cenado y habiendo bien las palabras de la oración entendido, se fue al
huerto y junto al melocotonero encontrando los dos capones y el vino y los
huevos, se los llevó a casa y cenó con gran gusto; y luego las otras veces que se
encontró con la mujer mucho con ella rió de este conjuro.
Es cierto que dicen algunos que sí había vuelto la mujer la calavera del
burro hacia Fiésole, pero que un labrador que pasaba por la viña le había dado
con un bastón y le había hecho dar vueltas, y se había quedado mirando a
Florencia, y por ello Federigo, creyendo que le llamaban, había venido, y que
la mujer había dicho la oración de esta guisa: «Espantajo, espantajo, vete con
Dios, que la calavera del burro no la volví yo, que otro fue, que Dios le dé
castigo y yo estoy aquí con el Gianni mío»; por lo que, yéndose, sin albergue y
sin cena se había quedado. Pero una vecina mía, que es una mujer muy vieja,
me dice que una y otra fueron verdad, según lo que ella de niña había oído,
pero que la última no a Gianni Lotteringhi había sucedido sino a uno que se
llamó Gianni de Nello, que estaba en Porta San Pietro no menos completo
bobalicón que lo fue Gianni Lotteringhi. Y por ello, caras señoras mías, a
vuestra elección dejo tomar la que más os plazca de las dos, o si queréis las
dos: tienen muchísima virtud para tales cosas, como por experiencia habéis
oído; aprendedlas y ojalá os sirvan.
NOVELA SEGUNDA
Peronella mete a su amante en una tinaja al volver su marido a casa; la cual
habiéndola vendido el marido, ella le dice que la ha vendido ella a uno que
está dentro mirando a ver si le parece bien entera; el cual, saliendo fuera,
hace que el marido la raspe y luego se la lleve a su casa.
Con grandísima risa fue la historia de Emilia escuchada y la oración como
buena y santa elogiada por todos, siendo llegado el fin de la cual mandó el rey
a Filostrato que siguiera, el cual comenzó:
Carísimas señoras mías, son tantas las burlas que los hombres os hacen y
especialmente los maridos, que cuando alguna vez sucede que alguna al marido
se la haga, no debíais vosotras solamente estar contentas de que ello hubiera
ocurrido, o de enteraros de ello o de oírlo decir a alguien, sino que deberíais
vosotras mismas irla contando por todas partes, para que los hombres conozcan
que si ellos saben, las mujeres por su parte, saben también; lo que no puede
sino seros útil porque cuando alguien sabe que otro sabe, no se pone a querer
engañarlo demasiado fácilmente. ¿Quién duda, pues, que lo que hoy vamos a
decir en torno a esta materia, siendo conocido por los hombres, no sería
grandísima ocasión de que se refrenasen en burlaros, conociendo que vosotras,
si queréis, sabríais burlarlos a ellos? Es, pues, mi intención contaros lo que una
jovencita, aunque de baja condición fuese, casi en un momento, para salvarse
hizo a su marido.
No hace casi nada de tiempo que un pobre hombre, en Nápoles, tomó por
mujer a una hermosa y atrayente jovencita llamada Peronella; y él con su
oficio, que era de albañil, y ella hilando, ganando muy escasamente, su vida
gobernaban como mejor podían. Sucedió que un joven galanteador, viendo un
día a esta Peronella y gustándole mucho, se enamoró de ella, y tanto de una
manera y de otra la solicitó que llegó a intimar con ella. Y para estar juntos
tomaron el acuerdo de que, como su marido se levantaba temprano todas las
mañanas para ir a trabajar o a buscar trabajo, que el joven estuviera en un lugar
de donde lo viese salir; y siendo el barrio donde estaba, que Avorio se llama,
muy solitario, que, salido él, éste a la casa entrase; y así lo hicieron muchas
veces. Pero entre las demás sucedió una mañana que, habiendo el buen hombre
salido, y Giannello Scrignario, que así se llamaba el joven, entrado en su casa y
estando con Peronella, luego de algún rato (cuando en todo el día no solía
volver) a casa se volvió, y encontrando la puerta cerrada por dentro, llamó y
después de llamar comenzó a decirse:
—Oh, Dios, alabado seas siempre, que, aunque me hayas hecho pobre, al
menos me has consolado con una buena y honesta joven por mujer. Ve cómo
enseguida cerró la puerta por dentro cuando yo me fui para que nadie pudiese
entrar aquí que la molestase.
Peronella, oyendo al marido, que conoció en la manera de llamar, dijo:
—¡Ay! Giannelo mío, muerta soy, que aquí está mi marido que Dios
confunda, que ha vuelto, y no sé qué quiere decir esto, que nunca ha vuelto a
esta hora; tal vez te vio cuando entraste. Pero por amor de Dios, sea como sea,
métete en esa tinaja que ves ahí y yo iré a abrirle, y veamos qué quiere decir
este volver esta mañana tan pronto a casa.
Giannello prestamente entró en la tinaja, y Peronella, yendo a la puerta, le
abrió al marido y con mal gesto le dijo:
—¿Pues qué novedad es ésta que tan pronto vuelvas a casa esta mañana? A
lo que me parece, hoy no quieres dar golpe, que te veo volver con las
herramientas en la mano; y si eso haces, ¿de qué viviremos? ¿De dónde
sacaremos pan? ¿Crees que voy a sufrir que me empeñes el zagalejo y las
demás ropas mías, que no hago día y noche más que hilar, tanto que tengo la
carne desprendida de las uñas, para poder por lo menos tener aceite con que
encender nuestro candil? Marido, no hay vecina aquí que no se maraville y que
no se burle de mí con tantos trabajos y cuáles que soporto; y tú te me vuelves a
casa con las manos colgando cuando deberías estar en tu trabajo.
Y dicho esto, comenzó a sollozar y a decir de nuevo:
—¡Ay! ¡Triste de mí, desgraciada de mí! ¡En qué mala hora nací! En qué
mal punto vine aquí, que habría podido tener un joven de posición y no quise,
para venir a dar con este que no piensa en quién se ha traído a casa. Las demás
se divierten con sus amantes, y no hay una que no tenga quién dos y quién tres,
y disfrutan, y le enseñan al marido la luna por el sol; y yo, ¡mísera de mí!,
porque soy buena y no me ocupo de tales cosas, tengo males y malaventura.
No sé por qué no cojo esos amantes como hacen las otras. Entiende bien,
marido mío, que si quisiera obrar mal, bien encontraría con quién, que los hay
bien peripuestos que me aman y me requieren y me han mandado propuestas
de mucho dinero, o si quiero ropas o joyas, y nunca me lo sufrió el corazón,
porque soy hija de mi madre; ¡y tú te me vuelves a casa cuando tenías que estar
trabajando!
Dijo el marido:
—¡Bah, mujer!, no te molestes, por Dios; debes creer que te conozco y sé
quién eres, y hasta esta mañana me he dado cuenta de ello. Es verdad que me
fui a trabajar, pero se ve que no lo sabes, como yo no lo sabía; hoy es el día de
San Caleone y no se trabaja, y por eso me he vuelto a esta hora a casa; pero no
he dejado de buscar y encontrar el modo de que hoy tengamos pan para un
mes, que he vendido a este que ves aquí conmigo la tinaja, que sabes que ya
hace tiempo nos está estorbando en casa: ¡y me da cinco liriados!
Dijo entonces Peronella:
—Y todo esto es ocasión de mi dolor: tú que eres un hombre y vas por ahí y
debías saber las cosas del mundo has vendido una tinaja en cinco liriados que
yo, pobre mujer, no habías apenas salido de casa cuando, viendo lo que
estorbaba, la he vendido en siete a un buen hombre que, al volver tú, se metió
dentro para ver si estaba bien sólida.
Cuando el marido oyó esto se puso más que contento, y dijo al que había
venido con él para ello:
—Buen hombre, vete con Dios, que ya oyes que mi mujer la ha vendido en
siete cuando tú no me dabas más que cinco.
El buen hombre dijo:
—¡Sea en buena hora!
Y se fue.
Y Peronella dijo al marido:
—¡Ven aquí, ya estás aquí, y vigila con él nuestros asuntos!
Giannello, que estaba con las orejas tiesas para ver si de algo tenía que
temer o protegerse, oídas las explicaciones de Peronella, prestamente salió de
la tinaja; y como si nada hubiera oído de la vuelta del marido, comenzó a decir:
—¿Dónde estáis, buena mujer?
A quien el marido, que ya venía, dijo:
—Aquí estoy, ¿qué quieres?
Dijo Giannello:
—¿Quién eres tú? Quiero hablar con la mujer con quien hice el trato de esta
tinaja.
Dijo el buen hombre:
—Habla con confianza conmigo, que soy su marido.
Dijo entonces Giannello:
—La tinaja me parece bien entera, pero me parece que habéis tenido dentro
heces, que está todo embadurnado con no sé qué cosa tan seca que no puedo
quitarla con las uñas, y no me la llevo si antes no la veo limpia.
Dijo Peronella entonces:
—No, por eso no quedará el trato; mi marido la limpiará.
Y el marido dijo:
—Sí, por cierto.
Y dejando las herramientas y quedándose en camino, se hizo encender una
luz y dar una raedera, y entró dentro incontinenti y comenzó a raspar.
Y Peronella, como si quisiera ver lo que hacía, puesta la cabeza en la boca
de la tinaja, que no era muy alta, y además de esto uno de los brazos con todo
el hombro, comenzó a decir a su marido:
—Raspa aquí, y aquí y también allí… Mira que aquí ha quedado una
pizquita.
Y mientras así estaba y al marido enseñaba y corregía, Giannello, que
completamente no había aquella mañana su deseo todavía satisfecho cuando
vino el marido, viendo que como quería no podía, se ingenió en satisfacerlo
como pudiese; y arrimándose a ella que tenía toda tapada la boca de la tinaja,
de aquella manera en que en los anchos campos los desenfrenados caballos
encendidos por el amor asaltan a las yeguas de Partia, a efecto llevó el juvenil
deseo; el cual casi en un mismo punto se completó y se terminó de raspar la
tinaja, y él se apartó y Peronella quitó la cabeza de la tinaja, y el marido salió
fuera.
Por lo que Peronella dijo a Giannello:
—Coge esta luz, buen hombre, y mira si está tan limpia como quieres
Giannello, mirando dentro, dijo que estaba bien y que estaba contento y
dándole siete liriados se la hizo llevar a su casa.
NOVELA TERCERA
Fray Rinaldo se acuesta con su comadre, lo encuentra el marido con ella en la
alcoba y le hacen creer que estaba conjurando las lombrices del ahijado.
No pudo Filostrato hablar tan oscuro de las yeguas partias que las sagaces
señoras no le entendiesen y no se riesen algo, aunque fingiendo reírse de otra
cosa. Pero luego de que el rey conoció que su historia había terminado, ordenó
a Elisa que ella hablara; la cual, dispuesta a obedecer, comenzó:
Amables señoras, el conjuro del espantajo de Emilia me ha traído a la
memoria una historia de otro conjuro que, aunque no sea tan buena como fue
aquélla, porque no se me ocurre ahora otra sobre nuestro asunto, la contaré.
Debéis saber que en Siena hubo en tiempos pasados un joven muy
galanteador y de honrada familia que tuvo por nombre Rinaldo; y amando
sumamente a una vecina suya y muy hermosa señora y mujer de un hombre
rico, y esperando (si pudiera encontrar el modo de hablarle sin sospechas)
conseguir de ella todo lo que deseaba, no viendo ninguno y estando la señora
grávida, pensó en convertirse en su compadre; y haciendo amistad con su
marido, del modo que más conveniente le pareció se lo dijo, y así se hizo.
Habiéndose, pues, Rinaldo convertido en compadre de doña Agnesa y
teniendo alguna ocasión más pintada para poder hablarle, le hizo conocer con
palabras aquella parte de su intención que ella mucho antes había conocido en
las expresiones de sus ojos; pero poco le valió, sin embargo, aunque no
desagradara a la señora haberlo oído. Sucedió no mucho después que, fuera
cual fuese la razón, Rinaldo se hizo fraile y, encontrara como encontrase aquel
pasto, perseveró en ello; y sucedió que un poco, en el tiempo en que se hizo
fraile, había dejado de lado el amor que tenía a su comadre y algunas otras
vanidades, pero con el paso del tiempo, sin dejar los hábitos las recuperó y
comenzó a deleitarse en aparentar y en vestir con buenos paños y en ser en
todas sus cosas galante y adornado, y en hacer canciones y sonetos y baladas, y
a cantar, y en una gran cantidad de otras cosas semejantes a éstas.
Pero ¿qué estoy yo diciendo del fray Rinaldo de que hablamos? ¿Quiénes
son los que no hacen lo mismo? ¡Ay, vituperio del perdido mundo! No se
avergüenzan de aparecer gordos, de aparecer con el rostro encarnado, de
aparecer refinados en los vestidos y en todas sus cosas, y no como palomas
sino como gallos hinchados con la cresta levantada encopetados proceden; y lo
que es peor, dejemos el que tengan sus celdas llenas de tarros colmados de
electuario y de ungüentos, de cajas de varios dulces llenas, de ampollas y de
redomitas con aguas destiladas y con aceites, de frascos con malvasía y con
vino griego y con otros desbordantes, hasta el punto de que no celdas de frailes
sino tiendas de especieros o de drogueros parecen mayormente a los que las
ven; no se avergüenzan ellos de que los demás sepan que son golosos, y se
creen que los demás no saben y conocen que los muchos ayunos, las comidas
ordinarias y escasas y el vivir sobriamente haga a los hombres magros y
delgados y la mayoría de las veces sanos; y si a pesar de todo los hacen
enfermos, al menos no enferman de gota, para la que se suele dar como
medicamento la castidad y todas las demás cosas apropiadas a la vida de un
modesto fraile.
Y se creen que los demás no conocen que además de la vida austera, las
vigilias largas, el orar y el disciplinarse deben hacer a los hombres pálidos y
afligidos, y que ni Santo Domingo ni San Francisco, sin tener cuatro capas
cada uno, no de lanilla teñida ni de otros paños señoriles, sino hechos con lana
gruesa y de natural color, para protegerse del frío y no para aparentar se
vestían. ¡Que Dios los ayude como necesitan las almas de los simples que los
alimentan!
Así pues, vuelto fray Rinaldo a sus primeros apetitos, comenzó a visitar con
mucha frecuencia a su comadre; y habiendo crecido su arrogancia, con más
instancias que antes lo hacía comenzó a solicitarle lo que deseaba de ella.
La buena señora, viéndose solicitar mucho y pareciéndole tal vez fray
Rinaldo más guapo de lo que solía, siendo un día muy importunada por él,
recurrió a lo mismo que todas aquellas que tienen deseos de conceder lo que se
les pide, y dijo:
—¿Cómo, fray Rinaldo, y es que los frailes hacen esas cosas?
A quien el fraile contestó:
—Señora, cuando yo me quite este hábito, que me lo quito muy fácilmente,
os pareceré un hombre hecho como los otros, y no un fraile.
La señora se rió y dijo:
—¡Ay, triste de mí! Sois compadre mío, ¿cómo podría ser esto? Estaría
demasiado mal, y he oído muchas veces que es un pecado demasiado grande; y
en verdad que si no lo fuese haría lo que quisierais.
A quien fray Rinaldo dijo:
—Sois tonta si lo dejáis por eso. No digo que no sea pecado, pero otros
mayores perdona Dios a quienes se arrepienten. Pero decidme: ¿quién es más
pariente de vuestro hijo, yo que lo sostuve en el bautismo o vuestro marido que
lo engendró?
La señora repuso:
—Más pariente suyo es mi marido.
—Decís verdad —dijo el fraile—. ¿Y vuestro marido no se acuesta con vos?
—Claro que sí —repuso la señora.
—Pues —dijo el fraile— y yo, que soy menos pariente de vuestro hijo que
vuestro marido, tanto debo poder acostarme con vos como vuestro marido.
La señora, que no sabia lógica y de pequeño empujón necesitaba, o creyó o
hizo como que creía que el fraile decía verdad; y respondió:
—¿Quién sabría contestar a vuestras palabras?
Y luego, no obstante el compadrazgo, se dejó llevar a hacer su gusto; y no
comenzaron una sola vez sino que con la tapadera del compadrazgo teniendo
más facilidad porque la sospecha era menor, muchas y muchas veces
estuvieron juntos. Pero entre las demás sucedió una que, habiendo fray Rinaldo
venido a casa de la señora y viendo que allí no había nadie sino una criadita de
la señora, asaz hermosa y agradable, mandando a su compañero con ella al
aposento de las palomas a enseñarle el padrenuestro, él con la señora, que de la
mano llevaba a su hijito, se metieron en la alcoba y, cerrando por dentro, sobre